Skip to main content

Full text of "Documentos Relativos A La Ejecucion Del Tratado De Limites De 1750"

See other formats


£> p -7 



DOCUMENTOS RELATIVOS 


A LA 

EJECUCION DEL TRATADO 
DE LIMITES DE 1750 




MONTEVIDEO 

Imprenta “El Siglo Ilustrado”, San José 938 
1938 


ADVERTENCIA 


En 1729, las riberas del río Cava presenciaron nn espec- 
táculo de singular magnificencia. En un rico pabellón flotante 
se realizaron las nupcias del Príncipe de Asturias y la Infanta 
Portuguesa María Bárbara y de la Infanta de España María Ana 
con el Príncipe José de Portugal. Dicen los cronistas, que sería 
difícil decidir cuál de ambas Cortes lucía más y mejores joyas, 
y agregan los historiadores portugueses, que varios hidalgos 
quedaron en la miseria, a causa de las inmensas erogaciones 
que habían hecho para poder formar decorosamente en el 
real cortejo. 

Los padres de los desposados — Juan V de Portugal y 
Felipe también V de España — pensaban que con dicha 
boda habrían de concluir los antiguos odios de las Cortes de 
Madrid y de Lisboa. De aquellas bodas no resultó, sin em- 
bargo, la soñada armonía, sino todo lo contrario. Era prover- 
bial el odio de Felipe V a los portugueses, odio nacido de 
haber abrazado Portugal el partido de la Casa de Austria 
en la Guerra de sucesión. 

La Corte de Madrid se quejaba de la influencia que sobre 
el ánimo del Príncipe de Asturias y de su esposa ejeroía la 
Corte portuguesa. En 1730, un ridículo incidente diplomático, 
hubo de malograr la buena armonía de España y Portugal. 
Por un capricho de Isabel de Farnesio — segunda esposa de 
Felipe V — se mandó prender a los criados del Embajador 
portugués en Madrid, a quien se inculpaba de influir sobre el 
Príncipe de Astuidas. Aquel acto tuvo su represalia en Lisboa, 
donde, a su vez, se prendió a los criados del Embajador de 
España. 

Pero — por la intervención de Inglaterra, Francia y los 


vil 


VT INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

Países Bajos — se solucionaron las diferencias nacidas de ese 
incidente. 

En 1746, el desposado de las bodas del río Cava subió 
al trono español qon el nombre de Fernando VI y entonces 
Bárbara de Braganza — que tanta influencia ejercía sobre el 
ánimo de su esposo — no sólo hizo olvidar las últimas rencillas 
de la Corte de Madrid y de Lisboa, sino también los odios 
antiguos que la primera profesaba a la segunda. 

Pensaba Bárbara de Braganza convertir aquel principio 
de amistad entre la Corte de su esposo y la de su padre (ya 
se ha dicho que era hija de Juan Y), en alianza del trono 
de los Braganzas con el de los Borbones, y en ese sentido 
trabajaba, sin saber que en la Corte de Lisboa se hacían tam- 
bién esfuerzos para obtener la alianza de España y Portugal. 

Los sentimientos creados por Bárbara de Braganza y la 
cordialidad de relaciones entre las Cortes expresadas, no pa- 
saron desapercibidas para Inglaterra. 

Desposeída de vastos territorios por la paz de Aquis- 
grán y temiendo verse envuelta en una guerra con Francia, 
Inglaterra trataba de consolidar su poder. La alianza ele las 
dos ramas de los Borbones — la de Francia con la de Portu- 
gal — le hubiera creado un enemigo formidable en el caso 
de tener que exigir por las armas, la entrega de los territorios 
mencionados; todo su interés consistía, pues, en hacerla im- 
posible. 

A ese efecto había insinuado a la Corte de Lisboa la con- 
veniencia de solucionar sus diferencias con la de Madrid, con 
?-especto a la posesión de la Colonia del Sacramento y a los 
límites americanos de ambas monarquías. El pensamiento de 
Inglaterra contaba con la colaboración, ele ellas. 

Y fue así como llegó un día la Corte de Lisboa a proponer 
n la de Madrid el ajuste del tratado materia ele esta Advertencia. 
Quedan señaladas Las tres influencias que determinaron su 
celebración y que conviene recordar sintéticamente: l.° Bar- 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 

bara de Braganza, trabajaba por unir a Portugal con España; 
2.'* Inglaterra orientaba su política en igual sentido; ,V El 
carácter de los dos monarcas, hacía factible la expresada 
alianza. 

* 

* * 

A Alejandro de Gusmáo, eminentísimo diplomático, uno 
de los más eminentes de Portugal en una época en que esta 
nación los produjo más y mejores que en ninguna otra ante- 
rior, parece corresponder la iniciativa de sustituir el meri- 
diano de Alejandro VI por una línea convencional que corrien- 
do por los más caudalosos ríos y bus más altas eminencias 
de la tierra, fuera término de los dominios de ambas monar- 
quías. Pero para proyectar esa línea en el mapa que sirvió de 
base al tratado, Alejandro de Gusmáo, sentó el principio del 
utis possedetis que favorecía a Portugal, pues sancionaba y 
aprobaba las usurpaciones cometidas por aquella monarquía 
durante varios siglos en el continente americano. -Se apartaba 
la negociación de aquel principio en lo que respecta a la Co- 
lonia del Sacramento, pero en esta parre Portugal enoontrabn 
compensaciones ventajosas. 

Sus prestigios personales, la intervención que ejerciera 
en todos los negocios de Estado, su conocimiento del Brasil, lo 
sindicaban como el hombre más preparado para juzgar del 
convenio. 

De que fue consultado, y de que algunas de las bajes del 
ajuste fueron indicadas por Gusmáo, han quedado compro- 
bantes en el discurso en que mostró los intereses que resul- 
taban del convenio a S. M. F. y en la respuesta que dio al 
parecer de Antonio de Vasconcellos, contrario al mismo. 

No es del caso referir aquí las intrigas, recíprocas descon- 
fianzas y temores de las coronas contratantes mientras se pro- 
yectaba el tratado. El Vizconde de Porto Seguro ha historiado 
ya con detalles, esos hechos. 


VIII 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


El 13 de enero de 1750, fué suscrito, en Madrid, el tra- 
tado de límites entre España y Portugal por las posesiones 
americanas de ambas coronas, actuando como plenipotencia- 
rios, don José de Carvajal y Lancaster y don Tomás de la 
Silva y Téllez. 

En febrero del mismo año, el tratado fué ratificado. 

Considerado como documento diplomático y solución del 
problema secular existente entre España y Portugal por los 
límites americanos de ambas caronas, el Tratado de Permuta 
es, en verdad, una transación memorable e iminortantísima. 

El historiador inglés Koberto Southey, ha sido el primero 
en observar que el artículo 21, constituj'e una disposición en 
que los soberanos contratantes parecen adelantarse al espíritu 
de su siglo, al introducir en la diplomacia una concepción 
nueva. Decía literalmente ese artículo, que 4 1 siendo la guerra 
ocasión principal de los abusos y motivo de alterarse las 
reglas más bien concertadas, quieren Sus Mejestades Católica 
y Fidelísima que (si lo que Dios no permita), se llegase a 
romjjer entre las dos Coronas, se mantengan en paz los va- 
sallos de ambas establecidos en toda la América meridional, 
viviendo unos y otros como si no hubiese tal guerra entre los 
soberanos, sin hacerse la menor hostilidad por sí solos, ni junto 
con sus aliados, etc.”. 


Las cláusulas más notables de este convenio (13.°, 1-1. 9 y 
15.") disponían la permuta de la Colonia del Sacramento, en- 
tonces en poder de los Portugueses, por el vico territorio si- 
tuado al Este del Uruguay y Norte del Ibicuy que ocupaban 
los pueblos y estancias de siete florecientes reducciones de 
indios guaraníes al cargo de los Padres de la Compañía de 
Jesús, los que debían abandonar sus pueblos, tierras, muebles 
y semovientes. 

Cuando se gestionaba el tratado, la Corte de Portugal 



IX 


h 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 

amenazaba a ambos países con nuevas guerras^ y quéUos re- 
ligiosos de la Compañía de Jesús no consentirían jamás en 
desprenderse de los ricos territorios permutados. 

También insistió la Corte de Portugal en que no se rati- 
ficase el tratado, mientras que en él no se insertara un capí- 
tulo en que constara expresa y claramente el temor que sus 
Majestades tenían de que se resistieran los Jesuítas y se esti- 
pulase una mutua obligación ele forzarles, con todo el rigor 
de las armas, a dejar sus pueblos. 

De una caria original del Padre Ignacio Viseen ti, Gene- 
ral de la Compañía de Jesús, al Provincial de la Provincia del 
Paraguay, reproducida en el presente volumen, tomamos los 
siguientes párrafos, relativos al resultado de las gestiones a 
que nos referimos: 1 1 Su Majestad Católica, a quieu sólo el 
Rey de los Reyes puede remunerar una dignación tan grande 
de affecto, que quizás no tendrá exemplar en ningún otro so- 
berano de la tierra, no ha querido consentir en una condición 
tan denigrativa de la Compañía”. 

La Corte de Portugal debió, pues, abandonar sus preten- 
siones a ese respecto, y gracias a la profunda religiosidad 
del católico Fernando VI, quedó defraudado el propósito de 
esta primera intriga, una de las muchas que rodea a las ges- 
tiones del tratado. 

Sin embargo, después de promulgado éste, se firmaron, 
el 17 de enero de 1751, cuatro artículos separados en que, para 
garantizar la pacífica y perpetua posesión de las tierras 
permutadas, ambos monarcas se comprometían a obtener 3a 
evacuación de sus moradores por fuerza de armas, estable- 
ciéndose en el artículo 3.°, que “aun en el caso de que los 
indios y habitantes de las aldeas y territorios, opongan sobre 
la pronta evacuación de ellas y del, dudas tales, que a los 
mismos comisarios, gobernadores y oficiales españoles parezca 
que son dignas de ser remitidas a decisión de Su Majestad 
Católica, hasta en este caso sean obligados a evacuar las 


X 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


XI 


expresadas aldeas y territorios y a dársele pacífica y perpetua 
posesión de todo, a los vasallos de Su Majestad Fidelísima en 
la mencionada forma”. 


* * 

Gómez Freire de Anclrade, Gobernador de Fío de Janeiro, 
fue consultado antes de procederse a la ratificación del con- 
venio. 

El Marqués de Yaldelirios, primer Comisario de Límites, 
por parte de España, afirma en su correspondencia con Ce- 
ba líos, haber oído a Gómez Freire de Andrade, que fue 61 
quien aconsejó tomar el río Ibicuy, como línea divisoria, en 
lugar del Río Negro. 

En España, las gestiones previas quedaron envueltas en 
el más grande misterio. El ilustre Padre Ravago, confesor de 
Fernando VI, fué también consultado, pero considerando que 
como negocio de estado — son sus palabras — los tratados no 
tocan al confesor, se abstuvo a un mandato del Rey a dar su 
parecer y dictamen sobre materia tan distante, de la cual no 
tenía conocimiento. 

Uno de los ministros de Estado, el ilustre Marqués de la 
Ensenada, don Zenón de Somodevilla, no tuvo noticia del con- 
venio hasta el momento en que le fue presentado para que 
lo firmara, y cuando lo hizo, venciendo su repugnancia, lo 
comunicó de inmediato a Carlos III, entonces Rey de Xá- 
poles. 

La opinión del Consejo de Indias y la de los Gobernadores 
de América, tampoco fue oída respecto a la conveniencia del 
tratado. Afirman algunos que Yiana fue llamado a opinar 
acerca del punto, pero, aun aceptando que así hubiera ocu- 
rrido, la consulta a nuestro primer Gobernador debió recabarse 
antes o muy poco después de nombrársele para ese cargo. 
Hasta entonces no había estado en América ni tenía conoci- 
miento de estas regiones para dar un voto fundado. 





Pedro Antonio de Yasconcellos — antiguo Gobernador 
de la Colonia del Sacramento — quien - según la gráfica ex- 
presión de’ Bauza — amaba a la ciudad como si fuera suya — 
representó a su monarca los perjuicios del proyectado canje, 
pero fué victoriosamente impugnado por Alejandro de Gns- 
máo, el alma de este ajuste. El eminente diplomático por- 
tugués representaba al rey las ventajas del tratado, en los 
siguientes términos: “Dios quiera, que al diferir la ejecución 
del tratado, no sea pausa de que la Corte de Madrid, infor- 
mándose cu tiempo, de lo muy conveniente y favorable, que 
nos son la transacción y la permuta, admita ideas menos con- 
ciliadoras que las que tiene manifestadas hasta aliora, y que 
valiéndose de otros recursos, reclame lo ajustado, dejándonos, 
después de tan larga negociación, sin una ni otra cosa. 

Hornos querido citar estas palabras, porque, a nuestro 
juicio, son la mejor justificación de las innumerables p^testa* 
elevadas por los Jesuítas de América, contra este tratado, pro- 
testas que se explican perfectamente, sin recurrir a las groseras 
interpretaciones que de ellas se lian dado. Sin desconoce i que 
la consideración de los perjuicios materiales que resultaba a 
la Compañía de la pérdida de los pueblos permutados, pueden 
v han influido en esas protestas, es indudable que el funda- 
mento principal de ellas estaba en un exacto concepto de los 
verdaderos intereses españoles. 

Creen unos que ollas nacieron de la tiránica disposición 
del Tratado de Madrid que obligaba a los habitantes de las 
tierras permutadas a trasladarse a otros lugares del dominio 
español. 

La resistencia de los indígenas al cumplimiento de esta 
cláusula, se explicaría por la violencia con que se les arran- 
caba de sus tierras natales y a las comodidades de la vida 
sedentaria que en ellas gozaban. Las guerras guaraní tioas ten- 
drían así origen en una libre y espontánea decisión de los 
indígenas. 


XII 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


XIII 


Opinan otros que la resistencia de los indígenas a aban- 
donar sus tierras les fue sugerida por los padres misioneros 
que los doctrinaban, y agregan que sin esa influencia, no se 
habrían producido tales guerras. 

* 

=í- -f- 

A las vicisitudes de la ejecución del Tratado de 1750, al 
largo proceso de la guerra a que ella di ó lugar, se refieren 
precisamente, los documentos que integran el presente volu- 
men, y que el Instituto Geográfico Militar publica a manera 
de aporte para el estudio de tema tan controvertido. 

Proceden esos documentos de dos Códices formados por 
don Pedro de Angelis, bajo los títulos, impresos en una pri- 
mera v¡ segunda carátula interior de: “Misiones/'Pel/Pora- 
guay”; y “Egecución/Del/ 'Tratado de Límites de 1.750/Y/ 
Entrega de los Pueblos/De Las/Misiones Orientales del Uru- 
guay”. 

Ellos están constituidos, especialmente el tomo primero, 
casi en su totalidad, por piezas originales e inéditas; otros 
documentos son copias de la época, algunas de menor interés. 

Posteriormente, tales manuscritos fueron propiedad del 
ilustre sabio oriental doctor Teodoro Miguel Yilardebó, que 
tan grande inquietud sintiera por los temas de estudios his- 
tóricos y etnológicos, y sobre los cuales consta, reunió valiosos 
antecedentes, de lo que constituye este caso una prueba. El 
doctor Antonio Carvalho Lerena los conservó luego en su 
colección. En tal oportunidad, el doctor Daniel García Ace- 
vedo hizo una minuciosa referencia de esos manuscritos en 
un erudito estudio que con el título “Documentos inéditos do 
Lozano”, publicó en la “Revista Histórica de la Universi- 
dad”, tomo I, págs. 8G2-S91, Montevideo, 1907. En la actua- 
lidad, los originales se custodian en el Archivo del Ministerio 


de Relaciones Exteriores, quien los hubo de don Juan Carlos _ 
Carvalho Alvarez, que se dedicara con rara versación al 
estudio de este tema, sobre el cual dictó una conferencia en 
el Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, el 16 de 
agosto de 1917, en la que hizo también una relación de los 
manuscritos que hoy se publican. Algunos antes han sido 
impresos en la Revista citada. Ello no obsta para que se les 
reproduzca aquí, a fin de dar unidad al conjunto documental. 




DEL 

TRATADO DE DIMITES DE 1750, 

Y 

entrega de los pueblos. 

DE LAS 

MISIONES ORIENTALES DEL URUGUAY. 


! 

i 

i 


(Reproducción fascimilar de ln carátula del Temo I de la colección reunida 
por Pedro de Angelis) 


T t 1 d lRa ""¿' 9ún n « e'xl p^ C “ e, Í!Ioícita a^JunU “de'ía épo« - •' 

dictadas — según e P Bernardo Nussdorfer] 

[1750 ?] 


Razones Contra la precitada evacuación de los PueUlos <iue se 

pretende liazer dentro de ««a 1 ' 0 ,, j el Capit. 16. del mismo 

1." Si el capitulo 23. es le), tam) con todos sus bienes mue- 

Real Tratado: esse concede salgan “^den la Corona 

& tí 

t £° N “‘" ton - 

.> — *—„* r, “T X ." „ «**> * » 

XZE5ZT, ¡. «j*¿ « *3^. 7..Í SZ 

lia de transportar. 3. p lns ( l' le ‘ a con que se ha de hazer. 
adonde se han. de /^tar. o p d ™^ as V lin ehes. , ns noches 
1. el espacio de \va ano . t ^ 1 tierras v menos para 

no son para el tráfico ñ mc dio cp.te con evidencia no 

los yndios. inego > a el ai - quítense los dias de malos tiempos 

pueda bastar para essa evacuación f|tnu las sementeras 

v agnazeros. El tiempo M«e se h>ha £ ^ ‘ dek parición délos 
pitraque no mueran de ■ b»m no. f|tu u crfne5a< quítense los días 

animales, en insuperables y los pantanos sin 

y^Cláiíe baze evidente „«c en un solo año no se P«ede 

hazer dUá. evacuación. los Pueblos y estilas, 

En las diligencias de WaiM ^ ^ pues(0 * proposito para 
anclamos ya o mese. . > t Como también sin estaas el 

S. Lorenzo, y es dudoso el de Concepción y Cruz. 

t v S\ Nicolás si se muda, ni 1‘‘ ^ av i a n de permitir que 

Hasta 20 de 5«1« » » “ b “““J ^ banda del rn.gnay & y coger 
poblassemos lo de Balde. 0 nemos a que los Españoles nos 

puestos en cssas tierra* ‘ 1 tfuemos es sa licencia autenticada, 

echassen de allí > ‘ n0 es que s¿ echen estos yndios 


1 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


los nuevos puestos, y sobre esso se mando á dos pueblos que hiziessen 
ranchos para los de S. Angel y se trabaja en ellos, lo qual para nin- 
gún otro pueblo se ha^podido ordenar, porque los Nieolaistas Resisten 
a su mudanza y los Lorenzistas no hallaron aun puesto, los demas 
Pueblos van á tierras distantes á donde en 30 y 40 leguas no tendrán 
pueblo vezino, que les pudiesse ayudar en hazer ranchos, y es precisa 
que ellos mismos en acabando sus sementeras se dividan y vayan a 
hazerlas. Demas desso esse es el tiempo de sementeras en que ningún 
yndio [en] buena conciencia se pueda ocupar en otras faenas paraque 
por falta de su propia eosheeha no hurte lo ajeno 6 ande vagabundo 
haziendo daños en las estaás. y los que mas tendrán menester de 
buenas sementeras, son los Pueblos que han de tener nuevos vezinos 
para no arruinarse el nuevo pueblo y el antiguo, v aun teniendo bue- 
nas cosechas los Pueblos antiguos por donde fuere el passo, los déla 
transmigración se echaran como langostas sobre los sembrados ajenos 
sin remedio, ni respeto como suelen hazerlo aun sin esse alboroto de 
la mudanza. Por lo qual los Pueblos que no se mudan no pueden 
ayudar lo bastante paraque baste un solo año de término, esso es lo 
que toca al primer impossible. 

2. es impossible essa transmigración dentro tan corto termino por 
lo que se ha de transportar según el Art. 16 Cada pueblo tiene su 
algodón reservado de los años anteeedtes y la providencia délos curas, 
paraque no les falte el vestido neeessario en años, en que el gusano, 
larga seca, o demasiadas aguas arruinan los algodonales. Tienen assi 
mismo reservada la lana y su yerba para quando el gusano acabe los 
yerbales como suele suceder. Tienen la ropa déla yglesia, no solo la 
necessaria, sino aun la abundante. Tienen las alajas déla yglesia, sus 
estatuas, Retablos, tienen los vestidos de todo el Cabildo assi politice 
como militar conque se visten en las fiestas de sus S. 0 ’ Patronos del 
Pueblo. Tienen guardados los vestidos de los danzantes para festejar 
:*us S. Patronos fiesta del Corpus & tienen sus telares, todo genero 
de instrumentos délas offieinas necessarias á una pequeña República 
como de herreria. platería, carpintería & las campanas, cosas délas 
armerías. los lienzos y sargas que se hazen todo el año y los demás* 
géneros neeessarios: de sus almazenes, librería del Pueblo, las alajas 
déla casa délos P.P. que son del Pueblo, nada desso han de dexar, 
todo lo han de llevar y el yndio aunque pobre y deseuydado de. sí 
t-n todo, pero interessadissimo en lo pfoco] que tiene, antes se dexara 
matar que dexe sus alajuelas aunque ridiculas, ni una batata, ni r [ai] z 
de mandioca ni [un] clavo en la pared lo dexara, y si haze lo que 
suele hazer en las divisiones délos Pueblos arrancará ventana y puerta 
de su Casa para no dexarla aun en manos de sus parientes, quanto 
menos en manos de los Portugueses, y no permita Dios que se le de 
en su cabeza la tentación de quemar pueblo y yglesia paraque no lo 
gozen ellos, si esso se le ofrece al yndio lo hará sin remedio. 



i 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


3 


Tienen demas desso que transportar el trigo, sebada alberjas, 
habas y maíz, que todo está guardado en casa délos curas y percheles, 
para comida de los niños, guerfanos recogidos y viudas y desso en 
algunos pueblos ay centenares de hanegas necessaria para essa gente 
dé su natural voraz. Todo esso es impossible transportar en espacio 
de un año aun transportando y depositando en pueblos que no so 
mudan, se han de passar rios caudalosos y pantanos y se han de 
hazer muchos viajes, como dire abajo, y si en espacio de un año no 
se puede transportar todo esso, que sucederá? yran robándolo los 
Portugueses ? es creíble que esse sea el animo de N. Rey Católico? 
y del Rey fidelissimo? y que crimen han cometid[o] essos miserables 
que se les condena en confiscación de sus [bienes] proprios? caso seria 
esse digno de consideración, porque en tal caso ciertamente el yndio 
ciego no miraría, ni por si, ni por los Padres ni por ninguno: v 
llevaría todo a fuerza y violencia de su colera perdiéndose a si misino 
y a otros sin remedio. 

3. el tercer impossible lo causa el yndio que ha de executarlo 
esse transporte. Es el yndio tardo en concebir pero es aun mas tardo 
y aun lerdo en la execueion; especialmente quando se le manda [cosa 
que] no es de su gusto, aun para hazer alguna chacara déla qual lia 
de vivir el. su muger y hijos, es menester obligar a muchos con el 
azote. No se le da nada de estarse en el camino en la execueion de 
un orden de su Cura un mes entero, quando de yda y buelta lo podía 
hazer en o[cho] días. Los P.P. son los que se afligen por la tardanza 
del yndio, pero el yndio de ninguna suerte se aflige de la pnessa 
que ie da su Cura. Es el yndio en esso como el burro mas lerdo en 
su modo de caminar comparado con un caballo ligero, querer que el 
burro camine tanto al dia como un buen caballo, es quimera, y sa- 
carle de su passo al yndio es pedirle un impossible. Del Pueblo de 
S. Xavier no ha 3. años que una balsa que yba a B. os Ayres con la 
mejor gente del Pueblo y tardo un año entero de yda y buelta pu- 
dieiido hazer lo cómodamente en tres meses. Las canoas chasqueras 
que de vapeyu se embian á B. 0 * Ayres con gente escogida y a la ligera 
y van pagados, tardan tres meses enteros de yda y buelta pudiendo 
hazerlo cómodamente en un mes, o a mas en mes y medio, y lo peor 
es que los P.P. han de estar contentos, y no le faltan al yndio cien 
escusas aunque sean cien mentiras, y con essas experiencias Nuestras 
quotidianas avra alguno que se persuada que transportaran todos sus 
bienes en un año solo, siendo essa mudanza contra toda su voluntad. 

4. el 4. tu impossible que no se puede hazer essa mudanza p 
«spacio de solo un año, es la distancia délos puestos adonde se han 
de mudar necessariameute los Pueblos por no hallarse otros mas cer- 
canos. S. Angel ha de transmigrar como 80. leguas passando el uní - 
guav v Paraná y otros dos Ríos perversos que son los yyuso. S. Ni- 
colás / :si se muda: [...] ya otras 80 leguas y passar el Uruguay v 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Parana. S. Juan mas de 100 leguas passando también los dos Ríos. 
S. Luis ha de caminar como 70 leguas, pasear el Uruguay y otros 
dos Ríos algo menores y tener su ganado mas de 100 leguas. K. 
Miguel ha de caminar mas de* 100 leguas, y passar «ski la gente 
como el ganado en parte adonde están los yn fieles Guenoas y 
Minuanes, con quienes poco ha tuvimos guerra, llamólos el P. Sup.* ,r 
para hazer con ellos un género de pazes pa raque dexen passar a 
ios transmigrantes sin hostilidad, son ya 4. semanas que andan los 
de vapeyu en busca de ellos y ni essos, ni ellos han parecido hasta 
agora, el mismo riesgo corren los Borjistas que han de caminar unas 
SO leguas, los de S. Lorenzo por no hallar lugar a propósito en el 
Parana, avran de yr también uruguay abajo como 100 leguas y traer 
sus ganados como de 150 leguas y passar los p el uruguay a distaás 
])iies á mas de todos los muebles y ganado se han de transportar 
7910 mugeres, las mas en cinta o con sus criaturas en brazos. 7000 
muchachos y otras tantas muchachas y los más a pie, porque no ay 
animales mansos pava tantos con las muías y caballos mansos se lia 
de arrear el ganado y con las carretillas y bueyes la hazienda. 

5. el 5." impossibie es p el modo. Las carretillas que se usan 
en estas Missioés por no aver otro modo, [es] un carruaje vil. las ruedas 
no tienen mas que media bara do alto, de una pieza y muy fácil á 
quebrarse. Cabe en ellas muy poco, dos sacos de algodón, o tres de 
trigo, lo primero p el volumen lo 2." p el peso, en los arrovos 
y pantanos algo grandes o se han de descargar y passar en hombros 
ó canoas si las ay. ó se ha de esperar algunos dias liastaqne baxen 
los arroyos y aunque con la primera noticia desta mudanza i de los 
Pueblos se previnieron con [carretillas] no aleancan para llevar toda la 
hazienda de una vez. ni ay tanta huevada en los pueblos. Conque es 
menester repetir los viajes largos muchas vezes y hazerlo poco á poco 
para no arruinar de una vez la huevada. 

Las mugeres y n|iñ]os, como se dixo arriba, los mas á pie por 
campos sin leña muchas vezes y sin agua, expuestos alos frios y 
solazos y a morirse también de cansados y mal comidos, y si no se 
reduzen a pazes los yn fieles, caminan expuestos a sus insolencias, 
muertes y cautiverios los de S. Miguel y de S. Borja. Es increíble que 
los dos Reyes tengan csse intento y que por no alargarles el término 
a más de un año se mueran muchos por no aver podido escojer algún 
tiempo á proposito para mudarse y para aquietar antes á los ynfieles. 

Hasta aea los imposibles que se piden a essos yndios con que- 
rerles obligar al termino de solo un año. y daremos gráas á Dios si 
en término de tres años enteros sin alboroto de los yndios se con- 
sigue lo pretendido. 

Vengo agora al accidente no pensado aunque siempre temido p 
su natural inconstancia, mientras yban y venían X. ras cartas mi P. 
Comisa/ 1 ® se han maleado los yndios de S. Xicolas y resisten total- 


EJF.CUC1ÓN DEL TRATADO . DE 17)0 


5 


«■> 

■tv» 


mente a su mudan [za co]n total inobedieá á su Cura en cosas tocantes _ 
h ella y ai mismo P. Sup/ r á quien antes avian dado palabra que obe- * 
decerian al Real mandado y si Dios no lo uviera embarazado, uviera 
eomencado [e]sse alboroto con no menos que un parri[cid]io del hijo 
del Corregidor a su propio Padre. 

También se maleó la gente de S. Miguel con ver la primera 
exeeucion de transmigrar su hazienda y fue menester suspenderla para 
sosegar todo el Pueblo alborotado que al son de tambor todo el Ca- 
bildo quiso dexar sus bastones y off.” en la pública plaza, se les 
hablo a essos alborotados pública y privadamente y hasta agora no 
se hallo el remedio ni en los Tratados Rlés. se halla. Esperamos pues 
que V. Rá. ó los Señores Coinissarios lo sugeran, paraque essa evacua- 
ción délos 7 Pueblos no pare en alguna guerra civil entre los mismos 
yndios de un pueblo con otro, queriendo unos obedecer y otros em- 
barazar la exeeucion ó se levanten y alcen contra los mismos P.P. 
Missioneros, los quales en essas coyunturas están expuestos a grandes 
desgracias, los yndios de S. Xicolas ya publicamente se han atrevido a 
dezir a su cura : otras vezes los P.P. lian ayudado a X. ro * abuelos a 
librarlos délos Portugueses, y vosotros agora queréis entregarles X/ 0 ' 
Pueblos y tierras, y sobre todo esso cargamos ya sobre X. rt * cabezas 
la infame calumnia delns del Paraguay, de que Xosotros somos los 
a uíh ores de essos alborotos. 

Esse papel hizo y entrego el 
P. Bei*."* Xusdorffer al P. Co- 
miss. 1 " recien llegado de B." A/ 
al Pueblo de vapeyu. 

(Ejecución del Tratado de J/i miles de- 17Ó0, ele. — Copia manuscrita de la 
*7 •reo, 4 fojas, papel con filigrana, formato de la hoja i ó 2 X 210 mihi., lelra ver- 
ilea!, interlinea ¿3 a 7 jhíh., conservación regular; lo indicado entre [] está des- 
truido). 


N." 2 [Borrador de una representación redactada por el P. Pedro Lozano 
en la que se enumeran razones de carácter religioso y político contra el 
tratado de límites suscrito entre España y Portugal] 

[Córdoba del Tucumán, Marzo 12 de 1751] 

Exc.’ no S. r N um. # 1. 

La fidelidad que por multiplicados litulos debemos al servicie del 
Rey X.® S/ todos los de la Compañía de Jesús de esta Provincia del 
Paraguay, y la obligación que reconocemos aver contraliido por la 
confianza que de nosotros han hecho los Señores Reyes sus Anteceso- 
res, de mirar por la conservación, y bien espiritual de los pobres In- 
dios, cuia conversión á la Fe é instrucción á las costumbres Cliris- 


6 


7 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


tianas encomendaron al cuidado, y zelo de esta Provincia nos impelen 
en esta ocasión á hablar, y recurrir a Y. Exc. 8 haziendole la repre- 
sentación siguiente, la qual si omitiéramos se debiera reputar por 
ofendida la primera obligación de vasallos fieles, manchando nues- 
tras conciencias con la fea culpa de un muy reprehensible silencio, 
y eontraxeramos juntamente otra muy grande de faltar al amparo de 
los pobres desvalidos Indios Guaraníes, de quienes en treinta Pueblos 
son Paroehos los Jesuítas de esta Provincia. Es el caso, Señor, que 
se sabe por noticias ciertas, averse ajustado cierta Convención entre 
las dos Coronas de Castilla y Portugal de trueque de tierras del te- 
rritorio de estas Provincias pertenecientes al Dominio de Su Mag. J 
que las ha cedido á la Corona de Portugal obtenido con el título de 
restituir a la Corona de España la población de la Colonia del Sa- 
cramento situada enfrente de las Islas de San Gabriel, induciendo y 
moviendo el Peal animo «a convenir eu este trueque por evitar los 
graviss irnos danos, que de dicha Colonia percibe la Monarquía Espa- 
ñola, y los interesses de su Comercio de las Indias: pero no dudamos, 
que a averse hecho presentes á Su Mag. J las razones, que aquí expres- 
«i remos, jamas huviera consentido en tal convenio, y por eso juzgá- 
ramos culpada nuestra fidelidad, si calláramos en esta ocasión, y no 
acudiéramos a representarlas á Y. Exc. 8 para que por su medio lle- 
guen á las del Key N.° Señor, que pesándolas con su alta compre- 
hension pueda con tiempo reparar el daño desvaneciendo f los] de- 
signios, que se ocultan en la pretcnsión de este trueque, que han con- 
seguido artificiosamente. — 

Ha sido Señor pretensión muy antigua de los Portugueses, que 
pertenece al Dominio Lusitano la mayor parte de estas tres Provin- 
cias Paraguay, Buenos Ayres, y .Tucumán por el derecho que se arro- 
gan por su imaginaria linea de la demarcación como se puede ver 
en el P.° Simón Yaseoncelos en su libro de las Noticias del Brasil [. . .] 
impreso aóra, SS. años el de 1663. atreviéndose á escribir, que están 
fundados dentro de la demarcación del Brasil varios lugares de la 
Corona de España en el Paraguay, Buenos Ayres, y Cord[oba] como 
se puede leer en el libro I de dichas Noticias, nura. *16. Y aun estiende 
su demarcación hasta [la] Babia de S. n Afath [eo] que esta en 44 
grados de latitud ciento y setenta leguas al Sur mas adelante de 
Buenos Ayres azia el estrecho de Magallanes. Y en virtud de esta 
persuasión intentaron la primera fundación de la Colonia del Sacra- 
mento el año de 1680. fundándose en un mapa forjado de propo- 
sito en Lisboa el año de 1678 para solo dar color a esta usurpación, 
incluyendo en dicho Mapa dentro de la jurisdicción Portuguesa toda 
la Provincia de Buenos Ayres y del Paraguay con todos sus Pueblo* 
y Ciudades; por mas que las Cartas de marear Portuguesas anteriores, 
y las demas de extrangeros estuviesen en contrario, como se puede ver 
en el tomo de los Insignes Misioneros del Paraguay escrito por el 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


D. r Don Francisco Xarque Capellán de honor de Su Mag. d y Dean 
déla S.' 8 Iglesia de Albarracin lib. 3. cap. 11. n. 2. pag. 324. el qual 
Autlior prosigue diziendo como no contentos con eso, aun añadían al- 
gunos Portugueses (de los que venían á fundar dha. Colonia) que 
hasta las minas de Potosí ¿legaban los Dominios de su Principe. Y 
la pretensión de los Portugueses a incluir en sus Dominios las Pro- 
vincias del Rio de la Plata, están antigua que el gran Clironista An- 
tonio de Herrera en la Historia general délas Indias deead. 3. lib. 6. 
Cap. 7. nota que los Procuradores de Portugal, que concurrieron el 
año 1524. con los de Castilla p." decidir el pleito sobre la linea de 
la demarcación forjaron nuevas cartas, o mapas con varios yerros, que 
entonces se conocieron y se descubrieron después, mejor con el tiempo 
por dexar ei Rio de la Plata dentro de la demarcación ele Portugal. 
Y uro. Cosmographo español CYspedes en su Hydrographia cap. b. 
declaro que el empeño de esta pretensión en todos tiempos por estas 
palabras: Todos estos errores (de Cosmographia) que avenios dicho 
cometen los Portugueses por meter el Pió de la Plata en su demarca- 
cion. Sin que los apartasse de esta pretensión la possession pacifica, 
que la Corona de Castilla tuvo desde el principio de estas conquistas 
no solo de cilio rio de la Plata cuia boca esta en 35. grados, sino de 
muehissima tierra mas adelante, pues se tomo possession por nuestra 
Corona hasta la Isla de S. ,a Cathalina que esta en 2S. grados, y aún 
hasta la Cananea, que está en 25. según que lo refiere el mismo que 
tomó allí la possession por la Corona de Castilla el Adelantado del 
Rio de la Plata Alvar Nuñez en el cap. 3. de los Comentarios, que 
escribió de su viage ai Rio de la Plata, los quales se imprimieron por 
orden del S. r Emp. p Carlos V. el año de 1555. Por lo qual aviendo 
querido antiguamente los Portugueses poblarse en la Isla de S.*“ 
Cathalina, que está casi ducientas leguas de Bs. Ayres. luego que lo 
supieron los castellanos conquista dores del Paraguay, y Buenos Ayres, 
dieron sobre ellos, y desalojándolos, hizieron en dicha Isla población 
castellana, y la conservaron años hasta que por leconooerla inútil se 
retiraron a otras conquistas, como lo refiere el mismo D. r D. n Fran- 
cisco Xarque en el libre .citado arriba pag. 325. coi. 2. -4- 

Nada de esto bastó, para que la Nación Portuguesa, que es ra- 
xissima en sus empeños, sin atender el derecho notorio de Castilla no 
provase por todos modos llevar adelante los designios de apoderarle 
de estas Provincias por solo aquellos sus fantásticos imaginarios de- 
rechos, procurando penetrar por todos caminos á la demarcación de 
Castilla. Para execueion de estos designios el mayor embarazo, que 
la numerossima Nación de los Indios Guaraníes, que se estendia por 
centenares de leguas por todas partes y fronteras, por donde podían 
penetrar los Portugueses del Brasil, divididos unos en encomiendas, 
•que pertenecían á los Castellanos veziuos de las Ciudades de Xerez, 
de Ciudad Real del Gtiayrá, y Yillarrica del Espíritu Santo de la 



s 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Gobernación del Paraguay, y otros en muchas Reducciones, que a 
costa de inmensos trabajos avian formado los Jesuítas de esta Pro- 
vincia, y otros t octavia Gentiles. -|- A toda esta Xa c ion empezaron 
a invadir hostilmente los Portugueses de la Costa del Brasil entrando 
con exereitos de cuatrocientos Portugueses y dos mil Tupies arma- 
dos todos con armas de fuego desde el ano 1614 y como los Indios 
Guaraníes entonces carecían de armas de fuego, aunque son muy 
valerosos, eran venzídos, muertos 6 llevados á miserable cautiverio, 
y durissima esclavitud, y esso en tanto numero, que desde dicho año 
hasta el de 1639. que fueron solos veinte y cinco años cautivaron los 
Portugueses según consto en el Real Consejo de Indias por diferentes 
informaciones jurídicas mas de trecientos mil Indios Guaran i es, como 
consta de Cédula Real del S. r Phclipe IV. fecha en Madrid a 16 de 

Septiembre de 1639. que trae impressa u la letra el citado D. r Xarqne -< 

en la Vida clel V/ P." Antonio Ruiz de Momoya lib. 4. cap. i 6. pag. 

503, y en dicho Cédula refiere Su Mag. 1 ' las inauditas crueldades, 
que contra los dichos Indios denmbos sexos, y de todas edades obra- 
ban, de las quales provino que de aquellas trecientas mil almas, que 
sacaron del Paraguay no llegaron veinte mil al Brazil, como alli mis- 
mo refiere Su Ma gestad. Destruyeron catorce Pueblos, o Reducciones, 
que tenían formados los Misioneros Jesuítas. Y como su intento era 
no solamente adquirir T mi i os para sus Ingenios de azúcar, sino apode- 
rarse de estas Provincia, y acercarse al Perú, no pararon en el cau- 
tiverio de los Indios, quitando con ellos el embarazo á sus designios, 
sino que dieron contra los Castellanos, sitiándolos en tres ciudades de 
la Gobernación del Paraguay, que fueron Ciudad Real del Guayrá, 

Villarrica del Espíritu Santo, y Xerez, las quales por su corta de- 
fensa se vieron los Castellanos obligados a despoblar, aunque conta- 
ban sesenta años de población, como se puede ver en el Mro. Gil Gon- 
zález Chronistii General de las Indias y de Castilla en el tomo 2. del 
Theatro Eclesiástico délas Indias Occidentales fol. 99. y lo refiere 
también el S. r Phelipe IV. en la Real Cédula citada pag. 449. -f- Por 

estos medios pusieron los Portugueses las cosas de esta Provincias, en ! 

términos, que no solo a ellos, sino a otras Xa c iones europeas ene- 
migas de España (según dize el S. T Phelipe IV en dha Cédula pag. 

502.) les queda manifiesta aquella tierra , y se facilita la entrada ; no 
solo a las Provincias del Paraguay , y Tuca man, sino á la costa del 
Perú , y el año de 1638. quedaba esta gente del Brasil en la Pro- 
vincia del Itatin tan cercana á Sania Cruz de la Sierra que solo dista j 

ochenta leguas , y esta otras tañías de Potosí , daño , en que se debe 
reparar mucho por los que pueden resultar. Y si los Indios reducido s- 
se dan la mano con los que entran por el Itatin , y estos con los In- 
dios Chirig uanaes, la Provincia del Paraguay esta arriesgada , pues de 
quatro ciudades, que tenia , le faltan las tres , y solo ha quedado la 
Asumpcion, cuios moradores apenas pueden defenderse de los Guay - 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 


9 


v> 


17)0 

curús, Indios de guerra de su contorno que,** si se juntaran con los* 
Portugueses, que van del Brasil , se apoderaran absolutamente de 
todo. V essas Provincias con ton peligrosa cercanía estarán á gran 
ri(sgo, porque demás de que algunos veri nos de las tres ciudades des- 
pobladas , viéndose sin Indios, casas ni haciendas se han juntado con 
los Portugueses , les dan avisos, y guian d otros Pueblos , y Reduccio- 
nes. Todas las líneas rayadas sen palabras formales de dicha Real 
Cédula. — 

Estos daños recibidos y peligros, que se tenían para adelante, 
hizieron abrirlos ojos para el reparo, reconociendo que el único, que 
se podía oponer según la constitución de estas Provincias era el de 
armar los mismos Indios Guaraníes contra dichos Portugueses, que por 
hallarlos con armas inferiores hazian en ellos tantos estragos y car- 
nicería, quitando a la Corona de Castilla essa defensa, sin la qual se 
tenia por cierto, que jamás ccssarian los Portugueses de dar contra los 
Indios hasta despoblar totalmente esta parte déla America, y se debía 
temer, que passassen á infestar coalas armas el Perú, según dize el 
IV Nicolás del Techo en la Historia déla Compañía de Jesús del Pa- 
raguay lib. 12. cap. 20. por estas palabras: Scdlonge graviores eaitsae 
morebant Provincial em, ut vcllet conquirere indefensae genti acqu alian 
.V amatucis armara m satis apparebat , vusquam hostes quietaros , doñee 
omncai Ame rica m A astral em Indis evacuasscnt, ti me na uní que crat , ni 
obviam irctur, ne. rupia ai i guando Ínter Lusitanos, ct Hispanos pace 
¡n Peruviam ipsam infesta arma in ferrent. Lo mismo afirma el D. r 
Xarque enla Vida del V, e P.° Antonio Ruiz de Montoya lib. 4. cap. 22. 
diziendo en la pag 560. que no avia remedio mas efectivo y pronto 
para la defensa délos pobres Indios , pues bi.cn disciplinados en ju- 
garlas. harían con ellas frente á los salteadores Mamelucos, y emba- 
razarían la entrada al Bey no del Perú, que ron la superioridad en 
essas armas la /.oí huí- franca, y sin aposición alguna. — Hasta aquí 
el D. r Xarque. — 

Por lauto á vista de tamaños peligros, y por tan fuertes razones 
decreto el S. r Phelipe IV, por sus Reales Cédulas al 8/ Marques de 
Man cera Virrey del Perú, y á la Real Audiencia de la Plata, que 
eoncediessen armas de fuego á los Indios Guaraníes, como se efectuó, 
y desde entonces (dize el IV Xarque. poco lia citado pag. 561.) la 
experiencia ha- mostrado, que son el único medio para tener á raya, 
d los enemigos insolentes, de quienes peleando con estas armas igua- 
les, y trocando los arcos en escopetas, y las flechas en balas, con la 
ayuda del Cielo han conseguido después acá los Indios gloriosas vic- 
torias defendiendo sus fronteras con gran valor. Y ya no seatreven 
Jos ladrones Mamalucos d invadirlos. Lo mismo confirma la Señora 
Revna Madre Gobernadora de nra Monarquía en Cédulas Reales di- 
rigidas al S. r Presidente déla Real Audiencia que huvo en B." Arres, 
y al P. e Provincial de esta Provincia, fechas en Madrid á 30 de Abril 



10 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


de 1668. diziendo, que se ordeno al Virrey del Perú, y a la Audiencia 
de los Charcas que las permitiessen (las armas) y proveyessen por el 
cuidado, que dieron las entradas, que haztan Portugueses , y otras Xa- 
clones por San Pablo del Brasil, pues aun antes de averse alzado 
Portugal avian sitiado, y destruido en aquella frontera (del Para- 
guay) diferentes ciudades, y Pueblos de Indios cautivando en veses 
trecientos mil. y después que se avia usado de los arcabuzes no se 
ana recibido ningún daño délos enemigos, antes han resultado muy 
buenos efectos asi e ni o espiritual , como en lo temporal , y délo con- 
trario se volvería a incurrir en Jos mismos inconvenientes, que antes 
se padecían . Ilasta aquí la SZ a Reyna Madre. — 

Los buenos efectos, que diz.* aquí su MagZ se siguieron déla con- 
cession délas armas de fuego alos Guaraníes, fueron repetidas vic- 
tonas contra los Portugueses del Brasil, de las que se pueden ver 
algunas, so refiere el IV Nicolás del Techo citado arriba lib. 12. 
cap. .31. hb. 33. cap. 7. por donde en adelante cobraron tal miedo, 
que en adelante no osaron jamas, volver á infestar sus fronteras, y 
dieron lugar con esta quietud para que creciessen los Pueblos de esta 
Nación, que oy llegan a treinta, en que se cuentan noventa v dos mil 
almas. 1 no solo defendieron con las armas sus fronteras/ sino que 
acudieron a defender con ellas al llamamiento délos Gobernadores las 
Ciudades déla Assumpeion en la Gobernación del Para<ntav v las 
c elas Corrientes. Santa Fé y Buenos Ay res en la Gobernación del Rio 
cíe la I lata contra diferentes Naciones barbaras, que las hostilizaban, 

> contratos enemigos europeos en muehíssimas ocasiones. Item acu- 
dieron en otras a defender los Gobernadores, v obediencia que seles 
debe en ocasiones de revueltas: á mudar la Ciudad de SZ a Fé, á fa- 
ricar la \illa i de San Phelipe de Montevideo, como mucho deello 
re ti ere el P. Gaspar Rodero, ProcZ Gen.' de Indias en Madrid, en 

«lS ^hrfídr ‘ d ? I Ít Ch ° S (U ’ 10 verdad f ‘ lle presento 

al b. Phelipe \ que de Dios goxe desde el nurn. 19. hasta 27 y mas 

individualmente los expressa el P.' Francisco Burgés Proc.' 'Gen.' 

“ q'°Z í ,el ^ ir fguay en el resumen impresso que presento al 
Z , Pllell í )e A cleluii gandes servicios, que ditos. Guaraníes han 
hecho desde su conversión á su Real Corona comprobándolos con tes- 
SV?’ da que se dio su JMa] g.' por tan bien servido, que 
f' i f" despachar al P. i rovmcial deesta Provincia una su Real 
e< ula, lecha en Madrid a 26 de Noviembre de 1706. mandándoles 

al!" V 9raCWS que ^responde,, á.cu 

t y celo, y lealtad , alentándoles, a quelos continúen con mayores 
esfuerzos .en adelante con el seguro de que los tendre presentes' para 
do lo que pueda ser desu consuelo , alivio , y conservación , como tan 
<enos vasallos . que son palabras formales de dicha Real Cédala -J- 

.£ r ] X n5 repetir su gestad diez años después en Cédula 

<U 12 de Nov." de 1716. dirigida al 8/ D.” Bruno Mauricio de Zavak 


t 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


11 


Gobernador de Bs. Ay res, en la qual inserta Su Mag." por dos hojas 
en folio los servicios hechos por mas de setenta años antes a su Real 
Corona y gracias que en remuneración de ellos las tienen concedidas 
sus Reales Progenitores, añade: Teniendo presente todos estos justo s 
motivos para atender a dichos Indios y mirar por su mayor alivio , 
y conservación, os encargo concurráis por vuestra parte a este fin. 
Y asi mismo os prevengo , les guardéis y ha g ais guardar , y cumplir 
por ira- parte , todas las exempeiones , franquezas , y lihcrta[des] . que 
por las citadas Cédulas les están concedidas, para que deesta suerte, 
asegurados, y satisfechos en todas las ocasiones, que de oy en ade- 
lante (mas que nunca) se podran ofrecer, puedan acudir a mi Peal 
servicio con sus personas, y armas, con la misma puntualidad , esfuer- 
zo y fidelidad que hostil aquí lo han cxccutado . Que todas sen pala- 
bras formales de dicha Real Cédula, que corre impressa al fin déla 
Apología del 1Y Gaspar Rodero citada arriba. Y en ambas ocasiones 
luego que llegaron estas Reales Cédulas se publicaron por los Misio- 
neros Jesuítas en los treinta Pueblos de dbos. Indios Guaraníes, ha- 
ziéndoles saber con la mayor solemnidad possible la dignación de *Su 
MagZ y lo bien servido que se daba deellos. las gracias que los con- 
firmaba, y su Real atención a su mayor consuelo, alivio, y conserva- 
ción, de que quedaron sobremanera agradecidos, y nuevamente ani- 
mados a merecerse con nuevos servicios la Real benignidad, como lo 
lian hasta «ora ejecutado. — 

Y es bien advertir aquí, que los lanzes, en rpie principalmente 
han exeeutoriad > los Indios Guaraníes de las Misiones de la Com- 
pañía de esta Provincia su valor, zelo, y fidelidad ai Real servicio, han 
sido oponiéndose a los designios de los Portugueses porque estos em- 
peñados siempre en apoderarse de estas Provincias, les han ofrecido 
ocasiones de tener en exercicio su valor y lealtad en defensa de la 
Corona ele España. Porque primeramZ 0 viendo que por averse con- 
cedido Armas de fuego á los Guaraníes por las Cédulas de 14 de 
Oct." de 1641. despachada ni Kr. Virrey Conde de Chinchón, y por la 
otra de 25 ele NovZ* de 1602, dirigida ai SZ Virrey Marques de Man- 
oera, se defendían de modo los Pueblos de cilios Guaraníes, que que- 
daba abatido el orgullo de dichos Portugueses, trataron estos de enca- 
minarse a conseguir sus intentos por otra parte, donde no pudiessen 
experimentar pronta la oposición cielos Guaraníes. A este fin el a fu» 
de 1651. siendo Gobernador del Paraguay, el SZ Dn. Andrés de León 
Garabito Oydor de la Real Audiencia de la Plata, y después cíela de 
Lima, formaron los Portugueses clel Brasil quatro numerosas esqua- 
dras, para invadir por quatro partes, y apoderarse cíela Ciudad de la 
Assumpeion Capital ele la Gobernación del Paraguay; pero se halla- 
ron burlados los Portugueses, porque cuando menos pensaron, antes 
que les llegasse el orden de cilio SZ Gobernador qué va se lo embiaba 
a mandar, salieron armados al oposito délos Portugueses divididos 


12 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


también en otros quiltro destiles montos, que en un mismo día acer- 
taron á encontrarse con Jas quatro escuadras Portuguesas en diverses 
lugares, y a todas quatro las derrotaron con grande estrago de heridos 
y muertos, librando á la Gobernación del Paraguay de ser aprestada 
de los Portugueses, según lo refiere el P/ Gaspar Poder o en la Apo- 
logía citada, num. *24. — 

Este grande descalabro hizo por bastantes años tal impression 
en los Portugueses que se abstuvieron desús invasiones, basta que dis- 
currieron penetrar por otra parte, donde á su parecer, no podrían 
hazerles oposición los Guaraníes, y fue porla del Pió de la Plata en- 
trando furtivamente a poblar la Colonia del Sacramento el año de 
1679, pero también quedaron burladas sus esperanzas, porque a un 
aviso del Gobernador de Unenos A y res D. n Joscph de Garro en solos 
unze días se aprestaron en nuestras Missiones tres mil y trescientos 
Indios Guaraníes armados y basaron con quatro mil .cavallos, qua- 
troeicntas mulos y ducientos bueyes las ducientas leguas, que distan 
de dba Colonia las Mi.sshmes. siendo asi que de las tres Ciudades 
déla Gobernación del Rio de la Plata no se pudieron juntar trecientos 
españoles. Llevando la vanguardia los dhos Indios Guaraníes dieron 
el asalto a la Colonia con tan intrépido valor que la tomaron feliz- 
mente el día 7 do Agosto de 3680 matando mas de ducientos Portu- 
gueses. y haziendo prisioneros a todos los demás, según refiere el 
mismo P/ Rodero, num. 2 S. y mas difusam.’" el Doctor Xarque eu 
los insignes Miss i onems del Paraguay lio. 3. desde el cap. 10 al 15, — 

Y aunque el mal estado de nuestra Monarquía obligo años des- 
pués al S. r Carlos II á ceder de su derecho, y restituir dicha Colonia 
a los Portugueses, pero declarándose estos contra España el año de 
1702. mando el S. r Phelipe Y que se les desalojas*» de ella, y la 
principal fuerza para expelerlos segunda vez «lo dicha Colonia, fue- 
ron los Guaraníes délas Missior.es. porque no habiendo podido jun- 
tarse para esse efecto de las Provincias del Tucumán y Rio déla Plata 
inas que setecientos españoles, de los dichos Guaraníes bajaron arma- 
dos quatro mil, trayendo para su uso y gasto seis mil cavallos. dos 
mil muías, odio mil arrobas de yerba del Paraguay, dos mil de tabaco, 
quatro mil fanegas de maíz, y varios géneros de legumbres sin ningúp 
costo del Real Erario, y todos sirvieron constantissimos, y obraron 
grandes proezas contra los Portugueses por mas de quatro meses que 
duro el sitio hasta que desalojaron al enemigo, y seles tomo la Co- 
lonia, como todo consta assi de Ja Real Cédula citada arriba de 12 de 
Noviembre de 1716 como déla Relación larga e individual, que de este 
Micesso imprimió en essa Corte de Lima el año de 1705, un Xolile 
Vascongado, que se halló en ei sitio. — 

Ni por liaber tirado los Portugueses á internarse por estas Pro- 
vincias, alzaron mano del intento de acercarse al Perú, y á Potosí, 
ñor otras partes, en que por Ja distancia de trecientas leguas n<? 


13 


* 

i 


*> 

iv. 

ejecución del tratado . DE 175 0 

podían humanamente hacerles oposición lo¡r Guaraníes. Tales fuero» 
las entradas que por los años de 1695 y 1696. hizieron ppr la parL* -• 
de los Indios Chiquitos varias esquadras de Portugueses del Brasil, o 
Mamelucos (que es lo mismo) llegando su osadía á termino que e¡ 
año de 1696 vinieron con designio de sorprender y apoderarse de m 
Ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Ja qual cogida no les quédal a 
ya otra población española que les pudiesse embarazar el avanzar- o 
Ghuquisaca, y Potosí, y huvievan con efecto tomado la Ciudad de 
Cruz de la Sierra á’ no aver el P. c Joseph de Arze Missioncre 
Jesuíta deesta Prov.“ que entendía entonces en la conversión de los 
Chiquitos adelantarse felizmente á dar el aviso á la misma Ciudad, 
de donde salió á tiempo gente armada, que juntándose con los dichos 
Chiquitos previnieron los designios délos Portugueses, pelearon **ou 
ellos, mataron á sus dos caudillos, derrotaren á todos b»s demás eou 
muerte de casi todos, y pocos prisioneros que quedaron, o mi*' se puede 
ver todo el sucesso en la Relaeion Historial délas Missiones de los 
Indios Chiquitos escrita por o 1 P. e Juan Patricio Fernandez, en el 
cap. 5. pag. 74. y siguientes, y lo aorn escrito antes en Francés el 
P/ Juan Bautista du Hable en las Carlas edificantes tomo 12“ desde 
la pag. 27 y añade en la pag. 34. estas palabras traducidas fielmente 
cu castellano: Xo se podía dudar, que estos llamulucos (assi se lla- 
man los Portugueses del Brasil) tuviessen d mismo designio sobre ti 
País de los Chiquitos . y sobre la Ciudad de Santa Cruz déla fierra, 
que tuvieron antes sobre los Guaraníes del Paraguay. y sobre otias 
X aciones de Judíos s ágelos a la Corona de España, ¿u deseo es apo- 
derarse de todas estas tierras, y abrirse camino para el Perú . dándoles 
poca pena la ruina del Ch ri>t ianismo con tal qu* satis} ogan su ambi- 
ción g su avaricia. Assi á la letra el Autlmr Francés, que imprimió 
dito tomo en París el año de 1717. — 

Y quanta verdad aya dicho, lo lia comprobado el sucesso. l'orque 
si bien horrorizados de este mal sucesso. se abstuvieron por muchos 
años de pretender penetrar por allí al Perú, no por esso desistieron 
de su designio, sino que le trazaron de otro modo; qual filé irse po- 
blando poco á poco por la parte superior del rio Paraguay, y Lago 
délos Xarayes de donde nace dicho Rio en Payses, de que tomaron 
posession antiguamente los españoles conquistadores del Paraguay en 
nombre de la Corona de Castilla, y que como propios los anduvieron, 
y registraron nmehissimas vezes los españoles, según consta déla His- 
toria* General de Indias de Antonio de Herrera, d-cad. 7. a y 8/ y 
déla Relación, que imprimió en Alemán, y en Latin Lírico Schmidel, 
Bavaro de nación, que se bailo con los Conquistadores Españolearen 
sus jornadas por espacio de veinte años; pero como lia niuclios años, 
que dexaron de traginar los españoles aquellos Payses, se han ido por 
¿lili poblando los Portugueses sin noticia de los Españoles [sus] verda- 
deros dueños, v consta que tienen varias poblaciones, y como su ver- 


/ 



14 


instituto geográfico militar 


í",« r* - — — 

ilissiones délos Chiquitos con '«retostó 1 ^/ d,eho . Pe ‘ :u P°r nuestras 
ir registrando poco a poco el nais - come ^ c ' IO > J' sin duda para 
(luzcan a sus depravados antio-id / *' t -° lnar as !10t ‘ c ‘ as que con- 
apoderarse de lo qUe 1^1? aCercarSe a Poto* y 
liiego aviso al Gobernador de S " Criir* 3í , ISS | lon ® ro * Jesuítas dieron 
Plata, y no los permitieron ti tí , ’ ; a ? a Real Ciencia déla 
volverse á sus poblaciones Porto " e ante ’ Sln0 f l ue los obligaron á 
son incansables en procurar la ° au ‘ sas > pero eorno cilios Portugueses 
cunea cess-an de buscar ciminn- . eewe, . 0n . de aus Pretensiones, nunca 
■Esto se ve también en lo <m ■ ró<?°í C 0IK e H eval 'las al cabo. — 
que mira al K¡ 0 de la Pb,t i o la P! ,“ te cU ‘‘ Sur ha aia la parte 
del Rio de la Plato D* Z o ZZZ ^ ^ el Adala ’'' ad <> 
roña de Castilla el año de v Zo í . ° ,i0SSC!iSÍ0 “ por la Co- 

Carlos Quinto en la Isla de S ,a Barbara dei S/ Emperador 

de a- Catalina) según refiere el Lfe * n’^r" ” M aI1 “ de Ia Ma 
teñera en Ja Ar^entin-i ^ artm del Barco Cen- 

en Lisboa) canto 4. fol % ] •■ a0ra 150 af,os el de 1601, 

dexa ron de traginar los españoles , embarg0 , ccmo también por allí 
■*'» ser sentido: n,, soTament n a í J°í '"^“““ente poblando 
tiguamente los ecliaron Z el ZnL * ! Catalina, de que an- 

mucho mas acá en el Rio de .San Frán rí!" 0 , alrl 5a dlxe > sino también 
anos, población de Castellanos (■•omn dond 5 ^ 1UV0 aora ducientas 

en la Argentina manuscrita, ’ que corre TVe-l' - ' p ií,Z . tle . Guzman > 
cscnlno el año de 1612) libró 2 can í‘/¿ ♦ 1" Provmeias (>’ se 
Rio Grande para ir< P d-inrln i ’ * también se poblaron en 
mentó, que como^o Ubían “V “ C ? ,oni * del W 
los Portugueses á su salvo sin eontraíl' de f taS poblad °nes obraban 
bien fortificadas; cine entonce- v\ 1 . ,on hasta 'l u * las lian tenido 
brirse. v lian intróti 1 „ ” ' a 1,0 han tenido rezelo de descu- 
de la Plata en el lloinevidét'e ^ & t ra poI,laeion al mismo Rio 
Pero como es cursado ñor ln-’ empezand ’ a fundarla el año de 172:1 
embiando orden el S ' D " Briin^V **’■ 1 - Ueg -° S ° leS llizo oposición, v 
dela Compañía, que baxassen tZ i ??' ? í° Üe / avaIa A las -^¡orós 
■lar á dhos Portugueses de llontevid - Inc ^ os Guarailles , Para desalo- 
personalmente á es a expedido" v í?. d ? tei 'T 6 - Su Esc/ P«»« 
indios, antes de su Regada S ciid* 1” Lh ^ enCamÍn ° dh <» 

*««<1 lo 1.- 

M Caraguay, Rio Z S%T«?X tS 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


15 


camino para el Perú, y Potosí, y que ii este fin han sido continuadas 
en todo tiempo sus diligencias. Lo 2.° Que á esse fin procuraron des- 
poblar las Provincias del Paraguay, y Rio de la Plata, cautivando 
mas de tres. , ‘'' mil Indios de la nación Guaraní, executando con ellos 
inauditas crueldades. Lo 3.° que el resto que ha quedado de dicha 
Nación Guaraní, que son los indios, que en treinta Pueblos tiene a 
su cargo la Comp." de Jesús en esta Prov.“ usando armas de fuego 
por orden de nros Catholicos Monarcas han sido la principal fuerza 
para liazer oposición á los depravados designios de dhos Portugueses 
sirviendo de Presidiarios en las fronteras de ambas Provincias del 
Paraguay; y Rio de la Plata, contra dichos Portugueses, y por tales 
los declaró cien años ha el S. r Conde de Salvatierra, Virrey de estos 
Reynos. Lo 4.° que por los continuados servicios, que como tales Pre- 
sidiarios han hecho desde entonces a la Real Corona de España assi 
contra varias Naciones Infieles que han hostilizado estas dos dichas 
Provincias, como muy principalmente contra los intentos de dhos 
Portugueses, sin a ver querido nunca tirar el sueldo, que les tienen 
señalado en tales ocasiones los Reyes nuestros Señores, sino que en 
cada ocasión de essas le cedieron gene rosa m. 1 * en beneficio del Real 
Erario, como consta de diferentes certificaciones délos Gobernadores, 
y Oficiales Reales, que monta todo grandes cantidades, lian remune- 
rado nuestros Catholicos Monarcas á los dhos Guaraníes con singu- 
lares privilegios, distinguiéndolos mucho de todos los demás Indios, 
como consta délas muchas Cédulas Reales en que se contienen dichos 
privilegios, y las conservan originales el Archivo de dichas Missiones 
y las recopila el S/ Phelipe V en la Cédula citada arriba despachada 
al S. r D." Bruno de Zavala en 12 de Noviembre de 1716. Lo 5.° 
que todas estas gracias y privilegios, y la promessa que en la de 26 
de Noviembre do 1706, les hizo Su Mjagestad. de assegurarles los ten- 
dría presentes para todo lo que pueda ser de su consuelo, alivio, 
alivio, y conservación, la qual se les repitió también en la Cédula dha 
de 12 de Noviembre de 1716. Se les hizo saber por orden de los Go- 
bernadores de Buenos Ay res á los dhos Guaraníes con la mayor 
solemnidad, publicándolas en todos sus treinta Pueblos en dos oca- 
siones según las datas de dhas Cédulas al son de caxas y tambores 
según consta por la Cédula Real fecha en Madrid á 28 de Diziem- 
bre de 1743. fol. 7. b.‘* que se despachó al S. r Virrey Marques de 
Villagarcia. y por tanto la tienen los Guaraníes muy presente assi 
para el estimulo de su amor al Real Servicio, como por prenda del 
amor, que les tienen nros Catholicos Monarcas, y seguridad de que 
no efectuaran cosa, de que seles siga perjuicio á su consuelo, alivio, 
y conservación estrivando en la fe de su Real palabra. — 

Esto supuesto, S. r Exc. mo a viendo llegado meses lia, y confir- 
mándose aora de nuevo la noticia cierta de a verse ajustado entre am- 
bas Coronas de Castilla y Portugal un Tratado, en que cediendo la 


16 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Corona de Portugal su Colonia del Sacramento fundada en la tierra 
firme en frente délas Islas de San Gabriel a la Corona de Castilla, 
esta cede en trueque a la de Portugal la tierra que hay desde el Kío 
Grande tirando la linea, de modo que coja seis Pueblos délas Missío- 
nes de nra Compañía los quales se entreguen a la Corona de Portu- 
gal, y vaya corriendo hasta el Matogrosso no muy lejos de liras Missio- 
nes délos Chiquitos; aviendo (digo) llegado esta noticia, no es creíble 
qna[nta] consternación ha causado, assi a dhos Indios, como a los Je- 
suítas, que los tienen a su cargo y quantos, y quan grandes incon- 
venientes descubrimos los que nos profesamos muy fieles vasallos de 
nuestro Gran Monarca, los quales si Su }Iag.' 1 que Dios guarde, pu- 
diera aver tenido presentes, de ninguna manera nos persuadimos que 
huviera tomado semejante resolución; que no en valde procedieron los 
Portugueses con tanto secreto pretendiendo este trueque, que han es- 
pido solicitando en nra Corte tres o quatro in[. ..] ha, y por esso fué- 
ramos culpados los que aquí con el cono [eim] i cuto del Pais reconoce- 
mos dichos inconvenientes, si no los representáramos al tiempo, que po- 
demos, a quien en estas apretadas circunstancias puede únicamente 
reparar tales inconvenientes, que es V. Exc\ a — 

Es innegable, Señor, que de subsistir los Portugueses en la dha 
Colonia se siguen a la Corona de Castilla, y a todo el comercio del 
Perú tan grandes, v tan notorios perjuicios, que a qualquiera costa 
se deben evitar: pero el medio de este trueque, que sella tomado, no 
es para evitar tales perjuicios, sino que estos quedan en pie, y quiza 
se aumentaran, y se seguirán otros grandísimos inconvenientes, que 
serán irreparables. El entregar a la Corona de Castilla sola la Co- 
lonia del Sacramento es un pretexto especioso para deslumbrar a los 
que lejos de estos Payses consideran las cosas, pero no puede des- 
lumbrar a los que de cerca las vemos con nuestros ojos: porque esta 
entrega de la Colonia evitara el mal que recibe la Corona de Castilla 
y el Comercio del Perú, si con ella se entregaran también las otras 
poblaciones que subrepticiamente lian ido fundando los Portugueses 
en el Rio Grande, en San Antonio, en el río San Francisco, en la 
Isla de Santa Cathalina que todas están situadas en tierras muy 
adentro déla demarcación de Castilla: si todas estas se restituyeran a 
Castilla, y Castilla las despoblara, por estar lejos de los confines délos 
Portuguesas mediando unos desiertos entre ellos, y los Castellanos, 
entóneos si que tuviera Castilla, verdadero y solido ínteres en que 
se le entregara la Colonia del Sacramento; pero por mas que esta se 
entregue a Castilla, si quedan las otras sobredichas poblaciones Por- 
tuguesas, (como quedan eonmejor derecho con el nuevo ajuste, si se 
llega a executar) entonces quedan tan dueños los Portugueses, para 
introducir sus géneros como hasta aquí, y para extraher y extraviar 
la plata de Potosí, y de otros minerales, y nada, nada totalmente se 
avra remediado con la entrega de sola la Colonia del Sacramento, 



*>. 


ej ecución del TRATADO pe 1750 ___ H— 

porque el Rio Grai^stá C^nt^e ¡vj¡ * 

easo^erá dfcastiUa! y de allí pueden passar por tierra, o por n , 
a s." Fé, tomo aora lo hazen. • ^ lQS cout ravandos 

Y aun quedara, peor que que seles conceue, 

de Portugueses, porque 10 castellanas, y por otr. 

se acercan muchissuno mas ‘ escriben sin rezeio 

parte se sabe porlo que 1 demarcación, quieren ir haziendo 

que en toda esa frontera dwu nue otras, que tienen ya 

nuevas poblaciones, que seden la mai av> p ues desde dic.ias 

fundadas en la parte super.or doi - con quanta mayor 

nuevas y más cercanas l 50 ’’ «"ir sus géneros i. Santa Fé, a las 
facilidad, -que aora pueden in . iou del Paraguay, y siendo 

Corrientes, a laViRarrica, P»; selcs Uan de entregar 
dueños délos seis Pueblos délo, buar J conducir sus contra- 
según el Tratado, podran poi el r ^ ^ r¡0 Pava na, que es 

validos basta Buenos Aíre-,. y . toda eUa abrigándose de 
de noventa leguas hasta ’.Y p a rana, podrán internar *us 

coutravandos hasta esta Pío'- «el del rio Paraguay 

aora lo liasen. — Ademas que acertand ^ , as nuevas pobla- 

por la parte inferior azia 3 f * ndarán ,¡ n duda podran penetrar al 
eiones, que sobre dicha c • - , , 0 i )ie n remotas las Missiones 

Perú basta el Potos,, desando a « azo ne el de pocos in- 

de los Chiquitos, pues no tienen oti parte sabemos, 

fieles, y el délos ™^ n ^¡^ de n ^rt«¿uta. y por otra la aver- 
que tiemblan de solo oír e t , a quienes tantos años ha ha 

sien, que tienen 4 los traerlos ñ su amistad, 

hecho guerra, v les sera fau • ‘°' potosl “ y nlu aio mas taed le seia, 
v coligados con ellos pe > • Portuguesas. Y que «. sl ai ' 

h, creciendo dichas poblaciones nut Castilla? Entonces cier- 

guna vez se rompe guerra de P< estos a „tiquissimos de- 
tamente se empeñaran en Ue ‘ portujfuese9 „ 0 neeessitan de tener 
signios contra Potosí, aun 1 , _ d „ todoquar.to pueden por estas 

guerra con Castilla, para ap « • j ldo vasallos todavia del Rey 
partes. + En tiempo de paz. > aun s Guaran í. cautivando 

de España debelaron la ma>or P^ ^ destruyendo las Ciudades de 

mas de tre[s] cientos mil Indios de > • d „ Castellanos. En tpo 

Tere? Viliarriea, y de 1079 ú entrar 

,i l a, ’■ ci ” d,a , de sa,, “ 

o 


18 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


ya cinco milhombres de tomar armas, y están muy fortificados, y 
poco después poblaron cerca del rio Paraguay de la vanda de los 
Chiquitos el Matogrosso. En tiempo de paz el año de .1723 vinieron 
á fundar en el Montevideo la población, que intentaban, y dequelos 
obligó á retirarse el S. r D. n Bruno de Zavala. Y. por el mismo tiempo 
poblaron el Rio grande, que oy tienen muy fortificado, y el Rio de 
San Francisco, y la Isla de S. ta Cathalina todo territorio antiguo de 
la Corona de Castilla. Conque nadie duda, que aún en tiempo de 
paz intentarán qualquiera cosa contra estas Provincias, y contra eL 
Potosí, en viéndose poderosos con las nuevas poblaciones, que inten- 
tan fundar en las fronteras de la nueva línea, porque todo lo atro- 
pellan en virtud de sus imaginarios derechos, en pudiendo lograr la 
su i a, como lo lian hecho hasta aora, reconociendo la debilidad délas 
fuerzas déla Corona de Castilla por estas partes, donde las pobla- 
ciones Castellanas son de muy pocos vezinos, y entre esos hay muchos 
Portugueses, que el descuido délos Gobernadores ha permitido entrar, 
y avecindarse contra lo dispuesto por las Leyes Reales de Indias, y 
muchos délas familias antiguas son descendientes de Portugueses, de 
todos los quales no se puede hazer confianza para la defensa en caso, 
([lie ella fuera necessaria contra Portugueses, por el desordenada 
afecto délos unos á su propina Nación, y délos otros á la sangre 
deella. — 

La fuerza principal de la Corona de Castilla por estas partes son 
los treinta Pueblos déla Nación Guaraní como se reconoce porque 
délas facciones, que las Armas Españolas han obrado por aqui de un 
siglo á esta parte, contra cualesquiera enemigos ó Gentiles ó Chris- 
tianos, para todos los principales instrumentos han sido dichos Gua- 
raníes, que quando de Españoles en los dos desalojamientos déla 
Colonia del Sacramento los años de Ib SO. y 1705. solamente se pu- 
dieron juntar en el primero trecientos, y en el 2.° como setecientos, 
según consta de lo que escribe el IV Xarque y el Autor déla Rela- 
ción impressa en Lima a [ño] 1705, en los lugares citados arriba, délos 
Indios Guaraníes, acudieron armados ela[ño] de 1680, tres mil y 
trecientos, y el año de 1705, q na tro mil. Al 3/ desalojamiento de 
dicha Colonia, que se que se intentó pnr orden del S. r Phelipe Y el 
año de 1737 acudieron otros quatro mil Guaraníes, como consta de la 
Real Cédula arriba citada de 28 de Diziembre de 1793. fol. 15 buelta. 
Para desalojar déla población que el año 1723, intentaron hazer los 
Portugueses en Montevideo, dos mil Guaraníes de nras Miss iones hizc 
bajar el Señor D. n Bruno de Zavala, quando délos Españoles apenas se 
juntaron quinientos hombres. — La 1. a vez que el año de 1725, passo 
dho. S. r D." Bruno de Zavala á pacificar el rebelión de la Prov." 
del Paraguay causado por D. n dosepli de Antequera, no aviendo po- 
dido [llevjar sino 150 soldados del Presidio de Buenos Ayres, y du- 
cientos que hizo alistar en ia Ciudad délas Corrientes, mandó apron- 




m 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


19 


tar seis mil Guaraníes en los treinta Pueblos délas Missiones de la 
Coinp." como se aprontaron. La 2.° vez que se rebeló dha Provincia 
el año de 1731 mandó dielio D. n Bruno, que seis mil Indios Guara- 
níes de dbas. Missiones se armassen á la defensa de sus Pueblos y lo 
estaban en campaña, assi para esse efecto, como para partir al pri- 
mer llamamiento contra los Portugueses, que se oponían á la for- 
tificaciones de Montevideo, ordenadas* por nro Rey, como lo refiere 
en la Apología, Hechos de la verdad que á su Mag. d presentó el P.“ 
Gaspar Rodero, n. 30. (la qual sino se hallare en Lima, en lengua 
Castellana, por ser papel raro, se podrá ver traducida en Francés 
inserta en el tomo XXI. délas Cartas edificante*, pag. 396.) y essos 
mismos seis mil Guaraníes duraron en campaña diez y nueve meses 
seguidos bloqueando la dha. Gobernación del Paraguay por orden del 
S. r Marqués de Castel Fuerte Virrey de estos Rey nos ~ Y por fin 
otros seis mil Guaraníes por orden de dho S. r Virrey fueron con el 
citado D.“ Bruno á pacificar esse 2." rebelión del Paraguay el a’ so 
de 1735. quando apenas se pudieron juntar quatroeientos españoles. 
Y de estos seis mil hombres habla dlm D. n Bruno en la carta, que 
desdela Assumpcion escribió al S. r Phelipe 5 cu 25 de Agosto oe 
1735 : (que se lee impressa en la carta, que el IV Félix Antonio de 
Yillagareia escribió sobre la vida, virtudes, y muerte del P. Jajnie 
de Aguilar Provincial de esta Provd $ XIII) y dize: Passe a, la fron- 
tera de esta Procí “ (del Paraguay) donde se me juntó el número de 
Indios destinados , y se mantuvieron desistidos de todo lo necessario p 
¿k subsistencia- - • sin que desfrutassen nada del Peal Erario de 
V. Mag. d hasta que conseguido el fin de mi jornada en la forma , que 
doi cuenta a V. Mng d se volvieron a sus pueblos , quedando yo en el 
pleno conocimiento que solo su desistencia il puntual obediencia fue 
la causa principal déla fortuna , que conseguí en servicio de Y. Mag d 
reduciendo a esta Prov. a al estado , en que se s.c halla . De suerte que 
es cosa constante, que díios Guaraníes son la principalísima fuerza 
de la Corona de Castilla en estas partes. Y nc solara/* contra los 
enemigos estrados déla Corona, sino también contra los domésticos 
vasallos poco obedientes ó rebeldes son los Guaraníes ios principales 
fuerzas, de que se pueden valer prontamente les Gobernadores para 
liazerse obedecer, y reducirlos al Real servicio, como se ha visto re- 
petidas vezes en la Gobernación del Paraguay, donde por la grande 
distancia délos Tribunales sellan visto repetidos semejantes insultos 
Assi el año 1644 a viendo negado [la] obediencia seculares, y algunos 
eclesiásticos déla Ciudad déla Assumpeion al Gob. r del Paraguay 
D." Gregorio de líinostrosa, yá determinados h matarle no tuvo mas 
medio para assegurar su persona, autoridad y juri[isdi]ccion, que 
llamar á nuestros Guaraníes armados, quienes le defendieron de esta 
conjuración, debiéndoles [la co] nservacion de aquellas Provincias 
como expressa en el informe jurídico, que el mismo año despachó al 


20 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


‘21 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Real Consejo de Indias. El año de 1649. siendo erabiado por el 
S. r Conde de Salvatierra Virrey de estos Rey por Gobernador del 
Paraguay D.° Sebastian de León, se cerraron en no admitirle al Go- 
bierno los los vezinos déla A&sumpeion resueltos á resistirle y ma- 
tarle ; y lo hu vieran conseguido á no haver sacado mil Guaranies 
de nras Missiones, que pelearon en su defensa, haziendo retirar a 
los rebeldes, que salieron á exeeutar esta infame traición, y para pa- 
cificar dha Provincia conficssa el mismo, en t?stimonio juridico que 
debió á dhos Guaranies mil vezes su jurisdicción, y suvida.-.|- Andando 
visitando aquella Provincia el año 1602 el Gob. r D.° Alonso Sar- 
miento con solos veinte hombres se alzó un Pueblo de Indios Chis- 
tianos, y sitio al Gobernador sin bastimentos, niesperanza detenerlos 
con designio de alzar la Provincia contra los españoles: pero sabido 
por los Guaranies de nuestros Guaranies, se armaron prontos, y acu- 
dieron al socorro, libertando al Gobernador con muerte de muchos 
Tebeldes, y fuga délos demás, que dhos tres casos se pueden leer 
impressos en la Apología Hechos déla verdad por el P/ Rodero, 
n. 21, 23, 25 y 26. (que corresponden en el tomo XXI délas cartas 
edificantes ¿i las pag. 365. 367. 369 y 370. Lo que han servido en 
las dos ultimas rebeliones del Paraguay poco ha se dixo. — 

Ni solamente para la defensa contra enemigos, y para el castigo 
délos malos vasallos son los Guaranies la fuerza principal, sino 
también para todo lo demás de la defensa de las Provincias del Pa- 
raguay y Rio de la Plata son la fuerza casi ur.ica, pues como dize 
la Apalogia del P/ Rodero poco ha citada, n. 28. (que en las cartas 
edificantes es pag. 37S) no hay Castillo . Plaza ni Fortificación alcana, 
ya en Buenos Ayr.cs , ya en el Paraguay, ya en Montevideo, a cuias 
construcciones ti la primera « voz de sus Gobernadores no concurran 
hasta oy los trecientos ó quatrocicntos Judíos de estas deducciones, y 
muchas vezes sin paga alguna , ni costa de un viage tan dilatado de 
mas de docientas leguas. Y el S. r D. n Bruno de Zavala en la carta es- 
crita al S. r Phelipe V desde B." Ayres en 2S de Mayo de 1724 y la 
trae impressa el P/ Rodero al fin de su Apología (que es en el tomo 
XXI de las Cartas edificantes pag 411. 412 y 413) dize assi á la letra 
En todas ¡as ocasiones y urgencias que se han ofrecido de pedir el 
auxilio de los Indios Tapes (6 Guaraníes, que ambos nombres tienen) 
délas Doctrinas de los Padres d.e la Cotnp. a de Jesús para fas opera- 
ciones militares , y para las obí'as déla fortificación de este V astillo 
(de Buenos Ayres) he experimentada ¡a mas exacta puntualidad y 
fervoroso telo por el servicio de V. Mag .* enlos Padres Provinciales 
y demás Prelados en la mas breve providencia , y conducción délos 
Indios, á donde se han necessitado , y los que al presente se hallan en 
Montevideo, como doi noticia separada á V . Mag.* están empleadas en 
Uazer la fagina, y transportarla para la fortificación que se cons- 
truye en aquel puesto esmerándose en ello con la mayor dilig. é con 


sol ola subsistencia diaria harto y sin ponderación sino tuviera á los 
Indios , era impossiblc proseguir el trabajo empezado para el resguar 
do. y defensa de Montevideo , ni tampoco el de este: castillo, J.de Bue- 
nos Ayres) quando los soldados, ni Jos demas españoles quieren re- 
ducirse a este genero de fatiga. Y aun los Indios , que andan vaga- 
mundos, délos forasteros, sucede lo proprio; y con unos y con otros 
si hay alguno, que se aplique a ganar el jornal, quatro dias es pun- 
tual en el trabajo, después pretende dinero adelantado , y se huye, si 
recibió algo, ó no sebe dio, pqr imitar á lo edemas, que de ordinario 
lo cxecutan sin el menor escrúpulo, ni miedo, cuia propensión está 
tan arraigada en los genios de su naturaleza flojea y viciada en la 
libertad , que no hay humano discurso, para remediarlo. 

Esto es lo que pasa con los [cspa]ñolcs\ Indios vagamundos , y otras 
;; entes: pero los Tapes délas Doctrinas de la Compañia ele Jesús debo 
decir á V. Mag. d con una verdad ingenua, y sincera, quecs imponderable 
la sugccion, la humildad, y la constancia de perseverar, en iodo lo 
ejuc que ocurre del servicio de V. Mag. ú y en particular en las obras 
de fortificación . enlas que se ahorra el logro de su llcal Hazknda 
según lo que varias vezes ha representado á V. Mag,* — &c. 

Aora pues que de unos Indios que son en estas Provincias la 
principal fuerza déla Corona de España para la guerra contra ene- 
migos Christianos é infieles, para assegurar la obediencia de los sub- 
ditos, o reducirlos a ella si seextravian, y para establecer la defensa 
de dhas Provincias con las fortificaciones necessarias, se desmiembren 
seis Pueblos, y se entreguen á otra Corona, y seis Pueblos tales, que 
son sin duda los mejores de todos los treinta, y que délos 32835. que 
todos 30 contaban á fines del año de 1749. estos seis solos tenían 
23733. es materia sensibilissima, para qualquier vasallo fiel, que de- 
sea, como es razón, la conservación de los Dominios de su Monarca, 
y más viendo se haze essa cesión por el motivo aparente de un true- 
que, de que nada menos se sigue, que lo que se pretende, como se 
mostró arriba. Antes bien esto es enflaquecerse, y debilitarse el Do- 
minio Español para quedar expuesto á los insultos de una Nación, 
que siempre se ha ostentado ansiosa de expeler á los Españoles de 
estas Provincia, y al passo quel Dominio Español se debilita, dicha 
Nación Portuguesa se torta) eze para hazer la sorpresa á su tiempo. — 

Pero ya que se deshiziesse la Corona de España de la fuerza de 
estos Indios, sea esso entregándolos á Portugueses, es cosa que las- 
timará al zelo más tibio, y remisso, quanto mas al délos Jesuítas de 
esta Provincia, que los miran como á hijos en Christo, y que por 
la salvación de sus almas se han desterrado de sus Patrias, han sa- 
lido de sus Provincias, han abandonado la Europa, se han confinado 
á este ultimo rincón de la Monarquía? trabajando, sudando y pade- 
ciendo lo que solo Dios sabe por conservar á estos miserables en 
la Fé. Mas aora avrán de llorar inconsolablemente la perdida de 


22 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


tantas almas, y han do ver frustradas sin remedio sus fatigas, sus 
sudores y sus trabajos. Porquees cosa certissima, que todos los Indios 
e os seis Pueblos antes de caer en manos de Portugueses, se huirán 
de sus Poblaciones á los montes, y selvas, donde faltos decultivo apos- 
talaran déla Fe, y se perderán para siempre sus [almas] perdiendo 
.España tan apreeiables vasallos, y no lográndolos Portugal. — 

Iso son estos temores vanos, sino previsiones certissimas, que 
lastiman desde aora á los que tenemos conocido el genio de estos 
Guaraníes. Es increíble S.' Ex."* la aversión que tienen á los Porta- 
gueses, que les viene heredada de Padres á Hijos, ovendo estos á 
aquellos las crueldades inhumanas, que los Portuguesas exeeutaron 
en su Nación. Ellas son tales que no se hizieran fácilmente creíbles 

b ? r Q ' In! 0 m T a ,- de Portl, = uesM > sino las refiriera muv por 
menor el S. Phcl.pe IV en la Cédula de 7 hojas en 4." que trae 

vroñtm “n C . tM d Xarque en la vicla del P -' Antonio Ruiz de 
Hontoja lili. 4 cap. 14. desdela pag. 490. hasta la 514. que es fecha 

cu Madrid a 16 de Septiembre de 1639 quando todavia estaba unida 

bklo r0 t?dn n ,g ;V\ la de CaStÍUa ’ >• Su Magestad aver 

. abido todo aquel lastimoso contenido por diferentes vías, v rela- 
ciones que se le embiaron jurídicas desde estas Prov.“ por ios Go- 

á e mel 0r i“- y ? ] r P °V P ° r Var¡0S Mi "istvos diosos del Brasil. So- 
amento lcienuola se dexara de estrañar la impression, que aquellas 

o anl 1 t Umana % harán D en , l0S ?, UaranieS ’ «1 fin son barbaros, 
?. . 0 ^ as °-' en a sus Padres. Con este horror se crian á aquella 
Nación, que no es mayor el que tienen los Españoles á los Moros que 
'..T,® n ? nen a los , Portugueses los Guaraníes desde niños, por lo 

% !JnL JUeg ? S 'i ar , d f de aCllteUa L ' edad entre si - romo también 
SBC n T* e } ltTe } os adultos > son Siempre de Guaraníes v Pfortlu<ni“- 

’-nelen ! dan i d °vr St ° S Ve “ C . ld ? s '. m ° d ° fi " e los delos n¡1 ' 10s de España 
tra Narion á í^vn í Cln ' lstlanos ’ P or aversión, v horror de nues- 
deeieron nrn 5Iahometa “o.s en fuerza déla memoria délo que pa- 

barbara! y “ dUríSSÍm ° Cautiveri °- Dominación 

t!1 . Pues '•' Íend °f e , aora entr egados por orden de su Rey A sus mor- 

no h,rT 0S - ” 8 Sente f|Ue Mas aversión tienen, que impression 
aia esto en corazones de Indios al fin barbaros? Qual si Su Ma«' J 

Fnrm3 0SSlb e “r ndara entre 2 ar Pueblos de Españoles á los Moros. 
S a m 7 " lw,, 5° concepto de la palabra Real, que les tiene 

ñor lo r v, e I ¡ ,B \ f * Ue 85 es b> zo sa ’oer con tanta solemnidad 
por los Gobernadores, de que los tendría siempre presentes para 
ninar por su consuelo, alivio y conservación’ Daránse por encañados' 
leudo que en vez de mirar por su consuelo, se les entrega' en ma- 

enemig0S: en , vez de rairar P»r SU alivio seles 
I one en poder delos que siempre han tirado á oprimirlos: v en vez 
mirar por su conservación se les abandona a los que consumieron 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


23 


con inauditas crueldades á mas de trecientos mil de su Nación, y 
que sellan empeñado por exterminarla toda ella del mundo, si les 
liuviera sido possible. Darán por perdidos todos los gloriosos traba- 
jos, que con rarissima fidelidad han padecido en servicio de la Co- 
rona de España, exponiendo alegres sus vidas, y perdiéndolas mu- 
chas vezes por defender sus Dominios + Resucitará la fatal, per- 
suasión, que felizmente se hallaba mucho ha extinguida entre ellos, 
y que á los principios fue remora poderosa para la conversión á la 
Fe Christiana en sus Mayores, porque por treinta años se ret rabian 
los Guaraníes antiguos de agregarse en Reducciones para ser ense- 
ñados la ley de Christo por los Jesuítas, por la sospecha que reyuaba 
entre ellos, y á que daba cuerpo el enemigo del genero humano, de 
que los Jesuítas los juntaban en Reducciones, para entregarlos á sus 
capitales enemigos los Portugueses Mamelucos, ni depusieron este 
error, hasta que vieron que dlios Portugueses mataron de un area- 
bueazo, porque los defendía, de que no los llevassen cautivos, al 
Superior actual de todas estas ^üssiones, que fue el P/ Diego de 
Alfaro, hijo del S. r D.° Francisco de Alfaro Oydor de las Reales Au- 
diencias de [...], Chuquisaea, y Lima, y Consejero en Madrid 
<leel Real de Hazienda. Entonces se desengañaron todos, y se dexa ron 
persuadir á reducirse, como lo escribe todo el P.* Nicolás del Techo 
en la Historia Latina de esta Prov.* lib. 12 cap. 31. pag. 338. por 
estas palabras: Coeterum multum contulit eius mors ad d duendas 
quorundam Xeophyioruz suspiciones, in id adhuc int-entomm , vt 
existimarent se ad oppida eo fine cogí, vt Mamelucis tradenentur. 
Esta sospecha vá desvanecida totalmente entre los Guaraníes tomará 
muevo cuerpo al ser efectuada esta entrega, que sus mayores rezelaron, 
y no será mucho, que cueste la vida á los Missio ñeros Jesuítas, que 
se la liuvieren de intimar: pero yá que este inconveniente se pueda 
precaver, el que será inevitable es el déla dispersión delos Guaraníes 
•de dhos seis Pueblos, el de su fuga á I 09 montes y selvas á juntarse 
con otros infieles deellas, el de su apostnsia de la Fe, y perdición 
eterna de sus almas originado todo sin duda deel horror, y aversión 
á los Portugueses. — 

Y si aquí pararan los males, con ser tan grandes, y dignos de 
que no los permitan nuestros Reyes Catholicos á quienes con tanta 
fidelidad han servido estos Indios, que desde su conversión jamás han 
dado el mas leve indicio en ciento y treinta años de faltar á ella, 
todavia fuera menor el dolor; pero este crece incomparablemente 
mas considerando, que no solamente se pierden temporal y espiritual- 
mente estos seis Pueblos, sino también se pierden de la misma ma- 
nera los otros veinte y quatro Pueblos restantes, y otros dos que se 
empiezan aora á fundar entre Gentiles de la misma Nación Guaraní, 
y esperanza de fundar mas entre otros adiacentes. Porque es innega- 
ble, que lo mismo será ver entregar los dichos seis Pueblos á los 


24 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Portugueses, que entrar en los demás Pueblos expressados la turba- 
ción, la inquietud, la desconfianza délos ^Misioneros, mirándolos como 
instrumentos para ser entregados á los enemigos que más aborrecen 
y obrando en su corta capacidad estos efectos será milagro sino ma- 
tan á los Misioneros, y si esto no hacen á 3o menos es cosa certissima, j 

que la mayor parte, 6 todos ellos se retirarán fugitivos á las mon- 
tañas, y bosques dilatadísimos, que por todas partes los cercan á 
juntarse eonlos infieles, para assegurar entre ellos su libertad, que 
miran amenazada de ser entregada á sus más sangrientos enemigos, 
sin que los Misioneros Jesuítas, ó quienes hasta aquí han amado como 
Padres amorosos, y venerado como á sus maestros, sean poderosos a 
disuadirles este error, porque es sin duda que entendimientos cortos, 
úñales son los de todo Indio, más crédito dan á lo que les entra por 
Ja vista, que á lo que perciben por el oido, y no avia razón, que les 
pueda persuadir, que, loque oy se exeeuta con seis de sus Pueblos, 
no se exeeutará mañana con el resto deellos, Y para precaver este 
riesgo, sino exeeutan algún alzamiento, contra el qual no hay fuer- 
zas en estas Provincias, por lo menos se huirán a los bosques de los 
infieles, y se aunaran con ellos. Y aunque los Misioneros quieran 
remediar ésta fuga con el seguro de la Peal palabra, como lo luzieron 
antíguam.** de que no serian encomendados a los españoles, que era 
lo que sobremanera los arredraba de entrar en el gremio de la Iglesia, 
y hazerse Christíanos, a ora no tendrá el crédito, que debe y que 
hasta aquí ha tenido entre ésta gente, porque dirán, que después de 
prometerles nro. gran Monarca, tenerles presente, para todo lo que 
mira a su consuelo, alivio y conservación, no les lia cumplido esta 
palabra a los seis Pueblos de sus Paysanos, pues los entrega en las 
manos de enemigos, que mas han solicitado siempre su destrucción 
y exterminio, sin aver ellos faltado al Real servicio, sino antes bien 
continuado constantes la fidelidad, y servicios, que les merecieron 
aquella Real gratificación. Con que en un punto harto fatal se verá 
deshecha la mas florida Christiandad, que tienen todos los Dominios, • 

de su M.ag. d en la América, destruidos o desiertos sus Pueblos, per- 
diendo Dios, noventa y dos mil alma*, y el Rey Nro. Señor otros 

tantos mil vasallos fidelísimos, y útilísimos. , 

No es esto presagio causado del temor vano, sino fundado en 
motivos certísimos, y comprobado con la experiencia uelo que ha 
passado en otras Naciones de estas Provincias, y baste por todos el 
que tenemos más próximo, y cuias resultas lastimosas tanto 3as han 
afligido por setenta años, eontanta inundación de sangre Xptiana. 1 

El caso es délos Moeobies. quienes, según refiere el IV Rodero en la 
Apología tantas vezes citada n. 30. (que corresponde en el toma 
XXI. de las cartas edificantes á la pag. 301 v 394) aviendo sugetado 
su feroz barbaridad al yugo de la Fé, y al vasal 1 age de nros. Reyes 
debajo déla palabra, que los Misioneros Jesuítas les dieron deque- 


A 

iv. 

EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 25 

no serian encomendados, luego que se les faltó a la palabra, porque* 
el Gobernador del Tucuman los encomendó á particulares, se alzaron 
con tan enconado enojo contralos Españoles, que en setenta años no 
eessaron de derramar sangre españoles de todas estas tres Gober- 
naciones teniendo a todas sus Ciudades de la frontera del Chaco en 
continuo sobresalto, y executando en ellas, y en todos los caminos 
innumerables muertes, continuos robos, y cautiverios, sin aver sido 
poderosas las armas españolas a su gotarios hasta que al cabo de 
setenta años los lian convertido los Jesuítas á la Fé. 

Esta es una nación corta, que no tendrá dos mil almas, y del 
mismo número peco mas es la délos Mipones, que según refiere allí 
el mismo Author se alzó por semejante causa. Y sí ambas en tan ccrto 
número han sido tan poderosas contra todas las‘ ciudades españolas, 
que fuerzas podrán resistir á noventa y dos mil Guaraníes, si se 
alzan, como es de temer por todo lo dicho? No tiene fuerzas en todo 
esto la Corona de España, para hazer resít.“ a tantos enemigos, ni 
aun a la mitad de ellos. Pocas tropillas de otros bárbaros han cau- 
sado innumerables estragos, de que se horroriza la memoria, y han 
tenido a punto de despoblar varias de estas Ciudades. Pues toda la 
Nación Guaraní alzada, y alzada con un motivo asu parezer tan 
.insto como el de no caer en manos de sus mas crueles enemigos, y 
por no averseles guardado la palabra Real, que no exeeutará. Y mu- 
cho más siéndole fácil coligarse con otros infieles comarcanos, y muy 
especialmente con las tres Naciones de Bayas, Lenguas, y Guayeurus, 
enemigos implacables del Español, y que hostilizan de continuó la 
Ciudad déla Ass-impcion Capital del Paraguay, euia Gobernación 
assoíarán sin duda, pues pocos Moeobies que acuden por aquellas 
fronteras han podido en solos en doze ó treze años despoblar [...] 
de cincuenta leguas; que no hará fuerza tan poderosa como la de los 
Guaraníes, y mucho mas si se coliga con las tres Naciones nombradas. 

Pero aunque hizieramos la alegre suposición, deque los Guara- 
níes no se alterassen con la novedad de ésta entrega, y se quíiessen 
conservar en sus Pueblos (lo qual es impossible de concebir visto su 
horror a los Portugueses) no obstante no se conservarían, sino que se 
consumirían muy presto, por falta de medios p." subsistir, porque 
su principal mantenimiento son las vacas; las quales están en dos 
vaquerías establecidas enlas tierras que aora se avrán de ceder a 
Portugueses, sí se efectúa d Tratado. A fundar estas vaquerías p.' 
manutención de las Misiones obligó la necesidad : porque aviendose 
aora cien años con vacas que introdnxeron los Pueblos de estas Mi- 
siones alas dilatadísimas campañas, que corren desde la costa del 
Rio del plata hasta mas allá déla Isla de S.“ Cathalina, por donde 
se propagaron en tanta copia, que se contaban muchos millones de 
cabeza de ganado vacuno, del qual entraban cada año los Guaraníes 
de estos treinta Pueblos como en vaquería propia a sacar con mucho 



26 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

orden las neeessarias al gasto annual; y assi se conservó con mucho 
aumento, hasta que el año de 1714 la codicia de los Castellanos por 
una parte, y cielos Portugueses por otra, sin reparar en el derecho 
de propiedad délos Guaraníes, entraron por la parte que mira al 
Brasil, y por la del Rio de la Plata, a sacar tropas de muchos mi- 
llares p.“ llevar al Perú y á Chile unas, y al Brasil otras, y á hazer 
corambre, que vender a los navios de Europa todo con tal desorden, 
que en catorze o quinze años se miró casi acabada aquella multitud 
prodigiosa, que parecía inagotable, -f- Por tanto la providencia de 
los Jesuítas Misioneros se vió obligada, a poblar otras dos vaquerías 
en tierras pertenecientes á los Pueblos que se han de entregar á 
Portugal, por tener campiñas propias por sus fértiles pastos y agua- 
das para el multiplico; y deestas vaquerías, se socorría do veinte 
anos a esta parte p. a la manutención de todos los pueblos. Conque 
aviendo de quedar dichas vaquerías en poder de Portugueses, por 
ced orles estas tierras el nuevo Tratado, faltándoles a los veinte y 
cuatro Pueblos, que quedan en la Corona de Castilla, esta provisión, 
sera por esta parte indefectible su ruina. Y no es esto vana imagi- 
nación, sino futuro cierto, que se pronostica con el fundamento de la 
experiencia, y es esta. + Por los años de 1733, llegaron estos treinta 
Pueblos á contar 140 (||) Indios; pero como escaseassen por varias con- 
tingencias las vacas para su manutención por cinco años, se llegaron 
a disminuir de modo los Indios, que el año de 1739 no se contaban 
ya inas que setenta y tres mil setecientos, y ochenta y dos porque 
de la hambre se originó epidemia, que consumió mucha parte, y otros 
se huyeron a los bosques a buscar frutas silvestres y murieron mise- 
rablemente. Pues si les faltan del todo dichas dos vaquerías, que se 
entregan á Portugueses, que se deberá presumir? Que la deserción por 
una parte, el hambre por otra los reducirá á estado miserrabilissimo, 
y aún los consumirá del todo ; porque aora no será factible el reparo, 
que el año de 739, y en adelante se practico que fue comprar tropas' 
de vacas álos Españoles, y reforzar con esse ganado las vaquerías 
dichas, para socorrer con el multiplicó álos Pueblos ; pero aora lo uno no 
hay vaquería que reforzar, y lo otro no tienen los Españoles vacas 
que vender, porque se ha disminuido mucho este ganado. Conque de 
una manera o de otra los Pueblos de los Guaraníes se acabarán o sea 
por alzamiento, o sea por fuga a los montes horrorizados deitemor de 
caer en manos de Portugueses, o sea finalm." por caer en manos de 
la hambre. +Y de qualquiera manera que suceda su fin, y exterminio 
es certissimo, que consumidos ó desiertos los Pueblos ele los vale- 
rosos, y fidelísimos Guaraníes, queda débilísimo en las dos Provin- 
cias, del Paraguay y Rio de la Plata, el poder y fuerza déla Corona 
de Castilla. Efectuado el tratado el poder délos Portugueses se re- 
fuerza y aumenta mucho, sus designios de apoderarse de estas Pro- 
vincias, no han cessado, como novísimamente lo comprueba el sucesso 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


27 


acaecido el año de 1737. Porque teniendo Castellanos y Guaraníes 
sitiada dicho año la Colonia de los Portugueses por orden del S/ 
Phelipe Quinto, salió de dicho sitio un destacamento Castellano a 
oponerse a una partida de Portugueses, e Indios Tupies, que venían 
por tierra desde la Ciudad de San Pablo del Brasil a introducir 
socorro en dha Colonia, y siendo derrotados dha partida por los 
Castellanos, hallaron estos en un Portugués délos prisioneros la ins- 
trucción que traía, paraque recibiéndose por Gobernador de la Ciu- 
dad de S." Pablo, despacliasse algunas vanderas de gente azia la Vi- 
Uarrica, donde les auxiliarían N. y N. y se podrían apoderar déla 
Assumpción, y después combatir las Misiones délos Guaraníes, hasta 
hazerse dueños deellas. Y poco después se reconoció también por la 
parte de nuestras Misiones gente Portuguesa que buscaba por donde 
internarse en el País, cosa que avia muchos años no se atrevían á 
exeeutar, y venían con la intención que indica el que la dicha gente 
mató a las Espías Guaraníes, que avian ido a explorar aquellos pa- 
rages, como han acostumbrado siempre para assegurar sus treinta 
Pueblos contra las invasiones improvisas délos Portugueses. 

Pues estos designios contra Castilla siempre vivos, siempre ar- 
dientes, como comprueban tan recientes sueessos, que no obrarán, si 
falta por qualquiera délos modos dichos la fuerza délos Guaraníes, 
que es la principal que hasta aquí podía contenerlos? Y que será si 
a esto se llega alguna solevación déla Prov.* déla Gobernación dei 
Paraguay? Este no es caso metaphysieo, sino que ha sucedido mu- 
chas veces, aun solam. 1 * de un siglo a esta parte (sin hazer mención 
dolos mas antiguos) pues a D.° Gregorio de Hinostrosa le quisieron 
matar; al Gobernador D.“ Sebastian de León el año de 1649, no !e 
quisieron recibir por tal, y le salieron armados a hazer oposición: 
veinte y siete años después prendieron y echaron con grillos al Go- 
bernador actual D. n Phelipe Rege Córvala n, euia inocencia declaró la 
Real Aud. a déla Plata, y le repuso en el Gobierno, en cuia ocasión 
el Sr. Conde de Castellar escribió al Cabildo de la Assumpción una 
carta fecha en Lima a 30 de Enero de 1678, en que aludiendo a los 
dichos casos, y a otros mas antiguos, le dize entre otras cosas: ,Y o 
puedo dexar d*e deciros , ha sido mucha piedad la que se ha usado con 
vosotros siendo tan malsonantes (los excessos cometidos) y estando 
tan acostumbrados á repetirlos , con Obispos y Gobernadores , a cuín 
causa merecíais la demostración que me ha dicho os insinúa el 8/ Prf- 
mdente (déla R.‘ And." déla Plata) de embiaros a llamar, creyendo 
no sereis buenos hasta que con efecto experimentéis el castigo , que 
corresponde a vuestro obrar . + Y tan lejos estuvieron de enmendarse, 
que desde aquel ano de 1678, repitieron los mismos excessos, pren- 
diendo a los Gobernadores D. n Sebastian Félix de Mendiola, D. n An- 
tonio de Escobar, D. n Diego délos Reyes, y no queriendo admitir al 
Gobierno á D.“ Baltasar García Ros. ni á D." Ignacio Soroeta. v 


28 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


mntanclo al Gob.' D.” Agustín Manuel de Ru.vloba Calderón el año 
, i ’,-.,.} , en fln dos rebeliones inmediatos uno, a otro, el uno 
desde '--hasta li_o, y el de los Comuneros desde 1732 hasta 1735, 
y en este llegaron a dezir publieam." los comuneros rebeldes querían 
o " C vl r „ Domi »'o passandnse á los Portugueses, y por no recibir al 
Y U ' toruno de /avala intentaron llamar por auxiliares alo» Por- 
tugueses del Cuyaha. Y aun más cerca del año de 1740. tenían va 
algunos vez i nos cíela Assumpemn fraguada otra solevación de aqueila 
j™' ‘ . <l '"“ se huviera logrado á no ser avisado á tpo el Gob.' D.“ 
l.atael déla Moneda, que previniendo á los Autliores. v haziendolos 
ahorcar averiguado el delito, atajó esta perniciosa idea. 

Aora pues siendo tan freqnentes estos insultos en aquella Gober- 
nación. con que fuerza se remediarán, faltando la délos Guaraníes? 

, ,ml< f|l "‘ aora |, « Portugueses estaban remotos dncientas v mas 
leguas, V con todo ess,, miraban azia allá los rebeldes comuneros, para 
mantenerse en la rebelión, y aun se cree tenían sus secretas inte- 
igcnuas; pues estando dichos Portugueses cerca según la nueva línea 
y estando mucho más poderoso, y estando por lo dicho sin el f-eno 
c.cl temor délos Guaraníes, que no intentarán los que como otras tan- 
tas vezes s e solevaran: Y que no harán a esse fin ios Portugueses? 

-• ues ni porque yeco entan buena intelg.* y unión ambas Coronas, 
mi por esso dexa rail de cooperar quanto pudieren a la pérdida de nra’ 
corona, pues en tpo de paz de ambas Coronas han hecho las usur- 
paciones. que arriba solían dicho, y han intentado otras que no logia- 
ro.u. \ acercándose como se acercan, los cilios. Portugueses a la costa 
' 1,0 1 y creciendo su poder eou las nuevas poblaciones 

que por allí tienen ideadas, les queda franco el passo al Perú, v a 
totoM. cotilo hemos dicho, y conseguirán aora con mavor poder' lo 
que siempre han intentado, y a que han llevado la mira en c’tas 
negociaciones. * 

Todo esto S.' Exc.”'" nos mueve, y estimula á ley de fieles va- 
V °p . * pilstor , eíi ze,osos de cste numeroso rebaño, a recurrir a 
«• ,“ M ': / ® n " ‘; e ”'": vo ,lns motivo superior la reciente con- 
aozi el S. Phelipc 5 . que de Dios goze, ipúe,, en la Cédula poco 

.‘racia at a í e 1 2s , tle P ,z ; c, ?' >re tle 1T4:i - que se digna de dar las 
oor 4% l d ° S ° S 1 "! ,i,dos - y ^ lioneros Jesuitas de esta Prov.* 

I »r u Zelo, con cpic se lian portado siempre en educar, y mantener •> 

h'Jni e l ( t Santo lémur de Dios con la debida sumission a mi 

iidlnrcf^r 10 ’ S<? S ' r , Ve - 81 mÍSm ° tiemp0 cle mandarnos: que de quanto 
rcsü, ,,/■ Ua l'° me <hlS l,,nü "" 1 P«r« tomar las procidencias co- 

lnU ± nte í : <|Ue S0 " laS ú,tmms 1¡ teralcs clausulas de tilia. Real Cé- 
neúi • ° S | tl ‘ Kcal encar ? p . > T mandamiento de su MasT." faltáramos fea- 
idelidm'r i e< lenteS; S¡ en la ot " :lsi< ' ,n presente (demás de faltar á la 
ron tos a * v ' asados ’ >' ze '° de Missioneros) sí no ocurriéramos 
. Exc. pa raque movido d? esta representación aquí ex- 




EJECLTClÓN DEL TRATADO DE 1750 


29 


pressada se sirva, de tomar la providencia interina, que solamente 
puede prevenir reparo á tamaños daños, mandando, que en caso, que 
vengan los Reales Despachos para efectuar el trueque de la Colonia 
del Sacramento, y la entrega de los seis Pueblos, y lo demás con- 
tenido en el tratado entreambas Coronas, se suspenda su execución, 
hasta que mejor informado el Rey nuestro Señor pueda tomar la 
resolución mas conveniente a la conservación de sus Reales Domi- 
nios entodas estas Provincias, y á precaver los peligros ¡inminentes, 
alos otros contiguos á ellas en el Cerro de Potosí, y otros del Perú, 
aque por estas trazas se ponen ocultamente assechanzas, para privar 
de joya tan preciosa á la Corona de Castilla, ~j- Y no dudando nos- 
otros. que razones tan ciertas, y eficaces, como las representadas eu 
éste escrito moverán el fidelíssimo animo de V. Exc.’ á tomar La 
providencia interina, que ya expresada, le suplicamos juntamente, 
que, se sirva de despachar esta representación en la 1.‘ ocasión a 
manos desu Mag. 1 á las (piales la encaminaremos también por La vía 
de Buenos Ay res en navio, (pie está próximo á hazerse a la vela, para- 
que quanto antes pueda su Mag.' 1 , tomar la resolución más conve- 
niente á su Real servicio, y conservación de mis Dominios, y vasallos. 
X.“ S. r g. J ' la importa n tíssima Persona de Y. Exc. 1 como todos estos 
Rey nos neee.ssitan p.‘‘ la conservación, y aumento de los Reales Do- 
minios. Córdoba del Tueiimán y Marzo 12 de 17ól. 

Exc."* Señor 

P». B, L. M. de V. Ex<;. 3 
sus mas afectos serv/"' y Capellanes 

-f- Y para oponerse a todos estos designios no tiene por aqiti la 
Corona de España, fuerzas suficientes una vez que falten los Pue- 
blos délos Guaraníes, de quienes dize el $/ Phelipe Y. en Cédula bien 
moderna fecha en Bueu Retiro á 28 de Diz." de 17-to. que con hecho. i 
verídicos se justifica, que ess os Pueblos tienen el mayor reconoci- 
miento ámi Dominio y vasallage como se califica de los infor- 
mes quelos Reverendos Obispos han hecho de resulta de sus visitas , 
y los Go ver na dores lo han manifestado . habiendo presente la ciega 
obediencia con que están a mis ordenes essos vasallos para la defensa 
de la tierra u otra qualq f em prensa apromptando con solo el aviso 
del Gobernador el número de Indios armados, que se necessitan para 
acudir á donde la urgencia lo pide . 

( Ejecución del Tratado de Limites de 1 7.50, etc. — Borrador manuscrito del 
Padre Pedro Lozano, en hojas de formato irregular entre 157 X 210 mm. »/ 
161 X 344 jnm., algunas de ellas utilizadas como cubiertas de otras cartas , letra 
vertical, interlínea 3 o 4 mm. f conservación rcynlar; lo indicado entre [] está 
destruido en el original). 


30 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


N. 3 [Borrador de carta del p Pedro i 

representación pee anteve, * 

[Córdoba del Tueumán, Mario 13 de 1751] 

E«."* Señor. 

I** *. Colonia 

(le Castilla v Portugal ñor «] ? la * ado entre las dos Coronas 

del Saeram> Jr \T ^ &la )a Colonia, 

prehendidos desde el Rio Grande nnr '*! ^. orU, ® aI los Pa J'ses com- 
el Jlatogrosso,- población portú<rne-i P ni "’ ea C|Ue < ' orriess >- hasta 
Parguay. Ca,™ por éstos iS^t^f T* Occidental del Rio 
gentes este ajuste, porque se eonoein i‘ f‘ “V 1311 ?!. 1 . f n,rc los 
g 11 eses, de quienes por sujetos bien nra ,r f° e artlt . Icl ° deIos Portu- 
Lisboa, el año de 1748, que teui in^ier o ° S r aa, ? rizadofi se supo en 
«rotamente este Tratado én Madrid lo ? Rell S«wa negociando sé- 
cente de que dho Tratado no ■ i .. . | ue * s prueba harto convin- 
-v oefultando] los depravados * de . ,,tlhdad á la Corona de España, 
deslumbraron la sinceridad eastenfi'a^on T!-''™" COn este Tratad,J 
tregar la Colonia. — co 1 especioso pretexto de en- 
árcanos ^"-«««.^o estamos mas 

pretensiones, y que del modo mu . i b designios, y fines de sus 

nos la dieran, pues quedan en 'ni \ C a f a . Colonia es como si no 

Colonia se están actualmente si^uLdo ' * los .‘"convenientes que déla 
y s « signen otros granel i.ssimos^ acere» ’ dl ‘ da son ® rav 'ssimos, 
n¡os del Rey N*'« Señor que ñor /r? ® ” w =. uridad d e los Domi- 

ellos. En esta suposidlm e TpV ^ duda da 
Provincia sus consultores ordln -rió .* ,■ P, ' 0Vlnclal d e esta 

que deberíamos hazer en tales eirenii’ t‘ e * tra °™ llnar, °s, y preguntó, 
y por unánime parecer de t«l*T o'® ? ley (le l,uenos vasallos 
debíamos informar de todo i V eIc" ^" S " lt0rea se incluyó, que 
prevenir tamaños males ordenando »í r , |Ulen uulcam - P«ede 

los Comisarios, que vinieren de t^ G °l )e ™ aáor d * Bs ' A >™, ó á 
Ja execueion hasta representar á su Ma-^I^mnp 0 Se "° r suspendan 
tenido presentes, ciertamente nn )u * °* ° S motlvos » c l ue S1 tuviera 
une á este fin se hSSTÍ v consemido tal tratado, y 

todos los motivos qu e exigen ésa nrm-M* 1 r . epr . esentacion exponiendo 
dha execueion. Pero porque haét» B t denela interina de suspender 
dumbre fuesse cierto dicho Tratado n once 1 s no sabíamos con certi- 
mente por mano de Portulne«s , ’ PUeS la n ° ,icia ,,os venia sola- 
minó juntamente en la consulta 6 Memprc sospechosa, se deter- 
avisar á V. Exe * asta T . • qUe 56 mspendi ^e la dilig.* de 

de ti- cada día eíperahl^ ^ ™ 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


81 



Tardaron hasta enero, que arrivó al Puerto de Montevideo el 
navio la Amable María, salido de Cádiz, con registro para esse Puerto 
del Callao, y por Febrero llegó también el Registro la Concepción, 
que viene de Cádiz a Buenos A y res, y por ambos viene confirmada 
la noticia del dicho Tratado con la expression de a verse de entregar 
á Portugueses seis Pueblos de Indios Guaraníes délas Missiones de la 
Compañía de Jesús de esta Provincia: conque ha llegado el caso de 
dar el aviso á V. Exc." lo qual no puede executar el P." Provincial, 
como tenía determinado porque se halla actualmente visitando las 
Missiones dichas, que distan de esta ciudad trecientas leguas : por 
tanto han juzgado los P.'** Consultores de Provincia, que a viendo que- 
dado yo señalado por Yice Provincial de estas partes debo executar 
la resolución tomada antes, despachando a V. Exc." el escrito, ó re- 
presentación, en que se exponen por menor las razones, que motivan 
la suspensión, firmándole conmigo, los Consultores que residen en 
este Colegio. Assi lo hago, cumpliendo con mi obligación, para que 
V. Exc." le considere con su superior eomprehension, asegurando con 
la mas sincera ingenuidad a V. Exc." que nada de quanto se expressa 
de los riesgos manifiestos á que quedan expuestas estas Prov.” y la 
entrada á Potosí es exageración, como tampoco el peligro de deslía- 
zerse las Misiones, sino expresiones hechas con la sinceridad, que 
debemos a quien en estos Rey nos ocupa el lugar de Su Mag. 4 i quien 
también deseamos que pasxe este. X.° S. r de á Y. Exc." toda la luz 
nessesaria para el acierto en este negocio de suma importan [cia] para 
la conservación délos Dominios de Su Mag.** y felicite su vida por 
m.* a." para el bien de estos Revnos, como suplico á la Divina. — 
Córdoba del Tueumán y Marzo 13 de 1751. — 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, de. — Borrador manuscrito del 
Padre Pedro Lozano. 1 foja, formato de la hoja 153 X 213 m m., letra vertical . 
interlinea 2 a 3 mm. t conservación rea alar; lo indica de entre [] está destruido 
en el original). 


N.° 4 [Borrador de carta del P. Pedro Lozano al P. Baltasar de Moneada, 
en la que se reproducen argumentos contra el Tratado] 

[Córdoba del Tueumán, Marzo 14 de 1751] 

[Anotación de la época en una hoja que precede al documento]. 


Carta p." el P/ Moneada Prov. 1 de Lima, en que se le da razón 
délos Inconv."" que resultan ala Corona de España, si los siete Pueblos 
ciclas Mission." Guarinys seentvegan ala Corona Lusitana, compuesta 



32 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Marzo 14 de 1751. 

(Documento importantísimo de puño y letra- del 1 > Pedro lo 
¡ano). [Anotación de D. Pedro de Angel»]. ' /wft ® Lo ' 

-Mi IV Pr;>v.' Balthasar de Moneada 

la 0 bedTenX’deV r Rl art0 - C ' rÍt¡C f "* ° frece !a wasio » deponerme á 
a obediencia de\ . R. a quien solo conozco por la fama desús talentos 

. A 0aWes oc,, paeiones. conque acredita k nra Compañía en todo 

m'lo ., W „r'rV*R. ti 

mas gustosamente rendido á quanto se sirviere ordenarme- 

este £«rrv w rzz& rz s ,a rr; dc haze - 

carta nara el S ' v;-,I , , ' K ' P el conten,d o de esta mí 

sido foraoso di*., S* « 

coon del Paraguay, mees indispensable correr o Sí <£ " 

K1 negoc.o corno V. R. reconocerá es de sumo pe™, v * “ 

la neZ l ih v- |,0r mas . de <-' lento 7 quarenta años; porque 

o“ íLr£“ "~r “ reís 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 33 

’bres. Como pues no nos ha de tener atravesados los corazones la per- 
dida de tantos millares de almas, que eertíssimamente se perderán, 
porque es indubitable quanto acerca de esto dezimos en el papel, y 
aun nos quedamos cortos. Y que se seguirá contra Potosí, y el Perú, 
lo que dezimos, es cosa sin duda; como que en el Ínterin que ellos 
maduran la invasión contra Potosí y estas partes, introducirán desde- 
sns poblaciones que se les ceden en el Uruguay quantos contravan- 
dos quisieren por el dicho Uruguay o en Bs. Ayres, ú en la ciudad 
de las Corrientes, ó Cordova, en ia de Santa Fé, 6 por la costa de 
90 leguas desde Bs. Ayres á Sta. Fé los internarán á esta Prov. a del 
Tucumán. Y es manifiesta la razón: porque aun siendo dichos 6 Pue- 
blos de Guaraníes de la Corona de Castilla y no teniendo un palmo 
de tierra los Portugueses en el Uruguay se atrevían por aquella parte 
del río Uruguay á introducirlos contravandos á estas Prov. a# trayen- 
dolos desu ciudad del Rio Grande, porlo qual se vio forzado el Go- 
bernador Dn. Miguel de Salcedo á despachar mandamientos á los 
Corregidores Indios de dichos seis Pueblos, y á los otros del Uruguay, 
que saliesen con indios á correr la tierra, como lo hizieron con la 
puntualidad que acostumbran, y apressaron algunos contravandos, y 
contravandistas, que tuvieron pressos en la cárcel de uno de dhos 
Pueblos, y los llevaron y entregaron á dho Gobernador Salcedo en Bs. 
Ayres, como lo testifica todo el P/ Rafael Cavallero. que entonces 
era Superior de todos los treinta Pueblos de Guaraníes, y por no 
aver sabido yo antes este caso, no se alegó por prueba en el papel del 
S. r Virrey: y cessaron los contravandos por aquella vía, viendo la vi- 
gilancia de dichos Guaraníes. Pues si esto hazian entonces los Por- 
tugueses, que no harán en viéndose Señores de seis Pueblos enel Uru- 
guay? Introducirán quanto quisieren por las partes dichas, sin el 
menor embarazo, y otro tanto harán por Montevideo, como se expressa 
en el papel. Y al cabo al cabo de alguno se apoderarán de todo esto, 
y vendremos á quedar vasallos del Rey de Portugal, y lo quedará 
Potosí. — 

Si aora no nos da crédito el S. r Virrey, y no le [mué] ven los 
clamores, que nos estimula á dar nra fidelidad, y zelo del Real ser- 
vicio, y de la salvación de tantas al [mas,] sucederá sin remedio lo 
que quando se perdió Portugal. Conocio y supo el P. e Antonio Ruiz 
de Montoya, que [los portugueses trataban de reb[elar]se, y lle- 
gando á Madrid por la via del Rio Janeyro y Lisboa, en cuyas partes 
¡se les traslucieron estos pérfidos intentos del alzamiento, y llegado á 
tener audiencia del S. r Phelipe IV. (Según se lee en la vida de dho 
V. a p/ Montoj r a lib. 4. cap. 13. pag. 498.) le dixo sin rodeos: Señor , 
suplico humildemente o V. Mag* sea servido d-e abrir con tiempo los 
ojos, porque los Portugueses intentan quitarle una délas piezas desu 
Real Corona. Y fue tanta verdad el caso, que el mismo V. e P. # Ruiz 
■de Montoya en un memorial impreso presentado al mismo S. r Phelipe 

3 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


34 

«L d k dl°o Hn PUe - del 8 ! zam r t0 le ,laze memoria da estas palabras, 
Antonio R,,;^' 8 , a r ntes - íso le movierorl estas palabras del P.” 
Antonio Ruiz a aquel Monarca, y el año si g." de 1640 las vio cum 

Corona T "“p* 1 ' 0 ’ y P erdida I 13 ™ siempre tan buena pieza de su 

al S “ v£ev no 0 ^ 81 T°, “ . Portn «“ L L ° ™ .cederá aora, si 
1-1 i . ^ mo\ieren las \ozes, y clamores nacidos de n T “ fide 

del ftfataÍo’l le rm T nd ° COn prontitud tantos con la suspensión 

cumplido nuestro Wen 8018 eSt ° S 8VÍS0S ’ sc vera á ™ ‘¡ampo 

Castilla de Z 1, Pronost.co, y privada la Corona de 

-*■» p - ¡ ”- 

Sin ItíciTLlZTr C8S - CÍ , ert T 8 ’ ' |U? esU ‘ tratad0 « ha efectuado 
o" vfl f Rcal Co “ se J° de Indias, porque a averselo consultado 

S>.Sntado C cmeT°r b!e ^ ^ ' «nistros no V Si 

eLétnar seme ante J T'™’ y * ,n faRar a su Real P alabr * P« d ia 
tít I lib 3 rlp lo s>10n : > . enajenación según consta ele la ley I, 

’ \ ' * c ^ e Recopilación de Indias, que sera bien lea V T? 

desmuran 8 p^eLd U v M t 8 ° J mancbaba 8U Real conciencia no es creíble 

acion Conml ’ ‘ r“ M d \ Dlos que huviera secutado tal enage- 
nación. Lomo le sucedió a su Augusto Padre el S r Pholi™ v 

que trataba de casar con el Delfín á su q^’hSís / linfa 

U c ,fe e F^?r‘lf e(1! " P I rancia pnr indicien de este ajuste 

EspaS ' cSs, o SuVa^ToL 0 : "T™ 0 * en ,a Isla 

sejes de Castilla A T «Ai. i 0«atro Ministros Togados délos Con- 
i -ai * e ^ n ^ iaí5 ' > le respondieron con la disposición de la 

-i iXi“zri *» 

sffi-zxsviixsi t Ll 

tan justa, j tan del servicio de.su Mag. d como selo snnliea a V R 
con el mayor encarecí»." toda esta Pr<¿.* p 0r L ^n4" de Jesucnsfo 
derramada por estos pobres Indios. Si Y. R. gustase mostrar esta al 
■ • rrey por lo que lio va en el papel, hará como le pareciere — 

en Lima v trU, T T 6 Se CÍt8n en el pa P el faciIes «rán d e hallar 
,i , , an ad J untas essas dos Cédulas, que quizá no será fácil ha- 

vtml'Vp P r S v° d Q an qUedar en el i-..] Archivo del Colegio Ma- 
® Pabl °- N S n >' ,,de Poderosam." fa Y.] R. en esta ardua cau- 
•> . nos le guarde m.’ a.’ para auxilio, y consuelo de] esta Prov • sin 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


36 


olvidarnos en sus santos sacrificios. — Córdoba del Tucuman [y] 
Marzo 14 de 1751. — 

( Ejecución del Tratada de Límites de 1750, etc. — Borrador manuscrito del 
Padre Pedro Lozano en la cubierta de una carta de B. José de Robles a él 
dirigide^ formato de la hoja 154 X '314 mm„ letra vertical , interlínea 3 a 3 «un., 
conservación regular; lo indicado entre [] está destruido en el original). 


N.* 5 [Borrador del P. Pedro Lozano, de nota en la que, a su nombre y 
en el de los Consultores de Provincia, se pronuncia contra el Tratado, re- 
mitiendo copia de la representación publicada bajo el N. v 2] 

[Córdoba del Tucumán, Marzo 14 de 1751] 

~f 

M. P. S. 

La gravissima consternación, que nos lia causado el Tratado que 
se sabe estar ajustado entre las dos Coronas de Castilla, y Portugal 
cediendo esta á la nuestra la Colonia del Sacram. 10 y la de Castilla 
a la de Portugal las tierras desde Rio Grande hasta Matogrosso po- 
blación Portuguesa, fundada subrepticiamente nolia muchos años en 
Ja costa occidental del rio Paraguay no muy lejos de los Chiquitos 
nos ha obligado estimulados déla fidelidad á nro. Monarca á hazer la 
representación adjunta a vro. Virrey de estos Rcynos, para solicitar 
que haga suspender la ejecución de dicho Tratado hasta enterar el 
Real animo de los gravissimos peligros, que amenazan a su Corona 
(lela dha execucion. pues aunque creamos que ha tenido gravissimos 
motivos para no observar lo que tiene prometido, y jurado en su ley 
j.“ tit. 1 del libro 3, de su Real Recopilación de Indias; pero nos 
persuadimos, que á averscle hecho presentes los gravissimos riesgos, 
que en dicha representación no hubiera consentido en dho. tratado. 
La copia de dha. representación remitimos a V. A. porque desde luego 
se pueda enterar délo que ocurre en negocio, que consideramos «de 
suma importancia al servicio de ambas Magestades, y si por instar 
la venida délos Comissarios executores de dho. Tratado, considerare 
V. A. que se requiere mas pronto remedio del que puede venir de 
vro. Virrey, pueda V. A. arbitrar y disponer con tiempo lo más con- 
veniente; porque si una vez se executa el Tratado, será impossible des- 
hazerle. El Vice Prov. 1 de la Comp. 11 de Jesús de esta Provincia del 
Tucuman, y los Consultores de Provincia escribimos esta a V. A. 
por averio assi resuelto aora cinco meses el Provincial de esta Pro- 
vincia para en caso que nos certificassemos averse concluido tal Tra- 
tado, como aora estamos ciertos desu conclusión y ajuste; que por 
hallarse el Provincial distante trescientas leguas de aquí en la visita 


36 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


ciclas Missiones del Paraguay no permite la urgencia del tiempo la 
haga el mismo. 

Quedamos rogando de continuo al Señor prospere, y dilate los 
Peales Dominios de V. A. con aumento de nuevos Reynos, como la 
Xptiandad ha menester. Córdoba del Tucuman. y Marzo 14 de 1751. 

M. P. S. 

De V. A. sus fidelísimos subditos 

R. C. 

L. D. 

D. M. 

Eug. L. 

P. L. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Borrador manuscrito del 
Padre Pedro Lozano en una cubierta de carta a ¿7 dirigida, formato de la hoja 
106 X 210 ?híh., letra vertical, interlínea 3 ai conservación buena). 


N.° 6 [Acuerdo Real de Justicia en el que se da cuenta de diversas Repre- 
sentaciones sobre los Inconvenientes de la cesión de territorios a Portugal]. 

[Lima, Junio 2 de 1751] 

Copia 

En la eiud. d de los Reyes del Perú en 2. de Junio de 1751 : estando 
en Acuerdo R. 1 de Justicia el Exc. S/ r D/ tt Josepli Antonio Manso de 
Velasen, Cav. ro del Orn. de Santiago Conde de Superunda. del Cons/ 
de S. M. d Tlieniente Gen. 1 de sus R. ,M ex/ os gentil Hombre de su R/ 
Camara ecn entrada Virrey Gov.° r y Cap." Gen. 1 de estos Reynos y 
Prov/* del Perú y Chile &. T los S/ r *’ D/ Albaro de Navia Bolaño 
y Moscoso del Orn de Santiago, Conde del Valle de Ocelle del Sup. ra " 
Cons. 0 de Indias. D. r D/ Pedro Bravo del Ribero. D/ r D/ Gaspar 
de Urquizu Ibañez de Segovia. D. r D. n Pedro Bravo y Castilla. D. r D.“ 
Man. 1 de Zurbaran y Allende. D. r D/ Man. 1 Gorena y Veyria. D. r 
D.” Man. 1 de Atironez y Venavente, D. r D." Domingo de Orrantia. 
Presidente, y Oíd/*' de esta R.' Aud. a a que assistió el S/ r Lic. dn P." 
Diego Holgado de Guzman Fiscal de lo Civil [...]rro por voto 
consultivo la Carta que escribe á S. E. el P. Juan Domingo Massala 
de la Comp. a de Jhs. Rect/ r del Colegio de Cordova, y Vice Prov. 1 
de aquella Prov. a en que ineluie una dilatada Representac/* con no- 
ticia que dice liaver tenido de un Tratado entre las dos Coronas de 
Castilla y Portugal en que por compensac/" de la Colonia del Sa- 
cram.*° se le ceden á Portugal ciertos Payses desde el Riogrande hasta 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


37 


A 


el Matogroso en que se comprehenden seis Pueblos de Indios Guara- * 
nies pertenecientes a las Missiones clel cargo de los .Padres, v de dha. 
Comp/ de Jesús, y expressa dho Padre los inconvenientes graves, que 
resultarán á este Reync facilitando [a] la Nación Portuguesa la Tn- 
ternac/" que tanto ha solicitado en el Perú, que no se evi[ta]rá el 
comercio de Ropas, que tendrán mas franco, y destruirán los Pueblos 
reducidos a la Christiandad, apostatando, y uniéndose á los Barbaros 
Infieles que el antiguo, é irreconsiliable odio que tienen a los Por- 
tugueses los Indios Guaranies, y perderá S. M. d unos fieles Vasallos 
que hán servido assi para contener los intentos de la nación Por- 
tuguesa, como para sugetar el Paraguay, y Vasallos que se han re- 
belado; y pide á V. Ex. providencia para que suspenda dha entrega, 
entretanto que informado S. M. d de los inconvenientes, resuelba l[o] 
que fuere de su soberano arbitrio, y visto assi mismo el Memorial que 
sobre el asunto presentó el P. Balthazar de Moneada Prov. 1 déla Prov.* 
del Perú, y la carta Informe del S/ r D. n Ventura de Santelizes y 
Venero Juez Superinten/* déla Mina y Alita de Potosí, y Corr. or de 
aquella Villa, y oido lo que dixo el S/ r Fiscal = Fueron de parecer 
dhos S/ rí " que siendo S. E. servido remita luego por las vias mas 
prontas, copia de dha. Representa c. < ’° á S. M. d y que también la dirija 
a manos del Gov. 0f de B/ Ayres para que enterado de ellas la passe 
a los Comisarios que huviessen llegado á aquel distrito a efectuar la 
entrega déla Colonia, á fin de que la tengan presente y obren ajus- 
tándose alas R. ,e * intenciones de S .M. d Carbólica y según las ins- 
trucciones y ordenes que seles huviessen conferido, y S. E. se con- 
formó con este parecer y lo Rubricó con dhos Señores — 

(Ejecución del Tratado de Lí útiles de 1750, efe. — Copia manuscrita de. la 
/poca, 1 foja , papel con filigrana, formato de a hoja 210 X 300 )«»«., letra indi * 
nada, interlínea 4- a 6 mai., conservación regular; lo indicado rntre [] está des- 
truido cu d trigina!). 


N.° 7 [Memorial del P. Baltasar de Moneada, a que se alude en el documento 
precedente, contrario a la cesión de territorio a Portugal] 

[Lima, Junio 2 de 1751] 

Exc. mo Señor 

El P/ Balthazar de Moneada de la Comp/ de Jhs. Prov. 1 de esta 
¡ Prov/ del Perú, parece ante V. Exc/, con el debido rendí [m/°] y 

dice : Que protestando ser fiel, y leal vasallo del Rey Xro. S, or y serlo 
también todos los Jesuítas que componen la Prov/ del Paraguay, 
presenta á V. Exc/ el informe que hace toda la dha. Prov/ mani- 
festando a V. Exc/ con solidos, y eficaces fundam/ 0 * el dolo, y en- 
gaño con que procede la Nación Portuguesa en los tratados de per- 


38 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


muta de Territorios que se intenta en la Prov.‘ del Paraguay; y que 
según noticias se está actuando, y parece que ya próxima á su exe- 
cucion. De la qual permuta se siguieran dentro de poces años los 
gravissimos inconv."* de perderse las Prov. 3 ' imediatas, y esponerse 
á peligro deperdida, la 3 fina de Potosi, y las Prov/* de las Charcas, 
y de mas tierras, en que tantos años ha pretenden tener derecho los 
Portugueses, por que facilm. 18 se apoderarían de todas ellas, si una 
vez fuessen dueños de los Siete Pueblos que piden en canje desu 
Colonia. Y assi pide, y encarecidam. 18 Suplico á V. Exc.l tenga pre- 
sentes todas las razones que en dho informe se alegan, y las pese con 
su alia comprehenoion, p. a que con tiempo se obvien los gravissimos 
perjuicios que de esta permuta de Territorios se pueden seguir á la 
Corona. Para que representados a su Mag. d , (aun con confirmación 
de varios prácticos, é inteligentes de aquellos Paizes, que se hallan en 
esta Ciud. J de Lima pueda tomar las providencias que juzgare mas 
convenientes á su R.’ servicio. 

Itt pide se sirva V. Exc.* de tener presentes los repetidos infor- 
mes que sobre materia concerniente hizo á la R.‘ Audiencia déla 
Plata el Gen. 1 D." Fran/° de Argamosa, siendo Gov.° r de S. ta Cruz ele 
la Sierra, pues por ellos (que sin duda estarán en el Oficio de Gov.' 10 ) 
constará la lealtad con que este Ministro reconoció los graves peligros 
que amenazaban al Reyno con las repetidas, y porfiadas entradas que 
hacían los Portugueses del Marañon, Para a las tierras de Chiquitos, 
y vecindades de S. ,a Cruz de la Sierra. Y procuró con los esfuerzos 
debidos desalojarlos de las Poblaciones que en aquellos Territorios 
intentaban : presintiendo los graves perjuicios que de tales vecinos 
podían seguirse á la Corona. Pues por los informes dados por este 
leal Ministro en años passados, y por los que ahora da la Comp." de 
Ihs. del Paraguay, manifestando su fidelidad á su Rey, y Señor, se 
evidenciaran los graves detrim. t0 ‘ que puede p adecer el Reyno, v 
señaladam.* 8 el Paraguay, Potosi, las Charcas, y demas Prov. a * con- 
tiguas, si ceñidas por uno y otro lado déla Nación Portuguesa, sou 
invadidas, (como puede acontecer) en algún tiempo. Por tanto: 

A V Exe. a pide, y suplica con el enearecim.' 0 debido, se sirva de 
tener presentes todas las razones que ahora alegan los Jesuítas del 
Paraguay, y los informes que en estos años passados dio el dho. 
Gov.° r Dn Fran/° de Argamosa. p.“ que en vista de unos, y otros, 
pueda tomar las providencias que parecieren mas convenientes al R. 1 
Servicio, y representarlas en pleno leal informe á Su Mag. d p. a que 
con clara expression de todas, pueda disponer lo que fuere de su R. 1 
arbitrio. Lima, y Junio 2 de 1751 — Balthazar de Moneada. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita dr la 
época t 1 foja, papel con filigrana, formato de la hoja 207 X 303 wm., letra ver- 
tical, interlinea 5 a 7 nnn. t conservación bueno: lo indicado entre [] esOÍ des- 
truido en el original). 


) 

y 

i 

* 

i 





ejecución del tratado de 1750 


39 


■N • 8 [El Conde de Superunda contesta la Representación del P' Juan °; 
Massala cuyo texto acordóse remitir en copla a S M. y al Gobernador 
de Buenos Aires. (Ver Doc. N." 6)] 

[Lima, Junio 6 de 1751] 


He recivido la carta de V. S. de 13 de Marzo de este aüo «que 

^ b 

contenientes que resultaran efectuándose el tratado que se > esta 

nonbenido entre las dos Coronas de España y Poitugal, pata la en 
tre“a déla Colonia del Sacramento, dándose en cange, ciertos e r - 
torios cuvaUnea eomprcende Seys Pueblos delosInd.osMaram, 
nertenez alas Misiones del cargo délos P.P. déla Compama de i JK 
vías insuperables dificultades que considera enla esecuz afín deqi e, 
'susnenda v dee quenta á S. M. y haviendose examinado este Punto 
en el R *' Acuerdo, con la aten." quepide su Importancia, y ojdo a 
S r Fiscal, se resolbio por Auto expedido en 2 delpresente mes, que 
pórlas vías mas promptas, se remita luego á S M. cop.a ded a. R - 
ivrpsentacion v que también se cltrixa a manos del Go\em. ele líue 
,os Av ‘ para* que enterado deella lapase a los Comisarios que hu ne- 
ren Recado a aquel distrito á efectuar la entrega déla Colonia ahn 
de ciuela tengan presente, y obren ajustándose alas R. intensiones de 
■i M. C. y se°’un las instrucción.' y ordenes queseles hubiesen con- 
fendo; quees quanto enlas circunstancias déla materia c epenc 
Facultades. Dios g. J * á V. S. m.' a.' Lima 6 de Jumo de l.ol. 

El Conde de Superunda 

R. P. Juan Domingo Masala. 

(Ejecución del Tratado de Listes de 1750 rtc. - 
1 foja papel con filigrana , formato de la hoja X -J» 
interlínea 12 a 15 mnu, conservación regular). 

s.rr'¿."rí " 

[Lima, Junio 6 de 1751] 


Mi P. Rec. or v V. Prov.‘ Juan Domingo Massala 

P. C. 

t , a p y R fha en U de Marzo llegó a Potosí el dia 3 de Mayo; 
y altóla remitió para esta Ciudad el P. Procurador Simón Badina 


40 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


41 


ecn un propio que llego aca el dia 29 de Mayo alas 9 de la noche. 
Passó á Palacio á entregar al S. or Virrey la carta de D. n Ventura 
Santalices, y luego me trajo los pliegos de V. R. Y vistos able á su 
Exc/ por la mañana quando lo fui á reconciliar y estaba ya prevenido 
por la carta de dlio D.” Ventura. A las 9 de el dia repetí el ver á. 
su Ex/ y le llebé la de V. R, y el informe dilatado que V R y su 
consulta hacía, y las dos cédulas que venían inclusas. La que V R 
me eserivio á mi la reserve para tiempo oportuno y haviendo visto su 
Ex.*, la gravedad del negocio trato deponerlo en Acuerdo, y veer las 
providencias que convenia tomar en negocio tan arduo. Pidióme que 
se hiciessen quatro copias con brevedad, las quales le entregue á los- 
óos dias. Vide y able á cada uno de los S Ministros y les previne 
con la eficacia posible, de todos los detrimentos que se seguirían al 
Reyno si se efectuaba este Tratado. Todos y cada uno conocían y con- 
fessaban ser todo así como se representaba. — Pero con todo eso se 
cerraban en que era disposición de la Corte, que nada havia parti- 
cipado de ella á este Sup. or Gov. DO y que asi no se podia mandar 
absolutamente la suspencion del mandato Real. Entregué después la 
carta que V. R. me escrivió a mi, al S. or Virrey, y formé un Memorial 
en que pedia por Justicia se diesse la providencia que en el informe 
se suplicaba. Todo se leyó en el Acuerdo y todos y cada uno de los 
S. r ” Ministros alabaron y aplaudieron grandemente el Informe, co- 
nocieron y confessaron la razón y lo que se seguiría al Reyno, pero 
después de todo salió el Auto en la forma que V. R. verá en esa copia 
que ineluio junta con la copia del Memorial que yo presenté. Y todo 
se remitirá al Rey menos la carta que V. R. me escrivió a mi por 
que en esta no les pareció bien el acápite 6.° que condensa: tenemos 
por cosa casi cierta que • este Tratado se ha efectuado sin noticia del 
TI cal Consejo de Indias y recelaron se llebasse á mal en la corte el 
que se dixesse que no se consultaban con Ministros tan sabios, mate- 
rias de tanto pesso, todo lo demas se remite al Gov.° r de Buenos Ay- 
res para que alia lo comunique con los Comissarios que vienen á estas 
permuta de territorios, donde V R lo podra ver y reconocer si fuere 
necessario por que no se si podré conseguir alguna copia de la carta 
que escrevira Su Ex.* al Gov/ p como conseguí essa copia inclusa del 
auto deel Acu/° 

Padre mió Ree. or ablemos claro todos y cada uno deestos S/ c * 
conocen la Razón, eonfiessan y gritan la perdida del Reyno, publican 
la lealdad de la Comp.* pero después de todo temen al Ministro y á 
la Reyna y nada se atreven á mandar por escrito. Ya me aconteció 
decirle yo claramente a un S. r ^Gnistro: que si era ser leal vasallo 
el conocer el detrimento del Rey.”* y no oponerse con fortaleza á 
que suceda? Nada responden á esto y solo se cierran en que no se 
ha participado á este Gov. DO y que no sepueden oponer a lo que es 
mandato de la Corte, y tiene Comisarios particulares que deben 
executarlo. 


Hasta aqui he querido dar a V R relación puntual de todo lo 
actuado, en que no he omitido diligencia passo, ní trabajé que con- 
dusga para gloria de Dios, honor de esa S.‘* Prov.*, bien deel Reyno, 
y servicio del Rey. Dios lo reciba todo y V R este cierto que en 
quanto yo valiere me emplearé con mucho gusto en obsequio de la 
Comp. 0 , de esa S.' a Prov." y de V. R.\ Aora solo espero las cartas 
del S. or Virrey para cerrar este pliego y remitirlo por duplicado, ya 
por el correo* ya por el propio que lo trajo por que asi se acelere 
y se asegure. El correo de Quito se halla en esta Ciudad y procurare 
que por él se remita á Cartagena el informe que hará el S. or Virrey 
á la Corte. Ha de remitir copia del Informe de V. R. y los demas 
instruí». *°* pero recelo que nada ha de expressar de su propio sentir 
por recelarse del primer Ministro y los demas que intervienen en 
dar el Reyno a los Portugueses. 

Mi confianza solo estriva en las oraciones que toda esa S.“ 
Prov." hace á N. S. or por manos de Maria Santissima a las quales 
he agregado las mías aunque tibias, y las de muchas almas fervo- 
rosas aquienes las he pedido. Iten estriva mi confianza en la resis- 
tencia que liaran los Indios Guaraníes a esta entrega, pues siendo 
tan aversos á los Portugueses, no dudo o que se dexaran matar, o se 
huirán a los Montes, antes que entregarse al Dominio de Portugueses^ 
y en lo humano estriva mi confianza en los informes que daran VV 
R.R.* y diligencias que interpondrán con los Comisarios, pues estos 
como inmediatos y como que tienen la potestad obrarán alia con me- 
nos embaraso que los de acá y executaran lo que hallaren mas con- 
veniente al servicio de Dios, y de el Rey. — 

V R y esa S. ta Prov." reciban mi buen afecto y deseo de servirlos, 
v manden me en quanto se ofreciere pues todo lo exeeutare con el 
conato quepide mi obligación y mi afecto, que yo quedo suplicando 
a su Divina piedad me los consuele, me los aliente, y me los saque 
con bien de tan desmedida tribulación. Lima y Junio 6 de 1751. 

Muy siervo y en todo muy afecto de V. R. y deseoso de servirle. 


Balthazar de Moneada 


(Ejecución del Tratado de Límites de 1730, etc. — Original manuscrito, 
2 fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 200 X 297 «un., letra inclinada , 
interlinea 5 a 7 mm., conservación regular). 


42 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 



N.° 10 [El P. Ignacio Visconti ordena al P. Manuel Querini, Provincial del 
Paraguay, que no se Impida en manera alguna la entrega de los pueblos 
de Misiones] 

[Lima, Julio 21 de 1751] 

P. C. 


Con no pequeña confusión, y solicitud mía me ha puesto la Ma- 
gostad del Rey Catholieo en el más decoroso empeño, en que hasta 
ahora se habrán visto los Generales y que yo mismo satisfaría con la 
mayor presteza, agradecimiento, y fidelidad a Su Magestad, si me 
fuera possible passar personalmente a essas tierras; pero ya que esto 
no puede ser, espero de la religiosidad de V. R.\ de la estima, que 
tiene de la religión, y de su ciega obediencia a los superiores, que 
dara por mi a su Magestad Catholiea una evidente prueba del respeto, 
y particular amor, conque mira, y executa la Comp.* sus reales ordenes. 

El caso es, q. e haviendo concordado Su Mag. d Cath.* con el fide- 
lísimo difunto Rey de Portugal, prestando también su consentimien- 
to el actual Rey entonces Principe del Brasil, un tratado de limites 
de todo los dominios, de ambas Magestades en la America, han re- 
suelto llevarle a execucion ahora en la siguiente forma, que mantendrá 
\ R/ en un secreto inviolable, Ínterin no la publiquen sus Ma- 
gestades. 

Su Magestad Cath.* cede, y da al Rey de Portugal un territorio 
[au]e hay entre los Ríos Ibieuy y Uruguay, donde están cituados cíete 
Pueblos de Indios Guaranis. Pero ha pactado Su Mag. d Cath. a , que 
les sea libre á los Indios de dhos. Pueblos salirse dellos con todos sus 
muebles, y semovientes, dexando solo los cascos de los Pueblos y 
passarse a otro Territorio a disposición de los Jesuítas Españoles, q.* 
hasta aqui los han doctrinado: para lo que ha señalado Su Magestad 
á cada Pueblo una ayuda de costa de quatro mil pesos, que se entre- 
garan a los mismos PP. a fin de que puedan fundar nuevos Pueblos 
apartados de los confines de Portugal. Incluye también el tratado, 
que si en el resto de la línea, que ha de tirarse para la división de 
los limites de ambas Coronas, se hallassen algunos otros Pueblos de 
otras Naciones, que siendo antes de la Corona de España queden 
ahora de la de Portugal; o siendo de la de Portugal hayan de 
quedar sugetos a la de Espana, se execute assi sin controversia, va jo 
la enunciada condición de que sea también libre a los Vecinos tiestos 
Pueblos mudarse á otras partes con sus respectivos Misioneros. 
Assi parece sucederá ef lectivamente con el Pueblo de Santa Rosa 
situado en la orilla del rio Mamore, cuyo terreno deberá quedar bajo 
el dominio del Rey de Portugal, y el Pueblo de San Christoval, que 
hoy es de Portugal, quedara bajo el dominio de Su Magestad Catholiea. 

Son tantas, y tales las voces, que los enemigos de la religión 
Cath.‘ y de la Comp. J han esparcido por el mundo, conjurándose mu- 




3 

I 

1 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17*0 


4 a 

chas de los mas poderosos de Francia, Inglaterra, Holanda, Porlugnl, 
y España á impedir el Establescimiento de dicho Tratado, que u n 
lian tenido reparo en llegar a impressionar a la Corte de Portiiiml, 
que son tan gruessos los thesoros, y comercio, que tienen los Jesuíta-, 
en aquellas partes del Paraguay, que no entregaran los siete Pudiln-, 
•le Indios Guaranis, como no sea por fuerza de armas. Y en el‘l\v|,, 
lian insistido, en que sus Magestades no ratifiquen el Tratado, luir,, 
tras que en él no se inserte un Capitulo, en que conste expressa. \ 
claramente el temor que sus Magestades tienen, de que se resj s i:m 
los Jesuítas, y se adstipule una mutua obligación de forzarlos a «lexar 
los Pueblos con todo el rigor de las armas. 

Su Magestad Cath.\ á quien solo el Rey de los Reyes pued» i,, 
numerar una dignación tan grande de affecto, que quisa no tendrá 
excmplar en ningún otro de los soberanos de la tierra, de ninguna 
iua-iera ha querido consentir en una condición tan denigrativa 
la Compañía: Antes bien experimentando su Real Mag. d que toda 
la fuerza de su real clemencia no acababa de vencer la tenacidad do 
los Emulos de la Comp.*, con un admirable excesso de amor, y di- 
piedad sobre lo humano se constituyo Garante de la Comp.*, empo 
fiando su real palabra al tiempo de la conclusión del Contrato. of|iv 
ei] endo, que la Comp.* sin la menor resistencia obedecería sus reales 
ordenes, entregando luego los Pueblos, que ordenasse su Magestad, 
añadiendo, que si la Comp.* no lo exeeutasse assi a la [más le] ve iu 
sinuacion de su real agrado, quería, y consentía su Magestad, en que 
no se le entrcgas.se la Isla toda del Sac*ram. l ° Con su Territorio, que 
es la grande adquisición, que hace Su Mag. d en cambio de los refe- 
ridos Siete Pueblos de Indios Guaranis. 

Quando el negocio por si mismo no fuesse de la substancia, que 
puede conocer A'. R. a (pues se interes.sa en el nada menos, que el 
honor de la Comp.*, el respeto, que esta debe tener á su Mag. d Cath.*, 
y lo que es mas la gloria ele D.* X. S.) sola la palabra, que media 
de su Magestad, basta para tomarle con la mayor efficacia, y em- 
peño. Por lo que con la mayor seriedad, y encarecimiento, ordeno 
a V. R. que luego que sea abisado por el Comisario, ó Comisarios 
de su Mag. d Cath.* vaya a hacer por si mismo la entrega de los 
Pueblos, o territorio que pcrtenescan á essa Provincia, disponiendo 
las cosas de suerte, que luego, luego, breve, y prontainA se execute 
dicha entrega, sin dar lugar á escusas, tergiversaciones, o pretextos, 
que puedan alegarse ó por los Indios, o por los Misioneros para 
conseguir alguna demora. Y si V R.* se hallas.se impossibilitado, para 
hazer por si mismo esta entrega, lo que yo sentiría mucho, señalara 
su ge t o de toda religiosidad, juyeio, y esper i mentada prudencia, que 
vaya á effect liarla, y sepa sacar ay rosa m.*' del empeño la palabra de 
su Mag. d Cath.* 

Para cooperar yo en quanto me sea possible al dessea do buen 


44 


instituto geográfico MILITAR 


" 1 ® 1 ” d p’ 1 q " e v . R- "’ 0 el Sl,gc ' t0 ’ c «-’ destinare, para la referida 
l i b ° S ’ lmponga eu mi nombre, como yo desde ahora les 
Ar'c 8 01 os ’ ' 3 e*da uno de los Jesuytas Missioneros, o no 

ñiorta/^nm - b>reeeb>t -° CH v ' r * ud de santa obediencia, y pena de pecado 
?Tn w! .? ,* nl, ! gUno lrapitla ’ 0 de niaI] era alguna resista directa, 
o mdirectam. la entrega de los dichos siete Pueblos con su territorio, 

Ts rías 1, "" ,K ** - j,,s •• i ma "- de <- 

. J por , tJ Yf n í° la gl ' ailde «Posición, que ha tenido la conclusión de 
¡’;' te rata< 0 [bajee creer, que habra muchos, que trabajen para impedir 
u exeeuemn, y que estos mismos por [defender sus interesa* partí 
cu ares con gravísimo perjuicio de los del Rey procuraran de todos 
modos pervertir los Indios de dlios Pueblos, o inducirles a que re- 
sistan la deseada transmigración. l a que ellos mismos sentirán también 
en alguna manera, ordeno, y mando bajo el mismo precepto, y pena 
de pecado mortal que todos, y cada uno de los Jesuítas, que concu- 
rrieren en dhos. Pueblos, influyan y soliciten que los Indios sin resis- 

a?,^í r f dl TV [““I escusas atregüen inmediatamente sus 
ueblos a la Corona de Portugal, según quiere y manda Su Mag." Catli * 
Remito esta carta por mano de los Comissarios de su >lag ‘ que 
van a tirar la linea divisoria de los dominios de ambas Ma¿- y 

mutua entrega de los Pueblos, que se hayan de cangear, para que 

con seguridad llegue a manos de V. R, y yo desde luego me mieda 

. ,1 „ r s» Jl. g - C„h.--„, 

respeto, y plena satisfacción de su Real agrado. Lo que si fu¿sse 
assi, como no dudo, puede estar cierto V. R, que hace a la Como * 

ouíTén 0 i maS a?ra<laMe : qile )a P ueda hacer en tiempo alguno; v 
‘“i a pma manera fuesse omisso, o descuydado en dho. assunt¿, 

eríió fin 1 indignación y la de toda la Comp.*; porq.* fiando 

, °’ e - NI1erinl . enfada eficacia y relfigijosidad de V. R.- 

su fidelTdíl ' 6 t3nta consKlerac]<5n > 110 ha sabido acreditar su amor, 

su fidelidad, su respeto, y agradeeim.’" á un Rey, «,/ entre todos los 

que pi otegen, y amparan la Comp/ es el único, en quien siempre 
ha encontrado verdadero IV En los S/“ sacrificios de V R./ me eneo- 

VisTomi p"V "! ÍO n 21 • le ] l 51 - ? e V - R S¡ervo Xpto. Ignacio 
Msconti. P. Manuel Querini Prov. 1 del Parasrtiav 

De V R.* ,S.° en Xpto 

Ignacio Vxsconti. 

i,«S3r! áSp 5 *, *41%“ x mvsursa 

m el original) .conservación regular; lo indicarlo entre [] está destruido 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


45 


*> 


t 


» 



N.* 11 [Copia de una Real Orden por ta cual se comunica al Gbbernador 
de Buenos Aires que, en virtud del Tratado de Límites celebrado con Por- 
tugal, se han designado las comisiones encargadas de la demarcación] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 

J- 

E1 Rey: -Mi Governador y Capitán General de la Ciudad, y Puerto 
de S. u María de Buenos Ayres, y Provincias del rio de la Plata. 
Por el tratado de que se os entregará copia certificada con esta Cédula 
firmada en Madrid á trece de Enero de mil setecientos y chiquen ta, 
y ratificada, en forma, entendereis el acuerdo que he tomado con la 
Corte de Lisboa para establecer los limites - que han de ser en lo 
futuro la única linea divisoria de los Dominios de las dos Coronas 
en esa parte de la America. — La sinceridad y buena fe con que 
deseo se egecute este tratado, y lo conveniente que será su egeeucion 
á la quietud y comercio de mis vasallos, piden que por mi parte no 
sede lugar á la menor dilación, y que por falta de lo necesario para 
su cumplimiento ó por reparos particulares no se atrase o desvanezca 
una obra en que tanto se interesa mi corona, la. qual se considera 
tan importante que de común acuerdo se ha tomado resolución de 
nombrar Comisarios por las dos Cortes para que vaian en dos Tro- 
pas, una por el rio Maranon, y otra por el de la Plata. Para que 
vaian por este ultimo be nombrado en primer lugar al Marques de 
Valdelirios, Ministro de mi Consejo de las Indias, en segundo a D. a 
Juan de Echavarria, Capitán de Navio de mi real Armada, y en 
tercero á D.“ D. n Francisco de Arguedas, dándoles las instrucciones 
y poderes suficientes para establecer la frontera basta los parages 
que se les señalan, euio encargo no lié querido poner en primer lugar 
á vuestro cuidado por que considero absolutamente necesaria vuestra 
asistencia en esa Plaza, para concurrir á la obra como principal ins- 
trumento, coadyuvando á los Comisarios en todo quanto os pidan, y 
dependa de vuestras facultades, como lo espero de vuestro conocido 
celo, aplicación y prudencia. = Por los Capítulos de la instrucción 
que os manifestarán los referidos Comisarios vereis que el desempeño 
de su comisión dependerá en todo ó en la maior parte de vuestra 
Persona, á que deberéis concurrir con los víveres, gente de guerra, 
y de servicio, pertrecho y embarcaciones que os pidan, haciéndolos 
conduzir á los parages, y en los tiempos que ellos señaleu con la 
cuenta y razón que se previene en la instrucción referida. Assimismo 
concurriréis á las conferencias que en caso necesario se han de tener 
con el P. e Provincial de la Compañía de Jesús de la Provincia del 
Paraguay sobre el modo y el tiempo de sacar los Indios de servicio 
que sean necesarios, y de preparar, y egeeutar 1a. evacuación de los 
Pueblos de sus Missiones que por dho Tratado tengo cedidos ála 


46 


instituto geográfico militar 



viene á mi férvido “orno lo «n ‘T° n de , , obra « ue tanto con- 
fineta, procediendo en ¡nteWnd/l vuestr .° cel ° >' acreditada con- 
correspondiente al virrey del Perú Dada * ?„ n ^" clatl ° dar el aviso 
y quatro de Agosto de mil =,(»-■ *' ada en ® uen Retiro áveinte 

-- D.- Cenen efe So^lllT Clnfl " enta y " no = el Rey 

[Hay una rúbrica]. 

m,1a ’ Merí¡ "‘« « - K nlTlleZTó,; VulX 2,5 * 303 Mra 


e xp 0 njendria S d raz U o n n a es R por U* 'cualis^fhan G ° b ""^ or de Retios Aires 
-ando instrucciones acerca de ?, - ¿¡"¿n&j riM * 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 


Puerto /. CaP í ta,i ® e! , lei 'al de la Ciudad y 

de nombrar tres Comisario* nn M J ^ ^ proVÍÍ ) er ] cia f iue he tomado 
nios y los de la Corona de pórtu^rén "/-i °\ de m¡S Domi ‘ 

contingencia de muerte ó enfermedad -1 I ^ mer ! ea ’ ,f fund a en la 
resuelto que los nombrados en secundo V te™ ‘1 6 !° S ’ y teniendo 
Comisarios principales con dos d,° las TÍoni ! - g f r pasen cnmo 
parte de frontera míe les liá de ,1 ,? pa ? aI señalamiento de la 

sobrevenir la muerte ú otro wV*’ pu ? ie,ldo . dur «nte esta ausencia 
Valde-lirios, que vá nombrado en ñZ- , lmped ! mento al Arques de 
la facultad de subdelegar su comisión mm T aVér l,Sado dfi 

fie la ausencia, muerte, ó impedimento^* ® C cedl para en el p aso 
y tercero lugar, en este caso miiem t? ^ nombrados e " segundo 
tiempo notable de esa Plaza como Yo'lnV’ '° S no pudieseis faltar 
|i|ue o]s parezca mas anronosito dol* i l uz =°> nombréis la persona 
diente para que sirva de Comisar, “ r ? f °.’ - v representación correspon- 
le concedo to as Us fíulSZ PrlnClpal v al <!«* vos nombraseis 
delirios, y usará d eatl'si a > Marqués de Val- 

‘lado despachar habla 1 ’ T° P ° C,e ¿ eedlllas «1™ le he man- 
os pareciese mas conveniente en S”a X ° . obstante '° referido, si 
el oficio de Comisario nrineiml lo ? , llsar por vues tra persona 
videncia para el ^obiernn P i f ejecutareis dexando suficiente pro- 

«■igainc nven e" t de vi Lt ™ ^ ^ V c °" tal que no 

e " te de VUestra ausencia, y en qualquiera de los dos 



■y v 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


47 


casos podréis vos, ó la persona que nombraseis subdelegar vuestra 
Comisión en todo, ó en parte, assi como lo podrá hacer el referido 
Somo devilla Marqués de Valdelirios — Bada en Buen Retiro á vein- 
te y quatro de Agosto de mil setecientos einquenta y uno = Yo el 
Rey = D." Cenon de Somo devilla. 

[Hay una rúbrica]. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 175C, etc. — Copia manuscrita de la 
i poca , 1 foja , papel con filigrana, formato de la hoja *315 X 303 nun., letra incli- 
nada, interlínea 11 a 12 mni., conservación regular) . 


N.° 13 [Copia de una Reai Orden al Gobernador de Buenos Aires expresando 
haberse dispuesto acompañen a las tres partidas demarcadoras sus respecti- 
vos Capellanes, y en consecuencia proceda al nombramiento de éstos en ia 
forma que se indica] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 

H” 

El Rey = Mi Governador y Capitán General de la Ciudad y 
Puerto de S. ta María de Buenos-Ayres, y Provincias del rio de la 
Plata. Aunque os tengo mandado por cédula separada con esta fecha 
que ámis Comisarios que van por la parte de ese rio de la Plata 
les acudáis con todo lo que pidan y necesiten para el establecimiento 
de limites con la Corona de Portugal, con todo eso me ha parecido 
advertiros que aviendo de llebár tres Capellanes para las tres Tropas 
que han [de establecerlos, y no siendo necesario que vaian de España, 
quedará á vuestro cuidado buscarlos, en el caso de que no hala per- 
sonas que se ofrezcan al viage voluntariamente, ó no haia Religiosos 
Jesuítas Geógrafos, como sa os previene en Cédula de esta fecha, y 
quando todos se escusen haréis que vaian los que os parezcan mas 
aproposito, valiéndoos de todos los medios prevenidos por derecho, 
usando de las facultades y regalías que para este efecto os las sub- 
delego sin restricción ni reserva alguna, por convenir al servicio do 
Dios y el mío. Dada en Buen Retiro a veinte y quatro de Agosto 
de mil setecientos einquenta y uno. = Yo el Rey = D. n Ceno n de 
Somodevilla. [Hay una rubrica]. 

( Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
f'poca, 1 foja, papel con filigrana, formato de la hoja 215 X 303 mm., letra incli- 
nada, interlínea 10 a 13 mm. f conservación regular; lo indicado entre [] está 
destruido en el original). 


48 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


N.° 14 [Copia de una Real Orden por la cual se expresa al Gobernador de 
Buenos Aires que en el capitulo 8.° de las Instrucciones dadas a los Comisa 
«arios, se previenen las medidas a tomar en caso de que los Jesuítas resistan 
la entrega de los pueblos] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 

El Rey = Mi Governador y Capitán General de la Ciudad y 
Puerto de Buenos Ayres, y Provincias del rio de la Plata: Por el 
capitulo octavo de la instrucción secreta que he mandado entregar a 
mis Comisarios para que se arreglen á ella al tiempo, del estableci- 
miento de limites demis Dominios en esa America, se previenen las 
providencias que se deberán tomar en el caso de que los Missioneros 
Jesuítas de la Provincia del Paraguay se excusen con qualquiera 
pretexto á la entrega de los Pueblos de sus Missiones situados en 
la ribera oriental del rio Uruguay, que tengo cedido á la Corona de 
Portugal como en equivalente de la Colonia del Sacramento, y Do- 
minio y uso privativo del rio de la Plata, que esta Corona cede 
á la mia. La notoria utilidad que se sigue á mis vasallos de esta 
cesión, y más que todo el deseo de manifestar al mundo la sinceridad 
y buena fée con que por mi parte se cumple lo que ofrezco, me obli- 
gan a prevenir el mas ligero motibo de sospecha en contrario, y pro- 
curar á toda costa la mas pronta egecucion del tratado de que os 
remito copia certificado, y no pudiéndose ofrecer otro embarazo que 
el ocasionado por el celo de los referidos Missioneros, ya sea por que 
teman que la novedad escandalizará gravemente á sus Indios, b ya 
por otros perjuicios espirituales ó temporales, ciertos ó imaginarios, 
espuestos por dhos Missioneros con el crecido bulto que les puede 
dictar su paternal amor á los que con tantos travajos han reducido 
avida civil y christiana, os prevengo que si no tuviesen efecto las 
diligencias que en dho. capitulo octavo de la instrucción secreta 
mando practicar para evitar este c-aso, os entregará esta Cédula, v- 
comunicará el referido capitulo el Marques de Valdelirios, o quien 
tenga sus veces de Comisario principal mió, y mando que sin dila- 
ción alguna, os valgáis de todas las fuerzas que he puesto a vuestro 
cargo, aumentándolas en caso necesario todo quanto sea posible, y 
usando de ellas en los términos que se advierten en el expresado 
capitulo hasta que tenga efecto la entrega de los Pueblos que han 
de pertenecer a la Corona de Portugal, y me avisareis los nombres 
de los que se opongan para tomar providencias ó si lo juzgareis con-' 
veniente los embiareis á España en partida de registro que assi con- 
viene á mi servicio. Dada en Buen retiro á veinte y quatro de Agosto 
de mil setecientos cinquenta y uno = Yo el Rey = D. a Cenen de 
Somodevilla. 

[Hay una rúbrica]. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
época, 1 foja, papel con filigrana, formato de la hoja 21o X 303 «iim., letra incli- 
nada, interlínea 11 a 14 ?»m. f conservación regular). 


g rgruclÓN DEL TRATADO DE 1750 


49 


( 

( 


N." 15 [Copla de una 15 del fraudo de 

maCl0n uX. a «¿SiV. C a Ta P « U paci6n de la Colonia del Sacramento] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 

,. f , na <ior v Capitán General (lela Ciudad v 
El Rey = Mi . Go ' e ™ ‘ Avres y Provincias del no déla 
Puerto de S." Mana de t v "auince del tratado de que en esta 
Plata. En los artículos la Corona de Portugal 

ocasión os remito copia ^ , c; ionia del Sacramento con todo su 
cede para siempre á li « ^a la 1 oce por de mi Corona 
Territorio, Puertos y esta f^^Ptata. Para esta entrega, y «ge- 

la navegación privativa del o dicho tratad o lié nombrado Corm- 

cntar lo demas que se P«'>ene separad a. Y aunque en lo» 

sarios de que os doi n hacer la referida entrega, 

mismos artículos se decía a el^ ^ comUnique ís á mis Co- 

será mui conveniente a n con vendrá mas que vos paséis 
misarios las noticias que tu ' ies de los Portugueses, o que 

e „ persona a reciv.r esa iendo pre sente el capitulo 

]a recibáis de la de ral * C en e aso de conveniros en lo pn- 

de instrucción que de est > • . alguna escusa decente para 

mero, buscarán los referido > Conusan os y lugar para la 

no bailarse a la entrega, a <1 Plaza, y sus establecimientos, 

concurrencia. Luego quehaiais reen ido U y m¡entras otra 
os encargareis de su &üVI ¿ n( Jeiia fortificarla, y municionarla 
cosa resuelvo, procurando " ^^ C ^ la una perso na de vuestra maior 
como mejor pudieseis, P^o ««^ 0 , y »e daréis cuenta 

satisfacción que sin a como . nue se despache la Embar- 

mui individual de todo al c „trega, proponiendo los medios 

ración con el primer aviso de la entteg , 1.^ ^ ^ ^ y quede 

mas oportunos extrajeras, á fin de que Yo 

enteramente cerrada al - Retiro á veinte y <l" at ™ d« 

pueda tomar providencia. Dada en = Yq el R == D. Cenon 

Agosto demil setecientos cinquenta > uno. 
de Somodevilla. 

[Hay una rúbrica]. 

. rfr — Copia manuscrita de la 

<«■»-*• « »« x »» — **■ 


60 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


•"enriando el cumplimiento del artl 1 « Gobernador de B “'nos Airee, reco- 
ce prohíbe el eTmeíI lo l ° 19 del Tratado de Lím,tes - P" el que 

comerco y común, caclén cualquiera entre los Indios y p 0I ! 

tugueses] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 


í 1 .\í r¡ .- G °! ,er " adUr y Capi,an Gencral de ]a Ciudad y 

I p \ ' * Rueil0s Ayrcso y Provincias del rio de la 

Cmíui dn ^Tlf ent, ' e?a flUe " M dtf h “* a 1« Corona de 
l’rnvineia en la .,“ e >l0 " qUt ' tlenen los lioneros Jesuítas de esta 
.v . Slls Jlissionevn- 0r,e " tal del rio Uruguay quedaran los Indios 
en dls Posieion de comunicarse con los Portu°-ueses 

• ™ e 7: 7 f “™” y p ”““ »“« >■” 535 

'•un vasallos sino * * J ? a 110 S0 0 110 quiere esie comercio con 

astituo ” n f l ue coníorma conmigo en que no se permita v 

v,.„ga c¡ usa LT l v ,CÍ;C10n r , U, !°' S C ‘° n ° tr ° S ’ salvo quand ° 

.« nidio - Hé resnpltr , . endo Ia for,nallda ^ prevenida por dicha 

•licuL encarto Í t ,° d ° ‘° referido > haciéndoos el mas 

¡„,J ° de q,,e ha " ais observar á la letra, el citado articulo 

o b 0 e S r h Veramente a 1<>S trans " l 'esores, y procurando que tam- 
hif mda de a!:i *¡7 TI 7 ? procedereis en intt 

«I Padre Provincial “de 3C ° laeer ’ as Prevenciones correspondientes 
P «r„ por S nfrt n Com P a '“ a d « Jesús de esa Provincia, 

, l'"'lqu¡cra P novedad n i ^rf SU observancia y «s dé cuenta de 
^ 8 ?X e,r a en Bueu Retir ° á Veinte y q na tro de 
Son, ode “la CInqUenta y Un ° = Y ° el ^ Cenon 


I Hay una rúbrica]. 

deíahoja 2 7 5 xfo3 ZT^T '* 

• "'tcrUnea 12 a 14 **. f conservación regular ). ' Uin tnch ~ 


EJECUC1ÓN DEL TRATADO DE 1750 


61 


N. g 17 [Real Orden al Provincial de la Compañía de Jesús en la Provincia del 
Paraguay, en la que expone las razones determinantes del Tratado con 
Portugal e Indica los límites de los territorios a cederse] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 

+ 

El Rey. 

Reverendo Padre Provincial de la Compañía de Jesús de la Pro- 
vincia del Pa ragua i. En las diferentes ocasiones que se lia tratado de 
señalar los limites de mis Dominios, y los déla Corona de Portugal 
en esas Indias, se ofrecieron tales dificultades y embarazos que las 
conferencias celebradas áestefin, no tubieron otro efecto, sino el cono- 
cimiento de ser imposible, omu i difícil señalar de común acuerdo el 
parage donde se havia de imaginar la linea divisoria prevenida en la 
Bula del Papa Alexandro sexto de Feliz memoria, y ampliada por 
el tratado de Tordesillas, del año de mil quatroeientos noventa y 
quatro. De estas dificultades fue consiguiente preciso el pretexto para 
aumentar cada parte sus pretensiones, y ocíipar el terreno de la dispu- 
ta, ya sea por la persuasión del propio derecho ó alo menos por el 
(pie contri huie la duda que en semejantes casos dá lugar áqualquiera 
posesión interina. La imposibilidad de poblar todo el pais, que en esas 
partes puede pertenecer ami Corona, el conocimiento de los malos 
efectos que se siguen por no haverse decidido la disputa, y el deseo 
de que mis Vasallos vivan en paz, gozando las Comodidades que ofre- 
cen esos dilatados Dominios, donde ni les pueden faltar tierras para 
sus Grangerias, ni avuestros subditos copiosa Gentilidad en que exer- 
citar su zelo por la salvación de las Almas, han impelido mi Real 
animo, y hecho aplicar toda, mi atención para concluir un Tratado 
con la Corte de Lisboa por el qual se señalan los limites de ambos 
Dominios asatisfaceion común, y con mutua conveniencia, poniendo 
fin y termino á las disputas pasadas. Entre las cesiones que se hacen 
de una y otra parte, tengo estipulado por el articulo catorce (de que 
he mandado remitiros copia) ceder á la Corona de Portugal todo 
el territorio comprehendido entre la margen oriental del rio Uruguai, 
y la Septentrional del Ibicuí, con los Pueblos de Indios que en el 
tiene fundada vuestra Provincia, y también qualesquiera Pueblos que 
pueda haver entre la margen oriental del rio Pequiri, y la occidental 
del Uruguai, sacando de ellos todos los Indios y Pobladores con sus 
bienes muebles y semovientes como [ve] reís en el articulo diez y seis 
de que también lié mandado remitiros copia. Hé resuelto pasaros esta 
noticia, encargándoos que por vuestra parte concurráis á la execucion 
de la entrega estipulada, sin poner en ello embarazo alguno, y asi 
mismo os encargo que asistáis y hagais asistir á los Comisarios de 
ambas Coronas que han de transitar por el territorio de vuestra 



INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR. 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


53 


52 


Provincia con el servicio de Indios, v io demas que sea costumbre, y 
lo demás que sea costumbre, y ellos necesiten, comunicando á los 
nombrados por mi parte todas las noticias que os pidan y juzgaseis 
conveniente ami Keal servicio, como lo espero de vuestro zelo. Que 
assi es mi voluntad. Dada en Buen Retiro aveinte y quatro de Agosto 
de mil setecientos cincuenta y uno. 

Yo el He y. 

[Hay una rúbrica], 

Cenon de Som ocle villa. 

[Hay una rúbrica]. 

V. M. encarga al Padre Provincial déla Compañía de Jesús déla 
Provincia del Pa ragua i que concurra por su parte ala entrega de los 
Pueblos de sus Misiones estipulada con la Corte de Lisboa. " 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1730, etc. — - Original manuscrito 
4 fojas , paj)cl con filigrana, formato de la hoja 212 X 302- nrn,, letra indinada, 
iiTcrlínca 19 a 27 mm., conservación buena; lo indicado entre [] está destruido 
cu el original). 


N.° 18 [Real Orden ai Provincial de la Compañía de Jesús en la Provincia 
del Paraguay; expresa que las ventajas obtenidas con la celebración del 
Tratado imponen la entrega de los pueblos de Misiones, para cuyo cumpli- 
miento recomienda facilitar la labor de los Comisarios] 


El Rey. 

Reverendo Padre Provincial de la Compañía de Jhs. de Ja Pro- 
vincia del Paragnai. y en su defecto al Padre Superior de las .Mi- 
siones de Indios que están al cuidado de esta Provincia. Por el Tra- 
tado con cluido con la Corte de Lisboa firmado en Madrid a trece de 
Enero de mil setecientos y einquenta. y ratificado en forma, de que 
os remito copia certificada. entendereis que se han terminado feliz- 
mente las disputas que hart estado pendientes mas de dos siglos y 
medio entre mi Corona y la de Portugal sobre limites de los dos 
Dominios en Asia y America, estableciendo ahora una linea divisoria 
que independiente délas questiones antiguas sirva de regla inalte- 
rable para lo futuro. Las notorias ventajas que se siguiran amis va- 
sallos de la execueion del referido Tratado, ha sido preciso adquirirlas 
por medio de algunas cesiones (pie hago á la Corte de Portugal 


siendo la mas principal la de los Pueblos de Jrnlios que tiene fun- 
dados vuestra Provincia en la margen oriental del Rio Vruguai, con 
calidad de que se saquen los Pobladores, con sus bienes muebles, y 
semovientes, según y como se previene en los artículos catorce, y 
diez y seis del dicho Tratado. Al desconsuelo que vos, y vuestros Mi- 
sioneros tendréis por la precisión de abandonar unos Pueblos que 
ha veis fundado a costa de tanto trabajo, y peligro, será consiguiente 
que dupliquéis vro celo para recoger y poblar los Indios en otros 
parages de mis Dominios, para conservarlos en la verdadera fé, en 
su sociedad, civil, y en el vasallage que me deben, y almismo tiempo 
podréis templar el desconsuelo, con la seguridad de que el Apostólico 
empico de esa Provincia me ha contribuido uno de los medios mas 
principales para allanar las dificultades que se oponian á la con- 
clusión del tratado, y que vuestra discreción y constancia restablecerá 
bien presto con ventajas el daño en que me ha sido preciso consentir, 
para disminuir las dificultades de vuestro santo ministerio, afianzar 
la quietud de mis vasallos de essos Dominios, y augmentar conocida- 
mente los Comercios, y el ingreso del erario. La Execueion del sobre- 
dicho tratado la tengo encargada en primer lugar al Marques de Val- 
delirios, Ministro de mi Consejo de las Indias, en segundo a D." Juan 
de Echevarría, Capitán de navio de mi R.‘ Armada, y en tercero a 
D. n Fran.'° de Arguedas, los quales os entregarán la presente cedida, 
y demas que he tenido a bien dirigiros, y en las conferencias que 
ha veis de tener con ellos, y con el Governador de Buenos Aires os 
propondrán el tiempo, y el modo de preparar y exeeutar la evacua- 
ción y entrega de los citados Pueblos de Indios, los que necesitaran 
para servicio de las tres tropas (pie han de establecer Ja frontera, y 
en que parages, los víveres que podréis contribuir de vuestras mi- 
siones. y los pertrechos, armas, menages, y utensilios para los comi- 
sarios, escoltas, y comitiva, á euio efecto os manifestaran los Capí- 
tulos que tratan de esto en la instrueion que les lie mandado dar de 
acuerdo con la Corte de Lisboa. Os hago el mas especial encargo de 
que avista de lo que en ello se interesa el servicio de Dios, y el mió, 
concurráis al mejor expediente con la sinceridad, y eficacia que 
espero de vro celo; y particularmente os encargo que si en vuestra 
Provincia y Misiones fuñieseis alguno, ó algunos Religiosos que aun 
tiempo puedan servir de Capellanes, y Geógrafos, los destinéis y 
mandéis pasar en la tropa, ó tropas que señalen mis Comisarios, pro- 
cediendo en inteligencia de que asi el sueldo que devengen estos Ca- 
pellanes, como el coste de víveres y demas que se tome de vuestra 
Provincia, y de qualquitra particulares, he mandado por Cédulas se- 
paradas que se satisfaga en Caxas de Buenos Aires, aunque para la 
paga sea menester usar de los Arbitrios en ellas prevenidas, y tara- 
bien os satisfarán, y pagaran en las mismas Caxas quatro mil pesos 
por cada Pueblo de vuestras Misiones, que en virtud de dho. Tratado 


- INSTITUTO GEOGRÁFICO Mf L.IT A R. 

se h a “ de entregar a la Corona de Portugal, por vía de Ayuda de 
a, para que tengáis conque mudar los Indios, v sus bienes mué- 
y semovientes, de que remito libramiento en cédula separada, 
tr * S< ! ran i l0S m ‘ smos comisarios. Os repito con el maior enea- 
, toc, . os ' os referidos encargos con la seguridad de que los 
de la Fé S v A í? mpania c l ne tan( o han contribuido ala extensión 
i j ’ y e mi Domimo cn essas partes, concurrirán a. este servicio, 
dándome nuevos motn-os para distinguirlos y atenderlos. Dada en 

Wa y uno* 7 qUatr ° deA?0St0 de mil setecientos y cin- 

Yo el Rey. 

[Hay una rubrica ]. 

Cenan de Sota ode villa. 

[Hay una rúbrica]. 

} ‘ ^■ eu ^ ,ar ga al Padre Provincial de la Compañía de Jhs. de 

ia Provincia del Paraguai concurra por su parte á la execucion del 

expresa ^ LlmlteS cou la Corona de Portugal, en la forma que se 

» fJf/ e ? UeÍÍ , n <M _J rnla ‘’o de Limites tic 1750, etc. — Original manuscrito 

inUrtínelZ a C "¡ m»' 7 ™""’ f0rma !° de 315 X 303 '«»>! Mnt inclinada', 

m ernnea 18 a 2o mm., conservación regular), 

^rTYltZ^ 31 Provincial d « ' a Compañía de Jesús en el Paraguay 
sobre la obsérvanos, por parte de los Indios de Misiones, de la prohibición 
de comerciar con extranjeros] 

[Buen Retiro, Agosto 24 de 1751] 


El Rey. 

Reverendo Padre Provincial de la Compañía de Jesús de la 
Provincia del Paraguai, y en su defecto al Padre Superior de las 
Misiones de esta Provincia. Por la cesión, y entrega que se ha de 
hacer a la Corona de Portugal de los Pueblos que tienen vuestras 

!% 0rilla °™ ntal del rio Uruguay, por equivalente de 
la Colonia del Sacramento y goze privativo de la navegación del de 
la Plata que cede esta Corona a la mia, quedaran los Indios, v sus 
Misioneros establecidos entre los rios Uruguai y Paraná, a mui 'corta 
distancia de los Portugueses. - Bien conocéis la grave obligación 
que liga a todos mis subditos en Justicia, y en conciencia á evitar el 
comercio con extrangeros en Indias por el sumo perjuicio que de su 

iWflT la i Se i ha se " ,uc }°- y S1 SW á todos mis Reynos. con aumento 
increíble de las Potencias ed rañas, y en esta parte no dudo que vos, 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


65 


y nuestros Misioneros observareis y haréis observar á los Indios de 
vuestras Misiones unas Leyes tan justas, y promulgadas para el be : 
neficio publico. Pero al mismo tiempo entendereis por el Tratado de 
que os remito copia certificada, que la Corte de Lisboa no solo no 
quiere este Comercio con sus vasallos, sino que se conforma con migo 
en que no se permita, y se castigue la comunicación de unos con 
otros, salvo quando intervenga causa grabe, y precidiendo la forma- 
lidad prevenida por el articulo diez y nueve del dicho Tratado. He 
resuelto advertiros todo lo referido encargándoos mucho que por vues- 
tra parte observéis, y hagais observar las referidas prohibiciones, y 
os prevengo que si en adelante hiciesen los Portugueses alguna nove- 
dad lo aviséis inmediatamente al Gobernador de Buenos Arres para 
que me dé cuenta, y tome interinamente la providencia que le pa- 
rezca. Dada en Buen Retiro á veinte y quatro de Agosto de mil sete- 
cientos cincuenta y uno. 

Yo el Rey. 

[Hay una rúbrica]. 

Cenon de tfomode villa. 

[Hay una rúbrica]. 

V. M. previene al Provin. 1 de la Compañía de Jesús del Paraguai 
que ha de hacer tocante a la prohibición de que se comuniquen Es- 
pañoles, y Portugueses. 

{Ejecución del Tratado de Límites de 17ó0, etc. — Original manuscrito , 
2 fojas , papel con filigrana , formato de la hoja 215 X 303 mm., letra inclinada , 
interlínea 1S a. 23 mm., conservación regular). 


N.° 20 [Extracto de comunicaciones cambiadas entre el Gobernador de Mon- 
tevideo y el Gobernador de Buenos Aires relativas a la expedición a Misiones] 

[Enero 25 de 1752 — Abril 10 de 1755] 


Extracto de las Cartas , y Papeles Corresp a Montevideo 
1752 

En 25 de Enero Aviso Viana liaver llegado el navio Jhs. María 
y Jpli., con un Pliego de importancia de orn. del Rey para el Virrey, 
el que dirigió al Capitán Gral; y da noticia de haver salido el Jasan 
con el Marq. 9 para Buenos Ayres a la entrega de la Colonia. 

En 28 de dho : Dio Aviso de haver llegado á aquel Puesto el 
di a anteced. te la Fragata el Jason y pedió Practico. 



INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

En 4 de óett : bre Remitió un Pliego el Aíarq." que acababa de 
llegar de Castillos, y dá áviso de que con órn. de dho. Aíarq." pasó- 
una Indiata de la Colonia á Abaldonado con vastim. 10 ", para D." Gómez. 

1753 

En 22 de Alayo el Cap." Gral : Remitió copia del Vando publicado 
en esta Ciu. tf para que se promulgase en aquella. 

En 13 de Junio el Cap." Gral pidió de Alontevideo 8 Cañones, 
y otras cosas para la expediz. 0 " 

En 18 de Octubre: Previno el Cap." Gral. á Viana, mandase alos 
Vezinos hacendados de su Jurisdicción apromptasen el Ganado Ba- 
euno para la marcha, el que se satisfaría en las Gallinas; y otra 
semejante orn comunicó a Achuearro con fha de 17. 

1754. 

En 5 de Abril el Capitán Gral: Dio orn para que la Comp.* 
levantada en aquella Ciudad, con los Infantes y oficiales que se ha- 
llavan en ella marchasen a las Gallinas. 

En 18 de Nov. re Dio orn el Capitán Gral á Viana, para que con 
la brebedad pasible marchase a la Calera del Rio Negro con su 
Equipage y Cavallos. 

1755. 

En 10 de Abril: Previno a Viana el Cap.° Gral. indagase el 
camino que se podía tomar, para seguir la Expedición por S.'“ Tecla 
y que pudiesen marchar los carros cargados. 

(Ejecución del Trotado de limite* de 1750, etc. ~ Original manuscrito, 

1 popel! con filigrana, formato de la hoja 215 X 303 mm. f letra inclinada,, 

interlínea 7 a 16 mm., conservación buena). 



I 


N. 6 21 [Extracto de comunicaciones cambiadas entre el Marqués de Valdeli- 
ríos y D. José de Andonaegui sobre operaciones militares contra los indios] 

[Enero 27 de 1751 — Junio 16 de 1756] 

Extracto de las Cartas /escritas entre el Aíarq."/ de Valde-Li- 
rios, y el /Cap.” gral D. n Joseph de/ Andonaegui, desde /27 de Enero 
de 1752./ h.“ /16. de Junio de 1756. 

Extracto de las Cartas escritas entre el Marq.* de Valde-Lirios, y él 
Capitán Gral Don Joseph de Andonaegui = 

En 27 de Enero avisó el Aíarq. 8 su llegada á Aloutevideo en el 
Navio el Jason, y pedió el Practico para conducirse á este Puerto* 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 57 

— — ” “ * 

En 12 de Febrero, previno el Aíarq.* haver tenido noticia, que 
el Practico antes que llegase su carta, hiva en el Navio de la Luz, 
y que desde el día 10, se havSa avistado de aquel Puerto, remitiendo 
al Alférez de Navio D.° Ignacio de Alendizabal, para que buscase 
alojamiento para todos. 

En 19 de dho eserevió el Aíarq." que el dia antes havia dado 
fondo en este surgidero, y que las Lanchas llegaron aquella noche 
para el desembarco; y que en la misma passaria la vista por los 
Papeles, que el Cap.” gral le havia remitido en el segundo Pliego. 

En 28 de dho. escrivió remitiendo las Cédulas al Govierno, y 
Officiales Reales, para que se le acuda con los auxilios necesarios. 

En 9 de Alayo remitió el Aíarq." un Alemorial de D.“ Pedro de 
Lea, en que xnanifestava devia residir el Practico en Aloutevideo. 

En 20 de dho (que se reeivió el dia 2S) escrivió el Marq." una 
carta instrucción, para que en su ausencia providenciase el Cap.” 
gral en esta Ciudad lo siguiente : Que los Comisarios Arguedas, y 
Flores bolverian de Castillos, para salir desde Buenos Ayres con sus 
partidas a egecutar las Demarcaciones, cuia, cuia buelta seria den- 
tro de dos, ó ti*es meses: Que previniese número, y calidad de em- 
barcaciones para cada partida, que se compondría de un Comisario, 
dos Cosmograplios, un Capellán, un Cirujano, un Piquete de Infan- 
tería, Criados, y cinquenta Peones, además de la Gente de las Lan- 
chas; y que devian navegar por el Uruguay, y Paraná; Que apromp- 
tase los Viveres para 6, meses; y que desde Castillos avisaría los 
Oeneros que devia llehar cada partida: Que para seguir la Nave- 
gación desde el Salto Grande en adelante heran precisas otras em- 
barcaciones, las que según el Provincial de la Compañía, se podrán 
hacer en los Pueblos de S. n Xavier, y el Corps de las Atissiones: 
Que embiase allá dos Alaestros, con Carta al Padre Comisario, para 
que los P. P. dirigiesen la obra de ellas, y para que hiciesen cons- 
truir el número necesario, les diese noticia de la Gente, y provisio- 
nes de cada Pai*tida: Que les previniese á los P. P. Rebasen quenta 
de todo el costo, la que havian de presentar al Aíarq." para su 
paga: Que a los Alaestros se les diese, en caso de necesitarlo, alguna 
Herramienta, Brea &a. Y que los Instrumentos los havian de res- 
tituir si los P.P. no los necesitasen, y que asi se lo havia prevenido 
al P. Comissario gral. y que de lo que se consumiese traherian cer- 
tificación de los P.P: Que todos los gastos para las Partidas en Bue- 
nos Ayres, havian de constar por certificaciones del Cap.” gral. Que 
durante su ausencia, y la de los Comissarios, cedía al Cap.” gral la 
facultad de librar el dinero necesario : Que hera Pagador D." Alagin 
Lloret; con intervención de D.” Alartin de Altóla gu irre : Que dis- 
pusiese la venta del Fierro en Barras, dejando 150. qq.* para una 
urgencia, y que de los 15, qq." de Acero se vendiesen los 13, cuyo 
producto se depositase en Caxas; Que tenia animo de embiar á 



58 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Lspaña el Jasón, con la noticia de la entrega de la Colonia ; y que 
mandase publicar el Regro: Que si Lloret avisase apuntar corrup- 
ción los Salchichones y Jamones, se vendiesen; y que le remitiese 
las Cartas que le viniesen de todas partes á donde quiera que es- 
tuviese. 

En 7 de Junio de dho año, avisó su llegada á Montevideo y que 
al día siguiente se desembarcava : y que tenia noticia que D/ Bruno 
de Zabala liavia llegado á S/ a Lucia, y que lo esperava alli luego 
con la Cavallada. 

En 23, de dho escrivió el Cap." gral. al Marq." Que hera irn- 
practicable la Construcción de las Ebareaciones en las Missiones* 
assi por que el costo de 12, llegaría á SO (\\) P/, como por que ex- 
ponía el Maestro pral necesitara quince meses para hacerlas, y si 
heia pieciso cortar las 'Maderas tardaría mucho más tiempo, reme- 
tiéndole la Relación del Costo, y la representación de dho Maestro, 
con la advertencia de que haviendo hecho reconocer las Embarca- 
ciones, de este Puerto, y el de las Conchas, se h avian hallado hasta 
diez y ocho, que podían servir para el effeeto, las que dejaba re- 
tenidas. 

En 5, de Julio, desde Montevideo avisó el Marq/: Que esta va 
conforme en que no se fabricasen- las embarcaciones, y se usase de 
las que harían encontrado fletadas ó compradas: Que él Governador 
del Paraguay le efceririú haría alia 16, 6 20, Empareaeiones que 
podían servir. 

En dho dia avisó el Marq/ la perdida de la Luz. v que tenia 
puestos en Manos del Mre sus Pliegos: Que si la Gabarra de Sevilla 
no estava prompta, hiciese aprestar el Avisso Arrambide, ú otro, 
para que fuese á Montevideo á recibir sus Pliegos de Mano de aquel 
Governador, aparentando ser el Ga pitan gral quien lo despachava, v 
no el Marq/ por quitar motivos de discursos. 

En 20, de dho le respondió el Capitán gral : Que liavia dado la 
orden para apromptarse Arrambide. 

En 5 de Julio avisó el Marq." el ferbor del Governador de 
Montevideo en concurrir al negocio que estaba á su cargo ¡ pero que 
necesitava orden del Cap." gral para su resguardo, por lo que hera 
conveniente le comunicase las ordenes del Rey, ó le embiase orden 
abierta. 

En 20 de dho escrivió el Cap." General al Marq." que havia 
resuelto embiar con el P. Comisario gral. al Maestro Gregorio Go- 
rostid], para que se enterase si podían servir las 18 Embarcaciones 
señaladas, reconociendo el Salto, y demas parages por donde havian 
de transitar. 

En 18 de Julio desde Montevideo libró el Marq/ 10 (¡|) P.s para 
sus gastos, y los Sueldos de los Empleados, y en 31 de Julio, le 
respondió el Cap/ Gral estar entregados. 

En 2;> de Julio, de Montevideo avisó el Marq/ ha ver recevido 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


59 


cinco Cartas del Cap/ Gral sobre el despacho de Arrambide, y que 
en quanto á la compra, ó fletam/ 0 de las 18 Embarcaciones, se po- 
dría determinar quando bolviese Gorostidi, de reconocer el Uru- 
guay; y Que en quanto áque senombre por ausencia de Altolaguirre 
uno de los dos officiales Reales, que corra con la intervención de los 
Gastos, lo haga el Cap/ gral según le paresca. 

En 19 de Agosto, desde Montevideo avisó el Marq/ que el 
dia siguiente marchara para Castillos, en donde encontraría a D/ 
Gómez Freyre, y discurría se allanase todo, y que si no vastasen 
los medios puestos se ocurriría á otros: Que sus Pliegos dejava en 
Manos de aquel Governador, para que fuesen en la Gararra de 
Sevilla: Que dentro de 11 o 12 dias* llegaría á Castillos, de donde 
despacharía á los otros para que fuesen en el Aviso de Arrambide: y 
que le avisava D." Gómez Freire tenia en el Rio Grande Embar- 
cación prompta que alcanzase la Flota, en que también remitiría 
los Pliegos. 

En 26, de Agosto escrivió el Marq/ del Arroyo de Garzón, 
liaver encontrado al Cap/ de la Esperanza que se havia perdido en 
la Costa del Brasil; y que si en los Cajones que conducía venían 
algunos Pliegos para él se los remitiese immediatameute ; y en 1/ 
de Septiembre le contexto el Cap/ Gral. 

En 23, de Septiembre avisó el Cap/ gral al Maní/ ha verse hielo 
la Gabarra de Sevilla sin tocar en Montevideo contra la orn que le 
dio. y que le remitía un Pliego que havia venido de la Corte. 

En 27, de dho el Cap/ gral escrivió al Marq/ Que el dia 26 
liavia llegado el Barco que llebó al P. Altamirano á las Missiones. y 
en él buelto el Maestro Gorostidi que fué á reconoceré! Salto Chico, 
y grande, entinándole la representación de dho Maestro en que ex- 
ponía hera conveniente comprar las 18 Embarcaciones: que con su 
havilitacion costarían 30 (||) P/ Que le havia remitido por mano del 
Governador de Montevideo un Pliego de la Corte; y que le da va orn, 
para que se abriesen los Cajones que viniesen á aquel Puerto, y los 
Pliegos que hubiese para el Marq/ se los remitiese puntualmente: 
Que el Patrón del Barco, y el Mro Gorostidi, no havian traído Car- 
ta del P, Altamirano, y que no savian nada de Missiones. por que 
havian quedado distantes. Que una Balsa de allá vendría en breve 
al Puerto de las Conchas: Que de las conferencias de Castillos no 
se savia nada, solo si, que una Llancha de la Colonia havia venido 
al Ria chelo á buscar comestibles, que decían lieran para los que de d!ia 
Colonia pasaban alas Missiones. 

En 24, de Septiembre, des*de Castillos avisó el Marques, liaver 
recivido las antecedentes sobre la liida de la Gabarra de Sevilla sin 
sus Pliegos: Que veia la tardanza de escrivir del P. Altamirano: 
Que no le difiriese qualquiera noticia que pudiese adquirir de dho 
P., y que havia celebrado con D.” Gomes Freire los dias del Rey: 
Que al dia sig/' empozaban á tratar sobre el asumpto de la Linea, 



60 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


61 


para cilio effecto tenia allí al Maestre de Campo Doxninges, y otros 
tres* Prácticos del terreno de Castillos. 

En 2 de Octubre avisó el Marqués haver recivido el Pliego 
del Rey. 

En dho dia 2 desde Castillos escrivió el Mar." remitiendo copia 
de la Carta de 8 de Abril de 52 del S/ Carvajal, exponiendo al 
mismo tpo todo lo aeahecido en las primeras conferencias con Gó- 
mez Freyre, y las diferencias que allí hubo, las que se allanaron. 

En 6 de dho desde Castillos avisó el Marq." haver recivido la 
carta del Cap." Gral. de 27 de Sept/ con la representación del Mro 
Gorostidi, de buelta de Missiones: Que se suspendiese la compra de 
las Embarcaciones para las Partidas hasta que avisase, y que hera 
muy estimable la noticia que traliia el Mro, de ser practicable el 
Salto Chico. 

En dho dia desde Castillos avisó el Marq." varias óbserbaeio- 
nes que ha vi a hecho á los Portugueses con otras reflexiones suyas. 

En 12 de octubre escrivió el Cap" Gen 1 al Marq* no haver te- 
nido noticia del P. Altamirano: Remitiéndole una carta que se halló 
en los Cajones del Vigilante, y un Pliego del Obpo; y que el P. Al- 
tamirano dirigía un Pliego sobrecartado para el P. Sicilio recidente 
en Montevideo, el que encargara á quel Governador se lo remítese 
ú Castillos brevemente por decir el P. R. de este Colegio se nece- 
>itava la respuesta, según prevenia el P. Altamirano, quien sin ella 
no podía dar passo en su Comisión: Que esta va bastante embara- 
zado por hallarse los dos offiz." accidentados, remitiéndole Copia 
de lo que havia escrito al Governador de la Colonia sobre la pro- 
visión de Cavallos y Bueyes, y otras cosas que pedia para prevenir 
la evaquacion de aquella Plaza. 

En lí) de Octubre le avisó el Cap." gral Ja salida de Arrambide, 
para que estubiese en Montevideo ala disposion del 'Marq/ Que si 
le parecía mandaría apromptar también el otro Aviso: Que el dia 
antecedente le havia despachado unos Pliegos por el Real. 

En 24 desde Castillos escrivió el Marq." acusando el recivo de 
la antecedente con el Pliego del P. Altamirano, pareciéndole muy 
hien lo respondido al Governador de la Colonia, y que le parecía 
obraba con franqueza Gómez Freire: Pidiendo el Practico para con- 
ducir el Jason con los Comis r, °* y Astrónomos de las dos Partidas: 
Que havian hurtado los Indios Minuanes y Charrúas, la Oavallada : 
Que havia despachado una Partida en su seguimento: Que havia 
tenido una corta función: Que el P. Altamirano escrivia que luego 
que llegó al Yapeyú recivió cartas de los Curas, en que le dicen, 
que los Indios de S." Miguel y S/ Nicolás estavan resueltos a no 
mudarse, y para que blandamente se les oblige necesita de los tres 
años de termino que pidió, y para decir esto buelve con lo mismo 
que el Cap/ gral le oyó muchas veces: Que con la noticia, y las 
ordenes que tiene de que todo esté fácil por su parte, no save como 


acertar en el negocio: Que verá el semblante que tomai^ las cosas, 
procurando asegurar álos Portugueses sobre el efecto del Tratado, 
quienes lo dudaban por la entrega de los Pueblos; pero que en caso 
que no quieran que se egecute, practicará otra diligencia que comu- 
nicará al Cap/ gral. á su tiempo: Que el dia 23, se havia puesto el 
Marco en la Bahía de Castillos, y luego estava para caminar la Pri- 
mera Partida ; pero que el P. Altamirano le prevenía no saliese por- 
que no se inquietasen más los Indios, como si hu viesen de perma- 
necer allí hasta que el P. avisase, ó que el General Portugués, y él 
quedasen por espasio de tres años esperando á que los Indios se 
mudasen; y que en este estrecho, no save si valdrá mas la dilación 
contraria alo estipulado por el Rey, y á que por falta de su cum- 
plimento se excite una Guerra, ó quese heelien álos Guaranis con 
alguna mas brevedad que la que quieres los P. P. 

En 27 de dho le eontexta el Cap/ Gral. sobre fletar ó comprar 
las Embarcaciones, remitiéndole el Informe del Mro constructor: 
Le avisó haver suspendido la venta del Fierro, por su corta estima- 
ción: Que el Aviso de Arrambide estava prompto á pasar a Mon- 
tevideo; y que los Barriles de Aguardiente mermaban mucho. 

En 4. de Noviembre desde Castillos participó el Marq/ haver 
recivido la antecedente, y que no s*eria ocioso, que el otro Aviso 
se empezase á promptar, por que también se habría menester: Que 
en aquella Semana salían para Buenos Avres los Comis r ‘°* y As- 
trónomos de la 2/ y 3/ Partida : Y que Echavarria empesaria luego 
su demarcación: Que Gómez Freyre, y él le acompañarían algún tre- 
cho, y después se encaminaría uno ala Colonia, y otro á esta CiuA si 
se vencían las dificultades que liavían sobre aquel Terreno. 

En 10 de dho avisó el Marq/ la salida para Buenos Avres de 
Arguedas, y Flores con sus Partidas, y que venían instruidos de 
lo que se podía hir previniendo para sus demarcaciones; y que el Go- 
vernador les asistiese con todo lo que necesitasen. 

En dho dia avisó el Cap/ Gral al Marq/ lo que escrevia el Coro- 
nador del Paraguay, remitiéndoselo todo. 

En 13 del mismo desde Castillos contexto el Marq/ á la ante- 
cedente diciendo convenía comprar las Embarcación/’ pero que se sus- 
pendiese hasta que él avisase: y que en quanto al Aguardiente, y 
los demás effeetos los registraran Arguedas, y Flores, y Scgun lo 
que le digesen avisaría lo más conveniente. 

En 1S de dho desde Castillos, escrivió el Marq/ haver recevido 
lo antecedente y que !e respondía al Governador del Paraguay por 
medio de Flores, remitiendo una Carta para el P. Altamirano, para 
que se despachase a S tfl Feé, y desde allí al Cura de 1 apeyú. 

En 30 de Diciembre desde las Puntas del Ayguá avisó el Marq/ 
su salida de Castillos el dia 23 de Noviembre con Gómez Freyre. v 
la Primera Partida: Que seguía la demarcación con felicidad, y sin 
tropiesos por la claridad del Terreno, y conformidad con los termi- 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


aun que pídsado ^ Inírafen'Nío'r'-T 3 ¿ C ° l0nÍa ’ 

^veres, s. aquel Goveruaclor.no le embiaha alguno's P ° r de 

1753 

viniik ¿, E "° t S*/ l- 1 " “““O»!.; m- 

¡laiage donde se hallase afin de que e^r ■’sttv' ' lveres e » guarniera 
ningún pretexto. 6 r * fenicio no se demorase por 

las Cartas parfel' P.‘ A^mh-^ ?" ,sando el «*«0 de 

y 'I 1 "- 1 recibió la del 17- Q ue .¡V 1 ep0 a ílc l«elln Plaza en ID, 

res. q„a„to por des ael aV e -V W v ’ H ° , . an *° p0r fa,ta da vive- 
Freyre, en que se «mitán i ló V T MrH , dc avwrio aün Gómez 
sacado hasti el par que £ ' \ Plan ?* <»“ ™ '■«« 

'os que emhiará desde el Blomien P R % r ? ” pnmcra Partida 
¡ " «erivió Sa n tel ices sobre caudales v” ?T* la Carta «>'* 
oerá algunos. Que la oartida a t? V ílUe . e niseo cíe la Luz ofre- 
marcación: Que no savia si dt f ehavalTla ; Caminava con su De- 
con los Indios rebudios- v one <¡ ‘‘ ai ? lmo tondl 'ia algún embarazo 
¡os P.P. no los e“«t , l v ; ; ,ra " u,c l 10 da <i»e ¡ a maña de 

En 23 de Febrera aW ó desde e ¡T‘\ «'n e \ mu " do tod °- 

; on D." Nicolás de Eiorduv remhe parte de \ T el 19 : Q ue 

-legar a esta Ciudad, para celebrará», f i Equipage : que desea 
J - Altamirano; Y en 27 de dho le res í' H- 8 V°, fle ‘ as c l Ue tenia del 
En 23 de Julio le EserMó e l Can ” ¿°J ^ «ral. 
remitiéndole las Cartas v,, •• ; ap .\ Gra a ^ arí I- un Papel 

ÍJi , le ««minase si el parage que'eT Thenlent^ I °°" ientes ’ P ara 
posito. ° 1 1 1 llenien te le decía llera al pro- 


•Andrés de Agredano^eT (me^da 1 ^** peI remitien <*o otro de D“ 
á la salida de* la E U Tac V tdi"° Vara " el Ja ^ 
sacarle. a “ a - y pedlendo una Lancha para ayudar a 

Roque Fern.* se apromptarse. PaPtd ’ Para í|Ue el Aviso de D -° 

Articé ló del Tratado* v'v^de laTVT ^ en conset l ueils ia del 

*’ 7 ra ‘ VeeS de ¡a Colonia - e ^^n^V”u , hl^ r a ^ 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1 7 5 O 63 

ipo para no causar perjuicio, á un que serveria de pretexto pues 
n buelta de los muebles se introducirían Ropas en el R ,lu Que aun 
que le havia servido de dolor, y lo procuró dilatar no pudo, por que 
J). a Gómez Freire persistió en que se hiciese, y assí se firmó, en 
cuia atención remitía 4 Actos, para que se mandasen fixar en los 
parages públicos, y que la expresión que ponia al fin hera con la 
idea de que atemorizase el saver que se havia de aplicar remedio 
contra los desordenes. 

En 5 de dho escrivió el Marq.' acusando el recivo de la que el 
Cap." gral le havia escrito aquel dia en respuesta de la antecedente, 
y diciendo havia notado en ella dos cosas: la una el decir le parecía 
muy anticipada la compra de muebles: Que esta hera una reflexión 
inoportuna por qualquiera lado que la mirase, por que en la última 
conferencia de Martín García, fue testigo del temor que tenia en 
consentir á la proposición de D.” Gómez Freire, de que se publicasen 
los edictos permitiendo a los Vasallos del Rey pudiesen pasar a la 
Colonia á comprar muebles y raíces según lo tenían pactado los dos 
Soveranos, y que la razón que dava para egecutarse hera el pare- 
cerle caheria mejor su cumpliin.” quando tubiesemos algún Pueblo 
en nuestro poder, ó cuitando el recelo, que muchas veces reflexio- 
naron los dos, de que al abrigo de aquel permiso no se introdugesen 
géneros de Comercio : Pero esforzando el motivo de que necesitara 
tpo para que los vasallos de su Soberano pudiesen hir vendiendo 
sus muebles, y rayees, á fin de que quando llegase la entrega de la 
Colonia no alegasen no haverles concedido el que havian menester, 
se vio precisado a consentir para evitar el pretexto, que como decía 
D.“ Gómez Freire podría causar dilación para la entrega de dha 
Plaza, y assi se enferia no ser muy anticipada la compra, ni tenia 
razón justa para decirlo: La otra hera sobre que su genio hera 
opuesto á negocios ágenos; sobre lo qual devia decirle que el dar 
licencia para hir á comprar vienes muebles, y raíces á la Colonia, no 
liera ageno del Cap." gral por lo que le tocava la parte más pral, 
que hera dar licencia para que pudiesen hir las Lanchas, mandar 
reconocer el dinero que Rebasen, y celer que los que tragesen co- 
rrespondiesen al dinero, no siendo de su incumbencia el que se 
tragesen nuebos, o viejos, por que esto pertenecía al Govierno, y 
a los ófficiales R" el averiguarlo: Que le parecía no ser aquellos 
effectos con cuio comercio extrahen los Portugueses los mayores 
Caudales del R Bo , ni que causan su mayor ruina, por que a lo menos 
se adornava el Pays con muebles hermosos y de buen gusto, se 
proveía de lo necesario para los usos civiles, se davan nuebas ideas 
de lo que en otros Payses se gasta, y a su imitación se podian ade- 
lantar las Artes. Que le devia prevenir que las licencias que diese 
havian de hir á sus manos: Que estimava mucho el favor de haver 
puesto, que con sola su orden pudiesen pasar a la Colonia, lo que 
no podía admetir, bien que correría aquel del modo que lo havia 
dispuesto. 


6*4 


Vvv 


"«». » lesu.» ¿ 1 S l í**P r ' «'» tede " ¿ '“ 6 , r r "’ «»« 1 « 

( °P ]a de u na q , 1)ado > le eserivia Gómez p* ° de Jose P Jl lír- 
construido en el R io n f!, Coma »dante de 1. ren ”'«endoÍe 

le Participara^ P>rt°, datante muy poco \ . qi,e '-avia 

v« r * a ’ ^ ero que Jos havia llna partid a de 1 ( ¡iV r Im0ll1 ? s ’ e " 
anos Pertrechos de o-» P , encido como en J a ^ apes á ata- 

r jas reflexiones sobre" *?*’ •' dos Cañones de P r era ’ Amándoles 

Sí'a--S ! ««' * stu* <*• s,„. „ 

S y v v¡ "™* w. c¿S"q”? * 

sepa el estado de e ® n ’ bian dole Relación ¿e J 0 ' *^ por el Rio 
Procurará llegar af íf’ ‘ ase ?“randole, q Ue con i? mareha Para que 
Por el frente^ v f se »alado : Q Ue i f ma - v °r promptitud 

M. Rguas i '4 ° S,ad t ° * su marcha pÍ la !f Cad ° J00 > hombre. 
f i»e las ignora v s^ Cías de J( * Pueblos v Se «Canten 8 4 
,and °los con cari¿Ó ou 6 ”/ 1 ' 8 " aI " u,1 °s Indios m? , havi ‘«-' to ~ por 
f 1 '” 0 ’ á un en l os PhmJ' 3 '!^ e,,to »ees no ha vil n °' S trai?an Ira- 
trataría todo sin neri„; • f do,lde guardan ) nc r¡ encontrado al- 

Slfí . ! ' “'«* “«.“¿t 4! 

í en--'- '■ *. 

«¡safe r 1 ? ”«■' ’sr r ss 

™ >8 1*'” «i», por 4fe'f» * ' 

-'i»™»: «»r ,1 dh "^‘ ’ d ' '' ®° O»»* 

’ ^zrrzs'j ™ 

- - c„. 

•■ c - .V rigido del rm-, p ademas d e Jo pesado , irf r qUe se hallava 

í st 

nérdid a ' 5 °’ l 1111 riéndose 20 *?%»*' < M ^ v Para ía 

¡f ordeVr.' 1 CoSí®? d f , ' P «ebío d a el d Tá I fev P ' ara reha ceÍe Vista 

bernardo Casa fus ^1° A,tamir ano, ofreciendo ^ Emitiéndole ] a Car- 

,m “ -t&sw »-• 


-«•ara?; 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


05 


Corrientes, fué muerto por los Indios de aquel Pueblo con uno de 
los soldados, y de los otros escapó uno que vino á dar á quel’^pa- 
va ge; y que este motivo, y el subcedido con D. u Nicolás Patrón, 
junto con la suma falta de Pastos, le liavia obligado ha hacer Con- 
sejo de Guerra, por el que se havia resuelto retroceder y, á 6, leguas 
en solicitud de sustento para los Animales, á fin de reforzar los que 
havian quedado; y que para ello hera necesario, según personas 
inteligentes, el tpo de quatro meses, además de que para reempla- 
zar el número de los muertos, se necitava otro tanto como el que 
havia quedado, siendo indispensable también reforzarse de Tropa, 
jjor que las enfermedades, y deserciones havian minorado bastante 
la que llebava, teniendo recelos de que quieran restituirse á sus 
vecindarios los Tercios de S‘* Feé y Corrientes los que será difícil 
bolver á traher: Que si liuviere llegado la Tropa de España, le pare- 
cía tendría competente para proseguir á entrar en los 7 Pueblos: 
pero que no seria por aquel Camino, sino trasladándose á la otra 
parte del Uruguay, por el Pueblo de Yapeyú que aun que contem- 
plara á este, y á los demás sublebados, y positura de óposion, siendo 
el camino mas cierto podría atacarlos con alguna comodidad, de allí 
pasar a los que devian evaquarse: Que desde el Igarapey donde 
estaba, se retirava al Salto alograr los Pastos, y de este despacharía 
al Intend.’* Altolaguirre, para que diese providencia, y egecutase 
io q.* el Marq. 8 y el P. Altamirano resolviesen mas conveniente al 
R.‘ Servicio, pues su ánimo hera el cumplir con él puntualmente, y 
que no hirviese pretexto en D. n Gómez Freire, para presumir que por 
nuestra parte havia alguna tivieza : Remitiendo siete Copias, que 
lierau las que eomprehendian lo acahecido hasta allí, y lo que ha- 
via escrito á D. n Gómez Freyre con D.“ Ph. e ele Mena : Que el The- 
niente de Corrientes le notició como en las Misiones se introdujo 
una Lancha de Polbora: Que crehe seria de la Colonia, pues los 
Navios Españoles solo traben la muy necesaria para su gasto; y 
que aun que el Th.* hizo diligencia de apresarla no pudo, También 
Je dixo dho Theniente, le avisaban de Corrientes, que de una Es- 
tancia de aquella Ciu. d havian robado la Cavallada los Indios de 
las Míssiones: Que el Marques lo reflexione todo muy bien, y si 
hallase preciso dar quenta al Rey con los Instrumentos que le re- 
mitía, por haverse alterado con los subcesos acahecidos al convenio 
de entregar a S. M. F. los siete Pueblos, le avisara para despedir la 
Gente de Corrientes, y S. ta Feé, que con su detención ocasionava 
grave perjuicio, aunque después, si fuese necesaria, hera difícil 
recogerla ; y que el Marq. 8 avisase con Copia de todo á D. n Gómez 
Freyre, por que desconfiara pudiese llegar L.” Ph.* de Mena, res- 
pecto del grave riesgo que havia en su viage, y que al P. Altami- 
rano, no le eserivia considerando que el Marq. 8 le comunicaría lo 
necesario. 

En 30 de dho mes de Ag. 10 acusa el Marq.* el recivo de la ante- 
-cedente reduciéndola á dos puntos. El uno a la precisión de retro- 


66 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


ceder hasta la Campaña del Salto grande, por falta de Pastos, y 
devilidad de los Animales. El otro á que con consulta del P. Alta- 
mirano, le prevenga lo que devera egecutar: Ai primero dice, no 
se le ofrece que responder; pues quando no há prosiguido la marcha 
será con algunas razones, á unque ningunas alcanzarán jamas á 
que S. M. se justifique cerca del Rey F. porque spre le pondrá en 
cara el no haver tomado para esta Empresa unas medidas, y unas 
providencias, que no hiciesen falta en ocasión tan importante. Y al 
segundo le dice, que en quanto al P. Altamiarno, ya le responde 
dándole notisia del estado de los Indios de la otra parte del Uru 
guay, que és lo que discurre saver de él. Y por lo que hace a su 
particular no puede dar dictamen alguno en el sentido que s? le 
pide, pues no tiene otra cosa que decir, sino q/ el Rey ha puesto 
enteramente a su cargo la empresa de evaquar los Pueblos con las 
Armas, para entregar á la Corona de Portugal, lo que save también 
D.” Gomes, pues se lo dixo en su presencia quando últimamente 
estubieron en Martin García; y que todo pendía de su mano; Que 
estava perfectamente enterado de la intención del Rey por las Cé- 
dulas que le entregó quando vino de España, y por la que reserbó 
para este caso: Y que por la Carta que le escrivió D. n -Josepli Car- 
vajal, le descubre la razón de no haverse embiado Tropa, y que 
K. M. fia este negosio de su celo y pericia Militar. Y (pie la expresión 
de que el subceso acahecido ha alterado el convenio de la entrega, 
de los Pueblos, la extraña mucho, por que bien lejos de ser assi está 
ratificado en la citada carta: Que conocerá tiene que cumplir lo 
pactado con D. n Gómez Freyre; y que este lia quedado en el Sacri- 
ficio: que estara empeñado con los Indios, y que necesitara del soco- 
rro del Cap." Gral: Que se haga cargo de las malísimas consecuen- 
cias que nacen de la retirada, como son el honor, la palabra, y la 
buena feé del Rey estar enteramente descubiertos á las sospechas 
que quisiese formar el de Portugal: Que haviendo dudado spre 
de que no se le entregarían los 7 Pueblos, calificará ahora desistir 
y desvanecerse por esta causa un negocio tan solicitado por nosotros, 
tan importante para España, y tan recomendado por Su Mag d en 
euio caso no dejarían los Portugueses de aprovecharse del Pais que 
yá está demarcado, y si se quisiere tratar otra vez de la división 
de Dominios, no se contentarán con que la línea corte por donde 
ahora, sino que pretenderán pase por medio del Rio de la Plata, 
como lo pensaron al principio: Que si D. a Gómez tiene de su Corte 
las ornes secretas que se sospeehavan, hallava vellisima ocasión para 
señorearse de los Pueblos, y atribuyrselos como conquista para no 
entregar la Colonia: Que todos estos daños, con la honrra del Rey, 
la de la Nación, y la del Cap.” Gral. están en sus manos: Que deve 
<aver otros muchos Prácticos, para hacer eficaces diligencias de 
proseguir la marcha, por que supone habrá tomado assi sus medidas 
seguras, ya por que es quien ha de responder al Rey de la Empre- 
*a; y yá porque se habra enterado como Cap." gral de esta Prov.* 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


en los nueve años que la eoviema, por por lo qual conocerá esta 
precisado a discurrir los modos de poner remedio, y mas savmndo 
núc D" Gómez conduee á pie la mayor parte de su Gente: Que vera 
míe despediendo á los Santafecinos, y Correntines queda sin poder 
tapar eítos descubiertos, porque son el nervio pral del Exercito, 111 
de P socorrer con la brevedad que pule el estrecho a Don Gómez, 

• ouien le embia todos los Papeles, y le previene procure tomar el 
Pueblo de S." 'Miguel (digo) de S." Angel, como esta tratado sino 
lo 1.a conseguido, y que execute todos los progresos que pueda pues 
lo o ue conviene é importa es justificar la buena fee de S. M. J cíete 
d ■ Gómez, pues serán dichosos si su genio ardiente con la 
noticia que se le participa, no s? retira: Que tiene prompta la Fra- 
gata el Jasim para dar noticia á S. M. del subceso : Que se lo pro- 
viene. para que le participe la resolución que tomase en fuerza de lo 
antecedente, cuvas cartas solo aguardava para despacharlo: Q ue sl 
le pareciese qu¿ el Marq.* buelba á eserivir al Goven.ador_ del Pa- 
raguay, que salga á la frontera de los Pueblos de Parana con la 
•'ente que tubiese á llamar acia acia aquella parte la fuerza de los 
Indios, lo egeeutara luego con el aviso del Cap." Gral. 

En 1S de Septiembre escrivió el Marq.* estava cuidadoso espe- 
rando malas noticias de parte de D.° Gómez Freire, ya por el in- 
í-i listo subceso que podia tener ó por la resolución que tomaría en 
virtud de la carta que llebó D." Ph.' de Mena : Que el día antes . llego 
una Falúa, v le trajo Carta fha en 30 de Julio del Rio pardo, de 
míe le indura copia: Que en ella vería, que por el viento contrario 
tardaron en* llega/ á quel parage las Embarcaciones que subían por 
aquel Rio la Artelleria, y Municiones, 30, dias sin cuyo impedimento 
v á aquellas horas se hallaría avista de alguno de aquellos Pue- 
blos- Que la detención huviera sido muy faborable para nosotros, 
porque según la quenta la llegada al Parage señalado seria primero 
<lUe la de D.“ Gómez, en cuio caso huviera conseguido el deseo que 
tenía de valerse quanto menos de las Tropas Portuguesas, por el 
celo de que toda la gloria racayese en las del Rey, y en el, mas oy 
•meda van expuestos á las mismas resultas que tenia insinuado, por 
que D.“ Fran c “ Gorriti, eserivia que en el mes de Agosto estaría 
D.“ Gómez en las Missiones: Que le incluía copia de la Carta que 
D. n Gómez escrivió á los Casiques remitiéndoles los prisioneros cogí 
dos en el último ataque, haviendolos vestido, y tratado venina- 
mente, lia viéndola manifestado entre los suyos, de forma que ya 
corrían muchas copias en Buenos Ayres, donde quería resplandeciese 
su conducta, y que se la aprovasen los mismos Españoles: Que la 
Carta que le escrivió a D.” Gomes y la suya llegarían á un mismo 
tpo por que havia el Chasque encontrado á Mena, media jornada 
mas alia del Chuv, y entonces ya la suya estava caminando tam- 
bién a toda diligencia, y dado caso que llegase aquella primero, 
no tendría Don Gomes tpo de retirarse, por que tardaría poco en 
recivir la suva en la oue le pedia en nombre del Rey, haga los pro- 


68 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


69 




¿Tesos que pueda : Que los P.P. ha vían adquirido una Carta de un 
A^ezino de la Colonia, escrita á otro de Buenos Avres, que decía 
llegó de Lisboa al Rio Jeneyro una Embarca sion, con la noticia de 
que el Rey ha offrecido al de Portugal dos ovispados en Galicia, 
si renunciase los 7. Pueblos de Indios que le deve entregar: Que esto 
se parece a la vóz que se espareeió aqui quando el esta va en Casti- 
llos, de que aquel Pliego que le embió del Mim\° de Estado conte- 
nia orn para que se desbaratara el negosio, lo que creyeron muchos, 
y ya save quan al contrario hera : Que puede ser lo eserivan varios 
á. sus amigos y conocidos de aquel Exere it o con el fin de introducir 
«desaliento, y que algunos la adapten, pero puede desengañarlos, por- 
que save que es falsa, como el lo conocerá solo por lo extrabagante 
de la expeeie: Incluye Carta en Copia del Justicia Mayor de Co- 
rrientes que le avisara haver parecido tres vecinos de los que jus- 
gaban muertos por los Indios con Casafus: que pudieron escaparse, 
lo que acredita la poca vivesa de los Indios, y el concepto que se 
tiene de ellos. 

En 20, de Septiembre, del Salto chico, esc revio el Cap." Gen. 1 
úl Marq.*: Que aun no baria, buelto Boeanegra, ni Mena: Que según 
lo subcedido en Yapeyú, crehia sublevadas todas las Missiones. in- 
cluyéndole las Declaraciones de dos Indios, y dos Indias que remitía 
al Th.° de Rey: Que si tubiera la Ca vallada, y Boyada de alguna 
utilidad pasaría á la otra Parte del Uruguay, y se arrimaría al Ya- 
peyíi con la Tropa: Que la de Corrientes estaba alborotada, y la de 
S ,a Feé, aun que disimulara clamaba por sus Cassas y familias como 
parecía de las Copias que le incluya, y que la Veterana no savia 
si duraría en el buen éxito que aun que le censurasen de temerario 
lo liaría si el Ganado estubiese capaz, sin reflexionar en artificiosas 
voces de que baria alterado los leales Pueblos, no siendo verdad, 
como se inferia del hecho bárbaro de Yapeyú; Que liavia experi- 
mentado que por aquel camino no podia llegar a S. ft Borja, por falta 
de Pastos, que estaban abandonados, y retiradas bastante las Bacas: 
Que si S. M. quería sugetar los Pueblos heran necesarias nuebas orns, 
mas providencia, y gente, y marchar por el Camino de S ta Feé ál 
Pueblo de Yapeyú. y de alli a los demás, que aun que suponen sus 
moradores infenitos no liarán cara, y los abandonarán, pues no tie- 
nen espíritu para oponerse á una buena resolución de 2 (¡i) hombres: 
Que se mantenía en el Salto chico variando cada dia terrenos por 
no hallar suficientes Pastos, y que no se acabase de perder el Ga- 
nado, y que dentro de dos dias hiba a la Rivera del Davina r, por 
si en ella podia mantenerse, pues con la grande seca del Imbierno, 
y los Yelos continuados estaban los Campos desnudos de Yerba: 
Que se mantendría assi Ínterin reeivia noticia del Marq.* del Padre 
Altamirano, y de D." Gómez Freyre, para determinar lo más seguro: 
Que le remitía dos Pliegos para el Virrey, y para el Rey, embiando 
Copias de lo que á S. M. escrivia del Segundo Consejo de guerra, y 


de las Declaraciones de los Indios, para que el Marq.*, y el P. Al- 
tamirano reflexionasen sobre ello, y le avisasen que de vería resolver, 
para el mejor desempeño de S. M: Que no save lo que habrá sub- 
cedido a D.“ Gómez; y que no. quiere retirarse hasta averiguarlo, 
por que no discurran los Indios abandona aquella Campaña, de- 
sando los Portugueses en acción: Que tendría fortuna en haverlos 
avistado, para darles el castigo correspondiente: Que remite unos 
Cueros hallados en aquellos Campos, que discurre sean hechos por 
Ladrones, ó Indios del Ganado de Yapeyú: Que aunque avisó pa- 
saría luego a Buenos Avres el Intendente lo liavia suspendido por- 
que se hiciese cargo, y cuidase de los víveres que se conducían. 

En 9 de Octubre escrive el Marq.* acusando el recivo de la de 
11 de Septiembre con los documentos que la acompañavan, y ratifi- 
cando su carta de 30, de Ag. to diciendo que en ella hallaría todas 
las luces necesarias para resolver, teniéndola bien presente, lo que 
pedia el servicio del Rey, su real palabra, su empeño, el cumpliin*'’ 
de sus orns tan eficaces, y i*epetidas, que no necesitaban de reno- 
bacion, el honor de la Nación, y el del Cap." gral, en cuj as manos 
estaba todo, y á cuyo cargo estaba el responder á S. M. de qualquier 
subceso desgraciado puesto que confio á su celo la empresa, para 
que tubiese el devido effecto, y que quando salió á ella no liiva ate- 
nido á que viniese de España Tropa para su egecucion, por que 
ya le mostró la Carta de Carvajal, y vio la razón que tenía el Rey 
para no embiarla: Que no podia haver motivopara dejarla imper- 
fecta una vez que la fió a su celo, V aumentase las fuersas quanto 
fuese necesario para su logro: Que le encargaba respondiese brevem** 
si tenia que esc-rivir al Rey, pues solo de esto estaba pendiente para 
despachar el Jason, y entonces remitiría el Pliego que le havia 
i'inbiado, cuidando de dar curso al del Virrey. 

En dho escrivió el Marq.* remitiendo las Declaraciones tomadas 
en las Corrientes á los tres Vecinos que acompañaron a Casalus, 
y se escaparon de los Indios. 

En 10 de dho mes de Octubre, de la Estancia vieja de Valdés 
escrive el Cap," Gral al Marq.*; diciendo se liada cargo de la Carta 
que le havia escrito con Maseareñas. y que para lograr el acierto, 
pasase con la brevedad posible con los Comis. rl °* que le pareciese 
á la Calera del Rio Negro a fin de resolver lo más conveniente al 
Real servicio, pues por allá tocaba con experiencia estar totalmente 
desahuciado, y que quantas consultas hiciese resolverían retirarse a 
Buenos Avres, ó sus cercanías, para dar tiempo al tpo, cuio exped. te 
se le imprimiría en el corazón, por que consentir en tal retroceso 
le costaría la vida : Que no le falte ; porque será muy del servicio 
de Dios, y del Rey su asistencia, y por si le pareciere conveniente 
vaya luego también el Governador de Montevideo, le incluya Carta 
avertoria para que se la remitiese; y que le avisase á D." Gómez 
Freyre no se moviese y prosiguiese en sus progresos, que lo qui 


70 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


por esta parte se discurriese se pondría en práctica, y con los ma 
teriales más proporcionados Que le incluía la carta abierta para el 
P. Altamirano, a fin de que fuese también á aquel parage, que no 
estaba lejos; y que para el transporte les embiaba la Real: Que 
también le incluia la Carta avertoria para Altóla guirre, para que 
se manejasen con acierto : y que si no conviniese remitir su Carta at 
Rey ni los Estandartes, ni Va nderas, se quedasen porque si él falta 
de alli Ínterin que se discurre nueba disposion, no quedaría un 
hombre, porque todos desean retirarse. 

En 17 de dho mes, del Arroyo del Palmar escrivió el Cap.° Gral 
al Marq.'; remitiéndole el mapa formado por D. n Enrrique Hendryr, 
que embiaba al Marq.* de la Ensenada y los pliegos avertorios p. a el 
S. or Carvajal para que se enterase de todos, los cerrase, y diese di 
reeción: Que havia tenido noticia le esperaran en aquel sitio 5 ('!) 
Indios con 4, Cañones: Que se alegraba ha verlos encontrado, sin 
embargo de la suma imposivilidad de las Ca valladas, y de tener 
solos 700 hombres, para darles a conocer en el castigo su reveldia : 
Que si la Cavallada y Bagages estubiesen aptos para vadear el Uru- 
guay, con aquella poca gente se arruinaría al Yapeyú, aun con re- 
flexa de su profesión, el como saldría por falta de víveres, y porque 
para su comboy necesitara más gente ; y aun que la multitud d^ 
Indios le tomase los Caminos, siquiera por que los Portugueses no 
profiriesen ha verlos nvandonado: Que le servia de consuelo saver 
que los Indios le buscaban, pues estos menos tendrían por allá que 
los importunasen. 

En 28 de dho avisó el Marq.* ha ver recivido las dos anteceden- 
tes; y que omitía quanto pudiera decir sobre el asumpto : Que ahora 
solo devian pensar en los remedios, y antes de exponerlos le hacia 
prece ntes tres puntos, para que infiriese de ellos la necesidad de 
aplicarlos. El primero q. c se perdía vellisima ocasión de entrar cu 
los Pueblos reveldes por dos motivos: el uno por que escrivia el 
Just.’ M. or de Corrientes haver prendido las Viruelas en los Pueblos 
de S.“ Miguel y S. n Nicolás, contagio que se propagara brevemente 
entre ellos, y que le tenían horror por la gran mortandad que cau- 
sara, y assi se empezaban a retirar los Indios de dhos Pueblos, que 
Iteran los que se suponían davan el exemplo de la reveldia; y el 

otro, que se devia hacer juicio, á un que no lo digera el P. Alta 

mi rano y los Indios prisioneros, que todos los que conspiraran á la 

resistencia estaban posehidos de temor, por la desgraciada función 
que ha vían tenido con las Tropas de su cargo, y que no se podía 
negar ser circunstancias faborables, y necesario y útil aprovechar 
se de ellas, de cuio dictamen hera el P. Altamirano. quien le avia 

. instado con efficacia se lo manifestase de su parte. El segundo, que 

* sino lo hacia assi. hera natural, que en el espacio de un a fio que se 

I emplearía en rehacerse, lo hiciesen también los Indios, y formasen 

* mejores ideas, y de mayor resolución, como lo decía en su carta 

j| T). n Gómez Freyre, cuyas reflexiones crehia le habrían hecho la 

I 

I 

r 

i 



ejecución del tratado de 1750 


71 


' u nnrmifi todas heran de mucho pesso, y prin- 
misma fuerza que a u , P ^ perjudicial, e indecoroso seria el que 
cipalmente la que deua q P J Fxereitos v que protesta los da- 
los Indios viesen '^^^ lugarV sospechar que podría 

ños de este caso - ™ lo ' s P „ as tos infructuosos que havia hecho su 
hacer cargo de todos o razones por lo que tiene manites- 

Soberano. El tercer cpm por dhastazones, p*^» ^ ^ com . 

tado en su caita de áü. de a. . > - i apr0V echar el I crano, 
prehender, es preciso píen ¿ el Xmbierno, á cuio efecto pre- 

sin que pase inútilmente, > *< vocales del Cons.” de Guerra, 

viene, que la ilación saca * P t 7 . reveldes para la 

de que todos los Pueblos están ^do^con^o ^ ^ ^ del P . 

defeuza, no esta bien “ g. estado en que están allá los de La parte 
Altamirano, en que dice el es 1 j e dan D.” Manuel de 

occidental, que coincide con todos los de aquella 

Flores, y el Goveruador de Justi(¡ia Mayor de Co- 
parte están sosegada, a un ¿oneepeiou, Mártires, la Cruz, 

rrientes, dice, que los de ■ ™ d eve hacer esto poco ruido 

y Yapeyu, ayudan a ^ ¿¿.tentación qU e hay entre todos: 

en la considei ación, s l nara p Ue precisamente se haga 

Que el remedio que se deve ‘Asacar los mejores Ca- 

alguna cosa aquel \ erano he despacharla avajo al man- 

vallos, liavihtar con ellos aquella P * ^ a Gra i ^ « antes 

do de algún Ge fe, que no hera conviniente se quedase en Buenos 
le havia parecido spre. heia *- ínnípra falta por distinto 

Ayres, para dar * 

camino, ya por el Albardon ja P cualquiera otro, y sino 

S.” Borja á formar su nuebo Pueb j°’ p d man0 tomara el que 

pudiese tomar dbo Pueblo, por ^?^™7en * como lo hizo 

le viniese mejor; 11 ando tirar- Que este remedio lo dava, 

Echavarria si los Bueyes no poc _ Gomez dee ¡ a considerara podría 
por ser el mas natural, y p q • las mismas reliquias qiie 

estar reforzado al recivo de sus Caitas con le ser ,a 

le gavian quedado, y ¿ Sitó dé los C.vallos, 


increíble no lo pudiese hacer, ya por la ^ pídela 

ya por la falta de e los, los suyos se anti- 
abundancia; y que él viendo le ^“"motivo de dexar de 

cipo ha hacer nueba compra, pa dixera que lo mismo devia 

cumplir lo que esta; a su .nxf - a que Úos puntos que le tocaba 

Ti a ver hecho el Gap. Giai, } i ■ relinuias, o con 

D." Gomez Freyre, ó de reforzarse ^ hacer 

como él lo hizo, quando vio que se hnan deviLitauc , j 


72 


instituto geográfico militar 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


73 


■9 

i : 


1 


mas prompto, ni á el le ocurría, y assi -que examinase los que le 
proponía, ó pensase otro que fuese factible aquel Verano, y que 
mientras no sedé nueba, y breve provid.* y llegue á probar la en- 
trada en los Pueblos, no puede dar noticia al Rey, por que sino há 
tocado si es capaz, ó no de sugetarlos con las fuerzas que ha jun- f 

tado como ha de pedir Tropa de España? con qué razón ha de dar 
á entender a S. M. que no se ha hallado en las gentes del Pais el 
devido amor, y celo de buenos vasallos para desempeñar su real 

palabra en este caso, si há visto que le han seguido todos aquellos ¡ 

aq. De ‘ se lo ha mandado? Y para que hande ocasionar unos gastos 

tan crecidos, como ocasionaría la venida de la Tropa, y mas quando 

save que S. M. no la quiere embiar hasta saber si vasta la que se 

puede juntar en estas Provincias, para acabar la empresa, la qual 

no ha probado aún? Que finalmente le ha repetido a D. n Gonez Frey- 4 

re en nombre del Rey, que no se retire, sino que haga los progresos > 

que pueda con la Tropa que tiene; y que si no aprovechan el pre- 
sente verano, lo que hay gastado en ía empresa y dilata sus pro- 
videncias para la Primavera, es lo mismo que cortarla con un 
imposible ; y que bien save que las Cajas no* puedan sufragar el 
Caudal necesario, y q.‘° siente el Virrey subministrarlo de las de 
Potosí; y que aun que haga remetir el que se le pida yá vé quan 
tardos son los socorros por la suma distancia, y que en virtud de 
todo resolverá lo que gustase, y le avise con ía mayor brevedad. 

En 6 de Noviembre avisó el Marq. 8 el recivo de la de 23 de 
Octubre añadiendo, que devia estarse en la inteligencia de que toda 
la importancia del negocio consistía suponerse con el P. Altami- 
rano, y con la común de todos, que tomado un Pueblo por nuestra 
l>arte, y otro por la de P. n Gómez Freyre. heran los demás fáciles 
de conquistar, si és que por su naturalesa entonces no se redugesen, 
yá por que se introduceria el desaliento viendo perdidos dos Pue- 
blos, sin esperanza de recobrarlos, y yá por que se venia a tener 
dos prendas de mucho valor dentro de su mismo Pays, que serian 
dos Plazas fuertes, para dominarlos, ó dos puertas aviertas para • 

hacerles qualquiera hostilidad por ambas partes: Y la otra, que- 
no havia otro modo de desengañar á los Portugueses de que el Rey 
nro. S. or proeedia. con buena* feé, que tomando un Pueblo, por que 
entonces no podrían culparlo á él de que no tomó bien sus medidas, 
y que antes podría probar el verdadero empeño con que havia to- 
mado la empreza, pues supo coger un Pueblo en medio de tan ; 

desgraciado tropiezo: Que por estas razones le manifestó con tanta I 

eficacia en su Carta de 28 de Octubre; quan importante hera el que 
aprovechase el Verano, y no se pasase inutilmV como también el 

Imbierno: Que viese el remedio que le proponía, v que su pesta la K 

vella disposición en que se liallava, no tenia que 'decirle más, pues: 

se persuadía no dilatería tomar qualquiera de los medios que havia 

discurrido con la Gente que tenia, ó el que le insinuava, yá que fal- 

tavan los Santafecinos, y Correntines, cuya falta conocía, puesta 


que hacia las quentas con ellos, y que consistiendo toda lá^ nece- 
sidad en Cavallos y Bueyes, le parecía que para esto havria vastante 
caudal, por que lo más del gasto está hecho; pero que sí quería 
detubiese lo que el Rey devia cobrar de la carga del Jasón, como 
se havia hecho de otros, le avisase con noticia de todo ío que re- 
solviese para pasarla á S. M. 

En 18 de Noviembre de Buenos Ay res, cscrivió el Marq. - ya 
havia respondido ala Carta de 28 de Octubre: Que no tenia que 
añadir á ella. Que Altolaguirre llegó el dia 11: Que le liavia con- 
sultado lo que devia hacer, y le respondió que egecutase las orns que 
trahia, previniéndole que spre estábamos obligados á ebaquar los 
Pueblos para entregarlos á Portugal aun que D.“ Gómez Freire 
quisiera retirarse: Que considerava que si lo hacia y tendríamos 
aquel auxilio menos, y habríamos de suplir las fuerzas con que nos 
avudava ; pero que no habría cosa mas conveniente al honor del Rey, 
crédito de la Nación, y del Cap. n Oral, que la retirada de D. n Gó- 
mez, por. que en este caso estaríamos precisados á evaquar los 
Pueblos nosotros solos, y seria un testimonio grande de las veras 
con que el Rey procede en el negocio, y una prueva del celo eficaz 
del Cap." Oral, tan conveniente, que no tendría replica: Que estava 
esperando la resp. ,ft de JX" Gómez para ver lo que se devia hacer, 
v que en el ínterin Altolaguirre da va provid.* de comprar Cavallos 
ayudándole él con una Carta para el Governador de Montevideo, 
para que juntase en su jurisdicion hasta 2 (¡!) y los embiase a 
la Calera del Rio negro: Que en. q. ,ü á los demás puntos del adi- 
tamento, respondería á su tpo: Que ahora solo devia decir padecía 
grave equivocación en comprehender le toca va así mismo, y no á él, 
el dar las providencias que se requerían, para evaquar los Pueblos 
con las armas, y que aquel modo de entender, hera contra el Ser- 
vicio del Rey, porque dejara de hacer To que leparecia conveniente, 
como hera cortar el Comercio y la Comunicación de las Misiones 
con los Españoles, solo por que comprehendia no le tocara: Que 
creyese hera al contrario, y que como Cap." gral de estas Prov.‘\ 
como Comand." de aquel Exereito, y como Encargado unieamV por 
el Rey, de la Empreza, le tocara el dar todas las providencias, y 
orns, y el usar de todos los medios de hacer la Guerra hasta el fin 
que se desea: Que le hacia ésta prevención no solo de ofíicio, ni por 
que se herrase el servicio del Rey por no entender las cosas recta- 
mente, sino como Amigo, y apasionado que le hera, pues le deseara 
el mejor ay re, v hieimento: Que en las Caxas havia unos 50 (¡i) IV 
y con 140 (I!) que se podían sacar del Jasón se componía un grande 
socorro para las medidas que quisiese tomar. 

En 23. de dho més, y año, desde el Rio Negro ese-vivió el Cap." 
gral ai Marq.* que no solamente le esperara alli con los demás 
Comisarios, sino que atendiendo á sus ruegos, ha vían de hir juntos 
alas Misiones, y en ellas le eontextaria a los puntos de sus Cartas: 
Que repetía la orn al Intendente para que abreviase, y que también 


74 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


comprase calsones y chalecos para la Tropa que estaba desnuda : 
que le embiava Carta avertoria, para que la remitiese al Th/ de 
b.‘“ Feé, y otra igual para el de las Corrientes, por que allí llera 
incapas embiarlas con la creciente extrahorclinaria del Uruguay, 
y aun que fuesen tardos sus socorros, hera preciso en aquél Ve- 
rano llegar á las Missiones: Que las examinase, y quitase, ó pusiese 
lo que hallase por conveniente, egecutando lo propio con el The- 
niente de Rey, Intendente y todos, pues vastante los extreehava, 
para que facilitasen lo preciso para la marcha : Que le embiava un 
estado de la Gente que tenia, y que seria necesario aumentarla 
luego luego: Que á este fin hacia instancias ai Th/' de Rey, al 
hitend”, y Gonsales; pero que la pachorra Indiana, aún en los ve- 
nidos de España, le tenia admirado: Que havia ordenado al Tlien/' 
de Rey, le embiase luego uno de los Ingenieros, para que fuese con 
el Governador de Montevideo, y el Destacam/" de 300 hombres a 
fortificar algún Puesto immediato a fas Mistiones, donde reeivir, y 
mantener los víveres para tener recurso: Que al Marq/ solo nece- 
sitava en la Campaña, á menos que los demás quisieran manifestar 
su bizarría. 

En 5, de Diziembre de dho año, de Buenos Ay res eserivió el 
Marq/ havia recivido las tres Cartas de 18, 21 y 23 de Noviembre: 
Que a los Comisarios Echavarria, y Arguedas les havia participado 
la suplica de pasar al Rio negro á conferir el Plan que devia for- 
marse para hacer diligencia de tomar a lo menos un Pueblo en 
aquel Verano: Que Ies havia parecido á los tres, que para poder 
condescender devia esperarse la respuesta de E>/ Gómez Freyre 
de la Carta en que el Marq/ le repetía en nombre del Rey, procu- 
rase tomar un Pueblo, y hacer todos los progresos que pudiese con 
la Tropa de su cargo, por que no le contexto una sola palabra á éste 
punto. Siendo assi, que hera el único asumpto el de la Carta que 
le eserivió el Marq/ quando le aviso el Cap." Gral, que empezava á 
retroceder desde el Arroyo del Tigre; y que bien habría reparado 
que dejó en sus manos, y no en las de él, la decisión de lo que 
devia hacer, como que savia, que la evaquacion de los Pueblos, á 
fuerza de Armas, la havia cometido el Rey al Cap." Gral, y no al 
Marq/: Que no havia querido dejar de repetirte la misma instan- 
cia, para darle á entender, que aquel no podía pensar de diferente 
modo; y que tampoco tenia intención de proceder lentamente en 
hacer nuebos preparativos, que antes por el contrario savia desea va 
no perder el Verano precente: que estava esperando lo que respon- 
día; y que el Cap." gral necesita va también esperar la que le tocava, 
por que su resolución havia de ser la norma de las ideas que havia 
de formar: Que entre tanto el Intendente hacia descargal la R, 1 y 
limpiarla de Ratones, y eontinuava en apromptar lo que se le havia 
mandado, pues para ello, no hera del caso el no haver recivido 
la respuesta de D." Gómez, pues aunque este se retirase, spre está- 
bamos obligados a cumplir lo tratado: Y que si el Intendente hu- 



ETECUCIÓN DEL TRATADO DE 17)0 


75 




viera venido quando lo determinó, se huvieran aprovechado tres 
meses que tardó: Que las Cartas que le incluyó havia entregado 
unas, y detenido otras: Que havia detenido las de los Then te * de 
S* 1 Feé, y Corrientes, por que este le escrivia estar prompto para 
bo'lver á Campaña spre que se le mandase con tpo: Que hacia 
animo de escrivir á uno, y otro, quando se supiese lo que havia de 
hacer D." Gómez: Que se preparasen otra vez, y entonces les embia- 
ria las cartas del Cap." gral: Que havia entregado las otras para 
el Th.‘ e de Rey, para el Intendente, y el P. Alta mi rano: Que el 
último decía no hallava necesario el que deviese concurrir ala Con- 
ferencia, y que leresponderia asu tpo. y que ai Governador de Mon- 
tevideo, fe havia embaulo la que le tocava: Que no dudava ovede- 
eiose promptam/' . . 

En 17 de dho mes de Buenos Ayres, eserivió el Marq.*, seguiría 
la marcha dentro de breves* dias; pues parecía tardaba mucho la 
respuesta de D." Gómez: Que havia resuelto no esperarla por que 
se pasava el tpo en que deviamos prevenirnos. 


En 5 de Febrero eserivió el Marq.* al Th. r de Rey; que havia 
lévelo las Cartas de 24. de Enero del Cap." gral. y la que escrivia 
p ; ei Th/ de S. ,a Feé, en las que manda va se cerrase la comunica- 
ción y comercio de las Missioncs*; cuyo punto prevenía le consultase 
a lo que devia decir: Que esta providencia hera intrensecamente 
bonísima, y convenientíssima, pero en el tpo precente muy inopor- 
tuna, y capaz de causar mayor daño que provecho: la razón hera, 
por que serrando enteramente la comunicación, y comercio de los 
7. Pueblos reveldes, esto es á los 7. que se han de entregar a la 
Corona de Portugal, y á los de la orilla occidental del Uruguay, 
que se erehe están unidas, vienen á quedar ofendidos los del Paraná, 
y los del Paraguay (de cuya seguridad sospecha va el S/ r D." Jph. 
por que estavan neutrales, pero que el P. Altamirano decía que esta- 
va n quietos) y podría subceder que esperasen esta ocacion para 
levantar la Mascara, y declararse enemigos nuestros, formando que- 
ja gral, la que solo hera de los* 7. pronostico que tenía hecho el P. 
Provincial, y que hera muy de temer solo por ha verlo pronosticado: 
Que el S/ r D/ Joseph havia escrito á D." Gómez Freyre retirase sus 
Tropas á (¡liárteles de Imbierno, mientras reelutava, las que el neee- 
sitava, y se hacia remonta de Cavallos para el mes de Agosto en 
que havia ofrecido bolver á Campaña: Que no podia ser mas* intem- 
pestiva su providencia, por ser en un punto que mandava retirar 
á D. n Gómez, en que nosotros estábamos de vilísimos para hacerla 
respetar, y lograr encerrar á todos los Pueblos, á pesar de quai- 
quiera invaeion que ellos quisieran egecutar, en que haviamos de 
estar en inacción por espacio de 7. meses: Que quando salió á Cam- 
paña, ó quando descubrió por la muerte de Casa fus, y las declara- 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


w> 

oioii í '** de los Indios, que no podía fiarse de ninguno de los Pueblos, 
cahia mejor, no solo el havcr tomado esta precaución sino el ha ver 
mníi^^do cojer de quenta del Rey lo que tienen los Indios de ios 7, 
Piu-b.'os en las Procuradurías, ya que no hizo entonces lo uno, ni 
j () a tro. estando él, y D." Gómez con las Tropas en Campaña, no 
savia como quería encontrarlos en sus tierras ahora que el uno no 
tenía fuerzas, y el otro se retirara, por que hera malograr sin oca- 
cion oportuna un buen pensamiento, y como decía podía producir 
inalo-* effectos, y que lo mismo le havia dicho el P. Aitamirano en la 
( . f) , multa que él le havia hecho: Que sin embargo de todo podia ser. 
que '"I S. or D." Josepli tubiese algunas razones mas fuertes, que las 
r/:anifestava, y que le pareciese conveniente practicar esta dili- 
»r C .i)fta tan anticipada, antes de tener juntas todas las Tropas, y que 
jjssi podía egecutar lo que tubiese por mas acertado. 

I\n 7. del mismo mes, el Th. lr de Rey, remitió al Cap. Gral. la 
-, 1 , 1 ,./. «-dente exponiendo havia suspendido poner en practica lo que se 
t,. inundaba, y retener la del Th. e de S. ,a Feé hasta nueva orn. 

fin 10 de Febrero dho escrivió el Marqués al Cap." Gral, remi- 
tiéndole 2. Cartas del Cavildo, y Justicia mayor de St.“ Feé diciendo 
las halló postergadas, inclusas en las suyas, y con otras del Paraguay 
cuui nd o bolvió á Buenos Arres, en que hallaría una representación 
j, izo el Procurador a aquel Cavildo, sobre los perjuicios que se. 
óri trina rian á los vecinos de salir á Campaña con tanta brevedad: 
() x ^. í\ les havia respondido h averse diferido la Expedición para 
el ni rs*. de Agosto ó Septiembre, y que en el ínterin podían disponer 
sus cosas, para no hacer falta con la misma gente que fué la pri- 
me m vez, y que podía el Cap." Gral responderles lo mismo: Que 
dfsfh’ 'i ue Rogó havia tenido varios empeños de Desertores, y que 
sri i» '-on viniente hacer publicar perdón gral, para que se restil n- 
v( , srl( ;í sus cuerpos: Que el Th/' de Corrientes estava prompto para 
so I i r con 300 hombres en busca de los Indios infieles del Uruguay, 
por por que le avisara el Superior de Missiones hivan a invadir 
aqm lia Jurisdicción, y la de S tB Feé: Que discurría ser la mayor 
parí'* del Yapeyú, porque los Infieles heran poquísimos, y que le 
prevenía le avisase del subceso: Que luego que reciviese las res- 
nucsl as de D." Gómez Freyre. le avisase si tenia que oscrivir al Rey, 
^ ] ( , rinbiase las Cartas, pues havia mandado cerrar el Regro del 
.Tnsiiii í- l día 20, y que no obstante por razón del Comercio, que 
a ii i d a y a mas dinero se detendría todo el mes. 

Km S de cilio niés, del Rio negro escrivió el Cap." gral al Marq." 
eonlc^ lando á los asumptos de la antecedente, y que al Intendente 
] e ,. s vrivia. para que abreviase las providencias para el tpo consa- 
vitlo. 

Kii 1S. de dho mes de Febrero le contexto el Marq.' acusándole 
e ] itcívo de la antecedente. 

Kn 4. de Junio desde Montevideo escrivió el Marq. 8 al Cap. D 
Oj'íi 1, remitiéndole Copia de las reflexiones que havia acordado con 


• 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17S0 77 

D. n Gómez Freyre en el Chuy en 14. de Mayo, sobre formar Alma- 
cenes de repuesto en el Rio grande, para los Víveres de ‘ jos dos 
Exercitos; el Camino que harían de llevar, según el derrotero de 
Pedro Márquez, y otros Prácticos, que se havia formado en aquella 
» Ciudad, y el sitio donde de vían unirse los dos exercitos. 

f En 29. de Octubre, de Buenos Ayres escrivió el Marq. 8 al Cap." 

gral: Que los Artículos de la ultima conferencia de Martin García, 
y las reglas para la campaña primera, no servían para la segunda, 
por que entonces ha vían de obrar las Tropas de las dos naciones 
separadamente, y ahora devian formar un cuerpo: Que si D. n Gó- 
mez Freyre quería que las máximas de las operaciones se pusiesen 
por escrito no rehusase hacerlo, obrando con sinceridad, buena feé, 
y amistad, sin sombra, ni motivo de sospecha : Que no la tubiese 
de D. n Gómez, porque su Corte procedía con fidelidad: Que eon- 
| siderase la inoved.* de los Indios, que merecía un severo castigo, 

cargando la mano con la pesadez neeezario, y si fuese preciso en 
sangrentar la guerra demasiado, lo deverá hacer: Que si los Indios 
se rindiesen sin resistencia se usase la piedad de que Rebasen con- 
sigo sus vienes muebles, y semovientes, como estaba capitulado, que 
no seria pequeña á exepcion de las Reses, vestías. Víveres y Per- 
trechos que necesitase el exercito de las dos Naciones: Que si se resis- 
tiesen, y fuesen vencidos, tendría además del tiro de la Guerra, el 
castigo de tan atroz delito, y que en este casso perdieran sus vienes, 
y Ganados, como se ajustó en Martin García en el Articulo S.°, que 
con el 7.“, solo subsistían, teniendo su entero valor los que él pactó, 
tocante á la evaquacion de los Pueblos: Que nunca concediese tpo 
a los Indios para mudarse, aunque le representasen las razones de 
la mayor necesidad, y se rindiesen con la mayor sumisión, por que 
habrían tales aeidentes, y recursos, que causarían mayor dilación : 
Que para mudarse con presteza, como convenía podía mandar se 
acogiesen en los otros Pueblos, lo que le encargara de orn del Rey, 
y que en todo procediese de á acuerdo con D.“ Gómez Freiré. 

1756 

En 16, de Junio escrivió el Cap,“ gral, al Marq.* desde el Pueblo 
de S. n Juan: Que después del dia 10 de Febrero, que lo havia par- 
ticipado desde el Arroyo Bocaeaymini, se havian dejado ver algu- 
nos Indios: Le dá razón de todo lo subcedido hasta el ]S de Mayo, 
que entró en el Pueblo de S.° Miguel, el que se havia rendido, lia- 
5 viendo hecho lo mismo los demás Pueblos: Que se havia aquartelado 

| en el de S.” Juan; y que el dia 12 del mismo Junio havia pasado 

D. n Gómez Freiré á egecutar lo mismo en el de S. l ° Angel: Que 
Jos Indios de S. n Miguel, y S. n Lorenzo, se estaban pasando a la 
Vanda occidental del Uruguay: Que en breve hacían lo mismo los 
demás; y que havia llegado el caso de que el Marq. 8 se pusiese en 


7S 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DL 17)0 


camino para entregar aquellos Pueblos á la Corona de Portugal, 
porque D.“ Gómez esperava recivirlos de el como Comisionado por 
el Rey: Que lo egecutase con la mayor, aceleración, haciéndose cargo 
de los Gastos que se esta van causando. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Original manuscrito, 
21 fojas , papel con filigrana , formato de al hoja 215 X 303 mm., letra inclinada , 
interlínea de Q a 3 mm., conservación buena). 

N. 9 22 [Extracto de comunicaciones de la época sobre transmigración de 

los indios] 



7P 


En 26 de Dho. mes el Cap." grál. responde a la antecedente: Que 
aunque és cierto su contenido no obstante por que no pretexten mo- 
tivo alguno los P.P. dé luego la escolta que se pide. 

En 23 de dho. el Theniente de Santa feé remite copia de otra 
carta que acava de recivir del P. Altamirano en (pie le prevenia sus- 
pendiese embiar la escolta, por que se habían hecho paces con los 
indios Charrúas, y los de S.” Luis seguían su camino pa. ra establecerse 
en el nuevo elegido terreno. 


1753 


[Agosto 19 de 1752 — Diciembre 8 de 1754] 


Echado th las Cartas, y Papeles pertenecientes al Provincial , y 
Coinis. ri ° chía Comp." y (dos Indios. 

1752 

En 10 de Agosto el emisario Altamirano desde el Yapeyú avisa 
haver gastado 15 días en llegar á aquel Pueblo para proseguir avi- 
vando la faena de la mudanza de los Indios. 

En 30 de Noviembre de 8/° Thomé, el dho R. Altamirano, escri- 
bió al Th/ de S/ 3 feé, que quatro Pueblos se resistían amuelar, y que 
tres estavan conformes, en cuya actual transmigración se hallara 
esperando, que con el exemplo de ellos egecutasen los quatro lo mismo : 
Que los Indios Luisitas harían elegido terreno immediato al Rio Mo- 
eoretá, y caminavan á establecerse en él, pero que tenia noticia que 
los Infieles Charrúas intentaran impedirles el paso, por decir que 
aquellas tierras heran suyas; por lo que dlios. Luisitas estavan parados 
cerca del Pueblo del Yapeyú, y asi le pedia. embiase al Mre de Campo 
con el numero de soldados que se pudiese, para escoltar a los Luisistas, 
y Yapeyuanos que compondría el numero de 200 y en su compañía 
hacer Guerra, a los charrúas hasta dejar asegurado el Terreno, en 
eí que deverian permanecer los Españoles, para que los Infieles no 
impidiesen la formación del nuevo Pueblo. 

En 19 de Diz/* el Theniente de S. ta feé remite al Cap." General 
copia de la carta antecedente, y le representa, que la tropa se halla 
al reparo de la frontera de aquella Ciudad nuevamente poblada, que 
no nececitando ninguno deeios 33 Pueblos del cargo de los P.P. .Je- 
suítas de españoles que les socorran para mantenerse con inmedia- 
ción a Infieles, así en tiempo de guerra que han tenido, como de 
paz en que estavan, por el corpulento num/ que compone cada uno 
de ellos, bien pertrechados de Armas de fuego, y demas que usan, 
parecía mas prompto y efectivo el que estos se uniesen para el logro 
de su pretencion. 


En 22 de Febrero, el Capitán Gral. ordena al que mandare en 
8/ a Feé acuda con la escolta que le pidiere el P. Altamirano, para 
transferirse a Buenos Ayres. 

En 2 de Marzo, déla Candelaria, el P. Superior M atinas Strobl 
escrive al P. Rector de Buenos Ayres Juan Montenegro acusando el 
recivo de la suya de 15 Diziembre, y de la del S/ r Governador, y de 
D.° Manuel Domínguez: Da noticias de los travajos que padecen los 
Missioneros con los Indios, estado de estos, y motivos que han tenido 
para hacer las paces con los Charrúas. 

En 12 de Abril, el Capitán General escrive al Procurador délas 
Missiones embiándole confirmadas las elecciones de los empleos Go 
vernativos de los Pueblos de Indios, y que por lo que hace a los 
de 8/ Luis, S.“ Lorenzo, S.° Juan, S. n .Miguel, S/ Nicolás, S." Angel, 
pone la condición, que si no se mudan, conforme el Rey tiene man- 
dado, declara por nulas sus confirmaciones y los califica de trayderes, 
y malos vasallos, dignos de todos los castigos de un Rey sumamente 
poderoso, y justamente irritado, y que lo mismo escrive -al P. Su- 
perior, como que esta previniéndose para salir a campaña sino ovedesen. 

En dho dia el Capitán General escrive al Superior de Missiones lo 
mismo que en la antecedente, previniéndole la misma condición, y de 
que la carta la. haga saver circular mente, no solo al os 6 Pueblos sino 
también al de 8/ Borja, y alos del Paraná, mandando a los Curas 
junten sus feligreses en las Iglesias y se la lean en su Idioma, clara 
y distintamente añadiendo todo aquello que sea capaz de hacerles co- 
nocer lo que les combiene para que se arrepientan, y se muden con 
promptitud. 

En 2 de Mayo, en Cordova. el Provinz.' déla Compañía hizo 
dejación de los Pueblos rebeldes en manos del S/ T Governador para 
que como vice-Patron disponga de ellos la que precentó el Procu- 
rador de Misiones, expresando que aunque eran 7 solo se devia en- 
tender con 5. porque el de S." Borja, y S/ Lorenzo, estaban promp- 
tos ¿cumplir con las orns de S. M. Y en 14 de dho. decretó el Capitán 
General, que respecto de que en la Junta que se tubo en la Posada 
del Marq/ de Valde-Lirios, q/ concurrió el P. Provincial, el P. Lope 
Luis Altamirano, los Comisarios Eehavarria, Arguedas, y Flores, se 


so 


instituto geográfico militar 


* ‘C“¿' * ••«f»; P” l« ,» micava ,1, 

— . .... «.. “i»,?, “‘i ”T P ' « P«- 

ol referido Altamirano la ntifJ * •i-' m e * eeí0 eu mismo dia 14 
ellos., para ver si n 0 es e ínei ' p, í Pndo , w T™»*» curas de 
por decreto de 17 de 11, Á , reducen los a mudarce. Y 

por parte de los Jesuvtas se^nrq^N^ 0 7 r PÍtai ? Gra1, en ( l Ue 
curas áver si so conseguía el fin j 1C f Se , a c i 1 |? nc ' a ^e sacar los 
En ñ - y., • ° . 1 tln de f l ue los ludios se mudasen 

G '” r *‘ * 

hera lo que el Rev mandava pues ^^ hese . n c ? n su translación, que 

sza «a- as 

rcrselas quitar con violencia v w us nenas, en caso de que- 
ruina de 100 (II) Almas ñor lo nn»" pr J ulc ' los que se seguían en la 
de la Guerra.' jníes se’dava nai-te sus P endies <í la expedición 

informe del extreelio lance „ i a T m f S < - ortes c ' ou verdadero 

j uerza de las instancias con que los P P 'Vaviau llaVlau , lmest0 en 
dirles, a la oved/ de los R’ tratados V, procurado persua- 

dió el cierto peligro de aonellm nl ' T" ,“! u ' ase con C'liristiano 
asu favor la voluntad del Rev nnra^r n^ e ° P pa !i a llltor t»-etar 
contraria determinación, $dgí. ^ ^ de <-"*» 

Oapifaü Gem' *"* 'TÍ™" P ' P J “«“ Delgado.- v el 

Lirios, quien en carta de la ‘nisina ^fhs ** 0 do1 JIa iV de Valde- 
disposiciones que dicp ol P-m*í * i 3 fw *, m I )onde : Q«e todas las 

I untar, ], «viúri. Vara ,í«í S// ' ?“« r«lH. 

p] i miento del tratado v nnp P i° S ^ 1>0ne el i>ro ^ ineial que el cuín- 
pero no obstante c¡V q el 110 se l 1uede separar de estas reglas- 
C.»ia.”„fS.”'; r “““*™ “ kl ~ Iunta .... £?£ 

ro.nll/ÍV.Ín^ÍÍ,' 1 C ‘P“» fe™™, di, a P,.iz¡.„ „ p. 

quien en .9 de dho respondió ratificando lo mismo que 


■\ • 


ejecución del tratado de 17)0 81 

-el Provincial, y pidiendo definitivamente determinación, y que se haga 
junta con el Marq. 8 de Valde-Lirios : Y en 30 de dho se remitió todo 
al referido Marques quien convino en que se eelebraee la junta, de 
la que resultó que por decreto de 2 de Agosto se prefiniese por ultimo 
termino el dia 15 de dho mes, con lo que se conformó el P. Altami- 
rano en 3 del mismo; en cuyo estado so precent ó el P. Juan Delgado 
al Marq. 8 con la misma instancia, y lo remitió al Cap." Gral, y este le 
mandó ocurriese 8l P. Altamirano, á quien le lia vía dado la ultima 
difiniíiva. 

En 13 de Agosto, el Capitán Gral. escrivió al P. Alonso Fer- 
nandos: Que le ha comunicado al P. Altamirano haverle prevenido, 
que si altiempo de sacar los curas, no los siguiesen los Indios, se valga 
de algunos de las Missiones del Paraná, y pasen alos Pueblos reveldes, 
y aprehendan alos movedores, y cavezas de motín, cuya providencia 
le ratifica, y manda egecutar remitiéndoselos ribos, y que si necesitare 
tropa para ello, u otra cosa se la pida, pues promptamente le asistirá 
contodo. 

En l.° de Julio, el Superior de Missiones responde haver recibido 
su carta de 12 de Mayo, y que desea tenga efecto. 

En 16 de Julio del Pueblo de S. a Juan responde a la carta del 
Capitán Gral. diciendo no la quieren orehér, y qe. así como los Ani- 
males se hallan vien en su querencia, y queriéndolos hechar de ella 
acometen, con quanta mas razón acometerán ellos forzados y contra 
su voluntad, que no quieren dar sus Tierras, á los Portugueses: que 
remita su carta al Rev; que este no save quienes son los Portugue- 
ses; y ser de aquella Tierra. 

En 18 de dho el Pueblo de S.“ Luis respondió lo mismo, y que 
no querían guerra, que si la hirviese decían a los suyos se previniesen 
para ella componiendo bien las armas, y á sus parientes que los ha- 
vian de ayudar, y que aquella era la, tierra donde nacieron, se cria- 
ron, y baptizaron, y que en ella querían morir. 

En 20 del mismo respondió lo mismo el Pueblo de S.“ Angel. 

En dho. dia respondió lo propio el de S. a Miguel, el de la Con- 
cepción, el de S. a Nicolás; y el de S. n Lorenzo. 

En 24 de Agosto de la Candelaria escrivió el P. Alonso Fer- 
nandes diciendo: Que no era dable reducir alos Indios, aque se 
muden, que no han vastado aello, ni las Cédulas ni cartas que llebó 
nisuspersuaeiones, ni las de los Misioneros: y que no puede sacar 
los Curas, por que los Indios no lo permiten, y ni es dable que con 
los Indios del Paraná (q/ están medio quietos a lo que parece) que 
toda es gente de apié, se hayan de rendir, y sugetar por Armas G (\\) 
o mas que se juntaran de los 6 Pueblos; ademas de que en las estan- 
cias tienen llamados, y agogidos alos Infieles, y hay de estos solo en 
la Estancia, de S. a Nicolás 77 toldos guardando la frontera, y también 
liavia en la de S. a Miguel, S. ft Lorenzo, y S. B Angel. 

6 


82 


83 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


En 1S de Septiembre el Capitán Gral responde a la antecedente: 
Qiie en vista de ella se está aproximando con exercito, y fuerzas com- 
petentes para pasar á castigar la insolencia de los Indios, y hacerlos 
cumplir con lo que el Rey manda. 

En 23 de Octubre, de la. Candelaria el P. Alonso Fernandes, 
acusa el recivo déla antecedente, ratificando que los Indios cada día 
están mas insolentes en su reveldia; y que aunque el mismo Rey en 
persona les declare su voluntad, no erehe la egecutarian, por que 
haviendo el P. leydoles las Cédulas de S. M. en la Iglesia, se las 
nrrevataron con violencia y después de repetir en la Plaza su lectura 
las entregaron a las llamas: Que e* cierto que aquel enfermo con 
ningunos lenitivos sanará, y que el Capitán gral siguiendo sus or- 
denes sabrá el cauterio que le hade aplicar: Que andan en Tropas de 
armas de 500, corriendo las campanas, y aqualquier leve rumor se 
("unbocan, y sale mas gente: Que alos Infieles los mantienen en la 
frontera de sus Estancias y que tiene noticias los hayan puesto sobre 
el Ibicuv, en la estancia de S. n Por ja, por una voz que corrio de 
ha ver llegado los Españoles ala Estancia del Yapeyíí. 

En 21 de Mayo, el Capitán Gral con Acuerdo del Marq.* de 
Yalde Lirios escrivio al P. Altamirano hiciese bol ver á en enterar 
en las caxas los 28 (j ! ) Pesos que reeivin por que le hacen falta 
para los gastos déla expedición: Que spre que se verificase la entrega 
de los Pueblos, conforme 8. Sí. mandavn se bolverian puntualmente, 

1754 

En 14 de Marzo el Capitán Gral bol vio á repetir la orn al P. 
Altamirano. para que respecto a no baver.se efectuado la mudanza 
ile los Indios se restituyesen ala Caxa R.’ los 28 (!¡) P.“ y en el 
mismo día respondió dho P. Altamirano estavan promptos, pero hacia 
preccnte, que lloviéndose mantenido en la devida fidelidad, y obe- 
diencia el Pueblo de $. B Borja no devia ser comprehendido, pues 
la demostración de pedir los 4 (|t) 1Y que le heran consignados para 
sn' mudanza, podría motivar en ellos alguna alteración, y por lo 
mismo no se comprehendio á su Cura en la providencia que se dio 
sro. los signados: Y en dho di a le respondió el Capitán Gral con- 
formándose. 

En 31 de Agosto el F. Lope Luis Altamirano escrive al Capitán 
Gral, las noticias que tiene del estado de los Pueblos que se reducen 
a estar obstinados en su reveldia. 

En 8. de Diciembre dho P. Altamirano escrive escusandose á 
concurrir ala conferencia del Rio Negro, ratificando las noticias de 
la antecedente carta, y que el Pueblo del Yapeyú cada dia está mas 
insolente, y los Indios de los 6 revelados, unidos para asaltar á D. B 
Gómez Freire. 

(Ejecución del Tratado de Liantes de 17 50, etc. — Original manuscrito, 
f» fojas, papel con filigrana, formato de ht hoja 21o X 303 mm., letra inclinada, 
interlinea 7 a 12 inni., conservación buena). 



Í‘Í 

f 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


N.° 23 [Anotaciones fragmentarias sobre salidas de partidas y actividades 
de las mismas] 

[Setiembre 25 de 1752 — Marzo de 1753] 

1752 

El 25 de Septiembre se tubo en Castillos la 1. a Conferencia 
El 23 de Octubre se puso el l.° M/° 

El 23 de Noviembre salió el Maní/ y Gomes Freire con las dos 
Partidas. 


1753 


De Marzo llegó el Maní/ a Buenos Ayres. 

Q 0 llegó Zavala con la noticia del retroceso de las Partidas. 

1752 

En 20 de Julio salió el IV Altamirano p. 3 Misiones y llegó al 
Pueblo del Yapeyú, el 5 de Ag/ U de allí escrivio al Marq/ que los 
Pueblos de S/ Miguel y San Nicolás, estavan resueltos á no mudarse 
v para poderlos obligar neecsitavan los tres años de termino; que 
no salgan las Partidas Castillos 24 de Octubre. 

En 10 de Octubre robaron Ion Mimianes y Charrúas 200 Caba- 
llos de Castillos 

El 20 salió una partida en su seguim.'“ 

El 23 sobre las Cabidas del Olimar dieron los Indios, mataron 
14, y cogieron toda la caballada. 

El JO de noviembre Argucdas y Flores con sus Partidas salieron 
de Castillos 


Dntfjom'a 


Ofiziales 

Soldados, Inclusos Sarg/ 0i y tambores 
Santafce 


Ofiz, 8 y Reformados 
Soldados 

3fot itvrith o 


18.. 

205., 


35.. 

135.. 


Ofeeiales ^ 

Soldados ** 1 

Capataces \¡ Peones 221,. 

Carretas ^ •* 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1730, etc. — Original manuscrito , 
2 fojas, formato de la hoja 215 X 303 mui., letra inclinado, interlinea . a 
13 mm., conservación buena). 


84 


instituto geográfico militar 


N/ 24 [Extracto de la correspondencia con el Gobernador del Paraguay] 

[1752-1753] 

Extracto déla Corresponda con el Governador del Paraguay. 

1752 

En 17 de Oett." Aviso el Governador del Paraguay haver recivido 
carta del Marq. sobre la noticia de las embarcaciones, que de allí 
pueden servir para las Partidas del Río Paraná, y Uruguay, y que 
se le avise si es tpo. de que las remita 

1753 

En 30 de Enero el Cap." Gen.' acusa el redro de la anteced." 
y que aguarda la respuesta del Marq." aquien hadado quenta. 

En 18 de Sept.” el Capital! Gral Is previene se está apromp- 
tando para el desalojo de los Pueblos; y que en caso de que los 
de aquella parte se commovieren en favor de los otros los ataque 
para llamarles hacia alii la atención. 

( Ejecución del Tratado de Límite* de 1750 etc. — Orinianl 

]./° Ja ’ * ! « hoja 215 X 303 mm., letra inclinada,' interlínea ' 10 a 

»nn. f conservación buena). 

N.° 25 [Testimonio de varias cartas cambiadas entre los Padres de la Com- 
pañía] 

[Enero 23 de 1753 — Setiembre 20 de 1756] 

Testimonio de 1 arias Cartas, que se hallaron en Castellano. 

1. a Mi IV Lorenzo Halda = P. C. P.' mió yo no quiero que se 
muden de sus Pueblos los hijos de V. R. si ellos no quieren, no lo 
quiero ni lo lie pensado, ni menos obligar con violencias, que son mui 
anejas de nro estado, y mui contraria al tierno amor quelas tenemos, 
todos los -Jesuítas, p. r que los queremos como á hijos engendrados eii 
Apto, es asi, que p.' su bien, y p/ que los Españoles y Portug. 1 no 
les hagan daño: be deseado, y procurado p/ medio del S.'° Zelo de 

Persuadirles lo que jusgo que les eombiene p.‘ el bien de sus 
^ mas, pero siellos jusgan que les esta mejor mantenerse en su Pue- 
. 0 : 1 0 no msto eu su “«danza, ni tampoco pretendo que con violen- 
cia y repugnancia suia la executen, y asi se lo puede asegurar V.R 
como también que no les haré mas instancias a dha mudanza, y res- 


A > 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 85 

pecto de que todos han ofrecido a V.R. que le obedecerán en todo 
menos en el punto, de la mudanza V.R. sosiegúelos, y que obedescan 
cumpliendo con las obligaciones de su Pueblo, y atendiendo asus 
faenas p. r que V. R. me avia asegurado que querían mudarse, he es- 
crito a V.R. que dispueiera las cosas de modo que el camino les fuese 
menos molesto en la supoeieión pues queno quieren, V.R. no los casti- 
gue ni los violente sino que como lo han hecho spre, y le han 
ofrecido a V. R. obedescan en lo demas. Deseo a V. R. muchas mejoras 
de su salud, y que nro S. r me g/ c a V. R. m." a." S.’° Thome y llenero 
23 de 1753 = Muy afecto Siervo de V. R. Luis Altamirano ===== 

2. a === Mi P. e Thadeo Enis — P. C. Deseo a V. R. mu- 
cha salud y sin menos cabo ni quiebra en ella, aya buelto V. R. 
desu trabajosa caminata, el P/ Sup. r me escribió a fin deque V. R. 
pasase a los Mártires en lo que me conviene pero a las quatro 
hora después de embiada mi carta recibí una del P/ Balda, en qyie 
me pide p/ D/ embie luego a un P/ asu Estancia p/ que los dos 
Padres que en ella estaban los avian dejado, y los Estancieros pedían 
IV. pero como V. R. es el mas immediato respondí al P/ que en mi 
nombre avisase a V. R/ que pasase a dha Estancia interinam.** mien- 
tras llegase el P/ Miguel de Soto, que está señalado p. B ella si V.R. 
hubiere ludo viva con la seguridad, que estará, mui poco trapo quedo 
informado de todo lo sucedido con los Indios nro S. r g. At a V. R. m." a.* 
Yapeyu y Febrero 6 de 1755 = M. S. de V. R. Luis Alta mira no.=== 

3. a =a Mi P/ Thadeo Enis=P. C. Con mucho gusto he recivido 
dos de V.R. ime he alegrado aia llegado V.R. con bien aier Sabado lle- 
go el P.° Miguel, y os esta tarde seba p. 8 los Mártires su Pueblo el P/ 
Carlos llego el otro Sabado, y se hirá presto p. 9 S. <a Rosa su Pueblo, 
el Viernes p. r la noche llegaron aquí quatro de los soldados con carta 
de nro Correg/ p. a mí culo que me dice, que los Caraís han llegado al 
Pirai, que han hablado con uros Soldados y que son quatrocientos 
con seis carretas buenas mentiras nos quieren en cajar Vm. dígale V.R. 
que no sea como Mita que cree quales quier cosa, que le dicen esos 
bellacos el P.* Snp. r me escrive, que ha recivido Carta de Monte 
Video de 16 de llenero, y dice que los Demarcadores están todavía 
terca, de Monte Video, y que al dia no caminan, sino dos leguas dando 
lugar a que venga Xa [vio] de España con mejores noticias, que unos 
Portug." que venían para aca, asía nras Estancias volbieron luego que 
supieron, que los Guaraníes no querían dejar sus tierras, y sen que 
sevio a 15 de llenero un Navio, que venia de España y el P. f Raphael 
[. ..]dice sera el de Polloni, que estaba p. a salir desde el otro año, y 
se espera este, estas son las verdaderas noticias, que p/ aora ay, y 
no las de nro Correg/ los dos padres Mig. 1 y Carlos, y P. e Ignacio 
saludan á V/ R/ y dice el P/ Ignacio que le embie V.R. la Capilla, 
i un Misal Cáliz Ec. p. r que los Cálices que aqui ay no le sirven pue- 
den venir las cosas en unas [...] V/ R/ tengan buen animo, que 


86 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


87 


espero se compondrán presto las cosas, y los culpados lo pagaran mui 
bien, mis memorias a todos V.R. me mande con toda confianza sin 
olbidarse de mi en los S. 10 ' Sacrificios y oraciones, S." Miguel y Mar- 
zo 4. a la una de la tarde de 52. si pudiera escribiré al Correg/ y el 
Portador ba aver síes verdad lo que dice Los Soldados p.“ sosegar a 
estos aunque yo les he dicho, que no crean nada hasta que V.R. es- 
criba. M. S. de V.R. Lorenzo Balda. = = 

4. “ ===== yn P.° Thadeo Xav. r Enis = P. C. Estoy con notable 
cuidado p. r no tener noticia de si vive ó esta enfermo, ú muerto V.R. 
pues mas es de admirar, que en tales sireunstancias de tantos albo- 
rotos viva un hombre sin que las pesadumbres, y trabajos quebran- 
ten alo menos la salud: Yo me alegrare en el alma se halle V.R. con 
salud y si es pocible con consuelo: llegaron ala Candelaria las Cartas 
délos Señores Demarcadores, y el P. e Superior me las emhio aquí p/ 
que vo las responda dándoles la vien venida, yo ofreciéndoles q. ,l> 
se les pudiese dar p. a alivio de su tandilado, y peligroso Viage, y 
avisándoles juntam/ 8 el evidente peligro en que se hallan de perecer 
a manos destos Indios, que están todos, y délos otros Pueblos albo- 
rotados, ó irritados con la noticia desu llegada ni ay razones p. a apla- 
carlos ni fuerza p.“ impedir el que no vaian en tropas, que p. r todas 
partes se están armando ya dicen han pasado algunas Tropas el LT*u- 
S-uav p. r el paso de ia Concep. n y aquí amule casa me han sacado 
algunos Indios y Mosos alentados p. a llevárselos ala gra. p. a la que 
como hazen su voluntad no la nra se lian aviado también con las ar- 
mas de fuego los que saben manejarlas D.‘ uro S. r nos conseda la 
deseada paz, y que a esos Señores y a nosotros nos saque de tantos 
trabajos i peligros V.R. procure hazer que seles délo que necesitan 
de cavallos, Bueies, Bacas, y prácticos déla, tierra que son las cosas, 
que piden sus Mrs, y todo lo demas, que se ofreciere, y hubiere p. r 
alia, y orne alegrare que salgamos bien desta p. r que temo que si e^os 
Señores insisten en que se hade señalar, el termino, oponer la columna 
tendrán sobre sí la. ira de todos los Indios, D. 3 nos asista á todos y a 
Á .R. lo g. d * m.’ a." sin olvidarse de mí en sus S. t<M Sacrificios, y ora- 
ciones en que muchome en conmiendo S." Miguel 8 de Marzo de 1753, 
aquí me dicen que ni una baca les bando dar nose lo que sera ay mui 
afecto siervo de V.R. Lorenzo Balda. = 

5. a Mi P. 8 Thadeo Xavier Enis — P. C. Mucho me he ale- 

grado con las noticias que V.R. meda aunque siento de corazón la 
que toca a V.R. ya le escrivo al P. Sup. r y le he embiado lado V.R. 
para que le consuele alo menos embiandole algún Compañero p. r que- 
del P. Soto no hemos tenido la menor noticia, y no dudo embrara 
luego el P.* Sup. r alguno pero creo no se encontrara otro P." Tadeo. 
y sprc servirá de poco consuelo p. a mi y p. a los Miguelistas que le 
tienen amor á V.R. Las noticias que V.R. nos ha embiado todas han 
corrido, y todos se han alegrado mui mucho asi meló escrive el P/ 



i 


i 


Sup/ Yo sentiré mucho, que mis cartas no las ayan llebado los Indios 
alos Señores Demarcadores p. r que p. r su respuesta sabríamos mejor 
sus inteciones; escrito esto acabo de recibir carta del P. 8 Fabra de 
S del presente en que mediee, que han liido mui exasperados todos 
los Oficiales p. r que no les han dado trancito p. r nras estancias, y 
solo ofrecido que venga los Españoles pero no los Portug. 8 aquienes 
ni bacas les han querido dar, aunque después les dieron algunas do- 
cenas, la carta p. a el P.“ Sup. r la he despachado serrada, y veremos 
lo que dispone quisa con la liida del Tlien. 10 que compondrán algo 
las cosas D.* nos favoresea en tantos trabajos y a V.R. le gV con salud 
m.‘ a.“ S.” Miguel oy Domingo 1S de Marzo de 1753. M. S. de V.R. 
Lorenzo Balda. ===== 

6. 3 ==Mi P. 8 [Tha]deo Xavier Enfis] P. C. Oi he recibido tres 
de V.R. de cuya memoria en la salud, y sosiego me alegrare mui mucho 
querrá D.’ N. S. darle a V.R. tan caval salud y consuelo como de cora- 
zón le deseo p. r aquí ay salud ay poco ó ningún consuelo p. r que Agustín 
Mairá que embio preso el Then. te en lugar de llevarlo como le dijo a S. to 
Tliome lo trajeron al Pueblo, y aora no ay aquí q." se atreba allebarlo al 
P.° Sup. r p. r su P.* y dos tíos pobre tones si asi hazen con los otros está 
perdido y vra mil alborotos, y estimare a V.R. le diga al Themente 
efsto y que] asi liara bien en embi arlos no aqui sino a S. t0 Thome cilio 
Cura esta avisado y oi he recibido su respuesta, el otro Tio, que fue 
a la Concep." ya supongo que ala hora desta lo tiene asegurado el 
P.° Sigismundo como le escribí también al P.° Sup. r p. a que consolase 
a V.R. cuya carta fue volando, y no ha venido la respuesta oi recibo 
carta de y P. C. de 11, que me dice que el día 12 Saldría salió con 
escolta de secenta y siete San tafeemos, y sincuenta Ya peruanos llebo 
p. r su Interprete al P. 8 Quesada, y el P. 8 Bernardo se vuelbe mui 
gustoso según me escribe su R. a del Parana quedando con las vezes 
del q. B se fue el dia 12, el P. 8 Limp cilios hijos se mantienen en el 
nuebo Pueblo, y los de S.° Borja según dicen se mantienen en el 
quegaiay haziendo su nuebo Pueblo adonde q. Jo llegue el P. 8 Planes 
vendrá luego el P. e Soto según me escribe el P.° Cura y asi mismo 
me dice se mantenga V.R. D.' N. S. dara el consuelo algún dia, aunque 
todavía están serradas las puertas déla consolación p. r no seber cosa 
déla llegada del Navio en B. s Ay. 8 murió en Cordova el P. 8 Eugenio 
López dos Missas, y en la Concep." el P.° Blas dos Misas, no ay reparo 
ninguno en que la carta p. a el P. 8 Gutierres baia serrada: Yo me ale- 
grare que sprc embie V.R. sus cartas pues asi combiene, y estoi mui 
lejos de significarme, antes me alegrare mucho, pues se que con ver, 
sello tienen rezelo de romperlo, también me he alegrado, que no diese 
V.R. la carta al Correg/ como que no fuesen las mias, en tales sir- 
eunstancias y así no tengo mi P.° Thadeo, que decir sino agr a deserle 
mucho el bien que en todo ha obrado V.R. D.* N. S. se lo pague lar- 
.gam.*° y meló mantenga con salud y consuelo es necesario que trai- 


8S 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


gan seis ú ocho mil reses, ó toros p/ el gasto del Pueblo, el Then/", 
sabra, el que ó de donde se hade traer pues aunque sea délos Rodeos,, 
que aunque los hubiera es preciso traerlos antes que entre los fríos, 
y crezcan los Ríos, y se anihilen los Cavallos, estos Ca valleros que 
aora han llegado debían de averio traído pero se han venido con las. 
manos vacias el Then/* de q. n puede fiarse V.R. le dirá como tam- 
bién el Proc/ Diego Deirepa, que es mui fiel según me dijo el P.° 
Miguel y el P. c Carlos sobre las cosas de la Estancia, como también 
el Cap." Sepe que supongo viene con los presos según me hablo el 
Then.** dhos Indios y el Correg/ de ay informaran a V.R. de todo’ 
mientras Yo vea libro, que me trajo el P.* Miguel aserca de la Es- 
tancia, que no tengo lugar aora ni p/ respirar como suelen decir 
balimones dos libras de añil, dos libras de alumbre sensillas de pere- 
gil y de cardo, y un guan par con un poco de Mistela. V. R. no tenga 
reparo ni resele, avise con toda confianza, lo que nececite, que sier- 
ra m. te a viéndolo no sel o negare de manera alguna, ya han venido al- 
gunos a ocupar los puestos délos otros y el Then. 1 * sabra donde pue- 
den estar, como también el Proc/ Diego cuio P/ liirá la semana, que 
viene llevando las Yeguas, que de balde hizo traer este Picaron Mavrá 
D/ le de buena muerte p/ su Santissima muerte y a V.R. meló g/ a 
con salud. S. n Miguel y Marzo 22 de 1756. M. afecto Siervo de V.R. 
Lorenzo Balda. ===== 

7/ = Mi P/ Thade[o] Xav/ Enis. P. C. Con salud, y mas 

cfonsuelo del que aqui tengo p. r que ha venido la noticia de que los 
que lleban alos seis que aian pillado están temiendo de que los maten 
los délos otros Pueblos de S." Nicolás y S. n Luis siendo una pura fal- 
cedacl, que querían hazer tal cosa si los traen al Pueblo estamos peor 
que antes D/ nos favoresca aora embio algunos, que aluden al Cap/ 
Sepe allebarlos a S/° Thome nose en que parara todo el negocio, ha 
el Proc/ Viejo y lleva Cavallos, y Yeguas, y ovejas que hizo traer este 
Picaro Mairá, lleba el dicho Proc/ el libro de los animales de esa. 
Estancia que me e[ntre]go el P/ Miguel, téngalo V.R. no ay aora otra 
novedad que el P/ Adolpho esta aiudando nos un poco en las con- 
fesiones, y con el P/ Ignacio saludo [a V.]R. en cuios S/°* Sacrificios y 
oraciones mucho me encomiendo S/ Miguel y ^Marzo 27 de 1753. M. 
afecto S. de V.R. Lorenzo Balda ===== 

8/ ===== Mi P/ Thadeo Xav/ Enis = P. C. Mucho me alegrare 
goze V.R. mui felices pasquas del S/ resucitado, y que D/ lede asierto 
en componer las discordias destos nros hijos p“ que to[dos] alentados 
des al ogen alos Portug/ mucho nos hemos alegrado que nro Then/" 
y el Cap/ Jph con los demas aian hido allá á aiudar á sus Parientes 
ccmo eso esperamos todos, que se animaran, y quitaran ese borron, 
que causa el crédito de nros hijos, y una vez echados los Lucitanos 
sera maior el terror que tendrán en adelante, aunque venido navio, 
pero como salió de cadis antes, que llegasen las respuestas de nro 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 89 

p/ prov. 1 no ha traído cosa de provecho solo si que el P/ Confesor 
esta mui empeñado en que se des haga este trado, aunque nros émulos 
lian levantado que los Jesuítas han sublevado a los Indios mas D/ sal- 
drá p/ la verdad ni ay razón p/ tener la guerra sino algunos a Sal- 
j tos que no dejaran de hazer nros enemigos aunque el tratado sedes 

haga como todo lo esperamos, y algunos dicen, que esta ía des hecho 
pero no publicado p/ justos respetos políticos, como V.R. no escribe 
loque necesita nose, que erabiarle sino ese poco de Viscocho, que lle- 
van los Lorensistas Estancieros, que bau también a aiudaros, de aqui 
salen quarenta p. n el Piral ahazer su guardia con eso acabara esa 
f tinción, que se venga el Then/* con su Gente y el Cap." Sepe cuias 
cartas recebi censuelo, y me alegro lo hagan bien estimare los salude 
V.R. en mi nombre, y aqui los estamos en comendando a D/ y a la 
. Sma Virgen esta mañana se mudaran los Padres Adolpho y nro P.* 

1 Cumsel, q/ saluda a V.R. con el P/ Mhatu, y P/ Pedro, que oi ha 

venido un poco a consolarnos en los S/°* Sacrif/ y oraciones de V. R. 
mucho me en comiendo. S/ Miguel y Abril 15 de 1754. M. afecto S. 
de V.R. Lorenzo Balda =— = 

9/ ===== Mi P/ Lorenzo Balda = P. C. Aunque no ay novedad 
alguna p/ aora escribo esta remitiéndole a V.R. esa carta del Gov/ 
del Paraguay, que dudo gustara V.R. deleerla y p/ lo que la hize 
trasladar, los papeles ó cartas que V.R. me dice teme lleguen p/ alia 
no son p/ ser tenidos ni tienen cosa de importancia son unas cartas 
atrasadas del primer Ministro, que en buenos términos no quieren de- 
cir nada dhas cartas eran p/ el Marques y Comisionarlo Malagueño 
en que les dice, que el Rey ha tomado p/ si el conoeim/ 0 desta causa, 
y que quisiera que fuese obedecido en todo lo notado, y que estava 
sn Mag/ mui satisfecho délos Comisarios p/ su mucha diligencia y 
fidelidad, laque quiciera en todos los individuos desta prueba ay tam- 
bién una del Marq/ p/ los Indios amenazándoles de que seles qui- 
tase todo sino se resuelben amudarse, yo pienzo que no hiran, y ase- 
guro, que yo no las llevaré aunque me las encargaran como V.R. lo 
teme, todos son drogas, y misterios espero en D/ que al cavo saldra 
el buen éxito, aquí tengo ami paisano el P/ Flores aprendiendo la 
lengua, y saluda á V.R. el P." «Mia tilias vano vendrá aca esta mui malo, 
y perdida de una vez la salud padeciendo continuos, y grandes dolo- 
res de riñones la semana que viene hiré ala fiesta de S." Jph.. y 
después déla Concep/ estoi de Sermón en los Apostóles Concep/ y 
Noy, 13 de 1755. M. S. de V.R. Agust/ Virlet — 

11/ [sic; 10/] === Mi P/ Thadeo Xav/ Enis =P. C. Recibo la 
de V.R. de 19 de Diz/ y siento mui de mi corazón las muchas fatigas y 
Trabajos, que padece V/ R/ en sus Personas y en las de esos pobres 
Indios cuia persecución permite Nro S/ p/ provar la constancia de 
V." R/ y espero que en premio della hade embiar el consuelo co- 
rrespondiente pues no puede dejar de moverse su piedad con las ora- 



90 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


91 







ciones de V. 8 R. 5 y los clamores destos Pobres Yo demi parte no solo 
he procurado liazer q.'° hepodido p. a su defenza; sino que continúan!.** 
tengo sobre mi todos los trabajos de V.* R.‘ p. a compadecerme dellos 
ya que no los puedo remediar apelo p. r medio de mis tibios sacrifi- 
cios ala misericordia de D. 8 N. S. p.“ que los remedie y no permita 
que esas pobres Almas redimidas con su sangre pierdan su fe. y que 
con este daño se malogre el trabajo de tantos años en que los Misio- 
nes han de ramado su sudor, y sangre p. r conquistarlas espero en 
su Infinita piedad que des eche esta torm. u lograre Yo el consuelo 
de lñr aver a Y.R.* y consolar a los pobres entre tanto ruego a Y.R. 
me tenga presente en sus S.""* SaeritY y oraciones Cordova M[ar]zo 
de 1754. M. S. de Y.R. Josepli de Parrada = 

11. " ===== Mi Py Thadeo Enis = P. C. Por cierto que me eogin 
de repente la de Y.R. p. r una parte me alegro que Y.R. aia vuelto, sin 
averia, por otra parte siento, qnelos pobres Indios mal lograron su 
despacho, y que murió el Tlien*' D.“ lede el descanso eterno = No 
seso de admirarme que los Indios tenían animo de aguantar tantos 
Cañosasos, y que no han recibido maior daño, que en fin mostraron 
algún valor el q. 1 mancha ron con el remate de su soncera asi ban 
sus cosas D.‘ les de juicio, y a nosotros paciencia, trabajo tendremos d; 
poner remedio, quelos Fidalgos no vaian ganando tierra, y se hagan 
dueños de la otra va mi a del Ya cuy no a lea seremos poco, si alcanza- 
mos esto, que echarlos de ay no tienen caletre los Indios, y les dij J 
a los Indios, que si no cuidaban mejor de aquellas tierras, las per- 
derán, y poeo a poco también las estancias desta vanda D.‘ les asista 
los pliegos de papel que Y.R. dio a Dionicio ya los llevó todos, y ledi 
otros sineo mas, también la lamina toscana ya la traslado el Pintor, 
y vere como con buena ocacion la pueda embiar alia entre tanto van 
mis memorias al IV Lorenzo y le agrndesco mucho el favor, que me 
hizo de averia prestado, muchas saludes al IV Adolpho y X. S. me 
g. ,lP a Y.R. en cilios S'** Saerify me en comiendo S. n Luis y Maio 1*2 
de 54. M. S. de V. R. Inocencio Erber — - ~= 

12. a === Mi py Thadeo Xav r Enis = P. C. = Tenga Y.R. 
mui Santos dias en Comp." délos Padres a quienes saludo = ha la 
Carta del Fidalgo cuia exorcia deje p. r ser cosa tocante asu Espoza, 
on primer lugar, y dice, asi pues esa avia de ser entregue y de ella 
no tuhe respuesta pues i a dilata mucho tmpo mas, como nosotros 
estamos ya quasi en las Elisiones, y esto es ia lo de cierto, y a nin- 
guno selembra de quien qua en esta tan cruel vivienda, que traba- 
jos no sesan spre con las armas en la mano pasamos p. r pantanos pero 
con la patrona a sinta, de dos en dos dia tengo la guardia en medio 
campo a todo el riesgo de suerte que estos di as a tras nos dieron p. a 
la media, noche una Al bada pero fue D." servicio que no peligrase 
ninguno pues ellos también tienen mucho miedo solo a traición, que ba- 
zo n la su i a pues llevaron de aqui a Joseph Rodrigues, y a otro Pan- 
lista, este se fin de ellos y se fue con ello.^ diciendo de va jo de buena 


paz, que hiba a hazer negocio de Muías pero el negocio, que hicieron 
con ellos fue matarlos a lanzadas, y no solo ellos sino algunos doze, 
que de aqui liuieron p. T lo abierto de trabajos, que aquí tubieron p. a 
estas tierras, fueron mas no los dejaron hir mucho adelante, que 
luego no los acabasen, asi haze esta canalla q." u coge alguno desga- 
rrado, y nos spre tenemos paciencia con ellos, que todos los dias aqui 
están viviendo amontones hablando de bajo de buena paz con nra 
Oral, con todas estas traiciones que el los a nosotros nos lian hecho 
no quiere que temos a ellos p. r q. p. a matarlos liemos tenido ocacion 
pero hasta venir borden de Colonia no quiere que demos con ellos aier 
llegaron las ordenes que esperáramos p. a ver si aviamos de hir pJ 
adelante, opera tras, la razón de que los Indios acudieron todos aquí 
están sin numero diriendo, que no avenios de entrar lo que dicen en- 
tre nosotros es que los Castellanos volbieron para tras, y dicen (pie 
nosotros también volberemos, D/ así lo permita p. a que presto nos 
veamos = Rio de Gaiba 12 de Noviembre de 1754. Antonio Joseph 
de Illesgas = Y.R. no se olbide délo que le en cargue, y la Imagen 
me la vuelba con el Pintor el IV Palu Saluda a Y. R. D/ g. ,lp a V. R, 

13. a ~== Mi IV Thadeo Enis = P. C. me alegrare que Y.R. aia 
pasado con todo gusto i contento las S 13 " Po>.quas en -Comp. a de los 
Padres Xavier y Joseph aquienes deseo todo contento con mis sa- 
ludes r[ uego] a Y.R. se sirva vnlherse aea. p." uro consuelo p. r que .>i 
fuere menester salir de aqui lo que de la piedad y Misericordia de 
IV no esperamos sino lo contrario saldremos también nosotros y no 
desampare V.R. anosotrns ni alos Indios ante del tiempo el IV Xav r 
ia estara algo des engañado ¡V que la [. ..]ce aora que no es voluntad 
de los Indios que se luiiau los P.P. p. r que ni estos se quie[ren] mudar 
y es menester, aguantar con paciencia los trabajos hasta que IV dis- 
ponga otra cosa, esperamos antes de venir aca las cartas del P. Prov. 1 
ya vino aviso del Campo aca del Alcalde Simón, que no nos fuése- 
mos, y después vino otro papel p. r S." Lorenzo que querían sacar los 
Padres, y que tubiesen cuidado desto los Pueblos que no con 
Ja salida délos Padres: Padre mió conforme menos con la voluntad 
de D." y esperemos el fin desta Cruz, si el hijo de IV puedo clav[ado¡ 
en la Cruz no huigamos de el la finit corona t o pus espero la deseada 
presencia de Y.R. en cuios S*"' Sacrif." me en comiendo 8." Miguel 
y Abril 15 de 50. Saludes de todos p.“ todos p. a todos M. S. de Y.lí. 
Adolplifo] Skal == = 

IV === Mi IV Thadeo Enis — P. C. = Demas de saludar a 
Y.R. con su compañero Adolpho ruego a Y.R. se tome el trabajo y 
me apunte en un papel todo lo que paso p. r alia desde [que] se supo 
que venían los Españoles hasta estos t i nipos y mas adelante y si alg > 
se ofreciere. Yo hasta aora escribí todo lo que [pa]so desde el año de 
1750,, basta el fin de 1755.. Aora me falta la ultima parte, que se 



92 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


93 


]>onga que este año será el ultimo (leste trabajo y me falta noticias 
individuales, que solam." alia se pueden tener y al P. e Balda cuias 
Cartas spre guardo supongo oeupadisimo en estas sireunstaneias rue- 
go a V.R. sean las noticias mas autenticas, y verídicas, que se pudie- 
ren tener p/ que falcesadas imaginarias del coleto de S. n Mauricio no 
estimamos p. r aea Yo bien me persuado que basta aora nose puede 
saver el número délos muertos, y solo se podra saber q. d lleguen los 
exparramaclos pero poco mas o menos se sabra poco apoco los que 
han hielo de cada Pueblo los que han estado en 1a. pelea, y los que 
lian buelto y como V.R. esta alia in medio 1er rae lo podrá saber mas 
íacilm.** aun délos otros [Pueblos], y me escusara un trabajo de escre- 
vir, que ia me cuesta, ni es menester que todo venga de una vez aun- 
que sea oi alguna cosa, otro dia, otra, esto es lo que se me ofrece 
rogar a V.R. la primera parte desta mi historia ia esta en latín, y 
cstara ia en Roma N. S. me g.°* a V.R. con los de esta casa S. n Car- 
los, y Marzo 4 de 56. M. S. de V.R. Bern. do Nusdorfert = 40u., 
Miguelistas: 200,, Ap.* 150„ Juanistas — 50,, Lorencistas — 150,, 
Luisistas — 210„ Xavier* = 80„ Mártires 200. Concep. 0 = 100„ Tho- 
mistas = 15G„ Borjanos = SO,, Apost.* 1750,, — — = 

15.“ = Mi P. e Bernardo Nusdorfert P. C. Los últimos dias 

déla Pasqua acabaron de pasar el monte grande las carretas y los 
Soldados el Domingo in oí vis levantaron el Real, y comenzaron aca- 
minar asía los Pueblos, y llegaron a S. a Bernardo serca el primer dia 
de Mayo los Indios entre tanto p. r consejo de los Minuanes se que- 
daron escondidos cada Pueblo en otro para ge y asercandose el ene- 
migo tomaron los Infieles todo el Comando sobre si repartiendo p/ 
Tropas de todos los Pueblos a algunos asi, que como dicen los (le 
aqui de S." Lorenzo, con los Lorensistas estaban treinta hombres y 
veinte Mugeres armadas a caballo todas peleando con los hombres 
p. r igual y asi los uros se les sugetaron del todo dieron estos Gefe.s 
providencias y .primero mandaron, que los mejores ginetes de cada 
Cap. n estubiesen proveídos de los mejores Cavallos los otros se que- 
dasen apie, que aninguno de los muertos o p." morir despojase nadie 
para evitar los sospechas de otros, y que de ellas se originan las dis- 
cordias, dadas estas providencias ala manecer el dia tres de Maio 
que era Lunes' comenzaron a caminar los contrarios y i a baja van en 
la loma grande que baja entre los dos arroyos, o sus cabeseras, que co- 
rren a la vista de S. B Ign.° el arroio se llama Ibabiyu q. do según el 
orden dado y consertado p/ los Gefes Guanoas salieron uros Indios 
cada Pueblo de su Zelada, y ocuparon los altos délas lomas, los Peo- 
nes formando una media luna los Infieles, y de cada Pueblo a ca- 
ballo p. r su parte p. r delante, asercandose al enemigo, y luego los 
Infieles selos abalanzaron después aver los ene[mi]gos de cargado unos 
cañones, que estaban cargados sobre muías, y tirados, y cortando aquí 
quarenta, allí treinta, délas lilas contrarias, y a toda carrera los apar- 
taban de sus ordenes, y guiaban arriando asía los Indios nros que aea- 


va[l!o los] recibían rodearan, y acababan, dicen los Indios qpe ubo 
mucha mortandad, y que duro todo el dia la pelea de los Indios no 
se quedaron mas sino un Nicolaista, un Miguelista, y un Angelote, 
v dos heridos estaban entre los muertos, este dia, cuentan los Indios, 
que murieron todos los de uniforme colorados, aunque pelearon va- 
lerosam. 1 * y entre ellos aseguran, que murió el D." Franc.° Bruno de 
Zavala, quer[ian] cortar un troso de carretas apartadas de otras pero 
antes que los executasen juntáronse con las otras y formaron un corral 
en el qual llegando ya la noche se retiraron los enemigos, este dia 
también llegaron los Cruzeños dieron aun troso de Cavallos, con los 
Infieles y los quitaron, y mataron a los harreadores dies = la Infan- 
tería no obro n[ad]a solo se dejo ver lejos = el Martes quatro de la ma- 
ñana luego los acometieron otra vez los Indios al mismo modo como 
aier y como hasia mucha ne , y rosio dicen que ni las piezas ni 
Jas escopetas daban fuego, y asi quietando y peleando otra vez todo 
el dia murieron muchos de los enemigos y délos Indios solo un Infiel 
serca a las quatro p. r la tarde llegaron de S.“ Xav. r déla otra vanda 
del Tape una q[ua]drilla de Charrúas con los Cavallos que les embiaron 
los Indios, y luego que llegaron [. . .] varón, la esearamusa y quitaron 
otra manada de Cavallos alos Contrarios, y en anocheciendo se reti- 
raron al Real, al otro dia a 5„ de Maio Miércoles querían p. r la ma- 
ñana volber a la batalla los Indios pero hallaron que los paxaros avian 
volado pues de noche se fueron los enemigos retirando hasia S.° BernV 
p. r que p. r esta valida no los pudieron acabar de serrar pero sintiendo 
el movim.** se fueron tras de ellos y les atajaron poniéndose los In- 
fieles p. r delante, en el camino y los hizieron después de una refriega 
volber se a acorralarse con las Carretas, y gritar que los dejasen, que 
ellos quería mucho tmpo há volver; y que solo los Govcrnadores no lian 
querido pero los Infieles protestan diciendo que puesD.* N.S. los hada- 
do en sus manos, no hade dejar con vicia ni á uno, et per ofiu noetis , con- 
taron a los Indios, que antes de llegar a S. Xav/ serca de las cabeseras 
de Pirai hallaron una Carretería, que tenia mucha polbora y valas v 
comida etc. con escolta de Soldados Siete Frailes parece de S. B Franc.° 
y Señoras muchas dieron en ella acabaron los hombres todos, aun los 
siete Frailes, y las Mugeres cautibaron, llevando las alcurniado desús 
Mugeres, y las valas pólvora etc desparramaron exparsiendo p. r los 
Campos, y dicen los Indios que parece ser verdad pues quasi todas te- 
nían sus delantares, saias, de tafetanes hermosos terciopelos, y otras 
materias de seda. ===== 

16."=== Mi P.* Joseph Ungai— P. C. lacle V.R. mui a precia ble 
p.“ mi acabo de recibir excorcle, dolos dias de mi glorioso S.‘“ que V.R. 
me embia, y juntamente las noticias, que V.R. me participa D/ X. S. 
pague a V.R. tanto favor como merece el P/ Jaime hizo ya la con- 
gregae.” de S. n Miguel con todo vengase V.R. y traiga consigo un mil 
de agujas, que serán menester, mas V.R. p. fl venir a este su Pueblo no 
neeeeita buscar motibo alguno q. do gustase V. R. puede venir, que esta 


94 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


es casa suia = Vengase pues V. R. q/° gustase enviniendo le haré 
evidencia, de que el buen sieco no es enemigo, sino mui buen ami<*o y 
1° demas hasta la vista, el P/ Jaime saluda a V.R. y yo al P/ Phelipe, 
> acabo rogando a V/ R/ que en sus S/"' Sacrif/ me tenga presente 8/ 
Borja^y Octubre 1„ de 1755 31. S. de V.R. Mig. Antt.° Ameng. 1 = 
p - Jpb. Lngar = Respondo a la pregunta, y digo, 
que pasamos bien, y con buena salud grac/ a D/ V.R, tiene la culpa, 
(pie ay tanto silencio aquí p. r que me debe respuesta a dos cartas, que 
lo esciibi a V.R. estando en la Cruz, el Catalogo ya lo lie visto, que 
recibió el P / Adolplio siay sus mudanzas el IV Lagler es misionen 
de penitencia, v el IV Raphncl están en dres de que no puede la lengua 
I' ranse.su : Yo también recibí carta de mi patria q/" venga V.R. a S." 
Lorenzo oira las noticias, y asi mismo q/° venga p. r aca podra tras- 
ladarse los pr[ec]ep. , ‘"‘ p. r que p. r ser mucho tarrago, y p. r no tener 
papel no lo traslado [. ..] esta mi a la halla a V.R. aun en S. 1 ' 1 Thome 
Maga me la caridad de averiguar, o délos Indios, ó, libro de Baptismos, 
en (pie día se ha 1 lindado ese Pueblo en el Tape ? y en que dia empezaron 
de transmigrar de allá, y en que dia se pueieron en el parage donde 
aora están sino supieren los Indios vea en que dia libo los primeros 
Baptismos, en el tape me ha venido la profesión, y quisa la ha[...] en 
S." Ang.', el IV Limp esta p/ venir liornas D/ g. ,l “ a V.R. m." a.* 8/“ 
Angel y Octubre 13 de 55, 31. 8. de V.R Juan Gilge === 

=== 31 i IV Joseph l ngar = P. C. Recibo la favorecida de 
A -R. [...] legre con ella, y ap. r saber de su salud, ya también p. r 
saber alguna noticia de los Contrarios, las Cartas delS/ Gov. r llego 
también aquí, y selas entregue alos Indios p/ ellos, no se dan p. r enten- 
didos lo mismo sucedió q/ 0 les dije, que los Contrarios estaban en S. ta 
Cathalina, puesto de S/ Luis y q/ u les dije el contenido déla carta 
sireular del P/ N. dicen que D/ es poderoso y mui Misericordioso, y 
que si buelben los contrarios, que ellos también saldrán otra vez pero 
A o lo dificulto, y mucho p. r que no tienen Animales, y no son gente 
de a pie, despache la carta de V. R. abierta p/ que la leiesen en la 
Cruz p. r aora no tenemos novedad sino mucha perdida de Animales. 
Estimare que V. R. nos favores ca con algunas noticias p. r que p. r 
aca no sabemos nada, sino p. r dichos de los Indios, y estos mienten 
mucho, y perdone V.R. la molestia que D/ se lo pagará todo aq/ ruego 
f;' m. a a." con salud en comp. Q del P/ Xav/ aq. n saludo S. a Borja°v 
Marzo ^26^de 1756,, 31. S. de V. R. Jaime 3Iascaro = recibo la Carta 

ael P - e Xav/ y vi Li determinación délos Indios, los mismos dicen 
estos. = 

19. a ^ En un libro de foxas de cuero, que se halla en su ca- 
beza el^ número 1756, en el mes de llenero a los 22,, deste se encuentra 
lo sigV que pasaron 50„ Soldados; de S/ Luis 200, de S/ Nicolás = 
Febrero = En 5„ deste llegaron 80„ Soldados de S/ Pablo, y se les 
oieron tres libros de polbora = En 6,, se fueron los Indios baqueanos 
(•e la Estañe. 4 grande, que fueron 30„ Indios llevando 70 (rí) de Yerba, 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


95 




y una Escopeta = A 10,, volbieron 100„ Indios Soldados allevar 22 @ 
de Yerba y 15 lib/ en 5„ Carretas 39., Lanzas, 6 sables y una Escopeta 
= Volbió a llevar el Cap/ Phelipe Tupeai, 6,, Lanzas y una epístola, 
p. r todo llebo 45„ El dia 11„ llego una carta que al Sup. r de los de 
8." 31iguel lo avian muerto los Españoles, y este se llemava Cap.” 
Joseph. En 13,, llevo Fran/° Guarambare p. a lanzas una (q) de fierro, 
y nuebe lib/ 3raurieio Cuiati traxo 6„ libr 5,, onzas de pnlvora El 
15„ salió Isidro Quaraci alñrse ala Estancia grande, y en este dia 
llegaron 256 Soldados de S/ Nicolás, de S/ Luis y S/ Xav. r 30,. y 
lian pasado de tres Pueblos = El 16„ llegó la noticia de 50., Soldados 
y dicen que los Españoles mataron 23,, y que 4„ no parecían, y en 
8." 31artín llegaron, 23,, los que sobraron délos Soldados; llegaron tres 
Indios de S. n 3Cartín adar priesa a 100. Indios Soldados, que. ay esta- 
ban, y tabién dicen que tres Carretas les cogieron los Infieles = El 

17.. se volbieron de válelo Los Soldados del Tben. t0 Antt." O na i er ave 
= El 19„ se fueron 101., Soldados el Capatas Alverto Carneara Xn to- 
ral Irapirá y llevó 52 (g. ; 5 lib.‘ de Yerba en 4, sacos y llevaron los 
Soldados doscientas y treinta Bacas para su gasto del Pueblo, lidiaron 

6., hachas délos Soldados que fueron adelante, han llegado veinte y 
ocho, y no parecen veinte y dos Indios: D.” Nicolás Xeengiru déla 
Conce p. n ha llegado de donde están los soldados = El 2()„ Los so Id/ 
del Pueblo de los Mártires volbieron ah ir donde esta van los Españoles 
veinte y cinco Indios = El 21., sien Sold/ de S. n Nicolás el IV .Miguel 
que estava en S. n 3Liguel los volbieron desde el Yerbal, los Sold/ de 
8/ Luis volbieron aliir donde estavan los Españoles; ha llegado una 
Carta que les da prisa a sien Sold/ p.‘ que baian, y dice que los 
Portug/ se quieren hir al Rio Pardo, y los Castellanos quieren volbera 
“En 22,, llevo Ignacio 3Ibiti una arroba y siete 1 ib. " de fierro “ 
-—En 25, , volbieron ahir veinte y tres Indios Soldados pero se vol- 
liieron, y dijieron que solo sinco hirian— El 27,, el Cap/ Rapluiel Aioia 
llevo 6,, Cañones detaquara. y también llegaron las bacas de 8/ Pedro 
con los baqueros que se han, que son eartose Indios, y los demás se 
quedan todavía = El 28.. buelben ahir los Sold/ de 8." Luis ala 
Estañe/ de S.“ 3rarf." veinte y nuche Indios, después desto seva el 
Oapat/=3Ear[zo] En 5 deste el Proe/ Juan 3Taria llegó á 8/ Pedro 
diciendo quelos Españoles estavan ia en la Estañe/ de 8/ Luis — 
En 9„ Franc/ Yareai metió este dia 6.. Lanzas el Indio Juan 3rar¡a 
volvio ahir con quatro endonde están los Soldados y lleva 4 (r¡ de 
YervR.=El 10„ déla Estañe/ de S/ Pedro Simeón Airiri [11] ego con 
| ...]dios traiendo una Carta en que dice que baian los 200., Soldadns= 
El 13.. el 3raiordomo del Pueblo de S/ Juan Gabino vino de donde 
estavan los Españoles diziendo que los Soldados querían volberse. qui- 
nóse sabia su determinac/ = El 14,, Francisco Guarirá se fue a la 
Estancia de S/ Pedro atraer alas Indias, y se fue con el proc/ p." 
darles ganados p/ su gasto. = El 17., el Cnp." 3Lareelino. vino dr* 
adonde estavan los soldados diciendo que se fuesen los Soldados y 


/ 

i 


i 


• INSTITUTO geográfico militar 

todos las que estavan en el Pueblo = PMS n , ,, 

'* « ** * lSt 

obediencia = El 20,? El The» An/TA 1 *' los Españoles rindiendo 
Sold.- con dies Indios de í Palío t " v ° g ° r d ° Ilde *“*•'*■*« los 
El 27„ después los de S '• An^el pm v ° slen ,acas ' - v dose bueyes 
de ninsrun modo rindiésemos obediencí^T U - a , Carfa diciendo que 
dados de S." Pablo se lian Cí a ™ l^ pano1 T E1 23 >. los Sol- 
Bacas = Abril = En 7 deste serlir, r “ j, blo > .V s «l« ha dado doze 
en remunerae.” de las "stO Bsees ' enZ ° C e % a d° piezas con 220 > ■ 
3S„ los Soldado» de S - Nicrf - ll*o2 Ue 86 tP V„ eron de la Cruz = fin 
estaban los Españoles = En l^le dL^V^f Indl0S apasar dond - 
ron a los Infieles, y se entrego a’í L ■ ti se ofreci<f - 

Indios de S.“ Luis 200 'tnVorir, ^Ptoxal Irapirá = En 24,, los 
fióles malos, viniendo ¿’/xieolas^le Veen°” adonde estaban los Espa- 
- p -* del The».- de S.* Luis dtciendí \,»e sT* ^ ,0 Un papel mal ° «1 

de mil setecientos y cinquenta y seis años. Ph ’ 7 Septlenjbre vein ** 

Joseph Sánchez Labrador 
Notario Apostólico 

( Ejecución del Tratado de Límite * de ir™ , 
época, d fojas, papel con filigrana formato dr manuscrita de Xa 

l"[>cal inurunca 5 coí,en J 0 TCna ° ITJ ' * 307 

esta destruido) . - fo * n dtcado entre paréntesis [] 


N. n 26 [El Marqués de Valdelirinc 9 n . - . 

llegada a Montevideo y próxima mM. su 

[Montevideo, Enero 26 de 1753 ] 

San Felipe de Montevideo 


26 de Enero de 1753 

señor mió : El día die? v nr.hr, ^ 

fc'iga la carta de V. S. de veinte v „nÍ j ,' bl en,a Calera de P. e - 
sirbe incluirme tres cartas one Ii d( ' P®sado, en la cual se 

adjuntas para el Padre Altamirano aClbld<b / devuelbo las dos 
brevedad, y recomendación ’ P & Cpie ^ ■ S - se I a dirija con 

>» rSaiis-oSsit tv m 

V. b. J quedo mm agradecido de la 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17S0 


97 


disposición que V. S. me avisa haber dado para que este Goberna- 
dor me erabiase prontamente al camino un socorro de bastimentos 
en virtud de haber Yó escrito á Y. S. desde las puntas del Aygua, 
que no me llegarían los que tenia entonces para ir en derechura 
á la Colonia. No hay duda que esta va mui escaso, pero esta misma 
realidad me ha servido de pretexto para venir por esta Plaza á 
despachar el Aviso. La semana entrante hago animo de salir de aquí 
para la Colonia, en donde me tendré poco, y celebraré pasar luego á 
esta Ciudad, por tener el gusto de ver a V. S. y de ofrecerme á los 
Pies de mi señora Doña María Nieolasa, en cuya compañía deseo 
que Vuestro Señor guarde á VS felices años. 

Besa la mano de Y. S. su mas apasionado servidor, y amigo 

El Marqués de Valdelirios 

Señor Don José de Andonaegui 

(Ejecución de 1 Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
4 poca , 1 fe ja, papel con filigrana, formato de la hoja 214 X 307 mm., letra incli- 
nada, interlínea 7 a 8 mm., conservación "buena). 


N.° 27 [El Marqués de Valdelirios a D. José de Andonaegui sobre actividades 
de las partidas demarcadoras] 

[Montevideo, Enero 26 de 1753] 

Montevideo 26 de Enero de 1753 

Muy señor mió. Dueño y Amigo: En las puntas* del Alaygua 
nos encontró el Alferes de Dragones, Don Juan Sancho, (pie ha- 
biendo hecho retroceder a Don Francisco Grael por enfermo, conti- 
nuó con su viage para cumplimentar á Don Gómez en nombre do 
V.S., y habiéndonos separado en el mismo para ge de la primera 
Partida, vine en compañía de este Caballero hasta la Hacienda de 
Vegiga, distante diez leguas de esta Ciudad, habiéndome proporcio- 
nado la falta de víveres, un justo motibo para entrar en ella, y aca- 
bar de escribir para el Aviso de Arrambide. en que le lia parecido á 
Don Gómez conveniente el que remitamos á las dos Cortes los Planes 
que se han sacado hasta el Parage en que nos apartamos de la 
primera Partida. Para este fin. pasaré á mediados de la semana que 
entra al Bloqueo, y desde alli los remitiré, para que se haga a la 
hela cuanto antes. 

Por la Copia adjunta, verá Y. S. lo que me dice el Señor San- 
telices, para todo lo que pueda ocurrir, y que V.S. sabe tenemos 
este recurso, y podrá ser que el fondo del Rio ofrezca algún dinero 
al Rey, caminándose con gran felicidad en el Buseo hasta ahora. 

7 


98 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


99 


Echavarria camina con su demarcación, no sé si tendrá algún 
embarazo en el Camino con los Indios rebueítos. Mucho me admira 
que la maña de los P.P. no los sepa contener, y lo mismo hará el 
Mundo todo. Quiera Dios que logren este necesario fin, que tanto 
conviene á su servicio y al del Rey. 

Espero dar á Y.S. en brebe un abrazo, como ponerme á los Pies 
de mi señora Doña Maria Nicolasa, y en tanto quedo a la obe- 
diencia de V,S. con el mayor afecto. 

Besa la mano de V.S. su mas aficionado seguro servidor, y 
A migo 


Señor Don José de Andonaegui 


El Marqués de Valdelirios. 


( Ejecución del Tratado de Límites de 17-10, etc . — * Copia manuscrita de la 
época, 1 faja, papel con filigrana, formato de la hoja 214 X 307 mm. f letra incli- 
nada, interlínea 7 a 8 mm., conservación buena). 


N.'> 28 [El P. Francisco de Ravago al P. José de Barreda, expresa haber 
dado trámite a todas las representaciones contra el Tratado que le fueran 
remitidas y fija su posición personal en los problemas que plantea su 

ejecución] 

[Madrid, Febrero 1,° de 1753] 

Febrero de 175:]. 


Copia de una Carta que el 
P.° Confessor Fran/° de Rava- 
go, escribió al P.* prov. 1 del Pa- 
raguay. 

Mi P. ee Prov/ Joseph de Barreda 

lie rezivido su carta de V. R. a sobre los perjuizios que áesos 
Infelices Indios amenasan en la transmigración a que los presisa el 
tratado que se Celebró entre esta Corte, y la de Lisboa: y de otros 
Padres lie rezivido otras en la misma substancia, y atodos quisiera 
responder en esta. 

Lo 1." que estos tratados como negocios de Estado, no tocan 
al Confessor, y debo por mis instrucciones abstraerme de ellos, como 
b< executé, aun mandado del Rey. que dixese mi parezer, y dic- 
tamen. Y aunque quisiese, no podría darle sobre una materia tan 
'listante de que no tenia conocimiento. 

2/ Lo (jue no pude eseusar fue; escrivir á Nro. IV Gral que faci- 



litaee la execucion de un tratado que el Rey havia hecho, Creyéndole 
eombeniente, en lo que hize lo que me mandaron, y lo que Nro P.° 
no podía negar, debiendo suponer, que cada uno sabe lo que le 
importa, y que no abriá inconveniente en la execucion. Ayudaron 
las vozes esparcidas en Europa que nunca obedecerían los Jesuítas 
por no pribarze de los grandes intereses que tenian en aquellos 
Pueblos. 

3/ Es cierto, que si el tratado se erro, no fue por traición, ni 
falta de amor al publico: habrá cido por ignorancia de los que le 
manejaron, aun que con reetissima intención, y por ocultos aunque 
justos Juizios de Dios, que quiere afligir essa florida xptiandad, y 
también asus ministros por el Espíritu Nacional que se ha intro- 
ducido en ellos. 

4/ Yo no he podido hazer mas, que presentar todas las Car- 
tas, y papeles que V. IV han enbiado sobre esto (que sin duda 
están excelentes, y combenientes) para que si ubiere remedio se 
ponga. 

5.° Dos Escrúpulos tengo sobre esto: 1/ que solos los jesuítas 
se quexeu de es*te tratado; y si otros lo lian hecho, yo no tengo 
noticia de ello, pues solo he visto una carta del S. r Obispo de Bue- 
nos Ay res, que dize los mismo que Y. R. a \ 2/ que si los hechos fue- 
sen como Y. IV los pintan y fuessen tan ciertas las tragedias, é 
injusticias que aseguran, podrían Y. R.‘* de samparar esos Pueblos, 
y aun todos los otros, por no desobedecer al Rey, y justificar con 
todo el -Mundo, que no les mobia el interes, sino la gloria de Dios, 
la que podrían buscar en otros Payses, donde aun no se ha predicado 
el Evangelio. Hasta aquí podría executarze : pero cooperar Y. R.” 
á engañar á essos Pueblos; Cooperar á essas injusticias, y tragedias, 
yo no alcanzo, como pueda licitamente haoerze, aunque llobiesen 
sobre V. R. aa decretos del Rey, y excomuniones del Papa. Viendo, 
pues, que Y. R. a * se c*eep obligados á obedecer en este casso, infie- 
ro, que aun que sean muy provables esos daños, no serán ciertos. 

Y al mismo tiempo, es de esperar que la divina Providencia 
sacará de esos males mayores bienes. Assi lo deseo, y pido á Nro. 
S/ quien me Guarde á V. R. a " mu." años. Madrid, y l.° de Febrero 
de 1753. 


Mui siervo de Y. R." 

Francisco de Ravago. 

( Ejecución cid Tratado de Límites de 1750, de. — Capia manuscrita de la 
¿peca, 2 fojas , papel con filigrana , formato de la hoja 150 X 210 mm., letra 
vertical, interlineas 4 o 0 mm., conservación buena). 


100 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


N. u 29 [Real Orden al Gobernador de Buenos Aires, para que organice expe- 
diciones contra los indios que dificultan la transmigración de los pueblos] 

[Buen Retiro, Febrero 16 de 1753] 

~r 

E1 Rey = Mi Governador y Capitán General de la Ciudad de 
ja Santissima Trinidad de Buenos Ayres, Provincias del rio de la 
Plata. Por diferentes cartas vuestras y del Marques de Valdelirios 
4 »on fecha del mes de Abril del año próximo pasado, he tenido el 
¡rusto de ver el celo y eficacia con que os empleáis en la egeeución 
de mis ordenes dirigidas a que tenga efecto el establecimiento de 
limites de los Dominios de mi Corona y la de Portugal, y lo demás 
que se capituló en el Tratado, de que os remití una copia certifi- 
cada, no solo por obedecerme, sino también por que conocéis el 
notorio beneficio que se seguirá al común de mis vasallos de que he 
tenido particular satisfacción, y os doi gracias. Al mismo tiempo hé 
.savido por las cartas del citado Marques mi primer Comisario, y 
las de los Padres -Joseph de Barreda, Provincial de los Jesuitas del 
Paraguay, y Luis Alta mira no Comisario de su General en esa Pro- 
vincia, que una de las dificultades que se ofrecen para la promta 
egecueion del Tratado, es el señalamiento y la seguridad del terreno 
que han de ocupar los Indios de los siete Pueblos establecidos por 
los Misioneros en la Margen oriental del rio Uruguai, los quales se 
han de mudar con sus bienes muebles y semovientes á otro terreno 
de mis Dominios como se previno en el referido Tratado. Y aunque 
estoi en la inteligencia de que todo el terreno de la margen sep- 
tentrional de ese rio de la Plata es mui fértil y oportuno para que 
en el se veriifque la diehatransmigracion, y también que no dexarii 
de ser útil y conducente para la quietud de esas Provincias que las 
referidas Misiones se extiendan ala parte del Sur del terreno que a ora 
ocupan, con todo eso considero que los Indios Charrúas y otras par- 
cialidades de Barbaros que infestan el mesmo terreno, podrán in- 
quietar el establecimiento pacifico de los siete Pueblos que se han de 
mudar, he resuelto conforma ndone con lo que me insinúan los expre- 
sados* R eligí osos que se asegure primero todo el terreno, reprimiendo 
la osadía de los Indios Barbaros, ü cuio efecto os mando que valién- 
doos del auxilio de Indios armados, viveros, municiones, y pertrechos 
que necesitaseis y que pidieseis á los Padres Jesuítas de las Missio- 
nes, y de los oficiales y Tropa de esa Plaza, que os pareciese precisa, 
cxecuteis una ó mas entradas hasta lograr reprimir totalmente á los 
Indios Barbaros, y en caso necesario os valdréis de toda la facultad 
que os tengo concedida como á mi Governador y Capitán General 
en esos Payses, y os Confiero de nuebo para que los tratéis con todo 
el rigor de la Guerra como implacables enemigos, ó con el que pres- 
criben las Leyes como reveldes, procurando se logre la quietud fu- 


* * 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 101 

tura de esas Provincias en el modo que s*ea mas compatible con mi 
benignidad y Soberanía: y en quanto al señalamiento del terreno 
donde han de transmigrár ios Indios, hé prevenido lo conveniente 
al Marqués de Valdelirios, dándole facultad para que decida este 
punto de acuerdo con vos, fiando de la prudencia de uno y otro 
que no se dará motibo á quexas, ni se causará' dilación en una ma- 
teria en que tanto se interesa el servicio de Dios y el mió. Dada en 
Buen Retiro á diez y seis de Febrero de mil setecientos cinquenta 
y tres. Yo el Rey. = D.” Cenon de Somodevilla [hay una rúbrica]. 

( Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — Copio manuscrita de la 
(poca, 2 fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 203 X 305 mm .. letra 
inclinada, interlínea 10 a 13 mm., conservación buena). 


N.° 30 [Real Orden del Gobernador de Buenos Aires, por la cual se aprueba 
el destino dado a caudales de la Real Hacienda para los gastos de de- 
marcación] 

[Buen Retiro, Febrero 16 de 1753] 

~r 

E1 Rev = Mi Governador y Capitán General de la Ciudad de 
Ja Santissima Trinidad de Buenos Ayres, y Provincias del rio de 
la Plata. En carta de veinte y dos de Abril del año próximo pasado 
me dais cuenta de que en conformidad de mis ordenes aviais dado 
vestuario nuevo á cinquenta Dragones escogidos para que acom- 
pañasen al Marques de Valdelirios, mi primer Comisario en su vi a ge 
a Castillos grandes, a pro miándole también todas las Bestias de silla 
y carga con lo demas que pidió y se consideró preciso para el ser- 
vicio y decencia de Ja expediceion, á cuio efecto, y no aviendo que 
dado en esas cajas caudales suficientes para los gastos precisos, 
hicisteis desembarcar ciento siete mil seiscientos y ochenta y un 
pesos que venían en el Navio la Luz registrados de cuenta de mi 
real Hacienda en tres partidas, dos de ellas procedidas de taraco 
en polvo que de mi real orden se remitió y expendió en esas Pro- 
vincias, y la otra que mandó remitir el virrey el el Perú, lo que 
ejecutasteis en virtud de un papel que á este fin os dirigió el Mar- 
qués de Valdelirios, de que acompañáis copia, añadiendo que el 
citado caudal y lo que avia existente en Caxas suma ciento noventa 
y tres mil y mas pesos. En su inteligencia hé resuelto aprovaros 
lo egecutado, ordenándoos que guardéis el citado caudal, y lo de- 
mas que vaia entrando para emplearlo precisamente en los gasto.? 
de la demarcación de mis Dominios, por esa parte del Sur de la 
linea con antelación á otros qualesquiera, pues en el caso de fal- 
taros para las demas cargas y obligaciones precisas de la Plaza 



IUZ INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

podréis con tiempo valeros del anitrio que os parezca mas efec- 
üvo entre los que os comuniqué á vos y á ésos oficiales reales en 
cédulas ( de veinte y quatro de Agosto del año pasado, cilio uso v 
regulación le dexo a vuestra prudencia, y acertada conducta para 
que no falte lo preciso para los gastos de la expediccion, ni para 
Ja subsistencia diana de la Tropa, ni de las demas cargas que no 
admiten dilaciones. Dada en Buen Retiro á diez y seis de Febrero 
de mil setecientos cinquenta y tres. = Yo el Rey. = D." Conon de 
oomocievilla [hay una rúbrica]. 

J E Í ee ^ ín ' ,<I ’F ratm1 ° * Límites Je 1750, etc. — Copia manuscrito J e )„ 
apoca, 1 foja papel coa filigrana, formato de la hoja SOS X 303 mui. letra 
inclinada, interlínea 10 a 14 mm„ cansen-adán regular) 


háh./rfíü • °, rden . al Gobernador de Buenos Aires, en la cual se expresa 
haber dado instrucciones al Marqués de Valdellrlos para la compra de los 
efectos que existen en Colonia del Sacramento] 

[Buen Retiro, Febrero 16 de 1753] 


, El Hc J' — Mi Governador y Capitán General de la Ciudad de 
a Santissnna 1 mudad de Buenos Ayres, y Provincias del rio de 
la 1 lata. En carta de veinte y dos de Abril del año próximo na- 
sacio avisa ís que en la Colonia del Sacramento, avria dos millones 
de pesos en efectos de Europa, además de los que se aumentaron 
con la carga de dos navios, que llegaron pocos dias antes que el 
* Cuques de A a lde Unos con lo qual se podrá regular existente el 
talor de tres millones, y sobre este supuesto ponderáis la escasez 
oe esas cajas que no pueden suplir para la menor compra de "ene- 
ros, como A o también lo conozco. Én esta inteligencia, v siendo im- 
posible que por aora se encuentre en todas las caxas'del Perú el 
dinero preciso para tan excesiva compra de generes, hé advertido 
al „U arques de Valdelirios los medios que me parecen mas condu- 
centes para cumplir con el empeño que tengo contrahido en la 
instrucción con la Corte de Lisboa, mandándole que proceda de 
aeueulo con vos y que os manifieste la cédula que a este fin se le 
ha dirigido. Tendrewlo entendido, y concurriréis por vuestra parte 
on el celo acostumbrado a la egecucion de una obra tan importante. 
Dada en Buen Retiro á diez y seis de Febrero de milseteeientos 
rúbri'ea] 3 ' ~ ° el Rey = D " Cenon (k ' Somodevilla [hay una 

Colonia del Sacramento 

23 de Febrero de 1753. 

,-poca E l C ffin n m * 1-50, efe. - Copia manuscrita Je la 

¿cunada 'ti* r ‘ 10 ”' fÚUJrma - f« rm ato de la hoja 20S X 30.3 

oda, interlineo 12 a lo mm., conservación regular). 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 175 0 


103 


N.° 32. [Real Cédula al Provincial de la Compañía de Jesús en el Paraguay, 
«n la que Informa haberse librado de tributos por espacio de diez año 3 a los 
Indios de los siete pueblos] 

[Buen Retiro, Febrero 16 de 1753] 

+ 

El Rey 

Muy Reverendo Padre Provincial de la Compañia de Jesús de 
la Provincia del Paraguay. Con vuestra Carta de treinta de Abril 
demil setecientos cincuenta y dos he tenido el gusto de ver la resig- 
nación, prontitud y buena disposición en que os halláis vos y los 
Religiosos de esa Provincia de vuestro cargo a executar todo lo 
que está en vuestra mano, y de penda de vosotros, paraque mis 
Comisarios en conformidad de mis órdenes puedan cumplir de bue- 
na fé lo que tengo ofrecido y capitulado con la Corte de Lisboa; 
y también por otros avisos tengo noticia de que ya haveis empe- 
zado amanifestar vuestro celo con las obras, como Yo lo esperaba 
y de ello os doy gracias. Al mismo tiempo he visto en vuestra Carta 
las proposiciones que hacéis y consideráis precisas para facilitar la 
mudanza de los Indios, dictadas con un estilo, que asi como me dan 
a conocer vuestro debido respeto y sumisión a mis órdenes también 
se entienden que son hijas de la necesidad que teneis presente y Yó 
también la reconozco, según vuestros informes, y los del Marques 
de Yaldelirios mi primer Comisario para la execución del Tratado, 
y del Padre Luis Alt amira no, Sobre todas ellas he tomado provi- 
dencia librando de la paga de tributos por el termino de diez años 
u los Indios de los siete Pueblos, como rereis en la adjunta Cédula 
que os remito para que dispongáis se use de ella á su tiempo, y 
también hé tomado la providencia que corresponde tocante, al seña- 
lamiento y seguridad del terreno donde han de transmigrar los 
Indios, remitiéndose en esta ocasión las Cédulas al Gobernador de 
Buenos Aires, y al citado Marqués de Yaldelirios. 

Así como Yó acordé el Tratado de la linea, y partición de los 
dos Dominios, precediendo la mayor reflexión y examen de la ma- 
teria, y con plena seguridad del notorio beneficio que se sigue al 
común de mis Reynos, y al Erario, asi también debereís vos con- 
currir á su execución, no solo con el celo que manifestáis por pura 
sumisión y obediencia, sino también con aquel gusto y alegría con 
que los buenos vasallos se emplean en mi servicio quando de su 
aplicación resulta la utilidad publica, en cuya consequencia espero, 
y ós en cargo que os empleéis con el celo que hasta ahora, á la 
execución de las Cédulas que os tengo dirigidas, y de lo demás que 
por parte de mis Comisarios se os pida, y consideraren conducente 
para, el entero cumplimiento del Tratado: que en ello me haréis un 


104 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


particular servicio. Dada en Buen Retiro á diez y seis de Febrero 
de mil setecientos cincuenta y tres. Yo el Rey. [Hay una rúbrica] 
Union de Somodcvilla, [Hay una rúbrica]. 

V. II. recite al Padre Provincial de los Jesuítas del Paraguay, 
Ja Cédula en que ha libertado de Tributos alos Indios de siete Pue- 
blos, y le da gracias por lo que coadvuba a la execucion del Tratado 
con la corte de Lisboa. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Original manuscrito, 3 
fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 210 X 300 mm., letra inclinada, 
interlínea 24 a 28 mm., conservación regular). 


N.? 33. [Real Cédula al Provincial de la Compañía de Jesús en el Paraguay, 
en la que el Soberano expresa tener en cuenta los padecimientos ocasionados 
por la transmigración de los pueblos, por cuyo bienestar — dice — mirará 
‘'siempre con paternal afecto"] 

[Buen Retiro, Febrero 16 de 1753] 

El Rey. 

Muy Reverendo IV Prov. 1 del Paraguay. Por las cartas de 
mi primer Comissario el Marques de Valde Lirios y las del P. s 
Luis Altamirano ha llegado a mi Xotizia, que los Indios de los 
7 Pueblos situados en la Margen oriental del Rio Uruguay, se hallan 
prontos y bien dispuestos para mudarse á otro Territorio de mis 
Dominios, lo que no podran cgecutar sin mucho trabajo y fatiga, 
como se deduce de sus Informes y de lo que vos decis en vuestra 
Carta. Bien conozco, que esta dificultad, se avra superado, prin- 
cipalmente, por el Zei'o y Amor que Vos y Vuestros Subditos teneis 
a mi Real servicio: pero con todo esso es mui digna de mi Atención 
la obediencia y sacrificio de aquellos Pobres ludios, que pospo- 
niendo el amor natural al Terreno en que nacieron y se criaron, la 
quietud y comodidad de sus Albergues, y los Parages fértiles y co- 
nocidos de donde sacan el diario alimento, egecuten solo por ser- 
virme una Transmgiracion penosa con la carga de Enfermos Impe- 
didos, y Párvulos aun Pais no conocido y por lo misino mucho mas 
horroroso para su imaginación, aunque sea mejor que el que dejan. 
Quiero, y os lo encargo extrechamente, que vos, ó el P. e Superior 
de las ^lissiones, o el Religiosso, que señalasseis para que les haga 
entender los Alivios, que Ies concedo, les signifique al mismo tiempo 
eu mi real Nombre con quanto Dolor y Lastima estoi mirando el 
Trabajo déla Transmigración de unos Pobres Vasallos, que tantas 
veces se han distinguido en mi servicio, y a quienes amo con la 
ternura de Padre', por lo «que eontribuien á la seguridad de essas 
Provincias, y ala Grandeza de mi Corona : Advirtiendoles también 





ejecución del tratado de 1750 


$ 


105 


í ' iafIMss 

f 

- Jos sel ' vl . clos f > ue T h “ hecho, y Vos también quedareis entendido 

qne estoi muy satisfecho de Vuestro Amor, y Zelo y del modo con 

l ®. os < ? e \ Ue l tr . a Com P- se emplean en mi servicio. Dada en Buen 

Retiro a 16 de Febrero de 1753. Yo el Rey. 


(Ejecución de 1 Tratado de Límites de 1750, cíe. — Copia manuscrita dr ln 
época en un cuadernillo de 4 fojas , formato de la hoin l= 5 í y oon n 

inclinado, interlinea 6 a 7 mm., conservación buena). J X ~ u ° mm *' hira 


N.<* 34. [Real Cédula al Provincial de la Compañía de Jesús en el Paraauav 
en la que expresa haber dado órdenes al Gobernador de Buenos Aires nara 
leprimir los ataques de los indios que dificultan las transmigación. (Véase 
Doc. N.° 29)] k 

[Buen Retiro, Febrero 16 de 1753] 

i T 3 E1 M,1 ‘ Revcrendo IV Prov -' de la Comp.* de Jhs de 

lñ J r °P ' , 1 aragUay - En S!ednla esta fecha, os dige avia man- 

dado Providencia en punto del Terreno, que se avia de señalar v 
a asegurar de las Hostilidades de los Indios Barbaros, para la Ha 

b Cor°óñf e ié 0 p VC t Cln0 i S d ® '°- S 7 Pueblos ’ ( l ue se avian de entregar á 
b eorona de Portugal, e nvirtud del Tratado de que ia teneis Noti- 

< , > aoia os participo que para el señalamiento del Terreno le 
concedo Facultad amplia al Marques de Valdelirios mi primer Co- 
missario ; y para su seguridad mando al Governador de li 1 Aires 
que valiéndose déla tropa, que tiene asu cargo, v del Auxilio 
de Indios armados^ víveres. Pertrechos y Municiones, qne ucees- 
ate j . os pudiereis darle, procure reprimir v sngeta-' alos re 
5; r t: T Ind, ,r BalW '. de forma, que el Territorio. ^ued lib^ 
v o ro 1SU , S: , Para CU1 ° ef f Ct0 “ diri ge„ o» esta ocalion á uno 
ñtif v ZCdU 8S correspondientes. Esta providencia la considero 
«til, } _ aun neeessaria para la quietud délos Pueblos donde liando 
transmigrar os ludios, y la é tomado con vista de vra. Car a de 
oO de Abril del ano próximo passado, en que pedís el auxilio de mi 
Tropa, para que los Indios de las Missiones exeeuten la referida 


106 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


107 


expedición, en cuia consequencia os encargo se franquee ai citado 
Gov. or de B.* Aires el referido Auxilio, como veis, que conviene al 
servicio de Dios y mió. Dada en Buen Retiro á 16 de Febrero de 
de 1753. = Yo el Rey. 

(Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
época en nn cuadernillo de 4 fojas , formato de la hoja 155 X 220 mm letra 
inclinada, interlinea (5 a 7 mm. f conservación buena). 



N.° 35. [El Marqués de ValdeUrios a D. José de Andonaegui comunica diver- 
sas noticias relacionadas con su misión] 

[Colonia del Sacramento, Febrero 23 de 1753] 

Muy señor mió. A mi arribo al Campo Real del Bloqueo, que 
fue el diez y nuebe del corriente, hallé que Don Nicolás de Elor- 
cluy, con noticia de mi venida, se había detenido á esperarme, y 
aunque venia determinado á pasar á esta Ciudad en Embarcación 
Portuguesa, por habérmelo ofrecido así el General, resolví que se 
detubiese algunos di as mas para embarcarme en ella ; pero habién- 
dome instado el Patrón que estaba pronto, viene su Muger, y fami- 
lia para venir en la misma Lancha, me ha sido preciso dar licencia 
al Patrón para que se vaya, y me ha prometido que estará de buelta 
á esta Plaza dentro de cuatro dias á inas tardar, con vine, o sin él. 

Yo espero de V.S. que se lo mande executar asi, y si no fuese po- 
sible, hacer venir otra de igual buque, y con la misma brevedad. 

Pasa en esta ocasión D." Nicolás de Elorduy, á quien he diche 
que corre el flete de mi cuenta, desde el dia que le di orden para 
detenerse, y embio ahora parte de mi equipaje, cuya Lista lleba 
D." Nicolás para entregar a D.“ Francisco de Argüe das. 

Al Gob." r de Montevideo previne que la Corsaria viniese desde 
ese á este Puerto, pero no hallándola ya necesaria, se hade servir 
Y.S. mandar al Patrón que se restituya luego á Monte video, para 
tomar los Cajones de Pliegos que trajo el Poloni, y estoy esperando 

con impaciencia. ¡ 

Deseo con la misma ver á Y.S. para congratularme délas feli- 
ces noticias que tengo del Padre Alt a miran o, aunque ya sé que la 

sabe Y.S., a cuya obediencia ofrezco Ínterin mi verdadero afecto, j 

el que pongo también á los pies de mi señora Doña Nieolasa, y 
ruego á Nuestro Señor guarde a Y.S. felices años. 

Besa la mano de Y.S. su mas afectuoso seguro servidor y 
amigo. i 

ElMarquásdeYaldelii*ios. 

Señor Don José de Andonaegui. | 

( Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — * Copia manusmita de la 
t poca . 1 foja, papel co filigrana, formato de la hoja 214 X 307 »i»i., letra incli- 
nada, interlínea (i a 8 mm., roHJwraWáH buena). ! 


N.° 36. [Extracto de Ordenes dadas por el Gobernador de Buenos Aires] 
[Mayo 15 de 1753. — Abril 20 de 1754] 

+ 


Extracto de las ordenes del Capitán Gral para Buenos Ayres y 
sus Partidos. 

1753 

En 15 de Mayo el Capitán gral expidió orden para que todos los 
Militares se apromptasen para, el dia que se les señalase para marchar 
a las Misiones. 

En 16 de dho mandó á D. n Agustín Garfias citase a todos los de su 
C’omp.* con la misma orden y que los \ iejos se presentasen. 

En 18 de dho se promulgó Vando para que todos los Vecinos se 
apromptasen, y los desertores se restituyesen al Real servicio; y que 
se publicase en la Jurisdicción. 

En 22 de dho se promulgó otro Vando para que todos los Capi- 
tanes de su Comp.° se apromptasen, y los que por motibos justos, no 
pudiesen servir en Persona, pusiesen en su lugar dos soldados arma- 
dos, y mantenidos a su costa, que no fuesen Patricios por que estos 
le havían de á eompañar; Y se mando publicar en la Jurisdicción. 

En 6 de Junio Mandó que el Capitán Zarate le diese todo auxilio 
al Cap." Rocha, para que levantase su Conip/ y que áqualquiera que 
se opusiese apadrinado los vagamundos, lo remitiese preso. Que hiciese 
saver a los Capitanes Juv ilados, se previniesen para marchar pena de 
1 (l¡) P.* y quatro años de destierro á Montevideo. 

En 17 de dho Avisó Zarate haver cumplido la orn. 

En 20 de dho se publico Vando para que todos los Negros y Mu- 
latos libres se presentasen el día 30.. con sus armas en la Plaza, para 
formar de cada clase Compa."" 


1754 

En 2 de Abril se publico Vando para que todas las Personas de 
su Cornp.* que no huviesen contribuido para pagar un soldado estu- 
vesen promptas para marchar el dia 12, á 14. y se apromptasen tam- 
bién los Cirujanos, Carpinteros, Herreros, Sangradores, Lanchas y 
Botes. 

En 19 de dho Dio orn para que los Panaderos Cocineros Tropa, y 
oficialidad se apromptasen para embarcarse a la primera orn para 
las Gallinas; y asimismo los Herreros Carpinteros y todos los que estu- 
viesen con destino: S." Juan y Barcelona. 

En 20 de dho dio orn para que los nombrados estuviesen p rom p tos 


) 


i 



108 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 109 


para embarcarse el día 22 que para este fin se pusiesen en franqía 
Jas embarcaciones que se participase al Jntend.'* para, sus providen- 
t , ) n S V> y nl ^ - vor Gen ’' >' ófic-ial de orns para que la hiciese cumplir 
b. n Roque y Buenos Ayres. 

(Ejecución dd Trotado de Limites tic KjO, cíe, — Orí (final manuscrito 1 
f°Mt papel con filigrana, formato de la hoja 210 X 3ÜÓ letra inclinada, 

interlínea 7 a 13 wm., conservación buena). 


( 

I 

N.° 37. [Extracto de las comunicaciones cambiadas entre ei Gobernador de 
Buenos Aires y ei Teniente Gobernador de Santa Fe] 

[Mayo 16 de 1753. — Marzo 8 de 1755] 

i 

+ 

Extracto de los Papeles correspond.**" á S. la Feé. 

1753 

En 1 G de Mayo previno el Cap." gral. al Th/ la orden de S. M. í 

para que haeérce la linea divisoria; y que para ella pasaba D. n Ma- ! 

nuel de Flores, con los Astrónomos Españoles, y Portugueses, y si 

tocasen en aquella Jurisdicción, los asistiese con lo necesario. Pre- f 

vino también se ballava apromptando para marchar á reducir los I 

7 Pueblos. Que le avissase a punto fixo, que gente se podría apron- 
tar: Que estubiese avisada para el primer aviso, y que le diese su 

parecer para la elecion de Camino. ' 

En 19. de dho més de Mayo: respondió el Th/ cumpleria la 
orden en el buen tratamiento de Flores; Que estaba prompto a ser- 
vir, con 300 hombres. Y en quanto ala elección de camino, que las 
Missiones están menos distantes de Buenos Ayres que de S. ,a Feé. 

En 22 dbo Remitió el Cap." gral Copia del Vando publicado 
en Buenos Ayres. para que se publicase en S/“ Feé. 

En 29 de dho. Mayo: Respondió el Th/ haver hecho promul- 
gar el vando: y que con su gente se ballava prompto pora mar- 
char; pero que se le avisase con tpo. para pasar la Caballada. 

En 5 de Junio eserivió el Cap" gral, dando gracias al Th. c y 
Vecindario; y que deliverando en la elección de Ja Marcha, selo 
prevendría con tpo. Y que en virtud de las órdenes que le iiieluva 
rcciviese el caudal de las Bullas para costos. " i 

En 20, de dho. mes de Junio respondió el Th/ ratificando su 
obed. a y promptitud, y debolviendo la. orn. para el percibo del Cau- 
dal de Bullas, por, que tenia dispuesto se hiciese la marcha sin 
costo dci R. erario, y que quanclo el Caudal de Arvitrios de aquella 
Uud. no fuese vastante, supliría el suyo. 


En 2 de Julio, dio el Cap." gral. las gracias en respuesta de la 
antecedente. 

En 20 de Septiembre dio quentn al Th/ de haver recivido carta 
orn con fecha de 22 de Agosto para que informase, lo que huviese 
reconocido á cerca déla revelion de los Guaranis, y si tenían for- 
tificado con cañones, y reductos el Paraná. Alo que responde que 
nada hay verosímil, ni lo pueden hacer, y facilita el que se les pueda 
dominar con la fuerza. 

En dho dia en respuesta de una squela inclusa en la anteced/* 
de 22 de Ag.‘°, para que la manifestase al P. R. del Colegio déla 
C'omp. 3 y su Procur. or , dice haverlo egeeutado, y que se sacó copia 
para remitirla al Superior, con lo que y la hida del P. Alonzo Fer- 
nandez, erehé el que los Indios ovedezcan. 

En 25 de dho mes de Sept/ en respuesta de una del 16 del 
mismo da cuenta el Theniente : Que solo se podrá facilitar la con- 
secución de carros y caballos, para el transporte del Tren, atajando 
el Com.° de la Yerba al Perú y Chile, y que para ello tiene sus- 
pensas las licencias de 100 Carretas hasta segunda orden: Que en 
quanto a eavallos, solo havrá bastantes para havilitar los 300 hom- 
bres: Y que tendrá promptos los Prácticos que se necesitasen para 
los passos de los Ríos, como se le previene. 

En 2 de Octubre, escrivio el Cap." gral. repitiendo la orden de 
10 de Sept/ por haver tenido todavía respuesta. 

En 4 de dho Octubre en resp/" de la antecedente de 25 preeed/* 
ordenó al Theniente, que de todas las Tropas se les comprase á los 
dueños 2 Bueyes para cada carreta : Que numerase las Boyadas de 
los Vezinos, para prorratear los que podrían dár: Y que tuviese la 
Cavallada de los 300 hombres prompta para la primera orden. 

En 5 de dho. insta el Theniente sobre la ultima orden para 
hacer la compra, y pide providencia de dinero, para hacerla con 
Plata en mano, y no dar lugar a quejas. Y para los Cavallos que 
se comprasen propone será mejor transportarlos desde alli á la otra 
Vaiula, que conducirlos al Arrecife. 

En 11 del expresado mes de Octubre, previene el Cap." gral 
haver dado disposición del Dinero necesario para la compra de 
Animales, y ordena se mantengan estos de q tienta del Rey hasta la 
orden del Intendente; y que comprados los 400 Bueyes no ponga 
impedimento en el Comercio. 

En 1-4 de Xov." Dió orn el Cap." gral. al Th. r , para que no 
permitiese la venta o extracción de Fierro. Acero. Azufre, ni Plomo, 
para las Misiones, y cela ce esto con vigilancia. 

En 19 de dho mes de Nov/ D. n Joseph Martines (que por con- 
trato se obligó a pasar los Animales) eserivió quejándose de que el 
Th/ le ponía embarazo en que llevase de Capataz a Joseph Gómez, 
a quien tenia por necesario. 

En 20 de dho Avissa el Th/ haver recivido la que se le escri- 


i 


111 


no 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


vio con fecha de 9, Y que en orden ala escolta de Gente, para 
resguardar la cavallada y Boyada, tiene dada providencia. Repre- 
centa también, que D.“ Joseph Martines, ha procedido con violencia 
en la elección de los Peones. 

En 23, de dho. escrivió el Cap." gral al Theniente facilitase er 
todo, lo que huviese menester Martínez, por que importara mucho 
al R. 1 servicio; y que como D.“ Fran. ru Bruno havia pasado a los 
Arrecifes con qum. toi hombres, á coabyubar al pasage de los Ani- 
males, él con su gente hiciese lo mismo, para que puestas la provi- 
dencias en las Gallinas pudiesen marchar en el sig.'* mes. 

En 24 del propio mes de Nov. e respondió el Cap." gral. satis- 
faciendo a la justa queja del Th. e y le previene ceda en todo, a fin 
de facilitar o Martínez, el transporte de los Animales, por que con 
ningún motivo se perturve; y le previene que con la liida de D. w 
Fran. c “ Bruno, no habrá necesidad déla escolta. 

En 10 de Diziemhre dio orden el Cap.” gral. al Theniente para 
que se incorporase con D. n Fran/" Bruno en la otra Yanda del 
Paraná, para asegurar la Cavallada, Ganado y Víveres; porque co- 
rría noticia que al abrigo del Pueblo del Yapeyú havia hasta 1 ('[) 
Indios de otras naciones, y le previene que si se ofrece función con 
los Indios, no haya disputas sobre el mando con el de Corr.""* 

En 15 de dho mes de Diciembre, respondió el Til.” que en cum- 
plimiento de la orn que se le comunicó con fha de 14 de Noviem- 
bre, mandó se registren los Barcos que remite el P. Proc. Qf de aque- 
llas Doctrinas, a quien en particular se le hizo saver por ser el 
Comercio de los Indios por su mano. 

En dho dia dio quenta el Theniente de haver dejado a dispo- 
sición de Martínez á Jph. Gómez, y toda la demás gente que quiso 
ocupar, de los mismos que tenía citados para el servicio, y que en 
conformidad de la orn. que sele comunicó en 23 de Noviembre, tenia 
emplazada la restante gente para el 10 de Enero prox. D,n , y que con 
motivo de la franqueza con Martínez, se temía no poder juntar el 
número de los 300. pues a esto se agregaba que D. n Domingo de Acosta 
con la licencia que tenia de pasar 700 Caballos para la Tropa auxiliar, 
tenia aproporción el número de hombres empleados, por lo que pide, 
que se mande a los vezinos de S. ta Feé, que están en Buenos Ay res, 
se restituyan, y que se despache particular Comisión á los Arroyos, 
para que se aprehendan los reformados de las quatro Campiñas del 
Mre. de Campo D. a Joseph Banegas ; Y que ha acudido con todo lo 
posible a D. n Fran. r " Bruno para su transporte a la otra vanda del 
Paraná, que no seria tan promoto por falta de embaraz.”* 

En 21 de dho avisa el Theniente, que las Compañías de los 
Capitanes Taborda, y Salazar del partido de los Arroyos, se han 
levantado, según se lo participa con cartas adjuntas de los Cap.**’ 
el Mre. de Campo D/* Joseph Banegas, y pide se tome alguna re- 
solución. 


ejecución del tratado de 1750 


En 29 de dho mes de Diciembre, respondió el Cap.” gral. repre- 
hendiendo al Th.” por no liaverse incorporado con Zabala, y le ordena 
lo egecute promptam.'” con su gente, liaziendo apercebir alas Com- 
pañías de los Arroyos concurran al eumplim.'” de su obligación, vajo 
de penas. 


En 3 de Enero explica el Th.” el sentimiento que le causo la 
anteced." y que para remediar la revelion de las Compaiuas de los 
Arroyos, de acuerdo con el Cavildo tomó sus provid.' * : Que soco- 
rrió a la Compañía de los pagados; y que se incorporara con Raíala 
por estar en aquellas cercanías: Con la misma fha. avisa lo mismo 

En 12 de dho; respondió el Cap.” gral. dando las gracias, > alen 
tando al vecindario al real servicio. Al Th.' responde lo mismo ; pre- 
viniéndole no devia esperar orn suya, para castigar a los inovedi i - 
tes, hallándose de Justicia Ha." y Cap.” á Guerra: Le Previene que 
el Th.” de Corrientes, ó se le refuerce con gente, víveles, } nni - 
ciones ó se retire al acampamento, si esta en peligro y que /a >ala 
se valga de todas las Embarcaciones para el paso del Uruguay : y 
todos tengan entendido, que el dia de la fha marchan a la Isla del 
Tizcavno tres Lanchas cargadas de carros, Cánones y Municiones. 

¿n 13 de dho, avisa el que quedo con el mando en b. *ee, 
haberse puesto en marcha el Th.” el dia 10 v que la exortaeion que 
hizo el Cavildo ala gente délos Arroyos, solo produxo ef£ect0 
rabie en los offiz.\ v uno o dos soldados; que espera orn para tornai 

delivm-acion.de p<;brero . av ¡ sa el Th . h ave rsc incorporado con 1Ó0 
hombres al cuydado de los Ganados, y que las Compamas de los 
Arrovos se quedaron persistentes en su inoved. 

Én 19 de dho dió quenta el Comandante de estar ovedecido el 
Auto que promulgó, para que los Milicianos de los Arroyos resguar- 

ciasen la frontera. # 

En 25 de dho dió quenta de que D. n Joseph Martínez, escrrvio 
Midiendo Cavallos. para reintegrar los que perdió en una disparada : 
i i ue el Th.” se hallava de la otra Vanda del Uruguay, y havia tenido 
también disparada en que perdió 100 cavados; Que Zabala tema toda 
la Tropa del otro lado con felicidad. 

1755 


En 11 de Enero acusa el Th.” el recivo de la que se le escrivm 
en 23 de Noviembre del año pasado, sobre que devia bolver con las 
Al ilicias de aquella Ciu.”, ala expedición, y reprecenta juntamente 


112 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


con el Cavildo, no poderlo executar, embiando una Carta, y Testan/ 
de él, en que se contienen las razones que tienen para no condes- 
cender con lo que se les pide sobre el aprompto de gente. 

En 8 de Marzo avisa dho Th/ haver recivido la que se le eseri- 
vió en 23 de febrero, repitiéndole, que devia bolver con la gente 
de aquella Ciudad ala expedición : representa la dificulta de po- 
derlo hacer, por la tenacidad de aquellos Vez/ en no querer con- 
currir a ella ; y que para moverlos á ello, seria bueno, señalarles los 
mismos sueldos, y offiz/ que á las Compañías lebantadas en Buenos 
Ayres; pero que no obstante, queda haciendo dilíx/ de recultar la 
gente que pueda, para quando llegue el caso de marchar, y para 
executarlo hasta -,20„ hombres pide socorro de dinero: Embia un 
Pliego del Cavildo de aquella Ciu/ respuesta déla que se le escrivió 
sobre el aprompto de Gente, y ofrece hacer por su parte lo que pueda. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Original manuscrito, 4 
fojas , popel con filigrana, formato de la hoja 210 X 305 m ni., letra inclinada, 
interlínea 6 a 12 mm., conservación regular). 


N.* 38. [Acta de la Primera Conferencia celebrada entre el Marqués de 
Valdelirios, D. José de Andonaegui y Gómez Freire de Andrada sobre la 
ejecución del Tratado de Límites] 

[Martín García, Junio 2 de 1753] 

Primera Conferencia 

Acto particular de la conferencia celebrada en esta isla de 
Martin García 

En consecuencia délo acordado entre nos, el ^Marques de Valde 
Lirios, y Gómez Freire de Andrada ; concurrimos en esta Isla de 
Martin García, de donde hemos expedido la tercera partida de De- 
marcación el dia treinta y uno del ines de Mayo próximo pasado. 

Y habiendo concurrido Nos. Don José de Andonaegui, Mariscal 
de Campo délos Exercitos de su Magestad Católica, y Capitán Ge- 
neral de estas tres Provincias del Ilio de la Plata, hize presente al 
Comisario principal de su Magestad Fidelísima . que luego que se 
verificó la retirada de la primera partida de Demarcación, me entregó 
una Cédula del Rey, mi señor, su Comisario principal, por la cual me 
manda evacuar los Pueblos de Indios, que se mostrasen inobedientes, 
y hande pertenecer ¡i la Corona de Portugal. Que no obstante esto, 
nos pareció conveniente al expresado Comisario principal, y á mi, 
el esperar al Padre Altamirano, por que en una carta le indica que 
tiene que proponerle algunos medios que puedan ser útiles para 
conseguir la evacuación de los Pueblos obstinados. Que luego que 


ejecución del tratado de 1750 


113 


]WÓ á Buenos Ayres. conferimos con su Reverencia, quien manifestó 
une vá no hallaba por su parte medio alguno de suavisad que poder 
anlicar para el logro déla mudanza pacifica de dichos Pueblos, sino 
el de las Armas, bien que tenia mucha esperanza en que aun se 
Jiumillarían, si veian que hacíamos todas las prevenciones efectúas 
para ir á castigarlos. Que en virtud de esto, y mas que todo, en 
virtud déla Real Cédula del Rey mi Señor, me previene el referido 
-u Comisario principal, que yá podia Yo dár todas las providencias 
necesarias, para alistar uueba Gente, lo que puse luego en execueion 
con el mavor empeño y eficacia, como es bien notorio en estas tres 
Provincias de mi Cargo. Que inmediatamente pareció ante mi el 1 ro- 
curador de Misiones délos Reverendos Padres Jesuítas con una 
ceeion jurídica del Reverendo Padre Provincial de los Pueblos obsti- 
nados, y de qualquicra otros que siguiesen su exemplo ; á cuyo desis- 
timiento Decreté, que no competía á S. R.“ hacer ^ esta diligencia, 
estando encargado por parte de la Compañía el R. Padre Altami- 
rano de la evacuación de los Pueblos, como se resolbio en la pri- 
mera Junta que celebró el señor Marques de ó alde Lirios. Que .ia- 
biendo pasado mi Decreto a manos del Reverendo Padre Comisario, 
autorizó la renuncia, á que decreté definitibamente q»e estando \o 
previniéndome con las fuerzas que pudiese practicar la idea de saca, 
á los Curas, en atención íi que me exponía que tenia esperanza en que 
los Indios se reducirían viendo salir á unos Padres a quienes lian 
amado, v respetado muchísimo. Y finalmente que l o estaba haciendo 
ios mayores esfuerzos para ir en persona á evacuar dichos Pueblos que 
«e hande entregar á Portugal: pero que no estaba en estado de saber 
áun el numero de nueba Tropa que juntaría, por no tener bastante con 
la Veterana, para poder entrar sobre este fundamento á discurrir os 
medios que se deban tomar, para hacer la entrada cnlas Misiones. lia- 
hiendonos, enterado perfectamente de todo Nos. Gómez t reire de An- 
drada, y después de haber discurrido repetidas veces sobre este punto en 
conferencia con el Comisario principal de S. M. €. y el señor Don José 
de Andonaegui, resolvimos los tres de común acuerdo, que se con- 
tinuasen vihamente las diligencias por parte de España, para juntar 
Ja nueva Tropa, v que inmediatamente que estubiese pronta, nos 
juntásemos otra Vez para arreglar el Plan, el dia en que se debe 
em prehender la marcha, y poner en practica las ordenes de ambos So- 
beranos contratantes. 

En feé délo qual firmamos de nuestra mano. Isla de Martin Gar- 
da, dos de Junio de mil setecientos cincuenta y tres = 

El Marqués de Valdelirios 
José de Andonaegui ~ 

Gómez Freire de Andrada. 

(Ejecución ó el Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
<,J, 2“ tape’ cea filigrana j formato de la hoja !U X 307 nuu.. letra 
inclinada, interlínea 6 a 7 mm., conserraewn buena). 


114 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 



N.* 39. [Extracto de las comunicaciones cambiadas entre el Gobernador de 
Buenos Aíres y el Teniente Gobernador de Corrientes] 

[Mayo 16 de 1753. — Febrero 13 de 1755] 

Extracto de los Papeles corresp. tp " á las Corr.*" 


En lfi. de 3Cayo previno el Cap." gral al Th.” de las Corrientes la 
orn de S. M. para hacerse la linea 1 i visoria, y que para el efecto pasa va 
D. n ^Manuel de Flores con los Astrónomos españoles, y Portugueses : Que 
los asistiese con lo necesario, lo que pagarían, y donó con sil Recivo, 
se pagaria en Buenos Ayrcs: Prevínole también, que se halla apromp- 
tando para marchar á Misiones: Que necesitava de aquellos Vez/ U “ y le 
encargó le avisase del numero que podría sacar sin dejar indefensa la 
Jurisdicción; y que seria muy del caso va jasen afines de este més, ó 
a principios del otro a S.“' Pee: Adjunta le remitió orn, para que el 
Cavildo entregase todo el Caudal de Bullas, para alistar la Gente. 

En 22. de dho se expidió la orn para el Cabildo, y con la misma 
fha se remitió copia del Vanelo publicado en esta Ciud.' 1 pa[r]a que 
se publicase allí por el Theniente. 

En 25. ele •Junio: Respondió el Th/ alas antecedentes haverlas 
reci vicio el 23, y que no heru posible poner la Gente con tanta promp- 
titud en marcha: Que lo que podrían salir serian 200„ hombres: Que se 
apromptarian para cuando bol viese la respuesta del Cap." Gral. por que 
hacia precente, que el hir a S. ta Feé. hera rodeo: Que le parecía más 
conveniente que caminase en derechura á qua lquiera cielos pasos del 
Vruguay, para que no se de vi litasen los Caballos, y que seria muy 
acertado se moviese la Gente á principios de Agosto, por que con la 
Primavera estaría mejor la Cavallada: Que baria buen tratamiento á 
Flores, y demás: Que el Caudal de Bullas hera muy corto: y que sele 
permitiese hir personalmente comandando su Gente. 

En 27. de Julio le dio el Cap." general al Th/ y Ciu,' 1 las Gracias, 
por su lealtad, y le previene se halle prompta la Gente para marchar 
al Uruguay, ála primera orn. 

En 22. de Agosto: Participó el Theniente haver llegado á aquel 
Colegio de la Comp/ Cartas del de S. ,!l Feé, con la noticia de que 
S. M. manda va suspender la entrega délos Pueblos por diez años, pero 
que no obstante de haverse con ella entiviado los ánimos en parte, man- 
tenía la Gente alistada: Avisa también la llegada délas Partidas de 
Demarcación : Que se detubieron allí por hacer eharqueda ; y que ha- 
viendo ocurridos á los P.P. de la Comp." por Reses sele excusaron, 
por lo que las dio él. 

12. de Septiembre ilió quenta el Th/, de que haviendo llegado 
el día 9,, chasque délas Misiones de Guaranis, despachando por el 


$ 

bj 




ejecución del tratado de 1750 


115 


P. Mathias Zorobel, superior de aquellas Doctrinas al P. Antonio Gu- 
tiérrez R. r del Colegio de Corrientes, le dió este parte de que dho P. 
Zorobel, le avissa que los Pueblos del Paraná se levantarán afabor délos 
del Vruguay con uqienes continamente se estaban correspondiendo: 
Que los del Vruguay proponen vengan quatro Pueblos del Paraná, á 
invadir á Corrientes, é Itati y los del Yapeyú, y la Cruz invadan la 
Vajada y S l * Feé: Que el demas resto invadirá al Rio Grande: Que 
el Capitulo de Carta se lo leyó el R. P. para que pudiese dar quenta 
al Cap/ gral: Que deeia también la Carta que el P. Alonzo Fern/ se 
bal lava en el Pueblo de la Candelaria con carácter de visitador de 
Doctrinas, quando allá entendían lmvia hido á quitar embarazos: Que 
no despreciando en el todo la ameuaxa, queda va haciendo prevenciones 
para dejar guarnecida la jurisdicción, cuyas disposiciones pone por 
menor, y pide para el efecto Pólvora, y Balas. 

En 13. de dho més de Sep/ Previene el Th/ que haviendo tenido 
noticia aquel dia de que el Cap/Juan Antonio Rodrigues Cabrera, ba- 
ria llegado de las Misiones, le mandó llamar para informarse del estado 
do los Pueblos, y que haviendo compar [ec] ido ante los testigos que 
nomina le tomó Declaraz/, y de ella resulta haver oydo dho Rodrigues 
en la estancia del Pueblo de la Concepción, que aquellos dias liavia 
llegado el Proc/ r de dho Pueblo, de las Tolderías délos Minuauos, \ 
Bojaues, á donde havia pasado de orn ele su Cura el P. Segismundo 
Aperg, á conboenrlos para la guerra, llevándoles para este effeeto 
Lienzo de Algodón, Pande, Bayeta, Cuchillos y otros efectos; Que los 
Minuanes havian condescendido : Que esta relación la hizo ante otro 
Indio Regidor del Pueblo, el q nal recelaba de hablar, y solo dixo, (pie 
sentía lo que estaba pasando, y que según las demostraciones del 
Correx/' D. n Nicolás Xeengirú. se levantaría el Pueblo como los demás. 

Y que un hijo del Declarante que estava en aquella de Capataz, le 
dijo también que hera muy factible q/ después saliese la Gente de 
Corrientes pasasen á su jitrisdieion luí hacer daños los del Pueblo de 
la Cruz con los Charrúas, y otros Infieles, p. r q.“ los Tapes sentían 
mucho el dejar sus Pueblos. Esta Declaración original autorizada de 
testigos remitió adjunta. 

En 27 de dho mes de Sepiembre: Respondió el Cap." gral á la 
anteced/ 0 repitiendo las gracias al Th/ y todo el vecindario, remi- 
tiendo 5 @ de Polbora, dando orn para que se le entregasen las va las 
que pedia, é incluyendo otra para que el offz. 1 Real repartiese los 
géneros que tuviese de la R.' Hacienda alos que hivan á Campaña ; 

Y en q. to alas noticias del levantamiento universal le dice, que en la 
Declaración reconoce también incursos algunos P. P. ciegos, y bar- 
liaros, pues qualquiera efusión de sangre que ocasionaren les hará 
irregulares, ademas deexponerse alas temporalidades de la justificación 
del Rey. Se encarga, que proceda con cautela, y vigilancia, para que no 
se experimente daño en aquella República, y que para que se conosca. 


116 


IN5TITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


t|ue no se ha dado motivo a dhas Missiones, es preciso que ellas pri- 
mero nos irriten para castigarlas, lo que también tenia escrito al 
Governador del Paraguay, y que si se encontrase mas prudencia en 
Jiosotros que en los RR. P.P. serian aplaudidos, y llenos de S/° Just/ 
para emplear los exfuersos en defenza de ella. ' 

En 10„ de Noviembre Avisó el Th/ haver recivido la antecedente 
orn, p. a el ófiz/ R.‘ q." le entregó las Balas, y Lienzo de Algodón 
que tenia en la R.‘ Caxa, con lo que disponía comprar Yerba, y tabaco 
para la Gente, y que para conducirlo necesita va de Carretas, para lo 
que pidió providencia. Remite también en testim/ una Información de 
dos testigos, y Copia de dos Papeles, que confirmavan el levantamiento 
de los Indios de la Concepción, con otras particularidades, y en este 
supuesto receloso de que le cortacen el paso, pedió para su marcha 
facultad de remediar los contingentes: Propuso también para Th/ or- 
dinario á D." Joseph de Acosta. 

En 19 ” de dho. Dio quenta el Th/ de haver recivido la orn por 
dirección de Altolaguirre, y que desde este dia se empesava. á aprop- 
iar, para pasar al Vruguay, para donde saldría el dia 12. de Diz." 

En 26 de dho mes de Noviembre Respondió el Cap." gral dándole 
las gracias, y encargándole continuase con indigar noticias, no obstante 
de que aqui le aseguraban que solo los 7. Pueblos querían hacer 
oposision : Que viese si tenia alli el Rey algunos ha veres : Que hedíase 
mano de ellos para gratificar la Gente, que de no en las Gallinas lo 
haría el. Que su marcha la devia dirigir alas Gallinas, á donde saldría 
de esta Ciudad afines del año, ó aprincipios del sig/', y que supuesto 
que el hera Practico en los Caminos, por las muchas salidas que havia 
hecho contra los Indios, dispusiese su marcha conforme á su expe- 
riencia, y que para el efecto le tenia remitido orn por mano de Altn- 
laguirre, Y que en quanto al Til/ interinarlo ,no (pieria hacer novedad, 
sino que corriesen las cosas como se havia acostumbrado en otras oca- 
siones que havia salido, por que no se formase en la Ciudad alguna 
óposieion. 


1754 

En 3, de Febrero eseri vieron <4 Mre de Campo, y dos Comp/ del 
pasó del Paysandi, representando su motivo en el servicio de S. M. y 
recomendando su Ciudad, y Vecindario, y pidieron aprovacion desús 
empleos, y regimen para que en su govierno no herrasen por algunas 
etiquetas, proponiendo á D. n Fran/° Bruno, para que les diese avre- 
g]am/°\ 

En 6. de dho dio quenta de su llegada al passo del Paysandi, y 
que haviendo llegado D/ Fran/° de Zavala, le havia dho que quedase 
?! reparo, y seguridad del Cam[p]o, ínterin se acabase de pasar todo 
el Ganado, y Tropa y que por parecerle prudente la determinación 


y 

í 

i 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 117 


la havia abrazado, no obstante las orns con que se hallaba : Que havia 
explorado todo el campo, y no havia encontrado aparato alguno, ni 
rumor de guerra, por lo que tenia por inciertas las ponderadas noti- 
cias*. Que se hallava con incomodidades por la falta de Pastos; y que 
importara la brevedad en la Expedición: Que al portador lo remitía 
por algunas cosas necesarias para su rancho, y suplicara se le diese 
pase prompto para su regreso: Y que havia llegado á aquel Passo el 
Th/ de S/ a Feé. 

En 15. de Marzo Dió quenta el Th." desde las Gallinas de haver 
recivido la respuesta del Cap." gral ala anteeed/' y juntamente 256„ 
Camisas, otros tantos calzones, y 170 sombreros, agradeciendo en nom- 
bre de todos el socorro, á un que los sombreros no alcanzaron á todos. 
Dá también las gracias de haver recivido el rancho para él; y pide 
se socorra la gente con algún Jabón; representando lo que conviene 
Ja brevedad en la Expedición, por que la gente no está echa al sufri- 
miento de la Tropa arreglada. 

En 7 de Abril representa el Th/ ser perjudicial la demora, y que 
por la representación que la gente le havia hecho, hacia tercera instan- 
cia para la brevedad: Que la gente despachara para el efecto dos 
Diput/' a Su Sen. r, \ 

En 6 de Mayo Avisa el Th/ harerse amotinado la Comp." del 
Cap." Casafus ; y que de ella se fueron 21 : Que tomó sus providencias 
para apaciguarlos, y que despachara dos Cap."'* para q.' informasen á 
Su $/ u de quanto ocurría. 

En 16. de Julio: Avissa el Theniente tener noticia de harerse 
llevado los Indios la Cavallada que tenia D." Fran/° Moreno Ale/ 
Prov.‘ en su Estancia de S. ,a Lucia en Corrientes. Y que un Barco car- 
gado de Polbora passó por Corr. tca sin saverce de que Pueblo. 

En Sept/ Los Correntinos pidieron licencia para retirarse, repre- 
sentando la necesidad que padecían sus familias; y con fha de 11 
Decretó el Cap/ gral, que sin embargo de que tenia asegurado á su 
Mre de Campo, que en toda la semana esperara el Chasque de Bue- 
nos Arres, despachado a los Comisarios dcla linea divisoria, y que 
ásu arribo procuraría darles gusto, como lo havia hecho en todo en 
caso que con esta declaración no estubiesen contentos, se fuesen con 
Dios, pero que le seria muy sencible esta determinación si la toma- 
sen, por la confianza que tenia de ellos de ser hombres de honor y 
buenos vasallos. 

En Octubre El Th/ y tres Comp/ representaron serles pre[c]isa 
su retirada, y muy commodo el executarla desde el Daymar; y con 
fha de 10. se les concedió encargándoles viviesen precaucionados de 
los Indios : Tubiesen su Cavallada en buenos Pastos, y estubiesen promp- 
tos para quando se les ordenase su huelta: Que perdonava á los De- 
sertores; y que le hallarían spre, propicio en todo. 

En 8. de Noviembre Avisó el Th/ su llegada feliz á Corrientes; 


168 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


169 


mar el exercito, mando apromptar [...] Embarcaz/ entre Falúas y 
Somacas, y teniendo los man[te]niinientos a bordo, mandó Embarcar 
la Gente el día 26 y 27 de Junio, y á 2S pasó su Ex.” a Eugoarda 
del Norte y el día 29 se puso en marcha p.a Viaman por tierra, en 
comp." de dos criados, y un capellán. 

El dia 4 de Julio se hizeron las Embarcaz/" ala Vela por la La- 
guna de los Patos, lo qual no exeeutaron antes por los vientos con- 
trarios y encontrando contratiempos llegaron las primeras a Viaman 
á 15 de dho mes, en donde estaba ya su Ex/ 

El Puerto de Viaman está situado al Norte del Rio grande a la 
valida del este del Rio, de quien toma el nombre en JO gr, de latir, 
riist. y en 325 gr. y 21 min. de long. contados desde la Isla deTer. y 
distante del Rio grade 58 leg/ de todo el camino. La Población es un 
Arravál de Casas de Paja, lia vitad a de familias de las Islas, y es 
bastante fértil. 

No se detubo en aquel Puerto, Embarcaz, 0 * alguna, mas de 24 
oras, pues luego q/ llegaron las mandó su ex/ proseguir Rio arriva 
para S/° Amaro, a donde llegaron todos hasta lafin de Julio. 

El estableeim/" de S.'° Amaro está al Este de Viaman, distante 
14 leguas, y todo el camino arboleada en la margen Boreal del Rio 
Gayba, en 30 gr. y 6 min. al Sur déla linea en ella, hay un fuerte de 
estacada delineado por el Sarg/° mayor Luis AI [ . . . ] de Azevedo. 
quien con su grande capacidad y celo del R. 1 Serví [eio] lo hizo ade- 
lantar; esta fortifieaz.*" se mandó liazer p." resguardo, de un Almaga- 
fr.on, q/ su Ex/ havia mandado formar a fin de guardar dentro deM. 
lo nezesario para el exercito. 

Luego que su Ex." llegó á S. to Amaro, q/ fue a 20 de *Tu [lio] nave- 
gando por el Rio en una Canoa, mandó conducir en [...] Falúas, 
iodo el Tren y mantenim.' 0 del Exercito p.° el Rio Pafrdo] lo qual 
ya el Coronel Joseph Fernz Pinto Alpoim, lia vi a adelantado en canoas 
y valsas délo que Su Ex/ se dio por sa [tis] fecho, y luego mandó em- 
barcar íi los Coroneles, y toda la Tnffan] teria. y oficiales para el Rio 
Pardo. 

De S. to Amaro se fue Su Ex/ por tierra con algunos oficiales, y 
á 12 de Agosto se bailó en la Fortaleza de I. V. I. con toda la Gente 
y municiones, que havia de marchar en el exer[cito] a ID pasó la i mies- 
ira, hizo el pagamento, y luego aprestó lo nezes/ p/ la marcha, a 22 
entregó Varracas, y repartió la Gente en la forma siguiente. 

El Cuerpo del Coronel Alpoim. constaba de sus granaderos. Fu- 
sileros, y todos los oficiales y sold/ de la Plaza de Santos, y 30 Gran/ 
de la Comp/ de Mascareñas, con el Thent/ de ella, y su tambor. 

El Cuerpo del Coronel Menescs, constaba de sus Granad/, Fusi- 
leros, y Fusileros del Rexim/ 0 de Sotsa. y el resto de la Comp/ de 
Mascareñas, y reeivió del Coronel Alpoim, dos piezas de Metralla, y 
dos carros con el tren nezesario p/ su manejo. 


Los Dragones se dividieron en 4 Esquadras, dos en la drá coman- 
dados por el Tlien.'* Coronel Tilomas Luis Ossorio, y dos en la sinies- 
tra, comandados por el Capitán Joseph Ig.° de Almeyda, y en la dra. 
izquierda de los quatro Esquadrones, acampó y mandó una Comp/ do 
I Aventureros, mandando a la drá el Capitán Fran/° Pinto Vandeyra, 

* y a la izquierda Ant/ Pinto Carnciro. 

Los .Sargentos mayores, reeivieron cada uno del Thes/° 64 toldos 
p/ los soldados, sargentos, y oficiales subalternos de cada cuerpo, y lo 
demas q/ fué vezesario p." acomodar las Tropas y Personas pertenez/" 
á cada cuerpo: El Sarg/" ma." r de Dragones reeivió 64 toldos para los 
soldados, 32 p.“ los Dragones y oficiales de la dra déla Infantería: y 
32 para los cicla izquierda de cilla Infantería. 

Cada Cuerpo de Infantería, liará 8 lineas de Varraea según la 
, planta que tiene, de frente cada cuerpo 372 palmos, y de fondo hasta 

* los subalternos 157 y será el intervalo de cada cuerpo 372 palmos. 

Los Dragones acompañaran como dixe, haciendo cada cuerpo qna- 
tro lineas de Varracas, que tendrá de frente 174 palmos, con el mismo 
fondo de los demás y guardará el mismo intervalo que guardarán los 
Cuerpos de Infantería. 

Los domas oficiales se pondrán por retaguardia, conforme las an- 
tigüedades, que en sus cuerpos les pertenezcn, de suerte q/ desde 
la ultima linea de Dragones de la izquierda déla Infant/ a la pri- 
mera de los Dragones de la dra déla infantería 183 braz/ y 6 palmo*:, 
o 1833 palmos. 

La Guardia del Quartel Mré Grnl Miguel Angelo Velasen, se com- 
ponía de 100 Dragones, y dos oficiales, y un cfizial subalterno de cada 
cuerpo de Infantería, v las 24 randeras que señalaban las 24 lineas 
del aeampam." eran lidiadas por 24 sargentos, y 24 soldados, lidiando 
cada sarg.‘° la de su Cuerpo, con Escolta adelante p/ descubrir selvas 
y caminos. 

Está la Fortaleza de I. M. I. del Rio Pardo, elevada [cu] un alto 
> Monte, a la margen boreal del Rio Gayba en 29 gr. y 58 min. al Sur 

déla linea, y distante de S/° Amaro para el onesfe 15 leguas de todo el 
camino, y al este del Rio Pardo, un quarto de legua, cuyo Rio des- 
agua en el Gayba. Esta Fortaleza es un Exágono fortificado por d 
Ayudante Ingeniero'" Juan Gómez do Mello, que le dio principio en 
terreno cubierto de Arboles, pero la inteligencia y noticia suya, liizn 
que tubiesc la nprovaeion del sargento ma/ r Luis Manuel de Azevedo. 
que después deligneó las obras interiores. 

Esta Fortaleza, fue sitiada dolos Tapes a 19 de Abril de 1754 sien- 
, do entonzes comandada por el Tli/ Coronel Tilomas Luis Ossorio. quien 

i con su incomparable valor salió fuera de la Plaza con una Comp/ 

de Granaderos del R<ex ¡miento de Artillería que estaba de Guarnición: 
a. los ignorantes Indios hizo prisioneros cinquenta y tres tomándoles 
dos piezas de Artillería de calibre de dos, y Armas de su uso. y al"/* 
cíivallos. 



166 


167 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


remite relación del sube es o aeaheoido en el Camino de las Salinas 
con los Indios. 

En 17 de dho de Buenos Ayres, el Intend. 1 * representa: Que 
seria bien se le diese orn. á D.° Domingo Gonzales, para hacer recul- 
tas, por sus muchas ocupaciones: Que en Montevideo no se ha valido 
do Plata que pueda hacer falta, sino de 2 (||) P.‘ que remitió; cuya 
quenta de gastos despacharía en primera ocacion : Que admitió la 
del Gov.° r de comprar allí novillos a 3 P." Que está avivando las 
diligencias en la compra de Cavados, y su transporte: Que passa el 
Thosorero á pagar los sueldos. 

En 18, de dho del Rio Negro, el Cap." gral, al Intend. 1 * le pro- 
viene : Que luego dio orn, para que las Embarcaciones holviesen á 
Buenos Avres; y que D." Clemente López, fuese á las Víboras con 
12 hombres; Que remite 14 Soldados enfermos; Que espera al Thes. ru 
para pagar la Gente, y le insta á que buelba al Campo. 

1755 

En 6 de Febrero, de Buenos Avres el Int." Avisa remitir la Ca- 
nillada para el Pavsandú con 2 Botes, y 4 Canoas, para que se 
facilite el passo: Y que se halla en animo de sal i ral campo en soli- 
citud de de algún Trigo. 

En dho dia: Dice haver recivido una de 27 de Enero, en que 
le expone el Cap." gral ha verle dicho que quasi todos los Cavados 
son Macetas, Atahoneros, e inútiles, y que con esto se logra aumen- 
tar el número, y engañar al Rey: A todo lo que dá la eorrespond. 1 ** 
satisf ación. 

En S de dho. del Río Negro, el Cap." gral. al Intend. 1 *' Le pre- 
viene la falta de carne que se luí padecido: Encarga las recudas, 
por que ha liavido algunos Desertores. 

En 19 de dho, de Buenos Avres, el Intend. 1 * acusa el recivo déla 
anteced.'* y satisface a ella con las recudas, que se van haciendo: 
Avisa, que sobre el hurto de 2 (j¡) p." el Thesorero pidió se extragere 
del Sagrado á uno de los Ladrones para averiguar el paradero del 
Caudal: Y remite 2S, hombres recudas. 

En 21 de dho, déla Costa del Rio Negro el Cap." gral al Intend. 18 
Previene que va faltando el Vizcoeho : Encarga se remita ai Ladrón 
de los 2 (||) p.‘ para que los descubra; Y que se remíta un Capellán, 
porlas indisposiciones del que havia; y que a los Blandengues se 
les socorra con algún diario. 

En 25 de dho mes de Febrero, de Buenos Avres, el Intend. 1 * Dice, 
que tiniendo entendido liavian excaseado los Víveres, remite la 
relación del Provehedor, que con engaño puso más de lo que se h¿ 
reconocido existir, y que inmediatamente dió providencia. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Original Manuscrito, 4 
fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 210 X 305 >«»»., letra inclinado, 
interlínea 5 a 12 ?nm., letra inclinada, conservación regalar). 



í 

n 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17S0 


N.* 50. [Diario de campaña de Gómez Freire de Andrada, llevado por el 
Capitán de Ordenes Francisco Grael] 

[Marzo 12 de 1754 — Febrero 20 de 1755] 

Noticias de la marcha que el IIl. rao y ex. mo S. or Gómez Freyre de 
Andrada, Maestre de Campo Gral, principal €omis.° De C. S. M. F. de 
las Demarcaciones de la America Meridional, hizo de la Plaza de la 
Colonia, con acción de Guerra, como auxiliante de S. M. C. á 22 
de Abril de 1754 para la evacuación délas siete Misiones sublebadas, 
que por el Tratado de limites pertenezen á Portugal, marchando el 
dho S. of por el Río Grande, al paso del Rio de Yacuhy á evacuar tres; 
El Goveni" y Capitán Gral de Buenos Ayres d. n Josepli de Andonae- 
gui, andando por el Río Uruguay [e]uatro; conforme el ajuste que 
hizieron en la ultima conferencia que [tu]bieron en la Isla de Martín 
García, desde la Plaza de la Colonia á [ . . . ] de Marzo de dho ano, 
Lallaudo.se en ella dicho S.° r Gral, el Govern.° r y [M] arques de ^ alde- 
lirios, principal Comisario de S. M. C. empezando es [tas] noticias des- 
de 12 del misino mes de Marzo hasta Diciembre del [sob]redho ano 
de 1754 continuaron hasta 20 de Febrero de 1755. 

lia viendo el 111“ y ex. mo SY Gral de auxiliar al Gov.° r y Ca- 
pitán Gral de Buenos Ayres. en la evacuación de los siete Pueblos sti- 
blebados que por el Tratado de Limites pertenecen a la Corona de Por- 
tugal, avisó a dho Govern.*' p. 8 la Conferencia el dia 15 de Marzo 
en la Isla de Martin García, ¡i donde partió Su Ex. a el dia 12 y bol- 
viendose el dia 22 de allá, hizo aprontar tres Embarcaz.*" para Uebar 
en ellas toda la Infant. 8 que se hallaba en aquella Plaza déla Nueva 
Colonia, pertenez. 10 al Rio Janeyro, y todo el tren nezesario p. la 
Guerra, y en el dia 22 de Abril, se hizieron a la Vela las tres 
Embarcaz.* 8 y su ex." por la tarde del mismo dia, salió de aquella 
Plaza, con los coroneles. 100 Dragones, y toda su comitiva, endere- 
zando el viage al Rio grande de San Pedro. 

Legó su Ex. 8 al Rio grande, sin detrim.*" a 9 de Junio, no ha- 
llando las Embarcaz.*’ 1 en aquel Puerto, le causó noved[ad] pero el dia 
32 las vio entrar por la Barra, habiendo savido el dia 9 por cartas 
del Gov.* r de S. 18 Cath.* q.* liavian arribado en aquella Isla por los 
contratiempos que liavian encontrado. 

Tubo su Ex. 8 el gusto de ver la primera vez los Indios Tapes q." se 
hallaban en el Rio grande, hechos prisioneros enel Rio Pardo, y reste 
délos que se liavian escapado délas Armas de nuestros soldados en el 
lebantam. 10 que hizieron los Indios en la Laguna de los Patos, por 
donde fueron conducidos en una somaca, y porqué el Cap." deella se 
portó con incomparable valor, le premió su Ex. 8 con la Patente de 
Cap." de M[ar] y Tierra sin sueldo. 

Ai punto que su Ex. 8 tubo promptas las cosas que liavian de for- 



118 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


y que spre que se le mandase salir con otros tantos hombres como los 
que llebó, estaría prompto. Recomienda su dictamen dado en el Con- 
sejo de guerra del Daymar. Pide no sele exonere del cargo, por que 
seria contra su honor no estando conclusa la expedición : Y que se 
le comunique orn para lo que deva executar con las Embarcaciones 
de Missiones. 

En 23. de dho. mes de noviembre : Manda el Cap." gral egecutase 
el Th. e quanto dispusiere el Marq.* pura marchar por S.' a Tecla. 

En 4, de Diziembre Avisó el Tli." haver recivido la que se le 
escriviú en 28. de octubre; y que tenia promptos los peones Bacas 
que sele encargaron. 

En 8. de dho : Dio orn el Cap." gra al Th.' de que luego, luego 
pasase con la mas gente, y ca vallada que pudiese alas Gallinas, para 
marchar mudando de rumbo. 


[1755] 

En 13. de Febrero. Respondió el Theniente alas dos antecedentes 
dando quenta que tenia alistados 200 hombres, promptos para mar- 
char quando se le ordenase: Que remite .,800,. Bueyes, y ..30,. Indios 
del Pueblo de Itati para Peones. 

(Ejecución dfl Tratado de Límites de 1730, etc. — Original manuscrito, 4 
fojas , popel con filigrana, formato de lo l toja -10 X 303 mm., letra inclinada, 
interlínea 1 a 1 1 mm,, conservación buena, lo indicado entre (] está dcstiv.ído). 


N." 40. [El P. Luis Altamlrano a los Padres Misioneros les Instruye sobre 
la observancia, por los mismos, de las órdenes impartidas para el abandono 
de los siete pueblos] 

[Buenos Aires, Junio 12 de 1753] 

+ 

Mis P.P. Sup." y Curas Miss/"* de todos los Pueblos 


La debida fidelidad al Rey X. S., y la verdadera caridad, cou- 
que debemos amar a X. Madre la Coinpa/: que dehe preponderar ni 
Jas presentes circitnsta.'" en que peligra el crédito de toda la Re- 
ligión, al bien temporal y espiritual délos yndios, mandando nos. 
como nos manda X. M. R. P. Gral., que en- caso de su resistencia los 
abandonemos para 'no verlos jamás, son los motivos justificados, que 
me han impelido y determinado a mandar a los PP. Curas y Miss/"” 
de todos los pueblos las cosas siguientes. 

1. que toda la pólvora que tengan dhos. P.P. Curas o Miss/"’ 
en sus respectivos pueblos o Casas, prompta." 1 *' se queme, ó inutilizo. 


EJECUCION DEL TRATADO DE 1750 119 


y pierda echando la al Rio, y que en los Pueblos donde se fabrica, 
cesse luego esta labor, y que no se labre, ni se compre sin expresso 
consentimiento mió. Cada una de essas Cosas la mando en virtud [de...] 
obedieá y pena de pecado mortal: Como también que los P.P. 
Comp/ 0 ’ o Curas donde no uviere Comp. ro , den promto aviso con 
chasqui al P. V. Comiss. 10 de a verse executado assi. 

2. que en ninguna délas lierrerias délos Pueblos, ni en otro sitio 
délas Miss/* se fabriquen lanzas, ni flechas, ni otra arma de hierro 
ofensiva ni defensiva. 

3. a los P.P. Curas y Miss. ro * de los Pueblos que no se mandan 
mudar renovándoles el ppto. que les tengo impuesto de procurar por 
todos los medios possibles mantener a los yndios en la debida obedieá, 
les mando también baxo el mismo ppto y pena de pecado mortal, que 
si en algunos de ellos reconocieren determinación de juntarse con 
los rebeldes, los manden prender y castigar una vez, que pruden- 
lemte, juzguen, que dho castigo podra servir de freno para ellos 
y los demas, y no para alborotarlos, y de qualquier novedad, que 
reconozcan en sus pueblos, les mando con el mismo precepto y pena 
de pecado mortal, que con chasqui den prompto aviso a dho. V. 
Cominis. 1 * pa raque me lo pueda dar á mi, y yo en su vista tomar las 
provideás que debo. 

4. á los P.P. que uvieren de concurrir para efectuar la prompta 
mudanza délos Pueblos, mando en virtud de S. obedieá y pena de 
pecado mortal, que les propongan el arbitrio de mudarse interina- 
ría. m *' a los Pueblos ymedtos. de la otra banda en la forma, ó otra 
mejor si se discurriese, que tenia pensado el P. Ber. <! ° Nusdorffer, y 
en los términos que yo expresse [en] mi carta circular de 9 de Abril 
próximo passado, escrito a los P.P. Sup. -r y Curas, y inando con el 
mismo precepto y pena de pecado mortal, que procuren eficaz. 1 "' 0 
determinar a los yndios principal." 1 ' 0 a los délos Pueblos, que no 
tienen levantados ranchos en sus eligidos terrenos, a que abrazen 
esse partido, que tanto proporciona y facilita la prompta mudanza. 

A los P.P. Curas y Miss/*" délos pueblos rebeldes mando las 
cosas siguientes 1." que si con -sus extraordinarias diligencias prac- 
ticadas hasta el di a 35 de Agosto próximo, termino ult.""’ y peremp- 
torio, no uvieren podido conseguir que sus yndios avan salido en su 
comp." de sus pueblos, para establecerse interinaría. m " en los imed- 
tos. ya dhos., o en sus nuevos elegidos terrenos, consuman en dho dia 
el S." 10 Sacnnto, quebradas las copas de los vasos sagrados pa raque 
no puedan servir en usos profanos, se salgan con solo su Breviario 
de dhos pueblos y sin dilación se pongan en camino para essa [ciudad] 
á p resentar se á esse Gov. dtt \ 

2. a que si alguno de dhos P. Curas o Miss/"* sabe o sospecha, qut- 




120 


121 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


sus yndios no le han (le permitir salir de su Pueblo, se salga de 
el antes del dia 15 señalado y passe a los déla otra banda, desde 
donde podra llamar por escrito á sus yndios, y no aviendosc jun- 
tado hasta el dia 15. el 16 emprenderá su viaje en la forma antes 
dha. para essa Ciudad. 

3. a que si Contra su voluntad, persuasión, o de qual quiera ma- 
nera algunos de dhos 1\1\ Curas o Comp.’“* fuese detenido délos 
yndios, practique para escapar de su pueblo y pausarse a los déla 
otra banda aquellas extraordinarias diligeás, que practicarla si le 
constasse de cierto, que dhós yndios estaban determinados de quitarlo 
la vida. Las 2.“* primeras diligencias contenidas en los N. 1 y 2 
mando en virtud de s. obedieá y pena de pecado mortal que las 
practiquen según todas sus partes dhos J\ Curas y Comp. ru " y qual- 
quiera otro Jesuíta que passado el dia 15 se hallarse en alguno de 
dhos Pueblos, y la tercera y ultima so pena también de excomunión 
mayor á mi reservada y de despedir de la Compá a qualquiera, que 
en el caso dho, fuese ornisso/: lo que de ninguno presumo:/ en prac- 
ticar tan importante y necess." diligencia, cuya omission y consi- 
guiente detención entre los yndios seria causa de que se dixesse, que 
un Jesuíta se avia ipiedado voluntaria."' con ellos para instruirlos 
en su defensa, y fomentar su rebelión. eficaz deseo de precaver 
csse deshonor y eterna infamia de X/“ Compá y de essa Prov. a me 
ha preeissado á provideás tan serias, confessando al mismo tiempo , 
que no tengo finid .*% ni el más leve para el menor rezclo, de ninguno 
délos PP. Curas y Mis$. ro * cuya religiosidad me es muy notoria y 
experimentada. 

Mas no obstante esse mi conocimiento y persuasión 'para obiar 
qualquiera Contingeá aun la mas remota, de que pueda suceder lance 
tan sensible y denigrativo para X. Comp.V: (pie no dudo fuera 
sola." 11 * effó de una Caridad mal entendida: usando de todas las 

facultades que me son Concedidas por X. M. R. P. Gral, y también 
délas que me ha concedido esse 111. mo S." r Obispo/, que son todas 
las suyas:/ doy por vacantes y privo de sus Curatos a los P.P. Cu- 
ras de los pueblos rebeldes desde el dia 15 del próximo mes de Agosto, 
si para esse dia los yndios no se uvieren mu [dado] con sus Curas á la 
otra banda, ó no fuesen Caminando a sus elegidos terrenos y en esse 
caso no solo los privo Como se ha dho. de los Curatos y los relevo 
por consiguiente délas obligaóes de tales Curas, sino también mando 
ni virtud de S. obedieá y pena de pecado mortal á Cada uno de 
dhos PP. dos Cosas: 1. a que passado el dia 15. de Agosto en que 
dhos PP. Curas han de salir de sus respectivos Pueblos no buelvan 
a ellos con ningún motivo, ni pretexto. 2. que si los referidos P. 
Curas fueren detenidos ó se hallaren en dhos pueblos por algún 
impensado accidente, o de qualquiera manera que sea, no adminis- 
tren a los yndios rebeldes los Saermtos, para cuya administraon en 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


dhos Pueblos ó territorios de los Rebeldes á todos privo 'Me juris- 
dicion y les suspendo cualquiera facultad, que en virtud de X, ro# 
privilegios puedan tener. Essos dos últimos pptos y privación de ju- 
risdicion en orden á administrar á los yndios rebeldes alguno délos 
S. Saermtos en sus Pueblos, estaás ó territorios aviendolos Comu- 
nicado Con dho Sr. Obispo ele essa Diócesi, no solo los aprobo por los 
poderosos motivos que median, sino también de su dictamen y ex- 
presso consentimiento los estiendo/: aunque con el dolor que corres- 
ponde á un Pastor tan celoso, y vigilante. Como lo es su 111. “"V á 
lodos los sujetos que se hallan ai presente o passaren en adelante 
a dhas Miss/', paraque ninguno pueda administrar a los yndios re- 
beldes en sus Pueblos 6 territorios los S. Saermtos. Como se ha dho. 

Me son R. P. M sensibilísimas essas Provideás que Conoseo y Con- 
fiesso muy duras pero ygual. ni ‘* me son indispensables por los urgen- 
tes justificados motivos, que expresse al principio, y que no debo 
ni puedo atropellar sin faltar grave."** á la obligaón de fiel vasallo 
del Rey X. S., y de hijo aunque indigno de X. Comp.“ En los S. Sa- 
crif." y oraoés de V. R.* me encomiendo. B. A. y junio 1*2 de 1753. 

M. S. de V. R.’ 

Luis Altamirano 

(Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. -Borrador manuscrito dd 
p. Luis Altamirano f 2 fojas , formato de la hoja 21-5 X 50-5 «im., letra vertical, 
conservación regular; lo indicado entre paréntesis [] está destruido). 


N.? 41. [El P. Luis Altamirano al P. Rector del pueblo de Belén, sobre los 
medios de reprimir los Intentos de los indios que se oponen a la ejecución 

del Tratado] 

[Buenos Aires, Junio 15 de 1753] 

_ 1 _ 

Mi P e R or de Belen 

P. C. 

Deseo, continué la salud de V. R. a y que emprenda V. R. a su 
marcha, y la concluya con toda felicidad. Anoche á las siete y 
media llegó Chasqui de S. ta Fe con cartas délas Missiomcs. Las más 
son con fecha de Marzo y la ultima de 10 de Abril, en las que he 
recevido, que son muchas, no viene otra cosa especial, y en la rea- 
lidad es de consuelo, sino que el Pueblo de S. n Lorenzo, que tiene 
levantados ranchos en su nuevo terreno y familias en! ellos, se 
mantienen estas familias en dicho nuevo sitio, y las del Pueblo 



122 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


antiguo de SA Lorenzo están en mudarse. Assi me lo escribe su 
cura el PA Limp, que selo acaban de decir sus Indios. Y yo quedo 
muy esperanzado que se ba de lograr todo á nra satisfacción, no 
obstante que el PA Charle!* me escribe, como siempre, que los 
Indios están alborotados; que no se mudarán &. También ay el 
consuelo que de los alborotadores de S. n Mig. 1 están 4 desterrados 
al Parana ; en haziendo lo mismo con otros seis, que están en el 
Pueblo ; y lo mismo con las malas cabezas, ó alborotadores délos 
otros Pueblos, se mudaran todos como unas ovejas. Por lo que en 
este importante arbitrio insista Y. RA y si pudiere ser, llevese 
Indios del Parana en crecido numero, y armados, pA prender, y 
sugetar dichas cabezas, sin que por pA' de los Pueblos les puedan 
hazer oposición, = el IV Roque Ballester me dixo, que esto lo podía 
bazer; dieiendole yo que passcn mili Indios armados. Sobre esto 
podrá Y.RA si le parece hablar con el PA Roque á quien doy mis 
saludos, y deseo también igual prosperidad en eomp. a de Y. RA en 
cilios S. ,u * Sacrificios me encomiendo. HA ayres, y Junio L> de 

Muy af. t0 SA° de Y.RA 

Luis Al tumi runo, [líay una rúbrica]. 

(Ejecución (1(1 Tratado de Límites de 1 Ton, etc. — Original manuscrito, - 
Jo jas, papel coa filigrana, formato de tu hoja loO X 210 nim.. letra vertical, 
interlinea U a 0 nun., conservación buena). 


N/' 42. [El P. Luis Altamirano al Padre Visitador sobre los medios a emplear 
contra los que resisten la ejecución del Tratado] 

[Buenos Aires, Julio 13 de 1753] 


X.” 12 P. C. 

Mi IV Visitador [Alonso Fernandez?] 

IV mió: perdida la cabeza, y el estomago están perdidos, y 
también sin tiempo escribo. DA favorece prodigiosamA* una inten- 
ción, y deseos justos, en el Aviso, que se ha apromptaA solam. 1 " 
por mi representación, concede el Rey todo el tiempo necessario: con- 
cede tropa armada y concede el perdón del tributo por diez años; y 
no dudo que concederá q.'“ se le pida, si los Indios se mudan promp- 
tain."‘ como lo espero, y me asseguro mediando Y. KA; a quien ruego 
que mis provid. las ejecute á la letra, sino se mudan los Indios: 
mudaiidt.se. podrán detenerse en los Pueblos en que están, si fuere 



i 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


123 


preeisso hasta fin del próximo $ep. br *. V RA ne timeat a facie cerccm : 
si reconoze Y. RA la menor tibieza en alguno de los curas, saquelo al 
punto y embielo á las corrientes, y lo mismo con qualquiera otro : y 
iodo esto, si quisiese Y. RA liagasse en mi nombre; que á mi no se 
me dá un bledo el perderlo p. a con unos RA* con tal que se conserve 
el de nra. MA la religión. Al PA Charlet si pareciere sacarlo y lo 
mismo al cura de Yapevú y poner en su lugar al ¿ parrochos t fieles. 

La mudanza está hecha (en mi concepto) si por los nros se 
quiere de veras; y si no quieren es menester que DA haga un nuevo 
Infierno p. a castigarlos como merecen. Si aun después de tan favo- 
raides noticias, y gracias, uviere resistencia en los Pueblos: como esta 
nace en cada uno de pocas malas cabezas, que los alborotan; to- 
messe tropa armada (q. assi lo manda en nombre del Rey el Clo- 
ver.*’ r , y el MarqA de Ya Ule- Lirios) délos Pueblos del Parana y 
passesse á los del Uruguay pA prender y desterrar á las principales 
cabezas de la rebelión: pues fuera un cargo el mas terrible pA nos- 
otros en el Tribunal de DA si p adiendo por medio de este arbitrio, 
conseguir la mudanza, y por consiguiente que no se pierda estaxptian- 
dad, se omitiesse dicho arbitrio, por el escrúpulo ridiculo de que 
pueda suceder alguna muerte, el que ces>.a con el orden del Gover.' l,,r , 
y el que los PP" no tienen constándoles por experiencia que mueren 
algunos de sus Indios, q.' 1 " tienen guerra con los Infieles; y esta la 
mueven solo por que no les hurten sus bacas. Esto es bueno y sA“ y 
en esto no ay escrúpulo, y puede ser que lo aiga aora q.“ u no es 
guerra, y q. ,,u se va por este medio á consen ir toda essa xptiandad. 

Si algún PA tuviese tal escrúpulo sin dilación embielo V. RA 
en mi nombre á la provA 1 ", por loco, por traidor al Rey, y la Re- 
ligión. esta carta es de summa confianza solo para ‘Y. RA a quien 
repito ne timeatá jucie eonun sino que haga con toda integridad 
el negocio de DA, del Rey, y de la religión con la certeza que es 
/' roí A' futuro i por que assi se lo pido con el mayor empeño á N. P. 
fíA y al PA Assistente, y no me queda duda, que se me conce- 
derá por los merecidos informes que justamA'* hago de ios conocidos 
talentos de V. RA y por los poderosos motivos, que alego pA que se 
me conceda esto, que respecto del sugeto pA quien la pido, que es 
Y. RA no lo es sino justicia neta. [1] 

De las cartas del Rey que se sari ueu con la vrebedad pos» i ble 
traslados, y se comuniquen á todos los Pueblos: y juntamenA' que 
se tradusca fielmA* en lengua Guaraní por alguno de nros. PA* len- 
guarazes la carta de agradcsimA"* a los Indios, y que se lea a los 
Indios de todos los Pueblos, como lo prevengo en mi carta circular, 
de la qual se sacarán también traslados, y embiará á todos los Pue- 


[1] Al margen de este parágrafo se lee: ‘‘espero prompto aviso 
del recivo de todo estos pliegos*’. 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


125 


1-24 


blos, previniendo, que pongan el vio.se, y vuelva á manos de V R." 
p. a remitírmela, en essa carta, prorrogo la salida de los PL‘ hasta 
el dia ultimo del próximo Septiembre : en la suposición de que los 
Indios ésten promptos á mudarse, y que necessilan de dicho tiempo: 
en esta misma suposición si V R.‘ juzgare preeisso darles 35 dias 
mas, que es hasta mediado de Octubre hagaio V. R.\ PL mió, procedo i 

con estas cortedades, y limitaciones, porque nros. P.” (hablo eonfia- 
diassimam.' 0 con V. R.“) no se hazen cargo déla razón, sino toda su 
ansia es tiempo y mas tiempo (como experimentara Y. R.“) p.° ver 
si con el tiempo se mueve el borrico, ó el que lo harrea: y esto en 
términos castellanos, es, y se llama locura, Aora empezaran, ó vol- 
verán con lo del año passado : que es menester sembrar, después cul- 
tivar, y después recoger la sementera. &. V R." no de oidos: que 
vayan a sembrar en el nuevo terreno; y en el que dexan, los pocos 
que quedaren en los Pueblos ayudados délos délos otros Pueblos, po- 
dran también sembrar: y por D.‘ vamos á la prompta mudanza p." 
que yo con mi prompto Aviso a España, pueda impedir, elque venga 
la tropa, que se ha pedido. Los dos Avisos que a un mismo tiempo 
han venido de las dos cortes han sido en fuerza de mi representa- 
ción: ni vienen para otro fin que p.“ dar las Instrucciones corres- 
pond. te * a Gómez Freyre y al AíarqL y ámi: y traernos las gracias 
concedidas por el Rey. Si todos fuéramos como AL R.L presto se hi- 
ziera la mudanza, pero AL R. a hará que todos se apliquen a ella como 
conviene, y como deben el P.‘ Sup.‘ ,r en la carta, que me escribe, me 
pide que en el caso de sacar alos P.** délos Pueblos vaya mandato ex- 
presso del S. f obispo: en las facultades, que me concede en la admis. 
sien déla renuncia está dicho mandato; pero p." mayor abundam.'*, lo 
pedí separado y acompaña á esta carta. 

V. R. a juntos los IV SupY y Curas, les mandará leer las pro- 
vid/"" 1 anteriores mias: y después las que aora van, y las cartas del 
Rey, que son tres: también va solo p. a Y. R. a la carta del S. r Car- 
hajal á mi : digo solo porque si los PL* leen la expression del tiempo, 
ninguno les bastará p. a la mudanza. A r a también mi carta, de 30 
de Julio: con las del Rey: y en esta de 30 de Julio pongase el 
víase N. to de mucha vida a Y. R. a y me lo g. - ' m.* a." = 3V ay res y 
Julio 3 3 de 1753. 

A Cuy af. t0 SL° de AL R." 

Litis Aliamirano. 

[Hay una rúbrica] 

( Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — Original manuscrito, 4 
fojas, papel con filigrana, formato de la hoja 150 X 220 mm., letra vertical 
interlínea o a 7 mm., conservación buena). 


F-- N.v 43 . [Memorial del P. Provincial de la Compañía de Jesús de la Provincia 

de! Paraguay José de Barreda, elevado al Marqués de Valdelirios, sobre las 
dificultades para el cumplimiento de las órdenes, y esfuerzos realizados por 
los Padres de la Compañía en aquel sentido] 

[Córdoba, Julio 19 de 1753] 

Afem. 1 que el Padre Provinz. 1 cicla ProvL del Paraguay [ pre- 
sen] to al SL r Comissario ATarq.* de A’aldelirios en qué le suplica 
que suspenda las disposiciones de guerra contra los Indios de las 
Alissiones. 

Señor Comisario R. 1 AJarqL de A r aldelirios 

Josseph de Barreda, de la Comp." de Jesús, Proposito Provinz. 1 
de esta Prov. a del Paraguay, pareze ante AL S. para que en fuerza de 
su R. 1 Comission, con que esta entendiendo en los tratados de la linnea 
divissoria de las dos Coronas de España y Portugal, le sirva de oir en 
Justicia los clamores con que esta ProvL desea manifestar la fidelís- 
ima Lealtad, con que hasta la hora presente ha obedecido á ciegas, y 
con prompto rendim.* 0 las cédulas RL y todas las orns conduzentes 
á la Evaquazión de los siete Pueblos de las Misiones que están en 
tre el Rio Ibicuy, y los margenes del Rio Uruguay, para que se- 
o-un el consa vido tratado, se entreguen a los dominios de Portugal 
y saliendo los Indios, que oy los habitan á otros territorios per- 
tenecientes á la Corona de España, trasladen á ellos sus Bienes 
muebles y semoventes, y fabri." nuevos Pueblos, é Iglesias, labren tie- 
rras para mantenerse de sus frutos. 

A este fin. ya le consta k A". S. que antes que llega [se] á Buenos 
Ayres, y á esta Provincia tenía actuadas [to]das las diligL que me per- 
mitió el tpo. en cumplim. 1 " de los efieazes preceptos de uro. muy R. P. 
Oral, quien con gran empeño nos previno que si fuesse posible tubiesse- 
mos los citados Pueblos, antes que llegasse AL S. y p. r su mano recivics- 
semos las Cédulas, en que el Rey nro. señor nos mandava lo mismo ; y 
con efecto, quando las reci vimos ya se havian empezado á conquistar 
las voluntades de los Indios con las efieazes persuasiones de los PPL* 
Alissioneros y del que yo havia señalado en mi lugar mientras pasaba 
en persona á la ExeeuzL" de las RL orns. y habiendo convenido en 
dexar sus Pueblos empezaron a salir (le ellos, algunos espiradores, en 
busca de sitios, y tierras competentes p. 9 su transmigras. 0 " lo que 
constó á ALS. y aí Padre ComissL Luis Altamirano, por las cartas de 
los Alissioneros, que en respuesta de orns, recivi en aquella Ciudad, 
donde también se embiaron Alapa, de algunas tierras algo menos pro- 
porcionadas, bien que todas son tan apartadas de los siete pueblos, 
que algunas no distaban menos de 200 leguas, de algunos de ellos, 
para la mudanza, el qual mapa mostré y entregué á A 7 S. en prueva 
de la prompta obedienz." con que desde la primera notizia, y orn. 
de mi R. d0 PL General se empezaron a actuar, y se estarán actuando 
las diligenz.' mas oportunas para el desseado intento. 


126 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


127 


Pero entre las graves dificultades qu se ofrecían en tan arduo 
empeño, spre. hizc presente á V.S. que la mayor y aun insuperable, 
estava en el limitado tiempo, q/ se concedía para tan basta trans- 
migrazion, la que á juicio de los Padres mas experimentados de 
aquellos Payses, era Phisieamente imposible, en el extrecho espa- 
cio de seis Meses; Razón que movió, y aun eonvenzió al Padre Co- 
rnissario para pedir á V.S. concediesse á lo menos tres años de 
termino, lo que también representé Yo al rey, uro. señor, haciéndolo 
demostraz. 0 " de q. e en menos tiempo, era intentar un imposible, y 
eonsiguientem. , “ compeler á sus rendidos vasallos, a que no execu- 
tassen, según fuerzas naturales, lo mesino que desseaban Obedecer. 
Mas no ha viéndose determinado por V.S. tiempo fixo, sino solo 
prevenido, que fuesse con toda brevedad, y sin (pie con titulo [de 
breve]dad, se dissimulassc alguna culpable omission, huvo de partir 
en Persona el P. p Comissario Luis Altamirauo a dhas. Miss iones, y 
puesto en ellas, comenzó con imponderable empeño, celo y eficacia 
a actuar su comissión, con tan vivas ansias de que se executas? luego 
todo lo prevenido, qué no perdonó diligencia ni omitió instante, 
en la actuación de sus prudentes ordenes* y a r vi trios, á que estu- 
vieron tan promtos los Padres Misioneros, para obedecer sus man- 
datos, que en fuerza de ellos, aun ios Padres mas ancianos y enfer- 
mos se exforzaron p. a alentar a los Indios, unas vezes con ruegos, 
y otras con amenazas, haciéndoles presente la obligación que tenían 
[de] obedezer á su soverano, y quan bien les estaría exponerse 
á las fatigas, y aun perder sus Bienes, para acreditar su antigua 
lealtad, mas como al natural lento y espacioso de los Indios, (pial- 
en ier a movim. t# acelerado, era violencia, y en su tarda y escasa 
inteligencia, era novedad mui extraña é inteligible la que sé les pro- 
ponía, por concevirla mui contraria á la pacifica possesion de sus 
casas, sementeras y Bienes en que tienen mui pegado su corazón, á 
pocos días de lo que havian prometido á los Padres, empezaron a 
llamarse á engaño, y escusarse ya con el poco tiempo que se les 
concedía, ya con los muchos trabaxos qué se les prevenían en los 
caminos, y en el transporte de familias. Bienes y Ganados, y el 
mas arduo de bolber á fabricar nuevas Igl.'”' y Casas, y declarándose 
resistentes, apelaron unos á que seria menos malo quedarse vajo 
del Dominio cíe los Portitg*'\ pero otros, que eran los mas, decían 
daram. to no podían creer que el Rey nro. S. or que por tantas 
cédulas les havia prometido ampararles en sus tierras*, y defen- 
derlos desús enemigos, podía faltar á lo prometido, y passar á 
quitarles lo que con dro. natural havian adquirido, y possehido, 
por espacio de 130 años pues para tan riguroso castigo no baila- 
iban], haver cometido alguna culpa contra el rey; antes si estavan 
mui satisfechos de los repetidos servicios con que habían procurado 
acreditar su obediencia, exponiendo su sangre y sus* vidas por de- 
fender los Dominios de su Soverano. 



Estas y otras razones que ellos tienen 1 fixas en sus mem. 0 ' 
procuraron los Padres desvanezerlas con todas quantas expressio- 
nes les dictaba su desseo, y de qué los Indios podían ser capazes, 
pero no teniendo qué responder á las vivas y eficazes exortaciones 
de ios Padres hubieron de cerrar del todo los oidos á sus vozes y 
rompiendo el freno de la obed. a que por tantos años los havia 
sugetado, empezaron á quebrantar .su resp.*°, diciendo en voz alta, 
no querían mudarse, porque esta no podía ser voluntad de su rey, 
y señor, sino imbencion de los Padres que seeretam. 1 * havian com- 
benido con los Portugueses por medio del Padre Comissario, á q. n 
tenían por tal, y aun aseguraban algunos, lo habían conocido, ves- 
tido de secular en el Rio Janevro, pero no desistiendo por esso, 
los Padres de su empeño antes si conviniéndose para no solo per- 
suadirlos con razón/ privadas, sino convertirlos con publica y fer- 
vorosa predicaz/* ios convocaron á las Iglesias, y con un crueifixo 
en las manos y algunos puestos de rodillas, y derramando muchas 
lágrimas, les intimaron los castigos que debían esperar de mano de 
Dios, y do su soberano Rey, sino obedecían promptam.** sus man- 
datos.* En fuerza de este eficaz asalto se compungieron los Indios, 
v pidiendo perdón de su inovedieneia, prometieron do nuevo en- 
mendarse, empezando los padres luego, y antes, que se enfriasse 
su fervor á disponer C'avalgaduras, carros y demas aparatos, para 
emprender el camino alq.* en la realidad, salieron algunos guiados 
de ios Padres, que ivan como caudillos para exforzar su lentitud e 
interior] desconsuelo, pero á pocas jornadas con el hastio del Ca- 
«mino yj amor que les arrastrara u sus casas, se fueron bolviendo 
a sus Pueblos, dexando á los Padres solos y burlados en las cam- 
pañas. Mas ni por esto desistieron los Padres de la Empressa antes 
si disimulando prudentes* su desacato e inconstancia bolbieron a 
Valsearlos, reconviniéndoles con lo prometido, pero elfos ya del todo 
arrepentidos, y aun despechados, tomaron el medio para librarse 
de las instancias de los Padres, el amenazarlos con la Muerte, 
la que verdaderam. 1 * intentaron dar al Padre cura de S." Miguel, y 
a otro Padre compañero [suio] que estava en las Estancias, los qué 
sin duda huvieran perdido la vida, si por orn. del P. e Comiss.* qué 
se informó de su peligro, no se huviessen retirado fugitivos, pues 
su depravado animo lo manifestaron en un Mozo, que acompañó 
al Padre Cura, y bolineado otra vez al Pueblo, á sacar unos cava- 
dos, lo hizieron pedazos á lanzadas 1 . Este mismo desacato intentaron 
hacer con el Padre Comiss/, previniendo 600 hombres, para irlo á 
buscar en el Pueblo donde residía, y ha viendo sido avisado por 
emeo veces del eminente peligro de su vida huvo de retirarse, pru- 
dente, entendiendo que su presencia, irritaba [su] furor y que con 
su retiro, podría serenarse aquellas* ciega passion. 

Después que salió el P. # Comissario han continuado los Padres 
Missioneros, obedeciendo al Padre, que quedo en su lugar, sin 


128 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 175-0 


129 


desmayar un punto de su empeño; pero sin fruto, qué el de enfu- 
recerse los Indios, cada dia mas, continuando sus amenazas y des- 
ahogando su enoxo en los corregidores, como Ministros de los Pa- 
dres, de quienes se han valido para que persuadiéndolos á su modo, 
los alienten con su exemplo, mas a estos también han intentado 
matar, y el uno de ellos, solo con la aflicción de su peligro murió 
a pocos dias después <j/ le acometieron; y otros quatro estavan 
al presente mal heridos, ya sin valor ni esperanza de resistir á los 
Indios, que íirmem." están persuadidos, á que es ficción de los 
Padres, y no voluntad de su rey, el quitarles sus tierras que han 
poseído por espacio de 130 años, cuio Dro. lo tienen confirmado 
sus soveranos por repetidas cédulas, y que en esta buena fée, han 
fabricado unos Pueblos, que no son, como se dice, Aldeas, sino, 
que exceden en sus fabricas á las mas de las ciudades de estas 
Prov.“* en sus casas, cubiertas de texa, y resguardadas de corre- 
dores de Piedra, para poder andar por ellas en tpo de lluvias, 
sin mojarse y que sus Iglesias son tan magnificas, que la qué menos 
tiene de costo, con sus alhaxas, llegara á 100 (¡|) pessos, fuera de 
la de S." Miguel, en qué trabajaron por 10 años diariam. te yá SO va 
100 hombres, cuia fabrica toda de piedra se valuará quando me- 
nos en 200 (||) p/ A esto añaden el tierno recuerdo de sus hiérvales 
hortenses, que han criado, y gastado en su prolixo cultivo, mas 
de 30 años por ser su fruto la continuada bebida de mañana y 
tarde y cuio valor en los siete Pueblos, será un Millón de pessos. 
También buelven los ojos á sus sementeras de Aígodon fruto, de 
que hacen sus hilados, y de ellos sus texidos p. a la. ropa interior: 
y exterior, de que se visten grandes y pequeños, viudas y huérfa- 
nos, y cuio valor en los siete Pueblos, no es inferior al de los hiér- 
vales; y ultimam. 1 * hacen presente que saliendo de sus Pueblos, 
dc-xan en sus Estanz/ más de un Millón de Ganados, de ovexas. 
Bacas, Caballos y Muías, de que se sirven, y con que mantienen 
sus vidas* y las de sus familias, y de casi á todos los Puebos del 
Uruguay y Paraná, que de aqui surtían reemplazavan el ganado 
de sus Estancias, para que no se les aeabassen del todo, por ser 
estas por su pequenez y calidad,- capazes de multiplico, de que 
nezessitan para su sustento y servicio, y ven que ha ver de tras- 
ladar este ganado á otras tierras es para ellos, empressa imposible, 
as si por no encontrar las propias para ello, como por qué aunque las 
huviesse, como se imagina, en distancia de mas de cien leguas, su 
conducción es para su imaginaz. OB otro mas arduo impossible; y 
caso q/ cerrando los ojos a su dificultad, lo quisieren venzer, esta 
es función qué pide, no tiempo de pocos meses, sino de años con 
mui dobladas fatigas. A estos tenázes pensamientos] se han opuesto, 
los Padres, previniéndolos, qué los ganados que no pitdiessen sacar, 
se los pagaría el rey nro. señor como lo tenia prevenido, á que 
responden que ellos no se han de mantener, ni con las promessas, 


ni con los dineros, sino con las carnes de sus ganados, y qué assi 
aunque se los paguen en doblones de oro no tendrán donde com- 
prar con ella, lo nezessario para su sustento, y entretanto perezeran de 
hambre en los desiertos, donde los Padres* los quieren sacar des- 
terrados, y ultimamen 1 ' claman unas veces, con tristes gemidos, y 
otras con rabioso furor, y preguntan á los Padres, que delito han 
cometido contra su rey, y señor, para un castigo digno de los más 
traidores vasallos. A este fin hacen mui tierna memoria de la Cédula 
de 28 de Diciembre del año de 1743, en que se dignó el señor Phelipe 
Quinto, de gloriosa memoria, darse por grato de sus servicios (como 
de otras que mandó al Governador de Buenos Ayres, D. n Bruno 
Zavala se las hiciese saver con publico pregón) y de las que tienen 
presentes las palabras del ultimo párrafo, que son las siguientes: 
** Y finalm." reconociéndose de lo que queda referido en los puntos 
** expresados, y de los demás papeles, antiguos y modernos, vistos en 
** mi consejo, con la reflexión qué pide negocio de circunstancias 
'* tan graves, que con hechos verídicos se justifica, no havér en parte 
alguna de las Indias, maior rendirn.** á mi Dominio, y vasallage 
“ que el de estos Pueblos, ni al R. 1 Patronato, y Jurisdicción peles/" 
* * y R. 1 tan rendidos, como se verifica, por las continuas visitas de 
•'* Prelados ecles/**, y Governadores, y la ciega obediencia, con que es- 
•*‘ tan á sus ordenes, en especial quando son llamados p/ la defensa de 
** las tierras, ú otra cualquiera empressa, apromptandose quatro mili 
ó seis mili armados, para acudir donde .se les manda &c/ Aora pues, 
dicen los Indios á los Padres, si assi hemos obedecido a nro. .soverano 
como el mismo lo declara, yá sugetando el revelion del Paraguay 
con 12 (!l) armados, yá despegando por dos vezes á los Portugueses 
déla Colonia del Sacramento, ya estando en la terzera vez en el 
cerco de ella con 6 (jj) hombres, por espacio de quatro Meses, la qué 
también hubiéramos ganado, sino lo embarazaran los mismos Espa- 
ñoles y ya ultimam/' renunciando al Rey nro. señor más de un Mi- 
llón de pessos fuertes de sueldo, qué se liaría de gastar en estas expe- 
diccioncs, en qué nos hemos mantenido a nra. costa, y á la de nro. 
sudor, y travajo; volvemos á preguntar Padres, estos son delitos para 
que nos castigue nro. Rey, y señor, con perpetuo destierro de uros. 
Pueblos, y casas, y universal despojo de todos uros. Bienes raizes y 
muebles? Esto no puede ser sino ardid engañoso de los Portugueses 
y colusión de vosotros con ellos y traición que nos estáis armando, 
desde el principio de nra. conversión como no sin fundam.‘° se lo 
rezelaron nros. antepasados; y en fin la trayeion, que no pacen- 
tasteis con ellos por qué no pudisteis, la queréis executar ahora con 
nosotros, y nros. pobres hijos? 

Si todas estas quexas son verdaderas por q/ no representáis al 
Rey nro. Señor, como sois nros. Padres, y tutores, la amargura y tra- 
baxo á que nos estrechan sus R.’ Minros, siendo sobre todas la mas 
sensible, el qué despreciando nras. representaciones no vengan en nin- 

9 


130 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


131 


guno de los partidos á que hemos salido ? pues hemos propuesto qué 
por servir al rey nro. señor hemos de salir de los Pueblos á vivir, 
como Barbaros en los desiertos, exponiéndonos á perezer de hambre, 
y qué en la transmigraz. 00 se mueran nras. mugeres, y pequeños hijos 
con la mudanza de climas, y con las fatigas e incomodidades ele los 
caminos demas de cíen leguas pero que para este sacrificio son me- 
nester tre 9 ó quatro años, lo que no nos han concedido, también hemos 
propuesto, quedariamos aunque con dolor, vajo del Dominio de Por- 
tugal, y a esto se nos responde, que si nos quedamos, ha de ser solo 
para ser [jor] naleros, ó esclavos de los Portugueses, sin que tengamos 
dominio en las Casas qué hemos fabricado con nuestro sudor, y 
travajo, y sin qué seamos Dueños de un palmo de tierra para sem- 
brar los granos nezessarios para nro. sustento, ni lizencia para coger 
una hoxa de los hiérvales que hemos plantado con nras. manos y 
regado con nuestro sudor ; y todo esto se nos niega al mismo tpo. que 
á los Portugueses qué han de dexar la Colonia, se les concede libre- 
mente que si quieren, se queden vajo del Dominio de España, sin 
perder la possesion de sus casas, y Bienes, y si quieren salir, tienen 
libertad para venderlas ó donarlas como dueños de ellas. 

A vista dessta notable desigualdad, volvemos a preguntar Pa- 
dres Curas, qué delito hemos cometido contra nro. Rey, y señor, 
para tan desmedido castigo? y ultimam,*' si nuestras razones, no son 
oydas por que no tenemos entendim,'“ para penetrar los justos mo- 
tivos qué para esto tienen los soveranos, ya no tendremos, ni tenemos 
otro consuelo, qué clamar al cielo, y entregarnos desde luego a la 
muerte, qué en estas circunstancias sera el único alivio de nuestras 
penas; pero aun esta Puerta que la abrió liberal nro. Redemptor que 
derramó su sangre por redimir nuestras Almas se nos vaia cerrando 
con la cierta amenaza de qué si no dexamos los Pueblos, se han de 
ir uros. Padres Curas, para q.® ni tengamos el consuelo de adorar 
a nro. redemptor en el Sacramento del Altar, ni el de oir Missa, 
ni el detener con q. n confessarnos para morir como Christianos, sino 
<¡ué perezcamos como si fuésemos Barbaros, ó Infieles. Es mui bue- 
no qué por el interes del cielo, nos sugetamos a la Ley de Dios, nos 
recoximos a los Pueblos, professando rendida obed.“ á uros. Padres, y 
después de x pitos, nos lucimos voluntar iain. ,e vassallos del Catholico 
Rey de España, para qué amparándonos fomentasse nra. devota Chris- 
tiandad. como lo hecho piadosam. 1 ' con tan glorioso fruto (que según 
vosotros nos lia veis dicho) nro. presente Pontífice Benedicto XIV, 
en la Hulla del año de 1741, en epié encarga á los Obpos. del Brasil, y 
prineipalm. 1 ' al de el Rio de la Plata, qué con todas las Armas de 
la Iglesia, defienda, y nn permita, que se saquen de sus tierras, y 
Pueblos los Indios, aunque sean Infieles y mucho menos á los qué 
va con Christianos. y con efecto excomulga su sant. a á los que tal 
lucieren, ó para, ello dieren consexo, favor o ayuda, sea por el motivo 
ó pretexto (pie se fuere, y en otra del año de 49, nos propone y a 



ti 

J 


* 


toda nra. nación por exemplar de buenos Christianos, y los confor- 
mes á los de la primitiba Iglesia, nos pone en dha Bulla, y ahora como 
sino tubiessemos estte caractér, senos ha de poner entredho. y ex- 
tracción detodo pasto espiritual, privándonos de los Sacram. ,w ‘ con el 
destierro de nuestros Pastores y Curas, para que por nezessidad, 
quedemos demembrados del Gremio de la Igla. como si fuessemos 
excomulgados, y para que como ovexas herrantes, salgamos perdidos 
á los montes, y huidos con los Infieles, apostatemos de la feé, y de 
una vez nos sugetemos altiranico Imperio deldemonio, sin esperanza 
ya de logTar el cielo? es creible que dos Mona relias, uno Catholico, 
como es nro. rey de esp[aña] y otro fidelissimo, como es el de Portu- 
gal, han de querer quede un golpe sepierdan cerca de 30 (||) Almas bap- 
tizadas que hay en los siete Pueblos, y poco después se pierdan también, 
i;p (¡|) 339, qué hay en los Pueblos del Paraná, y en los del Uruguay 
(atodos los quales, menos á uno, se les quitan con esta divission sus 
Inérvales, y a cinco, ó seis de ellos sus estancias, y a todos el socorro, 
que tenían délas muestras, y de nros. Algodonales para sus vestuarios) 
para lo que se haceprecisso, que como algunos nos lo tienen ofrecido, 
todos nos acompañen á la defensa, consiguientem.' 0 experimentaran el 
mismo desamparo de los Padres, y la total ruina de [sus] Almas? Esto 
no lo podemos creer, aunque nos lo prediquen nros. Padres, por qué 
si los dos Reyes, que nos dizen lo mandan, estuvieran presentes para 
oir nros. ruegos ó á lo menos. [ fuera ]n informados con verdad, del 
extrecho lanze en qué nos han puesto sus Mrnos. ciertam.*" que como 
Protectores de la ChristiandacI, y piadosos Padres denra. pequenez, no 
permitieran el riesgo en que estamos pues ya savemos por boca de nros. 
Padres Curas, que los sumos Pontífices que dieron permisso alos 
reyes de España, y Portugal para conquistar las Indias Meridionales, 
no tuvieron otro motivo, para que nos pudiessen buscar en nuestras 
tierras, sino el fin de que lograssemos los Bienes eternos de nras. Almas, 
aunque nos privasseraos de la Libertad en que vivíamos para sugetarnos 
a ser Vasallos cíe dos Monarchas, que no conocíamos. Y siendo esto cier- 
to, se podrá creer que estos mismos soveranos que en nra. conquista no 
tuvieron otro glorioso fin, que el de propagar la feé de Jesuxpto. y 
estender los Dominios de la S. la Iglesia, estos mismos nos han de poner 
en la necessiclad demalograr el carácter de christianos, y en peligro 
de qué nos arrepintam.® de haverlo rccivido, por conservarlo, nos suge- 
tamos á su obediencia, y por esta estamos al presente en el riesgo ele per- 
derlo todo? Esto, Padres de nras. Almas, no lo hemos de creer por 
mas que nos lo esteis predicando; esto, sin duda no es voluntad de 
nro. rey, y señor, sino engaño de los que sin atender a nras. Almas, 
solo aspiran al interés de los Bienes temporales. 

Señor Marq,‘ todas estas razones son, las que aunq.® no con tanto 
concierto, pero si, con niaior tenazidad, tienen los Indios, impressas 
en su corazón, y aun con mas viveza las manifiestan en su Idioma, por 
qué han sido los primeros principios con que se han establecido en la 




INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


132 

lee, promov. üu t »n la Christiandad, y las que sin apartarme un punto 
de la mas rendida obed. a al Rey nro. señor, y sus mandatos, las hago 
presentes á V.S., no para disculpar la resistcnz.* de los Indios, la que 
desde luego repruevo una, y muchas vezes, como lo están vituperando 
mis Padres Curas con repetidas amenazas, y la que si cayera enotras 
capacidades, desde luego, juzgara dignissima deun prompto, y gravis- 
simo castigo, á no considerar por una parte el corto alcanze de sus 
entendimientos p.° penetrar las superiores raz." y dictámenes politicos 
de los soveranos, y por otra, estar faltos de aquella luz, que era nezess.* 
aun en los hombres mas instruidos, p.“ sugetarse a un sacrificio tan 
doloroso, como inesperado, para que V. S. en fuerza de ella, se haga 
cargo de los motivos eficazin.**. impulsivos que contra si tiene lapoca 
advertencia de aquellos Pobres, la qué ciega obstinación los tiene pre- 
cipitados, y resueltos a morir antes, con el rigor de las Armas, que 
dexar voluntariam.** sus Pueblos, resolución barbara que ten. d,> atra- 
vesssados nros. corazón." la están reprehendiendo sus curas con la ame- 
naza prevenida, de que los han de abandonar, y salir de los Pueblos 
por ser indignos de su Protección, siendo inovedient." asu rey soverano: 
y a este fin, ya «ave V. S. tengo hecha renunz.” de los Pueblos resis- 
tentes, y de todos los que en adelante se manifestaren inobedientes, 
para que el S." r . Govern.° r de esta Plaza, como Vice Patrón, y el Señor 
Obpo, como Pastor, los provea de Párrocos, para qué deltodo no se 
pierdan sus Almas. Pero de esta amenaza, resulta otro nuevo peligro 
porqué a ella responden los Indios, que si les eiuhian otros curas que 
no les conocen, ni acaso saven su idioma, los recivirán con flechas, 

• como inútiles para su Pasto espirit.', y que en llegando el caso de que- 
rer salir los Padres, solo lo conseguirán después de dexarlos enterrados, 
por q.* antes no lo permitirán, aunque quisieran, y primero les qui- 
taran las vidas, qué darles lil>ertad para la fuga, y si en esta Demanda, 
se sacrifican los Padres a la muerte, ya rezelan con mucho fundam ,ü 
no hai duda que con su sangre, firmarán un claro testimonio de su 
lealtad, qué tienen, y siempre tendrán mui impressa en sus corazones, 
hasta la muerte. 

Más en estos estrechos términos, (pié nunca se imaginaron possi- 
bles. por la ciega obed.“ qué hasta aqui lian professado los Indios á 
los Padres, pero ya los tocamos como ciertos, y con peligro de llorarlos 
sin remedio, no puedo dexar de hacer pros.*' a V.S., para descargo 
demi conciencia que después de haber ohedez.' 1 " al rey nro. S. nr , y 
atendido su respecto con (plantas diligencias, y medios, ha ofrecido 
el vivo desseo de esta Prow* para desempeñar la con fianza, con qué 
S.M. se ha dignado fiar, este negocio de lira, lealtad, hemos lleg.* 1 ” ya 
al ultimo termino de la Execueion, en que es preciso de cubrir el 
primer blanco de la intención de los dos soveranos Mona relias que es el 
del Divino respecto, y el de la sangre de Jexu Xpto. derramada por 
aquellas pobres Almas, cu ios superiores motivos, tienen como Diadema, 
Explendor y Esmalte de sus Coronas los reyes, Catholieo, y Fidelísimo 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1/50 133 

T — á 

I>ues estos fueron los que empeñaron con valiente resoluz. 0 " su eliris- 
tiano^ celo, para la conquista de las Indias Meridionales, como expressa 
el señor Alexandro \ I en la Bula en qué señaló los limites de ambas 
coronas, de donde se infiere claram." qué haviendo sido el primér blan- 
co y principal fin de sus R.* Animos, entan gloriosa Empressa, la 
m. lionrra de Dios nro. S. , y propagaz. 00 de nra. S. ,a fee, á cpie tan 
freq. y liberalm. lian concurrido con sus R.* haveres, proponiendo 
la estension de sus Dominios á la de la S. tn Iglesia, no nos podemos 
persuadir, que quando firmaron los presentes tratados, se pudiesse ima- 
ginar ni á mucha distancia prevenir, que pudiesse llegar el caso do- 
loroso, que ya estamos tocando en el peligro de qué apostaten de la 
Fee, 30 (|0 Almas, qué son las qué hay bautizadas en los siete Pue- 
blos, y qué no sin fundamento temamos proximam.** sigan el mismo 
herrado camino 69 (¡|) 349 que están en los Pueblos del Paraná, por 
saver están todos alborotados, para salir a ayudar á sus Paysanos en 
caso de Guerra, en qué también habrán de dexarlos los Padres, y por 
consiguiente, resultará de la perdición de 100 (l|) Almas Christianas, 
un nezessario escándalo para todo el Mundo, y mas para los herexes 
(].* imprimirán en sus mercurios por la afrenta de la Christiandad, 
que los -Mlinros. de los dos reves, que spre. han tenido por timbre de 
sus Coronas, estar vajo de las Vanderas de Jesu-Christo, para defen- 
der y propagar su Iglesia, han abandonado la más florida Xptiandad 
de los Indios, y aun obligado por el cumpliin." de sus tratados á la 
mina eterna 100 (j|) Almas y dado con este destrozo, oca."” a que 
innumerables almas de Infieles, que están ya á las Puertas déla 
Igla. se retiren fugitivos, y se rezelen de los Misioneros, confir- 
mándose en el errado dictamen que tuvieron los Indios Guaraníes 
en el principio de su conversión, creyendo qué los Padres, los querían 
hacer Xptnos para entregarlos después á los Portugueses, ó para ha- 
cerlos esclavos do los Españoles: aprehensión, que no depusieron, hasta 
que vieron que por su defensa, murió á manos de sus enemigos del 
golpe de una vala, el V.* P.* Diego Alfaro, qué entonces era superior 
de las Misiones. Este lamentable daño, que temémos con mucho fun- 
dam. , ° lo devemos mirar también, como antez. tp deotras fatáles eon- 
sequencias, á qué nos obliga la exper. “ que al presente tenemos en estas 
Prov.“ pues haviendo tenido en el siglo passado 300 ([¡) Indios de 
numeraz.**. repartidos en el servicio de los encomenderos délas Ciu- 
dades de Santiago, Cordova, Tucuman y Rioxa p. r las extorsiones que 
de él los padecían se levantaron algunos Indios rebeldes, y fugitivos 
á los montes del Chaco, q. e han sido, y son al presente la ruina detodos 
estos Lugares, y Caminos, en qué no se puede dar passo, sin peligro 
de robos, y Muertes, por ser Innumerables las o/ han execut. do estos 
pvox”°* años en los Xptnos. llevándose los Parí) [ul os] y mugeres cauti- 
vas á sus montes. Y si de este modo han [opri]mido estos lugares, los In- 
fieles del Chaco, descendientes de los que apostataron de la fée, y del 
servicio de los Españoles sin que después de cien años, los haían po- 



134 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


135 


dido reducir por armas, siendo solo mui pocos los que después de infa- 
tigable travajo, y derramam.* 0 de sangre han conquistado los Jesuytas 
con el Evangelio, qué no deveremos temer sitodos los Pueblos del Pa- 
raná, y Uruguay, y en su comp. 1 todos los Infieles vezinos de las 
Naciones de Charrúas, Minoanes, Boanes, y Guanaos se levantan, y amo- 
tinados, buelben contra todas estas ciudades, siendo las primeras a 
el Enquentro las delRio de la Plata, qué numero de Españoles podrá 
resistir á tan crecido numero de Indios, qué sin ponerse en campaña, 
solo con asaltos nocturnos, no dexarán lugar q.° no talen, ni españoles 
qué no degüellen? 

Si todos estos eminentes riesgos q/ no son imaginarios, sino 
casi ciertos, y consiguientes al próximo en qué a¡. presente estamos, 
de qué apostaten los Indios de los siete, y aun 30 Pueblos, se hi- 
ciesen presentes al Rey uro. Señor y al Fidelissimo Rey. con Ja 
ingenuidad y verdad, con qué yá lo estamos tocando, se podrá creer 
de su Catholico, y Fidelissimo Celo, que es su animo, y voluntad, 
se atropelle la Gloria de Dios, y respecto de la Iglesia, por cumplim."" 
de los tratados ya ajustados? Esto no podemos imaginar, sin que nos 
hagamos reos de lesa Mag.' 1 con el gravissimo agravio, con qué se 
herirán sus R." y Xptianos Corazones con solo el pensamiento detan 
Temeraria presuiupeion. Esto supuesto como cierto, é infalible, buelvo 
ahora á levantar hasta el cielo, todo el grito con qué aquellas Pobres 
Almas, y los Angeles de su Guarda, están clamando por su remedio, 
y con ellos, puestos á los Pies de V.S. con el rendirn.*" devitlo á su 
carácter, y persona, pido con toda esta Prov. a se conduela, más que 
de la perdida detodos los bienes temporales, y aun de las Vidas de 
aquellos pobres neophitos de la ruina eterna de sus Almas. Hago 
presente á V. S. que por ellas derramó uro. redemptor Jesu-Christo. 
su preciosa sangre, y por ella, y su Divino respecto, buelvo á suplicar 
á V. S. en descargo demi conciencia, y sopeña del cargo qué senos ha 
de hacer en el tribunal de Dios nro. S. or de tan irreparable perdida, 
se sirva de suspender la Guerra, que se previene hasta dar parte al 
rey nro. señor, á cuio supremo tribunal apelo en nombre de estos po- 
bres desvalidos, protextando violencia, y fuerza en qualquier disposi- 
ción que sea con perxuicio de sus Almas, pues lo qué el Rey Nro señor 
nos tiene mandado, és, que se entreguen los Pueblos, con paz, y esto 
mismo me tiene ordenado, mi R. P. e Gral., y ha.viendo hasta el pres.’' 
concurrido á esta devida obed.* y estando también promtos, para con- 
tinuarla, hasta derramar la sangre, y perder la vida en prueva de 
nra. lealtad, devo recordar á V.S. qué el Rey nro. señor no manda, 
ni podemos presumir mande, concurramos á qué con detrimento de 
la Gloria de Dios, y contra el catholico Fideliss. 0 animo de amhas Co- 
ronas, se expongan al peligro cierto de subversión cien mili Almas, 
cu i a Christiandad es la más florida de las Indias, y por este único 
motivo, quedando en lo demás promptissimo, para obedecer á V.S. con 
toda esta Prov.* en lo que no se opusiere al servicio de Dios nro. señor. 





i 


A V.S. pido, y supp.'° se sirva de proveer ésta mi rendida sup. e * 
por ser de Churidad, y Just. a y se digne mandar se me de testim.” 
para ocurrir al rey, nro. señor, a q.° será V.S. responsable, si antes 
de emprender la Guerra, no le da p. t# del peligroso estado, en que se 
há puesto este negocio, q." quando se trató, se concivió mui distante 
de ser en perxuicio de las Almas, y por esso devemos suponér, que 
en las pres."* circunstancias, qualquiera acción que les perxudique será 
contra la Mente dei Catholico animo del rey nro. señor. Cordova, y 
Jullio 19 de 1753. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
¿poca, 10 fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 212 X 294, mm. t letra 
inclinada, interlínea 6 a S mm., conservación regular ). 


N. 1 ’ 44. [Representación del P. José de Barreda, en el sentido de que se 
suspenda ta expedición de guerra contra los indios] 

[Córdoba, Julio 19 de 1753] 

Ilustrisimo Señor 

José ele Barreda de la Compañía de Jesús, Prepósito Provincial 
de esta Provincia del Paraguay, parece ante V. S. enla mejor forma 
que ha lugar en Derecho, y dice : Que en consecuencia de la renuncia 
jurídica, que tiene hecha ante V. S. délos siete Pueblos de Misiones 
que tiene esta Provincia á su cargo en los Margenes del Rio Uruguay, 
pertenecientes á la Diócesi de V. S., por haberse manifestado los 
Indios, de que se componen resistentes á su entrega, alegando^ el 
Derecho natural de su posesión, por espacio de ciento y treinta años, 
confirmada por repetidas cédulas de Nuestros Soberanos, y no ser 
decoro de Nuestra Compañía, ni crédito de nuestra fidelísima leal- 
tad, protexer aun en lo conducente al oficio de Párrocos á unos In- 
dios inobedientes á los ordenes del Rey Nuestro Señor, los que creen 
ser supuestos por estar tenazmente assidos déla Real palabra, con 
que el señor Phylipo Quinto la confirmó, prometiendo ampararlos en 
sus Tierras, y defenderlos de sus Enemigos, se hace ya preciso que, 
para que se entere de la verdad con que los Padres Misioneros les 
han persuadido de la debida obediencia, y lo cierto de ls Reales 
Ordenes, se les intime publicamente, que si el dia quince de Agosto de 
este presente año no se pone en execueion la mudanza, y evacüacion 
de los Pueblos, que luego sin demora salgan de ellos los Padres Cu- 
ras y sus compañeros sin más alhaja que sus Breviarios, dejándolos 
desamparados por la rebeldía, con que se resisten á lo que se les 
tiene mandado ; y siendo en este lanze preciso consumir en las Igle- 
sias el Soberano Sacramento del Altar, y la suspensión de los demas 


136 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


137 


Sacramentos, que con vigilante zelo les han administrado hasta aquí 

los Padres, por que á todo este ultima, y doloroso lanze nos obliga 

al crédito de nuestra lealtad; no pudiendo al mismo tiempo dexar de ; 

tener muy presente el respeto de Dios Nuestro Señor, y de la sangre 

de Jesu Cristo, derramada por aquellas pobres almas, de cuio fruto 

quedaran pribadas, y aun en peligro próximo de apostatar de la Feé í 

si antes que se retiren los Padres, no se les prebienen Ministros que 1 

se hagan cargo de ellas, y contengan su despecho, para que no se 
desparramen como obe jas errantes desertando de rebaño déla Iglesia. 

Por tanto, en descargo de mi conciencia, y la de toda esta Pro- 
vincia, a cuyo cargo han estado las treinta mil Almas, de que se 
componen los siete Pueblos, y las setenta y nuebe mil trescientas 
treinta y nuebe de los demas Pueblos del Paraná, las que también 
están en igual riesgo, por estar determinados a salir á la defensa de 

sus Paisanos; lanze en «ue también hahran de padecer el mismo des- > 

amparo de los Padres Curas, por militar el mismo motibo, que nos 
compele a dexar las de los siete Pueblos, no nos queda otro recurso, 
ni desahogo á la cuenta, que de ellas hemos de dar á Dios Nuestro 
Señor, que el de apelar al vigilante zelo, y ardiente caridad de V. S., 
para que como buen Pastor las provea del Pasto espiritual por me- 
dio de Párrocos idóneos, é instruidos en su Idioma, que las socorran 
con los sacramentos en las circunstancias presentes, en que están 
resueltas á morir antes que dexar sus Pueblos; y asi mismo de- 
fiendan á los Padres Curas, a quienes tienen amenazados de que no los 
hande dejar salir délos Pueblos aunque quieran, y que si los ponen en 
execución, se les quitaran antes las vidas, pues no hallan causa para 
que los desamparen, como si fuesen Excomulgados, después de ha- 
berlos hecho cristianos, por cuio carácter están obligados a no pri- 
barlos délos medios necesarios para su salvación: Todo lo que pongo 
en noticia de V. S. para que. compadecido ele aquellas sus pobres 
Obejas, las consuele en lance tan estrecho, en que no debemos pre- 
sumir és voluntad ni del Rey Nuestro Señor, ni del Fidelissimo Rey « 

de Portugal, se expongan al peligro de subversión, el que se tiene 
por cierto abrazarán con ciega pasión luego que salgan los Padres 

délos Pueblos, y mucho mas si los Reales Comisarios intentan con- i 

quistarlos por armas, y por tanto, i 

A V. S. pido, y suplico que, ha ci endose cargo de este gravísimo 
negocio que es causa de Dios, por que de su pronto remedio depende 
el que no se pierdan cien mil Almas, se sirva interponer todo su 
respeto, y autoridad, para que se suspenda la Expedición de Guerra 
mientras se da parte al Rey Nuestro Señor del peligro a que ha 

llegado este negocio, y las lamentables consecuencias, que esperamos ’ 

se hande seguir de tan lamentable ruina ; y asi mismo suplico a 
V. S. mande se me dé Testimonio de esta rendida Suplica, para 
satisfacer con el al Rey Nuestro Señor, por ser todo lo que pido de 


Justicia &c." Córdoba y Julio Diez y nuebe de mil setecientos cin- 
cuenta y tres años. 


( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
{poca, 3 fojas , papel con filigrana, formato de la hoja 214 X 307. letra inclinada, 
interlínea 7 vwu, conservación Míen a). 


N.* 45. [Representación elevada ai Rey por el P. José de Barreda, Provincial 
de la Compañía de Jesús en el Paraguay, en la que se solicita se suspenda 
la expedición armada contra los indios] 

^ [Córdoba, Julio 19 de 1753 j 

Representación que hace al Reg. el Padre Provincial déla Com- 
pañía de Jesús, de déla Provincia del Paraguay. 

Señor. 

Después de haberme puesto á los Pies de yuestra Ma gestad por 
medio de otras cartas, cou que en cumplimiento déla rendida obedien- 
cia de esta Provincia, he dado á yuestra Magestad noticia de las efi- 
cazes, y prontas diligencias, con que ha procurado manifestar su cons- 
tante lealtad, persuadiendo a los Indios délos siete Pueblos, que están en 
el Rio Uruguay, la evacuación de ellos para satisfacer a la dignación, 
con que Vuestra Magestad fia de nuestra obediencia el cumplimiento 
de sus Reales Tratados ; repito a hora esta en que con lagrimas en 
los ojos, vertidas a fuerza del intimo dolor de todos nuestros corazones, 
se nos hace preciso dar noticia á Vuestra Magestad del poco, o nin- 
gún fruto, que lian logrado nuestras diligencias, y persuasiones, por 
haberse obstinado los Indios, persuadidos ciegamente, á que no puede 
ser voluntad de Vuestra Magestad el que sin alguna culpa, antes si 
después de muchos servicios, hayan de experimentar la amarga pena 
de haber de ser desterrados de sus casas, y Pueblos, y pribados uni- 
vcrsalmente de todos sus bienes, por concebir imposible la saca de los 
muebles, y semovientes: resistencia que lia obligado á esta Provincia 
á hacer renuncia délos Pueblos ante el Gobernador como Viee Patrón, 
y ante su Obispo como Espiritual Pastor; y de esta cierta determi- 
nación, en cumplimiento de esta nuestra fidelísima lealtad, se ha 
ocasionado un nuebo, é imponderable dolor, por que obstinados los 
Indios por su poca advertencia, y capacidad, han protextado, no per- 
mitirán salgan sus Padres Curas de los Pueblos, sin quitarles antes las 
vidas, pues no hallan causa para que, habiéndolos hecho Cristianos 
por salvarlos, los priben délos medios necesarios para este fin, sus- 
pendiéndoles el Pasto Espiritual, y administración délos Santos Sa- 
cramentos; y. que si acaso se resuelven á salir fugitibos, como se les 


138 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


189 


ha mandado, quemarán luego las Iglesias por no seles ya útiles, después 
del infatigable trabajo con que las erigieron, y consiguientemente se 
entregarán á la libertad de su Paganismo, para vivir como Infieles. 

Este imminente, y bien fundado peligro, en que se van á perder 
tnlos siete Pueblos treinta mil almas bautizadas, y en los del Paraná, 
sesenta y nuebe mil trescientas, y treinta y nuebe, por estar todos 
tumultuados, y prebenidos á la defensa, en caso de quererlos sugetar 
por armas, me ha obligado, para desahogo de mi conciencia, á presen- 
tar un Memorial al Marqués de Valde-Lirios, Comisario Real de Vues- 
tra Magestad, y otros dos á su Gobernador, y Obispo de Buenos Ayres, 
todos los que remito con esta Carta para que conste á Vuestra Ma- 
gestad las razones que propongo, para que, interpretando la Católica, 
y piadosa Voluntad de Vuestra Magestad, y la del Fidelísimo Rey de 
Portugal, con debida inteligencia á favor de aquellos pobres Neophitos 
por ser Gloria de Dios Nuestro Señor, el que no se expongan al peli- 
gro, ya no solo próximo, sino cierto de apostasia; se suspenda la 
Expedición de guerra, hasta que informado Vuestra Magestad de la 
verdad que protexto, resuelba lo que fuere de su mayor agrado, á 
ciiia obediencia, quedo con esta Provincia mui rendidamente resignado, 
pidiendo á Nuestro Señor en todos nuestros sacrificios. 

Guarde la Real Persona de Vuestra Magestad por muchos anos 
liara su mayor Gloria, y consuelo de sus humildes vasallos. Cordova, 
y Julio diez y nuebe de mil setecientos cincuenta y tres. 

José de Barreda. 

(Ejecución óci Tratado de Límites de 1750, etc. — Copio manuscrita de la 
i poca , 2 fojas , jntpcl con filigrana, formato de la hoja 2U X 307 íhjíi., letra incli- 
nada, interlinea 7 nim., roHsmwioji buena). 


N.v 46. [Impugnación de las razones expuestas por el Padre Núñez de tener 
por impertinente la Bula de! Papa Benedicto XIV, citada por el Padre José 
de Barreda en el Memorial reproducido bajo el N.* 43] 

[1753?] 

Sr D." Pedro Ceballos 

Se proponen, y impugnan las tres razones q/ dio el P. Nuñez de 
tener por impertinente y fuera del caso la alegación déla Bula de 
X. SS. P. Benedicto XIV, y de su cominada, excomunión, que el P. 
Prov.*' Josepli de Barreda citó en su memorial, ó exorto al S. r Mar- 
ques de Valdelirios, de que se embió copia a su Magestad. 

Primera razón: porque es del derecho del Rey, que deve redu- 
cirse al derecho délas gentes, el poder del Rey ceder, dar, 6 transferir á 
otro dominio, ó Monarca Pueblos, Ciudades, y Provincias: y de este 



) 


este derecho no puede el Papa despojar a los Monarcas; y aunque 
pudiesse, no de ve entenderse esto en virtud de una Bula, que no haze 
especifica, ó individua mención del Monarca. 

Segunda razón : porque es assentado en derecho, que los Monar- 
cas no incurren excomunión, si no se haze de ellos expressa mención, 
1c qual no haze la alegada Bula. 

Terzera razón: porque dha Bula no tiene el passe del Consejo. 


La 1. a razón se impugna porque es cierto q. p el dominios délos 
Reyes es dado por los Pueblos, que fueron libres en eligirlos, ó accep- 
i a ríos : y no es despótico, y sin límite, desuerte que sean hechos Señores 
pide Simone Barbosa in Repert. intihp/ insis V. Princeps num 4. 
absolutos, y propietarios do las personas, y haziendas de sus vasa- 
llos; y consiguientein." no puede venderlos, ni desposeerlos de sus 
haziendas á su alvedrio, sino q.' 10 por sus delitos merecieran tal pena. 
Solo pues tiene dominio alto, y jurisdición su per gentem, populum, 
Provineiam ad reetigalia. et subsidia; super vero privatas personas 
lantúm ad tributum, et obsequium de more gentis. In pra-senti vero 
ex cree tur doiuiuium dcspeticum (inseis sane vt. xquuin est creciere, 
et incito catbotico Rege) Comi inunobilibus spolianclo, et in exilimn 
initteiulo Neophytos ; quamvis pallientus ista nomine translationis : 
atqui tale dominium nullx gentes r nulla i uva Regibus unquam con- 
cepterunt: ergo omniuo ad rem non pertinet, et a vero longe aberrat 
quod de inre gentium id compe tat Regibus. 

Secundo: quia, quamvis statuatur ut certuru, a populis datam 
Regibus potestatem absolutam, vendendi. eommutandi et alienandi. 
publicx regui utilitatis causa, oppida, urbes ^et Provincias quam libere 
di car consta t infra. (quod libere dicitur, et lata indiget explieationol 
malé tamen inda arguitur licite posse eádem absoluta potestate pri- 
vatas vasallorum personas venciere, corum propias possessiones sibi 
i-ubri pere, aut alís donare, invitis Dominis, nec eompensationes gra- 
vissimi da mn i gaudentibus; quad feré in prxsenti contingit, indis in 
cxiliium rnissis, et bonis ómnibus immobilihus amissis: ergo per perani 
illud acl rem proxsentem adducitur. 

Textio: quia onmino liberé dicitur, et absque fundara." 1 statuitar. 
prxfatam Regum potestatem acl aliena tionem urbium et Provinciarum 
ad ins gentium reduci debe re aun de ñire gemtiuni carumque oimiium 
uniformi consensione talia Regibus competeré quasi inre sno. Quia ins 
Regis nom magis amplum est quam fuit voluntas gentis, seis Natio- 
nis, qux sibi Regem liberé et s pon te elegit. nisi forte tvrannum sus- 
tineat. Nusquam vero constat gentes animo eonvenisse, aut conson- 
are omnes ut suis Regibus eam vendendi, aut alienandi oppida, urbes, 
et Provincias potestatem eoneederent: immo contrarium docent expe- 
rientia, et eruditio, Constat enim plura vegna sic constituta, ut nuxnm 



140 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 141 


minis mocli facultatem alienandi urbes, aut novas leges eontlendi suis 
Regibus feccerint : quor máxime perspicuum est in regnis Gallia?, Po- 
lonia?, et Aragoia». Videndus super tus P. Suarez de legub lib 3 
cap 9 n 3 et cap. 19, n. 6. Et Csstro Palao tom. 1. trac. 3. disp. 1. 

I un. 22. g. 2. n. 2. Constat de vide satis disserti ex lib. 3. reeop. Ind. 

leg. 1. Hispanix regum decretum, et insiurandum in sueeessores eum 

lixreditate transmitsum, ne ullam Ameriex Provinciam, urbem, aut 

oppidum alienare, donare, aut quovis modo alteri eedere possitit: mil- 

lainque, et irritam deelarat quumcumque donationem huinsmodi, aut 

alíenationem, si quando freri contmperet: atqui talia deeervere stul- 

tum, et. iniquum foret, et nefas eadem iuramento firmare, si de inre 

gentium, quod natura? inre valde provimum est. facultas alienaudis 

urbes et Provincias Regibus eompeteret; ergo id millatenus spectat. 

ad ins regum, nee reduei valet ad ins gentium. Immo á inre commum 

inhebeutur Reges faeere huinsmodi abrenationes, ut videre est apud | 

Torrecill. tom. 2. encyclop. V. Reges, et verbo Principes num. 53. 

Quarto: quia ins, saltem praxeipuum, Hispanix regis in guara- 
nenses Indos nom ampluss est, quam quod ipsi á summo Pontífice oon- 
cessum fuit, et ex voluntaria ipsorum indorum, et spontanea regí sub- 
reetione resultat: ergo quando Pontifex in aliquo casu, qualis est 
prapsent, coarctat, et limitat ins regix potestatis, ista citrá Iminsmodi 
erminos ampliará. non potest. Ergo non inepto, sed aptitsimé ad eau- 
.sam pra>sentem addueta fuit Pontificia sex, et ss. mf Benedicti de- 

eretum. ; 

La 2. da razón se impugna l.*s porque inferir déla alegación de ¡ 

dba Bula, que quien la alega, tiene por comprendido enla exeom. 0 " al 1 

Rey, o que con dba. alegación intenta probar q.* el Rey está desco- 
mulgado, es consequencia nada legítima, y discurso libre, que por sí 
mismo se cae: como dba alegación nofuera conducente, y oportuna 
para otro intento. Eslo, y mucho: y se entenderá délo siguiente. 

En 2.‘ , ° lugar: porque, aunque assi sea. q.* el Rey no expressado, no 
sea comprendido en la pena de excom.""; más no por esso será essento 

de 1a. culpa grave, y gravissima, porq.* se comina tal pena, si liaze, o [ 

manda contra lo que prohíbe, y declara ilícito la Bula. Y esta sola era 
muy suficiente razón p. a alegar á su Mag.* 11 y á sus Ministros la 
Bula, y la cxcom.*“ J 3.°: porq.” aunq.* a la persona del Rey no toque 
dha. pena, toca á las de sus Ministros, y vassallos fautores, ó cómplices 
de lo que se prohíbe en dha. Bula, y en q.* los dhos. incurren, obede- 
ciendo al mandato real (si es que lo ay p. a la violencia) délo prohibido 
por el Papa. Y siempre era del caso advertir al Rey, q. e lo q.“ manda 

o en su nombre se executa es prohibido por la Iglesia con graves penas ^ 

para que no haga incurrir en ellas á sus Ministros: y á estos, p. a q.*“ . 

supliquen del mandato humano, que es contra el Divino. 

La 3/“ razón se impugna l.° : porq.* dha. Bula, en lo tocante al 
decreto prohibitivo dellevar los indios a otra región, privarlos de sus 
bienes &a, con pena de exeom.°° reservada al Papa, no es nueva, sino 


confirmatoria déla de Paulo III, euio decreto de verbo ad verbum in- 
giere en la suya Benedicto: atqui la dha. de Paulo III, y otra más del 
mismo mes, y año declaratoria de la 1. a q. e trabe Avendaño Thes. 
Jnd. tomo 1. tit. 1. cap. 13. n. 99. tuvieron passe del Consejo, y tienen 
todo vigor, y aun fueron expedidas a petición de España, y en con- 
firm. on de las leyes índicas del S. r Carlos V. como dice Montencg. en 
su itinerario: luego siendo la de Benedicto, no otra, ni nueva, sino 
la misma, que tuvo el passe y no pudo menos de tenerlo, por no inducir 
ñ cosa contraria a las leyes de España, sino antes a la maior obser- 
vancias de ellas, no puede disputarse el passe á esta, ni deve requirirse 
más explícito: siendo uno mismo el assunto. 

2.°: porque enlo tocante al decreto, ó declaración prohibitiva de 
predicar, ó enseñar que sea lícito hazer. ó cooperar a lo que Paulo III 
prohibió, y de nuevo prohíbe N. SS. P. Bened. 10 , en que dho. decreto 
es nuevo, ni puede negársele el passe, por no derogar en cosa alguna 
á las leyes de España, que prohíben esso mismo Reeop. Ind. lib. 3. 
leg. 1. et multis Indicis legibus, ac regiis deeretis, quos citat, et profert 
Monteneg. Itin. lib. 2. tract. 1. Ses. 10: no necessita, ó depende de 
tal passe, ó acceptaoion p. a tener dondequiera todo su vigor, y obligar 
al Rey, y al mundo todo a su observancia. Porque en semejantes de- 
cretos circa res fidei Papa non agit ut homo, aut Legislator humanus. 
sed ut summus Christi Vicarius, cuius Divina vis, et authoritas mil- 
la tenus pendet ab ullá hominum acceptatione, et eui nenio exeeptio- 
nein ullam liumanarum legum obiscere potest, nili infidelis vit. aut 
hsvretieus. Quare Lacroix exaliss A Abus lib. 3, n. 639: Si ¡ex concern a t 
resfidei, exccptió non recepte legis non valet ; quia omnes tenentur 
credere, quod est de fide. Idem est, si lex abroget aliquid tanquam 
pravum, et scandalosum, aut si damnet consuetudinem, tamgiwm úrn- 
tlon-abilem, et iniqmni. (Yideatur super hoc Suar. de le[. . .] lib. 4. cap. 
35. á num. 3. et Diana p. 6. +. 6. Res 39. 5.) Todo lo dicho concurre 
en la Bula presente : luego muy del caso fue su alegación, y sin razón 
se censura, ó traíganse para censurarla razones de mas valia y sus- 
tancia. 


( Ejecución del Trotado de Límites de 1750, etc. — Original manuscrito , ?, 
fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 152 X 210 mui., letra inclinada , 
interlínea 3 a 7 >»?»., conservación buena). 


instituto g eográfico militar 

N ' 9 A7 : f EI Gobernador de Buenos Aires al Teniente Gobernador de Santa 

Fe, sobre los aprestos militares que se realizan contra los Indios] 

[Buenos Aires, Agosto 22 de 1753] 

Copia de carta del Gobernador de Buenos Avres al Teniente 
General de Santa Fee. 

Buenos Avres y Agosto 22 de 1753. 

Señor mío. En correspondencia a que cada dia vá Vmd. maní fes- 
tando mayor amor y zelo al Keal servicio, mi agradecimiento se va au- 
mentando, y mas con el primor, y prontitud, con que se ha portado 
Vmd. con el Reverendo Padre Alonso Fernandez: y pues se ha bueltn á 
esa Ciudad su escolta, deseo se informe Vmd. de ellos con toda indivi- 
dualidad lo que han observado en los Indios de las Misiones, tocante á 
su rebelión, por que por acá corren vozes, que todo el Rio Paraná tienen 
fortificados con cationes y reductos y en particular el Salto. Todo esto 
combiene saberlo antes de la expedición mía, y asi estimaré á Vmd. me 
responda á estos puntos con la mayor brevedad posible, y extraju- 
dicial mente ; porque no podemos saber nada por el secreto con que 
se manejan dichas Misiones... 

A toda priesa estoy haciendo doscientas Tiendas, y tengo lehan- 
ladas cinco compañías pagadas á cuenta del Rey, exepto una, que 
un vecino de aqui llamado Don Carlos Santos Váleme lehantó, y 
ofrece pagar á su costa por un ano. Otras dos compañías mas estoy 
iebantando, una á cuenta del Rey, y otra délos Particulares de 
esta Ciudad á su costa pagada por un año. Tengo prebenidos total- 
mente veinte cánones de campaña con todos sus menesteres. Con 
que si estos^ infames Indios no se conforman con la voluntad del 
Rey, se verán en lastimoso fin, y las resultas de Su Magestad, en 
sabiendo su obstinación, no sé lo que serán. Dios les alumbre para 
que no se vean en semejante lanze. Dos Navios cargados de Muni- 
ciones, y Tropas de Trescientos hombres de los del Exercito, vienen 
navegando á esta Ciudad, y una Escuadra de Navios de guerra se 
estaba aprontando en Cádiz para traher mas gente, si fuere menes- 
ter: y si todo esto no fuere suficiente, había orden en España en los 
Regimientos de afrontarse ocho mil hombres mas; por qué és yá 
empeño del Rey cumplir su contrata con el de Portugal, á vista de 
ser publica esta en toda Europa. Con que serán las Misiones bien 
inicuas en oponerse y mas que Su Magestad les dará cuanto pidie- 
ren para que no llegue este caso, 

, ión dcl T ratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 

ipoca t - fojas, papel con filigrana, formato de la hoja 214 X 307 mnu, letra indi . 
naaa f interlinea 7 a 8 tíiw., conservación buena). 




EJECUCIÓN 1 DEL TRATADO DE 1750 


143 


N.<? 48. [Noticias — contenidas en treinta y cinco parágrafos — sobre los 
sucesos ocurridos en los pueblos de Misiones, operaciones militares de los 

Indios, etc.] 

[Agosto-Octubre de 1753?] 

Noticias individuales de lo q.° ha passado en estos Pueblos del 
Uruguay desde el Mes de Agosto hasta el Octb.* inclusive. 

A buen tiempo llego el de V. R." en q. e me ha pedido algunas 
noticias individuales de lo q. a ha passado en estos pueblos de la otra 
llanda, de donde aora acabo de llegar, refiriendo todo con brevedad 
V sinceridad, quod oculis v [id] i et auribus audivi; para q.° Su R.° 
Nro. P. Prov. 1 , á q." todos veneramos con todo el affecto. como á 
único nuestro Protector en nuestros trabajos después de Dios/ quede 
en todo informado, y seguro de la verdad, como lo pide la materia 
tan importante. 

N.° 1 — Los indios en estos tiempos tienen bien repartidas sus 
espías p. r todas [partes,] no solam. 1 ' por los Pueblos del Parana, 
especialm.'* en Candelaria, mas tanbien en las Corrientes, Sa Fe, 
Buenos Avres, assi al monte Video, en los Pinares, y á la Laguna, 
de donde saben todo, y los chasquis de alia traen, y lleban sus papeles 
con todo dissimulo, en ellos les avisan de lo q.” passa, del numero y 
qualidad de los soldados, sus armas, prevención de lo q. e se dice y 
se hace, nombrando aun los sugetos y personas, con varias circuns- 
tancias y advertencias, q.° van contando á nosotros p. 1 probarnos si 
tales cosas sabemos y callamos, ó si las ignoramos, y si les pregun- 
tamos, como saben esto, responden: los q.* lo saben, nos avisan: y 
no ay q. a instar mas en la materia porq.* no descubren nada 

N.° 2. Assi acercándose á Yapeyu el P. V.“ r con los suyos, no 
solara. te han sabido su venida por una descripción de sus Personas, 
comitiva, Officios y Porte, q/ p. r allá en B.°' A." han tenido, lla- 
mando al P. VY \V Comis.° amigo y comedor con los Portugeses 
&a. y al P. Roque Custodio, Depositario de la plata, q. e se ha 
entregado en paga de los pueblos, yglesias, haziendas y bienes, como 
repetidas vezes les decían los mismos Portugeses; mas tanbien su- 
pieron/aunq.* en confuso/de los despachos, papeles y cartas q. e trayan 
del IV Comis.” y especiaba. el motivo suyo, qf era quitarles los 
P.P/ y sacarlos de sus Pueblos, por esto corrían con todo disimulo 
de dia y noche entre ellos las postas y avisos, embiando sus espías 
y observadores q.* los acompañaron siempre, mientras los otros tra- 
yan las noticias aquiridns de los Mozos en todas las [...], de lo r¡. c 
se hablaba y passaba p. r allí entre los Españoles. &a. 

N.° 3. Este punto de la plata es el más principal motivo , porq. a 
los Indios tanto se han alborotado y opuesto á nosotros contra todo 


144 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


el empeño de la mudanza de los Pueblos, assi lo permitió y dispuso 
Dios, diciendo les los íidalgos mismos, q .* los P.P* ya avian recibido 
la plata en paya de sus Pueblos , lo qual, según suenan las palabras, 
y los Indios las entendieron, es grandissima falsedad, motivo princi- 
pal del alboroto, rabia y malas palabras, q. e á nosotros han dicho, y 
llebantandose contra nosotros, tratándonos de traidores como Judas 
&a. y con tanta fu f rija, q. c pensaban los PP. S p. r las amenazas conti- 
nuas y griteria dellos pagar esta plata con su vida. 

N.° 4 Lo peor fue, q. B aunq. e ellos ya sabian estos dichos de los [1] 
Portugeses, q." fueron muertos p. r estos en los yerbales, p. r la reve- 
rencia y amor, q. e nos tenian no los han creído luego, ni se han decla- 
rado luego con nosotros, hasta q.“ con tan repetidas instancias y assai- 
tos, q. e p. r los preceptos tan mal empleados del P. Comisé les hemos 
se confirmaron más y más siempre según nuestro repetido 
empeño en este su erróneo juicio, hasta desvergonzarse mucho contra 
nosotros y alearse mas cada dia &a. 

N. ü 5 De [tod]o esto me aviso mi Corregidor, q/ es el tataranieto 
de aquel famoso Caziquc Nic.* N[ee]ngiru, el qual recibió primeram/' 
en su pueblo de aqui ai V. P/ Roque Gonzales, primer apóstol y con- 
quistador de los Indios del Uruguay con ayuda de este Cazique, y como 
este Corregidor es tan amante de los P.P." /aunq.' algunos no corres- 
ponden á el, como mas abajo se vera/ no menos q. e sus abuelos muy 
ladino y estimado de todos los Indios en la otra banda, me hablo 
llorando y rogando, avisasse a los PP.* de esta malicia de los Indios, 
no instassen mas sobre la transmigración de los Pueblos, p. r amor de 
Dios y vida suya, porq/ todo no solam." seria sin fructu ; si no en daño 
nuestro y con peligro grandissimo de unas desgracias: porq/ aunq." 
los mas entendidos y principales no crean tal maldad de la rendición 
de sus pueblos; pero la gente esta íixa en esto, y p. r qualq/ empeño, 
q/ harían los P.P. se confirmarían mas sin remedio, por esto avise al 
P. V. ,r y aun lo he escrito p. r Agosto al P. Rafael de Córdoba ; para, 
q.* sepan la grande difficultad y peligro en q. e estamos; pues tan bien 
yo soy uno de los metidos en estos trabajos por las Estancias y ver- 
bales, aunq/ hasta aora me he portado con todo euydado. 

N." (i — Discurriría sin duda su R." el P. Comis.° de haver hecho 
una cosa muy asserta en haber embiado al P. V." r á estas iMissiones con 
lides Provissiones ; pero muy ál contrario le ha suceedido, como Y R. a 
luego lo vera ; pues todos debemos confessar q.* en todos estos empe- 
ños p. r especial Providencia de Dios desdel principio hasta aora no 
huvo assierto, y q.“ los Indios sin dificultad deshizieron estas dili- 
gencias, y aun con sus discursos se han adelantado mucho mas, obrando 


fl] [Al margen dice:] Esso lo supieron también délos mismos de- 
marcadores. 




IfpW- • 


ejec ución DEL tratado pe 1750 145 

, . , ..mmervacion v monstrando mucho mejor el amor, q." « ,,s 

f „t»aoi». ■"T^ihanwi; Porq.* sin esto luego lmvicssen acabado 
teman de lo q. me ’ u \ z0 » le „eion uno dellos bien principal. 

ron nosotros- y de c. ^ Unt0 en esta diablura /ananga rem- 

diciendome. . P ^ eierta perdición de cuerpo y alma -, acordaos 
“ Inapo/ y «n nuestra antecessores nos han tenido, y 

“ vos del grande JT^sotrL 'cesir P or Dios de molestarnos con 
“ papeles, y aeramos 

» ? .. i r«í ,r 

:: teVipS” rro,.«s?«» - i «» **• •— 

«ora adelante con nuestros eannnates. 

N.” 7 Ellos llegaron bien consuitlthré 

dond ® / auerian haeeren la visita próxima, y estaban ya, como me 
el rumbo, q. querían nacer e* 1 -Rallester para venirse a este 

10 ha dicho después el “^"^•^t^en l^s pueblos, de q.* se 
pueblo p. a informai*se mejor Q rlisposicion de Dios, de haver 

temían y rezelaban con toda razón; > r ‘ a squ i q ; i es alcanzo aun 
mudado bien de repente su c \c P- ^ « pues en la otra banda 
eu S. Tli orne, saliendo de allí T.^inl nmlcr lospresos y divididos 
entre los Indios ya estaba eoncert P ' * mínima 

cada uno en otro pueblo, quitándoles entre tant0 a l otro 

mención q/ |h]izieren de las eos s ^ * • r r0 ] n <\ e estos huespedes 

.«umita grande de m." PP." q-" f « e - 

xi. o T ,.i i> V"' desde 11. A.' orden muy estre[...] y apre- 

r¡ T> rñmis’ n ■ co"iesse unos 600 Indios [1] del Parana, y con 
tado del 1 . Comis. q to nsse ehlos i os más principales 

ellos prendiesse en la otra bancía üe _ \ * ser cas - 

dieie, a lo menos 1 • ‘ ' : de los esperimentados /todos 

Indios, ni dexandose tampoco aconsejai ae u>s i 

Til ÍM mamen dice-.] Según disse el P. C." en su carta circular, 
<-sse parecer le lmdado el P. P.“ Ballester aunque este lo mega 


146 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


147 


muy buenos principios p.° el assierto/. y dexando todo el discurso 
.sobre esta Theologia a parte, de nos alguna luz p.° salvar le en los 
Tri [bu] nales mayores, pero el mismo, pensando mejor en esta materia, 
luego al punto hizo tra del P. V. or Chasqui, q.* le alcanzo toda via 
en S. Thome, como dixe arriba, avisa[ndo]le, consultasse antes en con- 
sulta plena sobre este punto, y q." cada consultor aparte le enviasse 
su parecer con las razones en contra juradas, p.r esta razón se fueron á 
la Cand/ y consultaron con tal secreto /Dios sabe como/ q/ los mis- 
mos Parancnses avisaron de lo que se trató á los de Uruguay, estando 
toda via allí los P.P. congregados. Se admirará V. R. 1 de la vigilancia 
y astucia de los Indios para escudrinar los Secretos, pero nosotros 
estuvimos bien angustiados p. r los effectos, y dichos, q/ tal abomina- 
ble cosa causó entre los Indios, ovga .solam."* 

N/ 9. unos se rieron mucho sobre este pensamiento, llamando 
a su author muy sonso, loco, sin cabeza, &a pues no quiere creer, 
q/ todos en estos pueblos están unidos y de un parecer p/ resistir 
hasta morir en su empressa. Otros dixeron no serán tan locos los 
del Paraná, pues alcanzan mejor, q/ no el, no solam."’ su riesgo, 
más también la grandísima maldad, q/ les quieren hacer los Por- 
íugeses p/ acabar los todos poco a poco, Si aova con tiempo no abren 
los* ojos, de lo (pial están ya avisados, y tenían ya sus papeles, en 
i ¡*“ les decían. q. c no se recelnssen de tal disparate, y llegando el 
tiempo de la guerra, les ayudarían & otros y mejores Theologos se 
escandalizaron, diciendo me: ay maldad más grande en el mun- 
do f quieren q/ nos otros p. r defender nuestros pueblos, yglesias y 
haciendas, q.’ nos quieren robar p. r ninguna culpa nuestra, peleemos 
y matemos á nuestros hermanos ? esta si es traza é invención del mismo 
Diablo y de Lucifer , q.* doctrina nos están enseñando los PP ? y como 
podemos creer lo q/ nos han enseñado, si con las obras hacen lo con- 
trario 1 &.* el escándalo, q.° causo entre ellos esta materia, era gran- 
dísimo, y harto nos ha costado p.* persuadirles que todos los P.P. eran 
contrarios al P/ Com/ y jamas baran tal maldad &a. pues respon- 
dieron lo creemos; p[ero] q/ pretende este Diablo con sus dictámenes? 
si no a perder nos que dexemos la fee ó q/ matemos á vos otros, q.° 
nos Jlevantcmos juntando nos con los infieles p. r todas partes, y aca- 
bemos de una vez con los Españoles? &a V.R. a alli hallara respuesta 
sobre este punto : q/ p.° nosotros es muy difícil la respuesta. 



ellos saben contemporizar se con sus feligreses, en las por[te]rias ay 
sus soldados con sus cabos, sin q.* pueden salir aun a los enfermos 
sin tal compañía, y mucho menos á otros pueblos sin tal conducta y 
solam. 1 " á los pueblos vezinos de la otra banda, en S." Nicolás ay otros 
Soldados todo el dia en ei mismo paseo, y fuera de estos muchos es- 
pías p. r todos lados, p. r la razón, q/ después se verá, y assi con gracia 
dixeron unos sugetos, q/ están presos por el Uey &a. 

N. u 11. Acabada la consulta grande en Cand/ unos 4 ,,u dias des- 
pués vino muy de repente á este pueblo el P. Roque con el P. Salvador 
con intención de pasar ellos ó á lo menos este con los tan ruidosos y 
esperados papeles y preceptos del P. Comis.“ pero, aun que su caminar 
era tan cauteloso, llegaron al peor tiempo después de la Missa grande, 
estando todos los Indios muy armados, como suelen aqui, en el Patio, 
y de las Espías de varios pueblos de i a otra banda, puestas de por- 
posito, dias antes ya p." esperarlos con toda astucia, y pillar los pa- 
peles del P. Comis/ cuyo intento ya sabían p. r sus pueblos. Todos 
rallaron en un extra ordinario disimulo, pero be advertido yo, q/ no 
h-s agradaba su venida, y lo dissimulaba tan bien yo. apenas salió la 
gente fuera, luego al punto salieron los avisos a la otra banda hasta 
S. Angel con tal presteza que á las *1 p/ la tarde ya vinieron unos 
4."“ Xieolaistas á ver me y dar la bien venida á estos PIV recién 
\ cuidos. Los recibí con todo agazajo. avisando luego a los P.P. y ro- 
gando les no llagan aorn mención de tales papeles y motivo de su venida, 
q/ ciertam." no convenía, y q," no passarian á la otra vatula, sabiendo 
lo pero sin atender me, el P. Salvador Siervo de Dios, estando 
actualin/* en el aposento del P. Roque, les dixo algunas cosas sola.""" 
con su modo tan religioso con q." discurrió de persuadirles, se rin 
diessen á las Cédulas Reales /traducidas ya en su lengua/ sin hablar 
¡es de las censuras, preceptos &a. apenas oyeron • las Cédulas Rea- 
les, luego al punto empezaron gritar como furiosos contra ellos, sin 
dexarles hablar, ni oyr razones, amenazando les, no passen mas ade- 
lante, y q/ volviessen luego, si no quieren ser cogidos con estos sus 
despachos ; y q." no molestassen en adelante la gente & a. la gritería 
era tanta, q." se ova hasta la portería, en donde luivo gente armada 
aun de otros pueblos. Salieron luego como locos de la cassa y se 
fueron á su pueblo con estas noticias, q/ ellos desseaban saber, repare 
V. R." en el azierto de nuestro empeño. 


N. 10. En el ínter, sabiendo ellos el intento del P. V. or q." era sanar 
los P.P." de los pueblos, querían irse con 600 soldados y 300 infieles, 
q/ ya estaban avisados, hasta la. Cand." /y eso no es ficción/ p. a coger 
á los P.P/ V. or y Roque y traerlos presos á estos pueblos de la otra 
han [da], p." assegurarlos y para defender sus P.P/ en sus pueblos, q/ 
todos y todos los tuvieron, y los tienen basta «ora presos con toda 
reverencia y amor, como yo lo he visto, con tal q. e no les hablen pala- 
bra en lo político; y el amor, q. e les tienen, es mayor ó menor conforme 


N. 12. La bulla y alboroto en la otra banda íera] grande, p. r esto 
luego al punto pusieron en todos los passos soldados con un escribano 
Interprete: todas las cartas fueron registradas, abiertas especial m." 
las grandes con P. C. o P. Y. or rotuladas y aun las del P. Sup/. Si 
hallaron algo de esta materia delicada p. a ellos, todo fue apuntado] y 
quemado : Todas las encomiendas registradas con mucho cuydado sin 
perdonar a nadie, y p. a mayor seguridad huvo aqui en este pueblo 
sent indias y espías con varios pretextos, y duran hasta aora de los 



US 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


pueblos de la otra banda, solo p. n saber el rumbo de la visita, y si 
a caso el P. V. ur se a[tre]be acercar á estos [pue]blos vezinos p. a cogerle 
con toda cortesía, como me contaron en la otra banda, y assegurarle, 
c q/ se fuesse de aquí, como el P/ Comis/ 

N. 13 — Los dos P.P. viendo con sus ojos lo q/ pas.so aquí /de 
otro modo no lo llovieren creído/ temerosos luego al punto tenían por 
impossible el passar adelante, y determinaron volverse ; pero el P, Sal- 
vador quiso antes leer estas cédulas al Cap." de aqui, contra lo qual 
resistí repetidas vezes, rogando le no lo hiziesse p. r las dichas Espías, 
y los Lorenzitas que acabaron de llegar, no obstante los llamó al Cap." 
y Teniente á su aposento, y les lia leydo las dichas cédulas, y les dixo 
el motivo p. r el cual fue embiado del P. V. or , y acabando este le replico 
este Cap." y la plata q* los 1*P.' de alia han recibido, en donde paro t 
el IV no le pudo entender lo q/ quería decir con esto, y preguntándome 
después sobre ello le declare el [motivo] q/ no savian, ni havian hecho 
sobre este punto principal. Reflexa bastante, el único cuydado, antes 
de volverse en hallar un modo y traza p. encaminar y embiar los dichos 
papeles de los preceptos, &a á los P.P. de la otra banda, y me los 
quisieron entregar, y encargar su despacho con toda seguridad y pres- 
teza ; porq/ ya instaba el termino y dia 20 de Set/ deeretivo/ prolongado 
precisara/* p/ el P. Vis or , pues el P/ Comis 0 puso el dia 15 de Agosto 
/en q/ los PP/" debieren .salir de los Pueblos &a Si los Indios no 
viniessen en la pretendida mudanza con toda aceeleracion/ q/ era cosa 
de suyo impossible/ repartiéndose entre tanto esto[s pueb]los de esta 
banda, pero yo les hablo algo claro, demostrándoles la impossibilidad : 
pues p/ su culpa, y p. r no haver oido mis consejos, y publicado antes 
del tiempo las dichas cédulas, ya sabían todo, los passos ya estaban 
ocupados con muchos soldados, q/ estaban y despeaban con anxias de 
pillar los despachos, sin hallar forma ni camino p/ poder p/ aqui em- 
biarlos de ningún modo con seguridad &a lo qual bien alcanzaron 
los PP.* y no lo pudieron negar, quedando se confusos sin saber lo 
q/ pueden hacer: povq* les han sobre venido otras noticias, q/ tam- 
bién los passos del Piratíni ya estaban con soldados, esperando alli 
los despachos &a y no hubo azierto en este su empeño. &a. 

X/ 14. Entre tantc. observando yo el tiempo y antes que eomen- 
>assen las may [ores] bullas, al mismo dia, q/ los PP. salieron de este 
pueblo, me he metido en los Excrcicios, enserando me sin hablar con 
nadie p. r todos los 8 días, ni aun con los P.P. de casa con toda quie- 
tud. dexando el gobierno al P. Thomas García, q/ como me as segur o 
después con el P. Diego Iíorb[ego]zo pensaba ya dexar la vida en ma- 
nos de unos 15 Luisistas q/ havian venido muy armados en busga de 
los P.P. al otro dia de su salida de aqui p/ Cand/ y fue providencia 
de Dios de haver se bnelto camino derecho sin ir se p. r S. >1/ y p. p 
el pueblo de los M/, en donde dissimuladam/' los buscaron, no creendo 
al P. Thomas de q/ se havian vuelto p/ los Apostóles y camino dere- 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 175 0 149 

) ' -w 4 

i dio. Estos Luisistas pues muy armados de todo genero entraron a 

l medio dia con una rabia, dexando otros en la porteria sus compa- 

fieros, y pidieron al IV Thomas razón de los PP/ en donde estaban 
> arrimado sus armas á el y ocupando la puerta. El P. les dixo, q/ ya se 

i übian ido camino derecho assi a la Cand/, preguntaron p. r los papeles, 

| y q/ no se irían sin ellos, y respondiéndoles, q/ ellos sabrían de tales 

papeles, q/ traían, y q/ de veras ya se avian bnelto, gritaraban con 
| voz en cuello de esta manera : pues si es assi ¿ como ya nos hemos in- 

“ formado de otros bien han hecho en retirarse, yescribales que no se 
“ dexen veer mas en la cercanía aun de estos pueblos á molestar [nos] 
“ con estos sus diabólicos empeños; sepan cierto; q/ no queremos con- 
“ sentir ni pensar aun en sus pretensiones de nuestra perdición. Scri- 
■í : -' 11 ha en nuestro nombre al P. Roque, q/ vuelva, y vuelva en hora 

; . “ mala la plata, que alli tiene guardada prctium sanguinis, que el y 

.! ‘‘ otros tales son traydores, peores que el mismo diablo, y no PP/ 

“ embusteros y engañadores, y no sacerdotes &a de estos Elogios y 
apodos hecharon un largo catalogo q/ aun lexos he oydo en mi apo- 
sento, de suerte q/ ambos P.P/* Thomas y Diego se quedaron blan- 
cos y turbados. Al fin salieron, y volvieron se a su pueblo, dexando 
en [este] y en los vecinos sus espías, p/ darles pronto aviso de qualq/ 
movimiento. &a q/ tal? asseguro a V R/ q/ si lo huviera sucedido 
tal cosa al P/ Comis/ eiertam." p. r el miedo huviera sudado la gota 
gorda, y no digo, como el Francisco primero, quando le cogieron los 
Españoles, y cuyos vestigios he visto mas q/ una vez en mi tierra, que 
se guardan ad perpetuara rei memoriam &a. el P. Sigism/ 0 quisas 
s;-ibra esplicar a V. R/ este secreto; pues de proposito no quiero me- 
near mas esta materia de balsamo de M'ahoma. 

X. 15. Acabe mis Exercieios, y supe, q/ los PP/ Roque y Sal- 
vador del todo perplexos sin saber q/ hacer, dexaban los papeles en 
manos del P. Thomas, para q/ yo los embiasse del mejor modo, q/ 
se pueda, á la otra banda; y yo de ningún modo encargando me de 
* este negocio p/ la impossibilidad por no causar tales alborotos, escribió 

el P. Thomas al P. Roque, avisando le é informando le de lo dicho 
' en el N. antecedente, y q/ aqui no ay modo de despachar los dichos 

¡ papeles, quiso Dios q/ la Respuesta tardo cerca de 12 dias, p/ haver 

estado el P. V/ r Parana arriba en los pueblos, al fin de los MM./ vino 
propio, embiado por el IT/° Pino, a q/ avian encomendado de enea- 
; minar los papeles p/ el passo de S. >1/ en una bolsa con semillas 

| con una mentirilla, q/ tales semillas avia pedido el P. Carlos Sux. fue 

1 se el propio ^Mariano sin saber nada de los papeles que llevaba, hasta S. 

i Xic/ y llego vísperas de la Navidad de la Virgen con la dicha enco- 

1 miencla. Luego lo han sabido los Indios, y según he averiguado, p/ 

*1 semblante de los PP. y sus conferencias repetidas entre si, y p/ los 
de casa, dando luego el aviso á los de S. Luis, q/ han venido luego 
«un de noche p/ tener persona en la Comedia. 


150 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


N. 16. En dia de la Virgen p. r ser fiesta de la Congregación no 
huvo nada y todos con su acostumbrado dissimulo esperaron ai otro din 
Domingo la doctrina, que hizo el P.‘ Cura, q." oyeron con toda aten- 
ción, estando no muy lexos del unos de S. Luis, acabada la Doctrina 
saco del pecho las dos cédulas traducidas ya en su lengua, les hablo 
algo, y leyó en público con demasiada rabia de los Indios, acabando la 
metió otra vez en el pecho de baxo de la sobre ropa, y se llebanto p. # 
irse a la sacristía y reparando q.° le acompañaban unos Indios armados. 
q.“ eran de San Luis, q." [ . . .Irían, le han pedido las cédulas y papeles, 
y no queriendo largarlas, le [crujieron cerca de las barandillas, y esti- 
raron los brazos, quitando ic las [ceda] las p. r fuerza, y buscando en 
el pecho y p. r todas partes las otras /q." antes ya avia entregado al 
P." [mo|n p. s guardarlas/ y no hallando las. le dexaron, después 
ellos han ley do bien las dichas cédulas, las quemaron en la plaza, y 
poco después lidiaron la Virgen en pro[e]es|sio]n &a. 

X. 17. No se puede negar, q." estaba todo mal hecho, pero se ha de 
advertir también en otras circumstancias, daban p. r mal hecho, q." 
Jales cosas se leyessen en la Iglesia, si no fuera; p. r esto todo siempre 
eu el patio después de la función están esperando p.* tratar de lo poli- 
1¡co. 2. Negaban ser estas cédulas del Roy su Señor, si no ficción cíe 
bis 1*1*." inducidos p. r el 1\ Comis." Tortugos disfrazado, y cédulas fin- 
gidas del S. Gob. ,,r q. u con esta maraña los quiere engañar; y esto 
p. r dos motivos decían l.° q. r no era possible de poder baver llegado 
de España respuesta de nuestro Rey sobre el despacho, q.” fue alia 

p. r el mes de Marzo /assi ellos lo han oido. y entienden los despachos 
de los Demarcadores 7 y sobre las cartas del P. Comis. 0 2 q.' estas 
cédulas se contradecían mucho: pues la del Rey les muestra amor, y 
avisa, que no Ies apuren &a. y la otra les amenaza con guerra, destruc- 
ción total de sus haciendas &a. y atropella con todo contra ellos incul- 
pados, sin entender a sus servicios Reales passados, y sin responderles 
algo sobre sus suplicas, q.° havian hecho al Rey, informando a su 
Mag. /engañado de los Porlugeses/ de las grandissimas perdidas de 
sus pueblos, vglesias y haciendas, y de su total ruina, queriendo des- 
terrar nos, en donde ni podemos tener ni herbales, ni algodonales. 
&a. &a. cierta m‘* no han discurrido tan mal, aunq/ ex malo su- 
posst[. . 

N. 1S. Tanpoco yo hubiera promulgado en la Iglesia /y es el 
sentir de todos de esta banda / tales cosas, sabiendo muy bien el 
P." la furia, q.' los Indios antes ya han mostrado, y aun avisado con 
claridad al P.\ Yo fuera en el patio les hubiera hablado, y entregado 
las cédulas, pues p. r esto estaban traducidas en su lengua, sin porfiar 
con tanto riesgo, y sobre esto, hablándole pocos di as ha, me respondió 

q. " [estaba] bien turbado p. r tantas censuras, sin tener con q." to- 
mar algún consejo; y por este motivo sus feligreses tienen mucho 
sentimiento contra el, q.° no ay en los de mas pueblos, quexa mióse 



% 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 175 0 


151 


sobre este empeño, y contra nosotros sin cessar, y mucho mas p. r ha- 
ver se el P. monstrado ygual mente sentido contra ellos, monstrando les 
poco cariño sin querer hablar les. por esto vinieron unos deputados 
á mi, rogando me, le escribiesse sobre este punto, q.° ellos le amaban, 
y querían tan bien no sintiesse lo passado y executado los Luisistas, 
q.* se acordasse de sus trabajos, en q.* se hallan, y les monstrasse bona 
cara: pues ya sabían, q.° todo el empeño venia del P. Comis. 0 y del 
P. Y. ,,r &a. hizelo dos vezes con cartas, q. p passaron bien, a sus repe- 
tidas peticiones, y se [ha com] puesto algo, pero estas especies no se 
quitaran tan fácil mente al P.° 

X 19. Luego al otro dia supe lo passaclo con todas las circuns- 
tancias. y avise, volando mi carta p.° el P.° Sup. r para que viessen 
el effectu de su empeño, y peligro en q. e cada dia peor ponen a los 
P.P. lo qual no quiso creer antes el P. Y. or discurriendo, q/ era 
solam/” una exageración nuestra, ó para decir la verdad, embuste p." 
hacer le temeroso &a. y esto p. r algunos de los nuestros /de q. e habla 
$. Pablo &a. que nunca han visto ni oydo lo que passa p. r aquí, y 
no sea p. r otros peores motivos, luego pidieron del P.“ Carlos mismo 
la certificación sobre el caso, q, e bien la dio con juramento, y todo 
passo por mis manos con [tanto] peligro de los Propios q.° hize á 
la otra banda. 

X. 20. ya no huvo otro passo mas, q. e no este general con dobla- 
das y triplicadas guardias aun p. r el camino; y el passo de S. a M. a está 
tan serrado q.° ni aun perro puede passar, avisando a los Marianos, q/ 
no se atreba en adelante ninguno passar p. f allí con cartas, q.° ha- 
llando una, matarían tal portador sin falta, y si viniese el PI. no Pino, 
antes de salir en tierra le recibirían con los fusiles, q.* monstraron 
al Canoero medio muerto de miedo, mandando le, fuesse luego avisar 
al P/ y q.° era un traydor, mentiroso, &a. que bien presfto] se ven- 
garían de ellos p. a veer y probar su valentía. &a. y se pre[vinie]ssen 
solamente p. tt probar las armas; y estas amenazas no eran de válele, 
como presto lo verá V. R.“ con harta risa p. f el estratagema y armas 
falsas q. # le han dado á los Marianos. 

X. 21 — Con lo pasado ya se pudiera contentar el P. V. or y algu- 
nos P.P. del Parana, según discurrieron los P.P. de acá sin hacer 
nuevo empeño de comunicar estos preceptos á los de mas pueblos con 
evidente peligro de vida, pero nada menos p. r la honra de la Com/)." 
uso varias trazas de sacear los papeles ocultos en el aposento del P. 
Simoni y embfiar] los á los de mas pueblos, aun p. r el íI. no Ropero, 
fueron en un f ardido embiadas unas cartas a S. Luis, q." eran del 
P. Comis. 0 y todas fueron abiertas y quemadas como Cartas del Dia- 
blo, assi lo decían al P. e , otras fueron en un porongo con ungüento 
verde en cima, y nada se les escapo, quedando los Indios siempre más 
rabiosos contra tales sugetos del Parana. apuntando muy bien sus 


152 


153 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


nombres, lo mas gratioso era q.' me vino encomendado un quadrita 
de un S.’° para un P. e de la otra, banda ; y como el passo era ocupado- 
de soldados, em bie solam. 1 ' las cartas, avisando y esperando mejor 
ocasión, luego me avisaron, q.* tras del quadro era un gueco, en q.*" 
debían meter aquellos preceptos y embiar los adelante & vinie- 
ron actualm. 1 * con cartas de confianza p.° mi unos Xieolaistas 
de los quales en esta ocasión no me fiaba, no obstante lie einbiado 
tras ellos el dicho quadro, q.* luego al punto, como le he sabido des- 
pués fue abierto, y hallado en el gueco las cédulas, q/ de hieren ha ver 
ido con los preceptos á los otros pueblos, las sacaron sin haber sabida 
ni visto tal quadro el P.* que me vino otra vez bien descompuesto, 
y assi lo be einbiado a la Cand." pero p. r la devoción al S.to no que- 
maron el quadro. [1] 

N. 22. En estos tiempos tan rebueltos p. r malas acusasiones y 
delaciones de un cierto amigo vezino ^lariano bien inocente en estas 
materias, huvo en este pueblo nuevo alboroto bien malo, p. r el cual 
tan bien los vezinos se inquietaron, rezelandose de estos, como de su- 
yo muy guerreros, pues sabiendo bien este Corregidor lo contenido en 
las Cédulas reales, q.* como está dicho arriba, el P. Salvador se las 
ha leydo, de la otra banda de los pueblos vinieron á menudo gente 
armada p.“ saber lo bien en buen numero p.“ su seguridad, y p. r esto- 
el tal escribió á otros pueblos unas guias, que han llegado aun aquí, y 
fueron embiados de los mismos Indios exploradores p.“ saber la ver- 
dad, q/ este pueblo y a se había 1 levantado como la guia les decía, con 
otras varias mentiras como no faltan en tales oecassiones, y aunq.* 
ellos havian visto la falsedad, y quentos de Indios, no obstante la 
mala fama llego, y las mentiras a los oydos del P. Visid. or , que- 
dando los de este pueblo muy sentidos contra tal sugeto tan crédulo, 
y aunq.' los P.P. de esta casa le avian escrito, q.* todo era falso, no 
obstante les vino a estos un aviso tras otro del Parana, que querían 
prender y llebar [...] preso al Corregidor con el Teniente p. r la co- 
municación q/ tenían con l[os de] la otra banda, yo no sabia nada 
pero luego al punto corrió esta voz hasta S. Angel de pueblo en pue- 
blo y fueron embiados de estos pueblos como 100 hombres, gente 
escogida y muy armada con el pretexto de venerar esta Virgen SS. m * 
conquistadora dolos del Uruguay, y á los Ven b,M Cuerpos de S[u] 
apóstol primero P. Roque Gonzales. Estuvieron aqui muy bien reci- 
bidos, y tratados, y mas de lo podían esperar, según lo decían aquí, 
y en sus pueblos, ellos aqui se portaron muy devotos quasi p. r 7 


[1] [Al margen dice:] aqui se equivoca el IV: esse quadro y cartas 
que tenia en su marco, sccobro de los yndios descompuesto y mal- 
tratado su aforro. 

Otras cartas que venían para mi y p.“ otros de la otra banda me- 
tidas entre unas pinturas de S. Chró las pillaron, embiandonos sol.’""' 
las pinturas. 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


dias, embiando entre tanto p. r la vezindad sus espías p. a eiiterar.se 
del todo lo q.* passaba hasta la Cand.*, y antes q. r sali[r]se de aqui, 
esparcieron con toda ajustada bellaquería la voz [de que al] mas mí- 
nimo movimiento de esta banda vendrían con 600 soldados acompa- 
ñados con 300 infieles ya avisados, p.“ dar una visita al P V. or y á 
los P.P, del Parana, p. r ser ellos la causa de estos nuevos alborotos, y 
malas consequencias de su demasiado empeño en que no se debían me- 
terse mas sin fruto, con esto se fueren muy contentos á la otra banda, 
y a sus pueblos, y como pocos dias antes el P. Sup. r me escribió, q* 
hablasse el Cap." á los de otra banda, q. e no abriessen en adelante 
stis cartas p.* los sugetos, con el seguro q. e todas sus cartas trata- 
rán cosas en su favor, he embiado de proposito este Corrg. or con ellos. 
&a. q.* tal? y advierta V. R. a la astucia dellos, y la mucha devoción 
suya. p. r esto mismo motivo me he portado alegre si, pero con todo 
cuy dado, sin descubrir nada, ni aun con los P.* me he descubierto, 
hnziendoles también una fervorosa doctrina, como me lo han pedido, 
en la yglesia al Domingo. &a. 

X.° 23 — Sobre estas cosas del Pueblos, Indios y del Corregí 
me escribió el P V. or tachándome cortesía. 1 * de remisso en cosas tan 
graves y de tanto peso : q.* no atajas.se tanto comercio con los de 
la otra banda, q/ continuam.** vienen y se están aqui tratando 
con el Corregidor, q. e va p. r estes y otras cosas no solam.’* se tiene 
por cómplice, si no fautor de todas las hullas y resistencia de los 
de la otra banda: q.* yo como ignorante, callaba y lo disimulaba 
¿ca. Rcspondile, q.* cierta m’* el Corregidor con todo el pueblo es- 
1 n lia humilde y obedficn]te á todas mis ordenes, como los P.P. lo tes- 
tificarán, y quieto. 2.° q.' antes de entrar [yo cnl Exercícios no 
havia nada de tales cosas, y lo q.* huvo después, avia el P. Tilomas 
García avisado individualm.’*. 3 q.” la causa de las primeras bullas, 
q.* hacían los Indios de S. Luis y S. Lorenzo aqui con otros, eran 
los P.P, p. r liaver aqui publicado las cédulas, de q.° no tenían or- 
den, ni convenía, como con instancias havia avisado, q.* solo era 
alborotar la gente, y llamar los aqui de la otra banda. 4 q.* yo no 
podía atajar el único passo Real y comunicación p. r el Parana, aun 
p. T orden de su R^“ porq.* en la otra banda ellos mantienen sus ca- 
noas. y muchas mas, q/ los míos. 5. q.“ el passo de S. era paso 
particular de su pueblo, y en la otra banda no ay canoas. 0 q.* 
p. a evidar las hullas atajassen alia en el Parana los continuos 
avisos, q. e le embian los Indios, bien unidos con. estos , de lo q.* tra- 
tan aun en casa; pues son p. r esto peores y mas disimulados; q.° 
se guarden de tantas espías, q. c allí tienen, y saben todo, aun las 
materias de las consultas. 7.° q.* su R." esté cierto, q. e de mi parte 
no abrá falta de avisar luego todo según me constare, pero en estos 
tiempos avia, menester especial cuydado p." evidar maiores daños en 
no creer luego qualq/ rumor y mentira. &a. y al fin después de 


I 


154 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


algunos dias, lloviendo lo bien averiguado avise á Su R." q. e estaban 
ya prevenidos como 6C0 so [Ida] dos con unos 300 infieles p. a irse 
alia a verse con S. R.“ J y acabar de una vez estas inquietudes, sa- 
biendo el mas mínimo movimiento de querer embiar gente p. a este 
pueblo &a. lo mismo escribió y respondió a su R/ el P. Diego 

JTorbegozo con mas claridad, como testigo de vista, diciendole q/ 

en materia tan delicada, y p. a cvidar grandissimos danos, q/ alia no 
comprehenden, ni pueden creer, era imposible hacer otra cosa, y mas 
de lo í|. p se hace, con esto no huvn mas cartas. &a. 

X 24 — Pero, como los preceptos del IY Comisé quedaban en 
S. Xic/ empantanados, y los otros de nuevo embiados todos que 
nimios, todo el cuidado era de comunicar á los P.P. a los menos un 

Resumen dcllos, />." mitrar la honra de la 'Vaii/J," y solicitar a lo 

menos ya q/ no se podía hacer otra cosa los juramentos de los 
PIY' sin comunicar a los Tmlios nada. Este Resumen fue embiado 
en dos cartas, bien pequeñas para encubrir su contenido, al P. Cura 
de S M.' para que las embiasse a la otra banda; pero este ya teme- 
roso por lo passado, y mucho mas los suyos, p. r lo q." diré luego, 
no hallo modo alguno, y nadie se atrebio arrimarse a la otra banda, 
bis detuvo algunos dias. y como imposibilitado, | a] visando y confir- 
mando lo q.‘‘ yo avia escrito al I*. Y. ,,r . y añadiendo, q/ la otra 
iianda era llena de soldados acompañados de infieles q." ya quieren 
pasarse a esta banda &n. /q." fue ridiculo estratagema de los Indios 
]•-.* burlar se del y de sus bríos/ me las embio, rogando me, las 
despaehasse p. r orden del P. V.* r con toda seguridad si podía, ó se 
las volviesse otra vez. bien alcanzo yo la maula, y supe lo contenido 
p/ algún discurso antecedente, dando le buenas esperanzas de cum- 
plir todo, (planto podía, y con seguridad de un Propio, q.* de la otra 
iiamla estaba esperando &a. assi lo liize después de unos 5 dias, 
<1 nando antes llego p. a nuestro consuelo un traslado del de Yapeyu 
y otros Pueblos de la Carta del P. Confes." r , comunicada p. r el P. 
Prow* q/ luego he embiado a los P.P. y assi bien podían también 
ir estas dichas cartas p. a solicitar precisa m. 1 ' los juramentos, quiso 
Dios (j." la carta del P." Confess." llegase bien hasta S. Angel con 

consuelo de los P.P. y una de las dos cartas del Resumen en la 

portería de S. Luis fue quemada con nueva rabia, i escandalosa ma- 
licia y maldad q.' hizo el Fortufjes disfrazado, es esta, decían fnt- 
•j nada en el infierno, quemadla , Sin decir nada al IY en par- 
ticular. de la otra compañera suya di re después. 

X. 25. Este mi vezino tan animoso quiso confederarse con otros 
3 pueblos y eombidar á los caziquez encajándoles mil fábulas, q." 
ic contaron los suyos p. r la poca afección q.° le tienen y aun lia es- 
crito a unos P.P. sobre esta su máxima, pero el P/ feliz se lo 

«ÜMiadirt eonotrns quauto podía, y el otro acudió luego a mi, em- 
biaudo me aun un traslado de su carta, y como todo era falso iu 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


155 




re, desengañe al dicho P/ sabían este disparate los de la otra banda 
v burlándose escribieron a uno de este pueblo Mariano, q.° se pre- 
vi niessen p. a probar sus armas &a. ellos entraron con cuydado, 
contando al P." crédulo mil mentiras y entre otras decían q.° de 
noche* veían unos vultos negros a caballo cerca del pueblo con coronas 
en la cabeza, como suelen hazer los infieles, el IY creo todo, v luego 
muy tarde saco las armas ele la amraria, cargo un fusil, lo disparo 
p r ‘ señal de su vigilancia, la gente veló, y otros se escaparon de 
noche del pueblo. Al fin le vino el pensamiento, y embio Ti este 
pueblo un mozo p.“ ver lo q.' passa. y hallando todo quieto v las 
hurlas, q. r le han hecho, se enfado, proponiendo fuertem. ‘ al l . V. 

contra su curato, lo q .** los suyos pretendir.". y esto fue muy eele- 

hfjuubi cu la otra banda de los Indios, q.' ya [le] conocen. 

X 2(5. en esta contingencia se volvió de la otra banda el Cap. t lu- 

yendo nos p. a nioutrar su lealtl [ atl j muchas cartas y juramentos pedi- 
dos de los P.P. sobre lo q/ avian hecho y executado en favor del 1ra- 
lado: q/ luego he embiado al P. Y. r tan bien me aviso este Cap. 1 de la 
indisposición del P.Xavficr], q/ conforme su [re]laeion me dio cuy- 
dado especial m." cu este tiempo y falta de los IIer."“" cu tenue ros ; 
v al otro dia luego me escribió sobre este asumpto el l. Adolplio. 
pidiendo socorro p." el enfermo y emhiandome una carta p/ el U. 
Thomas, cu q/ le previno de la enfermedad / q.' era una erisipela en 
la cabeza y animando le p. a el camino con tal, q/ no truxiesse nin- 
guno carta consigo, ni encomienda; poní/ sin falta sera registrado, 
y convoyado p. r todas partes con soldados, espeeialm."’ sabiendo, que 
viene del Paraná, y p. r esto mas sospechoso seria ciertain. ” detenido 
,»n esta banda, sin poder volverse en hallando se alguna carta ecc 
luego al plinto embio unas medicinas al enfermo .con la instruc- 
ción necesaria, rogando me hagan Propio al punto, si el mal con 
tales remedios no se rindiesse : pues estando el II. con otro enfermo 
ocupado, y p. r ser el mal en tal parte peligroso, yo me tria alia 
volando; y esto querían los P.P. q/ p. r ni.' meses ya no havian 
visto sugeto do esta banda, avise luego entre tanto al 1 . Sup. estando 
el P. Y?' r Parana a riba en la Visita sin atreberse venir aea aun al 
pueblo de S. Joseplt. 

X. 2b — porq.' los Indios en verdad estaban iritados, p. r un ru- 
mor ([/ han oydo, de q/ en lugar de nosotros venían ya unos Cle- 
rieos y frayles p. r curas suyos, y esto los ha puesto en cuy dado, y 
mayor colera, entinando espías hasta la Estancia de la Cand. he- 
char los luego, sin querer admitir de ninguna suerte otros P.P.' o 
Curas, avisando también á los del Parana, mirassen mejor en esta 
materia, q. e era traza de los Españoles p.‘ señorearse de ellos, y per- 
derlos todos. &a pero yo los lie desengañado, y q.“ esten ciertos da 
la falsedad de tal rumor, q/ no habían llegado tales personas ni tal 
barco al í tú, q/ esta en la Est. 4 de la ( and. . y q. eiertam. 110 


156 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


ymdrian tales Clerieos, y assi q/ se esten quietos. &a. no av pala- 
hras p/ escribir las sospechas, q/ han tenido del P. V/ r y del’ P. Ro- 
que, q. sin duda causo su venida á estas Missiones grandísimos albo- 
rotos, y lo q. era peor, grandes disensiones entre nosotros en [el] 
Parana en donde algunos no quisieron creer, q/ los de la otra llanda 
avian bi [en] cumplido con el empeño del P. Comis/ en favor dol 
gratado, teniendo los sospechosos ¿ce y esto es lo q/ á nosotros 
tiene mas afligidos, y es la mayor falta, q/ apunta el P. Confessor 
en su carta, y estamos con las manos al Cielo, paraq/ venga quanto 
antes Nro. P. Provincial á consolarnos, ¿ca. 

N. 27^ No passaron dos dias después de haver embiado las me 
<iicinas p.“ el P. Aav. enfermo, me vino el 3." aviso del peligro en 
q* a s « hallaba, bajando se le la hinchazón p. r los lados al hombro y 
garganta &/ p. r esto Inego al punto de noche aun hizc passar mis 
caballos, diciendo al otro dia muy de mañana la Missa, ofreciéndome 
¿d S." r y luego al alba caminaba, aunq/ el dia era p/ la passada 
lluvia y frió bien eri [tico], llegando á medio dia á S/ Xic.\ dos le- 
guas fuera del pueblo ya me recibieron con una quadrilla de soldados, 
combando me al pueblo, con todo respeto si. pero preguntándome 
de todas las cosas, mirando todo y examinando á mi gente q/ llebafba 
t*on] migo hasta 12 bien armados, y cerca del pueblo me acercaron 
mas, alegrando me con ellos /pues ya me ponocian, estando en aque- 
lla banda tantos años, y de Cura en tiempo de la peste de viruelas, 
en la portería de la Casa, halle otra guardia de soldados, v otra 
en el mismo patio, q/ me convoyaron á la yglcsia, y hasta el aposento 
del P. Cura, mirando p/ todas parte lo q/ hacia y hablaba, sin 
apartar se luego. p. r esta razón no he entrado en el aposento y solara.** 
]).* no perder tiempo, mientras 1a. gente comía y mudaba caballos, 
tomaba yo un bocado, y caminaba assi a S. Luis, sin darles sospe- 
cha p. r los papeles del P. Comis." En el Piravuv halle otra Compañía 
de soldados, q. e me ayudar" en el passage y me cogieron con mi 
gente en medio con toda cortesía, pero mirando y preguntando todo 
aun a mis mozos, assi llegue con harto canzanzio tarde á S. Luis con 
muchos soldados, allí sin tomar nada reze y descanse, caminando 
muy de mañana assi a S. Lorenzo, en donde dixc la 3Essa, cuy- 
dando de la salud del IV y juntam."' descansando p. r unos 4 dias, 
y alegrándome de ha ver me escapado del empeño, q/ maliciaba me 
quiere encargar el P. V. or tocante aquellos preceptos en »S. Nic* dete- 
nidos ]>.“ llebar los comigo p/ estos pueblos é intimarlos a los 
P.1V ¿ce. 

( N. 28. — Esta mi malicia no era vana: porq.* 3 dias después 
ide] mi llegada me vino un Proprio, dirigido p/ la lealdad de 
mi Corregidor, con una carta del P. \/’ r y de este tenor. Se admi- 
raba su R. a q/ yo me iba a esta banda sin temor ni rezelo de ser 
detenido en esta banda, q.° M serian ni estarían las cosas tan malas 


4 . / 


c 
c 
c 

( 

EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 157 | 

o. « 

como las pintan y ya q.* me voy á curar al IV llevasse con migo { 

aquellos papeles, comunicando los en todos aquellos pueblos 'a los 
PP.“ para cobrar dellos el juramento, y esto me ordenaba hizies- 
se p.' amor 1/ honta de la Comp." Luego cogí la pluma, respon- 
1 diendo a S. R/ de esta manera. El motivo de haver me resuelto yo p." 

esta caminata solo era Dios y la caridad, q/ debo á mis H. ,,u " y assi en 
estos tiempos y falta de enfermeros obligado y confiado en Dios ha- 
cia hecho el camino no poco mas q.* en un dia. sin detener me en 
ninguna parte: y assi su carta ya havia llegado tarde, asegurando a 
su R.\ q/ p. r la buena y leal dirección del Corregidor llegaba el Pro- 
pio y la carta á mis manos, gracias al S. or q/ assi lo disponía, es- 
tando yo en S. Lorenzo; y cierta m.’* me detuvieran en estos pueblos, 
si la carta hirvieran pillado : y assi ya no es possible cumplir los ord/‘ 
y saccar de alli los papeles, y q.* no venga mas tal carta, q." to<lo está 
1 lleno de soldados, q.* registran todo; ni lo creerán alli en el Parana 

lo q. 8 passa aqui, y quanta cautela en todo avia entre los Indios ¿ca. 
en este pueblo de S. Lorenzo me passo otro quento: 

N. 29 — El P/ Batlin Piza de S. Angel me hizo Propio, embiando 
me el juramento sobre los preceptos, cuyo Resumen y la otra carta 
/como lie dicho arriba N. 24 ocultam.* 8 penetro alli contando nos mi- 
rabilia de lo q/ passo. el P. ha visto el Resumen de los escandalosos 
preceptos, y haziendo .su juramento de la imposibilidad en cumplir los, 
vnlvio esta carta, la qual como sospeeliosa p. r la inscripsion fuera 
del pueblo fue abierta, y quemada, con mucha rabia de los Indios di- 
ciendo assi : no es possible q. e este Comiss." sea hombre : estas cosas 
tienen del mismo Diablo; ya han llegado los días de -4nfí Xroi el lo 
sera y no otro, pues ni perdona h las cosas sagradas, ni al SS. ,no este 
1 al debe ser quemado, como el mayor enemigo de Dios y de la 8. ygle- 
sia. y todos q. e tal hizieren. de esto deben ser avisados Nro. Rey y el 
Sumo Pontífice, para q.* sepan de una vez, q. r obispo tenemos ellos 
m-s quieren perder en cuerpo y alma ¿ca. no hay exageración alguna 
\ en este ]>unto por el grandissimo escándalo q. r han causado los dichos 

preceptos y censuras/ Todos debemos y queremos morir en defensa del 
SS* ,,L y la fec &a. ¿ca. de todo esto aviso al IV Cura en una carta al 
P. V. ,,r paraq/ vea el P. Comis/ q/ medios tan proporcionados ha 
tomado 3’ excogitado p." salir con su intento y es cierto como todos 
decimos. 3* confessamos q/ el mismo con estos sus papeles ha impossi- 
bilitado la exceucion del tratado, y como de propossito alborotado 
siempre mas á los Tndios y este es el sentir común entre los más cner- 
dos y ancianos dellos. Assi permitiólo el Señor, pues sin tener espe- 
* ric-Jicia. ni querer oyr los consejos ni admittir admonición alguna, 

(i no tener admonidor /q/ aun el P/ Oen.al lo tiene/ que cosa buena 
puede haver. Sus medios eran el 11133*01* catorro contra sus intentos. 

Sepan esta verdad todos, y especialm.* 8 en Roma y en la Corte, y 110 
den la culpa a nosotros, ni aun a los Indios. 


158 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


N. 30 — Estando ya fuera de peligro y mejor el P. Xa v. me fui 
un poco á S. Mig.' a ver al P. Lorenzo Balda, q. n me llamo, é instaban 
mucho p. r esto sus feligreses, q.® desde lo antiguo, me tenían mu- 
«dio amor, combidando me, y de veras me han recibido con excesso 
de su carino, recibiéndome el Cabildo con dos qua drill as de soldados, 
como, anos ha les havia-yo ensenado estando comigo en la guerra con- 
tra los comuneros del Paraguay, y en los Pinares contra los Portu- 
gueses, esperando toda la gente fuera del pueblo, y llevando me assi 

a lacasR del Ib" con demasiada cortesía, allí tuvo otra vez alguna 

noticia, de q.® el P. W r quiere llamar a este mi corregidor con algún 
pretexto a la Candel. 3 p. r la ealumnia y sospecha de haver abierto una 
carta de los P.P. y luego al punto fueron embiados ó soldados con el 
-M.® di» Campo p." ver y saber la verdad a este pueblo, previniendo se 
entre tanto los de mas p. a irse en su defensa aun hasta Candelaria 
armados, ovga V. R. 3 solnin.'® las quejas, q.® me han dado los ludios, 
contra esto y contra el P. V. ,,r fuera de los sobre dichos X. (i. Que 
pretende el P. V. ur con este su atrebimiento y q.® culpa ay, aunq.® 

huviera abierto sus cartas .' con razón lo hazen en los pueblos (pian- 

do el, no como P.® quiere obrar en nuestra perdición, y vemos 
im con harto dolor lo q.® escriben, y nos están molestand;) cotí tal ox- 
*’ ct'sso, q.® nos obligaran usar de otros remedios extraordinarios; pues 
el y tales no son Padres, ni se portan con nosotros como tales, y 
assi tampoco les tenemos el respeto como a tales, ellos ya saben nues- 
tra determinación, y assi los tenemos p. r alborotadores, vayan nues- 
'■ tras quejas tan justas al Rey, q." las vea, y nos tendrá piedad 
según la justicia, sabiendo lo q.® passa y q.® quiere hacer contra 
nosotros, siempre muy leales vasallos suyos, pero q.® p. r esto quiere 
proceder el P. V. or a coger alguno de nosotros sin otra culpa, no 
lo permitiremos, y le lia de costar bien su atrevimiento, vayase en 
“ hora mala, nuestro Rey no le ha dado tal facultad hasta aora, ni 
nosotros le obedeceremos hasta q.® venga la respuesta del Rey en 
este punto. Si sucedieren muertes y desgracias, el dara quenta a 
Dios p. r haver se metido y dado sobrado motivo p. n ello, y si fuera 
verdadero P.®, debiera solam.*® procurar nuestro bien, paz y quie- 
tud, y no perder nos mas, de lo q.® ha hecho ya el P. Comis." &a. 
A R. a ya reparara, q.® aora en estas contingencias no tenemos q." repli- 
car les; pues ellos alcanzan demasiado, al fin p.° evidar gra vi ss irnos 
danos escrivi después a la Candelaria con todo dissimulo entre otras 
cosas, q." sera preciso, ya q.® no puedo ir me en persona á la Estancia, 
cambiar el Correg.' ,r , y esto haré hasta q.® se vaya el P.® V. or q.® de 
veras nos da poco con consuelo, y lo digo sin murmuración ; pues con 
el no se remedió nada, nn[...] domina mucho mas la distensión ínter 
frates, y añada V. R." nomine tenus, y debemos andar con todo cuy- 
dado, según el de espíritu S.° cávete ab bominibus. 


' V 


ejecución del tratado de 1750 


159 




X. 31. Xo pude ir mas adelante, como desseaban los PP." p. r no 
alejar me tanto del P. Xav. r aunq.® ya mejor, [y] p. r detener me en la 
buelta tanbien en S. Lu[is], en donde al P. Innocencio dexe muy apu- 
rado de un largo y mal catharro p.“ aliviar[. . .] pero de S. Juan vino 
á ver me el P. Luis Charlet muy bizarro, y el IV Batliu p. r avferl esta- 
do su compañero en Exercicios, no pudo venir, al mismo tiempo se vol- 
vieron unos soldaos de la Estancia de S. Luis, á donde poco antes 
iban p. a echar de allí unos ladrones Portugeses, q.® querían coger va- 
ras, y vinieren do la laguna p. r el Guaeacay en canoas, acompañados 
c-i.ii "unos mulatos, al principio contra unos pocos ludios, q. r fueron 
registrar la Est. 3 resistieron ; pero recogiendo se estos en mayor nu- 
mero, se Unieron, y estos les quemaron sus ranchos, cobrando los ca- 
bnllos antes hurtados, y poniendo guardias ocultas á la entrada. 


X 32. Volviendo me a S. Lorenzo, me vino otra cartita bien pe- 
queña del P. Vis nr con Propio despachado p. r caminos extraordinarios, 
romo tienen los Indios, y puesto el sobre escrito p. r mano del Tí." 1 ’ 
Ropero, pidiendo me, ya q.° no era posible llebar aquellos papeles 
«•mpniVaimdos en S. Xir.\ á lo menos me fuesse p. r los otros pueblos, 
romo carta viva en su nombre, intimando les aquellos preceptos y 
censuras á los P.1V sola.'® p. 3 q.® de la imposibilidad de poder exe- 
rutar los robre los juramentos, respondí luego, q.® su R. 1,1 se quede de 
mi lealdad. empeño de los P.IV y de mi Corregidor p. r el oculto des- 
pacho satisfecho, pues aunque aquellas dos cartas suyas del Resumen 
fueron quemadas, otro en S. Luis, y la otra en S. Angel, a donde 
liavia llegado, pero fue quemada después de haverla leydo el P.® y 
deb uelta p.* S. Juan; q.® alia van los juramentos de los P.P con este 
Propio p.a V.R. 3 ron la dirección y singular cuy dado -del Corregidor; 
a q. n sr debe todo esto; y los últimos juramentos únicos q.® faltaban 
fie los P.P. de San Luí*. Reharía comigo, si es, q.® me dexassen volver, 
de lo qual correría peligro p. r qualq/* otra mala carta, o aviso de los 
Paranenses. q.® según ellos avisaban á estos de todos movimientos, q. 
av por allí, y de q.® se habla y se trata, bien se conoce, estar ellos con 
estos muy unidos y coligados &a. poros dias me detuve aquí dexando 
ya. gracias al S. r . bueno al IV. y diciendo ya Missa, me iba a S. Luis. 


X. 33. En este pueblo p.r la caridad me detuve por 3 dias p. a 
assistir y purgar al P. Cura p. r mucho tiempo ya afligido, al otro dia 
llego allí un Caziquc infiel, llamado Molina con unos vasallos suios 
• antiguam. 1 ® ya mi conocido/ y vino á veerme. del supimos varias co- 
sas passadas en la lairuna grande, a donde fue embiado con 100 de los 
suyos basta eassi al Monte Video p.“ espiar todo, y vino a los pueblos 
para dar razón de todo, varias rosas nos ha contado sucedidos entre 
ios Portugeses, q.® fuera largo p/ escribir las, y asseguro a los Indios. 
<{/" p. r todo el mes de Agosto no nbia prevención p. a la guerra, q.® no 
lenian caballos bastantes, y bien pobres p." ella, y q. bahía como 


160 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


alboroto entre ellos y los Dragones del Reyno, por lo qual cogieron 
jireso a su Teniente, embiando le á la Isla de S. Cathalina; q. e los 
Portugeses Criolios no quieren venir á guerrear. &a. otras cosas nos 
ha contado del pueblo, y P. Cura de S. Borga, de q. e be avisado al 
P. Vis. or pues este pueblo ya esta como perdido, y no me esplico mas 
aora. una carta tienen allí del P. e estos Infieles, de que mala é 
imprudentem.‘* se fio y me prometió de embiar me la p. r yerba y 
tabaco, y no atrebo de creer lo contenido, si no lo veo con los ojos. 

N 34. estando ya mejor el P. Innoceneio, y cobrados de los dos 
PP. los últimos Juramentos, en q. r uno dellos bien succineto, se esplico 
mucho al sentir del P. Confessor, sin tocar el punto, q.* no agradará 
en B.* A.* á los autliores de estas censuras, me vine a S. Nic.*, en donde 
los Indios son los mas bellacos, y los [ . . . ] disgustados /porq.* no sa- 
ben, o no quieren contemporizar se con ellos, según lo [ . . . ] lo menos : 
un dia y medio me han detenido los PP. y los Indios, proponi [ . . . ] 
cria de una hora 3 largas platicas sus quexas, q.* todas eran 
contra [noso]tros, contra el P. Comis. y P. Vis. or , y esto confirmado 
todo con símiles y figuras del antiguo y nuevo testamento, de suerte 
q. e huvo menester mucha paciencia, hablaban me con toda cortesía si, 
pero muy claro, es á saber q. e los PP. 5 con el P. Comis.° y Vis/" se 
avian portado como sus mayores adversarios: 2 q.* p. r sus mismas 
cartas, q.‘ avian visto y tenian apuntados sus nombres, conocían bien 
la traición, q.* querían liazerles 3 q.* esto era cosa indigna. p. a nosotros 
q.* tales y tales por su abominable empeño p.“ su perdición no eran 
como los PP. 5 antiguos, q. u *’ siempre los defendieron contra sus ene- 
migos los Portugueses 5 q. 5 p. r esto mismo y en su defensa portar 
se assi con nosotros, y al fin todos concluí eron, q.* en adelante no 
nos metamos m[a]s en tal empeño, y seamos sus verdaderos PP.* mos- 
trando les el amor, q. p pide de nosotros nuestro S. P.“ Ignacio &, al 
qual ellos están venerando. Con estas tan espirituales platicas me vine 
vo a mi pueblo, acompañando me no pocos p. r el camino, y rogán- 
dome avisasse de todo lo dicho á los PP. Vis/" Roque y a otros del 
Parana &a. 

N. 35 — ya considero a V. R. n muy «desseoso de saber, en q. c estado 
se hallan todos estos pueblos? Se lo dire con brevedad. 3.° los PP. están 
en sus trabajos, muy conformes con la voluntad de Dios, muy unidos 
en caridad, sin oir una sola palabra de desunión, en todo están esti- 
mados y quer icios de los Indios, sabiendo ellos contemporizar se acerca 
del punto critico, q/ no ay q.“ tocarles, y assi merecen el afecto, y 
están alegres en el S. or 2 en lo espiritual apenas ay q.* dessear mas: 
acuden mucho á la yglesia, frequentan los SS. Sa[cra]mentos con devo- 
ción, aun á mi han llamado p.* este fin en un pueblo al Confesionario 
/pregunto á V R. a si con esto he incurrido en las Censuras?/ hacen 
continúan!. sus Novenas y Proeessiones, rezan el Rosario á menudo: 


ejecución del tratado de 1750 


161 


i hacen sus Proeessiones de ambos sexos gran- 

ja al tocar a las ai *• too 'manos ó con azotes, llorando Ios-par- 
; los y «•bu'os con veht- en a a Dios, y va el orden 

yulos del ante de [ la J s *- 1 J . . .. . tc / aun([ * e0 n mode- 

diurno ^^7'si aTalgun delito o falta. 3. en lo político tan poco 
n.e.on y d screc jo/ • d¡sposieioiles i, guerra, y prevención 

av n o\ edad / . los pp/* ¿le todo lo q. e ay, i>ero en S. Nic. 

extraordinaria > aM-.an , n7on va dicha pues si no sala» 

«. i» t --Sí »»*««■ “> -rr 

i . dissiinuar. ^ ta ] es ocas i 0 nes es menester un eoia- 

S "den -.n£, y -da cobarde,^ ^ 

están pensando, ladinos y mny 

S£¡ “i °r. t 

mos discurrido, } nos hemos 1 • ’ temporal y Económico 

.nodo, O; ¡ » 

prandoa. X". .»» los P.1‘. » 

>«< p“as‘2 .«n l„.g. W» d< 1. M - 

sus casas y en las Iglesias, ios l * a s i mis ojos no lo 

j: 

!![ CTÍ&T- l3X.po8.do p.- os» I— ™ ^ 

pelear v defender nuestros pueblos si ><« S’^nflclcs la maldad, 
acometernos. 2 nadie puede aprol an u la ley de Dios, 

ti.’ en esta su pretensión nos (pueie • • > • , p (; 01 nis." v todo 

robar nos y cebar nos de nuestras t.erriis. Sepa \ ^ ” d (tt ¡ Rcy . 
el mundo, <!•' jamas podremos nwi, ’ . p j 0 s ¡,i 0 nosotros siempre 

estando nosotros del todo inculpados ux.cn misll ,os 

cosas bien informado; vayan se nnest, ' 4 t0(las estas 

? p s .r ^ ztkz&’sz zsz 

<le todas sus haziendas, y vera lo q. le dirán > 

11 


162 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


iSe^nStaí't.í S 2n r e U t° 86 i' 3 " de P6rder ’ 7 ‘ fuera «■* el 

entienden. 8 ellos nos prometen ' T* ** locu ™ de los necios, q.“ no lo 
tamos su paga p. a nuestro sustenté pa ° ar . todo y nos °tros no necessi- 
los conocemos q e mienten n r > n ecessitamos nuestros animales, ya 
lo pueden haza* a “‘' nUnca Io ni 

sepa tan bien nuestro rLv ™ ™ d siempre; sepan lo, y lo 

son sus quejas Tnt ¡m.V v , ?. mpa . r0 f amos im P lo «ndo. &a. estas 
uisi oculis videat, et áuHbil a.ÍdiaT&a ^ Credlt nem ° L ' redit ’ 

pobre y^m“r.,or^í eS "r;/,h PCrd r d f '-* - '->> 

(los de la otra l and i í, , P ‘ / en "° t,cm P° P- corregirlo. To- 

eseribamós i « H™ «í P \ ^ ^ ^ 

pies dando a Q„ p » ’ ' V •* . pomendo so niiiv rendidos á sus 

, > algunos solamente en abono del proceder del P Comis" sin 
™ on > 1,1 capas, como unos Cantero» &a 

tt,’ “ 8 - ’ 


- nrssyirs. ns rs zss: 

a Misiones] 

[Octubre 3 de 1753 — - Febrero 21 de 1755] 

+ 

A ltolaguirre° ‘' e '* Cart “ S y de mas Pa P eles cW Int." D.* Martin de 

1753,, 

se ba«M predso°s?Í r nre C Sn BUe T ^ «*"— • el Intendente 

ZnZrt S^tpo 1 * *TSS 

«STíSíT Sde n °^ L: d " ^"ternó: 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


163 




En 25 de dho. desde Areco avisó tener comprados alguuos ea- 
vallos y que dentro de 15 días esperara apromptarlo todo. 

En 27 de dho, de Areco pidió 2 (||) p.’ para proseguir la compra. 

En 31 de dho del Arrecife avisa haver tenido algunas disparadas 

en los cavados, y que D. n Joseph Martínez está conchavando gente 
para roe i v irse de ellos. 

En 6 de Nov. e di dho. Arrecife avisa lia ver llegado Martínez 
a reeivirce de lo» cavallos, y Bueyes, y que despac lia va chasques á 

los Tliciiientes de S.' 4 Feé v Corrientes para que saliesen á escoltar- 

los: Que se hace preciso dar orn, para que las Compañías de Blan- 
dengues vayan a entregar sus cavados, para darles passo en el Pa- 
vana : Que se remita al Rincón de S.” Pedro una lancha con víveres 
para la manutención de la gente de S.'* Feé: y que se remita un 
mozo de razón, para que los distribuya. 

En dho dia Acusa el revivo déla que le eserivió el Cap." Oral en 
ííO del pasarlo; y que en su eumplim. ,ü eserivió al Til/ de S. ,¡ ‘ Feé, 
para que averiguase si podrían llegar carretas a los Pueblos de Mis- 
simios. y avisase : Que sin embargo (le los reparos que hu viere, llera 
mi parecer se pasase la Boyada ala otra valida : Que se le remitió 
una nota de Medicinas que pedia el Cirujano; v que por no poder 
atender a todo, se sirviese el Cap." Oral dar provid. 4 , y la pide para 
el ganado del consumo. 

En 8 de dho mes de Noviembre de Buenos Ay res, el Cap." Oral 
respondió á la primera délas antecedentes: Que tenia dada orn, para 
que las comp." levantadas marchasen puntualmente: y para la remi- 
sión de los víveres encarga la custodia de los Animales en la otra 
vanda; y que ala Gente se le provea de Capilla, y Capellán. 

En dho. dia el Cap." Gral, a la segunda de las anteced.*” res- 
pondió: Que tenia por conveniente executaxe el transporte del Ga- 
nado a la otra vanda, porque precisam." se ha vía de marchar con 
carretas: Que tenia mandado que el Cirujano, con intervención de 
los offiz." R.* proporcionase la Caxa de Medecina : Que le incluye 8,, 
papeletas, para que los hacendados entreguen el ganado para el con- 
sumo; y que si se excusase tome otra providencia. 

En 7 de dho Noviembre, del Arrecife, Avisa el Int. B que el Th." 
de S. ,a Feé le escrive, que no puede estar tan prompta su gente para 
pasar al resguardo de los Animales y pide se provid.', y que se le 
mande Lihram. ,# para que de la Yerba, y Tabaco de quenta del Rey, 
sea entregre lo necesario en S. ,a Feé. 

En -h de dho, de Buenos Avres, el Cap." gral, respondió: Que 
no convenia pasasen los Animales sin escolta, y que se estaba apromp- 
iendo Zavala con 40„ Dragones: Que estava haciendo diligencia de 
Lancha para los víveres, por no haver alguna en el Riachuelo; y 
que para abreviar los remite en Carretas a las Conchas, para que 
desde allí los lleven los Barcos del Paraguay; Y que remite la Li- 
branza para la Yerba, y Taraco de S. tr Feé. 


164 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


166 


En 13 de cilio mes de Noviembre, del Arrecife, el Intend." Alto- 
1 agu irre acusa el rec-ivo déla antecedente, é insta por la escolta. Dice, 
que en breve acabará de entregar a Martínez el Ganado; y que de- 
jando instrucción á Zabala para el consumo de los víveres, se reti- 
rará i\ la Ciudad. 

En cilio dia dho Intend." Avissa que D. n Juan Jph Moreno con 
los 4, soldados tjue Uebó, se retira a la Ciudad : Que del Ganado de 
IV Eran/" de Vera, Muxiea, solo se pueden tomar los Caballos, y 
Muías: Y que no le es fácil decir quando podrá dar orn. para que 
la cavallada y Muías del Marques, marchen á su destino. 

En 15 de dho. Avissa haver llegado los 4 Baqueanos de S." Feé: 
los que dirige a su señoría: Que dentro de dos dias á cavará de 
entregar a Martínez el Ganado. 

En 18 de dho. Novi/ de Buenos Arres, el Cap/' gral respondió 
<ine los Baqueanos no (lavan razón del Camino de las Gallinas á Mis- 
.siones : Que liarían salido 3 Compañías de Blandengues para mar- 
char con Zavala : Que havia salido también un Barco de las Conchas 
con víveres, y enél Gandarillas para tenedor, y repartidor, y de b> 
que sobrase se le pidiese quenta : Que será preciso proveher de Ca- 
pellán, Capilla y Cirujano: v que á su venida se tomarán las demás 
providencias. 

En 23 de dho. Dice el Cap." Gen. 1 al Intend.": Que el Chasque 
remitido por Martínez, le informó, que entre los eavallos, hay muchos 
chucaros inútiles, y que la Boyada era poca, flaca y chucara. 

En 10., de Diciembre de Buenos Ay res el Cap." gral. al Intend." 
De previene encarecidamente proporcione todo lo necesario, porque se 
halla en continuo desvelo por la tardanza. 

En 11. de dho. de Buenos Avies, el Tntend." satisface ala an- 
ícicdcnte. y dice que lodo se ludia prompto; y que si algo faltase 
se facilitará dentro de breves dias* previniéndosele: Insta sobre el 
Plan que pidió en 3 de Octubre. 

1754. 

En 1." de Abril, de Buenos Ayrcs. el Cap." gral. al Intendente 
Altolaguirre, previno que ha marcha para las Gallinas, se havia de 
hacer del dia 12 al 14 del corriente, y (pie aprompta.se lo necesario 
para todo. 

En dho dia. de Buenos Ayrcs. el Intend." respondió que los 
('avalles. Bacas, Carretas. Bueyes, y parte de víveres, se halla va en 
las Gallinas; y que por no haversele ciado el Plan que pidió en 3 
de Octubre y 11 de Diciembre, presentara adjunto uno que havia 
formado, para que mandándolo reconocer se le advirtiese lo con- 
viniente. 

En 6, dh o : e! Cap. r gral. decretó: Que respecto de haver des- 


tinado 2 (¡|) — hombres para la marcha, el Intend." se arreglase á 
la experiencia que su conducta le dictase. 

En 1 (i de Julio, del Salto Grande el Intend." dió razón de haver 
llegado á aquel parage Eelmvarria, y de las dificultades que le cos- 
ta va pasar el Rio. 

En 18 de dho. de dho. Salto pedió escolta para las carretas que 
tenia cargadas. 

En 19 del propio mes de Julio, del Salto Grande el Intend. tc 
Avisa de la remisión de las carretas : Que por que Echavarria, no 
intenta pasar del Salto, ha dispuesto que los Herreros y Carpin- 
teros buelban a incorporarse con el Exercito: Que la Lanehita Por- 
tugueza, la despachara á Buenos Ay res con Pliegos en comp. a de las 
ótras de particulares. 

En 15. de Noviembre, el Intend" avisa su arrivo á Buenos Avres. 

En 16 de dho. desde Buenos Avres el Intend." Altolaguirre al 
Cap/ 1 Gral : Avisa de la representación que hacia el Marq." á D/’ 
Gómez: Que está comprando eavallos, y dando para ello las orns; Y 
que los P.P. pretenden persuadir que 11 Pueblos son los revelados. 

En 18. de dho, déla Estancia vieja de Valdés, el Cap" gral. 
previene que cscrive al Marq." y al P. Altamirano, para que pasen 
al Rio Negro : le ordena, que con su consulta, tome todas las pro- 
videncias necesarias para facilitarlo todo, y haga recultas; y que los 
Enfermos serestituyan asus cuerpos. 

En 21. de dho, de la Costa del Río Negro el Cap." gral al In- 
íendéente, le ordena passe al Rio negro con dinero, y providen/" 

En 4. de Diciembre, de la misma Costa del Río Negro, el Cap." 
gral al Intend.": Le ordena compre eavallos para los Blandengues 
á quenta de sus sueldos, y Boyada para todos: Que sele reemplacen 
al Governador. de Montevideo 2 (|¡) p. 8 que gastó en comprar eavallos, 
y se tome de allí el Ganado necesario : Que se compren Calzones y 
Chalecos para los soldados: Que ha comunicado el proyecto de Inten- 
dente con el Capitán López sobre el Ganado del Ya peyó, cuyo pa- 
recer no és agradable, y por esto ni el proyecto: Y le remite una 
noticia de desertores, para que se prendán. 

En 8 de dho mes de Diciembre, de Buenos Avres, el Intend." 
Altolaguirre al Cap." gral: Avisa estarse practicando la compra de 
Cavallos, y haciéndose diligencias de su transporte por el Th. c de S/“ 
Feé, lo que instruye con docum/" 8 : Que el Thesorcro pasaría breve 
con plata para pagar la Gente: Que queda advertido de mandar hacer 
Jos Calzones, y Chalecos pero que le parecía mejor completar las 
compañías, y darles vestuario entero : Que el P. Comisario dice, que 
se coja en el campo todo el Ganado que se pueda llevando quenta: 
Que se manden destacar 10, hombres en los Puertos donde liando 
desembarcar los Cavallos-. Que se le remita la Lancha de que es 
Patrón Joseph de Salas: Que el Marq. - escrive en la ocacioii: Que 



170 


171 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


A 24 de Agosto á las 2 de la. tarde, mandó Su Ex/ marchar el 
Cuerpo del Coronel Alpoiin, y con él 7 piezas de bronze de calibre 
de dos, y una de metralla, cuya Artillería gruesa, entregó ai Coman- 
dante el cap." Fernando Leyte Guymavanes, y también marchó en la 
retaguardia el tren déla Artillería con 12 carros. Acampamos con sol 
en el Rio pardo, pasando p/ la otra parte la Comp/ de Granaderos 
de la Artillería, comandada por el Tlien.*' deella Blasco Fernz Pinto 
Alpoím, con la pieza de metralla, y pasaron por la Puente hecha sobre 
18 canoas. En esta misma tarde se pegó el fuego en las casas de la 
Fortaleza, y no pudiemlo apagarse, ardieron parte deellas, en cuyo 
incendio se perdió mucho. Esta va entonzes Su Ex/ sobre la Puente, 
quien acudió a toda prisa. 

A 27 marchó Su Ex/ con todo el Ex.'“ e incorporados acampamos 
tn el de San Ruis, a las ‘1 de la tarde, con incomparable trabaxo. 
quedando distantes del Rio pardo, tres quartos de legua y al pasar 
v\ vagaje grueso, se arruinó la Puente en el medio, quedó el Coronel 
Alpoim p/ componerla, q/ con inmenso Trabajo y natural agrado lo 
hizo, dando la satisfaeion y desempeño que acostumbra; y el dia 2(¡ 
se retiró. 

Viendo Su Ex." que algunos soldados casados, llevaban las mu- 
ge res en o! exereito, y «dvirtiendo el perjuicio q/ causaría esta comp." 
arando el dia 27 publicar un Vando, q/ toda muger que siguiese el 
exereito fuera soltera ó casada, serta condenada a larga Prisión, y el 
marido a Galeras, y siendo Nobles pagarían 400 r/ para las costas del 
exc-reito, siendo Mulata, seria con Yerro marcada en la Cara, y siendo 
negra seria rematada en la Plaza p.“ dhas costas, y así se evitó el 
daño. Con algún motivo tocante al exereito, paró en el parage déla 
Puente todo el exereito en el campo de S." Luis, y se recogió todo hasta 
la tarde del dia 28 : A 29 a las 8 y media de la mañana, nos pusimos 
en marcha que la proseguimos, hasta medio día de una leg/ y quarto. 
acampando en el llano délas Palmas. 

En este campo paramos por el desconcierto de algunas carre- 
tas: El dia 29 acometió un tigre a un peón que estaba cerca de un 
Montecito de Arboles, y como lebantó los gritos a las 9 de la noche, 
se tocó a arrevato, y saviclo el suceso se puso la. Gente en Centinela. 

De este Campo de las Palmas, salimos el dia 31 a las 8 y media 
déla mañana, siempre en forma, y con retaguardia cubierta de dos 
Esquadrones de Cavalleria, e hizimos la marcha hasta medio dia, 
acampando a una legua, y tres quartos en el Campo del Rodeo. 

De este Campo salimos el día 1/ de Sep." a las 9 de la mañana, 
marchando dos leguas y quarto, y a la una acampamos en el Campo 
de Buena vista. 

De aquí salimos el dia 2 a las 8 y tres quartos déla mañana, y 
marchando hasta medio dia por dos leg/ acampamos en el campo 
verde. 

De aquí salimos el dia 3 a las 8 y media de la mañana, acam- 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17S0 


pames a la Tanda del Sur del Rio Butaca ray. a las 2 y media de 
la tarde marchando una Legua. En el paso deeste Rio, fue Su Ex/ 
incansable, mandando hazer, y asistiendo á construir una Puente sobre 
ramas gruesas, q/ en menos dé dos horas se acabo, por donde pasó 
toda la Infantería, y los carros; la Cavalleria pasó por el Rio con 
bastante trabajo; siempre q.* liuvo q/ pasar a la parte del Norte, 
hasta el dia quiltro, se niantubo una Guardia de 100 Dragones mon- 
tados. 

Deeste Campo de Butacaray, salimos a las 8 de la mañana del 
dia 7 y caminamos dos leguas y media, hasta las dos déla tarde, 
acampamos en el délas Lomas. 

De aqui salimos el dia 0 a las 8 y media déla mañana y con 
la guardia del (¿u artel M'ré Oral, fue un negro dcliuquonte. que havia 
hurtado dinero del exereito. a cuya frente mandó Su Ex.* que lo 
ahorcasen, siendo execiitur deesta orden el Can." Joscph Antonio de 
Figueroa, y lamiéndose luego oi exereito en marcha caminamos dos 
leguas y quarto, y acampamos á medio dia en el campo del fuego. 

l)e aquí salimos por la tarde el día b. después de puesto el Sol, 
se avistó por la parte del Sur. en el Rio Jacnliy, una fortificación de 
Indios, y algunos u cavado, la (pial perfectam.*' se distinguió con 
el anteojo, y subir tres fognttas, a las (piales Su Ex/ mandó corres- 
ponder con otras tantas por el Capitán Fran/” Pinto Vandeyra, y 
como á la oración huvimos de tocar Caxas de Guerra, se doblaron las 
Guardias, y las Ronda'!, y guardamos toda la vigilancia esta noche. 

De aquí salimos a las 8 déla mañana el dia 7 y como era a la 
vista délos enemigos, liuvo cautela en la marcha q/ se executó por 
orden de Su Ex." en la forma sig/" 

La comp/ délos Paulistas de a pie, marchó formada en van- 
guardia: a este seguía la Comp/ de Granaderos del Cor. 1 Meneses: 
a esta la de Alpoin; aesta la de Soiza, cada una con su pieza de me- 
tralla; En la retaguardia de dhos Granaderos, marchó la Artillería 
gruesa, y toda dispuesta p/ fugar; a esta seguíase el Cuerpo del 
Coronel Alpoin; á este el de Meneses y la cavalleria cubría la reta- 
guardia. En esta marcha no so exploró el campo, por que la Guar- 
dia del Quartel Mré Oral, y Va nde rolar, marcho en el cuerpo, y -i 
las 10 de la mañana, acampamos junto al Rio Yacuy, siendo la mar- 
cha de este dia de tros quartos de legua. 

Ala randa del Sur deeste Rio, estaba una guardia de Indios 
enemigos, cubiertos de una trinchera, y luego Su Ex/ mandó Rebas- 
en lira margen tres compañías de Granaderos, con las Piezas de Me- 
tralla, y los Indios tocaron Caxas de Guerra y Gay tas, haciendo un 
excelente son. a lo que Su Ex/ mandó corresponder con timbales y 
clarines; les hablaron los lenguarazes, q/ de parte de Su Ex/ com- 
hidó al cabo de ellos a pasar a lira margen q/ era la del Norte, ln 
(pial exeeutaron pasando en tres pelotas con el Cabo, y conduciendo 


■0. / 


172 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


los Su Ex." a su Yarraea, los agasajó con varias comidas y Hopas, 
pero ce imada m/' nos negaron el paso, y luego sebolvieron a su margen. 

Viendo Su Ex/ impedido el paso, ordenó al Cap/ Franz/ 0 Pinto 
Vamleyra, al Ayud." Antonio de Yeyga, y al Alférez Jph. Fernz, 
que con 12() soldados buenos nadadores, pasasen á la madrugada del 
dia S el Kio arriva del paso, que hisiesen desalojar los Indios déla 
Trinchera, aprisionando y matando á los que se les opusiesen, y luego 
a la media noche cortaron los carpinteros, un trecho de Monte en lira 
margen, y enfrente de los enemigos se puso toda la Artillería del 
Exercito, y como el corte délos Arboles, fue ruidoso, puso a los Ene- 
migos en confusión. 

Al punto de la media noche se pusieron en marcha los q/ devian 
atacar los Enemigos, p. B tener tpo depasar todos y dar sobre la 
trinchera a romper de la Luna, quando pudiese hazer efecto nra 
Artillería, y siguiendo el camino déla Selva, procuraron todos la 
exeeuz/" En esta misma noche a las dos, recivió Su Ex/ Carta del 
Govern/ r del Rio grande, avisando que el Gral del Exercito caste- 
llano, que haría entrado por el Rio Uruguay, liavia retrozedido la 
marcha, y que con esta noticia venía un Cap." de dho Ex/° y luego 
se mandaron retirar los del asalto q/ lo hizicron por la mañana del 
mas cruel frio.q/ hemos encontrado. 

El dia 11 de dho mes do Sep. r " llegó el Cap.” Castellano Ph/ 
de Mena, con Cartas del Gral O." Jos.eph de Andonaegui. q/ orde- 
nava a Su ex." se retirase y retrnzediese la marcha a tomar michas 
medidas, y siendo el valor (le Su ex.“ capaz de conquistar el Mundo, 
con los soldados y oficiales de su dependencia, no quiso hazerln sin 
ser forzado. 

El dia 13 hizo Consejo de Guerra, y se combino enq/ el Alférez 
Antonio Pinto Carneyro, llebase cartas al Gral Castellano en que le 
representaba Su Ex/ el valor de las tropas, y quanto le era fácil, 
entrar en las Misiones, y el dia 35. partieron los dhos Alférez, y 
Capitán Castellano. 

Como vinieron a nuestra margen algunos Indios, y oficiales 
dcellos, a persuadir no pasase adelante, los agasajó dho S/ r de tal 
modo que le franquearon el paso. El dia 30 mandó Su Ex. 6 pasar 
los Nadadores, hasta el 33 pasaron a la margen del Sur, las tres 
Comp/" de Granaderos, Paulistas y Aventureros, y todo lo q/ per- 
tenecía al Cuerpo del Cor.* Alnoín menos el Cap." Fernando Leyte, 
que siempre comandó la Artillería gruesa en la margen del Norte, 
pasando las tres de Amiurde. y se hizieron entre los Arboles en que 
se acamparon 550 hombres a escondidas, mandados p/ el dho. Co- 
ronel. 

Esh\ el paso del Rio Yacuy en 59 gr/ y 57 min. 8 de latit. d austral, 
y. en 329 gr. 5 y 38 min." de long.' 1 contados de la Isla de Ferrer. Es 
el Rio de 3 2 brazos de ancho, y en su natural tiene 2 brasos de 



? 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1 7 5 0 1 7-3 


ondo; Una y otra margen es cubierta de Arboles, y toda la Madera 
es de Ley, y fértil de Caza y Aves de todas las del Brasil, tiene el 
Rio muchissimo Pez, y p. a la fabrica déla Pesquería y pasage del 
Río p/ la comunicaz/" se hicieron en nra quedada 23 canoas, entre 
grandes y pequeñas, que vinieron para el Rio pardo a 3 9 de Nov/ f 

Después de hazernos Señores de la margen a la Valida del Sur, 
vinieron algunos Indios a su negocio, y conduciendo p.“ su fortií’i- 
caz. , ”‘ que distaba del Rio inedia legua, dos Paulistas, desaparecieron 
con ellos, dexando de venir a nra presencia : y el dia 25 de Sep. re 
presentaron su exercito 000 hombres montados: se apromptó todo, y 
haviendo embaxadas délos Enemigos, hablaron á Su Ex." q/ pasó la 
margen del Sur, y 3a Patrulla a este fin, hallando en este lugar las 
tres Comp/* de Granaderos, con las Armas a las 11 del dia, y se 
retiró el dho Exercito, Rebánelo los de la Embaxada alguna Ropa que 
Su Ex.” les dio, y ellos correspondieron con 13. Yacas, siendo segunda 
vez regalados. 

Empesaron las llubias al principio de Octubre, e hicieron su 
efecto, de manera que el Rio salió de Madre y anegó todo, creciendo 
en esta ocasión hasta el medio de las Varraeas, y siendo algunos 
de opiniou q/ abandonásemos el paso, prevalecieron los mas en q.° 
no lo hiziesemos, por q/ seria preciso acampar en el Monte, enq/ 
estaba la fortificación de los enemigos, y haziendolo no solo rompe- 
ríamos la paz. mas también perderíamos el paso, y representando los 
comandantes délos Cuerpos a Su Ex.“ el perjuicio q/ se nos seguía 
de la mudanza, y acordándose dho K. r déla constancia da sus Sol- 
dados. aguantó toda la creciente, estando todos sobre trozos de Ma- 
dera. y andando por las calles del Acampamento con Canoas, pade- 
ciendo menos a la margen del Sur, por la atención j/ tubo el Co- 
mandante de atrincherarse contra eí impulso de las aguas que empe- 
zaron a menguar milagrosam/' á 16 de dho mes. 

Como los enemigos nos vieron cercados de Agua, y no haciendo 
conzepto del valor de uros soldados, pensaron que era ocasión p/ 
atacarnos, con que c-1 dia 13 de octubre, presentaron segunda ves su 
Exercito. que se jusgó ser de mas de 1500 hombres de a cavallo. 
tocando Cusas, y tremolando Ya mieras, davan demostraz/"' de querer 
atacar, y avisando el Coronel Alpoini, a Su Ex/ del intento de los 
Enemigos, y de que ya tenia apromptado todo p/ la Batalla, pasó dho 
S/ r a la margen del Sur, dexando en la del Norte prompto el socorro, 
encomendado al Coronel Fran/" Antonio Cardosa de Molieses y Sousa, 
y después de haber desembarcado de la Canoa, en que paso la furiosa 
corriente del Rio subió por la Puente q/ se liavia fabricado dentro del 
acampamento, y por el varro, llegó al campo, a donde mandando 
enarbolar Yandera de paz, embió á los Enemigos el seguro de poder 
dar su Embaxada, lo qual hizieron por dos vezes, y a las 2 y media 
de la tarde del mismo día lebantaron el sitio atemorizados déla reso- 


} 


174 


175 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


lucion que Su Ex. 0 tenia de no abandonar el paso, y por q.* los 
Enemigos conocieron el respecto de nros Granaderos, q.* luego se le 
presentaron, dieron Lizeneia p.* comunicarse con los nros, lo ciual 
bu Ex.* concedió. 

Como fue á frecuentarse la comunicaz. 00 entre nros soldados, v 
los Indios, estos trayendo Muías, cebo y Paño desús fabricas, y aque- 
llos comprando sombreros, Vayetas, y Botones, con prohivicion de no 
dárseles cosa de fierro, y asi continuo la Feria, a la frente de nra 
* atrulla, con incomparable cautela en el Comandante, cada día 
venían muchos Indios a comprar y vender, y hubo día enq/ vinieron 
mas de 2.'»0 y por que algunos se aficionaron de nro estilo nos brin- 
da van xa mínelas y Gavtas, y por la continuación desertaron p. 4 nro 
exerciío algunos, a los quulcs En Ex.* hospedo con grandesa, y sa- 
viendo un Cap." deellos los q/havian desertado, los vino a pedir a 
bu Ex. , pero como los dhos no quisieron irse, se quedaron spre haxo 
de nras Va mieras. 

Retirado cilio Capitán sin lograr el intento de llebarsc los deser- 
tores, intento amotinarnos, para cuyo fin atacó con muchos Indios 
de a cavallo nra Patrulla, debaxo del campo, la noche de 3 Nov/' cuya 
i ati ulla retirándose, dio la señal de Armas; a este ruido se apromptó 
todo, y el comandante de la margen del Sur, donde eran los asaltos, 
puso todo prompto, con el desembarazo propio desu grande capacidad! 
pero reparando los Enemigos nra promptitud, dieron en el Campo 
muchos Gritos y se retiraron, guardando el Comandante la cautela 
de mantener las Tropas sobre las Armas, hasta el dia claro, y e! 
dia siguiente vinieron los Indios a pedir perdón diciendo que aquel 
motín fue ocasionado por Gente q. e havia reeien llegado de un Pueblo 
de las Missiones. 

En los días de Nov. mando Su Ex. 1 pasar p. r las Armas, a 
un soldado del^ Reximiento de Meneses, por liaver intentado el huirse, 

> combidado a otros p.‘ el mismo fin, y haviendo intercesores a la 
sentencia, usó Su Ex. a de Piedad, condenando al Reo a Galera 
perpetua. 

El dia 11 de Nov/’ llegó la noticia de que los enemigos, havian 
atacado inmediato baxo del paso del Rio Yacuy, a unas canoas de 
V iva nderos que venían de Vi ama mi, su negocio en el exereito y mandó 
Su Ex. en el mismo dia, a la Comp." de Granaderos del Reximiento 
de Artillería, comandada por su Tlien." a castigar este insulto; bol- 
vió el dia 12 trayendo las canoas con todo quanto tenían, menos la 
-rente que se havía liuido luego que a la parte del Sur, avistaron los 
Indios, délos quales los soldados no tubieron noticia. 

El día 12 de Nov/" cerca de la Oración, llegó el Alférez Antonio 
Pinto Carneyro, con la respuesta del Gral del Exereito Castellano, 
(pie ordenaba a Su Ex. a que irremediablemente retrocediese la mar- 
cha, hasta tomar nuebas medidas, y q. e el haría lo mismo, después 



% 


I 


i 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


de haver visto que era imposible de hir a las Missiones por el camino 
que havian tomado, donde havia tenido un choque con los Indios de 
Yapeyto, matando y aprisionando á muchos, lo qual oyeron los nues- 
tros con grande embidia. 

'Como Su Ex. a no deshizo el intento del Grál Castellano combidó 
p.* una conferencia a los caciques q." se hallaban comandando los 
cinco Pueblos en que estaba la Gente enemiga dividida Rio abaxo, y 
Rio arriva, y viniendo ellos a su presencia a 17 de Nov." los hizo 
amigablemente Jurar que eran Caciques y mandó señalar un termino 
que no pasasen los Indios, la margen al Norte del Rio Yacuy, y q." los 
Portug.* harían lo mismo a la del Sur, y los q.° fueran hallados fuera 
de estos limites, serian tratados como Enemigos, saibó si fuesen con 
depend.* de S. M. C. A los Caciques se les daría toda la ayuda y favor, 
y los dhos Caciques contentos y satisfhos pidieron se celebrase Missa 
con Música, en acción de gracias, délo que Su Ex.* havia obrado. 

Como llegamos tan cerca de las Misiones, es cosa justa esta, dar 
relación siquiera de una de ellas, lo que liare p. r noticia de un Indio, 
llamado Ignacio, hermano del Cazique de S.*“ Angelo, el qual en len- 
gua Española, después de bien agasajado en comidas, y algunas ga- 
lanterías de su agrado, me dijo en presencia de varios Portug.* que 
el Pueblo de S. ,n Angelo se quedaba al Norte, y distante del Paso 
del Rio Yacuy 20 leguas de todo el camino, que era un grande Pue- 
blo, con muchissimas calles, y q.' todas las casas eran de texa, sin 
que dentro del Pueblo linviese ni una cocina de Paxa, q.' tenia mu- 
ehissima Gente, una Iglesia, sola, fabricada en medio del Pueblo, y 
bastanteni."* adornada, que el Pueblo está fabricado en una planicie, 
cubierta por retaguardia de una larga sierra, y por la frente del 
Rio Pirratanim, q/ en ella residían los Padres déla Comp." Pedro, 
Bartholome, y Lorenzo, y que llalli havia todos los- oficiales nezesa- 
rios al servicio de un grande Pueblo, que tenían varias fabricas de 
Lana y Algodón, y que era fértil de todas las frutas de Europa y 
Brasil, que havia mucho Trigo y Arina de Pan, y que todo se acre- 
dita por lo q.° vi mas q. e en el Pueblo se guarda el mayor silencio 
y reximen posible, y que los Indios solo executan lo q.' los Padres 
les ordenan, que havia prohivicion deestos, que los Indios no fuesen 
a un Cerro cerca del Pueblo, por decirles los Padres q.“ enél havia 
fantasmas encantadas, siempre s? oían truenos, y cabían Rayos; pero 
n.* todos los años hiva un Padre con Indios de mas confianza, á 
Vendeeir el Cerro, y que de allí sacaban lo que nos mostró, que era 
una Pepita de Oro (Via hechura de un coral, ensartada en un 
Cordel, que traína cu un brazo, v que dentro del mismo Pueblo, 
havia estudio de Solfa y Latín, y q." se enseñaba a tocar todos los 
instruía. Sonoros y Vélicos, aquellos p.* el festejo del Culto Divino, 
y estos p.“ el govierno desús tropas, que havia Escuelas de Danzas, 
y de todo lo domas que podía formar á un hombre palaciego, q. e havia 


176 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Rexim.'" y Capitanes de Soldados, en la misma forma q. 8 en nras 
tropas, y q." este Pueblo era fortificado en varias partes, eon 40 
piezas de Artillería, y q. e en aquella ocasión havian puesto en Campo 
1500 hombres armados conflechas Lansas. y Bocas de fuego. 

A 10 de Nov/' pasaron los soldados, oficiales, y toda la demas 
Gente q. e estaba en la margen del »Sur, a la del Norte, y á las 11 
de la noche, se quemo la ranchería, para cuyo fin sequedó Gente 
hasta entonzes 

A 21 nos pusimos en marcha, lo q. 8 hizimos siempre á las 
quatro déla mañana, fuera de la cavalleria q.° siempre -cubría la 
retaguardia, poniéndose en marcha a las siete del día; tiempo enq. 8 
tenían promptos los eavallos, y sin faltar día alguno, acampamos en 
el Campo del Rio Pardo, baxo de la Artillería, a la Fortaleza de 
J. ir. I. 

A 27 de dho mes, falleció el Cap." Pablo Cay.” 8 de Sausa el qual 
p. r molestia, el dia 23 se liaría apartado del Exereito. 

Conociendo Su Ex.“ la grande voluntad con q. 8 todos los Vasallos 
de S. M. fidelissima, se emplearon en su servicio en esta función quiso 
darles el premio, y el dia 0 de Diz. 8 proveyó todos los puestos vacos 
de subalternos en el Rio Janevro. S. ta Catlialina, y Rio grande, y 
atendiendo a los q.* le acompañaran en primer lugar, hiso 31 
Theii. tr "; 16 Alferezes, 18 Sarg.‘°* del mira.* 51 Cabos de Esquadra, 
En cuya promoción, animó nuebam. 18 asus soldados, y les añadió oí 
espíritu para otra función. 

Como por Carlas del Gov. ,,r de Buenos Arres, tenia Su Ex.‘ la 
certidumbre de no ir a las Missiones p. r este camino le fue preciso 
bol ver a edificar la Fortaleza de I. M. I. p.“ cuyo fin el Coronel 
Joseph Fcrz Pinto Alpoim, delineó un mexor modo de defenderse, 
y luego después en la exeousion habriendole grandes fosos, y altos 
ierra plenos, quedaría en efecto inconquistable por la Nación Tape. 

A mediado de Diz. 8 Su Ex.* rceivió cartas desús correspondientes, 
cuque le avisaban déla resolución que havian lomado, emprendiendo 
nuevamente la marcha por el camino de S. la Tecla, en el mes de 
Marzo de 1755. a lo que Su Ex." respondió q, e ya se ponía en mar- 
cha, y luego mandó marchar al Then.* 8 Coronel Tilomas Luis Ossorio, 
eon los Dragones p. ft el Rio grande, y poco después marchó el Coronel 
Fran. c * Antonio Cardoso de Meneses y Sansa, eon alguna Jnfant." y 
Aventureros para Viaman. 

Trabajóse siempre en las continuas faenas de la Fortaleza del 
Rio Pardo, y a 4 de Enero, despidieron las Nubes una tempestad tan 
horrible, q. e causó horror, no dexando Yarraca en pie, aunq. 8 los 
soldados llegaron aellas p.“ ponerse en su abrigo, y sosegando casi 
al ponerse del Sol se vieron en el cielo notables fenómenos, causando 
el movimiento de las Nubes, grande admiración. 

A 19 al punto de la media noche, pegó el fuego en las Casas de 


f.tecuci ón DEL TRATADO pe_1750^ 


177 




el viento lo Robo a Aari * ’ \ • n( jj 0 s0 ] 0 ] a casa de hu Ex. , 

todo a Ceniza quedando lnre * 1 la pepdida en mas de Veinte 

t l Almazen déla Polimra, > 

mil cruzados. infantería para Viaman y a 2< de 

Continuóse a despedir l* ^ * el E ¡ 0 Gayba, desando 

Enero, exeeuto Su vv > • • 1)rel . Q tom 5 Puerto en Viaman. 

la Fortaleza guarnecida, > a 3 ^ Govcrn." del Fio 

A 5 dedho mes, n-civio bu esta va P* llegar a 

en nombre del la 

«/-- A ™-- «- «- * «— " a ” 9 

en el Fio grande de San Vedro Qov .- de M." Video, y 

En esta Población hallo ha - . Tropas p.“ entrar al 

Ex. tt liavia hecho 

.. , 17 , 0 ctc . _ Original manitscnio, 1 " 

rvirrución dtl Trnlodo de Límites * 1 oq0 m Uira inclinada, 

ve cié» rctjtdar) . 


[Martin García, Marzo 24 de 1754.] 

Xrciund" Conferencia 

En eonseeneneia de ,2^^ 

celebramos en esta Isla de - 1,1 i” ) imo pasado de mil setecientos 
firmado en dos de Jumo ^ a ’*°/" 1 Vr en este mismo Pavage. 
eincuenta. y tres, liemos '"ulo nifcst é, Yo Don José de 

Y habiendo abierto las , Vos' Excreitos de su Magostad Ca- 

Andonaegui. Mariscal de . General de estas tres Provincias de. 
lólica. su Gobernador. > • 1 ‘ Don Gómez Freiré de AmlraJa, 

Rio do la Plata, al de Su Magostad 

caballero proteso en la <”(. . y («apitan General del Hio de 

Fidelísima. Maestre I >imp s ‘ J ' ¡ ]>,¡ n eipal para la exccueion 
Janevro. y Minas C.c.iw»le«s > C«n “ ret . Ul laba la Gente que necesitaba 
del presente Tratado: ( ¿" c V¡ pra etieado el Padre Altanurano 

para ir á evacuar ^ h ^Puebl». por medio del Padre 

la diligencia de sacar a entrada los Indios, ni pudo ponei 


182 


instituto geográfico militar 


Sigzsi*? “»“'«•' /r 

oonsuitir con íñJñf-*? 8 ’ P “ ra ' B ° Caso teng0 fac « l ‘»d de arbitrar, ó 

:r£r ?2“- ss «wats taré 

Gómez Freí re de A mira da = 

«..»tin¡ínnd¡ U V«?r T est;l . oxpr.sa.lo c,i todo el acto antecedente v 

V d‘ Su ' Í,Ü 1 M^ , r- i,n ° s l ;r ,p " 1>S tle su JI '»*«tnd Catón.*. 

>re . . 1 ' <k ; 1,Mma - el ^ a '-'|ués de Vnlde Lirios, y Gómez 

. \ * n ^ ItK ^ 1 - a obrar con aquella misma buena feé sinceridad 

amistad con que los dos Augustos Contratantes, lian tratado y nuíe 
, . <|lle L'ateiuos este negocio, como lo manifiestan v encardan e Uv 
<dus,mamentc en el Tratado, en las- Instrneeiones/ y en lo" cuatVó 

<iue dé hi.M 1 I . la -;T ° S ’ Pa , ra qmtav tndo " enel '° de dnd». y de motibo 
I úl lu ai a la mas ligera interpretación, que pueda alterar des 

! IU0 .>> ''- lla «»;«'« «on que humos obrado deU el n ' ¡do le ‘ ' 

rti-l " U,,1 °V jUS,am0S - V dwh ™“^ ‘iniistOsaménte los . na- 
no -Artículos siguientes 

Articulo l.° 

oeunt U '! q hnp.! OC v S hlS tr ° PaS d ° Su ira ? ostíld Fidelísima, lleguen a 
ó dós n tn l^ l^ p ! , 1>aclhcamcntc - ^ Por fuerza de Armas, nno. 

tud de? Tra?adn S í “*? , 0 *’ qUe Se . hande entrc S ar a su Corona en vil- 
cL clel Ti atado, no deben por ningún caso, motibo alegato 6 ínter- 

p etacion reputarse por entregados formalmente, ni deben tampoco 
alegar absortamente derecho alguno á ellos, aunque le «ST el 
ganarlos todos, o parte con las Armas; por que debe suponer e eonm 

r isvas s s 

Píos’ de Su "fagésíad Z\vTeuJZ 

■ mga la entrega formal que prebíene el Tratado é Instrucciones.' 

Articulo 2. a 

-misf.TV maS P ' ell ° oumplimiento déla sineeridad, buena feé v 
am stad con que nos mandan los dos Augustos contratantes oLt 
a exeeueion del Tratado, hemos ofrecido Nos el Comisario Prin- 


EJECUCION DEL TRATADO DE 1750 


183 




eipal de Su Magestad Fidelísima, y convenido con el de Su Mages- 
tad Católica, que no necesitando, logrados ya los Pueblos, de dos, 
ni de tres, ni de mas, para acuartelar las Tropas del Rey Fidelí- 
simo nuestro amo, sino de uno solo, nos retiraremos con ellas á 
aquel que nos escogiésemos por mas á proposito para ser socorrido 
de víveres de los Dominios de Portugal, dejando en poder de las 
Tropas del Rey Católico los que no hubiésemos llegado á ocupar, 
hasta que llegue el caso de la formal entrega á la Corona del Rey 
Fidelísimo mi Amo. 

Articulo 3.° 

También convenimos, y ajustamos, fundados en el Articulo 25. 
del Tratado, que si entregados ya los Pueblos á la Corona de Por- 
tugal, hubiese para seguridad déla quietud dolos Indios, b se 
sospechase que tienen algún designio de bolber á perturbar la paci- 
fica, y legitima posesión de los Vasallos de Su Magestad Fidelísima, 
deberán quedar parte, ó el todo de las tropas de S. M. C. en el 
para ge que fueren necesarias para auxiliarlos, ayudarlos, y defen- 
derlos de cualquier insulto, 6 imbacion, hasta que efectibamente 
queden asegurados, y esta Hice idos en dichos Pueblos, y también los 
Indios en los parages á donde haiule ir a poblar. 

Articulo -I . 0 

A proporción que se bayan ocupando los Pueblos, sea por bien 
de paz, sea por fuerzas de armas, por las Tropas de Su Magestad 
Católica, y de Su Magestad Fidelísima, Nos su Comisario principal 
Gómez Freire de Andrada, daremos las ordenes necesarias, al Go- 
bernador de la Colonia del Sacramento, para que vaya preparando 
¡a evacuación enla forma que lo tienen capitulado los dos Au- 
gustos Contratantes en el Articulo quince del Tratado, para que en 
teniendo noticia Nos el Comisario principal de su Magestad Cató- 
lica, por parte de Don José de Andonaegui, de tener en buen estado 
la evacuación délos Pueblos para entregarlos, podamos pasar bre- 
bemente a las Misiones, y ajustar el dia fijo en que se deben hacer 
las mutuas entregas délos siete Pueblos déla Colonia del Sacra- 
mento, según está estipulado en el Tratado é Instrucciones, quedán- 
donos ahora en Buenos Ayres a prevenir con tiempo la primera, 
y segunda partida que debemos despachar desde los Pueblos de 
las Misiones, sin cuia tranquilidad, y seguridad, no podemos expe- 
dirlas, y á esperar la respuesta que deben dar los Comisarios de 
la tercera, sobre el medio que escogen para demarcar los Ríos 
corrientes é Iguazú, y entretanto hemos acordado, que en cumpli- 
miento de lo que está prevenido en el Articulo séptimo de las Ins- 
trucciones, haremos publicar Edictos enlas Plazas de Buenos Ayres, 



4 ■» 


184 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


[Montevideo y la Colonia, con estas circunstancias: Que los vasallos 
de Su Ma gestad Católica, que quieran pasar á la Colonia del Sacra- 
mento, á comprar los víveres, muebles y raizes que quieran vender 
sus vecinos, á los precios que se ajustaren, lo pueden exccutar, exep- 
tuando en esta venta los géneros de Comercio, como lo declara 
el mismo ai’tieulo, porque solo hande tratar de ella con una Persona 
que se embiará para esto de parte de S. M. C. y si se ajustase 
con sus Dueños las tomará, y sino las remitirán al Rio de Janeiro, 
ó á donde les pareciese, para que con este desengaño no puedan 
clamar perjuicios al tiempo de la entrega de la Plaza, que exciten 
la piedad á su dilación: Que los Mercaderes déla Colonia, que 
quieran quedarse por vasallos de Su Magostad Católica, y tengan 
géneros de Comercio, hande estar en la inteligencia, de que para 
introducirlos y venderlos después en sus Dominios, hande pagar 
lodos aquellos derechos que han pagado en Cádiz los Comerciantes 
por los Registros que embian, y que Nos, el Comisario principal 
de su Magostad Fidelísima, daremos ordenes extreehisimas al Go- 
bernador del Rio de Janeiro, para que no dexe absolutamente venir 
Ropas á la Colonia, cumpliendo en esto con lo que está estipulado 
cnel Tratado. En feé délo cual lo firmamos, y sellamos con el sello 
de nuestras Armas. Isla de Martin García, veinte y cuatro de 
Marzo de mil setecientos cincuenta y cuatro. 

El Marques de Vaklelirios = 
Gómez Freiré de And rada = 

Aditamento á los Artículos arriba escritos, de prevenciones he- 
chas por mi Don José de Andonaegui, y convención que finalmente 
he hecho con el Exel cutísimo Señor Don Gómez Freiré de Andrada. 

Después de haber firmado todo el acto antecedente, nos ha 
ocurrido que, habiendo de ocupar los Pueblos con las Tropas de 
Su Magostad Católica y de Su Magostad Fidelísima, sea por bien de 
paz, sea por fuerza de Armas, es necesario que viban con los Indios, 
hasta que estos los e vaquen totalmente, en cuio tiempo tomemos 
que haya muchos desordenes, con el otro sexo, en grabe ofensa de 
Dios, y de servicio dolos dos Soberanos, por mas que se exfuerzen 
nuestro celo á evitarlo, con Guardas, Patrullas, penas y castigos; 
convenimos en que, Nos Gómez de Freiré, y Andrada, consultando 
con Don Martin José de Ecliauri. y Don Francisco Gorriti, escoja 
la parte del Pueblo que me pareciere más fuerte, y propia para 
acuartelar las Tropas de Su Ma gestad Fidelísima, cubriéndome en 
ella como me pareciere, tanto para conserbarlas libres de algún 
insulto, como para que ellos no tengan comunicación con el referido 
sexo, y se hallen en estado de defensa, contra cualquiera novedad 
que pueda intentar el boluble espíritu délos Indios. En feé de 



% 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


185 


jo cua l, lo firmamos de nuestra mano. Isla de Martin García á 
veinte y seis de Marzo de mil setecientos cincuenta, y. cuatro. 

José de Andonaegui 
Gómez Freire de Andrada = 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
( poca , 11 fojas , papel con filigrana, formato de la hoja 212 X 307 »?»»., letra in- 
clinada, interlínea 7 a S m»i f , conservación buena). 


N.° 52 [Noticias sobre las operaciones militares, extractadas de la corres- 
pondencia de Martín Echaurl y Francisco Gorriti.] 

[Abril 14 de 1754 — Febrero 20 de 1755] 

Extracto de la correspon." de Ecliauri y Gorriti. 

1754 

En 14 de Abril el Capitán Gral previno á Ecliauri ser elegido, 
para acompañar a D. n Gómez en su expedición, y en segundo lugar 
Gorriti. 

En 13 de Sept/* Avisa Ecliauri, y Gorriti del Yaeuy (paso 
Coaybá) lo aeahceido hasta aquel dia en la Expedición de D. n Gómez. 

En 19 de Octubre el Cap." Gral responde del Arroyo del Palmar 
a Ecliauri haver recivido la antecedente, y les ordena, que en caso 
de que D." Gómez se retire hagan lo mismo, reservando para si la 
orden. 

3Cn 29 de Noviembre dan noticia desde Jesús María y Joseph de 
lo aeaheeido hasta en tonces en el Excreito Portugucz y acusan el 
revivo de la anteced." 

1755 

En 2Q de febrero Avisan desde el Chuy su retirada. 


(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. Original manuscritn t 1 
foja, papel con filigrana, formato de la hoja 300 X 210 mm. f letra inclinada, inter- 
línea 1S a 11 mm., conservación buena). 



N.° 53 [El Marqués de Valdelirios a D. José de Andonaegui, sobre la evacua- 
ción de la plaza de la Colonia] 

[Buenos Aires, Abril de 1754] 

Copia. Mui S. of mió. En consecuencia de lo que está estipulado en 
el Articulo 15 del Tratado, y 7.° de las Instrucciones que firmaron los 
dos Soberanos contratantes para govierno de sus Comisarios principa- 


186 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


les, convenimos d. n Gómez Freire de Andrada, y Yo, como consta del 
Articulo 4.° del Acto celebrado en Martín García, que publicaríamos 
los Edictos que mandan los Reyes, para que se vaia preparando la 
evacuación de la Colonia del Sacramento, y para que los vecinos de 
Rueños Ay res puedan pasar a dha Plaza á comprar los bienes muebles 
yrnices que quisieren vender los que se huviesen de mudar á los Do- 
minios de Portugal. 

No ay duda en que esta diligencia se debía siempre hacer con 
tiempo por que la intención de los dos Reyes es de no causar grave 
detrimento a sus vasallos concediéndoles lugar de vender b de retirar 
sus Piones. Mas tampoco hay duda en que siempre serviría ella de 
pretexto para que a huellas de comprar muebles, se introdugesen ropas 
on el Rey no. V.S. sabe que esto me causaba sumo dolor, y que persuadí 
a que se dilatase hasta ver los efectos déla Tropa. Pero ya vio V.S. que 
D." Gómez Freire persistió en que se hiciese a ora, y así se firmó. 

Remito pues a V.S. q mitro Actos para que se sirva mandar fixar- 
los eu los parages públicos de esta Ciudad enterándose antes de su 
contenido, y principalmente de la expresión que pongo al fin, con la 
idea de que les atemorice el saver que se ha de aplicar remedio contra 
los desordenes que pudiere haver, los quales V.S. sabrá atajar con el 
celo que acostumbra. 

Quedo para servir a V.S. con fina inmutable voluntad y ruego a 
Jiro. s. or gue su vida in." a/ Dueños Avres. . . de Abril de 1754. — B.l.m. 0 
de V.S. su mas afecto seguro serv. or y Amigo : El Marques do Yaldeli- 
rios. = S. or D. n Josepli de Andonaegui. 

[Itinerario de las marchas del Mariscal D. José de Andonaegui, desde la 
Angostura de las Gallinas hasta el Salto Chico.] 

( Ejecución del Tratado de Límites de 175Í}, etc. — Copia Manuscrita de la 
época, 1 foja, impcl con filiaran a, formato de la hoja 212 X ?*G2 jmim., letra íh- 
citnada, interlinea 12 a 15 miim., conservación regular). 

N.° 54 [Cuadernillo llevado por el Capitán de Dragones Francisco Grael, en 
el que se insertan un Itinerario de marcha, copia de comunicaciones, repre- 
sentaciones y pareceres del expresado Grael en los Consejos de guerra] 

[Mayo 21 de 1754 — Abril 20 de 1755] 

[Itinerario de las marchas del Mariscal D. Jcsé de Andonaegui, desde la 
Angostura de las Gallinas hasta el Salto Chico] 

+ 

Expedición y distinción del viage délos dias déla marcha [c]am- 
pam. ,# y Leguas déla Tropa Española del Mariscal de Campo el S. or 
d.“ Joseph de Andonaegui, Gov. of y Cap." Gral del Rio déla Provin- 
cia del Rio déla Plata destinada p.“ la entrega a los Portugueses délos 
•Siete Pueblos délas Misiones de los RR. PP. de la Compañía de Jesús, 
desde el Quartel gral de Asamblea de Ripvcua enlas orillas del Sur 
del Uruguay dia 21 de Mayo de 1754. 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17S0 


187 



Mese* Di as Campa men tos 

Mayo 21 Angosturas de las Gallinas - 

24 En las Gallinas viejas 7 

25 Arroyo de Román ^ 

26 Arroyo el Vellaco '* 

28 Arroyo negro intermedio 

29 Arroyo de San FranV , 

30 Puerto de San Fernando eu el Rio Uruguay 4 

Junio 6 en ei paso de las Piedras del Rio Q nigua} . 4 

21 Arroyo el Quebracho ^ 

26 Arroyo del Palmar 7 

29 Cañada de San Pedro " 

Julio 1 Cañada del Cerní * /4 

2 Las dos Islas de S. ta Isuvel \ 1 / 

3 En el Rio daymar /-t 

5 En la primera cañada opuesta al Daymar . 1 

6 Sobre la costa del Arroyo de San Antonio 

7 En el paso opuesto a dho Arroyo ... * 

8 Arroyo de Jesús eu el paso opuesto . . - 

22 E11 el ramo o braso ese dho Rio ... VA 

23 Arroyo del Zaybar ■ ’T 

24 Cañada del Toro ' 

25 En el rio Urupuy * \ ’ n 

26 en el paso opuesto a un brazo de dho I\io . ^ /1 

27 en la costa v prfil ramo del Ugurupuy . - 

. .1 /Ihn Km J 


30 en el paso, opuesto al prfil ramo de dho Rio 

31 Arroyo de la Tigra * * 

Agosto 9 retrocedimos y pasamos dho Arroyo de la 


‘ ■. . 0 Vi 

10 Devolvimos sobre la costa del l gurupuy . 1 

12 repasamos dho rio 2 

19 repasamos el Arroyo del Toro .... 

21 en el Puerto de Jesús sobre la Rivera de 

Uruguay “ 

24 repasamos el Arroyo del Zcybar ... /- 

26 repasamos un brazo del Arroyo de Jesús . 2 

28 repasamos el pral ramo del Arroyo de Jesús 0 *j4 

30 repasamos una Cañada del Arroyo de San 

Antonio *, * " . 

8ep. r# 2 repasamos el. Arroyo de San Antonio . 1 A 

3 enel Salto chico del Uruguay, y Puerto de 
Tapes ^ 


67„ Leguas 


* # * 


18 S 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


fGómez Freire de Andrada a los Caciques de los pueblos insurreccionados, 
anunciando la salida de la expedición y ofreciéndoles indulto.] 

Copia de Carta escrita por el Gruí D/ Gómez Andrada a los 
Caziques y cómanles délos Pueblos reveldes. 

Com prehendido délo que refirieron los Prisioneros que van con 
el dador deesta sois menos informados, y que se os ocultan las Tí." 
rfeterminaz/" délos Soberanos y las cosas por [que] se ha resuelto ha- 
zeros la Guerra, me ha parecido conveniente y muy conforme alas 
Pias y R/ Intenciones de S.M. e Instrucciones del S/ r Gral. d/ Joseph 
Andonaegui, exponeros que en cumplim/ 0 de un Tratado de divisiones 
ajustado entre Su M/ S. y S.M.C. se decreto al S. r Marques de Val- 
delirio que haziendo la dha división me entregase los Pueblos de esta 
parte del Uruguay, y mudándose a las determinadas por dho S. or los 
lia vitantes de dhos Pueblos, se eseojiesen sitio para su estableeim.'* se 
entregase a ios Padres Vros». Directores una considerable porción de 
pesos q/ luego se reeivieron en Rué/ Ay." dándoles, permiso p. a q/ 
eligiesen las tierras q/ nuebam. 1 * se devia poblar y concediéndole a los 
pobladores no solara/' tiempo p/ hazer su comodidad transporte, pero 
el de sus Ca valí os, Ganados y Muladas, y hecha su mudanza deter- 
minada exem pillarlos por largos años de tributos. 

Siendo así decretado por S.M.C. se entró a efectuar la división 
de las dos Monarehias, y demarcada alguna parte délos Padrón." desús 
11/ Armas, f[uer]on los Comisarios de ambos Soberanos, hasta S. ,a Te- 
cla, donde se atrevieron los Indios de San Miguel, Comandados por su 
Alférez, á oponerse al R. 1 mandato no consintiendo se continuase la 
demarcación del Rio Yuiqui, y pertinazes declararon no entrarían los 
Españoles en sus Tierras, saibó reparados de los Portug/ Esta tena- 
cidad se hizo invencible en Paz, y como S.M.C. devia ser obedecido, 
dio el Marqués de Val delirios al Gral d." «Tose ph de- Andonaegui, una 
carta firmada de su R. 1 mano, decretando al dho Gral d." Jph. de 
Andonaegui pasase armado a esos Pueblos, y los hiziese someter, pro- 
metiéndole primero el perdón de la interesada reveldia. V que despre- 
ciada su R. 1 benignidad, usase de la fuerza délas Armas, hasta hazer 
con id castigo un Exem pío memorable a los venideros, y que enten- 
diendo nezesitar de mayor fuerza, me pidiese lo auxiliase con las Tro- 
pas Portuguesas, hasta enteramente .ser satisfecho el grave delito déla 
revelion en que al presente se hallan esos Pueblos. 

En las Conferencias que sobre esta materia me llamaron el S or 
M[arq]ués de Valdelirios, Comisario y G. 1 del Rio déla plata, me expu- 
sieron el poco fruto q/ los R/ Vros. Directores b avian sacado délas 
instancias conq/ pretendían hazeros percivir la obligación q/ el vasa- 
llo tiene de promptam/* ovedezer á lo que su Monarca le termina, y 
Jas circunstancias de utilidad q. e os podrían resultar presentándose 
¿ni te su R. 1 Trono, la resignación conq/ os apromptavais, á evacuar 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 , 

!os Lugares q.' liavitais, y q." los mismos Padres declaraban y afir- 
maban que el unieo remedio era obligaros con las Armas, pues vra 
reveldia llegara ultim.'* a poner en prisiones a Vros. Curas, no con- 
sintiéndoles se retirasen de vra compañía al Colegio de Hílenos -\>.-es, 
como sus Prelados mejores les havian determinado, q.' viniendo los 
dhos o"* D." Joscph de Andonaegui, y el Parques de \ aldelinos esta- 
ban apurados los medios de poderse venzer vra. tenacidad, me rogaron 
los los auxiliase con las Tropas del Rey P. mi amo basta que com- 
idetain." el S. r d." Josepli de Andonaegui liuviese cumplido loque estaña 
decretado, y que el auxilio fuese tal, q." con la fuerza délas Armas te 
ambos Soberanos, viese el Mundo reducidos a cenizas esos i ue.ilos p. 
memoria y escarmiento de semejantes barbaridades, en quanto se dis- 
curría v apuntara lo q.' referido queda rezelando yo q. mo. acos- 
tumbrado modo de obrar, cometiese la desorden de venir a c.estnm 
las Estancias Portuguesas que lia mucho están en este Rio, donde ai 
- iresente me hallo comunicando a los dhos s.”* mi deterin. se descu- 
briese la última deellas, con una guardia de 60. hombres, con apretada 
orden de que no os molestasen, ni daros causa para que los insultáis. 

Observando enteram.’* como en verdad no podéis negar mi man- 
dato, me rompisteis 'la Guerra, contra el orden délas- Gentes y lo q. 
es mas contra la Lev Catholiea, q.' decís como los demas Catli. pro- 
cesáis vinistes en gran número al ataque de un tan pequeño, pero 
no permitiendo Dios que la perfidia triunpha.se, vos me sentiste* la 
-.tesada mano de aquellos pocos Portugueses, y no reí Reisteis sena 
‘justo lo q.' emprendias con tanta dilig." y ciego ouio juntaistes nim- 
bas Tropas, sacasteis de vros Pueblos niiiner.’ deellas armados, «pie 
cubrió la Campaña, ,v viniendo con qnatro piezas de Artillería, ma- 
nasteis la Palanca que havian hecho las Tropas con q.' estalla reí or- 
zada la guardia fuisteis tan infelizes que perdisteis dos piezas, una 
Pandera, \v una Caxa de Guerra, y el número de muertos que sentís y 
mejor saveis, quedando 53 prisioneros, los quales vo deM.i pusai poi 
las armas según el orden déla Guerra, mas estableciendo en la cruel 
barbaridad de vro obrar, pues dándose de mi parte la vida a los pri- 
sioneros ( pare» no sois CathV o no se os acuerda deelln que al tiempo 
de pedir por Dios no os maten) basta -1 prescito qmuitos I orlugnes-, 
nada vale p.‘ dejarles de pasar muebiis vezes con las Lanzas, o cor- 
tarle la Cabeza, como liizistes cu esta y en las demás ocasiones, y 
M , puesto es! o. e informado enteram.'' dificilissimo en vro barlo.ro 
corazón entrar la humanidad, quiero enibiar á esos .respectivos .*ue- 
b!os los prisioneros q.'t les pertenesen, entendiendo q.' los <|. .aban 


continuando en su natural perfidia, enforma tal que en justa defensa 
los mataron las Guardias contra quienes se lehantaron imitándome 
50 Portus/ de que obligados los q/ quedaron les hizieron Juego has. a 
hazerse con la Emhareaz/" al Rio, donde los mios tuhiernn la Piedad 
de holver a recogerlos como si hablaran verdad, os declararan la des- 
nudez en (jue los ve las heridas q.' tenían, les bize curar y cubrir con 




190 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


tanto abrigo como si os presentaron; la humanidad conq. e fueron tra- 
tados no pretendo sea prueba déla paciencia de mi espíritu, si déla 
leca y \ene^Iencia délos Soberanos, contra quienes os armastes, 
est. me mandan os declare en nombre de S.M.C. si luego q. e recivais 
este aviso venierais los prales (podéis hazerlo sin temor debaxo desu 
presentaros en Paz en mi presencia, sereis bien recividos, 
y olhidado yo délo q.” liareis obrado, ajustaremos el dia y forma de 
ovedezer a lo q. e se os lia notificado, pero qnnndo no queráis venir a 
mi presencia, despreciando la R.' Clemencia de vro Soberano, os de- 
claro voy marchando á buscares hasta q.* encuentre vra oposición, 
sea en la campana ó cubierta con los muros, y en qualesq/* parte q. c 
os encuentre, sufriréis e! furor déla Guerra, y la fuerza del invencible 
espíritu délas Tropas Portuguesas y podéis estar ciertos que al mismo 
1 lempo experimentareis aquel furor y espíritu délas Tropas del Rev 
Cath.° las quales vienen atacar los Pueblos que están destinados, y 
os advierto si llegáis a exponeros al último suceso délas Armas, puede 
ser que a la Piedad que aora os presento, iguale el rigor del castigo. 

Dios os dege conozer el riesgo en que estáis puestos por vro negro 
prozeder. Escrita en el campo del Riopardo a 1 S de Julio de 1754. 


[Francisco Grael a Domingo de la Jarrota, remite el itinerario antes inserto 
y los pareceres que siguen.] 

Caita escrita por D. Fran/° Grael, Cap." de Dragones, que se 
hallaba en la Expedición, al s. or d.” Domingo déla Jarrota. 

.S. or D." Domingo déla Jarrota 

Muy S.° r mió y Ami. 0 de mi mayor estimaz."" ; Con el Th/ Boca 
negro, no tube lugar de escrivir á Vm., lo q. e executo aora acusando 
la mui a preciable de 5 m. de 8 de Julio, deseándola continuación 
déla major salud, los Amigos todos buenos, y Yo en particular de- 
seoso de emplearla á su obsequio, contemplando á Vm. ansioso de 
.saver el_ estado de la expedición, por lo q. e incluyo esos papeles que 
acompañan, que son dos parezeres que he dado en dos Juntas de Gue- 
rra q.° se han tenido, en la primera se me preguntó, que nos parecía 
el Estado délas Cavalladas y Bueyes, que juzgamos, lo acaecido con 
los Indios de Yapeyú y Víveres serian menester en adelante, en la 
segunda se nos propuso mandar un destacam. to de 300- hombres p “ 
incorporarse con el ex." 10 sV d* Gómez Frevro de Andrada, res- 
pecto délos muchos enemigos que creemos hayan ocurrido por el con- 
texto de lo que yo expreso, en aquellas se hará Vm Capas délos mo- 
tivos de nro regreso y detención, y p. a mayor abundam. 10 remito tam- 
bién el día q.* he formado de nra marcha, y por él aunq." diminuto. 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


191 


comprehenderá Vm. las detenciones que liemos tenido por motivo de 
algunos Ríos, Lluvias, y falta de Pastos, con lo qual aniquilados del 
todo los Animales, nos vimos precisados á regresar al Salto chico del 
Uruguay, pero mañana discurro nos pondremos en marcha, por esca- 
sear ya aquí también los Pastos, y juzgo hirenios á buscarlos á otro 
lado del D ay mar, y contemplo haziendo otros movira. to * hasta saver 
el estado de nros auxiliares los Portugueses, y que también vengan 
las resultas de lo que el Gefe tiene avisado al s. or Marques de Val- 
delirios, la última es que de este modo no se conseguirá el restable- 
cim,* 0 délos animales y después hasta que este se consiga nada se 
podrá adelantar, todo ha de ser atrasos y mas pensiones p. a nosotros: 
Querido mi Am.° con esto es complazer a Vm. con esta noticia pre- 
via, pues no he querido hazer diario Historial, por que las cosas están 
delicadas, y no quisiera por este camino algún tropiezo, y así con- 
téntese Vm. con esto, y use deello conforme hallare combeniente. 


[Parecer dado por el Capitán Francisco Grael en la primera Junta de Guerra.] 

Parezer que dió el Capitán de Dragones D." FranV Grael, en 
la primera Junta de Guerra. 

Es nra obligación procurar por todos los medios dar cumplim.* 0 
al R.‘ orden que es obgeto y móvil déla presente Expedición, y siendo 
asi que los Bueyes q. e conduzen los Víveres y Peltrechos, como todos 
los Cavallos del servicio se hallan en una total decadencia é inepti- 
tud, por la fatiga larga del Viage, repetidos rios a nado, como tam- 
bién la falta de pastos que experimentamos en todo este Contorno, 
se haze forzoso q. e desde luego retrozedamos á buscar el preciso sus- 
tento p.* los animales, y q.* eso sea en las inmediaz." del Salto del 
Uruguay, por [las] combeniencias q. B ofreze su situación, y que des- 
de halli se dén las mas vivas providencias para el mas breve reparo 
de todo lo nezes.° 

También teniendo p.‘ eso presente q/ oy liemos de tener p. r 
Enemigos no solo á los siete Pueblos comp rehendidos en la linea divi- 
soria, si también al Pueblo de Yapeyu por lo acaecido al Th. r de Corr.*" 
D. n Nicolás Patrón, y por lia ver violado el dro délas Gentes, como 
la muerte del Regidor Casafus y sus acompañados q. e fueron em- 
1) i ados con Carta del Cap.” Gral. y del R.' 1 ” IV Alta mi randa p.“ el Cura 
de dho Pueblo, y siendo cierto este bárbaro atentado, es de rezelnr q/ 
el contasío revelión, haya atildado, ó bien cunda en adelante a todos 
los demas Pueblos de Misiones, haziendo causa común lo particular 
déla evacuación délos 7 Pueblos, y en este supucstto se deberá de tomar 
las medidas proporcionales a todas las circunstancias, a fin do q." 
en la posesión déla campaña, logremos el mejor éxito y [ac]ierío, que 


19 -2 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


os a quanto aspira mi deseo, y recta intención, y con la misma digo, 
en orden, y á víveres, no asigno medida cierta, porq. p ignoro el tpo. 
que podrá durar, y los Gentes q/ concurrirán en aquel entonzes, 
por lo que dexo al cuidado del Intendente, déla expedición que según 
las Ordenes y determinaz/* del Capitán Gral. disponga de manera 
q." en ningún tiempo falte una regular suficiencia, teniendo presente, 
que quando algunos délos Pueblos de Misiones siguiesen nro partido, 
estos solos nos puedan subvenir en orden á carnes, sin confiar deellos 
otro aliento, pues su resumen para su sustento, es buscar lo preciso 

p. " su manutención de una cosecha á otra. 

o * e 

L Segundo parecer dado por el Capitán Francisco Grael en el Campamento 
del arroyo de la Tigra.] 

Campamento del Arroye déla Tigra, y Agosto S de 1734. 

D." Fran. co Grael, Cap.” de Dragones del Presidio de Buenos j 

Arres, hallándose de gran Guardia esta mañana no pudo asistir a la ¡ 

•Tunta de Guerra que se tubo, y haviendosele mandado por el Can.” 
gral. q/ hecho cargo deel asumpto diese su Parezer, y en euniplini.'® 
délo mandado, dize lo sig. <e 

Es evidente que a prevenir los accidentes q. p nos han acaecido en 
la presente campaña, huviera sido muy útil el operar inmediatos ó i 

bien juntos, con las Tropas auxiliares del cargo del Ex. m “ S. r D” Gó- 
mez Freyrc de Andrada, pero atendiendo ov á la gran [dista]ncia q.“ 
media entre unos y otros, con las muchas é insuperables dificultades 

q. p ofreze el tránsito, y que de quantos patricios, ó guías q. p aquí 
concurren, ninguno tiene pleno eonocim.*" de guiar al parage donde 
se halla dho Gral, sin rodear como 300 leguas, En esta inteligencia 
hallo por materia infructuosa discurrir por el promptn socorrer a uros 
auxiliares, no solo con el lodo de esta Tropa, pero ni aun con el D-*s- 
■¡aeam. to de supuesto de 300 hombres, porque estos a lo menos nece- 
sitan de 1500 Cavallos de buena calidad, los q. p no se hallaran según 
la general decadencia poco mas ó menos de todos ellos, y la misma 
dificultad se me ofreze en el aprompto de los aperos y avíos nezesarios 
P-" el transporte délos precisos peltreehos y víveres, no obstante eso 
el Destacam.' 0 emprehendiendo la marcha, contemplo p. r imposible 
que á mediado del camino, no quede esta Tropa imposivilitada de 
1 >asar adelante, y expuesta a perezer á manos délos enemigos como 
dueños déla campaña, y á otras calamidades, sin más refugio, ni más 

socorro que el q. c ofreze un solitario y dilatado desierto, quando la ; 

fortuna fuere tanta q. e esa Tropa se incorporase con los Portug." au- 
xiliares, llegaría tarde el socorro, y el socorro no serviría de ninguna 
utilidad p/ subvenir á la nezesidad del alibio, respecto del crecido 


4 . . 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 193 

numero de enemigos que hayan ocurrido en aquella Patria, según las 
noticias déla gral sublebaz. 0 " délos demás Pueblos délas Misiones, en 
este supuesto Juzgo déla gran experiencia del ex. ,,,ü [señor] d. Gómez 
Freyrc de Andrada, y como q.* tiene la cosa presente, habrá medido sus 
operaciones á proporz." déla nezesidad, y q. c de todo se ha de dar aviso 
según la urgencia, y más con la ocasión del Cap.” D." Ph. p de Mena q.* 
fue despachado con carta de nro Cap." Gral q. e expresan los motivos 
de nro regreso al Salto del Uruguay. En esta inteligencia soy de pare- 
zer se aguarde la respuesta, ó aviso de dho Gral, p." determinar sobre 
materia cierta, lo q.° más eombiniese al R. 1 servicio q.° sin duda en 
<ste caso, y hallándonos en estado de operar con el todo lo mas promp- 
io y útil será adelantar, declarar, y hazer la Guerra á los Pueblos 
inmediatos nuevam.** sublevados cuya llamada será suficiente para 
que otros interesados q. c hayan ocurrido en el Tratado, vengan al so- 
corro de sus casas, con lo qual nros auxiliares quedarán socorridos, 
y nosotros habremos cumplido con el auxilio único, y más promptn 
que de aqui se les puede dar. 

# s 

{Representación hedía por las Compañías de Corrientes, en solicitud de 
regreso a dicha ciudad.] 

Campamento de 23 de Agosto de 1754 

Representación hecha al Mre de Campo en el Salto Chico, por 
la Ciudad délas Corr. te \ 

Señor Mre de Campo General 

D." Sebastián de Casafus, y d.” Bernabé. de Villnnueba, Capitanes 
de. Cavados, d.” Juan Antonio, Th. e de Infantería, por anseiizia y 
encargo de su Capitán, y los Cap."** reformados deeste Tercio délas 
Corr.'” viniendo p. a esta expedición d." Josepb Godoy, y d. n Buena- 
ventura Romero, Cabos de otras reformadas, cada uno en nombre desús 
respectivas Compañías, puestos á la obediencia de Vm. con la mayor 
subordinación. Dizon no obstante lia verle por 3 vezes representado á 
Vm. verbalm." el estado déla Gente de su Comando, por las repetidas 
instancias desús Soldados, hazen á Yin. la siguiente representación. 

Lo primero sup.'"" a Vm. tener presente que por el mes de Junio 
próximo pasado, baverse bocho publicar la Carta citatoria del S." r 
Cov.* r y Cap.” Gral, y savido que Vm. resolbia venir a esta Campaña, 
los mas de los que están presentes desu libre libertad se prometieron 
acompañarle presentándose para ello con Memoriales á los que fueron 
sacados por lista desde este tiempo se apromptaron p." q. p quando se 
les asignase el déla marcha, por cuya razón excusaron labrar sus tie- 
rras p. a sus sementeras, de q.* Vm. y todos los Vecinos de aquel Pais 
se mantienen en el justo rezelo de que faltando ellos con su personal 
13 



194 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 



asistencia al cuidado se malograrían las cosechas, con efecto llegó la or- 
den del S. or Gov.° f y Cap." Gral. antes de aquel tiempo enq.° se suelen 
recoger las mieses, y por ésta razón se habrán logrado pocas, y eonsi- 
guientem. 1 * sus familias havian padecido gran escasez este año, y el 
que aora se sigue no haviendo de estar en su becindad los Individuos 
([lie componen este Cuerpo, forzosamente habrá de ser mas dificultoso 
y calamitoso, y tan excaso q.° quedarán muchas familias expuestas á 
perezer en manos déla nczesidad, lo q. e como á Vm. es constante es 
el único Patrimonio de q.° se mantienen en aquel Vecindario que vive 
á expensas de su Trabajo personal. — Lo segundo q.° á Vm. ponen 
presente es q.“ desde que se pusieron el dia primero de Diz." próxi- 
mo pasado en el largo camino q." hay de aquella Ciudad, al Rincón 
délas Gallinas, lugar destinado por el s. r Gov. or p. a juntar las Tropas 
viniendo ya de marcha reeivió Vm. nueba orden de sil S. rl ° para q. e 
abreviase su venida, y se pusiese un mes antes de aquel plazo q.° se 
havia asignado, por cuya razón se aligeró la marcha de tal suerte 
que se perdieron en el Camino muchos Cavallos que faltaron en las 
disparadas que tnbieron, los q.° por no perder tiempo, y cumplir con 
el Superior mandato no se pudieron buscar, y llegados al Rio Uru- 
guay, y paso de Paisandu p. r su corr." é incomodidad y falta de pro- 
videncia para el pasage, se exeeutó a costa délos soldados, pasando á 
nado sus Cavallos, con pérdida de algunos deellos, de modo q. e la 
falta q.* oy se save en nra Ca vallada del número q.° se sacó de aque- 
lla vecindad pasa de 600, no siendo esta perdida lo menos sensible para 
los soldados porque estando como están fronteros á tantos infieles y 
en continuo exercicio Militar de Guard." y corridas como á Vm. es 
constante nezesitan desús Cavallos p. 3 estas funciones, á q. e están pre- 
cisados y haverlas de hazer en sus propios Cavallos Armas y muni- 
ciones. y todo á sus expensas, sin q. e la falta de ninguna de estas 
cosas (sino es la de la salud) le sirva de disculpa p. 1 dejar de hazer 
el servicio, por cuya razón se hallan siempre aquellos Vecinos exautos 
de Caudales, por falta de tiempo para poder grangearlos, v sobras 
de pensiones en que están continuam. 1 " puestos, contentándose en el 
poco tiempo que están desocupados en trabajar cada uno en su esfera 
]‘. a el preciso alimento desus familias, siéndolo primero que procu- 
ran adquirir con su Trabajo las Armas, municiones y Cavallos p.* 
mantener al Rey nro S. or en sus Dominios, en aquella Ciudad. = Lo 
lerzero q.° en nueve para diez meses que ha que salieron desu vecin- 
dad. han estado continuam. 10 ocupados en el R. 1 servicio con toda su- 
bordinación y puntualidad á quanto se les lia mandado como ha ma- 
nifestado la experiencia, y bien a costa suya, desu sangre y de sus 
' idas con firme resolución de exponerse n todos los peligros déla Gue- 
rra, pues para ella vinieron no movidos de intereses de sueldos que 
nunca pactaron con S.M. como hasta aora. no solam. tc lo han pedido, 
pero no han hecho, la mas leve exclamación por algún socorro p.“ sub- 
venir a las nezesidades que en tan largo tiempo han pasado sugetos 





ejecución del tratado de 175 0 


195 


a la ración que la generosidad y justificación de nro Cap." Gral. lia 
querido señalarles, ni menos procurar ser reemplazados en las perdi- 
das, ni menos cabos q.° han padecido, pues con lastima y admiración 
délos suplicantes, han visto sus soldados acudir á todas las rondas y 
Guardias con puntualidad y destinos en este riguroso Invierno, con 
tal constancia, que solo su mucha honrradez y ovediencia les ha hecho 
sufrirlas con tanta falta de ropas p. a habrigarse por haver consumido 
la que sacaron desus casas en tanto tiempo que han andado sir\ ieudo 
*í S.M. = Lo quarto es que en haviendo llegado al Arroyo del Tigre, 
v aun antes, experimentando la falta de Pastos que ocasionó la falta 
y aniqnilam. 10 dolos ganados, de tanto perjuicio al R.' haver como 
al propio interés de los que hazcn el servicio en sus Cavallos, ^ lo 
que es mas i mposivi litarse por ello, el curso de la expedición, resol- 
vió la justificación al S. or Governador y su Consejo de Guerra. íctio- 
veder y retraerse á este paraje, con el fin de que se reforzasen los 
Ganados p. a seguirla quando se proporcione p.“ ello, lo que han venido 
exeeutando sin repugnancia, no obstante el eonocim. to que tienen en 
cosas de Campaña y saver que en muchos meses no sepoclra conse- 
guir este resfuerzo, y el remplazo délos que faltan, y son menester p. 
ura Conducta solo con la esperanza de que llegados á este parage. v 
resuelto por nezesidad la parada, se servirá su S. rU atendiendo a su 
miseria y sus razones que expresan oonzederles lizencia para que en 
este ínter pudieran hir á socorrer sus familias y rehazerse de Cavallos, 
y estar promptos pp otra vez q. p los havgan menester, y viendo que 
no se ha hecho la más leve mención después que hemos llegado, y q. 
les insta el tiempo p. 3 acudir a la siembra p.“ el preciso sustento de.ms 
familias han representado «:sus respectivos Oficiales q. son los nue 
en su nombre suplican, y esto antes de aora a \ m. vervalmente. pero 
viendo en sus Insta niñas no se lia resultado cosa alguna, lian clamado 
q.°° se haga por escrito esta Representación suplicando a "V m. por ella se 
sirva tener presente á las razones tan justificadas q. en ella exponen 
y más movidas déla noticia que tienen délo q.° nuevam. 10 han declarado 
unos Indios naturales del Pueblo de Vapeyu, oojidos en la campana q. 
expresan de ha\or salidos armamentos de Tndtos déla Costa de Marina 
v arriva que es el Territorio délas Col■r. ,n, prudente sospechan que 
iiirán á Insultar aquella •Turisdieion. y mas quando en ella se expe- 
rimenta y la falta de Gente que hay, pues no serán los q. # quedaron 
tantos, como los que nqui existen y de ellos no todos capazos de tomar 
armas por su mucha edad, o imposivilidad, lo qual es bien snvidos 
délos Tapes, y por eso executan nuevam. to á la breve resolución, por 
] n que = A Vm. Rnpp rn " se sirva aplicar su prudente consideración, 
a las razones aquí expresadas, y que en su conformidad determinar 
conseguirles lizencia p. a q." se retiren a su vecindad, puesto q. para 
aora yá no son menester p. n la expedición que yá se suspende, que 
quando los fuere estarán promptos, como sprc han estado a lo que Ls 
ordenase, y délo contrario protextan a Vm. todos los perjuicios que 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


19b 

se les sigue en aquella Ciudad, tan expuesta á la miseria, y desastres 
del insolente orgullo de los Tapes de quienes más en este tiempo que 
en otro se lia experimentado la bárbara osadía, y los demás perx/" que 
pueden ocasionarles al Real servicio, y el de Dios uro Señor, y en 
hazcrlo asi según se pide, revivirán mercedes con Justicia de la pie- 
dad de Ym. y le suplican les dé nn Testimonio deesta su justa repre- 
sentación para lidiarlo a su Ciudad para los efectos que les com- 
bengan = Salto chico del Uruguay á 11 de Septiembre de 1754. 

Decreto. He visto con admiración la representación hecha porla 
Ciudad délas Corr/" con las cf ¡cazos razones que alegan tengo hecho 
Chasq/ á los Comisi/ de la Linea divisoria, el qual podrá estar aqui 
en toda esta semana, y a su regreso procuran darles todo gusto, pero 
si algunos no quisieren esperar esta citada llegada del Chasque, que- 
dándose los q/ quisieren, podrán hirse con Dios a sus Casas, bien 
que esta acción de abandonar el Campo, será para mi sensible q. c 
la cxecuten tan buenos y leales Vasallos = Andonaegui = 

[Fragmento de una carta de Martin J. de Ecliauri, Felipe de Mena y José 
Pinto, sobre operaciones militares contra los indios.] 

Copia de un Capítulo de Carta escrita por D/ Martín Joseph 
do Clumri con d. n Ph/ de Mena, y el Alférez D/ Joseph Pinto 
q/ llegaron á uro Campo el 10 del corr/' con la representación 
<k-\ Oral. Portugués D. n Gómez Freyre de Andrada. q/ se hallaba 
con su Exercito sobre el Rio Yaeuay. distante dos Jornadas del Pueblo 
de San Angel = Continúan los Indios en venir a este Campo al zebo 
délo que les dá Su Ex.‘ y algunos por grangear más, y que sea mayor 
el Tnpanhay, lo han podido Audiencia Secreta, y le lian propuesto 
que respecto de hacerlos llamadas varias vezes p/ matar a los Portug. 
ou la Colonia, que aora se juntarán con ellos para matar á los Espa- 
ñoles = Dia 1." de Octubre le ombió un Mre de Campo, trezc Roses 
flacas, y le correspondió Su Ex." con más délo que valían, fueron con 
los Indios q/ lleharon el regalo tres Paulistas, y un lenguarns, y oy 
tres de dhn vino un Indio á th‘cir que los Indios q/ liavian venido 
con las reses no liavian huello, y lo peor es que el lengua ras, y los dos 
Compañeros no parezen, y -e teme sea picardía el decir no lian lincho 
sus Indios, q uando luego se 1 . ni 1 rieron = el mismo dia 3 vino un Indio 
de S." Miguel con una Carta para Su Ex. 9 del Correg/' Mre de Campo, 
dos Capitanes y dos Subalternos y todo el Pueblo, y le dizen que ya 
saven que el S/ Gral. tiene al The. Coronel d/ Martín Joseph de 
Chauri (haziendo la lionrra de nombrarlo el primero el Coronel d." 
Eran/ 0 Antonio, el Cap/ d/ Joseph Ignacio, v otros dos q/ los cono- 
cen mui Lien, y que ellos traen 609 Minuanos y 300 de San Luis, y 
que se bnelhan á la fortaleza, y q/ darán el ganado que nezesitan y 
le acompañarán hasta llegar á dha. Fortaleza, á lo q/ luego respondió 
Su Ex." que era auxiliar á las Tropas de D/ Fernando Sexto su Rey 


4 >- 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 197 

y S. or y que no podían bolver sin orden desa Gov/ r y Cap/ Gral.. y - 
que que no le hablasen de bolver sin las armas en las manos y que 
viniesen con ellas, que serian bien reeividox. 

Octubre 19 de 1754. 

Continuando las noticias déla Expedición délos Pueblos de Mi- 
siones, diremos que nro Gov/ r y Cap." Gral. marchó con la Tropa desu 
mando hasta las inmediaciones del Yapeyíí, determinó despachar a D/ 
Bernardo Casafus, Rexirlor délas Corr.*" con cinco hombres para que 
Rebasen al Correg, or y Cavildo, una carta, en que les noticiaba el pa- 
.rage donde se hallaba, y la Comisión que tenía del Rey, p/ evacuar los 
siete Pueblos de Misiones q.° deven entregarse a los Portug/ exor- 
lábalos á q.° temiesen la justa indignación del Rey, y no llamasen 
sobre si el Castigo, saliólos a reeivir dos Compañías de Tapes c-on mues- 
tras de fidelidad, pidiéronle las cartas p.“ Reharías a su Pueblo, y 
lloviendo las tenido en presencia de Casafus cometieron el desacato de 
habrirlas y hazerlas pedazos, diciendo se hallaban resueltos a defender 
su libertad insultáronlos contra el seguro q/ autorizan todas las Leyes 
mataron á Casafus, y uno de los cinco Corrent/ que le acompañaban 
los demás se escaparon, viniendo uno al Campo, con la not. s y tres á 
las Corr.*” Este desorden en nn Pueblo q/ no está, comprch ondulo 
en la entrega hizo eonozer el mal semblante délos Indios, determinó 
el Gov/ r tratar como reveldes á los moradores del Yapeyu. púsose en 
marcha p/ entrar en el y los Caminos le desengaron eran tan ári- 
dos q/ negando la manutención déla Cavallada, después de haver teni- 
do una gran mortandad en ella, con el Consejo de Guerra acordó 
contramarehar al Salto para reformar la Cavallada q/ se hallaba inca- 
paz de marchar: Deesta novedad avisó con nn Ayudante al Gral Por- 
1 ugucs, q/ marchaba p/ el Rio grande, alcanzólo á distancia de 12 
leguas del Pueblo titulado S/ Arcángel, señalado p/ Quartcl Gral de 
aquel Gefe, el que s.eq ti n una papeleta que ha Regado de Montevideo 
ultimaxn. 1 * ha experimentado gran asistencia en los Indios, especiara/' 
cnel paso del Rio ‘Pardo, donde con sus Canoas, condujeron de una 
parte a otra el tren de Artillería, Municiones y Pertrechos, estos ha 
producido la benignidad con que ha tratado, los q/ por tres vezes han 
venido á encontrarle, los ha hecho vestir y regalados con varias cosas, 
de suerte que los ha captado tanto q/ ellos mismos 1c franquean iodos 
los pasos: no obstante como son Tropas auxiliares, ha hecho alto, y 
despachado un Ayudante suyo a nro Gral, noticiándole esta derrota, 
y cpie esperaba la Determinación de si havia ó no de continuar su 
marcha á ocupar el Pueblo; nra Tropa en su Campara/" del Salto, 
sintió el dia 2 del corr/ 0 á la noche algunos rastrillazos de Fusil y 
Tropa de Indios, mandó el Gral q/ se pusiesen sobre las Armas p. a 
estar proraptos en caso de atacasen los Indios. El dia 3 filé avisado 
por el Cap." déla gran Guardia que se havian visto Indios con inme- 





• - - 


198 


199 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


diacion, destacó un oficial con 40 hombres pi qi los reconociesen y 
diesen parte, sin empeñarse en función, avisóle de liaverlos visto al 
amparo de un Monte en número de 300 dio orden al Coronel dí Tilo- 
mas Ilson, p. n qi con 400 hombres pasase a traerle los Indios, pro- 
curando con blandura hazerlo. no pudo conseguirlo por lo qi Indios 
rc-su el tam. 10 dijeron sacrificarían sus Vidas por la libertad de sus 
Pueblos, qi se dispusiesen á la función qi venían á darle: Ora y 
media duró el fuego, mataron 2G0 Indios, hizieron 74 prisioneros, les 
tomaron un canon del calibre de 4, sus Estandartes con las Armas 
de Porgo ña. una caja de Guerra y muchas flechas, y otros instruía. 10 * 
sin que haya más perdida de lira. Gente que un Cap." de Vecinos, y 
un Dragón, y hasta unos 17 heridos [toldos de flechas, se despacho 
el Ayudante Portugi respond. 4 ’ 0 al Gral que si le parecía ocupar algún 
Pueblo, lo executase, en inteligencia deque el Kxereito Español se 
retiraba á reforzarse para la Campaña pasada digo siguiente, viéndose 
en esta con esta novedad q. e llamaría sobre si todos los Indios, no 
ai ondo mas q.° un auxiliar, determinó retirarse al Rio grande, des- 
pachó un Expreso a uro Gral y al Marques de Valdelirios previnién- 
doles que si los Españoles no se hallaban en todo el mes de Marzo de- 
este año de 1755 en S. ,a Tecla donde se eonvinaria con las Tropas 
de su mando, las despulirá volviéndolas á las Plazas qi guarnezca ; 
Estubieron discordes uro. gral. y el Comisario del Rey. este pasó al 
aeamp. to con el Cap." d." Juan de Echevarría y Di Fran. ro de Pe- 
godas, se mandó al Gov.° r cío Montevideo se presentara, allí tubo un 
gran Consejo de Guerra, se vio q.° el exercito no se hallaba en estado 
de marchar hasta el mes de Septí" reglóse p.“ este tiempo ponerlo en 
rnoviin. 10 deputaron al Gov. ar do Montevideo y á Ergedas, pi qi fue- 
sen al Rio grande á informar al Gral. Portugi el que á presencia de 
estos Ofizi Visto la determinazi" del Consejo, y que era inaeesible a 
los Españoles la marcha se resolbió á esperar hasta Septiembre : En 
el sin duda se executará la marcha, el exercito ha tomado Quartel de 
Invierno en Montevideo, este gral se halla aquí desde 17 de Marco 
dando las disposiciones de lebantar nuebas Tropas, completar las com- 
pañías. prevenir Cavallada, y lo más nezesario el Marqués de Valdo- 
lirio está p. a marchar á Chuy, conferir con el Gral Portug.' sobre 
esta negociación continuaranse las demas novedades qi se siguieren á 
la fecha de esta de 20 de Abril de 1755. 

(Ejecución ilcl Tratado de Límites de 1750, etc . Original manuscrito, S 
fojas, papel con filigrana, formato de la hoja 207 X 2Í>7 m»»., letra inclinada, 
interlínea 4 a S mm. f conservación regular; lo indicado entre paréntesis [] está 
destruido). 


i 


i 


l 


I 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


N.° 55 [Extracto de la correspondencia cambiada entre D. José de Andonaegul 
y D. Juan de Echavarría] 

[Mayo 25 de 1754 — Julio 25 de 1754] 

Extracto de la Correspondí de Di Juan de Echavarria. 


1754 


En 25 de Mayo Avisa Echavarria del Uruguay haver reeivido 
la que se le escrivió en 20 desde las Gallinas, previniéndole se pu- 
siesen en marcha todas las Embarcaciones hasta el Pueblo que havian 
empesado los de Si Borja, cuia orn cumpliría; y pide el socorro de 
alguna Rezes. 

En 28 de dho Avisa délas Gallinas haver reeivido la respi* ala 
que escrivió en 27. noticiando su arribo é incorpora [eión] con el todo de 
las embarcaciones; y que aunque lia deseado Di Juan de Meló salir 
al Pueblo empezado por los de Si Borja no le han permitido los 
vientos contrarios y que en aquel intermedio de tpo liavia destri- 
buydo la Gente en las Embarcaciones, que seguirá el viage para el 
Salto, tomando las precauciones comben ien tes sin fiarse de los Indios. 
Que Íia reeivido 1S Resess enviadas por Altolaguirre. 

En li de Junio Avissa Echavarria su llegada al Uruguay con 
grande travajo. 

En l.á de Junio Avissa del Queguay los trabajos que ha padecido 
Di Franí 0 Millaó en el paso por no haver dirigido los prácticos la 
marcha por el legítimo; y dice que spre que se ofresca otro paso le 
prevenga las circunstancias, y el numi de Embarcaciones, que con- 
sidera más dificultad en el Daymar, para lo que pide anticipadas 
prevención. 011 

En dho dia Responde cíela Costa del Queguay el Cap." Gral, ha- 
ver reeivido la antecedí 0 y que no fiándose de los prácticos embió 
a Domínguez a la otra vanda quien aseguro devia seguirse el Plano 
de los prácticos; le previene haver enbiado a reconocer los pasos del 
Daymár y que ala boca del Rio, deje Echavarria dos Embarcaciones 
pequeñas, y con las restantes naveguen al Salto, que liará señas para 
que los encuentre. 

En 9 de Julio Previene el Capí gral. que por yerro de los prác- 
ticos pasó el Salto Grande por lo que despachó á Domingues, para 
que se informase si Echavarria podría pasar luego porque necesitaba 
los Víveres y Cañones que tenían las Embarcaciones, y deno poder 
Miperar el paso remitería Carretas; .y que se havian disparado algu- 
nos Cañonasos para que supiese donde se hallaba. 

En 10 de dho Responde Echavarria ala antecedí 0 que Domínguez 
informara del trabajo con que han solicitado el paso : Que hallándose 


200 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


ala vanda. del Ueste será superfino que las Carretas se conduzqon; 
pues antes espera estar en el Salto Grande que quisiera comunicar 
el modo con que liavitan de quedar las Embarcaciones en el Salto 
Grande porque consideraba no le podrían pasar; y que todas las 
Embarcaciones están muy recargadas. 

En dho dia en Respuesta déla anteced.*" remite el Cap." gral. 
50 reses y dice que con el aviso de su llegada al Salto Grande pasará 
el Intend.*' adisponer de las Embarcaciones y su carga. 

En 11 de dho satisface Echavarria ala anteced.*" y refiere las dili- 
gencias que ha practicado en el paso Chico, y que ha dispuesto que las 
reses sigan ala vista h. ta el Salto Grande. 

En 16 de dho Avisa del Salto Grande las dificultades de su 
paso y que Altolaguirre, llegó p.a desembarcar los efectos. 

En 19 dho. Avisa haver reconocido el paso, y que Gorostidi ha 
dado una relación de los auxilios que se necesitan para marchar las 
Embarcaciones por tierra, que son 50 Yuntas de Bueyes, con sus 
aperos y Peones, y la Guardia que el Cap." Gral destinase lo que no 
podrá egecutar por falta de Gente; y que siendo tan precisas las 
Embarcaciones para el fin que destinaron en Junta con el Marq. 9 y 
el P. Altamirano, le parecía despachase el Cap." Gral un Chasque 
al Yapeyú mandando al Cura para q." remita los efectos y Gente nece- 
sarios; pues con la que tiene no puede mantenerse en tierra, y Guar- 
necer las Embarcaciones; pues los 60 hombres que se reclutaron fue- 
ron pava reconocer el Río; y embarazar que unos Pueblos se corriesen 
a otros; y que está prompto con sus Ofiz. 9 á servir en el Exereito 
va que por aquella parte no se puede conseguir. 

En 20 de dho Respondió el Cap" Gen.’ con el parecer de los Co- 
niand.* M no ser posible comunicarle los auxilios que decía necesitaba 
por las razones que expone. 

En dho dia En vista déla anteced. ** eserivió Echavarria q/ no le 
restaba otra cosa que egecutar la orn que se le comunicase. 

En 21 de dho Acusa el R TO Echavarria de la que le eserivió con 
fecha de 22. . para que se retirase á Buenos Ayres — por no gastar al 
Rey tantos sueldos y no poderse mantener el Exereito y Embarcacio- 
nes alo que expone que la provid/ tomada para las Embarcas." no 
puede atrasar al Exereito y que la imposivilidad de pasar el Salto 
consiste en la falta de auxilios aunque contempla comben.*"' las Em- 
barcaciones para pasar los demás Ríos. 

En 22 dho Respondió el Cap." Gral ala anteced.*" que conside- 
raba provechoso pasen 2 ó 3 embarcas."’ pequeñas; pero que pidiendo 
los auxilios tan crecidos para la faena de 40 dias de buen tpo no lo 
contemplaba útil pues se imposivilita la marcha por otras razones que 
agrega por lo que dentro de una ora se pone en marcha. 

En dho dia Acusa el Recivo Echavarria déla anteced.*" y remite 
una carta para el P. Cura del Yapeyú. 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 201 


En dho dia Ratifica la orn el Cap." Gen.* de que se retire por 
hallarlo comben.*" 

En 25 dho Participa Echavarria ponerse en Carcha para Buenos 
Ayres. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1730, etc. Original manuscrito, 3 
fojas , papel con filigrana, formato de la hoja 210 X 300 mm. t letra inclinada, 
interlínea 8 a 11 un»-., conservación regular; lo indicado cutre paréntesis [] está 
destruido). 


N.° 56 [Extracto de las operaciones militares contra los indios y resoluciones 
adoptadas en los Consejos de Guerra realizados en el transcurso de la misma] 

[Julio 11 de 1754 — Enero 24 de 1755] 

! 

“T 

Primero Expedición — /Extracto de ios Acahccim/*' con los 
indios — / durante el tpo. de la marcha, y u. soluciones / en los Con- 
sejos de Guerra 

Extracto de los acaheeimientos con los Indios durante el tpo de 
la marcha, y resoluciones en los consejos de Guerra. 

1754 

X." 1. El dia 11 do Julio tubo noticia el Capitán General en el Cam- 
pamento de Jesús ha verse avistado 5 Indios, y el Thcnientc de Co- 
rrientes D." Nicolás Patrón passo atrahér alguno, con encargo de que 
tratase bien: El dia 15 bol v jó diciendo haver encentrado una Ran- 
chería recien abandonada el mismo dia de su salida : Que al siguiente 
vio a una distancia algunos Indios que huyan; hizo alto, y embió al 
Interprete Villanueva, para que los amonestase, y persuadiese, hivan 
de paz, y redugese al que los governava aque se viese con el : apersua- 
ciones de Villanueva passo un Indio Alcalde, quien se manifestó sin- 
cero, y ofreció pasar aver al Capitán Gral : Que los Indios despojaron 
aun criado y bolvió el Alcalde á ello?, y trajo el robo, y en su compa- 
ñía á su muger ó hijos diciendo que los demás no querían reducirse! 
Que siendo cerca ele noche, y no querer su familia dormir en pre- 
eencia de tantos Españoles, se quedó a la otra vanda de un Arroyo 
que haría por medio, donde mandó Patrón que amistosamente le 
acompañasen dos soldados: Alas 3 de la mañana llegó un Indio, y 
habló con el Alcalde, y resultó embiar este a decir a Patrón que otros 
Indios querían asaltarle la Cavallada, la que a éste tiempo havia man- 
dado recoger para marchar, y remitido otros soldados que saludasen 
al Alcalde. Este respondió cortesmente, y con ellos embió á decir a 


202 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


203 


Patrón, que no despreciase la noticia: Luego se oyó ruido, y bocerio, 
porque los Indios asaltaron la Cavaliada (por otro vado deí Arroyo) 
y la llevaron, y aunque acudió la gente fue en vano : Mandó Patrón 
solicitar al Alcalde y no le encontraron. 

N/ 2 En 5 de Agosto mandó el Capitán gral en el Arroyo del 
Tigre que respecto ha verse reconocido una total falta de Pastos, y 
decadencia en la Cavaliada y boyada, el Intendente tomase declara- 
ción a los Prácticos, y Capataces, del estado de ellos y si era capaz de 
marchar, y en su conscquencia fueron examinados los Capitanes D. n 
«Ipil de Zarate, IX a -Josepli Planeo D.“ Xavier de Mitre, Miguel de 
A rellano, Juan Lopes, Joseph Podrigues, Fran/" Lias, Antonio Vel- 
monte, Miguel Gerónimo y .Martin Jph de Toro, Simón Vcnitez. Jph. 
Seco, Joseph Martínez. Juan Baup.*’ Llanos, Miguel de Rocha, y Juan 
Liego Arríiz. sugetos inteligentes en la Campaña, Pastos y Ganados, 
Capataces, y Arrieros, y declararon va jo de Juram. tu , que la Boyada 
y Cavaliada, esta va incapaz de seguir la marcha ni aun 4 Leguas, por 
hallarse toda despeada estropeada, y sumamente flaca, por la falta de 
Pastos, y que desde el Arroyo Ygarapey se havia a cava do de arruinar 
enteramente, y que por dha falta de Pastos pacían una Yerba que 
llaman Mió Alio, la que Ies hacia morir de 20 en 30 diariamente, 
que estando a 30: leguas del Rio Ibieuy hasta donde se contémplal a 
i a exeasez de dbos Pastos, ignorándose si en adelante habría la misma, 
no liera dable llegar alia, porque aun sueltos los animales no podían 
caminar. 

En G: de Agosto mandó el Cnp." gral tomar declaración a Matheo 
Codoy. uno de los que fueron acompañando al Rexidor D." Bernardo 
Casafús conduciendo sus Cartas, y las del P. Altamirano para el Cura 
del Pueblo del Yapeyú, y dixo que en el día 28: de Julio salió del 
Campamento del Arroyo Ygarapcav con el referido Regidor y otros 
1 Escoltados de 50: hombres hasta el vado del Uruguay donde hicieron 
noche: Que al siguiente dia pasaron a la otra valida, y los seis siguie- 
ron su marcha hasta el paso de Macoretá, atravesando este donde co- 
mieron. y descansaron, y luego caminaron á tomar la Costa del Uru- 
guay, Aguas arriva, y pararon un rato. Ala noche con la Luna si- 
guieron su marcha hasta el ainaneser, que llegaron al Arroyo T imboy, 
y siguieron hasta el Mirinay donde hicieron noche: Ala madrugada 
j lasaron este arroyo y tomaron el camino para la Estancia que llaman 
de S. Pedro, del Pueblo del Yapeyú, y asu distancia de 3 quadras 
salieron al encuentro num.° de 30 Indios Guaranís armados con bocas 
de fuego, flechas y Lanzas y saludándolos Casa fus cortesanamente á 
los Indios les dixo hiva de parte del S. or Governador y Cap.* Gral, 
llevando una carta para el P. Cura, con lo que los pasaron á su Ran- 
chería donde havia otros Indios que en todos serian como 280, unos 
a ea vallo, y otros apié, y todas armados, y los hicieron desmontar to- 
mándoles las Armas y convidándoles a que se sentasen lo que hicieron ; 
bol viendo cilio Casa fus á insinuarles las antecedentes razones les piclie- 





EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


ron la Carta, y respondió no hera para ellos sino para el Padre, repli- 
caron los Indios que la diese, que allí esta va todo el Cavilclo del Pue- 
blo, y ellos la havian de recivir; la entregó á uno que deeian hera el 
Secretario; este la quiso abrir y le previno Casafús, que el Señor Go- 
vernador, no decía en el sobre escrito la abriesen ellos, y respondieron 
muque no lo mande: Que se retiraron lO-ó 12- varas, la abrieron y 
se pusieron a leerla, y luego bol vieron diciendo havian dado parte a la 
Armada, que de allí tralierian razón si havia de pasar al Pueblo ó 
no y entonces Casafús empesó á cortejar al Cacique, Secretario y 
demás Indios e Indias, de la Ranchería, con cuchillos, cintas, y Que li- 
tas, y al S S. rl ° con un par de calzones, por reconocerlo mucho mas 
inquieto: Después prorrumpieron los Indios diciendo que cstava una 
Armada de 1 (¡|) Indios en la Costa del Miriñay, otra igual en la del 
Uruguay y otra cu embarcaciones en el dho I ruguay, esperando al 
Español.- resueltos a morir, y que no havian de salir lejos a encontrar 
al Español: Que primero se havian de acavar todos (pie entregar sus 
i ierras, que cu aquello no havia compostura, y á Casafús le dixo el 
si atí te quisieran quitar ese Poncho siendo tuvo, no lo barias 
de defender? así nosotros cu defenza do nuestras tierras y Pueblos, 
liemos de morir primero que entregar, alo que estamos dispuestos y 
tenemos noticias de esto por Cartas de feé y Corrientes, y ahora 
nos queréis engañar? Casafús respondió no creyese semejante cosa 
pues no havia liada : y en esto un Indio llamado Antonio Payba, cono- 
cido de Godoy, y de otro de los G, llamó alos dos llevándolos para su 
Rancho, dieicndoles tenia una Guitarra para que cantasen, con cuyo 
motivo montó a cavado dho Godoy y Lorenzo Quintana (que así se 
11 ama va el otro acompañado) en compañía del Payba, y se les arrimó 
otro Indio al parecer á escuchar lo que hablavan y recelándose del 
Payba al llegar a su Rancho le dixo á Godoy hay lastima que hayas 
• en ido en esta ócasion, que esa Gente que veis venir no hiene con buen 
fin sino para haverías, y yo no te puedo remediar, Godov y su com- 
pañero divisaron como 200 Indios desnudos armados que venían por 
una Loma como á un quarto de legua del Rancho, en el que entraron 
el Pavha, Godoy y tana, quedándose el otro Indio ácavallo: Pav- 
ía le entregó á Quintana la Guitarra, y preguntándole este que havia 
de cantar, le respondió que una despedida, y al empesar el verzo 
eavezeava el Pavha, y decía que bien decís lo que duró desde la lle- 
gada de dho Casafús ála Ranchería: llegaron los Indios desnudos, y 
armados, y pasando por el Rancho preguntaron qual era el Cabo de 
los Españoles, y llegando donde estava -Casafús ovo decir que han 
hecho que no les han quitado la vida? por que estos no vienen más que* 
á engañar, y lo que traben son puras mentiras, y acometiendo todos 
los de aca vallo y apie, oyeron Godoy y Quintana gritería, y un lamento 
que decía ay Jesús? y promptamente montaron aun que el Indio 
arrimado les quiso arrevatar los Cavallos, y Godoy metió la mano 
íi una Pistola que llevaba oculta, con la que lo embarazó, y liacien- 


204 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


dose campo por entre los Indios, hechando ahuir con su compañero 
Quintana á rienda suelta: los siguieron 30-ó-40-Indios, y 10-ó-12*1os 
alcanzaron, baleándole el cavallo a Quintana, y por socorrer a este se 
detuvo Godoy, atenido al buen Cavallo que llevaba, y saverlo manejar 
mejor que los Indios; pero estando preso el de Quintana con las bolas, 
no le pudo socorrer, y apretó las espuelas, y adistaneia de 100 varas 
vió que Quintana se sacava el Poncho, diciendo Amigos por Dios no 
me quites la. vida, y que un Indio íe quitó el Cavallo, y otro con un 
bote de Lanza, estando en pie Quintana, lo hecho al suelo, v bolvien- 
dosc a incorporar le tiró otro bote de Lanza, y cayo segunda vez 
reclinando la eaveza en un brazo, que otro Indio saltó sobre el no save 
si a degollarle ó desnudarle. Que el de la Lanza, y otros dos siguieron 
n Godoy y este a fuerte carrera del Cavallo se escapó hasta arrojarse 
en el Miriñay que se hall ava anado, y por aligerarse y que los Indios 
se detuviesen en recoger vestuario y recado de montar, cortó la cin- 
cha con un cuchillo que llebava, y paso en pelo anado hasta llegar 
al Rio Uruguay, el que así mismo atravesó anado con su Cavallo. y 
llegó al Campamento que estava en la otra valida del Arroyo del Ti- 
gre el día 2 de Agosto a las 12 y Vz del dia. 

Consejo de Guerra 

En S de Agosto sobre el Arroyo del Tigre, con las deposiciones 
de lo aealiecido a D. n Nicolás Patrón lo subcedido á D. n Bernardo 
Casafús. y lo expuesto por los inteligentes, y Capataces, sobre Pastos, 
y estado de la Cavallada, Ganado Bacuno, y demás Vagages, llamó el 
Cap." gral á Consejo de Guerra al Intendente, Comandantes de los • 
Cuerpos, y Capitanes vibos, aque también concurrió el Mre de Campo 
Ib" Manuel Domingues, cilio numero llegó al de 26 sugetos, y tratadas, 
y conferidas todas las cosas, fueron de parecer, que respecto de la 
falta total de Pastos que havia arruinado el rigor del Jmhierno. y el 
miserable estado déla Cavallada, y Vagages llera imposible seguir la 
marcha, y convenía retirarse al Salto ú otro parage donde hirviese 
Pastos, para poder reforzar los animales, y remplazar los (pie se ha- 
vian muerto, como también aumentar número de Gente, acudiendo 
por ella al Paraguay y domas limares cirenmhecinos atendiendo aque. 
por los hechos que liavinn egeeutado los indios del Pueblo del Yapevú. 
y las demás noticias, se venia en conocimiento de que todos los Pue- 
blos estaban coligados con los 7, que se harían de entregar, y hora 
necesario tomar las providencias va jo de éste concepto. 

En 22 de Agosto en el parage de Jesús, mandó el Capitán gral 
lomar declaración a Xtoval Yaeasrnirre y á María su Hermana, In- 
dios Guaraní? del Pueblo de la Cruz, que se cogieron en el Campo 
por una partida abalizada, y dixeron que habría un mes se. huyeron 
déla Estancia de su Pueblo nombrada S. n Joseph, que está de la otra 
liarte del Ibicuy; que llera cierto que los Indios del Yapevú havian 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 205 


contado como dieron muerte á Casafús y los suyos, y quitjido á los 
Españoles una punta de Cavallos, (pie tenían sus Armadas en los pues- 
tos de una y otra vanda del Uruguay, repartidas hacia las puntas del 
Ibicuy, y cabidas del Rio Pardo, donde se mantenían con los infieles 
Mimianos, Charrúas, y Bojanes para defender sus tierras, y que no 
entrasen á ellas los Españoles y Portugeses. á cuyo efecto estavan 
coligados todos los Pueblos, y se socorrían con Gente, y Cavalladns. 
y (pie los 7 de aquella vanda del Uruguay se mantenían con todas 
sus familias, sin esperanza de mudarse á ninguna parte, ni en entre- 
garlos, y que oyeron decir, que en la otra parte del Rio Pardo, tie- 
rras de Portugueses, estos havian tenido un encuentro con los Indios 
dé que* quedaron prisioneros algunos de los últimos, y que álos infie- 
les el P. Cura de su Pueblo llamado Antonio, los havia congregado 
y gratificado con Yerba, Tavaco y otros efectos, y los manda va un 
Indio llamado D." Joseph, y que los Indios tenían armas de fuego 
chicas, y grandes, y también Cañones, uno en cada paso del Ibicuy, 
y que dentro del Pueblo de la Cruz tenían lo demás que havian tra- 
hido 8 Indios del Pueblo de S. ta Rosa, que calle hacia la Prov." del 
Paraguay, como diestros en el manejo de armas de fuego, y Cañones 
para enseñar alos del citado Pueblo de la Cruz, que se mantenían 
en los pasos del Uruguay en nmn.° de 2 (!;) Indios, y (pie los del 
Pueblo de S.‘° Thomé estavan coligados con los de S. n Borja. y se 
hallaran en Campaña hacia las puntas del del Ibicuy : Que de dia co- 
rrían el campo espiando los Españoles, y de noche se juntaran. 

X.° 3. — • En 24 de Agosto, sobre el arroyo de Jesús, hizo el Cap.” 
Oral, reconocer la Cavallada para ver si podía socorrerse al Exercito 
auxiliar con un destacamento de 300, hombres, y eombocó a consejo 
de guerra al Coronel I)." Thomas Ilílson, Comandante (le los Drago- 
nes y a los domas Comandantes, y Capitanes que al presente tenia en 
el Acampana.* 0 (cuyo numero fué el de 11 Sugetos) y botaron que 
en el Consejo de Guerra del dia S se havia resuelto retroceder por 
el miserable estado de la Cavallada y Vagages. En cuya contramar- 
cha (que hera de 4 leguas) havian empleado 16 dias lo que confir- 
mara los justos motivos que lluro para el retroceso; y que siendo la 
distancia en que podría estar el auxiliar la do 300, leguas, y no haver 
casi cavallo de provecho, no hera dable havilitar el destacamento: 
aque se agrega va el que con el aviso que se le havia dado di*l estado 
de las cosas, habría tomado el auxiliar las medidas correspondientes, 
(-n caso de no bailarse posehedor de alguno de los Pueblos, respecto 
de estar mas inmediato á estos, y que los Ríos le havian facilitado para 
su transporte la immediaeion, siendo estos los que havian impedido 
al Capitán Gral su manifiesto deseo por no ser transitables con em- 
barcaciones. 

En 5 de Septiembre en el Acampamento del Salto Chico del Uru- 
guay, se tomó declaración á Ignacio Baya, á Ignacio Ariyá. y á las 
indias, todos del Pueblo de Yapevú, y conformes dixeron havian en- 


206 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


contrado una partida do Indios infieles Charrúas en las puntas del 
Arroyo Igarapeay, que parecían corredores de Campo: Que el P. Su- 
perior havia rajado al Yapeyú y informado á los Caciques, hera pre- 
ciso entregar los Pueblos de la parte del rio Ibicuy á los Portugueses, 
por mandado del Hoy de España, y que algunos combinierou en ello, 
pero la mayor parte dixo que no, debolviendole las palabras al mismo 
P. Superior; y que todos los Caciques se hallan opuestos á no entre- 
gar las Tierras, no obstante que los P.P. les havian hecho sus reque- 
rim.'"’ Que los Indios de S. n Borja havian dispuesto mudarse for- 
mando un Pueblo en la otra vanda del Queguay, pero que se havian 
buelto a retirar: Que en el 1> ueblo del Yapeyú havia 12 cañones, y 
en el de la Cruz también los havia, no saven (plantos. 

N.° 4 — En 4 de Octubre, sobre el Arroyo del Da i mar. mandó el 
Cap." General examinar á 5 Indios de los que se aprisionaron en el 
reencuentro que huvo el dia antecedente, y declararon que el Cacique 
D." Raphael que se halla va prisionero hera clel Pueblo del Yapeyú del 
que havia sacado un cañón, y trahidolo por el Rio hasta el Arroyo 
Quaregn donde lo desembarco : Que este Cacique con 300, y mas In- 
ri ios, fué el que dio la muerte á Casafús, y le quitó las cartas las que 
llebó al Cacique D. n Nicolás Corregidor del Pueblo de la Concepción, 
como apral que todo lo mandava: Que viniendo el P. Joseph com- 
pañero del Cura de Yapeyú con un vote hasta el Salto donde estaban 
las embarcaciones del Rey, se lo estorbó dho D.“ Raphael, quitándole 
la Compañía que trahia en el parage Tpie llaman Palo colorado, y 
haciéndole volver al Pueblo: Y que haviendo despachado al Cacique 
Fran.'° Manguré con otros Indios, y una escolta de infieles, el P. 
Cura del Yapeyú Antonio Estelles con una Carta para el Capitán 
Oral, dieiendole que si necesitava de algún ganado, Aves, ovejas. Arina 
ó Pan, que con su aviso promptamenle le remitiría : Llegó hasta el 
Arroyo del Ibicuy. y encontrándoles los Caciques d." Narciso Jañoy- 
re, D.° Raphael Paracatá, el Sargento Mayor Santos Apeg, y demás 
Capitanes y Regidores con número de 300 Indios, le quitaron la carta 
a Manguré, lo prendieron y castigaron, y los que le acompañavan, 
avista del castigo se huyeron: Que el Cacique D.“ Nicolás Nenguirú 
déla Concepción hera el que tenía alborotados todos los Pueblos para 
impedir la entrada de los Exercitos, uniendo también los infieles que 
por la parte de los Portugueses hacia las puntas del Ibicuy, S.“ An- 
tonio, y Costa del Rio de la Pelotas, tenia partidas de Indios al cargo 
del Cacique pral. de S. n Angel, para oponerse á los Portugueses con 
quienes hacia tiempo havian tenido un encuentro en que murieron 
algunos, y que por esta otra parte para oponerse a los Españoles, 
rsta van otras partidas de Indios con el Cacique D." Raphael para 
impedir la entrada á los Españoles, y que para reforzarlas bolvió D. n 
Nicolás desde el Arroyo Igarapeáy y atrahér Gente de 4 Pueblos. 

N.° 5. — En 5 de Octubre sobre el Arroyo Davina r el Cap." Gral 
juntó Consejo de Guerra, para tratar, y conferir sobre lo que el Marq. 8 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


207 


decía en su Carta de 30 de Agosto al que asistieron el Intendente 
Conmand.*" y ciernas ofiz. 8 que compusieron, que como antecedentcm."' 
.tenían dho en los demás Concejos de Guerra hera incapaz seguir la 
marcha, ni socorrer al auxiliar, por los motivos que havian expuesto, 
ni tampoco hera posible marchar a pie, por la mucha distancia que 
havia, a que se agregava ser el num.° do la Tropa reglada el de 300 
hombres, con lo que nada se podía emprehender, pues la demás Tropa, 
siendo de Milicias no hera dable marchase á pie, mayormente quando 
mucha parte se lmvia desertado, por conocer la imposivilidad de 
seguir sin michas prevenciones de Vagages, y que si se havia de em- 
p rehender Segunda Expedia.” por la parte del Yapeyú, hera cnmhe- 
n i ente en caso de conseguirse el paso del l ruguay, depositar ou la 
rajada de S. ,a Feé los despojos que havian quedado dejándolos ente- 
ramente libres de t ni va jo para restableserse, y que pudiesen servir. 

\ que si se havia de hacer por 8. 4 Tecla incorporándose con el l oi- 
1 ligues, hera neses. 0 poner los Animales en el R i neón de Yaldes: ó las 
Vibras, sin pensar en otra cosa, respecto de que lasjírovirieucias rie- 
vian darce como para hacer la guerra, no solo a los 7 Pueblos, sino á 
todos los de una, y otra parte del Uruguay. 

En 6 do Octubre so tradugeron por D. n Jph. de Añasco, varios 
papeles que se hallaron a los Indios en la 1 unción del dia 3. en que 
se davan noticia unos á otros del estado de sus cosas. 

En 8 do Octubre, sobre dho Arroyo el Davmar el Cap.” Gral. 
mandó examinar al Cacique Raphael Paracatá y otros Indios prisio- 
neros sbre la noticia que se havia dibulgado de que el Cacique pral 
E. n Nicolás Nenguirú se corona va por Rey el dia de *S." Fran/° En el 
.Pueblo del Yapeyú, y havor castigado á Fran. p " Mangaré, y quitadolo 
la carta que trahia del P. Antonio Estelles, y dho Paracatá declaro, no 
le consta va que el Cacique D. n Nicolás se hu viese de Coronar el dia 
de S." Fran.'* y solo savia que los RR. P.P. como á Indio capaz, 
valeroso y de inteligencia mandase á lo.s Indios de los Pueblos de una 
y otra vanda del Uruguay, y que acavandose las funciones de aque- 
llas Expediciones, tenían ánimo de hacer un regocijo en todos los Pue- 
blos; y que a Mangure le havia castigado porque no supo reprehender 
á su muger que ultrajó unas Chinas, pero que no le quitó carta algu- 
na : Bonifacio Fuentes de claró, que en el Pueblo de Yapeyú oyó 
decir bulgarnieiite havia parecido un Rey, pero no savia de donde o 
quien hera, ni óvdo que el dia de S." Fran/" se coronase Indio alguno: 
y que hera cierto que el Cacique D. w Rafael catigó en el paso del Ibicuy 
á Manguré, pero que ignora* la causa, y si le quitó algún papel. Gi- 
rino Chepotas declaro, que no savia la coronación del Cacique D.“ Ni- 
colás a quien se le mira va y atendía como á Cacique pral de los Pue- 
blos, de una y otra vanda : Que á Manguré. n fo] se le quitó carta alguna, 
por que no la trahia: y que es cierto que Paraeatu lo mandó castigar 
por un papel falso que el Manguré cscrivió contra el A lea Id** perpe- 
tuo del Yapeyú D." Th i moteo Ja vaca. 


208 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


9 Octubre, por el Mro D. n Pasqual Xuñez .se tradujo un 
Vi a cierno en Pergamino, que se encontró éntrelos despojos de los lu- 
dios, que murieron en el reheneuentro del Daymal el dia 3, del mismo, y 
contiene un Diario histórico de todo lo subcedido entre los Indios 
sobre el punto de la entrega délos Pueblos desde 6, de Marzo de .1751- 
Jjasta 24 de Agosto de 1754. 

1755 

En 14- de Enero mandó el Capitán Gral se diese razón de la Cn- 
va nada, v el estado en que se hallara, y va jo de juramento decla- 
raron los inteligentes, y Capataces havér el númerfo] de 14(55 Cavallos 
en que se incluyan los propios del servicio de los oficiales. 

En 15- de Enero sobre la costa del Rio negro hizo el Capitán 
ilral Consejo de Guerra, para cuyo efecto concurrieron el Marq. 8 de 
\ alde-Lirios con los Comisarios de las partidas D. n Juan de Echa- 
ra rria, y don FranM de Arguedas (a un que estos no dieron voto) v 
solo si D." Jph Joaquín de Viana, Governador de la Plaza de Moñ- 
t ende [o], (aquien para ello hizo venir el Cap. n Gral) como también 
ios Comandantes de los Cuerpos, y Capitanes vibos, pusieron en todos 
el mimero de 14- que llevan los q. e actualmente se hallaran en aquel 
Campamento, y haviéndoles propuesto el Cap. a General las siguientes 
consideraciones. Estamos expuestos aquantas sospechas quisiese for- 
mar el Mundo, por la desgracia de no haverse podido cumplir *on 
lo que se trató con el S. r D." Gómez Preire, en la Isla de Martín Gar- 
cía, pues ya ha escrito éste Cavallcro, que tiene bastantem. ,rr provado 
no ser suya la culpa de las dilaciones que han causado de nuestra parte 
la falta de Pastos para no cumplir cilio tratado, que es lo mismo que 
ompcsár á cargar á nosotros y disculparse aeosta de nuestra opinión. 

Quan obligada nuestra nación por sí. y por el Rev a desvanecer 
tan fea opinión, qualquiera io conocerá si absolutamente no' abra- 
zamos otra vez )a empreza con aquel vigor y brevedad que devenios 
icner por el Rey, y por la Patria, por nosotros mismos con el honor y 
celo de oficiales honrradissimos, pues no tiene otra cura esta enfer- 
medad, que egecutar lo expresado en lo posible, aun antes que lle-imn 
Santafesinos y Correntinos a es te Campo: pués en él p recentóme- te 
Jiabm entre Infantería y Dragones, y Blandengues 609. hombres v 
Jos Cavados es t tan más que en carnes, y los vastantes para hacer un 
Destacamento para Santa Tecla, y que no faltarán provisiones, ,x,r 
que el S. Gómez Freyrc escrive : Que nuestras Tropas en todo el mes 
de Marzo se hallen en S. a Tecla, ó que retiraría las suyas asas anti- 
guos Quartdes, y daría. quenta a su Corte: y por la distancia que hay 
ce 100 Leguas de aquí á dho para ge, aunque algunos dias de Abril 
se gasten en llegar á él, no podra desculparse, ni culparnos el Expre- 
sado Gen. 1 Portugués. 

Por cuyas bien medidas razones, que llebo expresadas, es indis- 


< . 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 2C9 

pensable como ofiziales de honor hagamos el referido Destaca m ; ,ü de 
400 ó 500 hombres luego, lo que ruego á todos, y á cada uno en 
particular voten faborable al fin expresado, por ser eombeniente a la 
honrra del Rey, ala 11 ra, y nuestra nación, para que S.M cumpla 
con el tratado, y también dando satisf ación á toda Europa de su sin- 
ceridad, y buena feé en sus Tratados, y nosotros en nra lealtad, amor, 
vigor, y honrra en su Real Servicio, v todo lo demás conducente 
anuestra mayor Gloria: Y sin embargo de rai dictamen, si hallasen 
otro medio más apropósito, los S. r " Governador de Montevideo, Co- 
mandantes, y Capitanes, expondrán al pie de este sus acertados votos 
con la brevedad que pide el caso. Y para que con toda reflexión, se- 
gún se ha discurrido en la junta de oy puedan responder, a cada cuer- 
po se le embiará una copia, para que enterado vien voten con el 
mayor acierto del aprieto y urgencia precente, como se promete de 
oficiales de tanta capacidad e inteligencia: Campamento en la costa 
del Arroyo negro 14, de Enero de 3755 = Andonaegui: Tratadas, y 
conferidas, y reflexionadas, cada una de por si, vinieron aresolvér: 
Que en ningún concepto raeio[n]al podían estar expuestos a ningunas 
sospechas, porque haviendo sido tan in contextablcs las razones que 
obligaron á retroceder como hera la falta de Cavallos y Vagages, (au- 
xilios indispensables para conseguir la empresa) que havia aniquilado, 
y destruido el extrahordinario rigor del Imbierno, y la excaces de ali- 
mentos por la esterilidad de los Campos, no devia atribuirse aculpa 
lo que hera contingencia de los tiempos, ni ála expresión del Gral 
Portugués devia dársele semejante inteliencia : Que presupuesta gene- 
ral en todos Pueblos la sublevación, hera preciso dar las provi- 
dencias para poder conseguir el fin, y siendo necesarias fuerzas com- 
petentes como de 2- á 3- (||) hombres, hallándose solo con 600, no 
hera practicable el que por entonces se pudiese intentar, mayormente 
quando despnes de tener tan corto numero de Tropa, no havia promp- 
íos los suficientes auxilios para una dilatada marcha, ni menos el Gral 
Portugués los tendría por más que quisiese asegurarlo, por que si 
antes havia conseguido llegar felizmente hasta el Rio Yacuy hera por- 
que la mayor parte de la marcha la havia hecho por agua en Embar- 
caciones, que fácilmente navegaran, sin los imposibles que hacia en el 
Uruguay, logrando Cava liadas de refresco en las estancias que los 
Portugueses lien establecidas en aquellas Riveras hasta las inmedia- 
ciones del Yacuy con diferentes fortalesas; v haviendo de seguirse 
ahora por S. ,a Tecla experimentaría los mismos incombcnientes: Que 
tampoco llera dable embiar el Destacamento de 400- ó más hombres a 
S. ,n Tecla para contener al Gral Portugués aque no se retirase k 
Quar teles de Imbierno hasta aguardar la resolución de las dos Cortes, 
pues aunque dado caso fuese el todo de los 600- hombres existentes, 
siendo la distancia de 180: Leguas y el Pais que harían de ó cupar tri- 
llado de los reveldes quando allá llegase el Destacamento tenían el Im- 
bierno próximo y estarían los Cavallos y Vagages imposivilitados de 

14 


210 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

pasar adelante, y en este caso hera preciso que así los Españoles como 
los auxiliares imbernasen en aquel puesto si ir esperanza de que en 
el tiempo de su mansión pudiesen restablecer la Cavallada, y Yaga- 
ges al estado de emp rehender la marcha en la primavera, por que 
además de no permitir el rigor del Imbierno su restablecimiento 
también lo émpedia la sugecion enque hera preciso tenerlos para que 
los Enemigos no los robasen; a que se agregava el que esta disposición 
licra muy expuesta a padecer una derrota, ó desgracia con que los 
v eveldes por medio de una acción ventajosa consiguiesen mayores, 
bríos ; En cuios términos exponiendo otras reflexiones concernientes 
al mismo dictamen fueron acordes en que se diesen todas las provi- 
dencias correspondientes aj untar un Cuerpo de Tropa suficiente á 
asegurar la Victoria, con los competentes auxilios de Cavallada Va- 
gage, y demás tren que asegurasen el éxito empezándose la marcha 
afin de Agosto, ó en el mes de Septiembre que hera el mas apropó- 
sito, y por el camino de S.'* Tecla, en cuyo puesto se podrían unir 
ios auxiliares para operar juntas, por ser el verdadero modo de 
conseguir el fin a (pie espiraban las dos Cortes; y que las mismas 
razones se le expusiese al Gral Portugués quien como instruido, y de 
una alta com prehensión se combenceria de ellas, y conformaría con 
io resuelto; y si acaso no obstante clhas razones se retirara, tenía 
el Cap." Gra! vastante tpo para juntar competentes fuerzas, y exo- 
ndar sin auxiliares la empreza, quitando con la acción qualquiera 
mal fundado recelo osospecha que pudiera haverse introducido en el 
Mundo. 

* En 22 de Enero el Cap." gral hizo Consejo de Guerra particu- 
lar con los 3 comandantes de la Tropa a que asistió el inre de Cam- 
po D.“ Manuel Domingues y presencio el Marq." de Yalde-Lirios ; 
exponiendo que en confomidad de lo resuelto en el anteced/' Con- 
sejo havinn pasado de su parte el Coronel D." Jph Joaquín de Via na 
Gov. or de Montevideo y de la del Marq/ de Val de Lirios, el Comisario 
I)." Fian/ 0 de Arguedas, á conferir y tratar con el Gral Portugués 
sobre lo resuelto en dhn Concejo á fin de si se conformava en ello, <> 
no : Dijesen si comhenia permanecer en aquel sitio, y empezar a re- 
dil tai* Gente antes de tener la respuesta del Gral, y unánimes decla- 
ra ron. que respecto de que á principios del mes de Marzo se tendría 
í:i respuesta definitiva de dho Gral. seria más comben i en te permanecer 
en aquel mismo lugar en tanto que se tenía, dando en ínterin pro- 
videncia para que el Intend." sin cesar pasase á aquella vanda todas 
ias Ca valladas que le fuesen dables, y juntamente el num.° de Boyada 
¡¡proporción del ca miago que se deveria llevar sin omitir diligencia 
alguna en el repuesto de víveres, y demás correspondientes a su cargo, 
a fin de que en vista de la respuesta de dho Gral. se pudiesen condu- 
cir al sitio que se hallase combeniente. , 

En 24 de Enero vinieron al Campam.' 0 dos Peones que h avian 
desertado délas Carretas en el Rio Queguay, y declararon que luego 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


2 11 



que hizieron la deserción los cogieron 20 Indios Tapes, y los llevaron 
a una Tropa de 400 Indios armados que estavan sobre el Uruguay 
los que venían a vengar las muertes de los de la función del Dayraar 
en el dia 3 de Octubre; y que los mandava un Cacique llamado D/ 
Xptoval Paracatú, que decían heran de los Pueblos del Yapeyú, la 
Cruz, S/° Thomé, y S/ Borja. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. Original manuscrito, 13 
fojas, papel con filigrana, formato de la hoja 210 X 300 mui., letra inclinada, 
interlínea 7 a 12 mm. t conservación buena ; lo indicado entre paréstesis ti esíá 
destrn ido). 


N.° 57 [Gómez Freire de Andrada al Marqués de Valdelirios, sobre sus mar- 
chas, y adjuntando copia de la carta inserta bajo el N.v 54, segundo documento] 

[Río Pardo, Julio 30 de 1754] 

-I- 

Exmo. S/ r Mui S. or mió. tiempo tenia Yo de esttar ya á estas horas 
á vista de alguno délos Pueblos rebeldes, si las nueve Falúas, que trans J 
portaran del Rio Grande algunas Municiones y Tropas, como avise á 
V.E. de aquella Villa hirviesen tenido mas feliz viaje; pues basttando 
á concluirla veintte y quattro horas de viento, quentto ya treinta di as, 
que salieron de aquel Puertto, y aun no acavaron de llegar todas. 

Enttrc tanto me resolví á embiar por un Lenguaraz a los Indios 
Prisioneros asus respeettibox Pueblos, con Caritas alos Casiques déla 
Copia que á V.E. remitió ; y luego que lleguen las referidas Embar- 
caciones mepongo en marcha, y boy á ejeeuttar todo quanto menrevino 
en sus Instrucciones el S/ r d. n Jph. de Andonaegui. de quien hasta 
el presente no he tenido notticia; y la que por aora puedo Yo dar á. 
V.E. es solo, que después del Segundo Ataque no se han visto Indios 
algunos por csttas Campañas. 

Lo que fuere ocurriendo participare á V.E. que Dios guarde, mu- 
clios años. Campo de Rio Pardo á 30 de Julio de 1754. B.lm. de V.E. 
Su fiel amigo Gómez Freire de Andrada. = Exilio S/ r Marques de 
Valdelirios : 

( Ejecución det Tratado de Límites de 1750. etc. — Copio manuscrito de la 
¿poca, 1 foja, popel aon filigrana, formato de lo hoja 200 X 2íM» mm. f letra cor- 
neal , interlínea 7 a 0 mm., conservación buena). 


*212 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


213 


N." £8 [El Marqués de Valdelirios a D. José de Andonaegul insta por la 
continuación de la campaña y hace algunas consideraciones sobre miras de 
los portugueses] 

[Buenos Aires, Agosto 30 de 1754] 


Copia 

Mui señor mió y Amigo: Becivi la tarta de V.S. de catorce del 
corriente, cuio contexto se reduce á dos puntos. El uno consiste en 
manifestarme V.S. que se lia visto precisado á retroceder con el eger- 
i-ito hasta la Campaña del Salto Grande, acausa de no haver aliado, 
pasto en el camino que llevara, y deno poder proseguir la marcha pol- 
la suma devilidad de los Caballos y Bueyes como lo lian declarado los 
Oficiales y Capitanes. Y el otro se reduce ápedirme V.S. que yo con 
consulta del P. Altamirano leprevenga lo que deverá egecutar. = 

En quanto al primero no seme ofrece que responder a V.S., por 
que quando no ha proseguido la marcha afin de cumplir con lo que 
a x ustó y firmó en la Isla de Martin Garcia: necesariamente no será sin 
¿i lirunas razones: bien que deve estar V.S. en la inteligencia de que 
no alcanzarán jamás aque SAI. se justifique acerca del Rey Fide- 
lísimo, por que siempre le pondrá en cara el no haver tomado para 
esta empresa unas medidas y unas providencias que no hiciesen faltta 
en ocasión tan importante. 

Y en quanto al segundo devo decir a V.S. que el P. Altamirano 
]r responde á la consulta dándole noticia de la disposición en que 
están los Indios de la margen Occidental del Uruguay, según las ulti- 
mas Cartas que há tenido; que es lo que há concebido que V.S. desea 
favor dccl. Y yo no puedo dar á V.S. dictamen alguno en el sentido 
rn que me lo pide, pues no tengo otra cosa que decir a V.S.. sino que 
va save que el Rey há puesto enteramente á su cargo la empresa de 
evacuar los Pueblos con las Armas para entregar ála Corona de Por- 
tugal : y lo sabe también d. n Gómez, pues se lo dixe en presencia de 
V.S. esta ultima vez que concurrimos en Martín García, y también el 
que todo pendía de su mano: V.S. está perfectamente enterado déla 
intenz. 0 " de S. M. por todas las Cédulas que le entregué quando vine 
de España y principalmente por la que reservé para éste caso, y pol- 
la Carta que le cscrivió onel Xavio la Aurora el Ex. ,,,D señor d." Joseph 
de Carbaxal en la qual le descubre la razón dono haver embiado el 
Rey Tropa, y le dice q. r S. M. fia este negocio del zelo y pericia mi- 
litar de V.S. enia expresión de que el succeso acaecido ha alterado el 
convenio de la entrega de los Pueblos, lié extrañado mucho porque 
consta á V.S. que bien lexos de ser así, esta seriamente ratificado en 
1n citada Carta. También conocerá que tiene que cumplir irremedia- 
blemente lo q/ ha pactado con d” Gómez. Verá assi mismo que este 
Caballero ha quedado en el sacrificio, y que estará ála hora de esta 
empeñado con los Indios en que necesitará precisamente del socorro 



i 


i 

i 

3 


de V.S. Y finalmente se hará cargo de las malísimas conscquenciass 
• pie nacen de la retirada de V.S. y son estas. 

Que el honor, la palabra, y la buena feé del Rey nro Señor, están 
descubiertos enteramente aquantas sospechas quisiese formar el de 
Portugal, que hav. J ° dudado siempre de que no se le entregarían los 
Siete Pueblos, calificará ahora que se le trata, con engaño: Que este 
Mona relia puede ahora desistir y desvanecerse por esta causa un ne- 
gocio tan solicitado por nosotros, tan importante para España, y tan 
recomendado por SAI.; en cuio caso no dexarian de aprovecharse los 
Portugueses del Pais, que ya está demarcado ; y si se quisiese tratar 
c-lra vez déla división de dominios, entonces no se contentaran eonq/* 
la Linea corte por donde aora corta, sino que pretenderán que pase 
por medio del Rio de la Plata como ya lo pensaron al principio. Que 
por el contrario si d." Gómez tiene las ordenes secretas de su Corte, 
que sospechava el Ex. mo S. or d.“ Jph. de. Carbajal en la carta que re- 
caví estando en Castillos, de que remity á V.S. una Copia tra lacla de 
mi mano, tiene áora bellissima ocasión para señorearse de los Pueblos 
y atribuírselos como conquista, para no entregar despuess la Colonia. 
Y en suma que todos estos daños, gravísimos, y juntamente con la 
honra del Rey, la de toda la Nación, y la de V.S. están totalmente en 
sus manos. V.S. no puede dexar de saber otros muchos caminos, y de 
tener muchos Prácticos para hacer eficaces diligencias de proseguir 
su marcha, porque devo suponer que V.S. habrá tomado assí sus me- 
didas seguras, ya por que es quien há de responder al Rey de esla 
Empresa, y ya porque se habrá enterado como Capitán General 
de toda su Provincia en los nueve años que la Govierna. En virtud 
de lo cpial conocerá, que está precisado á discurrir los modos de poner 
remedio, y más sabiendo que d n Gómez conduce apio la mayor parte- 
de su Tropa. 

Con que yá verá V.S. ahora que despidiendo álos Sautafecinos y 
Correntinos como me lo consulta, quedará en estado de no poder 
tapar todos estos descubiertos, por que son el nervio principal de Su 
Exto, ni de socorrer con la brevedad que pide este estrecho tan grande 
a d. D Gómez aquién ofrezco que V.S. tentará todos los medios posibles 
para egccutarlo. 

Yo 1c embio todos Jos Papeles que V.S. me lia remitido, y le pre- 
vengo lo que V.S. conocerá que devo prevenirle, y es que procure to- 
mar el Pueblo de S. n Angel, como está tratado, si es que no lo ha 
conseguido yá: y q.* egecute todos los progresos que pueda; por que 
ya ve V.S. que lo que conviene, cimporta áóra Suprcmain.*" es justi- 
ficar la buena feé de SAI. y detener á d." Gómez, pues seremos mui 
dichosos, si su genio ardiente, encendido con la noticia que V.S. le par- 
licipa y que no esperara, no se retira. 

Tengo preparada la fragata el Jason para dar noticia á SAI. de 
este Successo; lo que prevengo á V.S. para que le eseriva, y participe 


214 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


215 


la resolución que tomase enfuerza de lo que llevo cilio, cu i as Caritas 
espero solamente para despacharlo. 

Y si le pareciese precisso que vo buelva á escribir al Governador 
del Paraguay que salga ála frontera délos Pueblos del Paraná con la 
gentte que tubie.se, allamar á lómenos á aquellas parte de la fuerza 
délos Indios, lo executare luego con el aviso de V.S: 

\ entre tanto ruego a Nuestro Señor gue. su vida muchos años 
que deseo. Buenos Ayress Treinta de Agosto demil setecientos cin- 
nuentta y quatro. — B.lm." de V.S. sumas seguro servidor y Am.° — 
K1 Marq.’ de ^ alde Lirios — S. r d." Joseph de Andonaegui. 


(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, rte. — Copia manuscrita dr la 
época, 4 fojas , papel con filigrana , formato de la hoja 21? X 3i»2 nnn„ letra rer- 
Uval, interlínea 11 a 1G mm. f conservación buena). 


N‘° 59 t EI p ad r e Altamirano a D. José de Andonaegui sobre el estado de los 
pueblos y obstinación de sus habitantes en no abandonarlos] 

[Buenos Aires, Agosto 31 de 1754] 

Copia 

Señor Governador y Capitán General — Mui Señor mió: Aun- 
que lie deseado, eficazissima mente, y deseo tanto como el que más. que 
se cumpla y execute la entrega délos Siete Pueblos como manda el 
I\ey; no siendo empero demi profesión, ni conforme ámi estado el dar 
dictamen en ásumptos de Guerra; Tengo por sin duda que el que me 
me pide V.S. enconsequencia de los informes, y pareceres que ha 
embiado al S. r Marq." de Valde Lirios, se limita ó reduce precisamente 
[según la intención de V.S.) á que yo le informe del estado que ob- 
tienen los Pueblos rebeldes, y en el que se hallan los demas de las 
Misiones en orden á la devida fidelidad y obediencia anro Soberano 
para poder \ .S. con pleno conocimiento del i vera r y tomar las medidas 
mas seguras al deseado logro de su empresa: la que el P. Alonsso 
Fernanz y Yo liemos Juzgado siempre aseguradissima en honor del 
Key y mui particular de V.S. y persistimos enel mismo dictamen (no 
obstante la novedad que ya diré) una vez que V.S. con su Tropa (que 
á la ninguna pericia Militar, y conocida timidez, délos Indios, és irrr- 
siscible) se presente en sus Pueblos. 

Sobro el particular asumpto de que desea informarse a V.S. devo 
decir que los Indios de los seis Pueblos déla vanda Oriental del Rio 
del L ruguay persisten obstinados en su loca determinación de no en- 
tregar sus Pueblos. Que el de YaPovú por la desobediencia y desen- 
freno de mui pocos Indios (pero contra quienes ni la Justicia, ni otro 
alguno se atreve) está tan alborotado que su Cura há tenido por con- 
veniente y preciso para que en pocos dias no destrocen y acaben todos 


los have res, de dlio Pueblo, entregar las llaves detodos los Almacenes 
de la Hacienda; y efectivamente los entregó al Corregidor y Cavil- 
d antes diciendoles que resp. t0 de que no le ayuda van á sugetar y 
castigar aquellos pocos perturbadores, cuidasen ellos de su hacienda 
y Pueblo, y que el se ocu paria únicamente encuidar de sus almas. 

Los Pueblos immediatos déla Cruz y S.'° T borne no se lian propa- 
sado á esos excesos; pero se reconoce que están bacilantes ó poco conten- 
tos coala mudanza yentrega, que se les manda álos siete. Del misino 
color están teñidos los déla Conzcpcion y S.S. Mártires pero están fir- 
mes por el rey (y no dudo que lo estarán) los catorce Pueblos del Para- 
ná, y délos déla vanda Occidental del Uruguay lo están también Santa 
Alaria la mayor. San Xavier, S. n Joseph y S.” Carlos, consta todo lo dho 
de. las Cartas de los P." Superior de Misiones Cura del Yapevu y otros 
Misioneros, las que reziví el dia diez y ocho deeste mes en presencia 
de dho S/ Marques, acuias manos pasé elmismo dia para que las .1 e.- 
yese, y quedó enterado Su Señoría de su contenido, quees fielmente 
elque dexo referido. Y respecto deno expresarme dho Padre Superior 
novedad alguna enel Pueblo de S. Borja quando me participa indivi- 
dualmente las délos otros Pueblos, y las que se experimentan y reco- 
nocen en los immediatos del Yapevu, la Cruz y Santo Thomé; es para 
mi argumento cierto de que dho Pueblo persevera cu la recomendable 
acertada resolución de obedecer y egccutar sumudanza. 

líe satisfecho (según puedo colegir) al deseo y mandato de V.S. 
cu i a vida y salud (que celebro semantenga buena) ruego á Nro Sr. 
conserve y prospere dilatados años. Buenos Ay res y Ag. t0 treinta y 
uno de mil se tez. 0 " einquenta y quatro. — S. r Govern. or y Capitán Ge- 
neral — Blm.” de V.S. sum.* affecto servV y Capp. n = Lope Luis 
Altamirano — Sr. Govem. or - y Cap." Gen. 1 d. n Jph. de Andonaegui — 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
lipoca, 2 fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 212 X 302 letra ver- 

tical, interlínea 11 a 15 wm., conservación buena). 


N.° 60 [El Marqués de Valdelirlos a D. José de Andonaegui sobre ingerencia 
de las tropas portuguesas en las operaciones contra los indios y noticia 
llegada a la Colonia de un supueto ofrecimiento de España a Portugal de dos 
Obispados en Galicia a cambio de los siete pueblos] 

[Buenos Aires, Setiembre 18 de 1754] 


Mui S. or mió y Amigo. Después que respondí á la Curta de V.S. 
por mano de d.“ Juan de Bocnncgra. he esttado sumamente cuyda- 
doao, esperando cada momento malas noticias de parte de d.° Gómez 
Freiré, ya considerando el infausto suceso que podia tener, ó ya por 


l 


216 


217 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Ja resoluceión que podría tomar en virtud déla Carta que V.S. le 
oscrivió por d." Plie de Mena. 

Ante ayer llegó aquí una Falúa Portuguesa, y me trajo carta 
suia de 30, de Julio, escrita en el Rio Pardo, de que ineluio á V.S. 
copia, en la qual verá que por causa del viento contrario tardaron á 
llegar á aquel paraje las Embarcaciones que subían por el Rio Gran- 
de la Artillería y Municiones, treinta Dias, sin cuyo impedimento dice 
que ya á aquellas horas se hallaría á vista de alguno délos Pueblos 
rebeldes. 

Esta detención hubiera sido mui favorable para nosotros, porque 
según la quenta, la llegada de V.S. al paraje señalado, hubiera sido 
primero que la d. Gómez: en cuyo caso no hay duda, (pie hubiera 
V.S. conseguido el deseo que tenía de valerse lo menos (pie pudiese 
délas Tropas Portuguezas, por el justo zelo deque toda la gloria re- 
cayese en las del Rey nro señor y en V.S. Mas hoy quedamos sin 
embargo de dha dettencion expuestos alas mismas resulttas que tengo 
insinuado á VS. porque D.“ Fran/° de Gorriti escribe, que dentro 
del mes de Agosto estaría ya D.” Gomes enlas Misiones. 

V.S. verá por la Copia que incluyo, la Carta que lia escrito alos Ca- 
ciques remitiéndoles los Indios que cogieron prisioneros los Portugue- 
ses en el último attaque, haviendolos vestido, y trattado benignamente ; 
la qual parece que la ha dejado manifestar entre los suios. de forma 
que ya corren muchas copias en esta Ciudad, donde naturalmente quiere 
(iue resplandezca, su conducta, y que sola aprueben los mismos Es- 
pañoles. 

La Carta que V.S. escribió ad. n Gómez, y la mia creo llegarán 
a sus manos, quasi aun mismo tiempo, porque el Dia dos del corrien- 
te, encontró el Chasque que vino del Rio Grande á D." Ph. e de Mena 
media jornada mas halla del Chuy; y en este tiempo ya la mia estaba 
también caminando attoda diligencia. Conque dado caso que la de 
V.S. llegue primero no tendrá tiempo D. n Gómez de formar designio 
de retirarse, porque tardará pocos intervalos á recivir la mia, cuque 
como ya lié participado á V.S. le pido en nombre del Rey que haga 
los progresos que pueda. 

Ahora han adquirido los Padres una Carta de un vecino déla 
Colonia, escrita áotro de aquí, cuque le participa que una Embarcaz.**" 
de Lisboa, que ha llegado al Rio de Jeneiro, ha traydo la noticia 
deque el Rey nro Señor; ha ofrecido al de Portugal, dos Obispados 
en Galicia, si renunciase los siette Pueblos de Indios, q.° le deve en- 
tregar en virtud del trattado. Esto se parece ala vos que se esparció 
aquí cuando Yo estaba en Castillos, de que aquel pliego que V.S. me 
embió del Ministro de estado con tenia orden paraque se desbaratara 
este negocio, cuia. novedad creyeron muchos; y ya sabe V.S. quan al 
contrario era. Puede ser que la que ahora corre la escriban varios a sus 
Amigos, y conocidos de csss Ejercito con el fin de introducir desa- 
liento, y que haya algunos que la adapten; pero puede V.S. firme- 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


xnentte desengañarlos, porque sé que es falsa; como mui bien lo cohol. 
;:erá V.S. solo por lo estravagante déla especie. 

Incluyo á V.S. copia de una Carta que me ha escrito el Jus- 
ticia maior de Corrientes, enque me avisa liaver parecido tres vecinos 
deaquellos que ya se juzgaban muerttos por los Indios con D. n Ber- 
nardo Cassajuz, los quales parece que pudieron escaparse; y esto 
acredita mui bien la poca viveza de los Indios, que es el concepto que 
tienen de ellos, los que los conozen porque verdaderamente es menester 
que sea asi, para dejar huir délas manos una presa tan segura. 

Es quanto me ocurre participar a V.S. á cuya disposición repito 
mi verdadero afecto y ruego a nro señor gue. su vida m. 8 a. 8 — Buen. 8 
air. 8 18 de Septiembre de 1754. = Blm. de V.S. su mas af. t0 seg/° 
serv. or y Am.° El Marqués de Valde Lirios = 

Señor D. B Josseph de Andonaegui. 

(Ejecución d el Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia ■ manuscrita de la 
época , 2 fojas , papel con filigrana, formato de la hoja 210 X 205 irin, letra in- 
clinada, interlínea 7 a 9 mm, f conservación buena). 


N.° 61 [El Marqués de Valdelirios a D. José de Andonaegui sobre convenien- 
cias en proseguir ia marcha contra los indios] 

[Buenos Aires, Octubre 9 de 1754] 

Copia 

Mui s. or mió. Ante ayer reeiví la Carta de V.S. de 11 de Sep- 
tiembre. y los documentos que dentro de ella se sirve remitirme, en 
cuia respuesta solo debo por aora ratificarlo mismo que lié escrito a 
V.S. en la carta de 30 de Agosto que llebó D. n Juan de Bocauegra, pues 
cu ella hallará V.S. todas las luces necesarias para resolver, tenién- 
dola bien presente, lo que pide el servicio del Rey N. S. su real pala- 
bra, su empeño el cumplimiento de sus reales ordenes tan eficaces y 
repetidas que no necesitan de renovación, el honor de toda la Nación, 
y el de V.S. en cuias manos está todo esto, y á cuio cargo queda el 
responder á su Mag. d de qualquier suceso desgraciado, puesto que 
confió a su celo esa empresa, para que tuviese el devido efecto: y 
quando Y.S. salió á ella no iva atenido á que huviese de venir de 
España Tropa para su egeeueion, porque vá le mostré la carta del Ex.’”" 
S.* r D. tt Joseph de Carvajal, y en ella vio la razón que tiene el Rey 
para no embiarla: con que no puede aver motibo para dexarla imper- 
fecta una vez que S.M. la fió al celo, y pericia militar de V.S. orde- 
nándole no perdonase gasto, y aumentase las fuerzas quanto fuese ne- 
cesario para su logro. 

Aora sólo encargo á V.S. estrechamente se sirva responderme 


219 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


219 


brebemente si tiene que cscrivir al Rey, pues no estoy pendiente de 
otra cosa para despachar el Jasún, y entonces remitiré el pliego que 
V.S. me ha encaminado, quedando con el cuidado de dar curso tam- 
bién al que V.S. esc r i ve al Virrey. 

Quedo para servir á V.S. con buen afecto, y ruego á nro s. or le 
gue m.* a.' Buenos Ay res 9 de Octubre de 1754. Blm. de V.S. su más 
afecto seguro servidor y Amigo: El Marques de Valdelirios = S. ur d." 
Joseph de Andonaegui. 


(¡ejecución del Tratado de Limites de 1 7 ¿>0, etc. — Copia manuscrita de la 
época, 1 foja, papel con filigrana, formato de la hoja 212 X 302 mm. v letra íii- 
t Imada, interlinea 12 a l»i nnn., conservación reputar). 


N. n 62 [El Marqués de Valdelirios a D. José de Andonaegui sobre las ventajas 
militares que reportaría conquistar un pueblo y medio eficaz de probar a los 
portugueses la buena fe con que se procede] 

Buenos Aires, Noviembre 6 de 1754 


Copia 

Míú s. nr mió; Acavo de reeivir en este instante la carta de V.S. 
de 28 de Octubre, escrita desde el Arroyo de Queguai; y luego lié 
mandado detener al Patrón Masca reñas que está para salir á fin de 
responder a V.S. bien que no tengo que decir otra cosa, sino remitirme 
enteramente á mi carta de 28 de Octubre que vá en esta misma oca- 
sión: Y solo añado que liemos de estar en la inteligencia de que toda 
la importancia de éste negocio consiste en tomar un Pueblo, y esto 
por dos razones mui fuertes : La una es, por que debemos suponer 
con el IV Altamirano. y con la común opinión de todos, que tomado 
un Pueblo por V.S. y otro por d.° Gómez Freive, serán los demás más 
fáciles de conquistar, si es que por su naturaleza no se redujesen en- 
tonces. ya por que se introduciría el desaliento viendo perdidos dos 
Pueblos sin esperanza de recobrarlos, y ya por que veníamos á tener 
dos prendas demucho valor dentro su mismo País, que serian dos 
Plazas fuertes, desde donde los dominaríamos, ó dos Puertas aviertas 
para hacerles qualquiera hostilidad por ambas partes: Y la otra es. 
que no hai otro modo de desengañar á los Portugueses de que el Rey 
Nro Señor procede con buena feé, sino tomando un Pueblo, porque 
entonces no podrá absolutamente culpar á V.S. de que no tomó bien 
sus medidas, antes bien podrá V.S. probar el verdadero empeño con 
que ha tomado esa empresa, pues supo tomar un Pueblo en medio 
de tan desgraciado tropieso. 

Por estas dos razones manifiesto a V.S. con tanta eficacia en mi 
citada carta de 2S del pasado, quan importante es el cjuq V.S. apro- 
veche este verano, y que no se pase inútilmente, como también el in- 





vierno. V.S. verá el remedio que le propongo, con que supuesta la 
bella disposición en que V.S. se halla, no tengo que decir nada más, 
pues me persuado que V.S. no dilatará el tomar qualquiera dolos 
medios que V.S. ha discurrido con la Gente que tiene, ó el que Yo 
insinuó, va que faltan los Santafesinos, y Correntinos, cuia falta co- 
noce V.S. puesto que hace las cuentas con ellos. Y consistiendo toda 
la necesidad en Cavallos y Bueyes, me parece que para esto avrá 
bastante caudal aquí porque lo demás del gasto ya está hecho. Pero 
si V.S. quiere que detenga lo que el Rey debe cobrar de la carga del 
Jason, como se há hecho yá de otros Navios, se servirá avisarme, y 
al mismo tiempo darme noticia de todo lo que resolviese para pasarla 
á S.M. 

Repito mi afecto á la disposición de V.S. y ruego a Nro s. or le 
gue m/ a.". Buenos Ay res ü. de Noviembre de 1.754. = Blm. de V.S. 
su más afecto seguro servidor y Amigo: El Marques de Valdelirios “ 
S, or D. n Joseph ele Andonaegui. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 17*50, ele. — Copia manuscrita de la 
época, 2 fojas, papel cea filigrana, formato de la hoja 304 X 210 mm., letra indi- 
rada, interlínea lo « 15 ijim.. conservación regalar). 


N." 63 [El Marqués de Valdelirios a don José de Andonaegui sobre consulta 
que le ha hecho don Pedro Martín de Altolaguirre por la evacuación 
de los pueblos] 

[Buenos Aires, Noviembre 18 de 1754] 

Copia 

Mui señor mió: Ya lie respondido á la Carta de V.S. de veinte 
y ocho de Octubre; y asi no tengo que añadir aella. Pero d.° Martín 
de Altolaguirre, que llegó aquí el día 11 del corriente me traxo un 
duplicado delamisma, y al pie de ella me dice V.S. que lo emhia 
para las providencias. El me há consultado lo que deve hacer. Yo le lié 
respondido que egecute las orns que V.S. le ha dado. Solo It* lie pre- 
venido que nosotros estamos siempre obligados á ebecuar, los Pueblos 
para entregarlos á la Corona de Portugal, aunque llegue el easso. 
de que d." Gómez Freire quiera rettirarse. Yo considero que si lo 
egecutta tendremos este auxilio menos y por consiguiente habríamos 
nosotros de suplir las fuerzas con que nos ayuda. Pero si bien se 
repara, no habría cosa que conviniese más al honor del Rey, al crédito 
déla nación y al de V.S. que la retirada de D. n Gómez : por que eneste 
easso estaríamos precisados á evacuar los Pueblos nosotros solos y 
seria un Testimonio grande de las veras y déla buena feé con^ el 
Rey procede eneste negocio, y una prueva del zelo eficaz de V.S. 
tan conveniente que no tendría replica. Por esto estoy Esperando 


' V 


220 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


con impaciencia la respuesta de d.° Gómez para ver lo cpie se eleve 
hacer. Entre tantto, yá há dado Altolaguirre ordenes para comprar 
Caballos, y Yo hé ayudado con una Carta queme ha-pedido para el 
Governador de Montevideo afín de que llaga juntar hasta el mi mero 
de Eos mil en su Jurisdicción y que los embie ala Calera del Kio 
Negro. 

No tengo más que decir a V.S. pues en cuanto á los demás pun- 
tos que me toca en dho. aditamento responderé quando sea tiempo. 
Ahora solo devo decir que V.S. padece grave equibocación en com- 
prehender que me toca ami y no á V.S. el dar las providencias que 
se requieren para conseguir la evacuación de los Pueblos por medio 
de las Armas. Este modo de entender es contra el Servicio del Rey, 
por que dexa V.S. de hacer lo que le parece conveniente, como es el 
cortar la comunicación y el Comercio de las Missiones con los Es- 
pañoles, solo por que, eompreliende que no le toca. Creame V.S. 
que es al contrario, y que como Capitán General deestas Provineiass 
como Comraandante de ese Exercitto, y como Encargado Unicamente 
por el Rey de esa Empresa, le toca, el dar las providencias y ordeness, 
y el usar detodos los modos de hacer la Guerra, hasta la total con- 
secución del fin que se desea. Esta prevención la hago á V.S. no solo 
de Officio, no solo por el zelo de que no se yerre el servicio del Rey, 
á causa de no -entender, las cosas rectamente ; sino que .se la hago 
también como Amigo y como Apasionado que le soy pues deve estar 
persuadido áque le desseo el mejor ayre y lucimiento. = 

He dho a V.S. que si le parecía detendría yó los derechos que 
locan al Rey del Caudal que se embarcase en el Jasson; que si llega 
Aun Millón, todo en Platta, compondrán unos Ciento y quarenta mil 
pesos. D. n Phelipe de Mena creo dirá á V.S. enesta ocasión que el 
Theniente de Rey se animaba á juntar hasta cien mil pesos; pero 
prevengo á V.S. qi es de los mismos derechos del J&son, y asi no son 
dos Cantidades distintas sino una sola. En estas Caxas parece que hay 
unos Cinquenta mil pesos. Con que juntos estos con los Ciento y 
quarenta mil, que se sacarían, suponiendo que se embarque un Millón 
en Platta, por que si hay oro. no será tanto, componen un grande 
socorro para las medidas que V.S. quisiere tomar. 

Quedo para servir á V.S. eontodo afecto y ruego á Xro Señor 
le gue a V.S. muchos años. Buenos Ayres diez y ocho de Noviembre 
demil setecientos cinq.* a y quatro = Blmano de V.S. sumas affeeto 
seg. ro servidor y amigo = El Marq.* de Valde Lirios. Señor d." Joseph 
de Andón aegui = 

(Ejecución de l Tratado de Limites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la' 
época f 4 fojas , popel con filigrana, formato de la hoja 303 X 212 vnm., letvf, incH- 
vada, interlínea 13 a 17 conservación regular). 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


221 



N.* 64. [El Marqués de Valdelirios a don José de Andonaeguf, manifiesta 

estar a la espera de respuestas de Gómez Freire de Andrada para disponer 

luego sobre operacoines militares] 

[Buenos Aires, Diciembre 5 de 1754] 

Copia 

Mui s. rr mió. Hé recivido tres cartas de V.S. de 18-21. v 23 de 
Noviembre; y he participado a los Comisarios del Rey D. n Juan de 
Echavarria, y d“ Francisco de Arguedas la suplica que V.S. se sirve 
hacerme en la de 18 que es respuesta á la mia de 28 de Octubre, sobre 
que vayamos á la calera del Rio Negro á conferir con V.S. que Plan 
se debe formar aora, para hacer diligencia de tomar á lo menos un 
Pueblo en este verano. Y nos ha parecido á los tres que para poder 
condescender con el deseo de V.S. siquiera yo, debo esperar respuesta 
de D. n Gómez Freire, que la aguardo por momentos, por que la que 
Yo le escriví, sé que llegó al Chuy el dia 7 del pasado, en la qual le 
repetía con eficacia en nombre del Rey nro s. or que procurase tomar 

un Pueblo, y hacer todos los Progresos que pueda con la Tropa que 

tiene á su cargo: porque es te advertir, que no contexto una sola 
palabra á este punto, siendo assí que era el único asuinto de la carta 
que le escriví quando V.S. me aviso que empezaba á retroceder desde 
el Arroyo del Tigre ; y bien abrá reparado V.S. que dexó en sus ma- 
nos, y no en las mías, la decisión de lo que debe hacer, como que sabe, 
que la evacuación de los Pueblos a fuerza de Armas, la há cometido el 
Rey a V.S. y no a mi. Pero yo no hi querido dexar de repetirle la 
misma instancia para darle á entender (jue V.S. no podía pensar de 
diferente modo que Yo, y que tampoco tenia intención de proceder 
lentamente en hacer nuebos preparativos: antes por el contrario, que 
deseaba no perder este verano : Con que estoy esperando con impa- 
ciencia lo que me responderá aora. y V.S. necesita también esperar 
la que le toca porque su resolución há de ser la norma de las ideas 
que há de formar. 

Entretanto ha mandado el Intendente descargar la Real, y ha- 
cerla limpiar de Ratones, de que estaba inficionada de tal forma (pie 
(ran capaces de agujerearles, y destruirla. Y continua en apromtar 
todo lo que V.S. le há mandado, en que le lie encargado la posible 
eficacia, pues para eso no hace al caso el que no hayamos aun recivido 
las respuestas de d." Gómez Freire, por (pie va he dicho áV.S. en 
otra carta que nosotros estamos obligados á cumplir lo (pie está tra- 
tado, aunque se retire, y es cierto cine tendríamos mui adelantadas 
todas las cosas, si V.S. hirviera hecho venir al Intendente (piando lo 
determinó, pues hubiéramos aprovechado tres meses que tardó desde 
entonces hasta llegar aquí. 

Délas Cartas que V.S. me ha incluido para varios sugetos. lie 
detenido unas, y he entregado otras: lié detenido las que van din- 


222 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


gitlas ¿sus Lugar-Thenientes de S ,a Feé, y de Corrientes, por que éste 
me ha escrito que está promto para volver á Campaña con la Gente 
de su cargo, siempre quesele avise con tiempo. Con que yo hago animo 
de escrivir á uno y á otro, quando sepamos lo que há de hacer D." 
Gómez, que se preparen otra vez, y entonces les embiaré las de V.S. 
Y las otras las he entregado á sus Dueños, que son, el Theniente 
de Rey, el Intendente, y el P.° Altamirano. Los dos primeros satis- 
jarán á lo que V.S. les manda; y el Padre dice, que no halla por donde 
sea necesario el que deha concurrir á esa conferencia: y que respon- 
derá á V.S. á su tiempo. Y finalmente dirigí la que tocaba al Gover- 
nador de Montevideo, quien no dudo obedecerá á V.S. prontamente 
en lo que le ordena. 

Que es quanta respuesta piden por aora las Cartas de V.S. á 
cu Í a disposición repito mi verdadero afecto, y amistad, rogando á uro 
s. f le g.° m.‘ a.' como deseo. Buenos Ay res 5 de Diciembre de 1754. = 
BIm." de* V.S. su más aft.° seguro serv. or y Amigo: El Marqués de 
Valdelirios. = S." r D. n Joseph de Andonaegui. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc . — Copia manuscrita de la 
ipeca, 2 fojas, papel con filigrana, formato de la hoja 302 X 212 mm. f letra incli- 
nada, interlínea 13 a 15 »im., conservación regular). 


N." 65. [El Padre Luis Altamirano a don José de Andonaegui, expresa que 
considera inútil, a los efectos de la expedición, su presencia en el campo 
de los señores Comisarios] 

[Buenos Aires, Diciembre 8 de 1754] 

Copia — Señor Governador y Capitán General — Mui Señor 
mió : doy respuesta á la apreciable de V.S. su fecha de diez y ocho de 
Noviembre pasado. Y agradeciendo en primer lugar a V.S. la memoria 
que demi hace por el buen concepto que le merezco, paso á decir q.’ 
mi concurrencia en ese Campo con V.S. Señores Comisarios y Offi- 
c i al es, además de ser reparable la considero del todo inútil. Re p a ra- 
bie por que como expresé a V.S. en mi antecedente de treinta y uno 
de Agosto, aunque no sea repugnante, no es lomas conforme, ni de- 
cente ámi estado, semexante concurrencia, para dar dictamen en 
nsuinptos de Guerra. Inútil por que pudiera yo decir conducente al 
deseado logro déla presen te Expedición, que qualquiera de dichos Se- 
ñores no hiciese presente á V.S. y ala Junta con más acierto y pro- 
piedad que yó como q. r habla en matheria en que se ha vía versado, 
y que es propria de su profecion? 

Unicamente pudiera servir mi preeencia para informar a V.S. del 
estado de los Pueblos. Pero este informe lo tengo va dado antece- 
dentemente á V.S. en la citada de treinta y uno de Agosto, y en el 
mismo me ratifico oy, respecto de que en los Pliegos que a cavo de 


' V 



Tu - - . 







51 


|||^. 




SI 


revivir de las Misiones, y que ha leydo el S." Marques nada seme dice 
m contrario; y solo se me expresa que el Pueblo del Yapeyu cada 
d'ia está más insolente y que los Indios de los consabidos Pue- 
l lós alborotados como se consideran ya libres de nras Armas se han 
i • jo v que están en la resolución (según ellos dicen) de asaltar y 
atacar al Excmo S." Gen. 1 d." Gómez Frevre. Lo que para su govier- 
no y nroviden." participo á V.S., de cuio favor espero que en vista 
i p St J. informe, y de los motivos dichos me de V.S. por legítima- 
* nte excusado, sin dexar por esso de mandarme quanto en otros 
«ssumptos pueda ser del Servicio del Rey, ó en obsequio de V.S. 
cuia salud, celebro semantenga sin novedad y pido a Nuesttro Senor. 
1 I conserve los felices dilatados años demi deseo. Buenos Ayress .v 
Diziembre ocho demil setecientos cinqucnta y quatro = Señor Go- 
veriiador v Capitán General — BIm.” de V.S. sumas afecto servidor 
v Capp ■“ = Lope Luis Altamirano — Señor Governador y Capitán 
General d." Jph de Andonaegui = 


( E ¡caución del Tratado de Límites de 17W, •to. - Copia manuscrita de lo 
•> fojas, papel con filiflrana, formato de lo hoja -10- X -1- mi»., letra incli- 
nada' interlinea. 12 a H «», ccnscrtación refluí" r). 


N , 66 r El Marqués de Valdelirios al Padre Luis Altamirano, trasmitién- 
dole impresiones y órdenes que ha recibido de la Corona acerca de la con- 
ducta asumida por los indios] 


[Buenos Aires, Agosto 6 de 1755] 


R. m " IV Lope Luis Altamirano 


Muy S. or mió: el deseo eficaz, y positivo, que tengo de que se 
oxeeutasse el Tratado en todas sus partes con el mayor honor de la 
Goinp.% que siendo assi, sé que avia de ser muy del agrado de] Rey; 
hizo unirme desde el principio tan est recha m. tr con V. R. ni \ como han 
visto todos; y manifestarle, no solo todas las ordenes, que traje de 
España, antes de tiempo, sino todas las que lie tenido después: eon- 
d escondiendo también á todas las diligencias, que V. R. ,,,n lia pensado, 
y ha puesto en práctica, p. 3 reducir álos Indios, por medio del zeb» 
délos Reverendos P.1V Mission.". á que se mudassen pacífica m. tP Y 
aunque por desgracia no han podido coger estos ningún fruto favo- 
rable de sus persuaciones; y la rebeldía de aquellos ha subido a tan 
alto punto, que ya no puede S. M. buscar medios de suavidad, p. 
convencerlos, sino aplicar el rigor déla armas para castigarlos: con 
lodo esso : doliendome en el alma, el que se diga en el mundo, que el 
Rey N.S. se vea preeissado á exterminar por delito de rebele! i a a unos 
Indios, que han estado de bajo de la mano de los Jesuítas, con tantos 
créditos de docilidad, amor, y fidelidad á su Soberano; quiero aun ma- 


* . 


224 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


infestar a Y. R. ma , lo que me dice de orden de S. M. el nuevo Ministro 
de Estado el Ex.. ,MO S/ r D n Ricardo Wall, en las cartas, que me ha 
traído el navio, que acaba de llegar á este Rio, p." V. R.*"* se sirva 
comunicarlo álos Reverendos P.P/ Misión/, pues aunque supongo, 
que havran empleado todo el ardor de su zelo, puede ser, que con nue- 
vos materiales se prometan hacer nuevos esfuerzos, p.“ vencer la obs- 
tinación de aquellos infelices. 

En carta de 20 de Julio del año passado de 1754 me dice estas 
palabras: Siga V.8. cssa Expedición bajo délas mismas instrucciones , 
reglas , y ordenes acordadas, y que le comunicó el S. or Carla jal. Assi 
lo quiere el Rey, y se Jo participo a V.8. de su orden. Y sabiendo 
Y. R. ma , que las instrucciones, reglas, y ordenes acordadas, que me 
comunicó el S/ r Carbajal, son eficacísimas, inferirá: que el Rey con- 
cluyó el Tratado con perfecto conocimiento de todas sus condiciones; 
que tenia previstos los embarazos, con que hemos tropezado, como 
ya los asomó entonces en la Cédula, que entregué á D/ Jph. de An- 
dona egui, y en el capítulo octavo déla Instrucción secreta : donde tam- 
bién apunta, la calidad délas razones, con que saldrían ú detener el 
curso de este Negocio. Que la muerte del S. or Carbajal, y la mudanza 
de todo el Ministerio, no solo no ha causado novedad en él, sino que 
lo ha fortificado mucho más: por que tiene sus raíces en el corazón del 
Rey. Que las condiciones, é ideas, en que está concebido son de tal 
calidad, que aunque D/ quitasse la vida álos dos Soberanos contra- 
tantes, conspirarían sus suceessores á su perfecto cumplimiento: por- 
que las dos Coronas están muy interessadas en la Demarcación de los 
límites, y en mantenerse estreeham/* unidas: y que no son menester 
aora nuevas ordenes, y ratificaciones ; por que permanece en la misma 
resolución, y me manda que Siga bajo las mismas instrucciones , reglas , 
y ordenes acordadas. 

En otra de 2$ de Diciembre del mismo año dice: Es se infeliz /*./■- 
tremo á que ha llegado la desobediencia délos Indios, tiene la circuns- 
tancia de hacerse hecho agressores en la guerra: y no ay mucha vio- 
lencia en creer, que fueron álos as sal tos conducidos por los Missi añe- 
ros, como dicen los Portugueses , si consideramos el Juicio, y conducta, 
con que los atacaron, la hora, en que hicieron .el primer acometimiento . 
y el hacer salido de sus términos en busca de sus enemigos, cosa, que 
no se ha visto ni se lee de Indios en todas las Historias de Ja Con- 
quista. Además, que el encuentro de muchos contra muy pocos, pudo 
llevar la máxima de disminuir la natural cobardía d.e los Indios, ense- 
ñándoles con una corta victoria , que los Europeos pueden ser vencidos. 
Yea aquí Y. R. ma lo que le lié manifestado muchas veces, y es: que 
como puede el Rey dexar déla mano este Negocio, haviendo llegados 
los Indios al infeliz extremo de negarle la obediencia, y con la cir- 
cunstancia agravante de haverse adelantado á ser agressores en la gue- 
rra? Pero lo que más empeñara S.M. en el castigo de los rebeldes, y en 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 225 


llevar hasta el fin el cumplimiento de el Tratado, es, la vocinglería 
délos Portugueses, que dicen, fueron conducidos los Indios á los ata- 
ques por los Misioneros: porque como el Rey Fidelísimo persuadió 
eficazmente á uro Soberano la desconfianza, que debía tener de la 
obediencia de los Curas, á que S.M. no quiso jamás dar oidos; y por 
cubrir el honor de ellos, y de toda la sagrada Religión, se constituyó 
garante de su lealtad, asegurando, que sabia, que ála menor insinua- 
ción de su Real agrado entregarían los siete Pueblos, ahora no puede 
ya, por cualquiera lado, que se mire, dexar sin castigo un delito, que 
es publico en toda la Europa, para tapar de este modo el crédito délos 
mismos Missioneros, y evitar también la burla, que harian de la con- 
fianza con que vivía. 

Prosigue en la misma carta diciendo: Yo tengo por verosímil el 
temor de que los Indios abandonen la fé, y se retiren á los Montes, 
pites no es creíble, que una Christiandctd de quarta generación esté 
tan tierna en la fé ; y mucho menos, que unos hombres 7iacidos y cria- 
dos en la comodidad de el poblado, sean capaces de vivir sugetos á 
las inclemencias, como los Barbaros, qu,e nacieron en los montes. Yo 
no puedo mirar sin dolor el concepto, que han hecho el Rey, y su Mi- 
nistro déla profecía, de que los Indios apostatarían de la fe: porque 
verdaderam/ 0 bien ve V. R. ma , que se inclinan, á que no deben tan 
poco al zelo apostólico délos Jesuítas unos regenerados de quarta ge- 
neración, p/ creer, que aun estén tan tiernos en la fé; y ciertam/* 
parece, que no quieren creer la profecía, por no ofender á* los P.P." ó 
por no dexar de creer, lo que tanto se ha propagado en todo el mundo, 
de que es una Cliristiaiidad muy florida. 

En otro capítulo dice: Proceda, V.S. en el supuesto, de que la 
exccucion del Tratado es resolución invariable, aunque fuesse pre - 
cisso emplear en ella todas las fuerzas del Rey; y asscgurclo assi ; por- 
que el empeño á llegado á el extremo de no podado abandonar sin 
conocida mengua, aun quando no se siguiesse la utilidad , que hemos 
creído, y que tenemos por segura. Yo quisiera, que esto lo leyessen. y 
persuadieren, viva, y ardientem/* los Rev." P.P/ Missioneros álos In- 
dios; porque es imposible, que ex¡ ressiones de tal calidad no infun- 
dan temor, y arrepentimiento en los ánimos mas resueltos, y en los 
entendimientos mas ciegos, y obstinados: mayormente añadiendo la 
clausula siguiente, con que concluye su carta, diciendo; Si ñor casua- 
lidad no fuessen bastantes las Tropas, que han ido á cssa Expedición 
V* sugeiar á los Indios , se embiaran de acá todas las que sean ?ir- 
ccssarias con .el aviso de V.S. Yea V. R. M ‘ aqui justani/" el motivo, 
que tengo para comunicarle ahora por escrito todo, lo que llevo di- 
cho. Yo deseo ardientem/" el servicio del Rey, porque en él está inte- 
ressado todo mi honor; pero no puedo lograr el dexar á S.M. plo- 
uam/* satisfecho, quedando desairado el délos Misioneros; porque el 
de coro del Rey está atado pressissam/* con el de sus Reverencias; 
y quedando manchados con el feo borron de no haver podido hacerse 

15 





226 


227 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


obedecer en esta ocasión tan importante, resulta el quedar S.M. bur- 
lado: con que no podrá executar castigo alguno en los Indios, que 
no sea muy afrentoso p. a sus "Misioneros. Y como yo amo tanto ato- 
llo el cuerpo de su sagrada Religión, por el conocimiento, que tengo 
délo muy Util, que es en todo el mundo p." propagar la gloria de IV, 
seria p/ mi muy doloroso el liaver de pedir al Rey Tropas p. 3 ex- 
tinguir una Nación, que lia costado tantos trabaxos álos Jesuítas. 

Todo esto lo conoce muy bien V. R. H,a , pues sabe los secretos 
de mi corazón; y por esto no me dilato para encargarle encarecidam. 1 ", 
que lo persuada assi: por que se también quantos cuidados le cuesta 
lu consideración del daño, que lia causado a el grande crédito délos 
Misioneros del Paraguay el desatino délos indios; y que sabrá hacer 
este último esfuerzo con la eficacia, que le es tan natural. Pero pre- 
vengo á Y. R."’\ que añada el pacto ajustado en Martín García entre 
IV JosepU Amlonaegui, y IV Gómez Freyre, de que el Pueblo, que 
resistiesse perderá todos sin Bienes, y Ganados: porque quizá hará 
esto mas fuerza. 

Esta es una diligencia, que yo practico por puro afecto, sin 
que ponga treguas á cosa alguna, pues el Cap." Geni, no puede de 
Icnerse; antes yo debo instarle, á que apressure sus providencias. 
Y assi concluyo repitiendo mi voluntad ala disposición de Y. R.'"\ 
y rogando á X/ S. or g/*’ su Persona m/ a.' Buenos Aires 6 de Agosto 
de 1755. — B. L. M. de Y. R. su muy af/° y Seg/ Serv/ r el Mar- 

ques de Ya Ule Lyrios. 

(Ejecución del Tratado de Límites de 17o0, etc. — Copia manuscrita «/•’ ’c 
t poca , 2 fojas , papel con filigrana, formato de la hoja 300 X 200 mi mi., letra ver- 
tical, interlínea d a 7 mm., conservación buena). 


N.*> 67 [Indulto que a nombre de S. M. concede a los indios dispersos del 
dei pueblo de San Miguel, don José de Andonaegui] 

[Mandisabuig. Mayo 31 de 1756] 


Eneste Cam pañi. 1 * del Arroio Mandisabuig a 31 dias delmes de- 
nudo de 1756. Pareció antemí d. Joseph de Andonaegui Th/ G/ 
délos R/ Ex. 9 de S.M.C. su Gov.° r y Cap." G/ délas Provinz/ 
delrio déla Plata y délas Misiones Orientales y Occidentales delrio 
Uruguay el R.P. Lorenzo Balda déla Comp/ de Jhs. Cura del Pue- 
blo de S. Mig. 1 uno de los q/ envirtud del tratado hecho p. r SAL 
se deben entregar á la F. diziendo q/ lia viendo conosido los indios 
de aquel Pueblo q/ se hallan disperzos enlos Montes y Campañas 
deestas zercanias elyerro q/ han cometido en oponerse con las armas 


f 

1 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17)0 


aestos Exercitos luiviendo desamparado cilio. Pueblo, piden perdón, 
y q/ p/ manifestar q/ este es verdadero q/ se hallan promptos 
a cumplir la R.' voluntad, venían el Cavildo y Casiques q." están 
presentes a rendir enmí a SAL la ob/ devida. Y aunq. e latenasidad 
conq/ este Pueblo ha mantenido surebeldia merezia ig. 1 castigo, Con- 
todo eso: como la R. 1 piedad esta spre, despierta aemplearse con sus 
obstilidades pasadas con la presición de q.° inmediatam.' 8 dho Ca- 
va salios. He venido en conzederles en nom/ de SAL. indulto délas 
obstilidades pasadas con la presición de q/ inmediatam.' 8 dho Ca- 
vildo en voz, y cnnoin.' detodo el Pueblo lia de liazer observar in- 
violablem.* lo q/ les mando, y es como se sigue: 

1. ° Que (les/ ahora sinmas dilazion han de pasar todos los Indios, 
consus familias alavanda occidental delrio Uruguay, cuio superior 
les destinará los Pueblos enq/ se lian de mantener y subsistir ínterin 
seles señala el Paraje donde han de establezer el suyo. 

Que con pretexto alguno no pasaran a estavanda, pena de q/ 
si lo hizieren serán tratados como rebeldes enemigos de S.M. q/ 
abusan de su R.‘ venignidad. 

2. u Quep/ esta mudanza, no han dellevar otra cosa sino es lo 
nesesario p/ su manutenzion en el camino. 

3. ° Que dentro de 6 días contados des/ hoy, han de entregar amí 
disposizion las Armas, Art/ y Municiones q tuviesen porq/ seg/ 
lavoluntad del Rey, no es permitido elmanejo de ellas, a q/ las toma 
para oponerse asus R/ Decretos. 

4. ” Que para la subsistenzia deeste Ex.'" y el auxiliar deberá 
contribuir éste Pueblo conlos viv/ Ganado y Cavallos q/ f[ueseia] ne- 
cesarios y se les pidiere. 

5/ Que el Cavildo, y Casiques han de afirmar con juram. 10 a 
Dios y aúna señal de Cruz, y dho P. Lorenzo Balda imbervo saeer- 
dotis no quebrantaran, ni consentirán q/ ninguno délos desu Pueblo, 
haga cosa contraria aloq/ aquí les mando sino q/ antes bien alq/ 
directa, ó indireetam. 18 seopussiere ó pretendiere impedir parte, ó 
eltodo délo q/ va relazionado lo conozerán p. r reo delesa Mag/ y 
me lo entregaran p/ imponerle la pena q. corresp/ adelito tan enorme. 

Y haviendonos aplicado ennro. idioma el dho P. Lorenzo Balda 
á nosotros el Cavildo, y Casiques del Pueblo de S/ Mig.' lo q. nro 
Gov/ r y Cap/ manda, dezimos, q/ promettemos a Dios y aunnseñal 
de Cruz como esta + cumpliremos exactamente lo q/ por su Ex/ 
se previene, y no consentiremos q/ nadie nos lo embaraza y aiq/ lo 
intentare, lo tendremos por reo de Lesa Mag/ y lo entregaremos 
paraq/ sele castigue con las penas q/ corresponden a las q/ nos 
sugetamos si faltaremos en cosa alg/ aloq va relazionado. Y <*u 


228 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


íé cleq.' asi lo cumpliremos firmamos los q.* sabemos y los q. e no lo 
señalamos con una Cruz juntos connro Cap.” G-. 1 y dho. P. Cura. 

Concuerda con su original 

Vedro Mediano 
Sec. rl ° 

de Cap." Gral. 

[Hay una rúbrica] 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
época, 1 foja, papel con filigrana, formato de la hoja 305 X 200 mm., letra incli- 
nada, interlinea 4 a 6 mm-, conservación regular; lo indicado entre [] está des- 
truido). 


N.v 68. [José de Andonaegui al Cabildo y Caciques de los pueblos de la 
Banda Occidental del Uruguay, exponiéndoles cuál es la finalidad a que 
responde la marcha del ejército a sus órdenes] 

[Pueblo de San Juan, Junio 13 de 1756] 

+ 

Cavildo y Caciques délos Pueblos déla Valida, occidental del 
Uruguay. 

He llegado á entender estar vosotros persuadidos que mi venida 
con este exercito, se dirige a echaros de vuestros Pueblos, y que por 
no esperar á este caso los desamparáis metiéndoos enlos montes. 

Yo deseo vuestra quietud, sosiego y aumento de vuestras ha- 
ciendas, por lo qual os advierto que podéis estar con descanso en 
vuestras casas sin el menor recelo, por que mi Rey, y el vuestro 
únicamente os manda, y yo en su Nombre que con ningún motivo 
paséis a los Pueblos de esta Tanda, ni envarazeis álos Naturales de 
ellos que pasen a esa con sus familias á establecerse, porque silo 
hizieren indignareis la Real Clemencia, de tal forma que me mandará 
pasar a castigaros conmi Tropa. 

Dios os gue mu.* a. e Pueblo de S. n Juan Junio 13 de 1756,, 

Joseph de Andonaegui. 

[Hay una rúbrica] 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750. etc. — Original manuscrito, 1 
foja, papel con filigrana, formato de la hoja 305 X 205 mm., letra inclinada, in- 
terlínea Gal «un., conservación regular). 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


229 



N.’ 69. [Cartas en guaraní tomadas por el Coronel José Joaquín de Viana 
y orden de éste para su traducción] 

[San Lorenzo. Junio 17-28 de 1756] 


Copia 

Señor Don Nicolás Patrón, Muy Señor mió respecto de hallarse 
Vm. Comisionado por el Ex. mo Señor Don Joseph de Andonaegui 
para traducir por medio del Interprete el Capitán Don Pedro Joseph 
Vi 11 a nueva, los papeles, que se han en eotrado escritos en lengua 
Guaraní, se servirá Vm." continuar con los del número uno, hastael- 
del ocho, como las cartas, que se han encontrado en Castellano per- 
tenecientes á esta expedie." las que con eordava sus copias, y autho- 
rizara de forma, que haga fé, las que remito a Vm. 4 y asimismo to- 
mará las. declaraciones délos Indios que yo mande se presenten a 
Yin.* haciéndoles por su interrogatorio las preguntas, y repreguntas 
que en contrase por con ven. te como también practicara Vm. 4 quantas 
diligencias fuesen convenientes, a fin de aclarar, y que consten los 
Motores déla reveldia, tomando asi mismo declaraciones á aquellos 
Indios que Vm. d hallase por conv. te ‘ ademas de los que yo embie = 
N. S. g. d * a Vm. d m.' a." San Lorenzo, y Junio 17 de 1756 = B. L. 
M. de Vm. d Sumas seg.° servidor = Joseph Juaquin de Viana. 

En este Pueblo de San Lorenzo en veinte y ocho del mes de Ju- 
nio del año mil setecintos sineuenta y seis: Yo Don Nicolás Patrón 
lugar Then. t# de Gov. r Justicia Maor, y Cap." a Gra de la Ciudad 
de Corr." y Comandando del cuerpo de Gente del que se halla en 
esta exped." = En virtud déla carta borden queha por cabeza debo 
de mandar, y mando se tradusgan las cartas, que en idioma Guaraní 
se han hallado en la sorpresa que el Señor Don Joseph Juaq." de 
Viana Cavallero del borden de calatraba Coronel de Infantería délos 
I?.‘ Exerc." Cabo subalterno del Ex."" S/ D." Joseph de Andon ie- 
» lw Gov/ y Cfl P-" Gral destas Prov." dol Rio déla Plata v Oral bran- 
dante déla presente Exped." Com." del tiesta can."* qoe’ al presente 
se halla en San Lorenzo, y asi mesmo mando se copien las Cartas, 
nue en ydioma Castellano se han eojido endlia sorpresa, y de unas 
y otras se saquen Copias y se authorisen en devida forma como lam- 
inen este diario que se me ha presentado escrito en lengua Guaraní 

c* S X ñ aS r de < ? Ue !‘° ? e tPadl, W Y con cordado todo se remita 
ai JliX b. D. Joseph de Andonaegui. proveilo de subso. vo el ex- 
presado D. n Nicolás Patrón, en el dia de su fha lo que ‘firmo v 
authorizo por antemi, y testigos &a. — N. 

1." Ihs. = Alabado sea el Sino Sacram. 10 D." feg. d * el bueno de 
mi padre Thadeo: Veis aquí lo que os preguntamos ; les dijo mi IV 


230 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


231 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


D/ N. S. en el amor nro aveis de andar en todas tierras, les dijo 
D.* N. S. y lo mismo hasta a ora por eso mi P.' que se cumpla en vos 
lo que escribió el E'° Prof/ a Vosotros sois los que estáis en lugar del 
mismo Jesu Xpto N.S. quando nro donde avian de clavar la Cruz 
con alegría Infinita D/ te Vendiga Cruz Ssma, diciendole ha tanto 
unpo que os he echado menos, en vos se cumple en mi lo que han 
escrito los S tos Prof/ y diciendo esto se arrimó y la levantó en los 
hembros, y la llevo al Calvario adonde avia de morir lo mismo se 
cumpla en vos, así como D/ exccutó la palabra desu P/ así mismo 
executalo mi P/ prevenios p/ vaiais con nosotros adonde están los 
Soldados mi buen P/ Thadeo a executar vros mandatos en el amor 
de D." y de nras Almas y de nros cuerpos asi como sois dueños del 
Sacram/" y asistís en toda le redondos del mundo, y os ludíais en 
todas partes; esto es lo que decimos; estos son los Abuelos de los P.P. 
que vinieron á nros Abuelos el P/ Joseph Cataldino el IV Simón 
Maseta el P/ Antonio Ruis; mirando por estos y después en nombre 
de nro buen Rey Don Fernando y después en nombre de la buena 
Reyna llamada Isabelica, en nombre de todos estos exeeunten los tres 
Padres en primer lugar el IV Thadeo Xav/ Enis, el P/ Miguel de 
Soto, y el P/ Juan lvinser, y platiquense en el amor de nrns Almas 
p/ lo que D/ N. S. los embió para que vengáis con nosotros a la 
guerra mi P/ esto nemas. Nosotros los do Santo Angel os escri vimos 
ea D/ les g. J ° m ucbas veces. 

2. a A todos los de Cae/ 0 y Casiq/ Alabado sea el Smo Sacra- 
mento aunque todavía no ay ninguna cosa contraria Superior mío. 
Vo todavía; se mantienen buenos todos sus hijos los Soldados aun 
no nos ha mostrado D. 2 * * * * * * 9 N. S. su operación en nosotros p. r eso nos- 

otros pobres hijos tuios te escrc vimos por el sub sirio que has tenido 

los Españoles aqui están sprc los Vigcadores están en el gajo de Toropi 
y el Cap." Joseph Yepui ha hielo allegar donde están en veinte y 

nuebe de Abril pero los Españoles están en el V[. . . ]rubucua bastantes 
por eso hasta aora no hemos visto la operación de D. 9 en los Espa- 

ñoles ni en nosotros mi P/ los Infieles han llegado ya, y están de 
Compañeros nros treinta y dos Indios, y seis Indias y se ex fuerzan 
mucho y lo mesmo nosotros y aquel Lorenzo se ha venido dentre los 

Españo[les co]n mucho trabajo mi Padre de mostrando el mucho amor 
que nos tiene por eso quiere vengarse de los Españoles de lo que 
supiéremos te hemos de hazer seber vrebe mi buen P/ esto poco no- 

más se escrivo por eso la Virgen SS/ te aiuda en tus hechos mi P/ 
a 1 de -Maio de 1756 = Tu pobre hijo Miguel Araveeha veis aqui 

otra cosa Sup/ mió y Correg/ y Then/° aveis de amar a tu próximo 
como atí mismo, y esto se ha de cumplir en nosotros: Yo creo que 
nosotros nos hemos de aiuda ríes unos a los otros aora todos nros Pa- 
rientes nos hagan una corta limosna de unas pocas Bacas == 



A 

i 


3/ P. C. Dios les g/* muchas veces atodos vosotros parientes 
míos a 6 de Mayo han llegado ya los Españoles a San Fran/° en 
frente del Pueblo, y aunque entren al Pueblo no los hemos de dejar 
por eso los Soldados de San Lorenzo han pedido por los suios y’ los 
de San Luis también lian pedido por los suios lo mismo los de San 
Nicolás y San Lorenzo lian pedido unas pocas bacas p. a comer .= 

4.“ Soldados, D/ les da su gracia a todos todos los dias Supe- 
riores míos muchas saludes a todos sus hijos, y que oigan misas p. r 
nosotros y recen bien el Rosario p/ que D/ N. S. nos aiude mui bien 
lo han hecho todos el Cavildo en la guerra igualmY se han portado 
todos; todos se han recogido en San Xav/ p/ eso D/ N. S. los ha 
anulado ; aier Lunes hicimos parar alos que nos aborrecen a la bucl- 
ta del camino del Ibabivu igual iu. tB les hicimos guerra p/ todas par- 
tes; los Españoles murieron bastantes y duro hasta tarde, y D." quiso 
que asía el camino de la Estancia do San Luis llegasen los déla Cruz 
y los de Yapeyu S/* Thome, y bastantes délos Infieles los que pe- 
learon contra ellos, y dura hasta la noche : de S/ Nicolás murió uno 
y otro de Santo Angel, a tres solo hirieron, solo entubo este día no 
ay novedad en la vida de uros hijos y solo les cogieron su ropa; el 
Martes mui de mañana murió uno de los Infieles en todos uros lujos 
no ay novedad solo pelean todo el día, todos nosotros igual m/ L los 
aereamos; los infieles les han cogido Cavallos en dos veces en guerra, 
hasia donde peleaban los de la Cruz, Yapeyu, S/° Thomé, S." Mi- 
guel, S/ Juan y S/ Luis, estos están hasi nro camino, nosotros esta- 
mos hasia el camino de S. t0 Angel. S.“ Lorenzo, S”. Nicolás, con los 
de S/ Juan son quatro Pueblos: el Miércoles invadimos hasta la 
noche v murieron bastantes, eu todo el dia y la noche y por eso dicen 
los Españoles, que se hnnde volber por la mañana, y se bolvieron con 
las Carretas hasia San Bern/° y q'° ellos buelban, D/ N. S. nos hade 
mantener spre Superiores mios, y a iudemonos, liornas con oraciones p/ 
que [D/] nos ampare asi embio al Cap/ Atanasio ya los viveros se 
quieren acabar, y p/ que traiga los equipages de [los] demas; y tam- 
bién p/ los Infieles: El Cap/ Fran/° también trajo muchos, y este no 
tiene cubija los de S/ Juan ya le han dado conque tarparse, también, 
los de S. to Angel iá le han dado, solo nosotros nole hemos dado nada 
p/ eso que traiga Lienzo el Mayordomo, las Indias cada una de su 
parte hagan harina p/ el, esto liornas : Yo Xptoval Irapira les parti- 
cipo Superiores mios. 

5/ D/ N. S. sea en vra Comp.* a tres de Maio = Xptoval He* 
randa de S." Luis loque dice, llegamo donde estaban los Señores Por- 
tugueses. Yobí y esto fue lo que aea[ec]io p/ la mañana nos arri- 
mamos áellos luego al instante mataron nro Superior el Then. * y 
después de eso nos estubieron tirando todo el di a con la artillería pero 


232 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


233 


ay sebio lo mucho que nos favoreció D. B [y v]iendo que ninguna podían 
matar salieron afuera del fuerte en donde con buenas, y varias pala- 
bras los en ganaron diciendo que no hiziesemos Camaradas des eno- 
jémonos, unos, a los otros en nombre de D. 9 y querramonos bien, y 
vénganse comerán, y veveran diciéndo que ia no avia cosa en contra, 
y creiendo esto, y teniéndolo p. r sierto, en tonces nos cogieron los 
Soldados los metieron dentro del fuerte a 53 Indios en tonces exe- 
eutaron el engaño quenos hacían les dieron avever aguardiente y dos- 
pues que cogimos esto nos cogieron atodos los Soldados y nos metieron 
en un sepo, y poniendo nos aun en el sepo nos acollararon del des 
pecueso de dos en dos con un laso, y regocijándose deste engaño que 
r.os hizo decían, viva, viva, después desto nos tnbieron veinte dias 
en toda calamidad haciéndonos faltar aun la comida sin con padecerse 
denosotros, ni aun en lomas mínimo tratando nos como á Animales 
después que nos tubieron veinte dias nos llebaron en una en bar- 
cacion grande, y metiéndonos ay nos enserraron p.“ nunca jamas dar- 
nos libertad, ni aun entonces se compadecían de nosotros en darnos 
de comer ni no bastando, que nos tenían acollarados con un lazo nos 
pucieron en los puños unos fierros, y los serraban con un candado 
viendo que asi nos tenían un Castellano se compadeció de nosotros; 
y quando nos llevaron al río grande nos dijo un mulato loque avian 
tratado los Portugueses diciendonos, que los Portugueses decían que 
nos avian de acabar pero queno tenían igual animo, se platican p.* 
acabarnos, ó que los ande embiar al Rio Genero diciendo, que allí 
se consumirían esto es lo que decían los Portugueses devosotros nos 
dice el Mulato, que aviendo oido eso quedamos congran miedo, nos 
dijo el Mulato sabéis que los Portugueses son mui malos viven como 
Animales, son como el mismo Demonio, y andan como los Judíos esto 
fué lo que nos dijo el Mulato viven estos como Animales p. r eso aun 
Yo vivo con disgusto entre ellos diciendonos p. r eso de mos les gue- 
rra, y vo también me hire a mi tierra nos decía, y después que se 
acabe, en un bote, ó en una Canoa nos hiremos anra tierra diciendo 
que el primero empezaría con los Portugueses, y diciendo esto se 
metió abajo de la embarcación, y nos quito los lazos del pescucso. y 
los hierros de los puños, y es cierto que el primero empeso con ellos 
yno tubimos con que hazer fuersa, y ese día hubo viento tres dias 
continuos; y los Portugueses semetieron abajo déla embarcación, y 
estaban en grande eonversasion, y solo un Soldado se mantubo aguar- 
da ] a. puerta de nosotros y todos los demas esta van en conversación y 
lambién un criado Cosincro solo estava fuera p. r el que empesanios 
primero, ya matamos dos Españoles el terceros lo estropeamos y 
nos metió abajo de la embarcación y entonces los Compañeros lo favo- 
recieron promptam.** y lo libraron de nosotros, y aunque nosotros 
defendimos las Puertas de ellos no dándoles tmpo p/ nada, aunque 
de fendimos todas las puertas dellos echándoles en sima palos carne 
7 otros varios trastos y según lo que son los Portugueses el mal 


corazón que les asiste parecía que perdían el amor aun alas Vasijas 
délas vevidas tirando nos con ellas se quebraban en nosotros per- 
diéndose el vino que tenían dentro, y aunque nos tubimos en guerra 
todo el día en la embarcación y no sabíamos que determinar aten- 
diamos a todas partes alo que aviamos de hazer, y aunque quizimos 
augerear la embarcación p. r adentro, y aunque la augereariamos era el 
primer forro, y lo que estaba mui abajo no podíamos, y p. r esto nos 
dilatamos mucho, y aunque estubimos algunos dias como no es de 
nra facultad no sabíamos mui bien las muchas puertas que tenia, y 
como los Portugueses asisten spre según la practica que tienen sa- 
lieron p. r una puerta que sabían y p. r ay binieron con todas armas 
ay trabajaron con las escopetas matando nos á algunos dentro déla 
embarcación, y otros caían muertos al agua y aun los que no estaban 
heridos se caían al agua nandando mientras morían, y viendo que 
deste modo mataban los Portugueses un Sarg.’ 0 de ellos les dijo basta 
ya de matar aesos Tndios, ó los queréis acabar favoreció aun Indio 
abajo déla embarcación, favoreció también aotro que estaba colgado 
déla embarcación este Sarg. 10 [ favor] ecio a estos que los hubieron de 
acabar, después de esto acabaron de sacar a los Indios que fueron 
favorecidos; se enojaron tanto los Portugueses, que de enojo cogieron 
un instnun.** que llaman Catana, y con el quitaron las cabezas de los 
Indios muertos onse, o doze, fueron los que libró el Sarg. 10 y sus 
Cuerpos los arrojaron al agua, y p. ft llegar al Rio grande la cabezas 
délos Indios muertos las salaron, y las metieron en un barril grande 
p/ mostrar en el Rio grande atoda la gente el enojo de su hecho, y 
aestos que dejaron vivos nos mantubieron spre con gran trabajo, 
volbiendo nos aponer los lazos al pesueso y los hierros en los puños 
serrándolos con un candado y cargándonos con todos trabajos man- 
teniéndonos desnudos exeeutando en nosotros todos estos trabajos, y 
tres délos que cogieron no p. r lastima que les tubieron, los llevaron 
después no p. r tratarlos bien, y después que los llevaron al Rio grande 
se recogieron todo el Cavildo atratar de lo que avian de hazer de 
nosotros tratando sobre tres asumptos p.“ á cabar nos diciendo que 
vivos nos cogerían en un cuero y nos arrojarían al mar el otro que 
nos sacarían en la plaza en donde los arcabucearían el otro quería 
traer quatro potros, y amarrados en ellos nos acabarían (leste modo: 
se platicaron de lo que aviando hazer de nosotros, hablando (leste 
modo todo este tmpo nos mantubieron en el sepo y así se burlaba de 
nosotros, ala llegada destos mui maltratados vino averíos un Clérigo 
dellos y viendo a uno de ellos tan pobre desnudo y quasi a la muerto 
délas heridas que el vieDto frió le avian pas unido, compadecido del 
prometió pediría al Gov\ or p. r el humillándose p. a sacarlo y curarlo 
y tenerlo bien y cuidarlo p. a que se confiese y aiudarlo con todos los 
Sacram. tns desta suerte andubo este Clérigo y murió uno después desto 
llevaron los Soldados a uno que lo sanaron fueron allevarlo en pre- 
sencia, del S. r Gov/ y nos pucieron a todos con grillos y cada noche 


V 



234 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


235 


en el sepo y todos los días nos sacaban al trabajo y después desto 
Regada la noche nos metían al sepo después deso mepatearon ami solo 
en las casas de todo el Cavildo preguntando me todas cosas de todos 
los Pueblos y déla vida délos P.P. y después desto me llevaron en 
casa de su Gral y ay me preguntaron de todo, y también me pre- 
gunto una, y otra vez de la vida de los P.P. diciendo me mira que 
me a veis de decir la verdad aunque los Portugueses son malos no 
sabéis que miran p. r tubien p. r eso no mientas y diciendo esto q." les 
manda que no se muden desús Pueblos y p/ que no cumplan la vo- 
luntad del Pe}' q.“ es, el que los enseña mal diciendo di la verdad 
estas son las cosas, que oy, y también lo que oien los Portugueses, 
los Padres son los que están mal acostumbrados en tus Mugeres p. r 
eso no quieren llevaros aotra parte de tus Pueblos, los Padres viven 
en mal estado con Tras Muge res las mejores ; y todos los «pie nacen 
de bajo deste modo son de los que se sirven los Padres para Maior- 
domo Sacristán, y sus Muchachos, y los Muchachos (pie tienen las 
Indias los mantillón en su Comp/ regalándolos y todas Vra Mugcres 
las meten dentro del Clausto a enserrarlas de vosotros y están con 
ellos en mal estado, y a vosotros sus Maridos los echan fuera y deste 
modo logran y se hallan muchas criaturas de los P.P. en las Indias 
p/ esto venimos a entrar en sus Pueblos, y en primer lugar hemos de 
coger a todos los P.P. y a todo el Cav/ 1- con todos sus allegados y 
hemos de cortar las cabezas a los , Padres, y délos Indios Viejos y 
alas Indias Viejas también las hemos de matar’ y alas Muchachas, y 
inuchaehitas no mas liemos de coger p.“ tenerlas los Portugueses a 
su voluntad, y p." que minea estén a Vra voluntad, ni ala voluntad 
de sus Maridos, [y] vos también sino con fiesas la verdad los acompa- 
ñareis quitándote la cabeza : esto medieen metiendo me mucho miedo, 
y p. r eso me dicen di la verdad, anímate y si dijereres la verdad has de 
ser querido de los Portugueses y de tocios yas de ser Cap." de guardia 
del Riogrande, sereis tenido p. r Superior si dijeres la verdad de ese 
modo asde andar medijo el Gral: Yo y todos los Portugueses saben 
rnui bien que todos los P.P. hacen lo que quierer de todos vosotros 
teniéndolos en pobreza, con [ . . . ] y no dando les nada osticnen des- 
nudos, todos estos que confian en los Portugueses cuentan los Indios 
(pie vienen pon ellos diciendo que los de S.° Borja ya no se bailan 
en sus Pueblos p/ esto mismo andamos en. todas tierras nosotros 
(pie somos Xptianos les dicen alos Portugueses: esto fue lo que embió 
a los Portugueses ya p.° echar a los Padres tendrán confianza en 
nosotros los Indios p." enseñarles diciendo que ya ñoqui eren alos P.P. 
déla Comp/ p.“ sus Padres todas estas cosas con mui falsas S. r Gral 
]•/ que los buenos de los Padres nonos en señande ese modo nies ese 
el fin conque andar entre nosotros los P.P. déla Comp.’ de Jesus sino 
p." enseñarnos a todas buenas costumbres, el modo de vivir del P/ es 
serrar bien todas las puertas, y que darse el solo y su Maiordnmo y 
su Muchacho son ia Indios de edad, y solo estos asisten solo de dia 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17J0 


adentro y a las dose salen afuera v un biejo es q. n cuida déla portería, 
y es q. n sierra la puerta q. do descansa el P/ ó q/° sale el P/ a ver 
&u Chacra ni aun entonces han solos sino es con un Indio de edad 
q. n los guia y cuida del Cavallo y clespues desto á misa y a la tarde 
el Rosario de María Sma. llamándonos con toque de campana y 
antes desto alos Muchachos y Mucha chitas los i lama con una Cam- 
panilla, y después deso el bueno del P.’ entra acu señarles la doc- 
trina y el persignarse, del mismo modo todos los dias de fiesta nos pre- 
dica la palabra de D/ del mismo modo el S/° Sacram. 1 * déla peniten- 
cia y (lela Comunión, en estas cosas se exercita el bueno del IV y 
todas las noches se sierra la portería, y las llave se lleva al aposento 
del IV y solo se huelhe a abrir p. r la mañana p/ que entre el Sa- 
cristán, y los Cosineros y q/ u llego la ora del comer, me dijo hasta el 
otro dia platicaremos y al otro dia vinieron los Soldados a llevarme 
en presencia de su Sup. r el Gral p. a preguntarme otra vez de todas 
cosas, otra cosa es lo que pregunta diciendo me en su Pueblo a.v 
plata, vo[...] y comen los P.P. y comerán en Plata, y q.' 1 " comen d“ 
mañana, y aque ora ververan aguard. 1 *: p. r la mañana, o reverán 
mistela, ó otra comida, decid nos esto p. a que lo sepamos, en q.'"' 
platos comen los Padres de donde es vino que reven, o en tu Pu**hb» 
liazen vino, después desto si tenían para si buenas comidas, Trigo, asn- 
ear. nosotros sallemos (pie con el trabajo délos Indios están de todo 
abastecidos, y recalados es sierto esto. 1 Y esto conque lo satisfacen, 
no les paga, no les da nada, veis aquí ñora nosotros lo* Portugueses 
somos lindos y aun uros bestidos son lindos, estas contento con este 
vestuario, (pie tienes bien desdichado estas en buelto con esa gerga 
y los pies tienes des nudos como los Infieles: esta es la verdad, 
que seles dio a entender a los Portugueses deb que Inician con nos- 
otros los Padres, y deloque nos enseñaban : aova dize lo que es sierto 
8/ Gral los Padres todas la* mañanas nos dicen M bisas, y después 
de Misa se han asu apócenla, y av cojen un poco de agua caliente 
con ierba, y no otra cosa mas clespues desto sale ala puerta de su 
aposento, y ay todos los que oieron Misa se arriman avesarle la mano, 
y después desto sale afuera, aver los Indios si trabajan en los oficios, 
que cada uno tiene, y clespues seban a su a pocen to a rezar en su 
libro el oficio divino, y p.“ que D/ le alude cu todas sus cosas, y a 
las onze del diá ha acornar un poquito no acomer mucho solo coge .si neo 
pía titos, y solo, vehe una v.‘z el vino no llenando un baso pequeño, 
y aguardiente nunca lo toma y el vino nn lo ay en uro Pueblo solo 
lo traen do la Candelaria según lo que embia el P/ 8up. r y alia en 
la Candelaria lo traen de asi a IV Ay/ según loque embia el !V Proc/ 
al P/ Sup. r desto reparte alos demas Pueblos el IV Sup. r y no penceis, 
que el vino es de aquí: después, que sale de comer ia p." descansar 
un poco, entra en la Iglesia a rozar, después sise retira, ndescan-ar 
un poco, y mientras descansa salón afuera los que asisten en la casa 
del TV y los que trabajan dentro en algunas obra*, y también el 8a- 


236 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


distan, y el Cosinero todos estos salen fuera, y en q/ a no se toca la 
Campana están serradas las puertas, y solo un viejo es el que cuida 
délas puertas, y q. l, ° vuelban a tocar la Campana buelbe este a abrir- 
las p. a que vuelban a entrar los que trabajan dentro, y el P/ coge 
el vreviario a rezar no a liir aparte ninguna, ala tarde tocan la Cam- 
panilla p.“ que se recojan las criaturas, y en entre el P/ a enseñarles 
Ja Doctr." Xptiana, y después desto volbio apreguntar que que era 
lo que nos en señaban los Padres diciendo que dijere lo que me avian 
en señado, me santigüe y rese, y le dije que solo eso me avian en 
señado los Padres y después desto, me preguntaron, dicen que ay 
mucha plata y oro, en estos Pueblos en todos los altares cándele ros 
grandes de plata, y el altar maior todo dorado todos los Españoles, 
que han entrado en tus Pueblos lo han dicho mui bien, y todas estas 
cosas de donde son, y aun q. d0 no aia la plata ni el oro en tus Pueblos 
de donde han sacado una lámpara grande que tienen de plata, y q/ 09 
Jgl. s tienen y q/ 09 P.P. están con vosotros, y si Vro. Pueblo sera 
grande, y después desto pregunto que si bajaban valsas a B. 9 Ay." 
y que llevavan de carga después desto les respondí dando les razón 
de todo lo que me avian preguntado, esa lampara grande, que dices 
r\ P/ Prov. 1 la trajo p.“ la Igl. a adarla a D. 9 y a todos los S. to9 la 
trajo de así Potoci, y también el oro solo traen de asi a B/ Ay. 9 q. do 
lo da el P/ Proc/ y p. r todas estas cosas han las valsas llevando lo 
que D." nos da, que es el lienzo y la Yerba, después desto me dijo 
otro día platicaremos: y me volbieron allevar ala cárcel, y fue un 
Castellano averme, y a hablar con migo diciendome, que hiba de parte 
de D." y este dijo, que me diría lo que eran los Portugueses, la vida 
de los Portugueses, es como la del Demonio, y como la délos Animales 
son dueños de todo lo malo y aun unos con otros tienen mala corres- 
pondencia, y solo p. r eso me exfuersan a entraron tus Pueblos fue 
el oro y la plata, que decía avia, y se exforsaron mas p. r las Mu ge res 
y Muchachas p/ tenerlas a su voluntad; y p.“ apartar aun alas Mu- 
geres casadas délos Maridos, y tenerlas p/ ofensa de D." y mañana 
se platican p. a engañarte os quieren mostrar algunos vestidos ó esco- 
petas y aun una espada p. n engañarte con toda tu Alma os quieren 
engañar p.° perderse p. r eso mirad muy bien, no se engañes me dijo 
este Español, y de miedo no querrás mentir, mira (pie mañana en 
el dia quieren con currir los Portugueccs y todos los P.P. dellos y todo 
el Cav. d0 esto es lo que se platican, y os quieren volber apreguntar 
en concurso todas las cosas p. r eso ve mui bien medice este Español 
hnnde procurar mucho superd." y asi no te amedrentes, animaos nomas, 
y después desto llegado el dia ya vinieron junto con todos los Padres 
todo el Cav/° y todos los Portugueses á sentarse diciendo aveis visto 
atodos los Portugueses, y lo lindo que es la ciudad, y lo lindo que 
son los Portugueses y sus vestidos, y la autlioridad, que tienen, lo 
bien que comen la mucha artillería, que tienen, y las buenas vevidas 
con que se regalan y lo bien portado que son, y la obstenta yalo aveis 


EJECUCION DEL TRATADO DE 1750 


237 


visto, y la mucha plata que tienen? aveis visto alos Portugueses, y a 
todos los Padres lagrandeza que tienen y la buena correspondencia, 
que tienen unos con otros, p. r eso los Portugueccs, y todos los Pa- 
dres se compadecen de vos diciendo me con que has de corresponder 
alos Portugueces, y atodos los Padres la piedad, que han tenido de 
vos ya aveis visto que tus Padres no os quieren sino hazer lo que 
quieren de vosotros tratándoos con Azotes, y no dándoles nada p. r 
todas estas cosas los Portugueses dicen délos Padres cabeza mala co- 
razón malo p. r eso liixemos a entrar en su Pueblo, y q. d0 alia entra- 
remos hande entrar adelante hechos Soldados peleando contra Vros 
Paisanos vestidos como Españoles p.° que no les conoscan sus Paisa- 
nos p. P eso se hasde vestir como Español, y con todas las armas con 
espada, y escopeta, y después de mucho trageron junto ami p. a que 
me viera uno de S/ Borja, mira a este Indio como vos, lo bien vestido, 
que está y tiene espada y escopeta, y es Cap/ respetado como lo ves 
entonces este de S/ Borja que deeia era Cap/ cumplid liornas lo que 
os dice el Sup/ i a me veis como estoy p. r a ver cumplido lo que me 
dice el Sup. r lo bien, que paso querido de todos los Portugueses y 
también sabes como lo pasamos en los Pueblos, nunca el P/ nos da 
nada spre hazen lo que quieren de nosotros p. r eso has de hazer lo que 
el Sup/ te dice, y entonces seras querido, y se estimaran los Por- 
tugueses como lo han hecho con migo me dijo este de S/ Borja, des- 
pués que acabo de hallar dije al Gral ia he oido lo que este me dice 
dijo entonces el Indio S/ Gral con su licencia quiero hablar y hevisto 
que desde que me han traído al Riogrande nunca hevisto oir misa ni 
rezar el Rosario ni en los dias festivos confesarse ni comulgar y esto es 
lo que hecho de menos, nosotros somos Basallos de la Virg/ y de S/ 
Miguel y cada [...] nos confesamos esta costumbre es la que echo 
menos no sabiendo ni ann los di as de fiesta de precepto diciéndole 
p/ estas cosas S/ Gral dame libre el camino p. a hirme ami Pueblo, y 
avreis pensado que en nro Pueblo nos vestimos tan desdi cliadam/* 
también nos vestimos bien con los que íms da D. B de Lienzo mui blanco 
y hermoso y lo mismo el bueno del P/ tiene el cuidado todos los años 
de vestirnos, v de darnos lienzo a todos los Indios, y Muchachos y 
también el S/° Sacram.' 0 del Matrimonio todos y a cada uno de 
p. r sí tenemos nras Mu «reres y también tenemos nros luios ávidos en 
nro Matrimonio nras buenas Chacras y eada uno do nosotros tenemos 
buenas comidas y nosotros solo con la muerte nos apartamos de nras 
Mu «reres p/ eso no podemos estar mucho tmpo p/ a n a todos liemos 
de estar delante de D." N. S. después que se acabe el tmno todos en 
con curso hemos de comparecer y D/ N. S. nos hade nedir cuenta 
rigoroso av T)." N. S. se?un nras buenas obras nos lia d^dar el castigo 
y a otros l^s ha de dar un contento infinito nosotros no somos redu- 
cidos en Grra sino con buenas palabras p/ eso nos podéis conceder 
que no baiamos buenam/" a nro Pueblo entonces p 1 Gral me dijo 
va he oido que todo lo que me dices es sierto y también y sierto que 


238 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


239 


nosotros hemos de comparecer delante de D.' X. S. p. r eso os den 
conceder que se balan a sus Pueblos les liede dar de vestir y nos hizo 
quitar los grillos y después nos dio de vestir un poncho, de gerga 
un capote, una camisa, un calson de vaieta, y un Sombrero, esto solo 
nos dio; después de todo esto nos sacaron del Rio grande en una em- 
barcación a traernos con muchos Soldados, y llegando nos a su fuerte 
ay nos largaron: Ea vaian asu Pueblo llevándonos la delantera, y 
cuenta que allá hamos aquitar las cabezas de los P.P." esto es lo que 
han dicho todos los Portug.* el año de 1754 = Esto es lo que sucedió= 

G. a Jhs. S. r Gov. r Todos nosotros nos hemos admirado mucho 
de oir tu carta y estamos enduda de si creeremos, i no su contenido, 
y que eso embiaril nro Rey contra nosotros, diciendo que esto no 
puede ser voluntad de nro Rey pensando que los portug.* p. r el abo- 
rrecen!. 10 que nos tienen hagan estas cosas; nosotros también tenemos 
otras cartas de nro Rey, y en esas nos muestran el buen corazón, y 
el amor quenos tiene, el IV ia difunto de nro Rey, y a piando nro 
modo lira Igles.* que la trabajamos, y se ha dado p. r mui contento 
p. r que hemos executado liberaba. ** sus mandatos assi en la gra como 
en otras partes, y en estas cartas nos ha dicho que le ha parecido 
mui bien, y p. r eso nos ha dicho en sus cartas me liede acordar de 
v osotros, os hede aiudar, y os liede cuidar mui bien, y también mi 
Gov. r os hade aiudar, y le mando para que les socorran en algún 
peligro p. r eso no se como no concordaran estas cartas de nro Rey. 
y decimos que la palabra de nro Rey no hade discordar, p. r aora 
de repente anosotros sii 9 Basallos que en nada hemos herrado quie- 
re echarnos de todas nras tierras en pobreciendo nos, poniendo 
todas nras cosas amanos délos Portug.' p.* perdernos del todo? Esto 
es lo que no podemos creer S. r diciendo que esto no es voluntad 
de nro Rey si esto lo supiera, y oiera lo que decimos lo sintiera, y 
no lo tubiera a bien p. r que en nunca en nada, le hemos herrado; ni 
avos tampoco S. r como mui bien lo saves, que de todo corazón spre 
hemos executado sus mandatos todos nros bienes, y nras haziendas, y 
aun nras vidas las hemos dado en su amor p. r eso no creemos que 
nro Rey corresponda a nro buen eorazon con tan malos hechos traien- 
do esto a la memoria, toda la gente y nros hijos tomando grande 
sentiin."’ y fatigados deste trabajo se ben mui atribulados; nosotros 
y el Correg/ y Cav. Jo ia no quieren oir lo que decimos nosotros solo 
llenen el corazón a manos del Sup/ ya no nos atrevemos adecirles 
una palabra sobre el asumpto, ia mui bien sabes q. 4l ° la gente seve en 
un trabajo confusos, echa alia muchos Españoles Basallos de nro Rey. 
que se baian al campo mui lejos en nombre de nro Rey quitándoles 
todo lo que tienen en pobreeerlos acabarlos de perder si asi mandara, 
oieras las lastimas y las vieras dese modo también oi las palabras de 
nros hijos que son verdaderos y deste modo spre nos hablan diciendo 
que aora tmpos q. Jo el bueno de nro P.“ llamado Roque Gonzales de 



la Cruz, reeien que llegó aestas nras tierras á enseñarnos la Ley de 
D." y de los Xptianos, nunca ningún Español, entro a estas nras 
tierras p. r nra expontanea voluntad solo nos entregamos a D." en pri- 
mer lugar, y después anro Rey p." que spre nos cuidara bien y p, r 
uso nos humillamos spre escogiéndolo aél, y también dió palabra amos 
Abuelos p.‘ tratarnos bien spre, y esta palabra la ha mantenido spre 
con nosotros p.' que razón aora tan de repente quiere trocar su pa- 
labra ? Dicen nros hijos que estas nras tierras solo nos la dió D.* en 
estas tierras q,” nos enseño bien solo fue el P/ Roque Gonzales, y se 
itan muerto muchos P.P. entre nosotros criándonos, y cansándose p. r 
lo que ha de ser nro p. r que los Portug.' lo procuran tanto ? No son 
del los solo con nras manos hemos compuesto estas tierras, ni los 
Portug.* ni otro algún Español no nos han dado nada, la Igles.* de 
IV tan linda el Pueblo tan hermoso, las Estancias de nros Animales, 
Jos Verbales, y algodonales, las Chacras que ocupan nros menesteres, 
ledo es de nro trabajo p. r que razón esto que es nro proprio nos quie- 
ren quitar? O quieren jugar en nosotros? Esto no quiere D." N. S. 
ni los tendrá a bien no es voluntad de nro buen Rey no le hemos 
herrado en nada, ni alos Portug.’ les liemos cogido nada nunca, nos 
bando dar la remunerad." de nro gran trabajo, dicen nros hijos que 
nunca, en ningún tmpo los P.P, nos han en señado p.“ que hagamos 
malos hechos spre lia cuidado de nosotros, y nos quieren continua»!. n 
solo aora oímos dellos que lian dicho que nos quieren echar délos Pue- 
blos y p.“ perder nra Conveniencia nose (pie es esto? Para eso saca- 
ron délos montes a nros Abuelos, los recogieron, y los enseñaron p.“ 
volberlos a perder, y p. r eso vino el P.* Comis.°. y el fue el que anro 
IV le induxo atraiciones el modo del no era como el modo dellos, 
oí fue el que lo in queto alo malo, el fue q.“ trajo la intención del 
Ib" con la entrada, que hizo auras tierras, sin xaver como se tratan 
las cosas p.“ nro alivio sin cansarse en nada p. r nro amor ni de nro 
Pueblo de nras tierras nos quieren echar como liebres al monte, como 
caracoles al campo, quiere echarnos tan de repente expuestos al frío, 
y todos contra tmpos desea enpobrecernos, en nosotros solo quiere 
exeeutar esto dicen la gente este modo no quiere D.' X. S. esto no 
es de Xptianos nosotros también somos Xptianos proprios hijos de 
nra M." no hemos herrado eu liada ala S.“‘ Iglesia ni anro Roy, el 
si en nombre de nro Rey se ha herrado miserable»!. 10 que se haia 
mui lejos al monte, y al campo, que solé cosa todo lo que tienen alia, 
que trabajen, y que se canten, y que busque lo que necesita p.“ que 
sierta lo que es trabajo des te modo sabra nra triste vida y entonces 
hade tener lasima de nosotros, nosotros no estamos satisfechos del p. r 
que no sabe nra lengua, ni sabe hablarnos, no sabe oir nras razones 
dicen la gente después chisto nos vuclhcn adecir nros hijos endónele, 
o en que tierras nos quieren embiar, o p. r donde? Y tan de repente 
en tan mal terreno, ni aun p." tres Pueblos no se ha encontrado hasta 


' V 


240 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


aora terreno bueno, q.'“ mas p. a nros Animales, y dos Pueblos le pa- 
rece bien a nro P. c ponerlos en un rincón de cañada p.“ acabar nos 
dematar, ni se nos ha dado tmpo p. r executar p. r eso solo nra 
perdida S/ todas estas razones de toda nra gente son mui siertas, 
y p/ eso se os escribe nosotros los del CavV i á no tenemos palabras 
p. r hacer los callar, ni replicarles p. r ver los tan sentidos p. r eso todos 
nos humillamos avos p.° que según las cartas de nro Rey nos ani- 
dase, lo primero, que nosotros, hemos sido sus Basalto; y así hazed 
les saber esta nra triste vida si quiera entibiándole esta mi carta p/ 
que el mismo la ver, y oiga nros trabajos pues D.“ N. S. lo hizo nro 
Sup/ y lo hemos escogido p. a que nos atienda en todo: no hemos 
faltado en nada p. a que asi nos perdamos p. r eso nos confiamos en 
su buen corazón, que se hade compadecer de nosotros, y p. a q. do esto 
fuese voluntad suia executarlo bien todos nosotros; Lo seg. d0 que 
p. r el amor de D. a estas liras razones son mui siertas, y q. d " no las 
creiereis podéis embiase nos S/ dos hombres de toda, satisf ación p, 
que oigan todas liras razones y vean todas nras cosas, y p. a que te 
digan lo mui sierto; esto es lo que nececitamos mucho, y [espelramos 
que asi lo hagas, así como D/ N. S. spre oie los clamores del mas 
pobre p. r último S/ este mi Pueblo déla Concep." esta mui quieto p. r 
que no está dél otro lado del Uruguay pero si, en esas tierras están 
dos Estancias liras, y dos Yerbales p. r eso si se nos quitan esas tierras 
nosotros también los deste Pueblo nos empobreceremos mucho, ni aun- 
que al presente hemos buscado otros lugares, no lo liemos encontrado 
aq. gran Sup/ délos Indios Nieolas de Neégiru mi Abuelo, fue el quien 
primero dio entrada antiguam/* en estas nras tierras al P/ Roque 
Gonzales pareeiendole bien la palabra de D/ que predicaba, le d’ó 
gusto y le tubo amo deste mi Pueblo se fueron a la otra vanda dos 
de mis Paisanos mis hijos ellos fueron los qne quicieron que yo te 
manifestase en esta mi carta nra trabajosa vida todos nosotros delante 
de D/ todos los días rezamos confiando mucho en el. y también tede 
buen corazón y larga vida p.° que nos aiudes y teg. dc como spre Con- 
cep." Junio 20 = de 1753 = Nicolás Neégiru Correg/ = 

7. a 30 P/ Fran/° Thadeo Enis; Alabado Consevida: Nro P/ Cura 
me ha mandado, que te escriva y pensando, que sea mi hijo he for- 
mado varios dircursos: Estos son los hechos, que hizieron que del bue- 
no del P. e Miguel llevaron los Cavallos, que aviande ser de su silla, 
y p. a hirse aprisa entre Soldados, estos que llevaron los Cavallos: se 
llama Joseph Tirapare, Damian Guabera; han obrado mui mal contra 

el bueno del P/ alia los podéis acusar al Correg/ mi P/ p, r que nos 
han echado en mucha vergüenza délos demas Padres, estos nros hijos 
esto nomas, esto es otra cosa, embianos al iMro Escrivano p. r amor 
de D/ y de S." Miguel y aun Muchacho p. a que cante la Misa, y p. a 
que lo en señe que e 9 mi buen Mro sabe leer mui bien; y en quader- 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 241 

nar, y también liaze letras de molde, y p/ esto te lo embiamos p. a tu 
i;age en nombre del Proc/ esto es otra cosa. Esos que cuidan los 
Cavallos del P. e Marcelino Guabera, y Romualdo Azeruma, se pre- 
vengan p. a traer dos Cavallos p/ la silla de dos Padres, y que se ven- 
gan luego que llegare esta Carta traiendo los Cavallos y también hade 
venir el Cap." Correg/ y Mro Miguel Guaiho hade venir a contar los 
Cavallos del P/ que traen la gente esto nomas. es lo que dice nro IV 
Cura y les ha dicho el P/ que se baian nomas que alia el P/ les dará 
gerga y lienzo también a tres de tus hijos y también al que cuida 
los Cavallos del P/ y a dos Indias, y también a tu Muger que con ella 
son tres, deste modo hemos embiado en buena unión al Mro p. r que 
alia lo necesitas esto poco solo te escrevimos mi IV Fran/° Thadeo p/ 
mandado el P. e Cura. Vros pobres hijos Correg/ Pasqual Tirapare = 
y el Alcalde Maor Pasqual Yaguapo diciendo que D/ te g. de a 19 de 
Marzo de 1753. a/ déla Estancia Vieja de S." Antonio — 

S. a Mi P/ Miguel de Soto = P/ C. : Mi IV ay embio ami page 
con la noticia, que llegue a S." Gerónimo p/ mandado del Alcalde 
Maor, voi aliablarle al Alcalde apreguntarle lo que ha hablado con 
los Españoles mi P. e y me ha dicho, lo que han hablado, a nosotros 
nos ha embiado el Sp. r atraer los hijos del Cap." Joseph. y también 
traemos cartas p.“ el Sup/ délos Indios no p/ el P/ desean saber los 
Sup. 7 8 la poca gana qne tienen los Indios de dejar sus Pueblos, el IV 
Thadeo embio una carta al Sup/ en el mes de Agosto diciendo, que 
los Indios se saliesen de sus Pueblos, en este mesmo tmpo salió el 
Sup/ de la Colonia y el Sup/ de B/ Ay/ con grande preeieion di- 
ciendo ya los Indios acaban de dejar sus Pueblos p/ esta razón veni- 
mos aquí dice el Español y estamos esperando carta p/ Sup/ dice 
el Español, y estamos aguardando aque alguno venga «hablar con 
nosotros es lo que me ha dicho el Alcalde según lo que hemos hablado, 
y un Indio acaba de traer unos bueies, que los tenia guardando un 
Negro, y estos eran los que traían los Españoles, v esto lo ha dicho 
Nptoval Candaeayu s abras, esto también mi IV esto poco te eserivo 
cicla Estancia de las Yeguas de S. ,a Rosa 27 de Agosto — Tu hijo o/ 
do veras te ama = Joseph Tiarayú. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, de. — Copia manuscrita de ¡a 
época , 5 fojas, papel con filigrana, fórmale de la hoja 305 X 200 m»i. t letra ver- 
tical. interlínea 6 a 7 *)*»!., conservación regular; lo indicado entre paréntesis [] 
está destruido). 


3G 


242 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


N. ? 70. [Perdón otorgado por don José de Andonaegui a los naturales de 
Yapeyú, a quienes se concede — además — la comunicación con Santa Fe 
y Buenos Aires] 

[Pueblo de San Juan, Setiembre 21 de 1756] 

+ 

Un quartillo. 

SELLO QUARTO, YN QUARTILLO, AÑOS DE MIL SETE- 
CIENTOS Y QVAREXTA Y TRES, Y Q YAK EXT A Y C VATRO. 

[Hay tros sollos, uno cíe los cuales dice] : 

SIRVE PARA EL 
REINADO DEL 
S. D. FELIP. VI 

Pueblo de San Juan, y Septiembre veinte y uno de mil setecientas 
cinquenta y seis. Por quanto el Cavildo del Pueblo de Yapeyu situado 
en la costa occidental del Rio Uruguay, en nombre de todos los Indios 
naturales de él han pedido perdón de el castigo que merecen por lía- 
verse opuesto con las Armas al cumplimiento de la voluntad del Rey 
a quien han rendido la obediencia en mí como su Governador y Capi- 
tán General, haciéndose de este modo acrehedores a que se les trate 
como vasallos de su Magestad, por el presente en su Real nombre les 
concedo la comunicación con las Ciudades de Santafé, y Buenos Ay- 
res, que hasta aqui les a sido prohivida, adonde podran haxer viaje, 
siempre, y quando quisieren por tierra, o agua, y mando atocias las 
Justicias demi Jurisdieion no les pongan impedimento, ni embaraso 
alguno ni eoncientan que nadie les perxudique, y respe [et] o de que el 
Señor Marques de Valde Lirios del ¡Consejo de S. M. en el Real, y 
Supremo de Indias, y primer Comissario para la divicion de limi- 
tes con la Corona de Portugal espero que ha de venir por aquel Pue- 
blo a continuar su Comisión selo advierto a dicho Cavildo para que 
quando llegue, y mientras se mantubiere en aquel Pueblo le traten 
con la veneración que corresponde a su persona sin ofender, ni indig- 
nar mas la Real Soberania. Y este decreto en quanto ala comunicación 
que en el conzedo, se entenderá también con los demás Pueblos de 
la otravanda = Andonaegui : 

Concuerda con el orden original de su contexto expedida en el 
Pueblo de San Juan el dia veinte y uno de Septiembre próximo pas- 
cado de este año por el excelentísimo señor Gov. ,,r y Cap." Gral D. 
Joseph de Andonaegui, según de ella pareze firmada suya que doy 
íee averie tenido presente para el efcto, y exhivió ante mi el R/ 0 P. e 
Proc. or de Colegios, y Mistiones de esta Ciudad Manuel Arnál déla 


' V 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


243 


Comp." de Jesús, con la que se corrigio y va cierta y verdadera, a 
que en lo nese ssario me remito avieridosela devuelto Original a su Pa- 
ternidad Reverenda. De cuyo pedim. t0 doy la presente, y la firmo 
en esta Ciudad de Santafee déla vera Cruz como su ess." 0 pp. eo ele 
Cav. y real haz. a diez y nuebe de Octubre de mil setecientos cin- 
quenta y seis años = 

Es test i m." de Verdad. 

Dros. gratis. 

[Ilay una rúbrica] 

Gregorio Antt. n>u de Segado 
[Hay una rúbrica] 

Ess." pub. e * de Cav."'* y R.' haz/‘“ 

( Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — Copia manuscrita de ht 
época, 1 foja , papel sellado , formato de la hoja 300 X 20.5 m»i., letra inclinada, 
interlínea (i a 13 «im., conservación regular; l<> indicado entre paréntesis [] está 
destruido). 


N.í 71. [Don Pedro Cevallos al Padre Antonio Gutiérrez, dispone que los 
indios se pongan en marcha hacia el Uruguay, Indicando medidas para evitar 
la dispersión] 

[Cuartel General en San Juan, Julio 28 de 1757] 

J.> nio j> e 

Actualmente estoy disponiendo los ordenes que he de comunicar 
a los Comandantes délos Quarteles con el fin de que el dia 14 de 
Agosto en todos ellos, después de la Misa a que concurrirán los 
Indios que hubiere tomando primero las precauciones que parez- 
can combenientes para cortarles las salidas del Pueblo por donde 
puedan dispersarse, se pongan en camino con todos ellos hasta 
el Uruguay por el paso déla Concepción. Y esta noticia me lia pare- 
cido acertado anticipársela a V.R. para que dando las providencias 
necesarias a que en el mismo dia catorce esten en dho paso las 
Balsas del Pueblo de la Concepción, y las de los otros tres mas 
inmediatos que servirán para poner a los Indios, y sus familias déla 
otra vanda del Uruguay, tenga también V. R. tiempo de destinar- 
les los Pueblos en que se han de recoxer y subsistir libres de las 
inclemencias y desnudez que han sufrido por estas Campañas, con 
algún descanso, que tanto lo necesitan, en lo que no dudo se ex*» in- 
citará la piedad de V.R. con gusto. 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


245 


244 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 




Quedo pava servir a V. K. con deseos de que Nro señor le 
G." m." a. fc Quartel General de S." Juan Julio 28 de 1/57 

Bhn.° de V.R. su m. or ser. or 
D. n Pedro de Ce va líos 
Hay una rubrica 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Original manuscrito, 2 
fojas, papel con filigrana , formato de la hoja 303 X 208 mm., letra vertical, in- 
terlínea 15 a 20 mm., conservación hiena). 


N 72. [Pedro Cevallos al Marqués de Valdelirios 
vista acerca de dificultades y conflictos que plantea el 


expone sus puntos de 
traslado de ios indios] 


[San Borja, Setiembre 17 de 1758] 


K.™” P. c Antonio Gutiérrez 

Muy s ,,r mió. He diferido hasta ora la respuesta que ofreci a V.S. 
en el Yacui á su papel de 3 de Agosto próximo passado por haverme 
dedicado desde que llegue á este Pueblo a disminuir en quanto 
esta de mi parte los gastos que S. M. esta haziendo en esta cxpeci- 
eii'n, continuando las providencias de despedir del Servicio el Cuer- 
po de Blandengues según las oeassioues que se lian proporciona- 
do para despacharlos, sin embargo dono aver con que satisfacer 
las sumas considerables que seles deven, no reservando mas que 
A corto número precisamente neccssario para cubrir las Guardias 
abalizadas que están situadas en los dos pasos del Monte Grande, y 
i a ( ] 0 a vor prevenido al Intendente que reduzca el número de pro- 
veedores, Capa tazos, Peones, y demas dependientes suios, al precisso 
para lasubsistenzia déla Tropa, y assistenzia de V.S. y de las 1 ar 
lirias demarcadoras, respecto a que ecn la entera colección dolos In- 
dios dispersos, lie quedado en estado de poder cumplir las ordenes de 
S.M. con sola la Gente q. c queda en estos Pueblos. 

Dizeme V.S. en el citado papel que su dictamen desde Buenos 
Aíres, fue el que necesitábamos valernos de la mano de los IV para 
conseguir fácilmente la transmigración, y establezimiento délos In- 
dios, 'porque consideraba V.S. que solo ellos que los lian manejado, 
venzida su resistenzia. lograrían conducirlos y acomodarlos en aque- 
llos par ages, que podían serles eommodos, como a a los a a ian n sig- 
nado desde el año de 1752, y que acasso hallarían otros iguales en 
el terreno que de esta parte del Uruguay quedaba fuera de la Linea 
divisoria; añadiendo V.S. que en esta misma razón fundo el con- 
cepto q. c entre otros me expresó eusu papel de ocho de Mayo del 
año passado, en el que dize V. S. averme espuesto eu Buenos Aires 


que no convenia se transcendiese la orden del Rey de mudar a los 
IV de la Compañía de estas Missiones, por temar de que faltasen 
estos, que por sí solos, ó acompañados govt masen con conocimiento 
la transmigrazion de los Indios y corrobora V.S. este dictamen con 

el sentir del General» y Comisario pral de Portugal quien en los 

dias* que estuvimos en S. n Angel hablando de la dispersión de los 
Indios, dice V.S. me asseguró, que solos los P.“ podrían lograr su 
colección, y establezimiento, sin embargo de que por una carta de 
su Corte supuso savia las orns que Yo traía. 

C-onfiesso a V.S. que no acierto a concordar este su dictamen, 

con los que me dió posteriormente a tres consultas mias, en los 

actos mismos de la transmigrazion. A 28 de Julio del año próximo 
pasado, pase á V.S. un oficio con motivo de las numerosas Familias 
de Indios que se avian rccoxido en los Pueblos de S. Miguel, S. 
Luis, S. Angel, y cerca de S. Nicolás, a fin de que me manifestase 
por escrito su parecer, en orden a poner en práctica todas las me- 
didas conduzentcs á la transmigrazion de los referidos Indios, y 
V.S. sin señalarme medio alguno en particular, me remitió en su 
respuesta del 29 del mismo mes, a las Instrucciones que S.M. me tie- 
ne dadas, especialmente en el Cap/ 1 nueve. 

Después á 5 de Ag.'° del mismo año, con la oeassion de a ver- 
me partizipado el General y Comissario de Portugal. aví*r oeumd*» 
a el como 70 familias del Pueblo de S. n Nicolás aeradas s -gun 
dezia délos Infieles Minuanes, y de a verme propuesto, que si tenía 
Yo por conveniente embiar un V. aver A los encaminaba a que 
voluntariamente se trasladasen al Uruguay, caminando en su com- 
pañía. pedí a V.S. remitiéndole la misma carta del oxpressadn Ge- 
neral: con lapapeleia en lengua Guaraní, que me incluyo, me dixcsv 
V.S. el medio que se le ofreciese, y V.S. estuvo tan lexos de pro- 
ponerme el de valerme de algún P. que totalmente io omitió, aún 
concurriendo la circunstanzia de aA-erlo insinuado como medio opor- 
tuno en su citado Oficio el G. 1 Portugués, con cuyo dictamen apoya 
V.S. el que dize tenía formado desde Buenos Aires, de que solos los 
IV podrían lograr la colección, y establezimiento délos Indios, y 
me respondió V.S. las clausulas siguientes: En el capitulo nueve de 
las Instrucciones que dió a V. E. el Rey en que respbmdczen bis 
virtudes de su piedad y Justicia, bazo a V.E. la prevenzion del modo 
con que deA’e executar la transmigración de los Indios, y assí repito 
á V.E. lo mismo que le tengo dho. en carta de 29 del passado. 

En esta me remite V.S. al mismo capítulo 9 de mis Instruccio- 
nes, que fué lo mismo q. f repetirme, que en nada me valiesse de 
los P.*, pues S. M. en este capítulo previene lo siguiente: i; Si como 
“ lo espero fuere bastante este aparato para que los P." dispongan 
í: la obedienzia de los Indios, o quando lleguéis estuviesen ya redn- 
“ cidos a la mudanza, no la fiareis a la dirección, y conducta de los 


246 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


“ P.\ ni les conzedereis termino fixo para ella, sino únicamente el 
í( que sea preeisso para que se alberguen en los Pueblos antiguos 
“ del Paraná, con sus bienes, muebles y semovientes, á donde pasa- 
“ rán escoltados con tropas, á cargo de los ofiz.* de mexor conducta, 
sin permitir que los P.* Jesuítas tengan el menor influxo en su 
transmigrazidn. solo si permitiréis que algunos de ellos los acom- 
fl pañen, valiéndoos al mismo tpo de otros Religiosos, ó Clérigos que 
li puedan socorrerles en sus necessidades espirituales en lo que pon- 
■’ dreis vra maior atenzion. 

Ultimamente á dos de Noviembre del ano passado, pedí a 5 -k. 
runitiondole copia del Oficio del General y Comissario de Portugal 
de 25 de Septiembre del año pasado y de las listas de los Indios 
que estarán en el Rio Pardo, me expusiese los medios de que podría 
valerme para sacarlos de aquel parage, y trasladarlos a su destino, 
y V.S. diziendome que pudiera repetirme en esta Consulta lo mismo 
que me expuso en su caria de 29 de Julio (que fue remitirme al 
Capitulo nueve de mis Instrucciones) y por consiguiente darme a 
entender que no embiasse Jesuíta alguno, passó a manifestarme que 
podía tomar para eonduzir a los Indios contenidos en las citadas 
listas la providenzia de embiar al Río Pardo algunos Indios con 
dos Ofiz.' Lenguarazes que los reduxessen, sin luizerme la mas leve 
insinuazion. de que me valiese de alg." P." 

Estos hechos incontext ables demuestran á .mi parezer con evi- 
denzia, la imposibilidad de concordarlos con el dictamen, que tan 
repetidas vezes dize V.S. tenía formado desde Buenos Aires, de ser 
necessario valernos de la mano de los P. para conseguir la tians- 
migrazion, v establecimiento de los Indios, aun después de aver 
visto mis Instrucciones, y de tener í'a copia de ellas, que le remitió 
el Ministro de Estado. 

Porque, en que razón cabe, que V.S. a cuyo dictamen me ha 
sugetado el Rey. en cada párrafo de mis Instrucciones, pidiéndole Yo 
en todos los asuntos de la transmigración de los Indios, en ninguno 
me hiziesse ni una ligera insinuación de que podía valerme de los 
P.' estando V.S. firmemente persuadido a que esta era la única vía 
de conseguirla seguramente, y assi es forzosso concluir, o que 5 .S. 
jamas fue de este parecer, ó que si alguna vez lo tuvo desistió de él 
t?n los casos de ponerlo en execuzión, ó que si permanezió en él, como 
acra dize, quiso, ocultándome este medio contra la orden de S. M. de 
dirixirme en estas materias, que Yo no lograse el azierto, dependien- 
do de el la remozion del principal embarazo q. e retarda el cum- 
plimiento del tratado, cuyo negocio es todo el objeto de la comissión 
y Plenipotenzia de V.S. 

Por lo que mira al establezimiento que tienen formado los In- 
dios de S. R Miguel en su Estanzia a la vanda meridional del Ibieuy. 
que passa por el Monte Grande, en virtud de la lizenzia, que a 15 


- > 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17S0 


247 


de Marzo del año passado les conzedi, conformándome con el dicta- 
men de V.S. veo en el citado oficio de 3 de Agosto pretende V.S. 
aver quedado anulada la referida lieenzia, quando en las ocasiones 
que hablamos en S. Juan por el mes de Maio, con los P.' Horbe- 
gozo, Cardiel, y Pissa, expuso V. S. las razones porque el General 
y Comissario prinzipal de Portugal no avia convenido en recivirse 
de los Pueblos, y que V. S. en esta suposición avia quedado persua- 
dido á que los referidos Indios de S." Miguel no se situarían en el 
parage que se hallan, añadiendo que ignoraba se hirviesen estable- 
cido en el, hasta que Yo le di las señas del sitio en carta de quinze 
de Marzo de este año. 

No alcanzo por que motivo pudo quedar anulada en las citadas 
conversaciones la lieenzia que por escrito conzedi en nombre de 
S. M, y con parecer firmado de V.S. a los expressados Indios, solo 
por una relazion verbal que V.S. hizo de los motivos que el mismo 
General Portugués avia propuesto para hacer dudosso aquel terre- 
no, quando en la misma ocasión de referirlos V. S. corroboró la mis- 
ma licencia, convenciendo de insuficientes los referidos motivos, 
como lo repite aora, pues dixo que por parte de S.M. se cumplía 
exactamente con la condición del tratado, dexando evaquado de 
Indios los Pueblos, y territorio que cedía, eomprehendido entre el Uru- 
guay, y el brazo del lbieui, queso determinase por su origen prinzi- 
pal, afirmando V.S. entonzes, y aun aora que lo es el que passa p. r 
oí Monte Grande, a cuia vanda meridional están situados los ex- 
presados Indios de S.“ Miguel, en tierras de su Estanzia, que en 
su citado parezer declaró V.S. estar fuera de la Línea divisoria. 

Esta Juzgo Yo fue la causa de que V. S. no me hubiese preve- 
nido se rebocase p. r escrito (como devia hacerse para que quedase 
anulada) la lizeneia que se les avia concedido vaxo de firma de V.S. 
y mi a y para no darme aun en voz la menor señal de que quedase 
rebocada, por euio niotibo lia estado en la intelixencia de que no 
hallava V.S. reparo alguno en que los Indios se huviesen poblado en 
aquel parage, en lo que me confirme con la respuesta de V.S. de 
5 de Septiembre del año pasado, á la consulta q. e le hice a primero 
del mismo mes, sobre si podría socorrer la necesidad ele los Indios de 
S. n Miguel con Yerba y Algodón exponiéndola á V.S. en Vos térmi- 
nos siguientes: “Mui señor mío: Las familias de Indios del Pueblo 
“ de S. n Miguel, que estavan cerca del Ibicuí, y que deven situarse 
t: a la otra vanda de aquel Río en el terreno que por dictamen de 
“ V. S. se les conzedió para su nuevo establecimiento, piden que 
“ se les socorra con Algodón y Yerba del que han dexado en su 
“ mismo Pueblo por hallarse sumamente necessitados ; pues V. S. 
respondiéndome a esta Consulta no me insinuó, como era natural 
q.* lo liiciesse, especie alguna que indicase nulidad de la referida 
lizenzia, antes bien me significó permanecía en su vigor, quando re- 
sumiendo el prinzipio de ella ussé de estas clausulas formales: 


248 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


249 


4Í Mui señor mío : En papel' de primero del corriente me dize V.E. 
11 que los Indios de el Pueblo de S. n Miguel, que estavan cerca del 
* ( Ibicui, y que por su maior alivio he dicho pueden acomodarse a la 
otra vanda de aquel Río, en el terreno que según el tratado deve 
quedar en los Dominios del Rey, piden a V.E. que les socorra con 
4 * Algodón y Yerba del que dexaron en su Pueblo por hallarse suma- 
mente necesitados &. a Por que ó se ha de decir que estas clausulas, 
demás del vizio de la obscuridad q* tantas vozes lu- pedido á A .S. 
evitasse en sus Oficios, padecen- el de resumir con evidente falta 
de fidelidad las mas (tan agena de la buena fe con que se deven 
tratar negocios de tanta consequeneia) ó se ha de creer que obser- 
vando V. S., como es justo, la devida exactitud en su resumen, 
solo quiso fuesen explicación de los términos en que se concedió la 
licenzia, quando refiere aver dlio que los Indios del Pueblo de San 
Miguel, que estavan cerca del Ibicui, podían acomodarse a la otra 
vanda de aquel Río, en el terreno, que según el tratado deve quedar 
en los Dominios del Rey, que fue lo mismo que asseguravme. que 
ti señalado en la expresada licencia quedava dentro del que confor- 
me al tratado deve pertenecer a S. M. y que la población hecha 
en virtud de ella en que oy existen los expresados Indios, queda 
dentro de los limites de España, confirmándome de esta suerte en 
que la licencia que les conzedio a 35 de Marzo del año passado. ane- 
glándome al dictamen de V.S., tan lexos estava de averse rebocado, 
que antes bien declaró V.S. permanecía en todo su vigor. 

En orden á que V.S. ignorase, como dice, que los Indios de S. n 
Miguel se huviesen establecido en el para ge que se hallan, hasta que 
yó°en carta de 15 de Marzo de este año se lo hice saber á V.S. no 
puedo menos de significarle la estrañeza que me ha eaussado esta 
especie, pues demás de la noticia, que comuniqué a V.S. en la citada 
consulta de primero de Septiembre que acavo de referir, se hace re- 
pugnante la creenzia de que el Comisario d. Juan de Echavarria de- 
xa se de comunicar a V.S. otras mas individuales del sitio, y forma 
del cstablezimiento de aquellos Indios; pues aviendo Incito el dia 21 
de Enero de este año á este Pueblo del examen de la Horqueta del 
Ibicui, y partido para el de S. Nicolás en donde V.S. se hallava el 23 
del mismo, forzosamente avía de comunicar á V.S. entre otras noti- 
zias, la de que el P. Miguel de Soto, y los Indios de S." Miguel que 
estaban ya establezidos en las cercanías del Ihicuy, a su vanda austral, 
y en el mismo parage en que oy subsisten vinieron desde su nuevo 
Pueblo, y Je conduxeron en sus Balsas hasta la misma Horqueta, por 
el brazo del Ibicui que desciende del Monte Grande: y es muy digno 
de reparo, que ni por la referida consulta de primero de Sep.'. 
ni por el informe que se deve suponer aver hecho a V.S. el 
expressado Comissario d. Juan de Echavarria, ni por las noticias in- 
dividuales que di á V.S. en carta del 15 de Marzo de este año, se 





huviese dado por entendido de la novedad que aora dice V.S. le 
caussa el establecimiento de los Indios de S. n Miguel en el sitio en que 
se hallan, deviendo averme reconvenido luego que tuvo la primera 
noticia, para que Yo con tpo, y antes que hiciesen sus Sementeras, 
y población, los hiciesse passar en aquella estación que era la mas 
propria, á terreno que sin la menor duda perteneciesss á la Corona 
do España, sin dar lugar a que por el silencio de V.S. nos veamos en 
el conflicto de aver de practicar medios tan violentos, como con- 
trarios alas piadosas intenciones de S. M. que lia mandado sean tra- 
tados los Indios con toda benignidad, pues no queda alguno de que 
valernos, que no traiga las funestas eonsequenzias, (que ya tengo 
representado á V.S.) de privarlos en qualquicra estazion q. se aya 
de hacer la mudanza del todo, ó de gran parte de sus frutos; de 
abandonar la población que han formado á costa de tantas fatigas; 
de dexár perdidas las cantidades de ganado, que con increíbles tra- 
bajos, á pie por falta de Cavados, han recosido p. a subsistir; y de 
aver de passar (por no averse hecho quando se devia la demarca- 
ción) á terreno distante mas de 40 leguas, en donde no ay Ganado, 
üexando el de su situación actual en donde le ay con suma abun- 
danzia, obligándolos á que se muden tercera vez, y a parage donde le 
será mui difícil poderse mantener, especialmente de las grandes crias 
de Cavallos y Muías q.* tenían, y de que se ven desposados, siendo 
estas el único medio para proveerse de Ganado que és el prinzipal 
sustento de estos Infelices. Circunstanz.” todas, cuio complexo, es 
capaz de consternar, no solo la pusilanimidad de los Indios más tam- 
bién los ánimos esforzados de otros Hombres de Superior espíritu, 
y que a mi entender hazen maior pesso para no obligarlos a mudarse 
de donde están, que las razones que V.S. me expone para probar 
ser nceessaria su mudanza, espccialm. ,e convenciendo V.S. como dize, 
que Ja eabezera prinzipal del Ibicui, por donde deve correr la le- 
mareacion, es la del Monte Grande. 

Apunté arriva ser una de las causas del expressado conflicto 
en que me veo la de no averse hecho la dcmarcazión quando se de- 
via, de cuia omission. y de sus malas conzequenzias, no solo en per- 
juicio de los pobres Indios, más también contra la obligazión en que 
V.S. está constituido por su empico de no dar lugar a que s? dude 
de la buena fé de S. M. no veo como puede indemnizarse V.S. aunque 
cu el citado Oficio de 3 de Agosto lo pretende, diziondo, que desde 
el Diziembre antecedente avia escrito al General y Comisario de Por- 
tugal, que estava promto por parte de V.S. la partida de d. Juan 
do Echavarria, y que. esta se detuvo porque 1c respondió, que care- 
cía de los viv." necesarios para la suya, pues si V.S, a quien recon- 
vino el expressado Comissario de Portugal por Marzo del año passado, 
sobre averse dexado en Buenos Aires las Partidas demarcadoras las 
hirviera hecho venir, como pudo, por ser Mayo, ó Junio, del mismo año 


250 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


¡tuviera podido solicitar la prorata concurrencia de la Primera Par- 
tida Portuguesa, p. a averiguar la cabezera prinzipal del Ibicui, y 
quedar con esta dilixenzia en estado de que no se le imputasen por 
esta nueva dilación los inconvenientes que acavo de referir; porq.' 
en casso de que el Comissario de Portugal, entonzes se huviera es- 
eussado de embiar promtaraente la Partida correspondiente, se haria 
con esta dettenzion responsable a ellos, y no tendría la disculpa con 
q.* aora puede defenderse de aver consumido los viv." en el dilatado 
termino q.° corrió desde el mes de Mayo, o Junio, hasta el de Diziem.* 
en que Y.S. le comunicó la primera noticia de tener promtas las su- 
yas; y p. r consiguiente se ha dessarmado V.S. de las razones con que 
pudiera probar (como lia pretendido) la mala fe con que procede 
el referido Comissario de Portugal, según V.S. me lo ha manifes- 
tado repetidas vezes en sus oficios, dándole al mismo tpo. con esta 
dilatada inacción suya, armas para imputar á V.S., y por consi- 
guiente al Rey, euios poderes exerce, la mala fé de que V.S. le acu- 
ssa, y oeassion de que logre el intento que dice V.S. aver recono- 
cido en él, de evadirse de cumplir el tratado, y probar que falta por 
lira parte. 

Mas como V. S. sin embargo de todos los inconvenientes, es de 
parecer que elevo obligar á aquellos Indios a que se transfieran al 
terreno que se les señalare, y elevo Yo según mis Instrucciones estar 
á lo que V.S. me dictase, particularmente en los puntos del tratado 
sobro que S. M. tiene dadas a Y.S. las ordenes q. Yo enteram." 
ignoro, quedo resuelto á executar lo que V.S. me prescrive en el 
iisumto de la mudanza de los expressados Indios; pero repitiendo la 
protexta que hice a V.S. en el oficio que le passé en el Jacui, a 15 de 
Jullio próximo passado, de que en ningún tpo se me deverán impu- 
tar los perniciosos efectos, que de la practica de esta resolución de 
V.S. resultásem, pues no luí dependido de mi el evitarlos, como lo 
con vencen las razones que expuse á V.S. en el officio anterior, y las 
q.* nuevamente dexo manifestadas en este. 

Sobre el tpo en que se deva, hacer la transmigración de estos 
Indios, que juzga V.S. ser oportuno el de Diziembre, suponiendo que 
tendrán entonzes recoxidas sus cosechas, devo hacer presente á V.S. 
que según lo que tengo observado, y las noticias q. e he procurado 
adquirir, no acavan de reeoxer los Indios los t'ruttos de sus labranzas 
hasta el mes de Marzo, cuia estación es benigna en este País, y 
dexa la comodidad de que trasladados al nuevo terreno, tengan 
oportunidad de hacer sus nuevas sementeras. 

En quanto al para ge en donde se de van establecer, suspende V.S. 
3a determinación hasta la buelta de los Avisos, que según lo que 
V.S. me .insinúa, se verificará antes del tpo en que pueden caminar 
los Indios al que se les señalare, sobre cuyo asumto no se me ofrece 
que añadir, sino conformarme con el dictamen de V.S. 


' V 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


251 


En el punto de los Indios que se han retirado a los terrenos 
del Río Pardo, veo que A .S. me dice, y el officio que passó al 
General, y Comissario pral. de Portugal, y su respuesta, por la copia 
de ambos que me incluye, y quedo eonvenzido de que por mi parte 
no queda medio alguno que practicar. Nuestro Señor guarde a V.S, 
imi.” a. 8 . como desseo. S." Borxa 17 de Septiembre de 1758. B. 1, \ X \ 
de V.S. sumas seg.° serv.° d. Pedro de C’evallos = Señor Marques de 
Val delirios. 

Concuerda con su original 
Pedro Medrana 
[Tíay una rúbrica] 

( Ejecución dd Tratado de Limites de etc. — Copio man inscrita dr 

• poca, ti fojas, papel con filigrana, formato de ¡a hoja 2!»é X 200 mm., letra í„. 
diñada, interlinea 11 n 12 m»i. f conservación reputar) t 


N.? 73. [Certificado expedido por Diego de Salas sobre el número de per- 
sonas conducidas por el Paso de San Borja a la Banda Occidental del 
Rio Uruguay] 

[San Borja, Octubre l.v de 1758] 

D. Diego de Salas Theniente Coronel de Infantería y Mayor 
General de la Tropa de esta expedición: Certifico, que desde ocho do 
Diciembre del año próximo pasado de mil setecientos einquenta y 
siete, hasta el di a de la fecha, se han conducido por el paso de rst o 
Pueblo a ‘a valida Occidental del Rio Cruguay. Mil quatrocienras 
setenta y seis Almas en esta forma. Con el Theniente de Dragones 
:l n Domingo Burgeou doscientas veinte y siete: Con el Alférez de 
Dragones d n Miguel Vidal en una ocasión trescientas veinte y nueve, 
y en otra trescientas y tres: Con el Cap." de Dragones d." Lucas 
Infante doscientas veinte y una: Con el Cap." d." Miguel de Avala 
ciento y lina: Con el Alférez do Dragones d." Marcos de la Rosa no- 
venta y quatro: 1 las restantes doscientas y una a cargo de varios 
Cabos de esquadra que las lian conducido en pequeñas partidas di* 
que tengo razón individual en mi poder. Y para que conste lo firmé 
en este Pueblo de S. Borxa á primero de Octubre de mil so tez." cin- 
quenta y ocho = D." Diego de Salas 

Concuerda con su original 
Pedro Medrana 
[Ilav una rúbrica] 

(Ejecución del Tratado de Limites de etc, — Copia manuscrita de la 

ipeca, 1 foja, papel con f Morana, formato de la hoja 2íV> X 210 mm., letra vrr- 
tical, interlínea S a 11 mm., conservación regular). 


252 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


N.’ 74. [Certificado expedido por el Capitán de Dragones Francisco Graell 
acerca del número de indios que transmigraron por el Paso de la Concepción] 

[San Borja, Octubre 3 de 1758] 

D." Fran."° Graell (.'«pitan de Dragones* del Cuerpo de Buenos 
Av." que sirven en esta expedición = Certifico que desde el día 
tres de Mayo de mil setecientos cinquenta y siete en que llegué al 
Pueblo de S." Nicolás, hasta dos de Octubre de mismo año, que en 
virtud de orden del ex. m ” Señor d." Pedro de C’evallos salí para este 
Quartel, entregando el mando de aquel al Capitán Comandante de 
la Infantería de esta Expedición d." Nicolás de Elorduy, trans- 
migraron por el paso de la Concepción a la vaiula Occidental clel 
Rio Uruguay trescientas setenta y cinco Almas, en esta forma: 
Treinta y tres que llebó hasta dho paso de la Concepción, y sacó 
del Pueblo de S." Luis el Alférez de Blandengues D. n Domingo Lo- 
renzo: Ochenta y una que del mismo Pueblo de S.° Luis condujo el 
Cap." d." Bernardino Antonio de la Linde: Y doscientos sesenta y 
una, que por orden de dho ex. ,:,<> .Señor recogí en el referido Pue- 
blo de los Bosques cercanos, y las acompañé hasta ponerlas en la 
parte occidental del expresado Bio. que dhas tres Partidas com- 
ponen el total de dhas Trescientas setenta y cinco Alinas; Y para 
que conste lo firmé en este Quartel Gen. 1 de S. n Borxa a tres de Oc- 
tuhre de mil setecientos cinquenta \ ocho = d. n FranA Graell. 

Concuerda con su original 
Pedro Mcdrano 
[Hay una rúbrica] 

(Ejecución del Tratada de límites de 1710, cía. — Copia manuscrita de Ja 
ápoca, 1 foja . papel con filia rana, formato de la hoja 20 S X 20-1 mni. t letra ver - 
:¡cal, interlínea 7 a 10 ?»?»,, conservación regular). 


Nd 75. [Certificado expedido por el Capitán Nicolás de Elorduy, sobre las 
personas que transmigraron por el Paso de la Concepción] 

[San Nicolás, Octubre 6 de 1758] 

D." Nicolás de Elorduy. Capitán Comandante de la Infantería 
de esta Expedición y Mayor General que fui de ella = Certifico que 
desde el día 4 de SopA de 1757 en que llegué al Pueblo de S. n Ni- 
colás conduciendo dos mil trescientas cinqucnta y ocho Almas hasta 
el presente, han transmigrado por el paso de la Concepción a la 
randa Occidental del Bio Uruguay, quatro mil y cinquenta y nueve 
Almas en esta forma, mil ciento setenta y ocho que condujo hasta 
el dho paso de la Concepción el Capitán de Dragones d." Lucas lu- 
íante: el Theniente de Dragones d. n Vicente Tarufo quarenta y cin- 


ejecución del tratado ve 1750 


258 * 



eo: El Cap." de Dragones d." Juan de Ri.s de Honnoval doscientas 
ne.nta y quatro: el Alférez d." Pedro Miranda diez v seis: el Ca- 
pitan d. Joseph de Zarate cinquenta y dos; Y ciento ochenta v seis 
que en varias ocasiones luce recoser conforme se liiban recociendo 
de los Bosques cercanos a este Pueblo. 

. „ Asi mismo certifico, que siendo Yo maior General de ordenes, 
ú. ^ Nicolás Patrón hizo transmigrar por si y sus Oficiales, como lo 
aviso en carta de 20 de febrero del ano prox. mo pasado, seiscientas 
i setenta familias, que computadas á quatro personas cada una com- 
ponen el número de dos mil seiscientos y ochenta Almas, el qual 
agregado al de quatro mil y cinquenta y nueve que como queda 
dicho fueron transferidas después de mi llegada a S.° Nicolás com- 
ponen el total de seis mil setecientas treinta y nueve Almas. Y para 
que conste lo firmé en este Pueblo de S." Nicolás a 6 de Octubre de 
mil setez.’ cinqA v ocho = Nicolás de Elorduy. 

Concuerda con su original 
Pedro Mcdrano 
[Hay una rúbrica] 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1710, c te. — Copia manuscrita de la 
ft'o-a.y r e>*a. parcl ron filigrana. formato de la hoja 20S X 2 05 mm. t letra ver- 
tical, interlinea 7 a 11 m m. } conservación regular). 


N.. 76. [Pedro de Cevallos al Marqués de Valdellrios sobre los reparos que 
formulara acerca de la demarcación] 

[San Borja, Mayo 16 de 1759] 

Mui Señor mió : Becivo la carta de \.S. de 11 de este mes, en 
que ícspoiidiendo a la mia de í? de Ahril me pide dé mas claridad 
a los reparos que le propuse, y le remita el Mapa en que los fundo, 
por que las razones que le hé manifestado solas, no las halla con- 
formes al Tratado. 

Satisfaciendo a V.S. con la misma sinceridad de afecto, que le 
insinué los citados reparos elevo decirle. Que no los lie fundado en 
Mapa alguno, porque juzgo que estos lio deven hacer fé, ni se deve 
estar a lo que ellos demues.ran sino al examen de los Bios en ques- 
tion, especialmente siendo tan fácil por su inmediación el hacerlo v 
no aver embarazo alguno que lo impida; Y por que los Mapas que 
nemo9 visto son en muchas cosas inciertos, como hechos sin reco- 
nocimiento formal de todo el terreno, y fiándose en gran parte de 
ias noticias que davan los Indios, los quales no son eapa?es de darlas 
con puntualidad, de euia naturaleza hera el que mostró el P.* An- 
tonio Gutiérrez que me encarga V.S. le remita, como ov decir que 
el mismo Autor lo eonfesava, y aun que le tube en mi poder algún 


254 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


tiempo para tomar una idea por maior de las estancias a donde 
fueron los Destacamentos, después que reconocí pasando por ellas 
lo mucho que discrepaba no hice caso de él, ni lo enquentro aun 
que lo he buscado para remitirlo a V.S. á quien no puede hacer 
falta siendo tan defectuoso, sin embargo si lo hallare se lo embiaré 
a V.S. 

El fundamento pues que tube fue el aver pasado por todos los 
Dios que descienden por ía vanda del Sur y la del Norte a componer 
el cuerpo de aguas del lbiquí de los quales también há visto V.S. 
los mas caudalosos, con lo que me persuadí ser cierto lo que gene- 
ralmente he oydo de que el Yaguar i que pasa por el Monte Grande 
es el que entra con mas Caudal de aguas que qualquiera de los otros 
en su confluencia con el Ibiqni; Y como la regla que se ha seguido 
para reconocer qual sea el origen principal de los Ríos, es dar la 
preferencia al brazo que entra con mas aguas en el Cuerpo de ellos, 
juzgue por esta razón que el Yaguari que va ja por el Monte Grande 
de via ser tenido por origen principal del lbiquí. 

En cuio caso dixe a V.S. en mi citada de S de Abril serian 
grandes las ventajas a favor de la Corona de España, pues deviera 
continuar la Demarcación desde las cercanías de Santa Tecla, donde 
se suspendió el año de 53 por las Lomas o cumbres que dividen las 
aguas al Oriente y al Poniente, y pasar todo el Monte Grande a 
buscar el origen del citado Yaguari vaxando después por él a donde 
se incorpora con las demas aguas del lbiquí, y seguir su curso hasta 
donde desagua en eí Uruguay. Lo qual no veo por donde se oponga 
al Tratado, antes juzgo ser mui conforme a él, respecto de que en 
el Artículo quarto que trata de esta Demarcación se dice que por 
encima de las cabeceras del Rio Negro continuará la Linca hasta el 
origen principal del Río lbiquí, siguiendo aguas abajo de este Rio, 
hasta donde desemboca en el Uruguay por su Ribera Oriental, que- 
dando de Portugal todas las vertientes que baxan a Va Laguna Me- 
rín, o del Mini, o al Rio Grande de S. n Pedro, y de España los que 
Tajan á los Ríos que van unirse con el de la Plata. 

Es quanto se me ofrece decir a V, S. á cuia obediencia me 
repito con segura voluntad y ruego a Nro Señor le G.° m." a.* S. n 
Borxa 16 de Mayo de 1759 = B. L. M. de V.S. su mas seguro ser- 
vidor: d. n Pedro de Cevallos = Señor Marques de Valdelirios. 

Concuerda con su original 
Pedro Medrano 
[ITay una rúbrica] 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
época, 1 foja, papel con filigrana, formato de la hoja 290 X 210 mm. t letra ver - 
1ical f interlínea 6 a S wi ni., conservación regular). 




EJECUCION DEL TRATADO DE 1750 


255 


77. [El Marqués de Valdelirios a D. Pedro de Cevallos sobre Interpreta- 
ción de! Tratado de Limites] 

[San Nicolás, Setiembre 2 de 1759] 

Mui SV mió. Instruido ya por el Mapa que ha formado la pri- 
mera partida y de las razones que me han dado su Comissario d. Juan 
de Eehavarria y los oficiales y cosmographos, respondo a las cartas 
de V.E. de ocho de Abril y 16 de Mayo, en que me manifiesta que 
se puede pretender pase la demarcación por el Rio Yaguari, fundado 
en artículo 4 de el Tratado, según ofrecí a V.E. en la mi a de 23 de 
Mayo. Y ya que V.E. supo en el Yaeuy las razones que avia para 
la duda, reconocerá aora por la respuesta que di á d.“ Joseph Custodio, 
y por lo que él me replicó, el modo con que pude sacarla de el 
embarazo en que cayó exereitando el sufrimiento de el Comisario y 
Oficiales que la compusieron, por espacio de mas de 15 meses, en 
ñutí padecieron las incomodidades, y trabajos que ofrecen los ca- 
minos, y campos despoblados prinzipalmente en el de S.' ; * Cat lia- 
lina, donde permaneció onze meses, por efecto de el artificio que 
originó la disputa que se avia de subsidiar en la demarcación que 
le quedaba míe hacer: y a mi me cupo también la suerte de que 
le acompañase cerca de ocho meses, Y aunque pudiera en esta ce- 
ñirme solamente á dár razón á V.E. por qué motivos no devia ha- 
cerse el examen de las aguas del Rio Yaguari, para que se pudiese 
pretender como cahezera pral del Ibicuy, con todo esso me extenderé 
a traer a la consideración de \ .E. todas las especies que se em- 
pozaron a sembrar desde que llegué á Buenos Aires, las (piales avían 
de producir dificultades, é imposibles p.* la execueion de el Tratado; 
y estando preparadas para todos casos, han servido ultimam. 1 ' para 
la contienda que en este particular lia ávido. 

Luego que los P.P. de esta Provincia tuvieron noticia de que 
se avia celebrado el Tratado, y que en virtud de él avia hecho ct 
Ley cesión de estos siete Pueblos, tirando la linea divisoria desde 
la falda meridional de Castillos Grandes, hasta la cabezera pral de 
el Ibicuy por euias aguas devia baxar hasta el Uruguay, recono- 
cieron que era pexudieial r. estas Misiones, ya por la perdida que 
Jes redundaba y ya prinzipalmente porque los Portugueses (pie- 
daban muy i inmediatos a los Pueblos establecidos en la orilla occi- 
dental de el Uruguay, con cuia vecindad consideraban no podrían 
conservarse en adelante con aquel sossiego con que hasta entonces 
Jo poseían; porque aunque la Ciudad de Corrientes, distante mas 
de 30 leguas de sus confines, fuese la mas cercana Población de 
Es panoles, no tenían con ellos la mexor amistad, por razón de sus 
Estancias, y serian muchas mas las incomodidades q. p les causasen 
los Portugueses, a quienes no podrían contener tan fácilmente como 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


25fi 

« los Correntinos y vezinos de el Paraguay, que son los otros 
fronterizos con quienes han tenido tantos ruidos. 

Desde luego que hallaron este perxuicio en el Tratado, se pro- 
duxo al publico en nom.* del P. Joseph Quiroga un Papel en que 
pretendía seguirse deel quinze inconvenientes, y con estos mismos 
.fundamentos formó la consulta de Córdova una representazion que 
se presentó al Virrey del Perú, quién, con acuerdo de los Oydores 
resolvió se remitiese al. Rey una copia de ella, y otra al Gover- 
nador de Buenos Aires para que la entregase al Ministro que vi- 
niese encargado de la exeeucion de el Tratado, y en su vista se 
arreglase, y en su vista se arreglase á las orns, é Instrucciones 
que traxese de el Rey. 

Como con esta providenzia no se le attavan las manos, discu- 
rrieron los IV los necesarios embarazos, obteniendo enj su favor 

varios informes de fuera, que calificaran de perjudicial á la Co- 
rona el cumplimiento de el tratado, va haciendo ver por sí mismo 

que resultaran, no solo á la Monarchia los daños que se avian 

manifestado, sino muchos otros particulares á los Indios en sus 
personas y Bienes, yá por el trabajo de su transmigración, á luga- 
res muy distantes, ya por el imposible de no poder llevar sus Ga- 
nados. que era su único alimento, y ya porque era positiva la per- 
dida de los Verbales, y Algodonales de estos Pueblos; a cuio fin 
trabajó el mismo P. Joseph Quiroga un mapa en que están conte- 
nidos los prinzipales parages que comprehende la Linea divisoria 
en esta America Meridional, manifestando el Ibicuy con todos los 
ramos, y Arroyos que le forman y las Estanzias que están de esta 
parte del Uruguay con los términos que comprchenden. 

El ax’iste (leí Tratado se hizo muy secretamente con el Rey de 
Portugal d. JuanV, interviniendo su hijo, y sucesor; y luego que 
este subió al Trono, y se traslució fue detestado de los nuevos 
Ministros de su Corte y de toda la Nación, figurándose, que en 
virtud de él se quitaba á Portugal en la Colonia del Sacramento, 
no solamente la mexor piedra que tenía aquella Corona, sino el 
freno con que dezian sngetar la arroganzia Castellana, y que perdido 
aquel antemural, se seguiría también la perdida de sus Minas, con 
otras reflexiones, que les obligaron á que cu nuestra Corte hieiczen 
dilixeuzias muy eficaces, con expresión de otros daños que pondera- 
van seguirse a la Monarchia, a fin de que se desbaratase el tratado. 
Pero estando firme el Rey en llevar adelante lo acordado, solo se 
le ofreció al de Portugal el embarazo de que los P. a de esta Pro- 
vinzia no entregarían los Pueblos pacificamente, y además de esta 
sospecha, tenía la de que nosotros con motivo de ésta obra, juntá- 
semos Tropas para sorprehender la Colonia. 

Para assegurar el Rey a la Corte de Lisboa sobre una y otra 
desconfianza, dispuso, las ordenes que traxe, y viendo que con 


< . 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 25J 

qualquiera motivo que sobreviniese, lograrían los Portugueses el fin 
oe que no se executase, atribuyendo la culpa a los IV y dexando 
probada la sospecha de que el Rey avia procedido de mala íé, pro- 
cure hacer visibles al P. Altamirano estas conscquenzias, manifes- 
tándole que en virtud de mis ordenes no avia otro remedio para 
que quedase bien el crédito de los P.‘ de esta Provincia sino con- 
currir con todas sus fuerzas á executar puntualmente la voluntad 
de b M, porque délo contrario se seguiría su deshonor, y acaso el 
e toda su Religión, pues estando miradas estas Missiones general- 
mente como un Reyno de los Jesuítas, qualq." novedad opuesta se- 
ría una calificación de el mismo concepto, y de las notas con q<ie 
sus enemigos avian pretendido mancharla.* 

Pero por desgracia de este Negocio, y porque Dios tenía dis- 
puesto que este pequeño fermento corrompiese toda la massa, pro- 
duciendo tan fatales conscquenzias como estamos viendo, avían ya 
denverado en Cordova los P. s Consultores con su Provinzial, que 
en este casso no estaban obligados á obedezer al Rey, sin embargo 
de que el mismo Provinzial estava haciendo al propio tpo á S. M. 
ias contrarias assersiones, manifestándole todas las razones de con- 
zienzia por donde él, y su Provincia entendían que estaban obliga- 
dos á obedecerle. 

Tomada aquella resolución secretamente, y manifestando en jó 
público lo contrario, era preeisso que las obras que executasen co- 
rrespondiesen á uno, y otro fin, y que faltase la sinceridad necessa- 
ria en ellas, como el que sus informes incurriesen en muchas eon- 
tradiciones según se ve en la pintura de los Indios Guaranis, pues en 
ios unos están representados como valerosos y advertidos, supo- 
niendo que en defensa de su causa se unirían a los inumerables 
Infieles de el Paraguay y Chaco, y que se liarían inconquistables 
a las armas Españolas, y Portuguesas, a las quales se prognosticó que 
derrotarían; y en otros son unos Infelices dignos de compasión, v 
tan miserables, que huyendo de nuestras armas se refuxiarían eii 
ios Montes, donde apostatarían de la fé, y morirían en la infide- 
lidad de sus antepasados; sin reparar que* en esta profecía desau- 
torizaban la fama que tenían asentada de que en los Indios se ha- 
Ja\a la Christiandad mas florida, que entre los Españoles, teniendo 
persuadido a todo el mundo, que estava entre ellos la fe tan viva y 
la caridad tan encendida, como en los fieles de la primitiva Iglesia. 

Después que con mis demostraziones, venzí las primeras difi- 
cultades que me expuso el Provinzial, y se Italiano exteriormentc á 
laoilitár la translación de los Indios á otros Lugares por cuyo motivo 
se le eonzedió la Estancia de Valdes, que destinó para estableci- 
miento del Pueblo de S." Miguel, acordé con él en la Junta que 
celebré con d. Jph. de Andonaegui, el P. Lope Luis Altamirano 
su compañero el P. Raphael de Cordova, el P. Secretario de Pro-’ 

1 7 


258 


259 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


vinzia Juan Escandon, y los tres Comisarios del Rey, que solo tra- 
taría esta materia con el P. Comisario Altamirano; pero este em- 
pezó á encontrar en su práctica un grave tropiezo en vista del mapa 
del P. Quiroga. 

Deseava Yo emplear á es*te Religiosso, y á otros que fuesen 
Profesores de Cosmographia, por Capellanes de las tres Partidas 
demarcadoras, con dos fines q/ me parecieron mui útiles, y con- 
ducentes al servicio del Rey; El primero, para que viesen los Por- 
tugueses*, que los IV lejos de contradecir el tratado, contribuyan 
á él con sugetos, que con sus luces, y trabajo, ayudaran á la de- 
marcación. Y el segundo para q/ instruidos por su propria inspec- 
ción de los terrenos que quedaran en los Dominios del Rey, esco- 
giesen los más oportunos para extensión de sus Missiones, y pro- 
pagación del S. 1 * evangelio entre los Infieles adonde aun no lia 
llegado la luz de la Fe. Y por esta causa agasajé á dho P. que me 
presentó el citado Mapa, diciéndome, que lo avia formado para 
Instrucción del Provinzial que acabara de llegar del Perú, y lo nc- 
eessitava para su govieruo, respecto de que siendo de otra Provin- 
cia, ignorara el terreno que eomprcbcnden estas Misión/, y el lo avia 
andado. Aunque en toda la Descripción del Rio Grande no hizo 
sino copiar el que los IV imprimieron en el año 32 demostró el 
Gucacav Guazú, que falta en este, colocando las estanzias de S. Xa- 
vier, $. Juan, S. Lorenzo y X. Luis, en el curso de este Rio, desde 
su origen, hasta su entrada en dho Rio Grande; pero acomodó des- 
pués la Estanzia de S." Miguel antes de llegar a las cabezeras de el 
Ibicuy guazu, que me dixo ser el que vaxa de Santa Tecla; y a su 
orilla Oriental las Estanzias de S. n Nicolás, la Concepción, y S. An- 
gel: de modo q.° deviendo correr por él la Linea divisoria según 
su intelixenzia, venian á perderse ocho Estanzias antes de llegar a 
su cuerpo pral, el qual separaba todavía en favor de Portugal la de 
la Cruz, y Santo Thomé, que están en su randa del Norte. 

A fin de evaquar este grande vulto, a vista del qual se obstinó 
el P. Altamirano en que le conzedieze tres años de tiempo para la 
completa mudanza de los Ganados y demas 'bienes de los Indios, 
eotexé dho. mapa con el que traxe firmado por los dos Plenipo- 
tenciarios que axustaron el tratado, en el qual ai la declaración 
de que la Linea roja, que está tirada por el Río Negro, se aya de 
entender, que deve proseguir hasta la cabecera prinzipa) de el Ihi- 
euy, y baxar por sus aguas basta entrar en el Uruguay. Y hallando 
que el Ibicuv demostrado en este mapa tenia varios ramos, compre- 
hendí, que el que fuese más recto con el cuerpo del Rio, se confor- 
maba más con el tratado, y assi correspondía al Ibicuy miní de el 
Monte Grande, quedando en los Dominios del Rey las Estanzias de 
S. n Nicolás, la Concepción y San Angel, y la mitad de la de S.“ 
Miguel. 



EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


Hice esta explicación al P. Comisario Altamirano, demostrán- 
dole que de este modo venia a faltar la mitad del motivo que me 
avia alegado de que no avia suficientes tierras inmediatas adonde 
se pudiesen mudar los Ganados, y que tampoco serian necesarios 
ios tres años que me avia pedido para la total mudanza de los 
Pueblos, persuadido de la verdad del mapa del dho Padre. Pero no 
obstante no afloxó en s*u petición, aún siendo contra un pacto ex- 
preso de las Instrucciones, en que no ine era licito señalarle espacio 
alguno de tiempo por mi parte sin que conviniese el Comisario pral 
de Portugal. Y después de algunas contextaeiones acordamos, que 
aviendo de venir a estos Pueblos á promover con su eficacia Va 
transmigración de los Indios, me avisase á Castillos, empezando des- 
do luego a transmigrarlos de un Pueblo al parage que se le hubiese 
escogido, quanto tpo se avia gastado en ella, para que eou esta luz 
pudiese arreglar con el Comisario de Portugal el tpo que pareciese 
oportuno respecto á los demás: aviendome parecido este el medio 
mas adequado a evitar que no creyese, que el termino de tres años 
era verificar lo mismo que avia temido su Corte de que por parte 
de los I*/ se opondrían dificultades para su pacifica entrega, y atar 
así los dos extremos de no preeissar con empeño inconsiderado a 
que se hiciese atropelladamente la evaquacion de los Pueblos, y em- 
barazar que no pareciesen salir ciertas las sospechas* de los Portu- 
gueses, que comenzaron á manifestarlas desde luego ; pues aviendo 
* mbiado Yo al Comisario d. Manuel de Flores á corresponder de mi 
parte la urbanidad con que a mi llegada á Castillos me saludó por 
medio del Coronel d. Franziseo Antonio Cardoso y Meneses, Ve dixe- 
ron los offiz/ de su comitiva, antes de introducirle en su tienda, 
que nuestras confereuzias se reducirían a que nos conociessemos, é 
hiciésemos una cortesía de despedida, por que no creían que los IV 
entregasen los* Pueblos. 

Dió prinzipio á sus preguntas en nuestra primera entrevista, 
diziendome: para quando estarían evacuados los Pueblos y si po- 
dríamos señalar el tpo en que se efectuasen las reciprocas entregas 
de ellos, y de la Colonia? a que respondí con la providenzia que 
avia tomado de que el P. Altamirano que avía venido en mi com- 
pañia con todas las veces de su General pasase á intervenir per- 
sonalmente en esta importante obra con el encargo de avisarme 
rinanto tpo se gastaría en mudar un Pueblo, que su Ex.‘ y Yo, en 
vista de esta noticia, computaríamos el que fuese necessario para lo 
demás, y ese sería el q/ aplazaríamos, termino que devia aver sacado 
del Provinzial antes de mi viage á Castillos, según el artículo 2/ 
de las Instrucciones que le manifesté en la Junta. Y aviendole infor- 
mado de la actividad, celo, y demás prendas del P. Comisario y 
hedióle presente el sumo trabajo que costana la transmigración, con- 
vino en dar esta espera, sin embargo de que me avia escrito luego 


260 ’ INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 261 * 


que llegó al Rio Grande por Marzo de 52, dieicndome, que aviendoss 
enterado de que en estos Pueblos se hacían las sementeras por Jullio, 
previniese a los P." no las hiziesen, a fin que no retardasen la obra, 
er. lo qual, procedió arreglado á nuestras Instrucciones. . 

Quando esperaba favorables estas noticias del P. Aitamirano, 
las tuve alteradas, ya que unos Pueblos se movian, yá que otros 
repugnaban. Y apenas recivi después la de que todos se avian halla- 
nado á mudarse pacíficamente, quando immediatamente me avisó 
(pie todos se avian huelto del camino, siendo los mas pertinaces los 
de este Pueblo, y de el de S. Miguel, de donde, según se le avisó 
avian salido 600 Indios para Santo Thomé con el intento de echarle 
Río abaxo, porque no creían fuese Jesuíta sino Portugués disfra- 
zado con Sotana. 

Después me escrivió que estos mismos Indios avian ido á su 
Estanzia, á impedir, que el Comisario d. Juan de Echavarria no en- 
trase en ella, ni hiciese la demarcación de el Ibieuy. De resulta de 
este caso me escrivió el Comisario pral de Portugal la carta que 
Y.E. avrá visto en el manifiesto publicado por su Corte. Y sin em- 
bargo del concepto en que estaba de que los P.*“ eran los rebeldes, 
y no los Indios, entregué á d. Josepli de Andonaegui las Cédulas 
reservadas que guardaba, para que obligase á ios Indios á la mudan- 
za, como el Rey lo mandaba: porque aunque dho Comisario era de 
aquel conzepto, suspendí el mió, mientras no se calificase con mas 
pruebas, que las que hasta entonzes teníamos, pues no podía per- 
suadirme buviese sugetos tan poco advertidos de su obligazion, y 
tan ciegos por el amor de los Indios, que quisiesen exponer con un 
falso eelo el honor de toda la Religión. Por lo q.' previne á D. Joseph 
de Andonaegui, que no por la oposición de los P.* sino por el escan- 
cíalo de los Indios, estaba obligado á venzer su resistenzia con la 
espada. 

Por estos medios se embarazaron los primeros progresos de este 
Negocio con la esperanza de que ganando tpo en fuerza de los repe- 
tidos clamores, y dilixenzias, que ivan practicando en las Cortes de 
Madrid, Lisboa y Roma, causarían confusión en los Ministros de la 
nuestra, y obligarían al Rey á suspender la exeeución del Tratado. 
A éste fin se imprimió en Roma el Mapa de dho P. Quiroga en cuya 
orla se hizo la descripción de muchas naciones Bárbaras, represen- 
tándolas como objeto del trabajo Apostólico de los Jesuítas de esta 
Provinzia, como nue de otras semexantesr se formaron ios fieles de 
estas numerosas Missiones. Y para dar maior fuerza en la distanzia á 
las razones con que ponderaban la. injusticia que contenía el tratado 
por la entrega de estos Pueblos, pareció en publico un Diálogo entre 
los Indios, y los P.*, esparcido en la Corte, y en toda España. Pero 
el frutto que produxo esta dilixenzia, fue, que el Rey mandase des- 
terrar perpetuamente de sus Dominios al P. Carlos Gervasoni, Pro- 
curador de esta Provinzia. 


* i gad0 c n caPS0 de <lue concurriésemos el Comisaiio 
» aI de Portugal, con d. Joseph de Andonaegui en la Isla de Mar- 
tin García, para arreglar sus medidas militares al fin de tomar los 
X ueblos con la fuerza de las armas en caso de resistenzia, formaron 
los pactos que parecieron convenientes, assi para persuadir la firme 
resolución en que estaban los dos Reyes de superar qualquira obs- 
táculo que se opusiese al eumplim.*" de lo axustado, como para que 
sirviese de espuela a la dilixenzia de los P.‘ lo contenido en el 
capitulo octavo, y lo persuadiesen vivamente á los Indios, si con- 
sistía en ellos la obstinación, á yá para que como Tutores, y Admi- 
nistradores de sus Bienes, procurasen evitar no llegase el caso de 
que los perdiesen. 


Puse estos pactos en manos del P. Aitamirano quando bolbí de 
aquella Junta, para que hiciese ver á los P/’ de estas Missiones la 
tempestad que contra ellas estaba armada, y assi que lo executó, re- 
novando todos los preceptos que hasta entonzes avía impuesto a los 
Curas, y le nació el pensamiento de que el P. Alonsso Fernandez, 
actual Provinzia!, viniese con sus veces á poner en práctica otras 
providenzias que entonzes añadió, en que convenimos D. a Joseph de 
Andonaegui y I o; y con este motivo expuse á dho P. Alonso quan 
importante era al servicio del' Rey, y honor de su Religión, que 
esforzase quantos medios le dictase su sagacidad para el logro de 
su coimssion, por que de lo contrario redundarían lamentables da- 
nos en uno, y otro, sin que por esta causa dexase de cumplirse 
e Tratado, respecto de que no podía aver sucesso alguno, ni aun 
el de la guerra, que llegase ¿numerarlo: pues aunque el Rey de Por- 
tugal cometiese infracción, S. M. tomaría lo que le pertenece, y 
franquearía lo que tiene cedido. Pero como se comunicó a los P." 
de estas Missiones la noticia de que podían reii-se de aquellas con- 
venciones, y que no llegaría el caso de que se efectuasen, la comis- 
sion de dho P. tuvo el mismo que la del P.* Aitamirano, pues se 
retiro a la Candelaria, desde donde dio cuenta de este sucesso á 
d. Joseph de Andonaegui, asegurándole que solo con la fuerza «e 
podría venzer esta dificultad. 

• f )r ^ nieríl expedición que hizo este General mostró que 110 
avia sido vana la idea en que quisieron establecerlos*, y aun en la 
segunda parece pensaban quedar en la misma quietud, pues V.E. y 
Y ó, hemos visto, que en el mismo año de 55 que salió de Monte- 
video con Ja Tropa de su cargo, se trabajaron en el Pueblo de .San 
Luis los dos bellos quadrantes de piedra colocados en el corredor 
de la huerta, según se manifiesta en sus inscripciones; y aun en el 
Pueblo de S. a Lorenzo quedó a medio dorar el Altar de San Anto- 
nio, obra que me asseguraron no se avia suspendido hasta que limo 
noticia de la función de Caybaté, y que entonzes arrojó los Pinceles 
(‘1 Coadjutor, que estaba trabajando en él, viendo que las Tropas 


262 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


del Rey avían conseguido la victoria; y quando Y.E. y Yó, llega- 
mos, viraos aun armados los Andamios. 

El sosiego que avia en estos Pueblos, manifiestan la seguridad 
que tenían los P. a en fuerza de las diligencias que avian practicado 
y de las dificultades que avian interpuesto, de que sin embargo 
que estavan marchando las Tropas para castigar á los Indios, no lle- 
garía este caso, ni el de la entrega de los Pueblos y assí era prc- 
cisso que no huviesen puesto todo su maior empeño, y cuidado en 
evitar los daños que amenazaba la guerra. Pero con el feliz sucesso 
de averse apoderado de ellos dho General, vieron enteramente bur- 
lada su vana confianza : aunque en este estado pretendieron toda- 
vía poner en maior peligro la execucion del Tratado. 

Nada era tan oportuno para el caso como valerse de la havi- 
iidad, política del Comis.° prinzipal de Portugal. Enterados los IV 
de sus modos de pensar, ó sa viendo que los Portugueses estaban 
descontentos del tratado, le ofrecerían bastantes materiales p. a el . 
logro de qualquiera de sus ideas. Assí se tramó una con tan buena 
maña, que no mudando dho Ministro el lenguaje con que avia ha- 
blado contra los P.*, les hizo creer que el tratado que avía discu- 
rrido él, se lo avia hcchado á perder el S.“ r d. Josscph de Carvaxal, 
aviendome dicho en presencia de V.E. que aún viendo su Corte la 
prodigalidad con que la nuestra le cedía tierras en la America, co- 
rrigió el error tan generosamente que hizo corriese la Linea hasta 
las cabeceras de el Ibicuv en lugar de entrar en el Kío Negro, y 
asseguró a los P.", que remediaría este daño en su Corte, propo- 
niendo que la Linea corriesse por el Jacuv, y assí quedarían con 
estos Pueblos. Bien avra reconocido V.E., que solo vertía estas es- 
pecies para apoyar las razones con que los P." han pretendido des- 
acreditar la utilidad del tratado, haciendo entender que se avia axus- 
lado por complacer puramente a su Corte y era necesario* que fuese 
muy perjudicial a nuestra Monarchía. 

Ya le oió V.E. lo política, de que avia ussado liara la adquisición 
del Mapa orixinal que le entregó el P.* Thadeo Enis, cilio crédito 
procuró defender, acaso porque le dixo, q. e el Governador de Mon- 
tevideo, a quien le mostró dho P. en S. n Lorenzo, haciéndolo ver la 
distinción y calidad de los dos Ríos Ibicuv guazu, y mini, le tenía 
prevenido que en ninguna manera convenia tuviese noticia de el los 
Portugueses, porque veía se avian de subcitar disputas muy perxu- 
dieiales al adelantamiento del tratado, y servicio de los dos Sobe- 
ranos á cerca de la demarcación de este Rio, y deseando quedarse 
con el, le respondió dho. P.° que tenía necesidad de embiarlo al 
Superior, ó no se a que otro Padre, que lo avia pedido: por lo qual 
solo pudo hacer, que su Capellán el P.* f. Afanad Londoíío sacase 
una copia de él; pero d. Miguel Angelo, dice en uno de sus papeles 
sobre la controversia del Ibicuv, savia que la tenia el expresado 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


263 


Governador, desmintiendo el hecho que nos refirió el Comissario prin- 
zipal de Portugal, pues asegura le hizo el citado Padre presente 
de su Mapa orixinal, que con otros papeles, y trastes lo restituyó 
el expresado Governador quando sorprehendió á S.° Lorenzo. 

Instruido dho Comisario pral por este medio de la naturaleza y 
curso del Ibicuv, y que tenía dos cabeceras entre las quales sería dis- 
putable q/ de ellas deveria calificarse por la principal que preserive 
el Tratado, halló el material necesario para todas las dificultades 
v disputas que lia ofrecido su deTerminazion. El primer paso con 
que dió principio al Plan que tenía preparado, fue embiarnos a 
Y.E., y a mi. quando íbamos de San P»orxa :í S. .Jii.\ al Capitán .An- 
tonio Pinto Carnero, á saludarnos, y nos encontró en S. Lorenzo; 
consistiendo la política, en que trahía cartas para los Comisarios d. 
Juan de Echa va iría, y d. Franziseo Arguedas de sus compañeros. 
Bien savia que no venian. ni podían venir en mi compañía: pero 
fue precissa esta anticipada dilixeuzia para el cargo (pie después 
me hizo, aunque esto no se conformarse con las* pretensiones con que 
me esperaba, q." databan mucho de el deseo de que se concluyese 
el Tratado, ni que se abreviasen los medios do su execucion, eorap 
lo ha manifestado. 

Este se mluxii a la falta de d. Juan de Keliavarria. haciendo vor 
que de ella nacería en V.E. la duda de si deveria mudar o no. un 
considerable número de Indios que se suponía avia en la Lstanzia 
de Miguel contenida entre los dos Ríos Ibicuv guazo y mini. a 
causa de que no se sabia q.‘ de las dos cabeceras deveria tomarse 
por la pral. y quedar indeeisso este terreno: y aunque este reparo 
parece que fue tan senzillo. en sus resultas hit manifestado que tuvo 
su origen en la siguiente dilixencia. 

Escrivió anticipadamente el P. Antonio Gutiérrez al P. Altnmi- 
rano, que respecto de que los Indios de algunos de estos Pueblos 
tenían en sus Estanzias de la otra vanda del Ibiouy que quedaran 
cu Dominios del Rey. suficientes Capillas donde poder alosarse, y 
cu ellas mismas sus Ganados para mantenerse, me judies** que eou- 
sediefse] este perinisso. en lugar de obligarles á pasar el 1 ruguay. assí 
porque se facilitaría la evacuaeion del territorio perteneciente a los 
Pueblos, como porque no causarían tanta incomodidad a los de el 
Uruguay, y Paraná con la providenzia de que todos pasasen a olios 
provisionalmente: añadiendo la adver! enría digna <h* mucho reparo, 
que a viéndolo pedido á d. Jph de Andonaegui. no avia querido 
permitirlo, diciendo, que me pertenecía a mí el resolverlo, pero que 
el Comisario prinzipal de Porlugal no avia hallado inconveniente en 
esta providenzia. 

Ilízomc el P. Altamirano esta propuesta, apoyándola por su 
parte con la reflexión do q/ le parecía muy conducente este arbitrio 
a abreviar, y facilitar el servicio deí Rey. y con la aserción que 1c 



. 264 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

hizo el expresado P/ Superior del consentimiento de el Comisario 
pral de Portugal, quedé persuadido á que este estaría convencido de 
que no avia otro Ibieuy que el mini, así porque el Mapa de la de- 
marcación, que en esta parte es copia dél q.' imprimieron los P." en 
el año de 32, manifiesta solo un Rio con este nombre, como porque 
el Capitán d.“ Nieo'i'as de Elorduy avia escrito al Brigadier d. Thn- 
mas Hilson dándole noticia de las marchas del Ex.'° y toma de estos 
Pueblos, que los Portugueses avian sentido encontrar el Ibieuy en 
el Monte Grande, que era prueba de que no avian hallado hasta 
entonzes en sus marchas otro Ibicuv. Con estas noticias, y á vista 
de una propuesta tan llena al parecer de sinceridad y rectitud, quién 
no avia de condescender? Confieso que condescendí porque no tenía 
motivo para sospechar de la buena fé de oí P. Altamirano, de que 
me tenía dada pruebas, aunque el averse valido de este Religioso, y 
no averme puesto por delante otro objeto, que el mexor servicio 
del Rey, está probando, que no podían intentar coxerme en una red 
tan artificiosa sino por este camino, 

Eserivi efectivamente á d. Joseph de Andonaegui refiriéndole 
.este hecho, aunque le hize la reflexión de que sino avia condes- 
cendido en dar este permisso, seria por que tendría algún inconve- 
niente, pero qué si le parecía podria concederlo. Y aunque tengo 
dicho a V.E. en carta de 3 de Agosto del año pasado, que no me res- 
pondió, me persuado avría tenido V.E. para si desde entonzes, que 
Yó padecí equivocación, por que bien sabe V.E. que lo executó, 
pues le manifesté su carta en Buenos Aires, y en virtud de ella acor- 
damos lo q. e V.E. y Yo, le deviamns eserivir. que consistía en darle 
noticia de la disposición, y tpo de nuestro viage. 

La respuesta pues, de dlio General fué, que quantas pretenzio- 
nes avia entablado el Superior, trahían muchos inconvenientes, que 
de condescender en ellos, precisamente avian de dilatar ía mudanza 
de los Indios, el cumplimiento del tratado, y el servicio del Rey; 
pero que no obstante, con mi aviso lo conzederia. Y vea aora V.E. 
claramente la política por donde este General quedó al parecer cu- 
bierto, si los sucesos que se han seguido después no dexasen bien 
patente, que tienen puntualmente las mismas calidades, que íos in- 
convenientes que el liallava, y ya fuesen estos mismos, ú otros devia 
avermelos declarado, lo que no solo no hizo entonzes, pero ni aun 
quando llegamos a S. n Juan al tpo de entregar á V.E, el mando en 
que devía averie instruido, así del estado de las cosas, como de las 
noticias que tenía, y concepto que formaba. Pero era preciso que Yo 
lo ignorase todo para que surtiese su efecto al artificio que estava 
preparado. 

Aora ya conocerá V.E. quanta malicia traíña consigo el memo- 
rial que el P. Antonio Gutiérrez nos presentó en S.“ Borxa, aguar- 
dando la hora en que ivamos a montar a Caballo, ó como que lo 
reputaba por materia de tan poca entidad, que no necesitaba tpo. 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 265 

para su deliveracion, ó para sorprehendernos, ó hacernos errar en 
ella; y assí conforme el dictamen que di allí á V.E. fué conforme á 
la persuacion é ignorancia en que me hallaba. Esta solicitud y la 
que hizo por medio del P. Altamirano, fueron en tiempo, que vá el 
P Comisario de Portugal estaba bien instruido por el Mapa de el P. 

Tliadeo Enis de avia Ibieuy guazú, y que los IV le avian assegnrado 
que por él devia correr la Linea (como lo expresa d.“ Joseph de 
Andonaegui en la respuesta que remitió a V.E.) para que de este 
prinzipio naciessen las demás dificultades que subcesivamente devia 
interponer para dilatar la entrega de la Colonia, y dar ocasión á 
que no se efectuase el Tratado, procurando por este medio que que- 
dase la falta de su cumplimiento por nuestra parte, y evitando la 
indignación del Rey que solo se emplearía en el castigo de los que 
le avrian servido mal. Por esto fué precisxo q. e en su secundo papel 
* agravase sobre mí la falta de d. Juan de Echavarria, y deduxesse 

en ía considerazion de V.E. como inútil la mudanza de los muchos 
Indios que suponía se hallavan en el territorio contenido entre los 
dos brazos de el Ibieuy, por qué acaso caería en los Dominios del 
Rey. 

Llegó al fin d. Juan de Echavarria, pero luego comenzó a dila- 
tar la expedizion de su Partida con el motivo de que no avian venido 
del Janeiro los viv." que esperaba, y dio lugar á que íos Indios de 
S. a Miguel, en virtud de el permiso de V.E. y mi dictamen, fuesen 
fabricando y formando la Iglesia, y el Pueblo en el parage en que 
avian sido situados. Y tomada la necessaria proporzion para que 
ya pareciese creíble la imposibilidad de su translación á otro lugar, 
me escrivió, que aunque no avia llegado la Embarcación que espe- 
raba, avia habilitado con remiendos asu Partida, y la tenia prosi- 
ta para el segundo día de Pasqua 27 de Marzo del año pasado, di- 
ziendo que señalase d. Juan de Echavarria el parage en que devian 
juntarse, sin que fuese precisso len diésemos nuevas ordenes, res- 
, pecto de que tenían las que le comunicamos quando se separaron 

de nosotros en el Cerro de los Rej r es. 

Pero la salida de d. Juan de Echavarria, y déterminazion de 
unirse en el Monte Grande con la Partida Portuguessa. fueron el 
prinzipio de otro enredo. Aviendome escrito dho. Comisario Pral por 
Abril de 57 que la falta del mismo d. Juan de Echavarria era causa 
de que se perdiese la mexor estazion de el año para averiguar quaí 
de los dos Ríos Ibicui guazú y mini que forman el prinzipal de este 
nombre, era el que por la copia de sus aguas naturales devia servir 
de división respecto de que los demas meses del año que son lluvio- 
sos, no darían lugar á un examen que podía ser perxiulicial á una 
de las dos Coronas. Este modo de pensar me pareció entonzes lleno 
de desinterez, pues hallándose con noticia de el Ibieuy guazú de- 
mostrado en un Mapa de un Missionero, cuya havilklad le oió V.E. 
celebrar, le deveria aver obligado á q.* desde aquel tpo solicitase, 



266 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


267 


que la linea comease por él, fundando en el apoyo de un tan fuerte 
instrumento, y este conocimiento me hizo acceder á su dictamen, en 
que hallé la ventaxa de que concurría con mi pensamiento, pues Yó, 
savia por el de el P. Quiroga el curso de sus dos b[raz]os, y por este 
medio discurrí que se cortaría qualquiera disputa que sobreviniesse, 
y á éste fin hize traer al Salto los Botes y Canoas que devian servir, 
assi para esta demarcación, como para la de la segunda Partida. 
V.E. fue tgo en la orilla deel Jacuimini, quando nos despedimos de- 
M, que aviendole propuesto el que la prim." Partida entrasse por 
la boca del Ibicui para hacer la averiguación en los dos brazos que 
le forman qual deveria ser Va cabecera prinzipal, me respondió que 
no era neeessaria toda esta obra, porque bastaría que las dos Par- 
tidas concurriesen en el Pueblo de S.“ Miguel, desde donde distaba 
poco la eonfluenzia de ellos, y que nombraría por Comisario de la 
suya á d. Joseph Custodio, por la intelixenzia que tenia en estas 
averiguaciones con la práctica que avia adquirido en la demarcación 
de Va tercera Partida, que estuvo a su cargo. 

El olvido de su primer dictamen tan lleno de desinterez, y jus- 
tificación: y principaba.* del acuerdo en que aviamos quedado, me 
dexaron uo poco sorprchendido, sin que pudiese conocer de donde 
se originaba su mudanza. Y aviendole reconvenido con estas mismas 
razones, me respondió ominándome un papel de d. Miguel Angelo 
Blasco, diciendo, que no avia mas Ibicuv que el que manifestaba 
el Mapa de el Tratado, y que era necesario nos gn ventásemos por 
él. excluyendo ya las particulares Instrucciones que dimos a los Comi- 
sarios, y axustandose a las de los dos Beyes, y ni Tratado. C[ru]zadas 
estas context aciones, sugeté a su disposizion la Partida de d. Juan 
de Echavarria, y asi caminó hasta el Vacacay en virtud de la pre- 
venzion que le hizo de que pasase a Santa Teda, con cuya noticia 
escribí a dho Comissario, que le protestase la pérdida de la mexor 
estación, que era la misma que un afío antes tanto avia sentido, y 
ponderado se perdiesse para el examen de los Píos; y que caminando 
por la Cuchilla que divide las aguas formase plano de ella para tener 
hecho este trabajo si el Ibieuy niini lutviesse de servir de Límites, 
y que si lo repugnase, procediese según el artículo 31 de las Ins- 
trucciones, donde está prevenido lo que se de ve executar en casso 
de duda. Pero como esta obra no se devia empezar sino desde Va 
Loma divisoria de las aguas, prinzipió la questión donde estuvo el 
puesto de Cathalina, de la Estanzia de S. n Miguel, no queriendo 
el Coronel d. Franzisco Antonio Cardoso observar dho. artículo, di- 
ciendo. que él no tenia motivo de duda, y con este pretexto se de- 
tuvieron en aquel parage; y dho Comissario prinzipal me cittó al 
Yacuy, no sólo para evaquar este embarazo, sino para que tratáse- 
mos de despachar la segunda Partida, euio viage me avía ofrecido 
«ñutes facilitar por medio del trabaxo de sus Paulistas; bien que des- 



pués le pareció imposible, y me propuso que fuesen primero algunas 
Gentes por mi parte á abrir el camino por donde devía ir. 

Esta continua contradicción en su propia coudueta, y la obsti- 
nación con q. e pretendía se fuesse a S.*‘ Tecla, donde manifestaría, 
que el Ibicuv guazú era el primero q.* se encontraba después de 
las cabezeras del rio Negro, me pareció se dirigían á hacer el asumto 
más eontencios'so, y prinzipaJmente á probar, que Yo cerraba los 
ojos voluntariamente a la luz de la razón por defender el establc- 
zimiento de el Pueblo nuevo de S. tt Miguel, negando que el Ibieuy 
guazú se aya tenido p. r tal sin embargo que dicho Comisario pral 
nos embió á V.E. y a mí un pequeño Mapa formado por d. Joseph 
Custodio en que están puestos los dos, dexamlo de manifiesto el 
terreno que dixo produciría la duda de despejarle. 

Y según este hecho so puedo presumir sin temeridad, que ins- 
truido también por los mismos IV de la demoiistracion que hizo el 
T\ Altamirano, de que tirando la Linea hasta el Ibicuv mini se sal- 
varían las Estanzias que el P. Joseph Quiroga colocó en su Mapa, 
la randa oriental de el Ibicuv guazú, estaría asegurado, que me em- 
peñaría en esta defensa, maiormente no aviendo tocado aun los IV 
en la mudanza de los Ganados. Pero uuedé enterado que era con- 
traria la situación de ellas sin embargo de que dicho Keligiosso haya 
asseguraclo que anduvo todo el territorio, quando el P. Antonio Gu- 
tiérrez en la Capilla de S.“ Joseph donde nos reeivió me mostró el 
mismo Mapa de pergamino (pie el Padre Diego de llorbegozo llevó á 
S. ft Juan, en el qual está puesto el Ibicui guazú, y me repitió el incon- 
veniente que avia de que si la demarcación corriese por él. se per- 
dería la Estanzia de S. R Miguel, que es la única que está a la orilla 
oriental de este Bio. Entonces le expliqué' lo que me pasó con el 
P. Altamirano, y también lo repetí a V.E, en S. Juan, como de lo 
que avia pactado con dho Comisario pral acerca de que.se tomase 
la eabezera que formase con el cuerpo del Bio la linea mas recta, 
no acordándome de la otra condición, ó Ja que tra.rc.se más eauJal 
ele aguas por que avia corrido el espacio de mas de 5 años que no 
se trató de esta demarcación, sino solamente de facilitar el impo- 
sible de la rendizión de estos Pueblos. 

Por lo que llevo referido reconocerá V.E. que aun en la fun- 
dada defensa q. 9 se lia hecho del Ibieuy mini en quanto avré pade- 
cido convatiendo el dro. que dieron los P." a Vos Portugueses con la 
aserción que liizieron a su Comissario pral de que la Línea devía 
correr por el Ibieuy guazú demonstrado en el Mapa del P. Thadeo 
Enis, cuia dilixeneia sirvió no solo para embarazo del curso de este 
negocio, sino para que los remedios que se aplicaron para su logro 
produxesen contrarios efectos, pues el que ofrecí para salvar el 
inconven. 49 manifestado en el Mapa del P. Quiroga, avrá sido tam- 
bién necessario para hazer vér que Yo intentaba proceder de mala 


268 


269 . 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


íé con el Comissario prinzipal de Portugal, como el que en el espa- 
cio de cerca de dos años que me dieron desde el tpo en que se 
limaron los artículos de Martin García, hasta el día del combate 
del Caybaté; no aplicasen el cuidado de aver salvado gran parte de 
ios Ganados de las Estanzias de Luis, S. Juan y S. Lorenzo, 

porque se verificase el daño de su menos cabo, si llegaba el caso 
de entrar el Exercito en estos Pueblos; resultando aora del Mapa 
del P. Tliadco, que aviendolo encontrado d. Jph Custodio exacto, y 
muy conforme con el terreno que ha andado, dé por venzida la 
disputa a su favor, juzgando por obstinadas y sospechosas las de- 
fensas que se han hecho por mi parte, y en que hé tenido que sufrir 
los inmoderados papeles del Coronel d. Miguel Angelo de Blasco, 
en que he visto el color con que se me ha pintado entre los Portu- 
gueses, por que esto también eonduziria al fin de los intentos pro- 
puestos: pero devo a Dios la gracia de que me aya dado toleranzia 
para conformarme con las prevenciones y ordenes del Rey. 

Vea aora V.E. quantas calificaciones de mala fé darían el Co- 
misario pral de Portug.' y sus Cosmographos a la idea de que se 
considerase que podía pasar la Línea por el laguary, y aun en el 
caso de que délo contrario resultase una gran perdida al Estado, 
no hallo como podría sobstener este empeño, a causa de que el Tra- 
tado y las Instrucciones no dan luxai\ ni hablan expresamente de 
un Rio que tenga el nombre de Ibicuy, [si]no de los que desaguan 
en él; y aun quandn se quisiese suponer que estos devian entrar en 
examen para calificar su cabecera pral, no podría executarse en el 
Yaguar i, pues si se hiciese esta dilixencia subiendo desde la boca del 
Ibicuy, era precisso seguir su tronco pral necesariamente mas cau- 
dalosoque el del Yaguar i que es el primero que le entra por la parte 
del Norte. y después se encontraría la confluenzia que forman los 
dos brazos de el Ibicuy, y aqui se cxcitaiia la duda de qual de ellos 
seria su cabezera praí; y si pasadas las del Río Negro se empezasen 
á examinar las de los otros que forman el Ibicuy, se tropezaría 
luego con todas las aguas que concurren en el brazo que baxa desde 
S. ,a Tecla, y este era el pral empeño de el Comisario pral de Por- 
tugal, cuio asumto, y todos los que puede ofrecer la materia, están 
ventilados en los papeles que se han formado, y aun á la regla con 
la q. 1 juzgaba V.E. podía traer la Linea hasta las eabezeras del 
Yagua r í, o Toropi, (pie Yo apliqué para llevarla hasta el Ibicuy 
miiii, que es la más conforme a la voluntad del Rey, y al artículo 
4." del tratado, la replicó el Comisario pral de Portugal diciendo que 
>*cgún el sentido que Yó dava al expresado Art. también se podía 
prolongar la Linea hasta las eabezeras del Ya cuy, y Uruguay, por 
que unas van al río Grande de S. Pedro, y otras al de la Plata. Y 
como esta seria una violenta interpretazión de él mismo Art.° y con- 
traria a nuestras Instrucciones, no pude satisfacer a éste cargo, que 
embebía aquella respuesta, sino con la solución de que en tanto co- 


EJECUCION DEL TRATADO DE 1750 


rreria por las Lomas altas que dividen las aguas a estos dos Ríos, 
en quanto no encontrase con el Ibicuy que era el termino donde 
devía llegar. 

Si este Ministro no huviera tenido tan fuerte apoyo en el Mapa 
del P. Thadeo, no sé por donde huvieran dilatado él, y sus Cosmo- 
graphos este negocio, antes estaba confiado de que se concluiría 
con mucha paz, y en breve tpo, y tal vez huviera tentado la pre- 
tensión de que corriesse la Linea por el Toropi si esta demarcación 
i a huvie.se considerado ventajosa al estado, a la que huviera entrado 
con justo título, por la disiuntiva que añadió el exp.** Ministro f*n 
las particulares Instrucciones que dimos a los Comisarios demarca- 
dores en el año de 53, de que pudiesen señalar por cabezera la que 
llevase mas agua; pero por aquel Mapa han venido también en cono- 
cimiento de que el Ibicuy guazú hace la confluenzia con el Toropi, 
excluyéndole por esta causa para que no deva seguir la Linea por 
él, pues siendo este maior que el que baxa por el Monte Grande, 
suponen los Cosmographos de Portugal por un prinzipio de Geogra- 
phia que caso que éste se llamase Ibicuy miní, q.* lo conzede solo d. 
Joseph Custodio, deve perder su nombre en el Toropi ; pero también 
se me imposibilitó este passo por el procedimiento del P. Thadeo 
Enis contra las prevenciones de] Gnvernador de Montevideo, de don- 
de avian de nacer todas las dificultades, y enredos que he experi- 
mentado, y para este mismo fin se colocó el Pucblecillo de S. n Mi- 
guel en el parage en que se haUa, donde el P. Juan Pranzisco Ca- 
rrio va añadiendo Ranchos y Casas para que V.E. encuentre mas 
embarazo en su mudanza pues le dá una micha sust. a que no tenía. 
F1 P. Miguel de Soto vá depositando ganado come formando nueba 
Estatuía con título de provisión para mantenimiento diario del Pue- 
blo en el Rincón, ó Potrero ern^nido entre el Ibicuy y Toropi, donde 
reconocí de paso que avia un grande número, aunque me asseguró, 
q/ no eran tantas cabezas uranias computé. Esta dílixenzia sería muy 
útil para su mas fácil translación á otro parage; pero está en la 
iiitelixenzia de que la Lín°*' 1 v» por el Toroni, o Yagua rí 

se g un se ha explicado con nuestros oficiales Cosmographos, de cuias 
ideas está instruido d. Joseph Custodio, y con ellas mismas ha apu- 
rado sus convenzimientos en su última carta de 4 de Julio, creyendo 
que mis defensas se fundan *"* sugestiones de es*a naturaleza, 

las qual os han producido l's P. s solo con el fin de dilatar la con- 
clusión dei Tratado. 

Su Jefe que se ha val ; do con gran destreza de todos los tro- 
piezos que puede ofrecer esta materia, me lia dicho, que mientras 
cstubiese pendiente esta cjuesrtion. no p-ede recibirse de estos Pue- 
blos, e instará más en este empeño viendo que no está despejado el 
terreno de la Estanzia de 5 a ^ r; ~uel. y añadiré los demas reparos 
que tiene preparados, que todos son dimanados de un mismo prinzi- 
pio, y por estos medios verá V.E. como se puede hacer interminable 
este Negocio, sin que el Rey r”eda probar que la execucion del Tra- 


270 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


trido no aya tenido embarazo por su parte, que es el maior encargo 
que tengo, y el que mas conviene a su servicio. 

En fuerza de todas estas razones, que unas manifesté a V.E. 
en Buenos Aires, y de las otras lia sido testigo, devo dezir a V.E. 
con el m. or afecto, y la más amistosa ingenuidad, que se le hará tanto 
más creíble quanto hablo en un interes que es común á V.E. y a mi, 
que la política con que se ha gobernado el Comisario pral de Por- 
tugal, tiene todas las señas de aver querido liazer a su Nazion y 
Monavehia el servicio de aver desvaratado el Tratado; pero con maña 
tan advertida, que desando probado el primer recelo de que los P. 1 
se opondrían a la entrega de los Pueblos, y que por su contradic- 
ción nunca serian los Portugueses pacíficos poseedores de ellos como 
lo expresó en el papel que produxo en S. Angel, respondiendo á 
otro mío, dexaria muy puesta á su Corte, en la que avra continuado 
las mismas especies contra los P.*, siendo lo mas admirable, que de 
Jas disposición del animo de ellos*, y de su conducta se aya valido 
para que naciesen las dificultades que han sobrevenido que todas se 
encaminaban al mismo fin : y acaso quando les dixo que propondría 
pasase la Línea por el Jacuy, aunque queriendo dexar siempre pues- 
to el pie en el Río de la Plata, procedió con verdad, porque recono- 
ciese que de la posession de estos Pueblos, solo sacaba Portugal la 
carga de averíos de poblar, sin que correspondiesen las utilidades 
que devia reportar, o fuese señuelo con que los atraxo para sacar 
de ellos las noticias que le convenían para sus intentos. Por estos me- 
dios ha puesto este Negocio en el riesgo de q.° pruebe que por parte 
del Rey linvo los tropiezos que embarazaron su conclusión, y á V.E. 
y a mi en el de que podamos padecer la summa y ultima desgracia 
de experimentar el desagrado del Rey, y los* efectos de su indigna- 
ción. si sucede aquel caso. 

Esta misma política con que se ha governado, lia hecho que no 
se introduxesen en las dos Cortes el espíritu de desconfianza que 
pudieran aver producido las pretensiones que propusso para poder 
recivir estos Pueblos, antes avrá reconocido V.E. que lejos de aver 
causado este efecto se han unido mas estrechamente, y por esto nos 
previene el Ministro de Estado, que procuremos recobrar su con- 
cepto de ingenuidad; y note también V. E. que no obstante este 
encargo, insiste prinzipalmente en que por nuestra parte estén ]as 
cosas* tan llanas para quando vengan las últimas ordenes, que no 
se pueda formar motivo de duda, donde se ve quanto desea el Rey 
que se cumplan las órdenes que nos tiene comunicadas. 

Hallándonos, pues, oy en estado de que ya está levantado el 
Plano del terreno, y Ríos en questión con la autoridad que prese r i ve 
el Artículo 31 de las Instrucciones, y que la demarcación de la se- 
gunda Partida tiene vencida una gran parte de su trabajo, solo falta 
que quitemos al Comisario prinzipal de Portugal el pretexto, de que 
el Pueblo de S." Mig.', que ya verá V.E. en la carta de d. Joseph 



- * 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17 JO 


271 


Custodio lo que dice en este asumto, haciendo que se mude al paraje 
que señalé á V.E. que es conforme a la mente del Rey, ó á otro 
que le parezca mas conveniente, para cuia dilixenzia se presenta la 
r.iexor estación del año en la Primavera, que va a entrar, y assí es- 
tará evaquada esta dificultad por parte del Rey, no sea que las 
últimas órdenes que esperamos no puedan tener efecto por este em- 
barazo, pues nuestra política de ve reducirse (ya que no lie podido 
lograr el que se exeeutase este Negocio sin descrédito, ni inquietud 
de los IV de esta Provincia) á que en todoaeontecimiV quede la 
Colonia en nuestro poder, ya cumpliéndose el Tratado, ó ya porque 
¡d Rey pueda con Justicia quitarla de el poder de los Portugueses. 
Este es el fundamento con que en mis dictámenes lie dicho á V.E. 
que devenios evitar qualquiera motivo de quoxa, a fin de que res- 
plandezca mas la razón con que pueda proceder el Rey. que tanto 
desea ser dueño de aquella Plaza, que no solo sirve de deshonor a 
la Monarrhia, sino de desorden al Comercio del Perú. 

V resultando de toda esta noticia que doi a V.E. tan manifies- 
tamente culpado el P. Tliadco Enis. de cuias dilixenzias deven los 
TV no solo los sucesos de la Guerra, como se reconoce por su pa- 
líeles, sino las posteriores* que casi lian sumergido este Negocio diri- 
gidos á probar los daños que proguostiearon, lo podrá V.E. agregar 
¿1 los demás que el Rey manda despache á España. V aunque en el 
dictamen que di a V. E. en S. Juan dixe que lo podría exeeutar en 
tpo que le parecies.se oportuno, aova juzgo que se presenta el más 
proprio porque con lo acaesido en Lisboa tendrá el Comisario prin- 
cipal de Portugal un grande argumento para la desconfianza, viendo 
que por parte del Rey no se hace demonstraeión contra los P." sa- 
biendo que S. M. tiene expedidas las orns para ello, y renovará las 
razones que luí alegado para no recivir estos Pueblos, pues ya es- 
crivi á V.E. desde Santa Catlialina lo que en este asumto me insinuó 
al tpo de partir al Río de Janeiro, sobre que también me respondió 
V.E, que le avia hablado. 

V supuesto que el aviso Santa Thcressa tiene suficiente como- 
didad, pues en el vinieron el Obispo del Paraguay con su Familia. 
y otl< os Pasageros distinguidos podrá V.E. dar sus providenzias para 
que se embarquen en él al tpo que Yo despache los Planos de la 
primera y segunda Partida, que será para fines de este año. 

Quedo con la más* segura voluntad a Vas órdenes de V.E. desean- 
(h^que Dios guarde su vida iim. u aV S. n Nicolás, y Septiembre 2 de 
1 íóO. B. 1. m. de V.E. su mas seguro servidor — El Marques de Válele- 
lirios ~ Ex ni o señor d. Pedro de Cevallos. 

Concuerda con su original 
Pedro Medrana 
[Tía y una rúbrica] 

( Ejecución del Tratado Je Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
t'poca f 14 fojas, papel con filigrana, formato de ht hoja 305 X 205 mm., letra in- 
clinada, interlínea 11 o 12 »iw., conservación repula r). 


‘272 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


N." 78. [El Conde de Bobadella a D. Pedro de Cevallos, sobre haber cumplido 
los portugueses el tratado de 1750, y rechazando cargos que se hacen contra 
ellos en Buenos Aires. — Respuesta de Cevallos al Conde de Bobadella en la 
que funda sus quejas por actitudes de los portugueses] 

[Río de Janeiro, Agosto 25 de 1759 — San Borja, Octubre 31 de 1759] 

•f 

Ex."“ Señor: Muy Señor mió: He recivido la Caita de V. E. 
de 25 de Agosto próximo pasado, del tenor siguiente ~ Ex. roo S. or = 
Muy Senhor meu. Prompla a expedirse húu embar casaó a Ilha de 
Santa Catharina com as Cartas juntas para V. Ex. n e o Senhor Mar- 
quez de Valdelirios. se reeebem Cartas da Praga da Colonia, afir- 
mando em Buenos Ay res se forma número grande de Companhias 
de Cavallaria Miliciana; que o Comandante do campo restringe 
pastarem os Gados da Braca em algúa distancia, como se permitia 
para facilitar o hirem previniéndose os moradores de carros, e baga- 
gens para o transporte estipulado, e que para a parte de Castilhos 
marchou com Tropas o Brigadeiro Ilson, sendo voz gerál, em Buenos 
Ay res, nao só que o Tratado de Divizao era destruido, mas que o 
armamento se fazia para atacar a Praga da Colonia. A inteira lega- 
lidade com que ha vemos obrado, depois que os Altos Contratantes 
firmaraó no anuo de mil setecentos e sincoenta, o Tratado, naó so da 
Divizaó, mas o da útilísima uniaó das duas Cortes para a deffeiica 
d 'America Meridional, * as repetidas, e ineontestaveis provas que 
bey dado da inteira e inviolavel fe com que obrei, e obro, unidas as 
apertadissimas ordens de nossos Amos me podiaó tranquilizar en 
estes f actos fossem somente forjados nos Spiritos Jesuíticos, mas 
he ineontestñvel a restriccaó dos pastos, pois a refere o Governador 
dá Colonia, e a innegavel marcha das Tropas Comandadas pelo 
Brigadeiro Ilson, e fazeeme repugnante acreditar que estas noveda- 
des se exeeutao sem positiva determinaba o de V. E., e se o for- 
marse numero de Tropas, for igualmente certo, a nao ser o Arma- 
mento a infrangir o Tratado, e faltar a fe e uniaó firmado a forga 
de mesmo, e as reciprocas defengas em que a cauza comua nos obriera 
(quando haya outra Coroa que intente atacar, ou hostilizar os Do- 
minios dos nosso Soberanos) a noticiármenos a necesidade dos nossos 
armamentos, e pedirmos, c pedirmos o auxilio na reciproca alianza 
estipulado. 

O anuo pasado de mil setecientos sincoenta oito, sabendo o 
Comandante do Bloqueyo que na Praga da Colonia se montavao 
alguas pescas de Artelharia fez cargo a o Gobernador de aquella 
novidade, de que o Governador com evidencia o satisfez; e se V. Ex.* 
cntende em outra forma o dito Tratado, e Convengoens, como da 
ininha parte, lié, e será patente a os nossos Soberanos, e a o Mondo, 
que eu tomo obrigado as armas e eom ellas obro o que devo nao 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17Í0 


273 - 



])ara a <? effeil S a da Praga mas para exeeutar o que he prometido 
a quem injustamente o ataeao; e como levo «.seguranza de ter reli- 
giosamente cumpndo de parte del Bey meu Amo o estipulado e o 
que asna Real mam firmón íieará justificado o meu proeedimento 
c \ - Ex. responsavel como infractor dos Tratados se romper iiuá 
guerra contraria a íé dos mesmos, a rezao e a Justicia, e que trarf 1 
senciyehssimo z dañinos aos vasallos de ambas Coroa*. Deseio r. 1 
cxercicio no serví go de V. Ex.° que Déos guarde. Rio de Janevro 
2,7 de Agosto de 1 /ü 9 = B. As. maos de V. Ex.“ scu fiel servidor = 
t onde de Bobadella = Ex.’" 0 S. ür D. n Pedro de Cevallos. 

Xo se puede negar que es esquisita la política de V. Ex." pues 
«piando no podía menos de conocer, que Yo le esperava, con unas 
graxissimas quexas dilata mas la buelta de su inopinado viao’e al 
Jeneyro y desanclónos aun con incertidumbre del tiempo en que se 
verificará, anticipa las mias con una fuerte reconvención fundándose 
para ella en decir que el Governador de la Colonia Je asegura aver- 
íele restringido los pastos por el Comandante del Bloqueo; que lian 
marchado Tropas hacia Castillos a la orden del Brigadier d." Tho- 
mas Hilson y que se ha formado grande número de Compañías de 
(.a va llena Miliciana en Buenos Avres. 

Antes ele exponer los justos motivos que tengo pava ouexanne 
quiero man, testar a V. E. y lo haré quando ÍW ,‘eeesarió a todo 
el Mundo, que las razones deque se vale para liaeerme cargo son un 
puro pretexto con que pretende imputarme la mala íé de que m-> 
\eo obligado a reconvenirle. 

Para deshacer ine<, "testal, lemente el último por donde comenzó 

. 8 flm , r q ' slent1 ° l,ste un f l"e nadie lo podia ignorar si 

mese verdadero, no a.v Morador en toda la Jurisdicion de Buenos 
Arres, que no pueda testificar con verdad ser enteramente incierta 
¡a noticia que dice V. E. le han comunicado de averse formado en 
aquella Cuidad gran número de Compañías de Cavalleria Miliciana 
julos es constante y notorio a todos que ni en ella, ni en otra parte 
a.guna de m Jurisdicion se ha formado ni una sola Compañía de 

Decir que marchan las Tropas a la parte de Castillos (que es lo 
segundo) es querer hacerse de sentido de lo que Itera natural le 
comunicasen los que dieron á V. E. esta noticia y dar a entender 
L 0 |l( ?“ e n ° f- v > P ues en jodo el Pays se savia que el destino de D." 
tilomas Hilson llera a Maldonado, euia Guardia con su refuerzo no 
pasa de cien hombres y todos se situaron en aquel Puerto donde 
permanecen para su defensa sin a ver dado jamás un paso mas 
adelante hacia Castillos, aun que lo pudieran hacer sin ofender a 
nadie por ser aquel territorio de los Dominios del Rey. 

Pero ni aun este auxilio hubiera emhiado a la Guardia de Mal- 


19 


274 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


donado, a no aver tenido entre otras noticias secretas, la que des- 
pués se verificó, que de la vanda del Terreno que tienen poblado 
los Portugueses hacia el Chuy, se preparara para invadir, y acavar 
con los Moradores y Guardia del citado Puerto un numeroso cuerpo 
de Infieles al mando del Cacique Moreyras que todos saven está a 
la devoción de V. E. y de los Oficiales de su Nación, de donde podrá 
colexir qualquiera á influxos de quien intentaran los Infieles esta 
invasión cuio designio vio confirmado el Gorernador de Monte- 
video, de suerte que le fue preciso anticipar el expresado refuerzo 
a Maldonado antes que llegase D." Tilomas Ililson. Fuera de que 
un número tan corto como este de Tropa, que sospecha prudente 
podia causar a V. E. quando tiene no mui lexos de aquel parage 
fuerzas mui superiores con que desbaratar fácilmente qualquiera 
designio que se la pudiera ocasionar, por donde se re con evidencia 
que el alegar V. E. esta razón con el emphasis de marcha de Tropas 
u la parte de Castillos, es prueba de que no teniendo causa lexitima 
para quexarse solicita pretextos aparentes con que ostentarla. 

Sobre la restricción de Pastos a los Ganados de la Colonia que 
me dice Y. E. aver hecho el Comandante del Bloqueo, ni este, ni 
otro alguno me ha participado la mas lere noticia pero sí muchas 
sucesivamente por los últimos meses de Julio Agosto y Septiembre 
de este año, de arer crecido insensiblemente desde los principios de 
este negocio el número de Ganados de los rocinos de aquella Plaza, 
de modo que llega actualmente al exceso de mantener en tierras del 
Kev tres mil ochocientas setenta y nueve Bacas, quinientos treinta y 
cinco Carallos mansos y novecientas veinte y dos Yeguas, demás de 
mía cantidad de Vacas como de mil carezas que con el pretexto de 
Lecheras sacan todos los dias a Pastorear al Campo, como también 
que los vecinos de la misma Plaza se lian propasado a ocupar tanto 
terreno de S. M. que han formado en el cinquenta y quatro Ran- 
chos con sus huertos y sementeras y cada dia intentan extenderse 
más y con tal desafuero, que como acaro de sarer por carta que he 
recibido oy de 14 de este mes, quatro vecinos de ella eseoxiendo el 
terreno que quisieron levantaron últimamente sus Ranchos para es- 
tablecerse en él, sin aver tenido siquiera la atención de pedir al 
Comandante del Bloqueo su permiso, por cuio motivo le fue pre- 
ciso mandarlos deshacer, de que ha tomado pretexto el Governador 
de aquella Plaza para quexarse agriamente, y reconvenirle por es- 
crito, a que satisfizo con otro el expresado Oficial haciéndole ver 
con evide, que no tenía justo motivo de quejarse, especialmente no 
aviendo hecho esta demostración con los demas Ranchos en que se 
mantienen sin novedad crecido número de vecinos de la misma Pla- 
za, con todos los Ganados Cavallar y Bacuno que dexo referidos. 

Considérese si a vista de esta exorvitaneia tiene razón para 
quexarse el Governador de la Colonia del Comandante del Bloqueo, 


' V 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


aun dado caso que este aya procurado alguna restricción, y si V. E 
en virtud de esta quexa puede justamente hacerme cargo, o si*Yó 
por el contrario tengo en ella sobrado fundamento pa°ra reconve- 
nir a V. E. puesto que ni por el Tratado, ni por Convención alguna 
** h* estipulado consentir un desorden tan perxudicial á lo s Inte- 
reses de S. M. 

Desvanecidos con tanta claridad, como solidez ios fundamentos 
en que V. E. apoya sus quexas, comienzo sin apartarme del asunto 
de la Colonia a dar las mias. 

El Comandante del Bloqueo avisó por Octubre del abo pró- 
ximo pasado aver entrado suceesivamente en la Colonia varias em- 
baí raciones cargadas con Polbora, balas, y otros Pertrechos de 
Guerra, y que se hacían en ella obras de fortificación, y se ponía 
cu Batería la Artillería que esta va desmontada. 


Con estos justos motivos, y no solo con el que V. E. dice de 
a\er visto montar algunos Cañones en la misma Plaza, reconvino el 
mismo Oficial al Governador de ella, a lo que respondió este on subs- 
inncia. que por conformarse con las disposiciones del Tratado esta va 
reparando las obras, y componiendo las* cureñas de los Cañones, y 
esla iuc la respuesta con que según V. E. afirma satisfizo con evi- 
dencia, quando aun el mismo que la dió no pudo menos de reco- 
nocerla insuficiente. Porque quien será tan Znylo que no conozca 
que unos preparativos propios para una vigorosa defensa, no solo 
mui inconducentes a lo dispuesto en el Tratado, sino tan opuestos 
a el como incompatibles con la sincera intención de entregar en su 
cumplimiento aquella Plaza. 

Como las noticias que entonces se me comunicaron, no venían 
bastantemente especificadas para pasar mis oficios a V. E. de 
modo que se hiciese patento la Justicia de mí queja, procuré tener- 
las más individuales con la brevedad que en es*ta remota distancia 
me hera posible, pero quando me llegaron estas, con otras mui dig- 
nas do reparo, ya avia marchado Y. E. a quien he estado espe- 
rando por horas, por cuio motivo ha sido preciso contentarme con 
la citada reconvención del Comandante del Bloqueo hecha al Go- 
vi mador de la Colonia, difiriendo el hacérsela a V. E. hasta su re- 
greso, mas aora que se me presenta esta ocasión, he Juzgado que 
f te via lograrla, especialmente viendo lo mucho que Y. E. se dilata, 
i eproduciendo como lo hago, la misma del Comandante del Bloqueo 
y añadiendo que entran continuamente en aquella Plaza embarca - 
c iones cargadas de Polbora, balas, Cánones. Morteros, y otros Per- 
trechos de Guerra, sin embargo de que estava abundantemente pro- 
' ¡ata de ellos anteriormente como se save de cierto, y que se han 
construido nuevamente diferentes Baterías, y aun me dicen que 
también se lia echo de un año a esta parte una Mina con tres 
ramales, cuias Tierras sirvieron para el Terraplén de una de las 



-7G INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

citadas Baterías, le que no se ha podido ocultar, sin embargo de 
las precauciones que se tomaron para que no se descubriese el se- 
creto y entre ellas la de no aver permitido en cinco meses acercarse 
al parage donde se hacia esta obra a Persona alguna, aun de los 
mismos Portugueses, sino solo a los que trabajaran en ella, los qua- 
les después de averia concluido fueron llevados a la Isla de S.° 
Gabriel, para que no comunicasen a nadie lo que se acababa de hacer. 

Asi mismo logro esta oportunidad de manifestar a V. E. el gravís- 
imo sentimiento que tengo de saver las numerosas familias de Indios 
que no cesan de lidiarse con sus astucias y engaños los seductores 
Portugueses al Río Pardo, nohstante las repetidas quexas que sobre 
este asunto tengo dadas á Y. E. aumentándose con las noticias que 
tengo de la suma vigilancia con que la Tropa de su Nación que está 
en aquellos Parages tiene ataxados los pasos para que no se buel- 
ban los Indios, aun que muchos lo desean y lo han procurado, si- 
guiendo a los que sé quieren libertar para restituirse a los Dominios 
dd Rey, y que para quedarse con ellos se han embiado tierra adentro 
a diversas partes muchas familias, Todo lo qual indica que V. E. 
no solo no ha dado providencia alguna para remediar estos excesos, 
sino que se executan con su consentimiento, o de su orden. 

Omitiendo por aora las exorbitantes extracciones de Ganado 
ton que los Portugueses que han estado en el Ya cuy, y Rio Pardo 
donde todavía permanecen muchos, han asolado varias Estancias de 
estos Pueblos, y otras quexas muy justificadas, solo añado en prueba 
de mi sincero modo de proceder las circunstancias siguientes. Que 
no ay en el Bloqueo más que quarenta hombres, de los quales solo 
veinte y cuatro permanecen en el Campamento por estar ocupados 
los demás en el cuidado de los Ganados; el a verse despedido del 
Servicio mas de ochocientos hombres de los que componían éste 
exoreito; el hecho de que no se puede equiboear de permanecer Yo 
con la niaior parte de las Tropas de S. M\ en estas Misiones, a 
tan remota distancia del Rio de la Plata, causando tan crecidos 
gastos a la Real Hacienda, y desatendiendo los graves perxuieios que 
se siguen al servicio de S. M. de mí ausencia de Buenos Ayrcs, solo 
porque de nuestra parte no se dilate ni un punto el cumplimiento del 
Tratado, y últimamente la quietud unibersal de toda esta Provincia 
(¡iie está en una total inacción. Quando al mismo tiempo concurren 
de parte de V. E. circunstancias mui diferentes como son la de su 
repentina marcha al Rio Jeneyro al tiempo que devian efectuarse 
las mutuas entregas: los preparativos tan extraordinarios en la Co- 
lonia que dexo referidos: la numerosa Guarnición que ay en ella, 
qual pudiera ser en caso de Guerra; la prevención de tanto Ganado 
Cavallar y Baeuno en la misma Plaza; el movimiento que las Tropas 
Portuguesas han echo pasando al Rio Grande desde el Rio Pardo: 
el a verse construido en este dos embarcaciones de Guerra y cons- 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17)0 


277 


•*» * ■> 

llagase aora el Paralelo de mis quexas con las de V. E y las 
virainstaneias tan diversas que de una y otra parte concurren v 
acavo de referir, y se vera de parte de quien está la sinceridad v 
buena fe, y quien da muestras de contravenir a lo estipulado por 
ios dos Soberanos si lo que lié dado siempre y estoy dando pruebas 
c\ mentes de que las ordenes que tengo, no miran á otro obgeto que 
al de executar fielmente el Tratado y mantener la mexor armonía 
entre las dos Naciones o V. E. que procediendo del modo que acavo 
de- insinuar ha dado indicios tan claros de que las tiene mui contra- 
rias, y por consiguiente quien deve ser responsable de los gravísi- 
mos daiios que sin duda se seguirían de alguna desavenencia entre 
las dos Cortes; Sobre todo lo qual hago á Y. E. las respectivas pre- 
textas que devo, en consequencia de la Convención de París v del 
actual Solemnísimo Tratado firmado y ratificado. 

Quedóla la obediencia de Y. E. deseoso de servirle, y de que 
Nuestro S. or Guarde^su vida muchos años. S." Borxa 31 de Octubre 
^. e B Senor = B L M de V. E. su mas seguro servidor: 

■i. Pedro de Cevallos = Ex. ni ° Señor Conde de Bobadella. 

Concuerda consu original 

Pedro .1 Icdrano. 

[Hay una rúbrica]. 

, (Ejecución del Tratado de Limites de 1750, etc. — Copia manuscrita de la 
época en un cuadernillo de 5 fojas , papel con filigrana, formato de ¡a hoja 
-OS X 205 mn*., letra vertical , interlínea S a 11 7??m., conservación dcgular • )o 
indicado entre paréntesis [] está destruido). 


N* 9 79 * [Relato, contrario a los Padres Jesuítas, dei combate sostenido por 
los españoles contra los indios en Setiembre de 1759] 

[1759] 


Relación de la Sangrienta batalla entre las tropas Lusitano = 
Españolas y entre la armada délos Jesuítas del Paraguay. 

Otra novedad!, lector venerado, una novedad grande, y nunca 
jamas oj’da en las historias Christianas. Un Monstruo, no traydo 
de la Africa, siim de la America, no de Príncipes o generales secu- 
lares, sino de Religiosos y E eclesiásticos, que sacando al campo con- 
tra sus legítimos Superiores una armada, y la manda presentar ba- 
tallas y las ganan á pesar de los Iíeroes de nuestro tiempo, y estos 
son los Señores Jesuítas. 


278 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


Supuesto q. e tan memorable caso en diferentes lenguas se ha 
publicado por el mundo, no pudimos menos de /sin mudar las cir- 
cunstancias/ participar a nuestro benévolo lector un breve extracto 
délo q.* pasó. 

La relación está escrita por un Oficial Español, que se ha[...] 
en la expedición del Paraguay, y nosotros la sacamos de un exem- 
plar impresso. Comunicándola, según la recibimos, empero sin ir 
muy alas imediatas a nadie. 

El Paraguay es una Provincia grande situada en la parte me- 
ridional déla america. El rio déla Plata corre por medio de la 
Provincia, la que es muy abundante en minas assi do oro como 
de plata. 

Los Soveranos de esta Prov. r,ft debían ser los Reyes de España 
y de Portugal, pero no lo son, sino los Jesuítas, como luego lo 
veremos. 

La tierra estaba antiguam.'* habitada de ciegos gentiles. Los 
Jesuítas presentaban en las Cortes de España y de Portugal que 
querían convertir á estos infieles. Fueron enviados y hallaron alos 
naturales de la tierra muy bien dispuestos para sus designios, porq.* 
es gente buena, simple, de pocos alcanzes, y suma." tímidas para 
conseguir pues su idea, que era de apropiarse la tierra, [ . . .]zaron con 
grande empeño en las Cortes de Madrid y de Lisboa á que de nin- 
guna manera se les permitiesse alos Españoles y Portugueses el 
ingresso ala Provincia, como quien con su impía conducta, y con sus 
disolutas costumbres les servían a ellos de grande embarazo en sus 
empressas Apostólicas, y de no menos escándalo a los Indios Neó- 
fitos. y que lo q.* tocaba alos tributos anuales, q. fl ellos mismos ten- 
drían el euydado de remitirlos fielm.*' cada año al Governador de 
B.* Av.' 

Ambas cortes condescendieron enteramP con la petición de los 
Jesuítas, y con una buena S. a confianza. q. f ' tenían de cssos Monjes 
prohibieron bajo de graves penas á todos sus vasallos, de q. # nin- 
guno dellos osasse poner el pie en dicha Provincia. 

Ya tenían pue9 los Jesuítas desatadas las manos, y sin tergi- 
versación las aplicaban á poner los fundamentos á su premeditada 
Monarquía. 

Para cuyo efecto ante todas las cosas procuraban imprimir en 
essos buenos Naturales v.na ciega obediencia y una total sugecior. 
alos de su gremio, al contrario y un grande odio contra todos los 
demas, particularm.* 0 contra Españoles y Portugueses, en suma se 
hacían Dueños déla tierras. Los medios de que para ello se valieron, 
seria imposible comprender en el estrecho recinto de estas pocas 
lineas. 

Amaestraban ala gente en las cosas déla guerra, traían para ella 
los materiales (como Cañones, morteros, arcabuzes y otros peltre- 
chos) de Europa, Muchos de su Orden p.* aprender el arte militar, 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


279 


tomaran servicio en diferentes exercitos de Europa, para que adies- 
trados pudiessen después enseñar k los otros de su nueva Monarquía. 

Otros aprendían á hacer navios, y para esto se hacían marineros 
ó se alistaban para otros oficios en la Marina. 

Después edificaban en parages oportunos muy hermosos Arse- 
nales, erigían almazenes sin fin y sin numero, para que, si por 
una contingencia se les quisiera quitar la Prov.* u , pudiessen resistir 
por mucho tiempo al rigor déla Campaña. Como en efecto lo mos- 
traron en la Guerra, de que voy á hablar. 

Debiéramos escrivir un tomo, sí, lo que acerca de este punto 
pasó entre las dichas dos Cortes y los Jesuítas (annos haze á esta 
parte), quisiéramos manifestar al publico, q.° por la estrechez del 
papel, lo dejaremos, y haremos mención [so]lam. t# déla Sangrienta 
batalla del titulo. 

El año pasado avian amotinado a toda la Pro\\ e,a contra sil 
legitimo Soberano y aun llegaron a las armas. Porque los gover- 
n ado res Seculares por mandato de sus Monarcas pretendían averi- 
guar las operaciones délos Jesuítas, y hazer una pesquisa rigurosa 
de su motín, pusieron los Jesuítas en Campaña su poder, que consistía 
en setenta mil hombres = Y su armada naval, que se componía de 
veinte navios de guerra, ponían en grande terror a la Armada Espa- 
ñola. que se componía solain." de ocho navios entre chicos y grandes. 

El General Español Gómez (entrando cu la cuenta las tropas 
auxiliares de Portugal) no podía contar délos suyos mas que ocho 
mil Infantes, y tres mil da á Cavatlo. á mas de esto no traía mas 
que catorze cañones, víveres q.° para solos quatro meses, y munición 
para un fuego de docientas horas. 

Con semejantes fuerzas, que en estas tierras se deben reputar 
por extraordinares. se animaba y se prometía Gómez a ver de domar 
alos rebeldes. Pero se engañaba, pues no sabia las formidables fuer- 
zas q.° tenían los Jesuítas, y la admirable disciplina de sus tropas. 
Alos principios les favorecía la fortuna. El día 12 de Set/ ro de 1759 
destacó al Coronel Carranza con mil quatrocientos hombres parte 
a pie parte a oavallo contra una partida de Indios (q.* son los 
vecinos del Paraguay) la q. e se componía de 5000 hombres, y en 
breve tiempo degolló a la mayor parte de ellos. En esta batalla se 
defendía granclem.** cierto Europeo, con la escopeta en la mano, 
luego con una pistola y sable se daba tan buena maña, que mató 
a cinco de los contrarios, pero se procuraba averie vivo y en efecto 
se consiguió. 

Entre muertos y heridos avia por parte de los Indios dos mil 
quingentos, presos quedaron 454, los que fueron muertos todos a 
¿ablazos en el mismo sitio. Se reparaba, que los Indios mos[tra]van 
mucho respeto ai Europeo dicho el que se las avia aun mano a 
mano [con] el Capitán Alzado. Algunos de los Indios, que se desata- 
ban de sus prisiones, se llegaban á el corriendo, le doblaban la rodilla, 


280 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

herían sus pechos, y le llamaban repetidas vezes Can. El Europeo 
recibía con impaciencia semejante obediencia, pero los Indios pro- 
seguían en sus demonstraciones. El Europeo no quería hablar palabra, 
se le apaleaba, se le daban tormentos, mientras el contra su voluntad 
pronunciaba quejándose algunas pocas palabras en lengua Portu- 
guesa. Xo avia forma de confesar, q." era. Pero todo el mundo cono- 
cía, era Jesuíta. 

A 18 mato otro oficial Español el Coronel Oleiro á 2500 Indios 
Aprisionando a 390, entre los quales fué bailado otro Europeo á q." 
los Indios assimismo llamaban Can. Esse hablaba con libertad y 
confesaba claram. 1 * que era Jesuíta. y que avia seguido á los Indios 
maleados, cuyo Cura el era ; como Capellán y assistente espiritual, 
pero que no pretendía otra cosa sino contener a los suyos en tér- 
minos de la razón, sugiriéndoles máximas benignas para con los 
poderosissiinos Monarcas de España y Portugal, y q/ en esto avia 
escogido entre dos males el menor, preguntado por su nombre, dixc : 
Pere Rener. 

Xo era menester mucho entendimiento para conozer. q.° el V. 
llenner era el general de aquellas tropas, y oyendo lo dicho el otro 
Jesuíta dixo al cabo, que el era el Capellán délos Indios batidos, y 
q.° se llamaba el P. Lenaumez. El Cavallo, que le avian muerto, estaba 
ricam. 10 ataviado. El y el otro general tenían vestidos entre si muy 
distintos. El morrión de este estava adornado de plumages colora- 
dos, traia colgada del cuello una cadena grande engastada de dia- 
mantes. lo restante del vestido era de Húsar y colorado, sote m. 10 
por los hombros sele colgaban como dos mangas manejaba un sable 
grande, y una escopeta muy excelente, al quitarle los vestidos se le 
halló sobre las carnes una buena cotta, un pistolete, y dos puñales. 
En su faltriquera se hallo un pequeño librito, en cuyo descubri- 
miento no podía disimular su extrema aflicción, los caracteres desco- 
nocidos pero bellam. 1 * expresados traían su declaración en la mar- 
gen y en lengua latina. Entre nosotros no avia Oficial, q.° de el 
no sacasse una copia. Contenía 31 puntos. 

Por amor déla brevedad apuntaremos solam. 1 * algunos pocos 
artículos del dicho librito (que se intitula: Derecho de la Guerra y 
parece mas al Alcorán que á un Catecismo Christiano:) 

1 los hombres deben defenderse contra sus enemigos. 

2 los enemigos son los hombres blancos, q.* vienen de lejos, 
para hacer la guerra, es á saber los Europeos, y particular. 1 * los 
Españoles y Portugueses, estos son maldecidos de T). B , y D." man- 
da, que se estirpen como enemigos. 

3 Quien matare á uno de ellos, se salva, y q“ quedare muerto 
por uno de ellos assimismo se salvara. 

4. El que eficazm.** cooperare que los Jesuítas amdan algún 
fuerte 6 plaza &. tendrá en el Paraíso la mejor Muger, q.° en el 
cielo huviere. 


281 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 

5. El que hiziere que se dilate la Monarquía de ellos, tendrá 
en el cielo quatro Mugeres hennosissimas. 

6 El q.° efectuare, que sus armas y victorias se estiendan hasta 
á Europa, tendrá en el Paraíso muchas y lindissimas muchachas. 

P 7 los Caus (q.° son los Jesuítas ó sus superiores) .son Angeles 

é Hijos de D. N que por Europa vienen del cielo para ayudar alas 
t naciones contra sus enemigos. El que muere en desgracia de un Cau t 

va al infierno. 

8 El que llega á tocar el gran — Can, se salva. & &. 

Que el P. Allizo se avia puesto ala frente de 4.000 hombres 
que el P/ Fernando Horcesterg mandaba un Cuerpo de 3.000 In- 
fantes y 1.000 de a Cavallo. Que el P. D. Alonso de Vargas tenia 
najo de su Comando 2.000 hombres, los que en la Provincia de Cin- 
' gala se avian de unir con la armada Principal mandada por el P.° 

Sehwartelberg de nación Alemán, generalísimo del Paraguay, la que 
se componía de 17.000 hombres. 

Todos essos, cuerpos decía, que traían grande numero de caño- 
nes, morteros, & &. y que solam. 1 * se aguardaba la orden decisiva del 
1\* Soberano. 

El P.* IJdalrico Bennet, decía, que estaba en el Uruguay con 20 
navios grandes y mucho aparato de guerra. 

Entre tanto recibieron los Españoles la funesta noticia, de aver 
sido batida enteram. 1 * su armada por la de los Jesuítas, y que so- 
lam. 1 * un único de *sus navios se avia puesto en salvo á esto se 
llegaba la desgracia, que al Coronel Carranza avian derrotado ente- 
ra. 10 y que el Conde Ortades avia sido vencido con su cuerpo de 3000 
Dragones, por los Jesuítas. 

llegóse finalm. 1 * á una acción decisiva que se dio alas orillas 
del Rio Uruguay, en que alos 29 y 30 de Set, bro después de una 
pelea, que duró dos dias. se hallaron muertos mas de 23000 délos 
Indios rebeldes. 

) Se cogieron eatorze vanderas, entre las que avia quatro con 

la efigie de San Ignacio en su habito militar y con la escopeta en 

la mano. En otras dos estaba pintada la Virgen María desnuda con 
la espada en la mano, y con la cabellera suelta. En otro estaba sen- 
tado el P.* Eterno sobre unos alambores, vanderas, lanzas, carabi- 
nas y otras señales de victoria teniendo en la mono un cañón 
grande. 

Los Españoles perdieron en la batalla solos 2.000 hombres de 
manera, q.° hasta aquí alas dos potencias aliadas no les iba extre- 
* madam. k> nial: pero á 1 de Oct. br * se nos cantó al cabo: lie Missa est. 

V El General Español Gómez se veia precisado á atrincherarse 

con los pocos que le restaban délos suyos, en la cima de un cerro 

.-y áspero, situado a la margen del Uruguay. Pero no estaba muy se- 

¿ guro en el para ge. 



282 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17 SO 


¿83 


los Indios bajo del mando de sus Valientes Jesuitas con espan- 
toso ardor y brio insistían y acometían & sus enemigos (sin dejarles 
descansar) por todas partes innumerable multitud de ellos procu- 
raban ocupar el cerro. El asalto se hizo con quarenta mil hombres. 

Parte de ellos penetraban por ía garganta muy estrecha de la j 

montaña, Otros venían nadando por el Uruguay otros se esforzaban | 

á montar los impenetrables riscos, otros intentaban oprimirnos por I 

las pequeñas ensenadas, q.' el rio forma. Tenían excelentes escopetas. ¡ 

Nuestros Cánones derribaban á ¡numerables dellos, los q." ro- 1 

dando con las piedras bombas y balas iban formando ya montones j 

en las aldas y laderas de la montaña, de manera, que por ellos, y 
por los cadáveres délos muertos á fusilazos, se podía ya montar el 
cerro, los q.* venían nadando, todos quedaron muertos. 

Sus compañeros, q.* restaban muchos, a guisa de Leones furiosos 
venían contra nosotros por encima délos mismos cadáveres de los / 

suyos, y después de una ardiente acción q. # duró no pocas horas, 
remudando siempre y ayudándose los unos alos otros, lograron al 
cabo la buena suerte de montar al cerro, y de obligarnos, que reti- 
rados á nuestro campo buscásemos unirnos, llamando todos desta- 
camentos p. n oponernos con todo el poder al enemigo. 

El número de los Indios x 501 * horas so iba augmentando, y 
aviendose hecho ya Dueños del paso, luego le fortificaron con su 
artillería, que dirigieron contra el Real Español. 

Este no dejaba de esforzarse ala mas generosa resistencia 
pero : ¡ 

Por falta de munición, y por liazernos tanta ventaja en el nú- 
mero los Indios, después de una Sangrienta bata [lia] de cinco horas, j 

quedó nuestro exercito finalm.** vencido y enteram. t0 derrotado. 

Perdimos la Caxa, la artillería todas las vanderas y todo el Equipaje. j 

Carranza perdió la vida de un tiro de fusil. Yo mismo le vi caer. 

El General con otros pocos (entre los que me hallaba yo) avia j 

de ceder ala muchedumbre, y por misericordia del altissimo esca- 
pamos solam.** á uña de Cavallo. : 

Esta curiosa noticia debemos a una relación impresa en Ma- 
drid en lengua Española. Europa se pasma, y Roma calla. 

Veré Bicci: General délos Jesuitas del Paraguay se deja inti- 
tular: Alteza. Potentísimo, Feliz, Reverendísimo, Rey del Paraguay, 
del Tucuman, Chili, Perú, Principe de Madagascar & &\ Barón del 
Imperio déla China, & &. 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Copia manuscrita de Xa 
época, 4 fojas , formato de la hoja 305 X 195 vim., letra vertical , interlínea 5 a 8 

conservación regular; lo indicado entre ti está destruido ). | 


N. ? 80. [D. Julián de Arriaga a D. Pedro de Cevallos expresando ha resuelto 
S. M. — vista la conducta de los portugueses — vuelvan las cosas a su 
estado antiguo] 


[Madrid, Junio 24 de 1760] 


+ 

Reconocido por el Rey nuestro S. r en todo lo acaecido desde 
que superada la resistencia de los Indios a la evacuación de sus 
respectivos Pueblos, ofrecieron V. E. y el Marques de Valdelirios 
su entrega al General, y Comisario Portugués: Que faltando.se por 
este a lo estipulado en el tratado, lia diferido su cumplimiento con 
nuevas solicitudes, en que, ganando tiempo, va, según sus últimos 
avisos de \ . E. adelantándose en la ocupación de terrenos, que 
pertenecerían á su Corona solo después de efectuada la entrega de 
la Colonia: Que ha procedido con no menos mala fe en la retención 
de parte de los Indios en su Exercito: Que nada ha variado este su 
sistema la recolección, que lia hecho V. E. de los Indios dispersos 
en los Montes, va con los demas transferidos del otro lado del Rio, 
no obstante haver sido el principal apoyo de su primera resistencia 
ó entregarse de los respectivos Pueblos, único fundamento del tra- 
tado. Y hallando assimismo S. M, que aun haviendo mediado otras 
condescendencias en este asunto por el glorioso difunto Rey su 
hermano para con la Corte de Portugal, a fin de superar todos 
los recelos (que. aunque por posteriores á lo capitulado no incluían 
obligación, quiso S. M. dar esta mayor prueva d? su fiel coopera- 
ción á la conclusión del ajuste) no ha verifieadose este fin, adi- 
riondo la referida Corte á las novedades intentadas . por su General 
Gómez Freire; y por consiguiente, rompiendo tácitamente el tratado, 
lía resuelto S. M. que vuelban todas las cosas a el estado, que tenían 
antes de el, como ya de ningún valor, respecto ó lo obrado por 
los Portugueses, "i me manda S. M. que reservadamente anticípe a 
} • E. el aviso de esta su real determinación, a fin de que le sirva 
á obrar en su concepto todo lo que convenga preventivamente, para 
<1 liando, declarada a la Corte de Portugal, se despachen a V. E. y 
recí a las devidas ordenes ostensivas, y vuelban en su cumplimiento, 
a establecerse los Indios en sus respectivos Pueblos, Casas, Ha- 
ciendas, y demas Posesiones: los Portugueses á sus antiguos limi- 
tes: j el Comercio con la Colonia a su primitiva restricción; abo- 
lidas en todo las novedades, y ampliaciones, que, con respecto á el 
tratado, se hayan hecho desde el principio de él. 

Enterado V. E. de todo lo expresado, y que no es el animo 
do S. M. se dé paso que denote una subrecticia anticipada opera- 
ción: medirá las suyas á lo que pide la precaución prudente para 
quando reciva las ordenes, que se le anuncian ; y reparar los inci- 
dentes de innovaciones, que por parte de los Portugueses se hayan 



284 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


practicado, ó intenten, porque para estos casos, puede V. E. y deve, 
decir, que obra por la sola razón de su responsabilidad á conservar 
los Dominios del Rey, que están contenidos en el Distrito de su 
mando; y de su real orden lo prevengo á V. E. para su. observan- 
cia, como que para ío mismo se comunicarán las correspondientes 
por la via del S. r D. n Ricardo Wall a V. E, y al Marques de Val- 
delirios con quien me ha dicho S. M. quiere que V E. tenga buena 
unión, y se conduzcan de acuerdo á el mejor desempeño de su real 
servicio. Dios g. e a V. E. m." a." 

Madrid 24 de Junio de 1760. 

El B." D. n Jul. n de Arriaga 
[Hay una rúbrica]. 

S. r D.” Pedro de Cebados 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, cío. — Original manuscrito , 2 
fojas, papel sin filigrana ■, formato de la hoja 295 X 205 mm., letra vertical, inter- 
línea 8 a 10 mm., conservación regular). 


N.° 81. [D. Julián de Arriaga a D, Pedro de Cevallos, le comunica haber que- 
dado sin efecto el Tratado de 1750, e indica las medidas que debe tomar 
en su consecuencia! 

[Madrid, Setiembre 19 de 1760] 

+ 

Por lo que escrive á V. E. y á el Marques de Valdelirios, con 
esta fecha, el S. r D." Ricardo Wall, se hallará V. E. entendido de 
ha ver resuelto el Rey disolver enteramente el Tratado concluido 
con la Corona de Portugal en el año de 50, a vista de la mala fe 
con que por el General Gómez Freiré se ha ido eludiendo su cum- 
plimiento, y la ninguna cooperación de su Corte á allanar las afec- 
tadas nuevas dificultades, que suscitaba el referido Comisario. Y 
1 j aviendo S. M. noticiado á el Rey Fide. mo esta su Real determina- 
ción. á fin de que deviendo, en consecuencia de ella, volber todas 
las cosas á el estado, que teman antes del citado tratado, se den 
por S. M. F."" las correspondientes órdenes a sus Generales y Go- 
vernadores, pava que el todo se verifique con la buena armonía, 
que es consiguiente á la que subsiste entre las dos Coronas: Me 
manda el Rey prevenir a V. E. que inteligenciado de lo que llevo 
dicho, ponga V. E. immediatamente en exeeucion lo que a su parte 
toca, siendo el primer paso posesionar á los Indios de sus respectivos 
Pueblos, casas, Haciendas, Ganados, y quanto existiese de sus per- 


^ » 



EJECUCIÓN DEL TRATADO. DE 1750 285 . é 

tenencias, con toda la ostensión de terreno, que anteriormente po- 
sdan: Que se recojan lodos los que se hallen disperses, y acudan 
¡t su antiguo domicilio, restituyéndoles á el gozo de lo que antes de 
su fuga desfrutaban, e igualmente los que se hayan agregado á los 
Portugueses. Y que de viendo considerarse como no hecho en el todo, 
y cada una de sus partes el referido tratado, y sin efecto quales- 
quiera órdenes á este fin expedidas, se retíren ios Portugueses á 
lo que por los anteriores está indisputablemente convenido, sin exce- 
der de sus acordados limites. Cuyo asunto deve mirar Y. E. con 
la mayor circunspección, sin diferir su cumplimiento, aun quando 
preteste su General no haverle llegado las ordenes de su Corte: por 
que deverá Y. E. reconvenirle, que necesitarla estas para ceder lo 
que es de su Corona, pero no para evacuar lo que pertenece a el 
Rey, y en que se ha estendido a el abrigo ó necesidad deL consen- 
tido tratado, a cuyo logro se caminaba acordes. Sin pasar Y. E. de 
estos términos de reconvención, quando, como es regular, no haya 
recivido las ordenes de su Soverano. 

En el modo y medios de perfeccionar después este esencial 
punto, se governará V. E. con las medidas prudentes, que le dicte 
el propio juicio, siendo necesario en tales distancias carecer de espe- 
cíficas ordenes, obrando solo vajo de ciertos principios: como son 
vix este caso caminar con la buena armonía, quo reina entre los 
dos S overa nos, pero sin que se toque en el sacrificio de perder 
ti derecho de S. M. por insustanciales dificultades, que preteste el 
General Portugués. Y para el empeño en que estas pongan, gra- 
duara Y. E, en la mayor, ó menor entidad del obgeto, y en las 
consecuencias sucesivas, el partido mas seguro, estándolo S. M. de 
que se hallanarian por el Rey F.""’ á la menor reconvenció» suya, 
qualesquiera tropiezos, que sugiera su General. 

Para precaver oí trato ilicito eo:i la Colonia, y constituir a 
esta en solo los estrechos límites que le pertenecen, pondrá V. E. 
el mayor conato: Por estos fines deja el Rey á el arbitrio de V. E. 
que pueda retener el todo, ó parte de la Tropa, que llevó, hasta que 
establecidos estos obgetos, quede únicamente la de su antiguo pie: 
En cuyo supuesto reglará A'. E. el embio de la que no necesitase, 
aprovechando la oeasion de los primeros, y sucesivos Registros, que 
se restituyan a Cádiz Y para que en el que eligiere el Marques 
de Valdelirios para su regreso, y el de los* oficíales, y demas Indi- 
viduos. que han estado á sus ordenes, venga con la comodidad, y 
distinción que corresponde á su carácter, facilitará V. E. las pro- 
videncias y caudales, que fuesen menester, y en todo atenderá, y 
auxiliará á este Ministro mientras permanezca en esa Provincia. 

En la tropa, que buelva a estos Eevnos, no incluya V. E. sol- 
dado alguno de los extra ngeros. que fueron quando V. E. ni de 
los Piquetes, que se compusieron de los Regimientos fijos de Ceuta 


286 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


287 


y Orán, amenos de no ser algunos de estos casados aquí: porque 
assi los unos, como los otros conviene permanezcan en esas Indias 
y podran completar la Gente, que falte a la dotación de esa Pro- 
vincia. 

Si de los Oficiales, ú otros Individuos, que pasaron con destino 
ó las ordenes del Marques de Valdelirios, hu viese algunos, que soli- 
citen quedarse, y hallare V. E. poder ser útiles a obgetos del ser- 
vicio; permite ei Kcy, que -V. E. suspenda su regreso y de cuenta 
de lo a que les dedica, para la aprovación de S. M. Dios g. d0 á V. E. 
m.' a.* Madrid 19 de Septiembre de 1760. 

El B.° D.° Jul.° de Arriaga 
[Ilay una rúbrica]. 


S. r D. n Pedro de Zeballo.s 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc, — Original manuscrito, 3 
fojas, papel sin filigrana, formato de la hoja 295 X 205 mm. f letra vertical, inter- 
línea de 12 a 14 mm,, conservación buena). 



N.? 82. [D. Julián de Arriaga a D. Pedro de Cevallos, expresa que debe 
proceder a cumplir lo ordenado en los documentos que se Insertan bajo los 
N.os 80 y 81, en la inteligencia que dichas órdenes emanan del común 
acuerdo entre ambas partes]. 

[Madrid, Enero 26 de 1761] 


+ 

Determinado con S. M. Fidelísima por acorde amistoso conve- 
nio, y con la formalidad del Tratado, disolver el Executado en 1750 
y que quede nulo este, y quanto se ha operado en consecuencia de 
el, y difiriendo la firma y ratifieaziones correspondientes, el acaso 
de haver enfermado el Embaxador de Portugal destinado para ello 
en esta Corte de Madrid con los respectivos poderes: lía resuelto 
S. M. se Despache a V. E. este anticipado aviso a fin de que pro- 
ceda en la Execucion de las ordenes de 24 de Junio y 19 de Sep- 
tiembre del año prox. mü pasado, en la inteligencia déla buena armo- 
nía con que por los dos Soberanos se camina a éste fin, y que en 
esta inteligencia sin suspender V. E. lo que a su sola inspección y 
mando perteneze, sobre quanto contienen las citadas ordenes, nada 
altere en lo que necesite cooperación del General Portugués, pues 
los originales Despachos del nuevo acuerdo que se dirigirán tan 


brevem.‘* a V. E. que puede acaso mediar pocos dias el? el reeivo 
de esta ael arrivo de ellos allanaron todas las dificultades. Dios Gu.* 
a V. E. m.* a." Madrid 26 de Enero de 1761 

El B." D. n Jul.° de Arriaga 
[Hay una rúbrica] 


Dup. d “ 


S. r D. n Pedro de Cevallos 

( Ejecución del Tratado de Limites de 175o, etc. — Original manuscrito, 1 
foja, pagel sin filigrana, formato de la . hoja 295 X 205 nuil., letra vertical, in- 
terlínea de 15 a 1H mm., conservación regular). 


N.v 83. [D. Pedro de Cevallos al Padre Superior D. Jaime Pasino. comunica 
la orden que se le trasmite por el Documento N.“ 81, para que la haga saber 
a los Cabildos de los siete pueblos] 

[San Borja, Enero 26 de 1761] 


R. m " IV 

Acavo de revivir orden del Rey con techa de 19.de Septiembi 2 
del año próximo pasado, en que previniéndome avér resuelto disol- 
ver enteramente el tratado concluido con la Corona de Portugal 
en el año de 1750 me manda S. M. poner immediatamente a los indios 
transmigrados en posesión de sus respectivos Pueblos, haciendas, Ga- 
nados, y quanto existiese de sus pertenencias con toda la extensión 
de terreno que anteriormente poseían. 

fin cumplimiento de esta real orden espero que V. R. haciéndola 
saber a ios Oavildos de estos* siete Pueblos evaquados de por su. 
luirte las providencias correspondientes, A fin de que se verifique 
quanto antes lo que manda S>. M., con cuyo real animo se confor- 
mara todo lo que sea de maior comodidad alos Indios en este re- 
greso, el qual si por tener hechas sus sementeras en los parajes en 
que aora se hallan, ó por otra consideración déla misma natura- 
leza no pudiesen todos egecutar promptainente, alo menos, sera bien 
que de cada Pueblo venga quanto antes con uno o dos P.P. el nu- 
mero que sea suficiente ¿i reeivirse y cuidar de ellos y de todolo que 



*>38 INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 

existiere de su pertenencia en Ínterin que llegan los demás, para 
une la Tropa que actualmente los ocupa pueda retirarse sin dilación. 

Quedo a la obediencia de V. R. con segura voluntad rogando a 
nuestro Señor guarde su vida m/ a/ 8.' Borja 26 de Enero de 1 í 

Blm.° de V. R. M '° 

Su mas seg/ ser/ 

D." Vedro de Cevallos 
[Hay una rúbrica] 

[Al margen de puño y letra de Cevallos] „ 

Estimare a V. R. a despache el adjunto pliego al D. Jayme b. 
Just aq/ el Rey ha promovido al Govno y Correjim/ de Potosí con 
todas las comisiones q servia ese empleo D Ventura de S. Teliees 
y Venero. 

IV Superior Jayme Pasmo 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc. — Original manuscrito, 1 

f o¡¿pap7£f%raZ,fomat o de la l oja 295 X 203 letra vertical, ínter- 

linca 6 a 7 mm. f conservación buena). 


N.,84. [Copla, certificada per el Secretarlo de Estado D R'oard Wd del 
tratado suscrito entre las Coronas de España y Portugal en Feb ero 12 de 
1761, por el que se anula el Tratado de Limites de 1750] 

[Madrid, Marzo 8 de 1761] 


D* Carlos por la gracia de Dios Hoy (lo Castilla, de León, de 
Aragón, de las dos Sicilia?, de Jerusalem, de Navarra, de Granada, 
de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Ccr- 
deña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, délos Algarves, 
de \l*»e ciras. de Gibraltar, de las Islas de Canana, délas Indias 
Orientales, y Occidentales, Islas y tierra firme del Mar Occeano 
Archiduque * de Austria Duque de Borgoña de Brabante, y Milán, 
Conde de Habspurg, de Fiando* Tiro!, y Barcelona, señor de v ís- 
caya, y de Piolín a &/ Porquanto aviendose ajustado, y firmado en 
el Pardo en doze de Febrero de este año por D/ Ricardo Wall y por. 
D. n .Joseph de Silba Pesanba en virtud délos poderes necesarios, que 
para ello se les dieron por mi, y por el Serenísimo, y Potentissnno 
Principe Joseph I Rey Fídelissimo de Portugal mi buen Hermano 
y Cuñado, un Tratado ü acto de anulación del de limites de Ame- 


* 


ejecución del tratado de 1750 289 

é 

rica, y Asia entre España y Portugal, firmado en Madrid, en trece, 
de Enero de mil setecientos y einquenta, cuyo tratado ú acto de 
anulación es del tenor siguiente: En el nombre déla Santísima 
Trinidad: Los Serenísimos Reyes de España, y Portugal viendo por 
una serie de su cees ivas experiencias, que en la execueion del tratado 
de limites, de Asia y America celebrado entre las dos Coronas fir- 
mado en Madrid atrec-e de llenero de mil setecientos, y einquenta, 
v Ratificado en el mes de Febrero del mismo año, se han hallado tales 
y tan grandes dificultades, que sobre no ha ver sido conocidas al 
tiempo que se estipuló, no solo no se han podido superar desde en- 
tonces hasta aora, a causa de que siendo en unos Países tan distantes 
y poco conocidos délas dos Cortes, era indispensable dependiessen 
de los informes de los muchos empleados de una y otra parte a 
este fin, cuya contrariedad, nunca ápodido reducirse a concordia, 
sino que han hecho conocer que el referido tratado de limites esti- 
pulado substancial, y 'positivamente para establecer mía perfecta 
armonía entre las dos Coronas, y una in alterable unión entre sus 
vasallos, por el contrario desde el año de mil setecientos einquenta 
y d09 ha dado y daría enlo futuro muchos y mui frecuentes motivos 
ele controversias, y contextaeiones opuestas á tan loables fines: sobre 
este claro conocimiento los dos serenísimos Reyes de mutuo acuerdo, 
y prefiriendo átodas y qualesquiera otros intereses, el de hacer cesar, 
y remover asta la mas remota ocasión que pueda alterar no solo 
la mutua armonía, y buena correspondencia, que exigen los vínculos 
de su intima amistad, y estrechos parentescos, sino también la con- 
servación déla mas amigable unión entre sus respectivos vasallos, 
después de haver precedido sobre esta importante materia muchas, 
y nmi serias conferencias, y de haberse examinado conla mayor cir- 
cunspección todo lo aella perteneciente, autorizaron conlos plenos 
poderes necesarios á saber S. M. Catholica al Señor D. n Ricardo Wall 
Caballero Comendador de Peña Usende en la Orden de Santiago, The- 
niente General de sus R/ exerc-itos desu Consejo de Estado, su pri- 
mer Secretario de Estado, y del Despacho, Secretario interino del 
déla Guerra, y su Superintendente general de Correos y Postas de 
dentro y fuera de España, y S. M. Fidelísima al Señor D.° Joseph 
de Silba Pesanba de su Consejo, s*n embajador, y Plenipotenciario 
en esta Corte de Madrid, los quales después de exhibidas y per- 
mutadas reciprocamente sus Plenipotencias bien instruidos délas 
verdaderas intenciones de los dos Serenísimos Reyes sus Amos y 
siguiendo sus R/ ordenes concordaron y concluyeron de uniforme 
acuerdo los artículos siguientes. 

Articulo I 

El sobre dicho tratado de limites de Asia y America entre las 
dos Coronas, firmado en Madrid en trece de Enero de mil seteeien- 

19 


290 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


tos y cinquenta con todos los otros tratados, ó convenciones que en 
consequenc-ia de el se fueron celebrando para arreglar las instruc- 
ciones délos respectivos Comisarios que hasta áora sean empleado 
enlas demarcaciones de los referidos limites, y todo lo actuado en 
virtud de ellas se dan y quedan, en fuerza del presente, por can- 
celados casados, y anulados como si nunca hubiessen existido, ni 
imbiessen sido executados, y todas las cosas pertenecientes a los limi- 
tes de America y Asia se restituyen alos términos délos tratados 
pactos, y convenciones que ha vían sido celebrados entre las dos 
Coronas contratantes antes del referido año de mil setecientos y 
cinquenta de forma que solo estos tratados, pactos y eonbenciones 
celebrados antes del año de mil setecientos, y cinquenta quedan de 
aqui adelante en su fuerza y vigor. 

Articulo II 

Luego que este tratado fuere ratificado liaran los mismos Sere- 
níssimos Reyes, expedir copias de él authénticas, atodos sus respec- 
tivos Comisarios, y Governadores enlos limites délos Dominios, de 
America, declarándoles, por cancelado, casado y anulado el referido 
tratado de limites, signado entrece de Enero de mil setecientos, y 
cinquenta, con todas las convenciones quede él. y aél se siguieron 
ordenándoles, que, dando por nulas, y haciendo cesar todas las ope- 
raciones y actos respectivos asu exeeueion; abatan los monumentos 
erigidos en consequencia de ella, y evacúen immetl latamente los 
terrenos ocupados a su abrigo, o con pretexto del referido tratado, 
demoliendo las habitaciones, casas ó fortalezas, que en consideración 
ael se hubieren hecho ó levantado por una y otra parte; Y declarán- 
doles que desde el mismo dia déla ratificación del Presente tratado 
en adelante solo les quedaran sirviendo de reglas para dirigirse los 
otros tratados, pactos y convenciones estipulados entre las dos Co- 
ronas antes del año de mil setecientos y cinquenta, porque todos y 
todas se hallan instaurados, y restituidos asu primitiva y devida 
fuerza, como siel referido tratado de trece de Enero, de mil sete- 
cientos y cinquenta con los demas quede el se siguieron nunca hu- 
biessen existido, y estas ordenes se entregaran por duplicados de 
una a otra Corte para su dirección y más pronto cumplimiento. 

Articulo III 

El presente tratado, y loque en el se halla pactado y contra- 
tado, sera de perpetua fuerza y vigor entre losdos referidos serenís- 
simos Reyes todos sus sucesores y entre las dos Coronas, i se apro- 
vara. confimara, y ratificará porsus Magostad es cangeandose las 
respectivas ratificaciones en el término de un mes, contado desde 
la data, de este, o antes si posible fuesse. 




EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


291 


En le de lo qnal, y en virtud de las ordenes, y plenos poderes 
que nos los sobredhos Plenipotenciarios recibimos* cielos referidos 

serenísimos Re * ve ^ » uestl ’ os signamos el presente tratado, y 

le sellamos con el sello de nuestras armas. En el Pardo a doce de 
Febrero, de mü setecientos sesenta y uno (L. S.) D.° Ricardo Wall 
— (L. S ) D. Josepli de Silba Pesanha. Por tanto aviendo visto v 
examinado el preinserto tratado, u acto de anulación del referido 
tratado de limites he venido en aprovar, y ratificar como en virtud 
déla presente apruebo, y ratifico cilio. Tratado, o acto de anulación 
enla mejor y mas amplia forma que puedo; prometiendo en f¿ de 
mi palabra R.' de cumplirle enteramente según y como en cí se 
contiene y expresa. Para cuya mayor fuerza, y validación mande 
despachar la presente firmada de mí mano, sellada con mi sello 
secreto, y refrendada de mi infrascripto Consejero, y primer Secre- 
tario de Estado, y del Despacho; dado en Buen Retiro, aquatro de 
Álarzo de mil setecientos, sesenta y uno = (L. Yo el Rev = 
D.° Ricardo Wall. 

, Copia integra del original, que queda en esta primera Secre- 
taria del Despacho Universal de Estado. Madrid $ de Marzo de 1761. 

Wall. 

[Hay una rúbrica]. 

(Ejjo.tción del Tratado de Límites de 1730 , etc. — Copia, manuscrita de la 

J 0 pape ] sm f^Qrana, formato de la hoja 293 X 203 mm. letra in- 

timada, interlinea 15 a 17 vinu t conservación huena'). 


N. n 8o. [Rea! Comunicación a Don Pedro de Cevailos a la que se adjunta el 
documento precedente, para que proceda en consecuencia] 

[Buen Retiro, Marzo 8 de 176T] 


El Rey 

-D- P<?dro de Ceballos, Teniente General de mis Exercitos, Go- 
\ ernador, y Comandante General de la Provincia de Buenos Ayres, 
y de las Tropas, que actualmente se hallan en los Pueblos de las 
Missiones del Paraguay.- Por la copia que hallareis adjunta veréis; 
nue prefiriendo, de mutuo acuerdo entre mi, y el Rey Fidelissimo, 
mi buen Hermano y cunado a todos los intereses, que podían re- 
sultar ¿i nuestras Coronas de la Exeeueion del Tratado de Límites; 
a consideración de hacer cesar, y apartar las mas remotas ocasio- 
nes, que pudieran alterar, no solo la mutua armonía y buena corres- 
pondencia. que son tan naturales en los vínculos de nuestra intima 


292 


INSTITUTO GEOGRAFICO MILITAR 


amistad y estrechos Parentescos, sino también la conservación de la 
mutua armonía entre los respectivos vasallos: hemos convenido en 
ciar por casado y simulado el referido tratado cíe Limites, filmado 
en trece de Enero de mil setecientos y cincuenta, como si nunca 
Juibies.se existido, reduciéndose las cosas de America á los términos 
de los otros tratados que subsistían entre las dos Coronas antes del 
Teferido año: como todo está mas expresamente declarado en el 
referido tratado anula torio: el qual os ordeno, y mando executeis 
y hagais executar enteramente en la forma que en él se contiene; 
cié forma que vuestro celo, y exactitud desempeñe con reciproca sa- 
íisfaccion ele las dos Cortes, todo lo que por él está estipulado de 
una y otra parte. Cada en P. n Retiro a ocho de Marzo de mil sete- 
cientos y sesenta y uno. 

Yo el l\t a 
[Ilay una rúbrica] 

Jíicanlo ' Wall 
[Hay una rúbrica] 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750 , etc. — Original manuscrito, 1 
foja, papel sin filigrana . formato de ¡o hoja 29S X 200 }»)»., letra inclinada , in- 
terlínea 10 a 32 di m., conservación bvena'>. 


N."86. [El Secretario de Estado O. Ricardo Wall a O. Pedro de Cevallos, 
confirma lo que se expresa en el Documento N.? 82] 

[1761] 


Teniendo presentes las ordenes del Rey comunicadas á V. E. y 
al Marques de Vaklelirios sobre suspensión y anulación del tratado 
de límites en America con Portugal: en *24 de Junio y en 19 de 
Septiembre del año prox." pasado. V a viendo la respuesta o decla- 
ración que en la carta de la ultima fecha avisé a V. E. avia S. AI. 
mandado hacer ni Rey Fiel.*"'* producido todo el efecto que requería 
la justicia, y solidez, en que fundaba $. M. su resolución, conviniendo 
S, Af. Fid. ma en que de acuerdo se anule, y cancele el tratado de 
límites de 1750 y se restituyan las cosas al ser y estado, que tenían 
antes de su otorga m.*° se estaban ya arreglando á fines del año pp.° 
el instrumento formal de anulación, y ordenes relativas, para que 
con toda formalidad, y la mas perfecta inteligencia, se diessen hay 
cumplimiento por los respectivos Comisarios con la buena fe. con- 
que aquí proceden, y están de acuerdo los dos Soberanos: Y este 
Navio se iba preparando para Uebar las respectivas á Y. E. quando 


• 4 . > 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 293 * 

estando para firmarse el instrumento o tratado cayó gravemente 
enfermo ei EmbaxA de Portugal, que estaba autorizado por su 
<. arte para aquel acto, de modo que aún continúa impedido, y tiene 
suspensa la forma liza eion de estos instrumentos. 

El Rey viendo esta indispensable detención y persuadido ál 
mismo tiempo de la buena, fe, conque el Rey Fid.“‘° se ha prestado 
<i la anulación del tratado, y a que todo se exeeute de mutuo acuer- 
do y con la mayor formalidad, y perfecta armonía: y cuidadoso al 
misino tiempo de ciue por su parte se siga la misma y que por V. E. 
en virtud de las órdenes antecedentes ya citadas, y "por no hallarse 
con iguales el Comisario Portugués no se dé algún paso que pueda 
alterarla: Ilá resuelto salga este Navio, y que el S. ,,r D n Julián de 
Arriaga y yo instruyendo a I . E. de lo referido, les preveng." 1 **, 
como lo executo de su R. 1 orden (pie sin dejar de tomar y practicar 
todas las medidas y providencias interiores; como que el tratado está 
anulado, y que las cosas se han de restituir al ser y estado que 
tenían antes del ano de 1750 y arreglándose á lo que en este asunto 
les está prevenido por el S. ,,r D." Julián de Arriaga, y por mí ante- 
cedentemente en lo que toca al Comisario Portugués, y lo que se 
deba practicar por parte de aquella Corona, suspendan qualquiera 
procedimiento, y no den paso que pueda alterar la perfecta armo- 
nía. que rey na en las dos Cortes Ínterin se formalizan y despachan 
los instrumentos, y ordenes que están acordados, y irán con la posi- 
ble brevedad por duplicado de las dos Cortes. Dios g. e a V. E. m." 
a. s como deseo. El Pardo a de de 1761. " 

IJ" íl i car do Wall 
[Hay una rúbrica] 

( Ejecución del Tratado de Límites de 1750. etc. — Original manuscrito * 
fojas, papel sin filigrana , formato d e la hoja 295 X 205, ntm., letra vertical , O». 
icrVtnca 32 a 33 mi ni., conservación buena). 


N. 87. [Exposición de D. Diego de Salas, acerca.de la comisión que se le 
diera de producir un sumario sobre la responsabilidad de los Jesuítas en 

la guerra] 

[Buenos Aires, Agosto 8 de 1767] 


Ex 1,10 £ or 

Considerando, quanto puede importar al Servicio del Rey uro 
^eñor y de la causa publica, el esclarecimiento, y manifestación de 
aquellos hechos, que tanto se procuraron esconder y disfrazar en 


294 


295 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


los años pasados, me veo en la necesidad de hacer á V. E. una verí- 
dica declaración de todo lo que ocurrió conmigo, en el asunto de 
la comisión que se me dio, por el antecesor de V. E. para que 
actuase una Juridica información, dirigida al fin de indemnizar á 
los P. P. Jesuitas de el influxo, que se les atribuía, en la sublevación 
de los Pueblos del Uruguay por causa del tratado de limites: para 
lo qual interpongo ante todas cosas el juramento necesario, que hago 
por Dios, y esta -f , y prometo al Rey mi Señor bajo de la corres- 
pondiente palabra de honor, no separarme un punto de la verdad 
de el hecho, que sucedió en la forma siguiente. 

Por el IV les de Agosto del año pasado de 17. 39, me ordenó de 
palabra el Ex.‘"“ Señor D.“ Pedro Ce va líos, hallándose en el Pueblo 
de S. n Borja, uno de los siete que se dcviun entregar a la Corona 
de Portugal, que pasase al Pueblo de Santa Ana, situado en La 
otra banda de el Parana, para tomar de los Indios ciertas declara- 
ciones sobre los puntos que contenía un Interrogatorio, que me en- 
tregó, escrito por D." Juan de Iiusti naga, y cuio contexto se dirigía 
a la indemnización de los P.P. Jesuitas en la pasada rebelión de 
los Indios. 

Ninguna Instrucción se me comunicó por escrito: y solo me 
previno de palabra, que en dho Pueblo de Santa Ana hallaría a 
los Indios que havian de declarar, bien instruidos de lo que deviau 
deponer sobre cada pregunta de el interrogatorio: Que con ellos, 
fuera de los que havian de servir de interpretes, que eran D. a Miguel 
de Avala, y D." Melchor de Arancla, Capitanes de la Gente de Co- 
rrientes, estavan los P.P. Joseph Cardiel, y Juan Fran. ro Carrio a 
cuia dirección de vía estar enteramente sometido pasando a manos 
de dhos P.P. todas las declaraciones, que hiciesen los Indios para 
que las corrigiesen, y emmendasen, antes de extenderse y formali- 
zarse en la conformidad de vida. 

Asi mismo se me previno, que procurase por todos modos escon- 
der el objeto de mi comisión de el Marques de Yalde Lirios, con 
todos los de su comitiva, y de el 111. mo S. r Obispo D. n Manuel Antonio 
de la Torre, que a la sa/.ot; visitaba aquellos Pueblos, dándome para 
■este una carta, que solo deria entregar, en el caso, que me fuese 
preciso encontrarme con su IlL ma a fin de que, por su medio enten- 
diese que no llevaba otro objeto que el de cumplimentarle, y se 
reservase el secreto ele mi comisión, que me encargaba tuviese es- 
condido con el maior sigilo, por convenir asi al servicio de amlms 
Majestades ; lo que igualmente debía hacer saver á los Interpretes, 
imponiéndoles el mas rigoroso silencio, para que ninguno trans- 
cendiese aquel asunto. 

Con estas prevenciones salí secretamente del Pueblo de S. R Borja 
llevando con migo un Dragón llamado Pedro Aguirre. que devía 
hacer de Eserivano. y un criado, que se me ordenó dejase en el 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17 JO 


Pueblo de S.° Joseph, en donde havia de encontrar todo lo que 
necesitase para mí servicio y manutención, como efectivamente sucedió. 

Al otro dia después de haver llegado al Pueblo de S.“ Joseph, 
tuve noticia de que el Señor Obispo se hallava ya progximo al 

Pueblo de la Candelaria, que solo distaba seis u ocho leguas de él, 
y considerando, que se haría notable el que yo no pasase á cum- 
plimentar a su me detube dos dias para dar quenta al Ex. m0 

Señor Ceballos, á quien asi mismo remití una carta, que me havia 
escrito el P. Joseph Cardiel, llamándome a Santa Ana con toda 
aceleración, por decirme, que ya los Indios estaban todos juntos, 
bien instruido^ de lo que devian declarar, y aun juramentados, sin 
que liuviese tropiezo que allanar para concluir prontamente mi co- 
misión con otras expresiones, que me obligaron á notar en la carta, 
que escribí á S. E, las ligerezas de este Padre, que quería se pro- 
cediese atropelladamente en un asunto de tanta gravedad. 

Antes de reeivir la respuesta de S. E. por parecerme, que me 
ejecutava el caso, pasé al Pueblo de la Candelaria, donde encontré 
al 111. 010 señor Obispo, á quien entregué la carta, que llevaba á pre- 
vención, procurando hacerle entender, en consequencia de las ver- 
vales instituciones, que se me havian dado, que el objeto de mi 
viaje, no era otro, que cumplimentar a Su III. con quien por lo 
mismo me mantube todo el tiempo que se demoró en aquel Pueblo, 
cortejando su persona, y haciéndole todo el obsequio, que se mere- 
cía su Dignidad. 

Desde el Pueblo de S. a Joseph ya havia dado yo orden a el 
Padre Cardiel para que a los Indios, que estaban jnutos en S. ta Ana, 
los repartiese en los Pueblos inmediatos y pusiese en otros a los 
Interpretes, hasta que S. E. á quien clava parte de esto mismo, dis- 
pusiese lo que fuese de su agrado. 

Hallándome en el Pueblo de la Candelaria en compañía del 
111."“ señor Obispo, recivi carta de S. E. en que expresándome no 
hiciese caso de las ligerezas de aquel sugeto, aludiendo al Padre 
Cardiel, me ordenava pasase al Pueblo de Itapua donde devia veri- 
ficar mi comisión, por ser el mas á proposito en las circunstancias 
que ocurrían ; pero al mismo tiempo me reiteraba los encargos de el 
particular cuidado, que devia tener, en que ninguno de la familia 
del Marques de Yalde Lirios llegase a penetrar el secreto, y que 
estubiese a un respeto de otra qualquiera con la maior vigilancia, 
respecto a que aquel Pueblo, por hallarse en el camino, esta va ex- 
puesto, a que pasasen por él algunos correntinos y descubriesen el 
misterio. 

Después, que el 111."“ Señor salió del Pueblo de la Candelaria, 
para el de Santa Ana. y havia vo expedido la orden para que los Indios 
que havian de declarar, pasasen con los dos P.P. Cardiel. y Carrio, 
y los Interpretes, al Pueblo de Itapua. me encamine por el Río á 




' V 


296 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 17 JO 


297 


dho Pueblo, con solo mi eseriviente; en donde hallando juntos á 
todos los referidos, se dió principio a la Información, 

El modo con que esta se practicó, fue conforme a la orden 
ver val, que me dio el Señor Cevallos. Se le preguntaba á cada Indio, 
según el Interrogatorio prevenido por medio de los dos Interpretes, 
que se harían llevado; los (piales dictaban en Castellano Jas res- 
puestas, que los Indios doran en su lengua Guaraní: y puestas estas 
en borrador se llevaban al Padre Joseph Cardieí, y Fran. eo Garrió, 
ios (piales las eorregian en sus aposentos, y desunes las traían para 
que se pusiesen en limpio, y las firmasen los que sabían firmar, o 
hiciesen una cruz los que no savian escribir, como efectivamente se 
Ijízo. siíbseri viendo cada declaración los dos Interpretes, y el Sol- 
dado que hacia de Escrivano. 

Viendo S. E, que se prolongara la diligencia, me escrivió una 
carta, en que me prescribía un nuevo methodo, de concluir aquella 
obra con más vrevedad: jjero no se puso en ejecución, por que se 
pensó que aumentando el travajo se podia en vrevc llegar al fin, 
que se deseara ; y por esto acordaron los dos referidos P.P. a cuias 
ordenes, se me intimaba de nuevo estubiese, que cada Indio de los 
que savian escribir pusiese por escrito su declaración, arreglándose 
a las preguntas que se les clavan; y por los que no savian escribir 
lo ejecutaban otros Indios, o los mesmos P.P, y después estos las 
corregían, quitando, ó añadiendo lo que los parecía, y assi corre- 
gidas, las ponían en Castellano, y después se copiaran en el Proceso. 

De este modo se concluid la información compuesta de mas de 
einquenta testigos; y se quemaron en Ja guerta del colegio, todos 
los borradores, en presencia de los dos Interpretes, y de el que 
hacia de escrivano, como expresamente me lo liaría ordenado el 
Señor Cevallos. previniéndome se formase una Certificación de este, 
hecho, y diligencia para su maior satisfaeion. 

Con el aviso que di a S. E. de ha ver concluido mi comisión, me 
despachó la orden para que me restituiese al Pueblo de S. n Borja, 
y diese licencia a los Interpretes de retirarse a * sus easas; y en- 
caminándome por el Pueblo de S.*° Thome. por no encontrarme con 
el Padre fr. Pedro Parras, que ha vía ido a S.“ Borja n cumplimen- 
tar a S. E. en nombre de su Jll, m * rccivi una esquela en que me 
orden ava S. E. que el criado, que baria recogido al pasar por S." 
Joseph. lo dejase en el Pueblo de S.’° Thomé, en donde se man- 
tubo mas de nn año. hasta que [d]isp[uso] S. E, bolbiese a mi Ser- 
vicio, con otras prevenciones, que [no] tengo presentes. 

Después de haver llegado al Quartel Gral de S. n Borja, y leído 
S. E. el Proceso que se liavia formado, me ordenó también de pala- 
bra, que tomase otras declaraciones sobre ei mismo asunto de la 
indemnización de los P.P. Jesuítas .a los oficiales, que se' havian 
hallado en las expediciones antecedentes: y en efecto S. E. mismo 
me dictó, y Yó eserivi las preguntas que se. les debían hacer. 


e: 


§- 

h 


El primero ¡i quien examiné, fue el Til." Coronel D." En- 
lomo Catany, quien ya instruido, por S. E. de lo que liaría da 
decir, linno eon harta repugnancia, lo que se le haría ordenado 
dedal ase. Con Ja misma repugnancia declararon y firmaron los 
demas. lo que igualin/' se les previno por S. E. v "son D n .Joseph 
Ignacio de la Quintana, D.” Franeiseo Fiera, D." Miguol Vidal D" 
Joseph Escudero, D." Martín de Altolaguirre, IX* Martín de Sarro- 
tea, D. Pedro Medrauo, D.* Joseph Cordero, IX’ Juan Somalo v 
no me acuerdo si otro alguno, con cuias declaraciones, se concluid 
el Proceso, y me ordenó que se sacase un testimonio, el qua! eon 
el mismo original, exigió demí S. E. sin dejarme documento alauno, 
« exepcion de las cartas, que durante mi comisión me escrivió las 
quales tengo entregadas a V. E. para lo que pueda importar al 
servicio del Kev. 


Es,e es Ex - Seítor el hecho de la verdad, y todo lo que ha 

ocurrido en el asunto de la indemnización de los P.P. Jesuítas por 
lo respectivo de la sublevación de los Pueblos Guaraníes, que estallan 
i su cargo. Bien conocía Yo, y así lo devo manifestar para el 
descargo de mi conciencia que dichos P.P. havian sido la causa total 
de ia desobediencia de sus Indios á los mandatos de nuestros Sobe- 
ranos, y los que los indujeron á Ja rebelión, con que hicieron mas? 
arroz su delito: porque fuera de Ja notoriedad sostenida de hechos 
públicos, é incontestables, que me havian referido, havia llega [do] a 
conocer por mi experiencia, la ciega sumisión, y servil subordinación 
que profesan aquellos Indios a los P.P. á vista de la qual. ningún 
prudente se podrá persuadir, que otros, que sus vnfluxns pudiesen 
Ji averíos precipitado en el temerario arrojo de resistir á su lexitimo 
Señor. 


J^ro sin embargo de todo, hallándome Yo a las órdenes del 
Ex ; mo Señor p." Pedro Cevallos, sin arbitrio para examinar la jus- 
ticia, o injusticia délo que me matul a va, principalmente quando me 
ponía por delante el interes que resultara al Servicio de Dios, y del 
Tíev, no hallé modo de excusarme de una comisión, que se me dió 
por el mismo, que Dios, y el Kev me mandaran obedeciese- Y mas 
quando d carácter de dho Ex.- Señor que quería ser obedecido en 
mas injusto, que determinara, me amenazara con mi total ruina, 
para el caso en que Yo quisiese excusarme eon la mas snlmúsa re- 
presentación. 

Por esto pues admití, con in[...] sentimiento de mi alma tan 
odiosa comisión; v por lo mismo no tuhe valor p. r# resistirme á dar 
una certificación, ó por mejor decir, a firmar la que él mismo baria 
forjado contra D. n Eduardo AVaJI, y exigió por fuerza de su autho- 
nchcl que la subser i viésemos D. n Antonio Catanv y Yo; euia copia 
pongo en manos de E. para que se cerciore mejor de las vio- 

lencias de su antecesor y de la opresión en que se hallava nuestra 


298 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


EJECUCIÓN DEL TRATADO DE 1750 


299 


livertad, vajo del pesado Yugo de su mando: deviendo por último 
hacer saver á V. E. que para descargar mi conciencia sobre este 
hecho, escrivi en consorcio de D.° Antonio Catany, á los dos Minis- 
tros cíe Guerra, é Indias declarándoles la verdad de lo que liavia 
pasado, y la [fuer]za y violencia, con que se nos compelió á firmar 
a [que] lia falsa declaración: Que es quanto puedo exp[oner] á V. E. 
bajo de la palabra de honor que tengo empeñada y juramento que 
he hecho a Dios nro Señor. Buen.' Aires 8 cíe Agosto de 1767. 

Ex. wo S. r 

El mas recon. 1 **' y obligado Sub- 
dito que sus ordenes venera 

Diego de Salas 
[Iíay una rúbrica] 

(Ejecución del Tratado de Límites de 1750, etc . — Original manuscrito, 4 
fojas, papel sin filigrana, formato de la hoja 204 X 205 mm., letra inclinada, in- 
terlínea 7 o S mm., conservación regular ; lo indicado entre [] está destruido). 


88. [Declaración prestada por el Regidcr Defensor General de Pobres 
del Cabildo de Buenos Aires. D. Martín Simón de Sarratea, ante el Escribano 
D. Manuel Joaquín de Foca, sobre diversas Incidencias de la guerra] 

[Buenos Aires. Diciembre 9 de 1774] 


En Buenos A\ res a nuebe de Diciembre de mil se le cientos se- 
tenta y quatro años: en prosecución de esta información, y en 'Vir- 
tud de la Comission que se me confiere por el decreto antecedente, 
estando Yo el infrascripto Escribano en las Casas de la morada de 
1>." Martin Simón de Sarratea Vecino de esta Ciudad: Rexidor, y 
Defensor General de pobres del Ayuntamiento de ella, le reeivi 
juramento que lo hizo por Dios Nuestro Señor y una señal de Cruz, 
según derecho, por el que prometió decir verdad de lo que supiere 
en lo que se le preguntare, y siendo según las preguntas del Inte- 
rrogatorio antecedente 

1.' a la primera: Dixo que en la Derrota que padecieron los 
Indios en los reenquentros con la tropa, les produjo la muerte a 
mil y quinientos de e[llos] con corta diferencia, según el compunto 
que durante la expedición [se] formo, añadiendo que el hecho de a ver 
desamparado los mismos [in]dios en la mayor parte a sus Pueblos, 
antes del ingreso a ellos de [ . . . ] exereitos hace conocer su dis- 
minuccion la qual no puede redil [cir] a numero fixo, ni dejar de con- 
fesar que fue grande. Y responde 


2 * A la segunda, Dixo. Que después que entraron las armas en 
los Pu[eblos] liaviendosse disipado el temor que concibieron, fueron 
acudiendo a ellos en partidas considerables, las familias que se ha- 
llaban refugia [das] en los Montes vecinos, y que lejos de continuar 
en el [ . . . ] cultibo y labor de sus tierras, solo tubierou tiempo de 
recoger las [ . . . ] reducidas sementeras de aquel año para proveerse 
del precis[o] alimento y verificar su transmigración alos Pueblos déla 
parte Occidental del Rio Uruguay, conforme a la Orden que se les 
i[nti]mo á este fin que tubo pronto cumplimiento siendo cierto que 
sin embargo de esta providencia no se pudo evitar que quedasen 
mu [dios] naturales dispersos por aquellos dilatados Ca[mpo]s, princi- 
palmente en los parajes inmediatos alas Estancias de Ganados según 
lo acredita la experiencia, y responde 

3. a Ala tercera, Dixo que por la razón insignuada en la ante- 

cedente eontextaeion, y la de ha ver buelto á repnxar el Rio Uru- 
guay, muchas familias fugitibas de Indios délas mismas délos sie- 
te Pueblos que se repartieron entre los situados en la parte Occi- 
dental de él y al margen del nombrado Paraná cstubieron empleados 
diferentes Destacamentos hasta fines del año de cinquenta y ocho, 
con el único objeto de recoger, asi á estas que estimuladas déla 
hambre se ha vían trasladados por Caminos poco Usados a los Cam- 
pos y Montes contiguos ala* Estancias como las demas que cb* 
antemano estaban desparramadas en iguales destinos sin subordina- 
ción, ni disciplina, mezclados algunas veces con h>s infieles que va- 
guean por aquellos paraxes, Y responde — 

4. a Ala quarta Dixo: que quando á principios del año de setenta 
y uno, retiro el Exereito que hasta entonces se mantubo aquartelado 
en los siete Pueblos, fuera de no residir en ellos ningunos Inclios, 
es constante y notorio aquantos le siguieron, la grande decadencia 
en que quedaron, no solo por el atraso que padecieron stis Iglesias 
y Casas mientras estubieron allí las Armas, sino porque con la falta 
de Cultivo y todo otro beneficie, se malograron los Algodonales, y 
les frutos ele Yerba, y demas de que dependía su fomento. Y res- 
ponde — 

5. * A la quinta. Dixo: Que a vista de la inacción en que por 

tan largo tiempo estubieron aquellos naturales desviados desu Patrio 
suelo y mantenidos según decía el Padre Diego Horbegoso. como 
de limosna por sus hermanos ó Paisanos délos demás Pueblos adonde 
los acogieron no duda el declarante de que quando volvieron á ocu- 
par los suyos de que fueron despojados, tendrían precisamente quí 
comenzar de nuebo á fomentar sus labores, después de adquirir pri- 
mero lo suficiente para proveerse de los uteneilios necesarios a [...] 
délo que corresponde a su manutención, y vestuario, deduciendo de- 
todo. que hasta ponerse los mismos Pueblos en mexor estado, les 
seria imposible contribuir con nada de sus beneficios y agencias si 
pecie de fructos, y bienes, y aun en lo material délos edificios, por 
que siendo considerable se persuade que se necesitaban deno poco tiem- 
po y empeño en el travajo.>Y responde 



300 


INSTITUTO GEOGRÁFICO MILITAR 


6/ Ala sexta : Dixo que no habiendo existido en los siete Pue- 
blos ningunos Indios mientras estubicron ocupador por el exereito, 
ignora el numero de tributarios que paso a residir en ellos después 
que anulado el trato de límites, se retiro este, añadiendo que tam- 
pot-o sabe aquantas parte habría minorado el que antes de la expe- 
dición baria: Y responde 

7. a Ala séptima : Dixo que no sabe el numero de Indios q/ si- 
guieron alos Portugueses, quando estos se retiraron en el año de 
rinquenta lv siete desde el Pueblo de San Angel al Kio Pardo ni 
menos el délos que después se le unieron con bastante esceso en aquel 
Parase, sin embargo de que ponderaban ser crecido, y solo [pod^r] 
asegurar que por no haverrás podido «arar de alli al in[flii]jo de 
los medios puestos en practica hasta el siguiente año de cinquenta 
y ocho, a fines de el por ultimo recurso solicito el señor Marques de 
Valdelirios. Ministro plenipotenciario para la execucrán del tratado, 
que el Excelentísimo señor Gómez Frevre, Comisario principal de 
Portugual, los arrojase con la tropa de su mando ai terreno per- 
teneciente alos Dominios del Rey, y que [...] negado aquel General 
á dar este paso sin que piecidiese orden [...] Soberano, no tiene 
noticia el declarante de que después ac*a[eció...] antado nada en el 
nsumpto. Todo lo qual dixo ser la verdad délo que sabe, pasa y ha 
sido preguntado, en Cargo del juramenfto] fecho en que se afirmo 
y ratifico barrándosele leído, es mayor treinta años, y lo firmo de que 
doy fé = Martín ele Samuga, ante mi Manuel •Toachin de Foca. 
Ess. no R.’ 

(Ejecución el el Trotado He 7.? mi te* de 37.30, etc. — Copia man atento de la 
''poca, 2 fojas . papel sin filiftraua. formato de la hoja .‘>03 X 230 >nm.. letra ver- 
tical. interlinea 30 a 3 2 nmh. rr.,,.** ¡'ración regular: lo indicado entre [] está 
de si ruido). 



INDICE 


Y EXTRACTO DE LOS DOCUxMENTOS QUE SE 
PUBLICAN EN EL PRESENTE VOLUMEN 


Pág*!. 

N'- v 1- — Razones contra la evacuación de los Siete Pueblos de Misio- 
nes, redactadas — según se expresa en anotación adjunta de 
la época — por el Padre Bernardo Nussdoríer. 

1750 ? 1 

N. 9 2. — Borrador de una representación redactada por el P. Pedro 
Lozano en la que se enumeran razones de carácter religioso 
y político contra el tratado de límites suscrito entre España 
y Portugal. 

Córdoba del Tucumán, Marzo 1 2 de 1751 5 

N. 9 3. — Borrador de carta del P. Pedro Lozano, en la que se alude a 

la representación que antecede, redactada en su carácter de 

Vice-Provincial. 

Córdoba del Tucumán, Marzo 23 de 1751 30 

X. 9 4. — Borrador de la carta del P. Pedro Lozano al P. Baltasar de 

Moneada, en la que se reproducen argumentos contra el Tra- 

tado. 

Córdoba del Tucumán, Marzo 11 de 1751 31 

X.° 5. — Borrador del P. Pedro Lozano, de nota en la que, a su nom- 
bre y en el de los Consultores de Provincia, se pronuncia 
contra el Tratado, remitiendo copia de la representación pu- 
blicada bajo el N. 9 2. 

Córdoba del Tucumán, Marzo 14 de 1751 35 

X.° 6. — Acuerdo Real de Justicia en el que se da cuenta de diversas 
Representaciones sobre los inconvenientes de la cesión de 
territorios a Portugal. 


Lima, Junio 2 de 1751 


36 


304 


ÍNDICE 


PAgs. 

N. v 7. — Memorial del P. Baltasar de Moneada, a que se alude en el 
documento precedente, contrario a la cesión del territorio a 
Portugal. 

Lima, Junio 2 de 1751 27 

X.*S. — El Conde de Superunda contesta la Representación del P. 

Juan D. Massala, cuyo texto acordóse remitir en copia a S. M. 
y al Gobernador de Buenos Aires. (Ver Doc. X.’ 6 ). 

Lima, Junio 6 de 1751 39 

9. — El P. Baltasar de Moneada informa al P. Juan D. Massala 
sobre las gestiones realizadas para que se tomara providencia 
acerca de su representación. 

Lima, Junio 6 de 1751 39 

X." 10. — El P. Ignacio Visconti ordena al P. Manuel Querini, Provin- 
cial del Paraguay, que no se impida en manera alguna la 
entrega de los pueblos de Misiones. 

Lima, Julio 21 de 1751 42 

X.° 11. — Copia de una Real Orden por la cual se comunica al Gober- 
nador de Buenos Aires que, en virtud del Tratado de Límites 
celebrado con Portugal, se han designado las comisiones en- 
cargadas de la demarcación. 

Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 45 

X. ? 12. — Copia de una Real Orden dirigida al Gobernador de Buenos 
Aires exponiendo las razones por las cuales se han nombrado 
tres Comisarios y dando instrucciones acerca de la delegación 
de esas funciones. 

Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 46 

N. a 13. — Copia de una Real Orden al Gobernador de Buenos Aires 
expresando haberse dispuesto acompañen a las tres partidas 
demarcadoras sus respectivos Capellanes, y en consecuencia 
proceda al nombramiento de éstos en la forma que se indica. 

Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 47 

NV 14. — Copia de una Real Orden por la cual se expresa al Gober- 
nador de Buenos Aires que en el capítulo S.* de las instruc- 




índice 


pueblos. Jesuítas resistan la entrega de los 


Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 


N. ( ' 15.— Copla de una Real Orden a! r-nh» ,, 

con informaciones para e L?° de Buenos 

«culos 13 y „ del Tratado e Ln.r Pl¡mi , 9W0 ^ 

1,aclán de «• Colonia del Sacramemo. ' '° S “ la 00u ' 


Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 


•■es, recomendando 1 eTcumpü'mleut “ ador de Bu enos Al- 
tado de Límites, por el oue . ' , de artlcul ° 19 del Tra- 

nlcación cualquiera entre * ¿¡^¿££2 * «— • 


Buen Retiro, Agosto 24 de 1731 


Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 


Provincia del ParaguaTt^ix presa ^° m ¡ >aÍWa de Jes ús en la 
con la celebración del Tratad! Q ve »taja» obtenidas 
blos «e Misiones, para "“o “ 13 W “ re,Jl de “> a 
litar la labor de ios cLZr 0 ios CUmP ! Ímien ‘° reCOmienda fad - 


^ 19 P^rag^iaj- ^sobre' ia^bsM-váncU Con>I>a ® ía «• destis en el 

‘Misiones, de la Prohibición de * 

Buen Retiro, Agosto 24 de 1751 


de Montevideo 0 ™ T/' 1 3 entre eI Gobernador 
la expedición de Misiones. Buenos Aires relativas a 


Enero 25 de 1732 


Abril 10 de 1755 


¡Étia 


306 


ÍNDICE 


P¿gs - 

N.* 21. — Extracto de comunicaciones cambiadas entre el Marqués de 
Valdelirios y D. José de Andonaegui sobre operaciones mi- 
litares contra los indios. 

Enero 27 de 1751 — Junio 16 de 1756 56 

N.° 22. — Extracto de comunicaciones de la época sobre transmigra- 
ción de los indios. 

Agosto 10 de 1752 — Diciembre S de 1754 7S 

NV 23. — Anotaciones fragmentarias sobre salidas y actividades de las 
mismas. 

Setiembre 25 de 1752 — Marzo de 1753 S3 

N." 24. — Extracto de la correspondencia con el Gobernador del Pa- 
raguay. 

1752-1753 S4 

N. ’ 25.— Testimonio de varias cartas cambiadas entre los Padres 
de la Compañía. 

Enero 23 de 1753 — Setiembre 20 de 1756 S4 

N. ■ 2G. — El Marqués de Valdelirios a D. Jos*/ de Andonaegui. comu- 
nica su llegada a Montevideo y próxima salida destino a 
Colonia. 

Montevideo, Enero 26 de 1753 96 

X.° 27. — El Marqués do Valdelirios a D. José de Andonaegui sobre 
actividades de las partidas demarcadoras. 

Montevideo. Enero 26 de 1753 S 7 

N." 2S. — El P. Francisco de Ravago al P. José de Barreda, expresa 
haber dado trámite a todas las representaciones contra el 
Tratado que le fueran remitidas y fija su posición personal 
en los problemas que plantea su ejecución. 

Madrid, Febrero 1.“ de 1753 93 

XV 29.— Real Orden al Gobernador de Buenos Aires, para que orga- 
nice expediciones contra los indios que dificultan la trans- 
migración de los pueblos. 

Buen Retiro, Febrero 16 de 1753 100 


t. V 


ÍNDICE 


.307 



Real Orden del Gobernador de Buenos Air» 
aprueba el destino dado a caudales d e la r!.; T CUal se 
os gastos de demarcación. Hacienda para 

Buen Retiro, Febrero 16 de 1753 

a- „ « * D 10 L 

' 7 ■* - •• 

E£r" * .. 

Buen R e t¡ r0( Febrero 16 rte 1753 

102 

Paraguay, “éñ U ** JeSlis en * 

Buen Retiro, Febrero 16 de 1753 

• ■ • ■ 103 

PaTag.S-'en Z '* Je3ús e “ •« 

padecimientos ocasionados n T expiesa teiler en cuenta los 
Mos, por cuyo 0 re , n“l 0r d a ''' anSmi 1 SraC10 ' 1 '° S 
Paternal afecto'’. mirará “siempre con 

Buen Retiro, Febrero 16 de 175 * 

v > 0 __ . lOi 

ü4 “pa e ragt ÍTTn la ** ***** « 

nador de Buenos Aires nam dad ° órdenes aI Gober- 

^ One dificultan ia transnZX. 

Buen Retiro, Febrero 16 de 1753 

V - o- '■••••.. IU5 

dlVer sa ^"otils 'relác^old'a, 0 ' LT S T 

0U * a deI Sacram euto, Febrero 23 de 1753 . 

“-i5r o "■ ~ .1 

Way ° 15 de 1 < 33 - - Abril 30 de 1731 

fadoTde Buenos Air” “"‘“'i 0 ” 63 ««re el Gober- 

Abes } el Teniente Gobernador de Santa Fe. 


Mayo 16 d* irs*» ,, 

ae liou. — Marzo S de 1755 


103 


J lv D ] c E 


Andrada sobre la ejecución del Tratado de Límites. 

Martín García, Junio 2 de 1753 

N.? 39. — Extracto de las comunicaciones cambiadas entre el Gober- 
nador de Buenos Aires y el Teniente Gobernador de Co- 
rrientes. 


Mayo 16 de 1753. 


Lebrero 13 de 1755 


N. ? 40. — £1 P. Luis Altamirano a los Padres Misioneros les instruye 
eobre la observancia, por los mismos, de las órdenes impar- 
tidas para el abandono de los siete pueblos. 


Buenos Aires, Junio 12 de 1753 


N.° 41 — .El P. Luis Altamirano al P. Rector del pueblo de Belén, 
sobre los medios de reprimir los intentos de los indios que se 
oponen a la ejecución del Tratado. 

Buenos Aires, Junio 15 de 1753 121 

N 1 ’ 42. — El P. Luis Altamirano al Padre Visitador sobre los medios a 
emplear contra los que resisten la ejecución del Tratado. 

Buenos Aires, Julio 13 de 1753 122 

N.' 43. — Memorial del P. Provincial de la Compañía de Jesús de la 
Provincia del Paraguay José de Ban*eda, elevado al Marqués 
de Valdelirios, sobre las dificultades para el cumplimiento 
de las órdenes, y esfuerzos realizados por los Padres de la 
Compañía en aquel sentido. 


Córdoba, Julio 19 de 1753 


N.° 44 . — Representación del P. José de Barreda, en el sentido de que 
se suspenda la expedición de guerra contra los indios. 


Córdoba, Julio 19 de 1753 


' N.* 45. — Representación elevada al Rey por el P. José de Barreda, 
Provincial de la Compañía de Jesús en el Paraguay, en la que 
se solicita se suspenda la expedición armada contra los - 
indios. 


Córdoba, Julio 19 de 1753 







Éfe 


NV 47, ^p^MBhg| 

Buenoa Airea, 


;Svfe • . 




j . ¿-Y J.'i ’ 'fe 
Safe >fe- .fe ' ‘fe fe"'- 




fe : ifefefefefefe fe 

«■ A -V. ■ 

.íífefefefeífevJ;':,: 


1Í 


4S. — Noticias — 


Buenos Airea, 

iciaa - contenida, en 
sucesos ocurridos en )o , 

.ai es de los inHin. _ M Í8 ^ 


los sucesos ocurridos en los VuH i* 
militares de los indios, etc °" ^ 

Agosto-Octubre de 1753? . 




los para la expedición a Misiones. ’ S ° l,r ° °* " pr< ‘"• 

octubre 3 de 1753 - Febrero 21 de 1755 

N.o 50.— Diario de campaña de Gómez Freire de Andrad» „ 

al Capltá " le Ordenes Francisco Graet. ’ ' a< '° P ° r 

•Marzo 12 de 1754- Febrero 20 de 1755 ..... 

N.< 51— Segunda Conferencia celebrada en la Isla ,i „ 

d josé * 


Martín García, Marzo 24 <l e 1754 


-v 52-Xo,icias sobre las operaciones militares extractadas de , 
correspondencia de Martin Echaurl y Frandsco Gorriti 


Abril 14 de 1754 — Febrero 20 de 1755 


N.'-‘ 53. — E] Marqués de Valdelirios a n . , 

evacuación de la plaza de la Colonia Aml ° n;ieSw5 ’ 


Buenos Aires, Abril de 1754 


5i. Cuadernillo llevado por el Canítán rio n 

-aei, en ei q ue se inLrtan XSJJX 


310 


ÍNDICE 


p&g*- : 

comunicaciones, representaciones y pareceres del expresado j 

Grael en los Consejos de guerra. 

Mayo 21 de 1754 - Abril 20 de 1755 l!>6 ( 

N- • 55 -Extracto de la corre .pendencia cambiada entre D. José de I 

Andonaegul y D. Juan de Echevarría. j 

t 

Mayo 25 de 1754 — Julio 25 de 1754 ..••••• 1 

v „■ Extracto de las operaciones militares contra los Indios y 
V resoluciones adoptadas en les Consejos de Guerra realzados 

en el transcurso de la misma. 

Julio 11 de 1754 — Enero 24 de 1755 

V - - -carne. Frelre de Andrada al Marqués de Valdelirlos sobre 
sus marchas, y adjuntando copla de la carta inserta .ajo e. 

\ " 54 , segundo documento. 

2!1 

Rio Pardo, Julio SO de 

v „ , s _ El Marqués de Valdelirlos a D. José de Andonaegul insta 
por la continuación de la campaña y hace alguna* con» 

raciones sobre miras de los portugueses. j 

‘ 11 - ' 

Buenos Aires. Agosto 30 de 1754 

.. .. 59 E , radre Altamirauo a D. José de Andonaegul sobre el estado , 

de [a, pueblos y obstinación de sus habitantes en no aban- | 

donarlos. 


21 * 

Buenos Aires. Agosto 31 de 1754 . 

XV fin -El Marqués de Valdelirlos a D. José de Andonaegul sobre 
ingerencia de las tropas portuguesas en las operaciones • 
tra los Indios y noticia llegada a la Colonia de un sup .es 
ofrecimiento de España a Portugal de dos Obispados en ■ 

Hela a cambio de los siete pueblos. 

. . ■ 215 

Buenos Aires. Setiembre 13 de l.o-l * - 

... . 217 

Buenos Aires, Octubre 9 de 1. o 


i 



INDICE 


Sil 


Págs. 

N.° 62. — El Marqués de Valdelirlos a D. José de Andonaegul sobre la 3 
ventajas militares que reportaría conquistar un pueblo y me- 
dio eficaz de probar a los portugueses la buena fe con que se 
procede. 

Buenos Aires, Noviembre 6 de 1754 2i$ • 

N.* 63. — El Marqués de Valdelirlos a don José de Andonaegul sobre 
consulta que le ha hecho don Pedro Martín cíe Altolaguirre 
por la evacuación de los pueblos. 

Buenos Aires, Noviembre 1S de 1754 213 

N." 64. — El Marqués de Valdelirlos a don Jcsé de Andonaegul, mani- 
fiesta estar a la espera de respuestas de Gómez Freire de 
Andrada para disponer luego sobre operaciones militares. 

Buenos Aires, Diciembre 5 de 1754 221 

N.° 65.— El Padre Luis Altamirauo a don José de Andonaegul, expresa 
que considera inútil, a los efectos de la expedición, su pre- 
sencia en el campo de los señores Comisarios. 

Buenos Aries. Diciembre S de 1754 222 

N. 9 66. — El Marqués de Valdelirlos al Padre Luis Altamirano, tras- 
mitiéndole impresiones y órdenes que ha recibido de la Co- 
rona acerca de la conducta asumida por los indios. 

Buenos Aires, Agosto 6 de 1755 223 

N." 67.— Indulto que a nombre (le S. M. concede a los indios dispersos 
del pueblo de San Miguel, don José de Andonaegui. 

Mandisabuig, Mayo 31 de 1756 226 

N.° 6$.— José de Andonaegui al Cabildo y Caciques de los pueblos de 
la Banda Occidental del Uruguay, exponiéndoles cuál es la 
finalidad a que responde la marcha del ejército a sus órdenes. 

Pueblo de San Juan, Junio 33 de 1756 22S 

N/ 69. — Cartas en guaraní tomadas por el Coronel José Joaquín de 
Viana y orden de éste para su traducción. 

ooo 


San Lorenzo, Junio 17-28 de 1756 


312 


í X D I C E 


Pág». 

N.” 70. — Perdón otorgado por don José de Andonaegui a los natura- 
les de Yapeyú, a quienes se concede — además — la comu- 
nicación con Santa Fe y Buenos Aires. 

Pueblo de San Juan, Setiembre 21 de 1756 242 

X.- 71. — Don Pedro Cevallos al Padre Antonio Gutiérrez, dispone que 
los indios se pongan en marcha hacia el Uruguay, indicando 
medidas para evitar la dispersión. 

Cuartel General en San Juan, Julio 2S de 1757 .... ‘243 

N’." 72. — Pedro Cevallos al Marqués de Valdelirios expone sus puntos 
de vista acerca de dificultades y conflictos que plantea el 
traslado de los indios. 

San Borja, Setiembre 17 de 175S 244 

X.' 73 — .Certificado expedido por Diego de Salas sobre el número de 
personas conducidas por el Paso de San Borja a la Banda 
Occidental <iel Río Uruguay. 

San Borja, Octubre 1." de 175S 251 

X.* 74, — Certificado expedido por el Capitán de Dragones Francisco 
Graell acerca del número de indios que se transmigraron por 
el Paso de la Concepción. 

San Borja, Octubre 3 de 175S 252 

X. 75. — Certificado expedido por el Capitán Xicolás de Elorduy, sobre 
las personas que transmigraron por el Paso de la Concepción. 

San Xicolás, Octubre 6 de 175S 252 

X. 76. — Pedro de Cevallos al Marqués de Valdelirios sobre los reparos 
que formulara acerca de la demarcación. 

San Borja, Mayo 16 de 1759 253 

X 77. — El Marqués de Valdelirios a D. Pedro de Cevallos sobre 
interpretación del Tratado de Límites. 

San Nicolás, Setiembre 2 de 1759 255 

X. ft 7S. — El Conde de Bobadella a D. Pedro de Cevallos, sobre haber 
cumplido los portugueses el tratado de 1750, y rechazando 
cargos que se hacen contra ellos en Buenos Aires. — Res- 




C 

( 

c 


índice 


puesta de Cevallos al Conde de Bobadella en la que funda 
sus quejas por actitudes de los portugueses. 

Río de Janeiro. Agosto 25 de 1759 — San Borja, Octubre 


31 de 1759 

79. — Relato, contrario a los Padres Jesuítas, del combate soste- 
nido por los españoles contra los indios eu Setiembre de 175?. 

1759 

N . 0 $0. — D/ Julián de Arriaga a D. Pedro de Cevallos expresando ha 
resuelto S. M. — vista la conducta de los portugueses — vuel- 
van las cosas a su estado antiguo. 

Madrid, Junio 24 de 1760 

si.— D. Julián de Arriaga a D, Pedro de Cevallos, le comunica 
haber quedado sin efecto el Tratado de 1750, e indica las 
medidas que debe tomar en su consecuencia. 

Madrid, Setiembre 19 de 1760 

N.' S2. — D. Julián de Arriaga a D. Pedro de Cevallos, expresa que 
debe proceder a cumplir lo ordenado en los documentos que 
se insertan b 3 jo los Xos. 80 y SI. en la inteligencia que di- 
chas órdenes emanan del común acuerdo entre ambas partes. 

Madrid, Enero 26 de 1761 

v/ 53 . d. Pedro de Cevallos al Padre Superior D. Jaime Pasillo. 

comunica la orden que se le transmite por el Documento 
X.° SI. para que la haga saber a los Cabildos de los siete 
pueblos. 



21 


314 


ÍNDICE 


Pftgs. 

N. ? S6. — El Secretario de Estado D. Ricardo Wall a D. Pedro de Ce- 
vanos, confirma lo que se expresa en el Documento N. 9 S2. 

1761 292 

N. 9 S7. — Exposición de D. Diego de Salas, acerca de la comisión que 
se le diera de producir un sumario sobre la responsabilidad 
de los Jesuitas en la guerra. 

Buenos Aires, Agosto S de 1767 293 

K 9 SS. — Declaración prestada por el Regidor Defensor General de 
Pobres del Cabildo de Buenos Aires, D. Martín Simón de Sa- 
rratea, ante el Escribano D. Manuel Joaquín de Foca, sobre 
diversas incidencias de la guerra. 

Buenos Aires, Diciembre 9 d el 77 -i 29S 


* *